Page 74

Libertad de ensen?anza:Escuelas

28/5/09

08:17

Página 73

garantizarán la existencia de puestos escolares gratuitos en centros públicos y en centros privados concertados para atender las demandas de las familias”. De dicho artículo se extrae que la Administración no sólo debe garantizar la existencia de plazas gratuitas suficientes, sea donde sea, sino que éstas deben ser en centros públicos y en centros concertados, en la medida necesaria para satisfacer la demanda de dicho tipo de plaza por los padres. Insistimos en que, lamentablemente, en estos casos, la regulación de la nueva LOE, como veremos, ha obviado estas limitaciones. En cualquier caso, la facultad programadora de la Administración educativa no puede ser ilimitada, como la misma pretende. La nueva jurisprudencia del TSJ de Andalucía también ha reconocido la discrecionalidad técnica de la Administración educativa, pero la limita a la necesaria justificación de sus acciones, a fin de evitar su arbitrariedad. Así, la STSJ de Andalucía de 15 de abril de 2002, en su F.J. 3º, dice: “Es cierto que en esta materia, como en otras, ha de reconocerse a la Administración un amplio margen de discrecionalidad, de manera que en la prestación de un servicio básico para la sociedad como es el educativo, la Administración ha de mantener un amplio margen para la mejor apreciación de las circunstancias que pueden llevar a otorgar o denegar los conciertos”. Pero después afirma: “Admitido lo anterior, y para evitar que pueda incurrirse en arbitrariedad, hay que analizar la corrección formal, al menos, de la motivación de la resolución que se impugna para concluir acerca de su conformidad a derecho”. También el Tribunal Supremo se ha posicionado en esos mismos términos, de forma más insistente, en su STS de 30 de enero de 2007 (F.J. 3º); STS de 19 de julio de 2007 (F.J. 3º); STS de 18 de julio de 2008, (F.J. 4º); STS de 18 de julio de 2008 (F.J. 3º); STS de 21 de julio de 2008 (F.J. 3º); STS de 26 de septiembre de 2008 (F.J. 4º); y, STS de 22 de diciembre de 2008 (F.J. 4º): “(…) la discrecionalidad técnica, a que se refiere la sentencia de 18 de septiembre de 2001, del Tribunal Supremo, que el recurrente cita en apoyo de su tesis (se refiere a la defensa letrada de la Junta de Andalucía, como recurrente en los recursos de casación a sentencias del TSJ de Andalucía), no puede ciertamente subsanar el defecto de no concretar la Administración las causas o motivos concretos por los que deniega un concierto, que además, como las actuaciones muestran, se formula por exigencia legal en sustitución de otros anterior autorizado”.

LIBERTAD DE ENSEÑANZA Y CONCIERTO EDUCATIVO

73

Profile for Escuelas Católicas

Libertad de enseñanza y concierto educativo  

Libertad de enseñanza y concierto educativo  

Advertisement