Page 60

panorámica

La atención es el nuevo petróleo de nuestro siglo

E

sta campaña de publicidad simplemente contaba una buena historia, fraguada en las entrañas de una agencia de publicidad y que dio en la clave emocionando al mundo en esta era digital, es decir, permitió que se viralizara el mensaje. Como prueba de éxito, la amplia colección de galardones: premios internacionales de publicidad, cobertura mundial en todos los medios y, lo más importante, un impacto universal gracias a las redes sociales. Fue un perfecto cóctel comunicativo: una buena historia que se viralizó como la pólvora y que se integró en la memoria de millones de usuarios por su carácter emotivo. Alcanzó el objetivo final que ansía cualquier compañía, institución o colegio que trabaja por emitir un mensaje en esta frenética búsqueda de la atención: un mensaje positivo, claro y relevante. Atender o no atender La atención es el nuevo petróleo de nuestro siglo. Ciertamente, la acción de atender empieza a ser una habilidad a trabajar, cada vez más, por los usuarios. Un ecosistema comunicativo que da qué pensar simplemente revisando las cifras que nos presentan. Grandes debates como el Internet de las Cosas, la Postverdad o la Inteligencia Artificial empiezan a envolvernos. La hiperconectividad a la que estamos expuestos va en aumento, así lo determinó la consultora americana Gardner en 2015 al vaticinar que en “2020 habrá cerca de 21.000 millones de dispositivos conectados a Internet”. Entendiendo por dispositivos desde móviles, ordenadores y televisiones, pasando por frigoríficos, hornos, hasta llegar a coches o edificios domóticos. Si además, en la era de la información advertimos que cada vez estamos menos informados y los usuarios tendemos más a la duda que a la certeza, hablamos de un problema crónico en nuestra era. El MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts), acerca de la lacra de las noticias falsas, reconoce que “las falsedades tienen un 70% más de probabilidades de ser retuiteadas que la verdad (…) la verdad rara vez se difunde a más de 1.000 personas”. Toda una amenaza, potenciada por las emociones, que requiere de sentido común y que proyecta un escenario en el que se demanda educación a raudales. Como indica Gartner: “En el 2022 el público occidental consumirá más noticias falsas que verdaderas y no habrá suficiente capacidad ni material ni tecnológica para contrarrestarlas”. Lo que da esperanza es conocer que la habilidad de atender se integra en esta ecuación y que se presenta como el desafío del usuario global.

60

• revista de escuelas católicas

Además, los usuarios requerirán de más habilidades de atención para consumir de manera crítica aquello que nos impacta en el día a día. El Big Data o la Inteligencia Artificial, nos empiezan a mostrar una realidad “a la carta” en base a nuestros gustos, las amistades con las que interactuamos, las búsquedas realizadas, los lugares que frecuentamos y demás factores que permiten que se esboce nuestro alter-ego virtual. Una realidad que empieza a enseñarnos cómo se polariza el discurso público, pero que también nos comienza a mostrar aquello que no sabíamos todavía que nos podría interesar: un libro, un teléfono, un coche o incluso un determinado colegio que desconocíamos con unos determinados valores. Relevo generacional Somos partícipes de un cambio generacional, que empieza a ser revelador cuando un youtuber de 23 años llamado Logan Paul, a través de un vídeo polémico sobre un hombre sin vida en un bosque en Japón, consigue que Google se replantee la manera en que cataloga la moralidad de sus contenidos. Un incidente que llegó a revelar que Google utilizaba a robots para hacer esta labor y, que después de prescindir de ellos, anunció que contrataría a 30.000 personas para controlar la idoneidad de los vídeos generados por los grandes youtubers. Una sacudida a las entrañas de Internet provocada por la teoría participativa de 1.9.90. Una teoría, concebida por Jakob Nielsen, que demuestra que los generadores de contenidos en Internet se organizan en: 1% de superusuarios, un 9% de usuarios ocasionales y un 90% de mirones. En España tenemos una gran cantera de generadores de contenidos como Jaime Altozano. Un youtuber veinteañero, virtuoso de la música, que retó a sus seguidores a llegar a los 100.000 espectadores viendo en directo una representación de “La Boheme” de Puccini que emitía el Teatro Real. Este reto que lanzaba venía acompañado de un vídeo de 15 minutos en el que Altozano diseccionaba qué era la ópera, o qué barreras tiene para el público habitual, entre otros temas. Todo un tutorial adaptado a una narrativa divulgativa y especializada con la intención de acercar la ópera al usuario. Paul y Atozano representan esos nuevos referentes a los que publicistas y canales como Youtube les echan el ojo en busca de contenidos de interés en los que colocar publicidad para llegar a millones de personas. Algunas veces, como en el caso de Logan Paul, los anunciantes se arrepienten por lo que les puede salpicar; otras tantas buscan la manera de ubicar su abril 2019

Profile for Escuelas Católicas

Revista EC 85  

Una oportunidad para la acogida; Tiempo de Pascua (José María Alvira); Francisco Benito, prota del mes; Entrevista a Toño Casado, Christian...

Revista EC 85  

Una oportunidad para la acogida; Tiempo de Pascua (José María Alvira); Francisco Benito, prota del mes; Entrevista a Toño Casado, Christian...

Advertisement