Issuu on Google+

 

                   Revista    N.º  13  -­‐    ESPACIO  DEL  POETA                                                              REVISTA  LITERARIA  DE  HABLA  HISPANA   diciembre 2011

   

                       Navidad                                                                                                                                                      E.  Capillas                          

 


Dormida  eres  tan  áurea…    

DORMIDA  eres  tan  áurea  como  el  ámbar  dormido,     y  en  el  temblor  de  tus  pestañas,  renacen  tus  sueños;   dormida,  eres  irresistiblemente  nocturna,   etérea,  dorsal,  como  un  archipiélago  fundado  con  espumas.       Dormida  vas  buscando  la  luz  azul  del  universo,     y  al  reposar  mis  dedos  sobre  tus  lánguidos  ojos,     siento  el  pulso  de  un  ancho  y  caudaloso  río,     que  me  arrastra  incesante,  hacia  la  corriente  de  tus  besos.         Y  mientras  te  despiertas  de  tus  sueños  ya  soñados,     mi  ciego  corazón  confirma  tu  presencia,     a  través  de  la  adicción  crepuscular  de  tu  mirada.         ¡Sueña  bienamada,  sigue,  sigue  soñando!     hasta  que  anclada  entre  tus  brazos  y  mi  sombra,   mi  boca  corone  embriagada,  la  cima  dormida  de  tus  labios.     
 José  Rodolfo  Espasa  Muñoz-­  Benidorm-­Valencia -08/09/2011-

                       


AMANECER  DE  LA  VIDA                

 

 

 

 

Y  mirar  atrás...    

 

 

 

pero  muy  atrás,  

 

 

 

sin  ojos  que  ven  

 

 

 

y  el  agua  verás...    

 

 

 

pero  mira  bien.  

 

 

 

En  un  mundo  oscuro,    

 

 

 

tan  lleno  de  vida...  

 

 

 

y  no  es  un  conjuro.  

 

 

Amor  que  palpita.  

 

 

 

La  fuente  de  amor    

 

 

 

que  se  multiplica  

 

 

 

y  el  oscuro  mundo    

 

 

 

que  te  dignifica.  

 

 

Amor  sin  temor.  

 

 

 

La  vida  en  el  agua    

 

 

 

y  con  agua  llegas,  

 

     

     

     


el  amor  te  llama  

 

 

 

y  tú  ya  no  esperas,    

 

 

 

ya  tus  ojos  lloran.  

 

 

 

Delicadas  manos    

 

 

 

con  amor  te  cogen;  

 

 

 

la  emoción  es  agua,    

 

 

 

sentimientos  fluyen,  

 

 

 

es  amor...  y    

 

 

                   ¡Lágrimas!  

 

 

 

y  tú  solo...    entraste    

 

 

 

muy  lleno  de  amor,  

 

 

 

en  el  mundo  oscuro    

 

 

 

...donde  tú  empezaste,  

 

 

 

agua  sin  conjuro,  

 

 

 

a  coger  la  vida    

 

 

 

que  ahora  tú  miras  

 

 

 

con  ojos  sin  sombra,  

 

 

 

con  amor  de  agua    

 

 

 

...y  mucha  alegría  

 

 

 

de  la  noche  al  día.  

 

          A  .Monzonís  Guillen-­Valencia-­  España                            


Renacimiento       Colgajos  desprendidos   y  que  además   resbalan   Es  en  el  hueco  profundo   donde     resplandece.       Ana  Romano-­Buenos  Aires  Argentina                        

Árboles  en  los  cuarteles  

  Los  árboles  florecen  en  los  cuarteles;   una  tardía  quietud  adolescente  los  invade   sin  atender  gritos  ni  órdenes   ni  el  paso  redoblado  que  les  llega  como  un  eco.     Florecen,   mecidos  por  un  suave  viento  con  acritud  de  pólvora.     ¡Oh,  dulces  plantas,  cuyas  flores   se  nutren  de  la  tierra  amarga!     E  Feito-­  Buenos  Aires-­  Argentina        


DIGO

Digo existir, con la corona de espinas ajustada a la boca imprecisa, y colorada que reduce al silencio las virtuosas palabras, necesarias Digo estar, con los campaniles mudos, herrumbrados y la furiosa rosa marchita en la ventana. El vino en la alacena no es ya sino sangre congelada. Digo habitar, el suelo desecado y su musgo sediento, denodado Al hombro cargaré todos los males hasta el día que me asombre el color purpurado de un ocaso, y la mano de un niño entre mis manos.

  Irma sambuelli- Rosario- Santa Fe- Argentina      


ECOS  DEL  SILENCIO     ECOS  DEL  SILENCIO   SUSURRA  EL  AIRE  DULCEMENTE   EN  ETERNA  AGONÍA  O  COMPLACENCIA   EL  ECO  DE  LA  VIDA  QUE  SE  MECE       CUANDO  AGONIZA  EN  OTOÑO   O  RENACE  EN  PRIMAVERA.     NO  HAY  SILENCIO…     ¡ES  ROTUNDO  EL  CLAMOR       CALLADO  O  SORDO  ¡     ÉSE  ECO  QUE  NOS  LLEGA  DEL  PASADO   O  DEL  PRESENTE  QUE  OBVIAMOS   SIN  QUERERLO,  NOS  RECLAMA.     EL  CORAZÓN  Y  LA  MENTE  NOS  DISPARA   CON  LATIDOS  DE  ANGUSTIAS  O  DE  AMORES.     RECUERDOS  QUE  MARCAN  NUESTRAS  VIDAS   MINUTOS  QUE  YACEN  EN  EL  ALMA,     ESPERANDO,  QUIZÁ,  QUE  SEAN  OÍDOS.     ECO…     SILENCIO…   ¡¡  ESCUCHA!!   ESCUCHA  TUS  ANSIAS.  TUS  ANHELOS.   ESCUCHA  EL  DOLOR  DE  TANTA  GENTE.   ESCUCHA  LA  PAZ  CUANDO  TE  ENVUELVE       TRAS  DAR  TODO  DE  TI,  AMANDO       CON  TODO  TU  SER.  SIN  DARTE  TREGUA.     ESCUCHA  LOS  ERRORES  COMETIDOS.          


Y  PONLES  REMEDIO  SI  ES  QUE  SABES.   ESCUCHA,  SÍ…     ÉSE  ECO,     LAMENTO  ATROZ  DE  QUIENES  SUFREN   QUIZÁ  POR  TU  CAUSA.     ¡TEN  CUIDADO!     SON  ECOS  DE  CONCIENCIA   QUE  EN  SILENCIO  APARENTE   NO  SE  AHOGAN.     TRASPASAN  LAS  MONTAÑAS  Y  LOS  VALLES   DESDE  FUERA  HACIA  ADENTRO,   Y  A  LA  INVERSA   CON  FEBRIL  E  INSISTENTE  DESAFÍO.     SILENCIO…     ESCUCHA…     ES  EL  ECO   DE  TODO  EL  UNIVERSO  QUE  TE  RETA     Y  TE  ANIMA  A  SEGUIR  SIEMPRE  CRECIENDO       COMO  SER  HUMANO,  EN  EL  PLANETA.   VALORA  LO  VALIOSO.  LO  PERPETUO.     NO  DES  TU  PRIORIDAD  A  LO  CADUCO.     ESCUCHA  AL  CORAZÓN:     NO  SE  EQUIVOCA.   POR  MUCHO  QUE  LO  ENGAÑES  CON  RAZONES       QUE  TU  MENTE  VICIADA  Y  EGOÍSTA   INTENTA  EXCUSAR  CON  ARGUMENTOS       TRAICIONANDO  AL  AMOR  CON  SUS  MENTIRAS  

NIEVES  M.ª  MERINO  GUERRA-­  GRAN  CANARIA-­  ESPAÑA      

30-09-2011



Tu  Ángel  

Para  atrapar  al  olvido   extirpé  de  las  hojas   de  un  viejo  cuaderno   poemas  adormecidos   que  callaban  tu  nombre         Busqué  refugio   en  bocas  nocturnas   aniquilando  abrazos   pactados  en  las  luces   de  un  cabaret  de  humo         Redacté  el  exilio   de  una  rosa  esteparia   con  pétalos  de  hielo   que  apagaban  inviernos         Hasta  que  un  día  sin  horas   descubrí  tu  ángel   caminar  en  las  aguas,   haciendo  equilibrio   en  la  humedad  de  bruma        


de  un  mar  infinito,   para  buscarme…   Eterna…   Silente…   Piadosa…   Tomaste  mis  manos   para  rescatarme   de  mi  intrínseca  noche,   besaste  mi  alma   en  extraña  alquimia   y  ubicaste  el  olvido   donde  debía  crecer,   en  la  cuenca  de  un  corazón   casi  sin  latidos.         Soplaste  el  aroma   que  nacía  en  tus  labios   y  me  liberaste   del  duro  egoísmo   para  florecer  amores   en  tu  vestido  blanco.         Carlos  Alberto  Giménez-­Ushuaia-­Tierra  de  fuego-­Argentina                        


Madre   Te  debo  entre  mis  versos manojos  de  palabras que  busco  en  esta  hora tan  presente tan  lejana...   Palabras  esculpidas como  tus  palabras... Perfecto  diccionario en  tu  mente amplia  de  saberes.   Silencios  infinitos desandados  solos Llantos  ... resonando  aún en  mis  ventanas.   No  supe  por  qué  llorabas...   Quisiera  escucharte como  en  aquel  cuento donde  fui  princesa Cenicienta, o  Blanca  Nieves.   En  las  horas  cortas de  la  niñez agotadas sólo  en  un  suspiro que  me  mojó  las  alas.   Y...no  pude  volar más  allá  de  tus  lamentos; derrotar  al  monstruo que  aprisionó  tu  cuerpo.   No  llegas... No  te  asomas  a  mirar... Te  has  detenido  en  el  tiempo.

   

       Lucía  Giaquinto  –Victoria-­  Entre  Ríos-­  Argentina      


Otra Historia de Amor

Ayer me han dicho que te vieron que preguntaste por mí, que fui tu gran amor, ...ironías del tiempo que regresa; ¿ahora para qué saberlo cuando el olvido es el vencedor? ¿de qué me sirve saber que me recuerdas, si ya no vivo más en tu corazón? Ya no se puede desandar lo andado, aunque tiemblen mis labios al nombrarte, y mis ojos se nublen de tristeza no se puede remover la tumba del pasado.

Llamarte... ¿para qué? ¿qué nos diríamos? revivir inútilmente los viejos tiempos; un día nos perdimos los dos, tú te quedaste quizá esperándome y yo perdí el camino de regreso a ti. Hoy somos dos almas extraviadas que siguen amándose, añorándose, pero es tarde amor, para volver no sabría encontrarte ni como mirarte a los ojos.

Muchos años pasaron, una eternidad... yo junté frustraciones y fracasos, que podría ofrecerte, dime, ¿qué? un corazón roto, veinte años más viejo;      


te llevo conmigo sí, no podría mentirte, allí...tan oculto dentro de mí... donde nadie manche ni profane tu recuerdo; ahí estás tú con tus mismos defectos, con tu forma de hacerme reír, haciéndome tuya de mil maneras diferentes,

Hoy sé que vivo en ti, y quisiera correr, sin parar a tus brazos, no dejarte más, pero ya ves...la vida hizo sus estragos, me duele entender que es demasiado tarde, que no hay camino que nos reencuentre; y en esta soledad y en esta tristeza sólo sigo nombrándote en silencio, despacio, mañana quizá preguntarás otra vez por mí, yo miraré el teléfono dudando si llamarte o no; se nos fue el ayer demasiado rápido, fuimos lo que fuimos, otra historia de amor...

M.ª José Acuña- Curmana-Venezuela                                    


Olvida          

  Olvida  el  muro,  el  barro,   el  precipicio,  el  llanto,  las   sábanas  del  aire  que  te  impiden  ver  el  cielo.   ¡Olvida  el  sufrimiento  y  vive!     Olvida  gritar  para  que  te  oigan…   ¡No  oyen!   Olvida  llorar…   ¡Nadie  secará  tu  llanto!   Olvida  pedir  ayuda…   ¡Nadie  te  ayudará  a  cambio  de  nada!     No  hagas  balance  de  lo  que  hagas   o  pierdas   ¡Olvida!   Calla  lo  que  hiere  tu  garganta…   ¡Olvida!   ¿De  qué  sirve  gritar  si  nadie  te  oye?   ¡Olvida!     Olvida  pero  no  pierdas  nunca   la  esperanza  de  que  todo  cambie…   ¡La  esperanza,  es  lo  único   que  alivia  el  sufrimiento!      

Charo  Bustos  Cruz-­  Sevilla  –España  (9-­‐11-­‐2011)        


Objetos perdidos II

            Su mirada leve me acompañó hasta la extensión pálida de la plaza. Yo estaba lejos, pero aún de pie ante el sueño ebrio del día de ayer. Observé cómo su ropa fría contrastaba con mi sed confusa, sola de recuerdos. Íbamos a enfrentarlo juntos. Caminamos. Yo llevaba la llave tibia en mi bolsillo. Divisé al escribano en una mesa ubicada no sé dónde, en esa vereda infinita. No hizo falta hablar, le di la llave de la casa vieja, la nuestra, mientras mi mano furiosa apretaba su mano, ausente.  

          Diana Bravi-Rosario- Santa Fe- Argentina              


Tumbado de costado

  Tumbado de costado, en el codo apoyado observa el cuerpo enamorado. Cuerpo deseado de sinuosas curvas adornado. Fuente de luz y paz del yaciente enamorado. Él extiende su mano en caricia plena de ternura por su piel hechizante; aroma dulce de amaneceres, pasión de anocheceres que las heridas del alma calman y las huellas del tiempo ocultan. Errores, sinsabores, “penseques” y “diretes” ¿dónde están? ¿quién los recuerda? Ella le mira, ha despertado y en un nuevo abrazo se funde con su amado… De nuevo él la contempla Tumbado de costado Sobre el codo apoyado

Rafael Serrano Ruiz – Madrid-España      

31-7-2011


VIAJE ESPACIAL   Comenzaba noviembre y como siempre, la familia en pleno se reunía en casa de los abuelos para concretar en donde celebrarían las fiestas de Navidad. La primera en aparecer por casa, fue Maruchi (la hija soltera); venía alegre y deseosa de informarles sobre un viaje que le hacía muchísima ilusión. Cuando estuvo reunida la familia formada: por Inés, Esteban, los hijos pequeños (Pablo y Luisita), junto con los abuelos, Maruchi sacó de su bolso un catálogo de viajes y comentó: —Este año ¿por qué no celebramos la Navidad fuera del planeta? —¿Qué?—preguntó la familia al completo—. ¿Dónde está eso? El abuelo no pudo reprimir el comentario—, esta chica, se pasa de moderna. —Si me concedéis cinco minutos —dijo Maruchi—, os leo el programa: “Pasen estas Navidades en la Luna a precio de lanzamiento”, en la que podrán disfrutar de un mar de cráteres. Reciban al año nuevo y brinde con cava y uvas de la suerte. La aventura, bien merece la pena. Maruchi cuando terminó de leer la oferta, preguntó a la familia: A los abuelos, aunque la idea les parecía descabellada, sin embargo, admitieron que les encantaría conocer la Luna. A Inés y a Esteban les hacía mucha ilusión ya que al año siguiente, sería su aniversario de boda y qué mejor ocasión que celebrarlo en la Luna. La familia al completo, se acercó a la agencia de viajes a recibir más información. Les atendió un empleado que les ofreció todo tipo de detalles. —La duración es de ocho días, cuatro para la ida y tres para la vuelta, con la estancia de una noche en el Hotel 5 Galaxias; allí, celebrarán el Año Nuevo. Ahora mismo tenemos una doble oferta en la que se incluye un traje espacial y un casco para cada uno de sus miembros y los tenemos en dos diferentes colores: naranja butano o azul cobalto por las tallas ni se preocupen porque hay para todos. Hay algún que otro pequeño inconveniente para comer, o la falta de gravedad, pero sin importancia porque enseguida se adaptarán. Después de escuchar las explicaciones del empleado. La familia, aceptó la oferta. Los pequeños, Pablo y Luisita eran los que más ilusión tenían por ver la Luna.      


Llegó el día señalado, y un enorme autocar les esperaba enfrente de su casa. —Niños, recordad, que cada uno debe hacerse cargo de su maleta—, ordenó Esteban. Un cartel colocado detrás del autobús, decía: Si desean conocer la Luna suban aquí. El autocar fue directo a la estación espacial, situado en el pueblo de Roble Gordo. Su Alcalde y los paisanos hacia años que se habían negado a cambiar el nombre, por otro más futurista. A cada viajero y antes de subir al trasbordador, les preguntaban por el color del traje espacial; a la vez que les medían el tamaño de la cabeza para la escafandra Una vez que tuvieron asignados los asientos y cuando los viajeros estaban preparados. El comandante, junto con la tripulación les dio la bienvenida a las veinte personas que formaban la expedición. No sin antes, ordenarles que se atasen los anclajes a los asientos ya que en unos momentos experimentarían la ingravidez del espacio. Los abuelos no comprendían el alcance de aquellas palabras. Hasta que la nave espacial fue tomando altura. Las cabezas de los pasajeros incluida las de la tripulación, comenzaron a moverse tanto, que parecían que les estaban grabando para una escena de la película Poltergeits. Una vez que la nave consiguió ponerse en posición horizontal, el grupo recuperó la calma y también, la tranquilidad. Era la hora de la comida y las azafatas recorrían los pasillos de la nave con un carrito de sobres cerrados herméticamente. A cada pasajero, les preguntaban qué les apetecía comer. —Este sobre contiene sopa minestrone liofilizada, y tienen que absorber a través de esta pajita. De segundo, pueden escoger ternera en su juego y la píldora es de color azul, o bien, lenguado y es verde, de postre, yogur bífido activo y la píldora es roja. Por favor, presten atención a los colores para no equivocarse. El desconcierto de la nave, fue general, el grupo de pasajeros no se acordaban del color. Si la verde, se tomaba antes que la roja, o la azul, antes que las otras. Inés y Esteban, cuando terminaron de comer, les comentaron a los abuelos. —Esto es una maravilla, pues aquí no necesitamos ni platos ni mantel y no como en la Tierra menudo follón tenemos con saber a quién le toca poner la mesa.      


La abuela pensó, en el tiempo que habría tenido que permanecer en la cocina preparando el pavo de Navidad. Las azafatas no paraban de dar explicaciones al grupo de viajeros: —Es lo último en cocina espacial, aunque sabemos de antemano que el primer día puede resultar complicado, pero no se preocupen que en un par de días lo aprenden. Maruchi sintió una imperiosa necesidad micciónica, y muy amablemente, preguntó a una de las azafatas que encontró en el pasillo. —Por favor, ¿podría indicarme dónde está el lavabo?— Maruchi, se quedó de una pieza, cuando le dieron una bolsa con apertura y cierre hermético. Pensó en su madre cuando supiera el método que había que utilizar. Pablo (el mayor de los nietos), mientras comía estuvo entretenido, pero el viaje se le hacía muy pesado porque llevaba horas sin moverse del asiento. Le pidió permiso a sus padres para dar una vuelta por el interior de la nave. Al soltarse del anclaje vio que se elevaba igual que un globo con gas. —¡Niño!—, dijo la abuela—, baja del techo no molestes a este señor tan amable. Luisa (la nieta), hizo lo mismo que el hermano. Maruchi, se sentía muy angustiada por haberles metido en semejante lío. Sabía que el viaje, merecía la pena y sobre todo les quedaba por ver lo mejor. El paseo espacial. Transcurridos los cuatro días de viaje, los pasajeros fueron descendiendo de la nave hasta un elevador. En grupos de cinco, les metieron en unas cabinas que directamente les llevaban a la recepción del Hotel 5 Galaxias. Éste hotel disponía de las instalaciones más modernas y vanguardistas. Los viajeros, al verlo, se quedaron impresionados y sobre todo cuando les dieron la tarjeta magnética de la habitación y luego las maletas. Desfilaron con muchísima dificultad por el pasillo, agarrados a las barandillas. Si difícil, fue mantener el equilibro, aun lo fue más, conseguir que las maletas no volasen por el techo. Inés estaba deseando quedarse a solas con su marido y al entrar a la habitación, ella exclamó—. Por fin, solos amorcito—. Las mesillas de noche y la cómoda estaban colgadas del techo. Dos enormes sacos, sustituían a la tradicional cama. Esteban, se quedó tan sorprendido que lo único acertó a decir: —“Cielito, ahí metidos pareceremos dos jamones ibéricos”.      


Después de unas horas de descanso. Al grupo se le convocó en la plataforma del hotel para ver la prometida ciudad galáctica. Reinaba el silencio más absoluto y la oscuridad más grande que nunca habían sentido. Y como por arte de magia todo se iluminó. Una luz inmensa, hizo posible que la noche, se convirtiera en mañana. Había calles con enormes edificios que con el paso del tiempo se verían tan masificados como en la Tierra. Árboles que hacía poco habían sido transplantados. Faltaba un minuto para dar las doce y comenzar el Nuevo Año. Toda la familia, alzó los sobres de cava liofilizado para brindar. La abuela no pudo reprimirse y comentó: —Que ganas tengo de llegar a casa. Estoy harta de tanta píldora y el esfuerzo que supone no equivocarme con el color. El abuelo, añoraba el turrón y el mazapán. Luisita y Pablo, les pidieron permiso a sus padres para llamar por el móvil a la Tierra. Echaba de menos a Puskis, su perrito, al que habían dejado con la vecina, pues en el viaje no estaban permitidos los animales de compañía. Cuando los chavales, oyeron el ladrido del perro, comentaron: —Puskis, si estuvieras aquí; hoy no tendrías que esconderte detrás del sofá aquí no hay sobras de pavo. Ni tampoco, te dejarían salir al jardín y además, echarías en falta tu árbol preferido.

Apenas faltaban unas horas para tomar contacto con la Tierra. Los viajeros se habían quitado la escafandra y el traje espacial. El comandante junto con la tripulación, se despidió del grupo de pasajeros, deseándoles que el vuelo espacial y la estancia en la Luna hubiesen sido de su agrado.

Pilar Serrano Rodríguez – Madrid-España          


EL  MAR           La libertad sonríe mirando al mar. El horizonte asoma al fondo de la línea tenue. Quiero buscar mi norte sin hundirme en los espejos del amor; aunque para ello tenga que pisar alfombras de cristales rotos. El amor que no queda es como el recuerdo de un olvido; pasado de unas rocas sepultadas bajo plantas de espinas. Anhelando sentir la mirada de otros ojos en la mía; esperando olvidar, como hundiendo en la niebla mi desdicha. Buscaré otro amor que como el eco devuelva mi sentir. En las alas del viento navegaré entre ilusiones de deseo; sin beber en las fuentes de amargura, sintiendo la frialdad de mis venas. Paseando mi amor inerte entre las tumbas, esperando un amanecer sin penas. Dejaré en mi recuerdo una fecha vacía para llenarla en tu presencia. En mis cabellos uno a uno iré guardando el que será el perfume de tu ausencia. Me perderé contigo en ese mar adornado de olas que se calman. Verteremos sobre el agua nuestra verdad solitaria. Mezclaremos el sol, el amor, la pasión y las almas. Uniremos caricias, secretos, sonrisas y lágrimas. Y enjugando el sudor regresar a la calma; con la brisa un suspiro: que te amo y me amas.

Marga Utiel- Badajoz- España        


ELOGIO DEL OLVIDO

Llegó una vez un alma ante el Creador y dijo: -Señor, quiero hace mucho volver a mi ropaje de carne vulnerable y emprender otro viaje por las tierras del mundo… Extraño el regocijo

de todos los deleites que tuvo en el pasado mi ser de carne y hueso, mi barro de criatura. Quiero otra vez mi forma, mi cuerpo, mi estatura; quiero sentir mi sangre, amar y ser amada.

Dios observó al espíritu. Quizá su sentimiento fue de benevolencia frente a la rebeldía, pues dijo dulcemente: - “Hace mucho que sabía cuál era tu deseo. El alma es como el viento

que ignora cuándo nace y va sin saber dónde. Quieres vivir de nuevo; pero ¿es que aquí no vives? El alto soplo eterno que junto a mí recibes es la dicha perfecta; ya nada se te esconde,

     


ya nada se te niega. En esta paz fecunda ya todo fue pensado y para siempre escrito. Esto es el fin, lo inmenso, lo infinito. No hay alba como esta alba, ni noche más profunda.

Lo celeste resume toda historia posible. Puesto que yo hice el mundo, mi palabra es precisa. No me pidas que vuelva a encender tu ceniza. Quédate siendo alma y vive aquí apacible.

No dejes este reino maravilloso. Piensa que entre todos los bienes, el más apetecido, el que más anhelabas era, antaño, el olvido. Pues yo te dí el olvido. Tuya ha sido la inmensa

delicia de olvidar…”. El alma, que escuchaba el divino consejo, se estremeció y mirando hacia un punto remoto, dijo, casi llorando: -Señor: de la delicia de olvidar me olvidaba.

Perdóname la queja. Me siento arrepentida. Y luego, silenciosa, en medio de la calma de aquel paraje etéreo, Dios advirtió que el alma buscaba entre las sombras una imagen perdida.

Egle Frattoni Romano-Rosario- Santa Fe- Argentina      


NIÑO  DE  TOCONAO         Niño  de  cara  morena,  tus  pies  ya  están  azulados   Por  el  frío  de  la  cordillera  y  sus  penachos  nevados   El  sol,  la  puna  y  el  viento  tus  rondas  han  entonado   Llevando  tus  bellos  cantos  por  montañas  y  poblados   En  tu  centenaria  iglesia  y  hermosas  casas  caleadas   Conservas  siglos  de  historia  y  tradiciones  pasadas   Niño  de  cara  morena  de  ojos  bellos  y  rasgados   Mirada  franca  y  serena  como  la  de  tus  antepasados   Del  sol,  la  montaña  y  el  viento,  mil  historias  has  escuchado   Que  ha  ido  dejando  el  tiempo  en  pueblos  casi  olvidados   Alta  cerrada  y  maciza,  es  la  bríosa  cordillera   Siempre  comparte  contigo  los  misterios  de  la  tierra   Con  tus  manos  de  labriego,  artesano  y  escultor   Trabajas  bien  con  la  piedra,  en  lana  o,  con  el  azadón   Tomas  la  piedra  milenaria  y  porosa  de  los  volcanes   Dándole  forma  de  iglesia,  pucara  o  telares   El  volcán  en  su  bravura  y  el  Loa  en  su  rudo  cauce   Sabén  de  tu  amor,  tu  dulzura,  de  tu  astucia  y  tu  coraje   Porque  tus  obras  se  funden  el  amor  y  gran  tesón   Del  niño  de  Toconao  que  es  patria  y  puro  corazón.    

Juana  Castillo  Meneses-­Chile                      


Poema   Hay  un  mendrugo  de  pan   sobre  la  mesa   pellizcado  por  dos  manos  distintas,   una  alfombra   que  guarda  las  pisadas   de  un  baile  continuo  y  agarrado.     Hay  ventanas  que  no  tienen  cortinas,   la  sombra  de  una  rama   sobre  cuerpos  dormidos,   un  si  no  estás   que  escuece  en  la  lengua  pastosa   y  una  cuchara  que  chupamos  por  turnos.     Hay  un  aire  que  corre   de  tu  pulmón  al  mío,   dos  caricias  en  el  lomo  de  un  libro   y  una  biblioteca   plagada  de  ratones.     Y  hay  un  rojo  Venecia   pintándonos  la  cara,   y  un  azul  ultramar   sosteniendo  horizontes   y  una  carcajada  pendiente  del  espejo   dónde  no  quiero   que  se  borre  tu  imagen.     Mayte  Sánchez  Sempere-­  Madrid-­  España            


MUJER  MUDA  

Recuerdo  su  rostro  temeroso.  Su  cabello   plomizo  y  sus  ojos  interrogantes.   Detrás  de  ella  las  vías  del  tren.   Sus  lamentos   ya  no  me  aterran,  los  atesoro.   No  sé  de  dónde  venía  ni  a  dónde  iba.         En  sueños  vino,  quizás  a  cuidarme;   quizás  a  despedirse.   Recordarla  o  soñarla.  No  importa,     si  ya  no  está.   Si  en  esas  vías  entregó  el  alma.  Habrá   tenido  la  oportunidad  de  darse  cuenta?   Revuelvo  cuando  niño  y  allí  está.         Sé  que  no  se  ha  ido.  Tan  solo     se  esconde  detrás  de  algún  vagón.  

Horacio  E.  Frattoni-­Rosario,  Argentina,  2011.                              


Lista de Autores     Autor  

titulo  

Ezequiel Feito

Árboles  en  los  cuarteles  

M.ª Nieves Merino

Ecos  del  silencio  

A. Monzonís Guillen

Amanecer  de  la  vida  

Ana Romano

Renacimiento  

José Rodolfo Espasa

Dormida  eres  tan  Aurea  

Lucía Giaquinto

Madre  

M.ª José Acuña Belaustegui

Otra  historia  de  Amor  

Diana Luz Bravi

Objetos  perdidos  II  

Charo Bustos Cruz

Olvida  

Mayte Sánchez Sempere

Poema  (Hay  un  mendrugo…)  

Rafael Serrano Ruiz

Tumbado  de  costado  

Marga Utiel

El  mar  

Carlos Alberto Giménez

Tu  ángel  

Egle Edith Frattoni Romano

Elogio  del  olvido  

Irma Sambuelli Serrano

Digo  

Pilar  Serrano  Rodríguez

Viaje  espacial  

Juana Castillo Meneses

Niño  de  Toconao  

Horacio E Frattoni

Mujer  Muda        

 

 

 

 

 

 

       


Visitantes por países

       

 

     


ESPACIO DEL POETA