Issuu on Google+

ITER CRIMINIS Y SUS FASES

ESLY GABRIELA OJEDA GIL 04/11/2013


INTRODUCCION:

Se entiende que este informe va a profundizar su contenido en cierto aspectos fundamentales de el iter criminis o camino delictivo; que no es más que las etapas por la cuales atraviesa la vida del delito, desde que el sujeto (activo) concibe la idea de perpetrar la acción hasta la consumación o resolución final del mismo, se debe tener presente que la legislación venezolana, al igual que la mayoría de las legislaciones internacionales, se sanciona no solo el delito consumado, es decir el delito perfecto como tal, el cual abarca todo los elementos o

condiciones para que se dé la figura

delictiva como tal, sino también el hecho que no llega a consumarse, bien sea por frustración o por no utilización de los medios idóneos para realizar el acto delictivo, esto quiere decir que también se sanciona el hecho que no constituye una acción perfecta de tipo legal, de tal manera denota una importancia fundamental tener conocimiento de estos aspecto más aun cuando se trata el estudio del derecho penal como tal.


DEINICION DE ITER CRIMINIS: La realización del delito transcurre desde el proceso interno de la idea y voluntad criminal hasta la consumación del hecho delictivo. El Iter criminis, es una locución latina, que significa "camino del delito", es el camino, recorrido o vía del delito, es decir, las etapas que posee, desde el momento en que se idea la comisión de un delito hasta que se consuma. Por lo tanto, el iter criminis es un desarrollo dogmático, creado por la doctrina jurídica, con idea de diferenciar cada fase del proceso, asignando a cada fase un grado de consumación que permita luego aplicar las diferentes penas. ESTE CONJUNTO DE ACTOS PASA POR TRES FASES: FASE INTERNA. Conjunto de actos voluntarios del fuero interno de la persona que no entran en el campo sancionatorio del Derecho Penal. Pertenecen a esta fase interna la: 

La Concepción o Ideación,

La Deliberación, y

La Resolución o Determinación.

Estos actos no pueden ser sancionados porque están en el fuero interno del individuo. 

Concepción o ideación. Es el momento en que surge en el espíritu y mente del sujeto la idea o propósito de delinquir.

Deliberación. Es el momento de estudio y apreciación de los motivos para realizar el delito.


Resolución o determinación. Es el momento de decisión para realizar el delito sobre la base de uno de los motivos de la fase anterior. Se resuelve en el fuero interno "el ejecutar la infracción penal".

FASE EXTERNA. Manifestación la idea delictiva y comienza a realizarse objetivamente. Va desde la simple manifestación de que el delito se realizará, hasta la consumación del mismo Es en esta fase en la que el delito cobra vida, está compuesta por:

1. Actos

preparatorios.

Son

actos

para

proveerse

de

instrumentos adecuados y medios para cometer un delito. Cuando no son adecuados se presenta la preparación putativa. En este momento no hay univocidad, es decir, los actos preparativos no revelan con claridad y precisión la voluntad de delinquir, no hay aún violación de la norma penal y revelan escasa peligrosidad.

Son Actos Preparatorios 1.

La proposición, la conspiración, la provocación, la incitación,

inducción: el sujeto busca coordinarse con otros para poder llevar a cabo la acción delictiva.


2.

Las amenazas: es un caso especial de la manifestación verbal de la

intención delictuosa en que se da a entender que se producirá un cierto daño en contra de una persona determinada.

Actos de comienzo de ejecución: Si son punibles. Los actos de comienzo de ejecución son unívocos, inequívocos, tienen un solo sentido, un solo significado como lo es la ejecución del delito. Por Ej., toma el veneno y lo prepara para dárselo a la víctima, ya se trata de un acto de comienzo de ejecución Plan del autor: Teoría Objetivo-Subjetiva. Ella se interesa por el plan del autor, la manera cómo piensa ejecutar el hecho punible. Así mismo, se propone diferenciar, en la fase externa, una zona preparatoria y otra ejecutiva: “…los actos realizados por el autor deben tener una entidad determinada para considerarse actos ejecutivos.”

A pesar de tener actualmente la mayor acogida, en ella se diluye mucho la significación objetiva del hecho realizado. “Esa objetividad reclama una imparcialidad de juicio que tiende a distorsionarse cuando lo observamos todo conociendo de antemano cuál era el plan del autor y, por consiguiente, los pasos que le restan para concluir su proyecto delictivo.” TENTATIVA DE DELITO Concepto legal: El artículo 80 del Código Penal establece en su encabezamiento: “Son punibles además del delito consumado y de la falta, la tentativa de delito y el delito frustrado”. Como sabemos el delito se castiga no solo cuando se


consuma, sino también cuando se realiza en grado de tentativa y en grado de frustración, mientras que la falta, únicamente se castiga cuando se consuma, no se castiga la falta intentada, ni la falta frustrada. Se dice que la tentativa está presente cuando, con el objetivo de cometer un delito, ha comenzado alguien su ejecución por medios apropiados y no ha realizado todo lo que es necesario a la consumación del mismo, por causas independientes de su voluntad. ELEMENTOS SUBJETIVOS-OBJETIVOS DE LA TENTATIVA: Los delitos imperfectos se caracterizan y se diferencian por la parte subjetiva. Ej. Alguien dispara contra la víctima y cusa una herida, ¿cómo se sabe si es homicidio frustrado o lesión? Ya que objetivamente es lo mismo. La diferencia radica en la intención del autor, ésta intención va a ser la que permita diferenciar el delito y por ello es la parte central de los delitos de imperfecta realización. Esto sin embargo no quiere decir que en estos delitos no haya una parte objetivo, si la hay.

Cuando, con el objeto de cometer un delito, se comienza su ejecución y proceso no culmina en su consumación por causas independientes de la voluntad del agente, nos encontramos, de acuerdo con lo que establece nuestro código, en el ámbito punible del delito imperfecto y del delito frustrado. (Art. 80).

Se habla de tentativa para hacer regencia al delito imperfecto, nuestro código utiliza tal denominación para identificar el supuesto en que se den los siguientes requisitos:


· Intención dirigida a cometer un delito:

Es el elemento subjetivo o moral requerido por la tentativa, que supone la voluntad orientada a la comisión de un hecho punible determinado. No basta por tanto, una intención genérica, ni debe quedar duda sobre el hecho que el sujeto proponía a realizar; y, en caso de duda, deberá tomarse en cuenta el efecto menos dañoso o el resultado menos grave. · Comienzo de ejecución con medios idóneos:

Constituye el elemento objetivo de la tentativa. Ésta requiere actos externos que impliquen un comienzo de ejecución, y no simplemente actos preparatorios. El problema radica en determinar cuándo puede hablarse de comienzo de ejecución del delito y la diferencia entre ésta y los actos preparatorios. Por lo general la ley penal requiere que san comience la ejecución con medios idóneos o apropiados. Se ha dicho así que serían ejecutivos los actos unívocos, esto es, aquellos actos que se pueden apreciar como orientados directa e indubitablemente a la consumación del hecho; en tanto que se considerarían preparatorios los actos equívocos, cuya orientación a la consumación del delito es evidentemente dudosa. · Que por circunstancias independientes de su voluntad el sujeto no haya realizado todo lo necesario para la consumación del delito:

Constituye a las características distintivas de la tentativa con relación a la frustración. Este requisito supone un proceso de ejecución que se inicia, pero que se ve paralizado por circunstancias ajenas a la voluntad del agente. Dado este proceso, debe concluirse que no cabe posibilidad de tentativa en los denominados delitos unisubsistentes, los cuales, como ya se dijo, se perfeccionan en un solo acto.


Las circunstancias que paralizan el proceso deben ser independientes de la voluntad del sujeto. Cuando el sujeto voluntariamente desiste de la ejecución, queda excluida la tentativa y sólo será sancionado si el hecho ya realizado constituye de por sí un delito o falta (Art. 81).

LA FRUSTRACIÓN

De acuerdo con nuestro sistema penal, la figura de la frustración, modalidad del delito imperfecto conjuntamente con la tentativa, supone los siguientes requisitos de conformidad con los que estable el Art. 80 del Código penal:

La intención de cometer un delito. Que el sujeto haya realizado todo lo que es necesario para la consumación del hecho

En el supuesto de la frustración, no es suficiente que el agente haya comenzado la ejecución del hecho con medios idóneos, sino que la ley requiere que haya realizado todo lo necesario para consumarlo.

Esto no se trata de que el sujeto haya realizado todo lo que había planificado hacer por su parte o todos los actos que se personalmente debía realizar, sino que objetivamente se haya verificado todo lo necesario para la consumación del hecho.


Que la consumación no se logre por causas independiente de la voluntad del sujeto

En el supuesto de la frustración, las circunstancias ajenas a la voluntad del sujeto intervienen cuando se ha realizado todo lo necesario para la consumación, en forma tal de que no se produzca. El hecho, como señalan algunos, se ha consumado subjetivamente, pro no objetivamente.

Evidentemente no se puede hablar de desistimiento en la frustración.

Mientras que el sujeto pueda desistir estaremos en la fase de la tentativa. La frustración supone todo lo necesario. No es posible ya que el sujeto desista en la actividad que ya ha desarrollado.

Sin embargo, se podría impedir la consumación contrarrestando la actividad anterior por otros actos y estaríamos entonces ante el arrepentimiento activo eficaz que excluiría la frustración.

TENTATIVA IDONEA O DELITO IMPOSIBLE

Dicha tentativa del delito o de la posibilidad de reprimir penalmente el delito imperfecto se requiere, de acuerdo con nuestra legislación, el comienzo de ejecución del hecho con medios apropiados o idóneos.

Ahora bien, cuando los medios no son idóneos en concreto en forma alguna; o de otra manera, si por la inidoneidad del objeto o del sujeto pasivo, el delito no puede en ningún caso llegar a consumarse, nos encontramos ante el supuesto que la doctrina denomina delito imposible o tentativa inidónea, y al


que corresponden en algunas legislaciones, medidas de seguridad en razón de la peligrosidad social que pueda mostrar el agente. Entre los ejemplos que suele mencionarse, en casos de quien pretende matar a otro o trata de dispararle con una arma absolutamente inservible, de quien trata de envenenar a una persona con azúcar creyendo que es arsénico, de quien pretende hacer abortar a una mujer que no está embarazada o de quien, con el fin de matar, dispara contra quien ya esta muerto. SUS ELEMENTOS:

Hay tres elementos determinables el objeto, los medios y el sujeto. 

El objeto: para que un delito sea posible tiene que ser un objeto real, cierto que permita determinar el hecho punible, el objeto determinante para saber si el delito es imposible o no.

Los medios: los medios también determinan un delito imposible. El medio debe ser idóneo; nadie puede matar a otra persona con un arma de juguete.

El sujeto: es la víctima.

DELITO PUTATIVO

Tiene lugar cuando el sujeto realiza una conducta en la creencia de que constituye un hecho punible, cuando en realidad no lo es. Se trata, en este caso, de un error que recae sobre la existencia de una norma incriminatoria; el sujeto cree que existe la norma que incrimina a un hecho, lo que no es cierto por faltar en absoluto tal norma y no ser, por tanto, delictivo el hecho.


No se trata de un acto imaginario, la conducta es real y tal vez moralmente incorrecta, pero la ley no la tipificó como delito.

Ejemplos: cometer un aborto, adulterio, o consumir drogas, en países que esos actos no constituyen delito. Se trata de cometer un error de derecho, creyendo que las normas lo condenan cuando en realidad no lo hacen.

Solo se ocupan del delito putativo el código italiano de 1930, en su artículo 49 que aclara que quien comete un hecho en la supuesta convicción de que es delito y no lo es, no resulta punible; y el código uruguayo de 1933, en su artículo 8, que lo describe como un hecho licito jurídicamente, pero realizado con la convicción de ser un delito, declarando también que carece de castigo.

El delito putativo se diferencia del delito imposible, en que en este último, quien lo comete, está realizando un acto jurídicamente punible, pero usa un medio no idóneo (por ejemplo usa para matar un arma de juguete) o el objeto sobre el que el delito recae no resulta adecuado (por ejemplo se intenta matar a alguien ya muerto).

EL DESISTIMIENTO VOLUNTARIO

El Desistimiento Voluntario (Retorno en el Iter Criminis)

Según el Diccionario de la Real Academia Española, Desistir es: Apartarse, renunciar de una empresa o intento empezado o proyectado. En el mismo Diccionario RAE encontramos una definición de voluntario: Dícese del acto que nace de la voluntad, y no por fuerza o necesidad extrañas a aquella. En función de esta orientación, llevándolo al plano del derecho penal, podemos definir el


Desistimiento voluntario como: Aquella situación frente a la cual el agente que encamina su marcha para la comisión del hecho punible, desiste, abandona, se aparta de manera voluntaria del intento empezado. Para el Dr. Enrique Bacigalupo, habrá Desistimiento Voluntario siempre que el autor, una vez iniciada la ejecución, por su voluntad no consumare el hecho[6]. En nuestro País, la Doctrina ha estado de acuerdo en que no puede admitirse el Desistimiento Voluntario en la fase de la Frustración. Al respecto, Arteaga Sánchez expresa: “Evidentemente no es posible hablar de desistimiento en la frustración. Mientras el sujeto pueda desistir estaremos en la fase de la tentativa”[7]. Posición que compartimos con el Maestro Penalista venezolano, el cual sigue las directrices doctrinarias de Jiménez de Asúa, cuando de una forma lógica enunció que no se puede desistir de algo que ya se hizo[8]. En todo caso, en ese supuesto se estaría en presencia de otra institución no menos debatida, denominada el Arrepentimiento Activo.

La figura del Desistimiento Voluntario la rigen dos aspectos neurálgicos: 1) el aspecto objetivo, que no es otro sino la evitación de ejecución del delito y por ende de consumación; 2) el aspecto subjetivo, que esta enmarcado dentro de la voluntariedad, que justamente representa el fino límite entre la tentativa y el desistimiento. El Desistimiento es voluntario cuando el sujeto se ha dicho: no quiero, aún cuando pueda. En cambio se estará en las circunstancias ajenas a la voluntad cuando el sujeto estuvo físicamente o psíquicamente impedido[9]. Si la voluntad se ve afectada, no existe un desistimiento, sino tentativa, puesto que la voluntad, debe erigirse como un requisito existencial del desistir, siendo así que se estará en presencia de tentativa en el caso de que el agente se haya dicho: no puedo, aunque quiero.

El Desistimiento Voluntario y su no punibilidad

Hoy día se discute acerca de la razón de la no punibilidad de la institución objeto del presente estudio, muchas son las Teorías esgrimidas. La acción delictiva desistida que impide el resultado, la consumación, no es punible, paseemos brevemente las tres más importantes teorías:


1.-La Teoría del Fin de la Pena: esta Teoría según Roxin, es actualmente la más dominante, en vista de que si el agente, desiste voluntariamente de la ejecución del delito, se concluye que su intención criminal no era tan fuerte. Sostienen los partidarios de esta Teoría, que la Tentativa desistida no cubre los requisitos necesarios para ser objeto de punibilidad. En otras palabras, se presume que el desistido es capaz de inhibir sus intenciones criminales, minimizando de manera notable su peligrosidad, siendo ésta la razón por la cual se considera innecesaria una sanción penal. Esta teoría es víctima de constantes críticas, por cuanto no es posible determinar, que el agente que desiste voluntariamente de la acción delictiva, esté sanada plenamente de sus tendencias criminales, y lo que no realizó por que simplemente no le plació en su soberana voluntad, no asegura que en un futuro, insista en continuar con la intención primaria. De esta teoría, germina otra denominada por la Doctrina como la “Teoría de la Pena Modificada”, la cual también es muy defendida por gran parte de los Doctrinarios, y es que según la misma, la peligrosidad de la tentativa, cuyo fundamento punitivo elemental cede, es ya eliminada por el propio autor que desiste; asimismo, la impresión de una perturbación jurídica, que todavía puede llevar consigo la punibilidad de tentativas carentes de peligro, es igualmente eliminada por la voluntariedad del desistimiento. El retorno a la legalidad del agente, lo hace galardonador de la no punibilidad, puesto que su conducta no produce un ejemplo reprochable en la colectividad, sino más bien confirma la vigencia del Derecho que se ha impuesto en su comportamiento.

2.- Teoría del Puente de Oro: esta teoría también denominada “Teoría Político-Criminal, que tiene como primordiales patrocinadores a Von Linszt y Feurbach, está fundamentada en que el Desistimiento Voluntario, no anula


retrospectivamente o elimina la punibilidad de la Tentativa, sin embargo, se prevé que por razones de la Política-Criminal, se le coloque este puente al agente, de manera que pueda retornar a la legalidad, en unas palabras más sencillas, se trata de un incentivo que se le otorga al potencial delincuente, para que cohíba sus intenciones criminales y se volqué plenamente a los parámetros de la Ley. En este sentido, Feurbach (citado por Roxin) asevera: “Si el Estado no deja impune a la persona que se arrepiente del hecho ya comenzado, entonces en cierto modo se le apremia para su consumación; y es que el infeliz que se deja arrastrar hasta la tentativa sabe de cualquier modo que nada importante tiene que ganar con su arrepentimiento ni nada significativo que perder con la terminación del hecho”[13]. Esta teoría (aunque en la praxis es muy difícil observar, que el agente Desista de la acción criminal por querer beneficiarse de la no punibilidad), en Venezuela es la que rige la materia, como más adelante se asentará.

3.- Teoría del Perdón o del Premio: como su nombre lo indica, está sustentada en el premio que se otorga al que Desiste Voluntariamente, que no es otra cosa, sino el perdón mismo de la pena. No se le incentiva -como por ejemplo, con la Teoría del Puente de Oro- sino que el Desistir Voluntariamente de una actividad delictiva, hace merecedor al Agente de la medalla de la no punibilidad. Disminuye la intencionalidad criminal por parte del agente, dando así esperanzas de que en un futuro no se manifieste nuevamente. Al no continuar con lo empezado, existe una inversión de la puesta en peligro que se provoca o persigue por parte del autor.

El Desistimiento Voluntario en el Derecho Penal Venezolano

Nuestro Código Sustantivo Penal[14], en su Libro I, Título VI, en los


artículos 80, 81 y 82, respectivamente; dispone lo referente al Delito imperfecto, consagrando lo siguiente: Art. 80 CP: “Son punibles, además del delito consumado y de la falta, la tentativa de delito y el delito frustrado. (Subrayado del autor).

Hay tentativa cuando, con el objeto de cometer un delito, ha comenzado alguien su ejecución por medios apropiados y no ha realizado todo lo que es necesario a la consumación del mismo, por causas independientes a su voluntad.

Hay delito frustrado cuando alguien ha realizado, con el objeto de cometer un delito, todo lo que es necesario para consumarlo y, sin embargo, no lo ha logrado por circunstancias independientes de su voluntad”. Art. 81: “Si voluntariamente desiste el agente de continuar en la tentativa, sólo incurre en pena cuando los actos ya realizados constituyan, de por sí, otro u otros delitos o faltas”. Art. 82: “En el delito frustrado se rebajará la tercera parte de la pena que hubiere debido imponerse por el delito consumado, atendidas todas las circunstancias; y en la tentativa del mismo delito, se rebajará de la mitad a las dos terceras partes, salvo en uno y otro caso, disposiciones especiales.”

Como ya hemos acentuado, desde la perspectiva penal venezolana la Tentativa y la Frustración reciben un trato independiente. La misma norma transcrita, nos alecciona en función de los requerimientos existenciales del Desistimiento Voluntario.


ITER CRIMINIS