Page 1

V.13.09.2013

Vi,13 Conclusiones Otras. Treinta días y dos semanas de silencio.

“El proyecto concluye y comienza aquí.” Conclusiones finales del proyecto. 30 memorias de un calendario vacío.

1:41 AM. Sonando: “To the last”.James Blake.

30


Conversaciones

Días después de acabar mi experiencia de los 30 días, tuve tiempo para mantener conversaciones con algunas de las personas que siguieron el libro en pleno proceso. Recibí críticas de todo tipo, críticas sobretodo, que hicieron cuestionarme nuevas preguntas que responderme a mi mismo. Una de las críticas que más me hizo reflexión fue la poca profundidad que abordaba en los temas mencionados en cada memoria diaria. Cuando recibí está crítica, fui consciente del entendimiento que estaba empezando a transmitir el libro. Por un momento aprendí a leerme a mi mismo en tercera persona y perdí el punto de vista de que este libro es un diario. Un diario con un léxico sencillo, una lectura asequible, sin historias narradas ni largas parrafadas. En definitiva, un resumen de pequeñas experiencias diarias que me hacían reflexionar. Este libro es una consecuencia que comienza y acaba en mí. Por lo que posteriormente entendí que si profundizase en algunos aspectos del libro, quizás todo el proyecto perdería su esencia y entraría a ser un libro de críticas.


Como consecuencia de todas las conversaciones que he tenido durante este mes y estos catorce últimos días, decidí seguir buscando respuestas en el pasado. Respuestas que me hacían ser aún más consciente de mi identidad. Mantuve conversaciones con gente que llevaba años sin ver, gente con la que por unas razones u otras había perdido el contacto. Gente que fue creciendo junto a mí. Después de toda esta experiencia, aprendí que las mejores personas, y por lo tanto las que más llenan mi alma, son aquellas que mantienen mi mente activa, sea por el medio que sea. Al igual que hace el diseño en mi día a día, creo que es importante no perder de vista: “Gente que hace cuestionarme nuevas preguntas y que además crece junto a mí.”


Observaciones

Como apreciaciones esenciales, destacar el cambio posterior tras mi vuelta a la red. Como ya mencioné días atrás, mantenerme totalmente desconectado de internet, ha supuesto considerablemente, una falta de accesibilidad de la gente hacia a mí. Intenté ser accesible sin internet pero honestamente me supuso muchas dificultades. Pero lo más destacable de mi vuelta fueron las reacciones que presencié en la gente que conocía mi proyecto. Mis días de desconexión se apreciaron como una “desintoxicación” de información y excesiva comunicación. Como si de un acto de supervivencia se tratase. Realmente el punto de partida era desconectar de estos medios con el fin de tener un contacto más cercano y directo con la realidad. Una nueva necesidad de buscar referentes e inspiración como consecuencia de un estancamiento emocional y creativo. Esto me dio que pensar en que realmente hay una concepción de la tecnología algo negativa, como un medio que nos aísla de la realidad más humana. Días después de mi experiencia, presencié en televisión el caso de una familia con la intención de aislarse de la tecnología durante un año y documentar un libro sobre ello.


Es interesante observar poco a poco se va presenciando un cambio, un cambio necesario. ¿Se convertirán estos nuevos medios de comunicación en un conflicto social? ¿La excesiva necesidad de consumo de información irá a más? Días después de acabar los 30 días, decidí volver de nuevo a presenciar con más detenimiento y calma la exposición de 1961. Tomar notas y reflexionar de nuevo. Después de pasar horas en la exposición, observé que realmente todo giraba en torno a un concepto muy interesante y que creo que tiene bastante relación con este proyecto: “Traza una línea recta y síguela”. John Cage. Sin duda, este proyecto empezó por una serie de pautas y reglas estrictamente definidas, las cuales debía de seguir y finalmente algunas se quedaron por el camino.


Muy similar a lo que ocurre cuando dibujas una línea totalmente recta con una regla y continúas dibujándola a mano alzada. La línea es tan cambiante como la propia realidad. “La línea como símbolo del tiempo, y el tiempo como el elemento diferenciador más puro.”


¿Qué he aprendido del resto?

Gracias a la gente que ha ido leyendo el seguimiento y la gente con la que me he relacionado estos últimos días he aprendido a: *Leerme a mí mismo en tercera persona. *Ser aún más honesto con el proyecto. Dejarme llevar por el caos y la experimentación y finalmente reflexionar y darle un orden. *Mantener conversaciones más fluidas e improvisar sin miedo. *Percibir que lo más interesante del proyecto no eran mis reflexiones o mis problemas, sino el seguimiento que suponía y sobre todo la estructura del proyecto como mecanización del pensamiento esencial y el esfuerzo personal. Pero sobre todo lo más esencial y que ya he mencionado anteriormente, es que: “La realidad puede ser proyectada de muchas formas en nuestras vidas, todo depende de cómo se haga”.


¿Qué he aprendido de mí?

Después de todo, he de decir que todavía sé que tengo que aprender muchas cosas de mí, pero este esfuerzo de reflexión me ha hecho desarrollarme algo más como persona y ser consciente de algunas cosas que no conocía de mí. Hace años, uno de mis hábitos casi diarios era salir a practicar skate. Recientemente he querido volver a retomar este hábito. Volver a caerme y levantarme, caerme, levantarme, caerme, levantarme, caerme, levantarme y finalmente conseguirlo. Ahora soy consciente de que por muchos golpes que pueda recibir practicando skate, me he dado cuenta de que esta práctica para mí, supone un ejercicio mental muy positivo. Esencialmente sobre mí he aprendido que parte del mi desarrollo personal, no depende de cómo haya recibido los “golpes” o cómo me haya “caído” sino de cómo he acogido esos “golpes” o de cómo me haya levantado de esas “caídas”.


Lo que quiero cambiar.

Lo primero de todo, escribir mejor. Ahora que soy consciente de ello, es algo que me conviene perfeccionar. Una mala escritura puede generar malentendidos. Por otra parte, la investigación previa que hice antes de comenzar este proyecto, me ha llevado a interiorizar mucho más mis conocimientos en el lenguaje inglés. He leído varios libros y visualizado multitud de vídeos sólo en inglés. Poco a poco, ésto ha ido despertando en mí un especial interés por querer hablar el idioma y una excesiva necesidad de viajar y lanzarme a conocer lo desconocido (en inglés lo llaman “wanderlust”). Me gustaría tener una nueva experiencia vital. Una experiencia que determine el lugar dónde encaje con mis valores y mi forma de actuar y pensar. Por último me gustaría experimentar este tipo de proyecto no sólo conmigo mismo, sino con gente con la misma preocupación y con diferentes enfoques.

Viernes 13 de Septiembre, 3:51 am.


Una huella en el camino.

Quiero aprovechar esta página de cortesía para dar las gracias a todos aquellos que se hayan tomado la molestia de leer el libro de principio a fin. También a todos los que se tomaron la molestia de leerlo como seguimiento diario. A Beatriz Gascón, por darme la libertad de poder presentar un proyecto tan personal para matrícula honorífica. A mi familia, por haber soportado algunos momentos complejos que me ha supuesto este proyecto. Y por último, y en especial, a Daniel de las Heras y María García, aquellas personas que me hacen cuestionarme nuevas preguntas día a día.

A todos. Gracias.


30

30 memorias de un calendario vacío  

Conclusiones finales del proyecto. 30 memorias de un calendario vacío. Autor: David Huertas Fernández