Page 1

Hola a tod@s. Está a punto de comenzar la tercera “Aventura y desventura de Camerún”. El día 30 de este mes parto hacia África. Como siempre os pido vuestra colaboración para continuar con los proyectos que entre todos iniciamos hace cuatro años. Gracias a las MCI todos hemos tenido la oportunidad de aportar nuestro granito de arena por aquellos les ha tocado vivir una vida totalmente diferente a las nuestras. A través de nuestra ONG “Bajar a la Calle Sin Fronteras” con vuestras aportaciones hemos realizado, a parte de las misiones de la misma, proyectos como las becas escolares para niños, la formación de la gente para poder conseguir un trabajo, remesas de dinero para cuidados médicos urgentes, compra de materiales para colegios, partidas para necesidades alimentarias imprevistas e inmediatas; en fin, muchas cosas. A la vuelta podré informaros de cómo van, además de la construcción del pozo (subvencionado por la Fundación Padre Jesús Peregrín de Almería) con el que colaboramos el año pasado, de cómo están vuestros niños apadrinados (intentaré hacerme fotos con todos ellos, aunque como habrá terminado el colegio será difícil encontrarlos, ya que estarán buscándose la vida – aunque alguno sólo tenga cuatro o cinco años). Os adjunto el número de cuenta de la cartilla que tenemos abierta para las colaboraciones. Algunos ya las tenéis porque colaboráis a lo largo de todo el año. Daros las gracias por vuestra colaboración, ya que como os he dicho otros años, yo era la cabeza visible, pero sin vuestra ayuda no se puede hacer nada. Yo sólo sin ayuda no hago mucho, vuestra ayuda sola sí. Nº de Cuenta de Cajamar: 3058 0780 84 2810018285 Recordad que podéis seguir la evolución del viaje en el blog: http://aventurasydesventurasdecamerun.blogspot.com.es/ Carlos J. Fernández Usero


Pequeña reflexión personal: La otra noche estaba yo sentado al lado de la cuna de mi Sarita, estaba molesta por algún motivo y no paraba de quejarse medio dormida. Estaba preocupado, aunque me bastaba con levantarme y darle 1,5 de Dalsy. Pero en ese momento me puse en la piel de una madre que vea así a su niñ@, y que el gemido sea por lo mismo, pero sin tener acceso al Dalsy, o por malaria, o sida, o que sea por hambre. Y me puse a pensar qué le pasaría por la cabeza de esa madre que seguramente estaría planteándose cómo le iba a dar de comer a su criatura y qué le iba a dar; ¿Cómo lo conseguiría? Y, ¿pasado mañana?, ¿y al siguiente día? Y así para los restos de su vida. Me puse muy nervioso, no sé por qué las cosas tienen que ser así. A Sarita le bastaron 10 minutos después del Dalsy, durmió como un lirón y a la mañana siguiente estaba como unas castañuelas. Aprovecho y os mando una foto de Sara vestida de Africana

Ayuda para Camerún  

3ª Aventura a Camerún