Issuu on Google+

LEYENDA DE LA VIRGEN DE CAACUPÉ 3 Grado C y D - Turno Tarde Esc. N°5 DE N°1 «Nicolás Rodríguez Peña» CABA – Argentina 2013


Corría el año 1600. Un indio guaraní, converso y formado por los frailes franciscanos que vivían en el pueblo de Tobatí, era perseguido por indígenas mbayaes, pobladores de una aldea amerindia del Chaco.


Su objetivo era dar muerte al humilde cristiano, pues toda esa aldea se declar贸 como ac茅rrima enemiga de los creyentes cat贸licos.


El perseguido realizaba su loca carrera por un monte rodeado de arroyos y arbustos, hasta que lleg贸 cerca de un bosque.


En él decidió esconderse tras uno de los grandes árboles que allí había.


Estando agachado, empez贸 a rezar a la Virgen Inmaculada implor谩ndole protecci贸n.


PrometiĂł que, de salir vivo de su aventura, realizarĂ­a una imagen en bulto de ella, con el tronco que le protegĂ­a.


Los perseguidores buscaron arduamente alrededor del lugar, pero nunca dieron con el sencillo cristiano. Fiel a su promesa, tras un tiempo, volvi贸 con herramientas para tallar la imagen de la Virgen.


La madera que tenía era generosa, por lo que hizo dos esculturas: la más grande sería para el templo de Tobatí, la otra, más pequeña, para la devoción personal del creyente.


Pasados algunos a帽os, el lago Yparacay se desbord贸.


Se cuenta que las aguas se detuvieron y retrocedieron cuando el sacerdote Luis de Bola単os las bendijo.


Ellas dejaron ver la imagen que el indio había tallado. De él nunca se supo más.


Tampoco de la otra imagen mĂĄs grande. Al parecer, habrĂ­a sido robada por los mbayaes.


Sin embargo, la muestra de fe quedó en el pueblo, y los milagros obtenidos tras el rezo a la Inmaculada Concepción de Caacupé no se hicieron esperar, haciéndola más conocida en el lugar, y más tarde, en el país.


FIN


Leyenda de la virgen de caacupé