Issuu on Google+

TICS PARA LA ESCUELA INCLUSIVA. Práctica de aula. Profesor Julio Cabrera Almenara. INTRODUCCIÓN. A continuación nos disponemos a identificar las potencialidades que las tecnologías de la información y la comunicación ofrecen a la inclusión escolar desde las opciones metodológicas e instrumentales que se ponen al alcance del docente y del propio usuario para promover una acción educativa ubicada en la línea de la compensación de desigualdades y la presencia y participación de todos. No obstante en el marco de un estudio o reflexión sobre inclusión resulta necesario identificar, previamente a sus potencialidades, aquellos elementos propios de éstas que lejos de incluir provocan mayor distancia entre personas y desigualdad entre ellas, lo que nos proporcionará una mayor comprensión de esta herramienta y su funcionalidad real. En este sentido, colocamos en la punta del iceberg el término de brecha digital, entendida grosso modo como la diferencia o diferencias entre aquellos que pueden acceder y a los que no pueden a las TiC. Si concretamos un poco más y ponemos sobre la mesa la cuestión de internet, esta brecha estaría relacionada con el acceso y utilización de la red. Sea cual sea el ámbito de uso diferenciado, la brecha digital provoca grandes descompensaciones sociales, evidentes y delicadas en tanto que el funcionamiento y mecánica sistémica actual se alinea cada vez más con el manejo de estas tecnologías de la información y sistemas informáticos de acceso a ella. ¿Por qué esta desigualdad digital? ¿Por qué esta e-exclusión? Quizá nos encontremos aun en un estadio inicial de universalización de las TIC, y probablemente la formación y usos que hacemos de ellas no sea el adecuado o más certero. Esto provoca grandes diferencias interpersonales que generan desigualdades evidentes en un mundo globalizado que necesita de las TIC para serlo, que se sirve de las TIC simplemente para funcionar.


El debate puede ser dilatado, pero lo que es evidente es que las tecnologías de la información y la comunicación deben incrementar la presencia en el funcionamiento vital del ser humano sin desean ser, como son la base del desarrollo en la actualidad. Manteniendo presenta en todo momento que debemos habilitar unas TIC accesibles, democratizadas que no solo sirvan para no excluir, si no para incluir. El profesor Julio Cabrera nos propone una reflexión en este sentido, planteándonos una serie de cuestiones que activarán aquella mecánica que nos haga analizar y conceptualizar las TIC para la diversidad, las TIC desde la inclusión social.

1. ¿Cómo creemos que desde la educación se puede reducir la brecha digital? 2. ¿Qué medidas podemos adoptar? 3. ¿De qué forma crees que afectan las TIC al proceso de inclusión educativa? 4. ¿Qué líneas de investigación relacionada con las TIC podrían asumirse?

1. ¿Cómo creemos que desde la educación se puede reducir la brecha digital? En primer lugar planteamos la necesidad de asumir que la brecha digital es una cuestión problemática que hay que trabajar desde el ámbito escolar. En tanto que identifiquemos esta descompensación digital como un verdadero problema para la buena marcha de la inclusión y el desarrollo personal seremos capaces de afrontarla y poner medidas en pro de su reducción. A partir de ahí, la escuela ofrece todas las posibilidades para intentar reducir el efecto de esta cuestión que abordamos, pero ¿Cómo lo hacemos? Entendemos que este desarrollo educativo debe conformarse como un proceso con escalones claramente identificados que debe partir de un proceso de asunción de valores personales iniciales que sirvan de base para el posterior


desarrollo de prácticas más concretas. Proponemos pues un primer momento en el que desarrollemos conciencias tecnológicas que impliquen a todos los agentes educativos, buscando la universalización de conductas TIC que induzcan una personalidad viva y activa en lo que a la asimilación del uso de las tecnologías se refiere. Esto puede suponer un trabajo continuo con TIC, planteando tareas cotidianas a través de estas, organizando dinámicas básicas y cotidianas desde el uso de las tecnologías de la información y la comunicación, coordinando espacios accesibles y adaptados a todo el alumnado… En consecuencia a este proceso será coherente introducir recursos que habiendo fomentado una conciencia tecnológica puedan ser usados de manera eficaz y efectiva. Hablamos de aquellos recursos útiles en el entorno escolar que por otra parte, además de ofrecer el desarrollo de una nueva tecnología continuaría con el proceso de formación digital que reduciría la brecha digital de la que en este momento nos ocupamos. Esta cuestión nos lleva a tratar la siguiente cuestión planteada y esta es; 2. ¿Qué medidas podemos adoptar? De nuevo diferenciando los dos basamentos desde los que queremos reducir la brecha digital. La actitud y conducta tecnológica debe fomentarse desde la primera infancia, y aunque ya hemos dado detalles en la cuestión anterior, actitudes tan básicas como presentar equipos informáticos con acceso a la red desde las primeras edades, que impliquen un uso responsable e interesante de los mismos pueden dar lugar a inquietudes formativas en TIC, trabajar los principios de aprender a aprender a través de internet y las TIC, haciendo asumir la potencialidad de su uso, ofreciendo visiones de la globalidad y cómo las nuevas tecnologías permiten su desarrollo… pueden ser actitudes docente que fomenten la formación digital y por tanto la reducción de la brecha. Por otra parte, hablamos de los elementos técnicos que nos sirven para reducir la brecha digital. En la cuestión anterior hablábamos de los instrumentos que nos podían ayudar a reducir la brecha digital en tanto que


poníamos sobre la mesa herramientas accesibles que además que facilitaban el acceso a las NNTT y permitían que el uso de estas fuera más generalizado. Nos parece muy importante que el hecho digital tenga una extensión lo suficientemente grande como para que sea parte de todo individuo, por eso hablábamos de la accesibilidad y por eso ahora hacemos referencia a distintos mecanismos TIC que permiten el acceso a estas a la diversidad del alumnado y que curiosamente suponen un mecanismo digital en sí mismo. Estos son todas las herramientas capaces de conectar a la red y al mundo a aquellas personas cuyas capacidades en principio pueden ser incompatibles con determinadas acciones, y estos son, los teclados braille y adaptados que permiten el uso de una herramienta eminente visual por parte de personas con alteraciones en este órgano, comunicadores que hacen lo propio con personas con dificultades de habla, detectores de voz para aquellas personas con problemas motóricos, etc. Todos estos, instrumentos que se ponen en marcha para ofrecer posibilidades en TIC a la diversidad de alumnado presente en la escuela y que sin duda se coloca en la línea de trabajo que nos proponemos en este momento que no es otra que la de la reducción sustancial de la brecha digital.

Finalmente analizamos el impacto de las TIC en el desarrollo de la escuela inclusiva a través de la siguiente cuestión; 3. ¿De qué forma crees que afectan las TIC al proceso de inclusión educativa? Todos y cada uno de los mecanismos anteriores, descritos e identificados como herramientas para la reducción de la brecha digital implican un proceso de inclusión que ya es significativo, pero sin embargo, cabe la posibilidad de analizar el impacto de las TIC en un proceso claro y sustancial de inclusión escolar. Reformularía la pregunta y quedaría de la siguiente forma; ¿Qué nos ofrece las TIC que es tan interesante para el trabajo de la inclusión en la escuela? En primer lugar nos ofrece la posibilidad de superar limitaciones en cualquiera de las capacidades personales del ser humano, reduciendo pues la


discapacidad. Y me paro en este concepto de discapacidad porque es uno de los que más importancia tiene en cuanto al trabajo con las TIC. ¿Qué es la discapacidad? La disminución, alteración o imposibilidad de llevar a cabo alguna o determinadas acciones. Las más habituales y estudiadas a nivel escolar, la discapacidad intelectual, visual, auditiva, motriz… pero existen otras como la discapacidad social, la discapacidad afectiva, u otras menos denostadas pero discapacidades al fin y al cabo referidas a aquellas, cualquier cosa, que seamos incapaces de llevar a cabo, se me ocurren las derivadas de fobias y miedos, las que tienen que ver con los procesos de aprendizaje puntuales, la conducta… En consecuencia, afirmar que estamos mucho más cerca de la discapacidad de lo que nosotros creemos y que las TIC pueden ofrecernos la posibilidad de compensar ciertas desigualdades y sobretodo fomentar la inclusión. Por ejemplo, las TIC pueden generar comunicadores de voz o mecanismos de reconocimiento y transmisión por voz para la discapacidad visual, o herramientas visuales para la discapacidad auditiva, o instrumentos de enseñanza-aprendizaje multi-estimulantes para la discapacidad intelectual… o redes sociales para la discapacidad socio-afectiva o herramientas para la interacción para las discapacidades comunicadoras… Otro de los factores a nivel inclusivo que mejora las TIC es la cuestión de la autonomía. En relación a los ritmos de aprendizaje y a la coherencia con sus necesidades e intereses. Esto permite llevar a cabo un proceso de enseñanza mucho más individualizado que da lugar a una mejora significativa de las capacidades personales de cada alumno y alumna en tanto que se coloca en la línea del desarrollo integral personal y por lo tanto en la aceptación de la diversidad personal del alumno, una de las bases principales de la inclusión. Por otro lado, las TIC ofrecen un feed-back instantáneo que camina en conjunción con la individualización a la que hacíamos referencia anteriormente, así como que desarrolla y posibilita una comunicación a tiempo real.


En última instancia vamos a identificar posibles líneas de investigación relacionadas con las TIC y la educación inclusiva. -

Software. La investigación en relación a las herramientas de acceso a las NNTT debe estar en alza en tanto que conocemos las potencialidades de estas para con los alumnos en riesgo de exclusión social. o Mejora de los mecanismos de comunicación para alumnos/as TEA. o Identificación

de

las

mejoras

comunicativas

de

los

comunicadores digitales de voz en relación a la comprensión oral y escrita. o Implantación de mecanismos digitales que permitan la conexión sonora entre la música y alumnos con discapacidad auditiva. -

Nuestra propuesta de investigación va en la línea de la creación de una herramienta virtual relacionada con las redes sociales que fomente la presencia y participación de todo el alumnado de un mismo centro. o Se trata de la implantación de una red interna de centro en el que cada alumna tenga la posibilidad de llevar a cabo interacciones personales con sus compañeros en todo momento. Se trataría de una acción promovida a nivel de aula, dinamizado por cada tutor quien propondría trabajos a distintos niveles que serían puestos en común en la red a la que tiene acceso todo el alumnado lo que generaría por otra parte interacciones escolares que para el caso de personas con alguna dificultad para la comunicación o la inclusión supondría una plataforma con multitud de potencialidades, académicas, sociales y afectivas.


Tics para la escuela inclusiva 1