Page 1


Un día durante el verano, una chica pequeña caminó con su abuelita. La niña visitó la casa de su abuela. Ellas exploraron jardín cuando una abeja llegó.

La niña tenía miedo; ¡no le gustaba las abejas! Ella probó matar a una abeja pero le picó la niña.


Ella corrió donde su abuela con lágrimas en los ojos. La niña dijo, “¡Abuelita odió las abejas!” La abuela exclamó “¡No es verdad! Es imposible odió las abejas!” Ellas continuaron con paseo y la abuela le dijo a la niña el cuento de las abejas y la importancia de ellas en el mundo.


“Cuando una abeja hembra tenía tres semanas, tomaba su primer viaje al otro lado de la colmena. Las abejas trabajaban mucho todo los días, pero los machos no hacían nada pero esperaban en la colmena.”

La niña preguntó, ¿Qué tipo de trabajo las abejas hacían?” Su abuelita respondió , “Las abejas’ pasaban sus día volando de flor a flor. Esto se llama polinización.”


Ella continuaba, “La polinización es muy importante para las abejas y los humanos. Ellas polinizan el noventa por ciento de las frutas y vegetales que los humanos comen! Sin la polinización, era imposible para los humanos vivir.”

“Las abejas traía el polen y néctar de flor a flor y traía a la colmena. Ellas lo usaba para crear miel. Las abejas necesitaban miel durante el invierno cuando no había flores. Ellas los comían. Los humanos usaban la miel para muchas cosas.”


La chica estaba fascinada. “¿Que típo de cosas, abuelita? A mí me encanta comer miel! Dime más!”

“Los humanos usaban la miel por miles de años. La miel es una comida fantástica para salud y es una medicina. Come miel cruda cuando tu tienes un dolor de la garganta o tos y el dolor terminarán pronto. Es posible que la miel cura las alergias. La miel tiene propiedades antibacteriales y se usaban en cortes para curar rápidamente.”


La abuela quería decirle más, pero otra abeja aterrizó en una flor. La niña corrió a la flor y le dijo “Abuelita, a mí me fascinan las abejas. Yo voy a ser trabajar con las abejas cuando yo sea una adulta!” Entonces le dijo a la abeja, “Señoría Abeja, muchas gracias por su trabajo duro! Te amo.”


El cuento de las abejas  

El cuento de las abejas