Page 102

El rodaje de En el corazón del mar fue especialmente duro, ¿podrías contarnos alguna anécdota? Sí, por supuesto. Fue un rodaje realmente duro, ya que estábamos contando una historia inspirada en personas reales. Lo más duro fueron las escenas en alta mar en las que pasamos muchísima hambre. Evidentemente, la única forma de superar eso es comiendo y a nosotros no nos permitían comer. Elegían a una persona a la que le daban almendras, y si ese día te tocaba a ti, te sentías como el rey del castillo. Una escena muy difícil fue cuando me introducen en la cabeza del cachalote. ¡Además, la tuvimos que repetir! Es tu primera experiencia con Ron Howard ¿cómo ha sido rodar con él? Fue un privilegio. Imagínate lo que es para un chico de 16 años tener la oportunidad de rodar con Ron Howard. No he podido tener mejor profesor. Es una persona a la que el éxito no le ha afectado en el sentido de que no tiene un gran ego, siempre se muestra cercana y entusiasta. Tiene verdadera pasión por lo que hace y es algo muy bonito de presenciar. Es un tipo tranquilo en el que puedes confiar, nunca se estresa y cuando hay un problema sabe esquivarlo. Es una persona tremendamente preparada. ¿Qué has sacado de la experiencia de rodar En el corazón del mar? ¿Rodarla ha sido un sueño hecho realidad? Ha sido una gran oportunidad trabajar con Ron Howard en esta historia tan magnífica con un reparto tan estupendo. Es el sueño de un chaval de 16 años. Yo era nuevo en esta industria y estamos hablando de una película grande, de mucha dimensión. Es mi primera película en estudio y trabajar con Ron, con Chris, con Cillian que me han acompañado durante todo el camino ha sido fantástico.

102 - EMNMM

¿Qué es lo que más te llamó la atención de tu personaje cuando leíste el guión? Es un personaje muy valiente. Cuando haya acabado mi carrera como actor, recordaré este personaje como el más valiente de los que he interpretado. Lo que más me llamó la atención fue su instinto de supervivencia, no tiene a nadie por quién sobrevivir como Owen Chase, que tiene a su mujer. Él no tiene a nadie en casa y sin embargo, tiene ese instinto tan fuerte por sobrevivir. Luego ha sido muy bonito la unión entre mi personaje y su representación en la edad más adulta, interpretado por Brendan Gleeson, en la que vemos que es una persona que todavía no se ha curado porque no ha conseguido superar esa travesía tan dura. Cuando le cuenta la historia a Melville, comienza a superarlo, a pasar esa barrera y a lidiar con ella. Has empezado a tener éxito muy joven, serás el próximo Spiderman ¿Cómo gestionas la fama? Tengo a mis amigos y a mi familia que no me pasan ni una. En casa lavo los platos, recojo mi cuarto, paseo al perro… no soy el actor sino el mayor de los hermanos. Ellos hacen que tenga los pies en la tierra. Ahora todo suena muy glamouroso: los viajes, el jet, la ropa bonita… pero en casa soy yo y ellos me permiten seguir con los pies en la tierra. Tienes la experiencia de rodar en un escenario virtual y en uno real. ¿Qué es más difícil? En realidad ambas cosas. Cada una tiene sus desafíos. Rodar en un gran tanque de agua es agotador, las escenas de la tormenta, la caza de la ballena pero trabajar en el mar, en un set real, pasando muchísima hambre quizás fue más duro. Al fin y al cabo pasábamos entre 12 y 15 horas subidos al barco, sin comer, bajo un sol abrasador. En realidad, hemos sufrido una mínima parte de lo que sufrieron los personajes reales. Fue más duro el rodaje de las escenas en el mar.

Foto

Es Madrid no Madriz Magazine  

Nº 41 Enero 2016 Madrid desde el aire / Navalcarnero / Gaviotas en Madrid / Basílica del Sagrado Corazón de Bruselas / Carlos Villarías /...

Advertisement