Page 1


Participantes: Profesorado: María José Gallardo Sánchez. José Ramón Vera Diestro. Manuel López Barrios. Estudiantes: Andrea Monterior Santos. Beatriz Geniz Cabrera. Estefanía Figueroa Conejero. Mª Ángeles Pérez Romera. Maribel Condori Calle. Mª José Sánchez Gómez. María Pachón Veliz. Noelia Maillard Donaire. Yelena Ramos Muñoz. Antonio Manuel Vázquez Fernández. Antonio Villarán Cósola. José Antonio Gutiérrez García. Juan Jesús Cruceira Díaz. Reinaldo Arjona Reina.

VISIÓN PERSONAL E INTIMÍSTA DE NUESTRA COMUNIDAD EDUCATIVA DE LA ESCUELA MERCANTIL DE SEVILLA


“... voy a prepararme algo ligero para comer, a ver... un sandwich y algo de fruta bastará. No voy a beber mucho líquido, he de ir lo menos pesado posible, me quedan muchas horas de trabajo por delante. Voy a vestirme ya. ¿Qué hora es?, uffff las 20 horas. A ver, recapitulemos, llevo dinero, la papeleta de sitio, la medalla, los horarios, el plan de actuaciones dentro de la Basílica, las llaves de casa, ibuprofeno, estampitas, chocolatinas, mi móvil, el transmisor de la Hermandad, su auricular... creo que sí.” Mi mujer me lleva, eso me evita nervios al aparcar. 21:15 horas. Me bajo frente al Hotel. Empiezo a darme cuenta que algo importante, como cada año, va a pasar. Aún no hay muchos nazarenos y la gente, al verme pasar, me mira con alegría y emoción; - “Mira un nazareno de la Macarena...” - “sí, pero todavía queda mucho para que salgan...”. Llego a la puerta que hay al lado del Cancel y recibo a unos invitados de una Hermandad de Jerez. Accedo al interior y la sensación, en esos momentos, es como si me sumergiera en agua. Todo lo mundano queda fuera y dentro... silencio, olor a cera y la Basílica vacía y llena a la vez, ahí están Él y ELLA.

Tras encajar las sensaciones y recuerdos que se agolpan en un momento, reacciono con un; - “Ramón, un momentito, que nos vamos a hacer unas fotitos, vente...”. Son mis compañeros de fatigas en la Madrugá. Tras el momento foto, comienzan a llegar los diputados. Me reúno con los que vienen conmigo y comenzamos a funcionar. Nuestra misión, ejecutar el plan de seguridad. Dos regulando el paso de los pasillos que unen Basílica y San Gil, otros dos, regulando el paso por el pasillo que une Basílica y Casa Hermandad, y otro encargado del reparto de Insignias. Yo, con el micro, a disposición del Diputado Mayor de Gobierno, trasladando instrucciones y recordatorios a todos los presentes; - “Rogamos se dirijan al lugar de formación de sus tramos”. - “Rogamos dejen libres los pasillos”. - “Rogamos guarden silencio mientras se pide la Venia por la Hermandad del Gran Poder”. ¿Qué hora es?. Las 23:15. ¿Qué de gente, no?. Más aún. De vez en cuando, les miro... Cada minuto que pasa, la Basílica se llena más y más. Es más difícil moverse, acceder a los sitios... El reparto de cirios ya ha comenzado. Las Insignias también se van repartiendo. 23:45 horas. La Centuria se escucha en el exterior. La Cruz de Guía y los Faroles se colocan tras la puerta.


23:55 horas. Se abren las puertas. La luz de los focos y el estruendo de la gente aplaudiendo y gritando lo inunda todo. Los vuelvo a mirar. La Cruz de Guía comienza a salir. Tras ella los primeros nazarenos, a continuación los penitentes. Los diputados que vienen conmigo colaboran en el reparto de cruces en el Atrio. Comenzamos a formar, con sus Insignias, los distintos tramos y, rápidamente, les damos salida; - “Hermanos por favor, vamos, rápido... Venga Cuarto Tramo, vamos, vamos… Venga Sexto Tramo... vamos, vamos..., Octavo... “. La Bandera Pontificia, Insignia del último tramo del Señor, está ya en la puerta. Sin saber cómo, los costaleros ya están debajo del Paso del Señor. Son las 00:20 horas. Cojo mi Palermo, me coloco mi antifaz, noto que alguien, no se quién, me lo ajusta, les dedico una última mirada y salgo a la calle. Tengo que adelantarme y regular, con mis compañeros, el paso de los tramos conforme a la secuencia y horarios previstos, procurando que la cofradía sea un todo en la calle. Entre una mar de nazarenos morados, avanzo por Resolana... Comienza una nueva Madrugá. Ramón Vera Diestro

Fue fundada en 1595 por el gremio de hortelanos de la ciudad en el desaparecido convento de San Basilio, y trasladada en 1653 a la parroquia de San Gil. Finalmente, y tras la construcción de su basílica en 1949, su sede fue instaurada en ella. Realizó su primera salida procesional en 1615 y en la actualidad realiza su estación de penitencia durante la madrugada del Viernes Santo con dos de sus tres advocaciones: el paso del misterio de Nuestro Padre Jesús de la Sentencia, acompañado de la Centuria Romana de la Macarena, y el palio de María Santísima de la Esperanza Macarena en una procesión que se prolonga durante trece horas y media, siendo la más larga de las que participa en la conocida madrugada sevillana. La particular devoción a María Santísima de la Esperanza Macarena hace que esta hermandad tenga otras veinte hermandades homónimas repartidas por diferentes puntos de las provincias españolas de Albacete, Alicante, Almería, Badajoz, Barcelona, Santa Cruz de Tenerife, Castellón, Ciudad Real, Madrid y Murcia, así como en Filipinas (Asia) y Miami (América), destacando la Hermandad del Gran Poder y Esperanza Macarena de Madrid, que siendo fundada en 1940 es la más antigua.


Nuestro Padre JesĂşs de la Sentencia


MarĂ­a SantĂ­sima de la Esperanza Macarena


HERMANDAD Y COFRADÍAS DE NAZARENOS DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO EN SU ENTRADA EN JERUSALÉN Y MARIA SANTÍSIMA DE LA PAZ Mª Ángeles Pérez Romera En Septiembre de 1987 un grupo de jóvenes que tenían distintas inquietudes por la semana santa de Lora del Río, se reunieron con el fin de fundar una hermandad en Lora del Río que rememorase la entrada de Jesús en Jerusalén. Tras varias reuniones se fijó como lugar de trabajo la parroquia de San Sebastián. La autoridad eclesiástica aprobó sus reglas en 1993, y en este mismo año realizó su primera salida profesional. El pasado año 2012 se conmemoró su XXV aniversario fundacional con varios actos como la celebración del XIII congreso andaluz de hermandades de la entrada de Jesús en Jerusalén, una misa pontifical y peregrinación de acción de gracias al santuario de nuestra señora de Setefilla. Hago estación de penitencia en esta hermandad desde que tenía 4 años hasta nuestros días. Es difícil explicar en tan pocas palabras lo que se siente en estas fechas. Alegría a la misma vez que tristeza. Alegría por poder disfrutar de eso que tanto amamos, el Señor en la calle, pero tristeza porque es tan corto el tiempo y tan larga la espera que casi no nos damos cuenta. Aún apenas estamos saliendo del templo y ya pensamos en el próximo Domingo de Ramos. Es la hermandad que más me gusta debido a la tradición familiar que tengo y es la más alegre de mi pueblo, siendo a su vez la que sale el primer día a hacer su estación de penitencia “Domingo de Ramos”.


Padre Señor Jesucristo en su entrada en Jerusalén y María Santísima de la Paz


Este año por primera vez he tenido la suerte de ver la Semana Santa de Sevilla, yo sabía que era bonita y especial, pero nada que ver lo que tenía en mi mente con lo vivido estos días en la ciudad. He sentido en mi piel que el movimiento de un paso con su banda de música me ponía la piel de gallina, esos sonidos que me transportaban a tiempos lejanos… He visto imágenes realmente bellas y que podría contemplarlas durante horas sin cansarme. Ese olor a incienso y azahar por las calles, me hicieron recordar mis tiempo de niño cuando vivía en casa de mi abuela, que recuerdos... Andando por la ciudad, he visto calles estrechas que no conocía por las que pasaban los pasos, era todo un reto para ellos, pero aún así salía todo bien, he visto gente llorando al ver sus imágenes en la calle y otras de igual manera, pero por no verlas salir a causa de la lluvia. El año que viene si Dios quiere, espero volver a verla y sentir las mismas emociones que este año. José Antonio Gutiérrez García


Cada Miércoles Santo es una ilusión diferente, desde que empieza la Cuaresma ya comienzas a ver como va quedando menos para ese día, primero miras el tiempo en todas las páginas web e incluso ves el tiempo de la tele el cual antes ni te interesaba. Los días empiezan a pasar, y veo como otras hermandades lo pasan mal antes que yo por culpa de la lluvia, me pregunto si me pasará lo mismo. Llega el Martes Santo, no sale ninguna hermandad, hace un día bastante feo, los nervios comienzan a subir por minuto, pensando que pasará. Ya están las túnicas colgadas en el salón de mi casa comienzo a ultimar detalles y para mi sorpresa, tengo que ir corriendo a comprarme unos zapatos, tranquilidad… los consigo. Me levanto por la mañana, ya es el gran día, es Miércoles Santo, ha llegado el momento de correr. Me voy para casa de mis abuelos como todos los años desde la primera vez que me puse la túnica, pero sin dejar de mirar el cielo. Toda mi familia es de la hermandad, así que los nervios están generalizados, mi padres, mi hermana, mis primos, mi tía, mi amiga y hasta mi novio, al que conocí allí. Mi abuela tiene preparado su tortilla de patatas, tan especial como siempre, y mi abuelo mirando por la ventana diciendo está lloviendo. En ese momento el mundo se me cae encima. Como lo más rápido posible, me visto, besos a los abuelos, "estampita" para cada uno y pongo rumbo a la calle Feria. Llego a la iglesia, siempre acompañada de mi familia, bromas entre la gente de la hermandad, saludos, besos, abrazos y la mirada a ellos; cada año que pasa están más grandes montados en sus pasos, situados en el altar de la iglesia. Comienza a llegar la gente, niños por todos lados y empiezo ya a perder a los míos, cada uno está metido en su trabajo y cada año hay más gente. Se acerca la hora de la salida, y el Hermano Mayor nos comunica que vamos a retrasar la salida una hora, ya que hay dos hermandades que no salieron debido a que la lluvia no cesó. Pasado una hora, intentando de pasarla lo mejor posible, fotos, charlas... Llegó el momento de comunicar la decisión, es arriesgada pero, nos vamos a la calle, salimos. Me acerco a los míos, ya que durante el recorrido nos lo veo, un beso y a mi sitio, cojo mi vara, y se escucha un "Hermanos cubrirse" y comenzamos a salir. El recorrido se hizo duro porque había mucha gente viéndonos, cosa que me enorgullece, escuchar los comentarios de la gente de alrededor, como se te acercan los niños a pedirte "estampitas" y caramelos... Todo salió perfecto, el día aguanto sin llover, exceptuando algunas gotas a la entrada. Entro de nuevo en la iglesia, después de un gran recorrido, veo a mi familia, amigos, conocidos de allí, más besos y abrazos, se nota la felicidad. Ahora llega el momento esperado ver entrar desde dentro a ellos, primero a él en su "barco", y después a ella en su palio azul, en ese momento no puedo evitar el sentir muchas emociones e incluso que alguna lágrima se me escape. Otro año más lo hemos conseguido, otro año más nos hacemos un poco más grandes. María José Sánchez Gómez


Para muchas personas, la Semana Santa sólo dura una semana o quizás sólo un día, pero para otros, la Semana Santa es todo el año, un año de esfuerzos y trabajo para conseguir ir creciendo poco a poco. Hermana de la hermandad Carmen Doloroso desde hace tan sólo tres años, pero desde el primer día me sentí como en casa. Este año era especial, siempre había salido de nazarena en los tramos de virgen, pero este año me habían dado otra responsabilidad, ser diputada del primer tramo de Cristo junto con otro compañero. Cuando me lo dijeron creí que era una broma, no podía imaginar que llevando tan poco tiempo dentro ya confiasen en mí, pero así fue. Acudí a la primera reunión de diputados y nos empezaron a explicar cómo debíamos hacer las cosas, parecía que quedaba un mundo aún para que el Miércoles Santo llegase, pero cuando me di cuenta ya era Domingo de ramos. El tiempo paso volando, semanas intensas de preparativos para que todo saliese perfecto el día grande. El Martes Santo estaba atacada, deseando de que fuera ya Miércoles; y el Miércoles llegó, a las 9 ya estaba despierta y deseando salir de mi casa. Tuve que comer a las 11:30 de la mañana, porque salimos a las 2:45 y a la una ya tenía que estar en la iglesia para preparar las cosas. Las últimas llamadas de mis familiares deseándome buena estación de penitencia y que todo fuera bien. Llegue a la iglesia y empezamos a preparar los cirios, a colocar los carteles de los tramos y me dieron la lista de todos los nazarenos y monaguillos que mi compañero y yo teníamos. Empezaron a llegar nazarenos, teníamos que preguntar el nombre y comentarle que no se preocupasen por la lluvia, que seguro que este año también salíamos y así fue. Nuestro hermano mayor nos comunico que realizábamos la estación de penitencia y empezamos a formar los tramos. El peor momento, en el que estaba más nerviosa fue cuando abrieron las puertas de la iglesia y nuestra cruz de guía comenzó a andar y el público empezó a aplaudir. Aunque hubo momentos en el que pensaba porque había aceptado salir de diputada, cuando estaba por la calle Feria deseaba tirar de nuevo a la Alameda y empezar de nuevo el recorrido. Entras en la iglesia, al ser el primer tramo entramos los primeros y te ves sola en la iglesia y poco a poco van entrando los demás tramos, luego el misterio y después nuestra virgen. Piensas en todo el trabajo realizado durante el año, en los buenos momentos vividos en la hermandad y deseando de empezar nuevos proyectos con el grupo joven al cual pertenezco y contando los días para el próximo Miércoles Santo. María Pachón Veliz


Hermandad Carmelita de las Maravillas de María y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de la Paz y Nuestra Señora del Carmen en sus Misterios Dolorosos


No sé lo que es portar un paso o trono de Semana Santa sobre mi hombro o sobre mi cuello; no sé lo que es ver el resto de fieles miradas detrás de un antifaz bajo un capirote de cartón; pero puedo presumir de vivir y disfrutar de la Semana Santa lo más intensa y devotamente posible; desde fuera, vestida de calle y enganchada a la cámara del móvil para emocionarme al llegar a casa al final de cada día, acurrucada en mi cama, aún oliendo a incienso. El Domingo de Ramos 2013 comenzó igual que acabó el anterior Domingo, con sabor agridulce, lleno de agua. Agua que destroza ilusiones y trabajo. Como si de un costal y una faja se tratasen, me enfundo en mis medias y me coloco la chaqueta, paraguas en mano y a la calle. El sol alumbrándonos esperanza y las puertas de la Parroquia de San Roque abarrotadas de gente. El reloj da las 17:00 h y el cielo descarga lágrimas. Horas de impaciencia son las que echamos en la calle, refugiados sobre algún tejado con los oídos atentos a cualquier palabra. El agua no cesa de caer y parece que ahí acaba el Domingo de los niños, el más soleado, el primero. Vuelta a Dos Hermanas, durante todo el camino los parabrisas no descansaron, se acentuaba esa sensación de fin de Domingo. Cuando llueve, y más en Semana Santa, una aprovecha para reunirse con la familia y catar las primeras torrijas. No da tiempo a terminar de merendar cuando me coloco los zapatos de nuevo. Las Hermandades de La Borriquita y El Cautivo, con un recorrido acortado, procesionan por las calles de la ciudad, las mismas que se empiezan a llenar de cera. Lunes Santo por la mañana, para en mi ciudad un tren con destino “Málaga - María Zambrano”. Son las 11:13 h y ya voy camino de la ciudad de los tronos y portadores. Reconozco haber pasado el camino más nervioso de mi vida: iba a conocer algo nuevo, algo que terminó resultando familiar. He tenido que ir a Málaga para conocer lo que es una Semana Santa diferente y, a la vez, igual en cuanto a sentimientos y fe. Tan emocionada como en mi tierra. Lunes Santo malagueño en la mejor de las compañías. Ansiaba ver esa imagen de Jesús Cautivo caminando por la Alameda sobre un mar de gente. He mirado Pasión y me he sentido en casa. Se me han erizado los vellos del cuerpo hasta sentir que estorbaba la ropa cuando escuché el “Gaudeamus Igitur” entonado por los portadores (aquí costaleros) del Cristo de los Estudiantes. He visto palios sin diferencias, con varales de plata y destellos de oro, caras limpias llenas de lágrimas. No hay arrastre de pies ni trabajaderas, pero me sobrecogieron los saltos obedientes a toques de campana.


El Cautivo de Málaga

La Pasión de Málaga

Los Estudiantes de Málaga Martes Santo, me aportó de un golpe esperanza, la Virgen de Nueva Esperanza, con los ojos más bonitos que jamás he visto, con ese manto verde derramando tristeza, con ese hijo Nazareno vestido de morado y oro. Pude sentir pena al verla marchar por aquella esquina. Recomendable cien por cien ver esa imagen de la Virgen del Rocío malagueña, la novia de Málaga, a la altura de la “Tribuna de los Pobres”, en la calle Carretería. Ese manto blanco y esos encajes sobre el pelo. Recomendable también ver su “encierro” en casa. Me sorprendió gratamente que su Hijo la esperase antes de entrar, frente a frente. Inolvidable aquella imagen de subidas y bajadas de los hombros a las manos los varales (aquí trabajaderas) sobre los portadores. ¡¡Qué bonita es la Semana Santa de allí!!

Virgen de Nueva Esperanza de Málaga


Virgen del Rocío de Málaga


Jueves Santo por la mañana, como manda la tradición, es un clásico visitar las capillas de Nuestro Padre Jesús del Gran Poder y del Cristo de la Vera-Cruz. Ya en Dos Hermanas, el mejor modelo y los tacones más incómodos son los apropiados para salir a la calle radiante de luz. No da tiempo a descansar cuando las sillas de madera ya notan inquietas mis piernas. Entra la Cruz de Guía de La Sagrada Cena por la Carrera Oficial cuando el Presidente del Consejo de Hermandades ya les ha dado paso. Una Hermandad joven, pero llena de ilusión como la más antigua. Luego me dejo llevar por la oscuridad y sobriedad de Vera-Cruz y su Cristo de cartón-piedra, el más antiguo y valorado de Dos Hermanas. Apenas cuatro velas, sobre faroles de madera oscura, a medio apagar alumbran las calles, que al paso del Cristo van quedándose sólo con luz natural. Un despertador suena a las 5:30 de la mañana de la segunda madrugá más importante del año (según mi opinión y con todos mis respetos). Una ropa oscura y bien abrigada es suficiente para seguir recordando la Pasión y Muerte de Cristo. El Gran Poder de Dos Hermanas se recogió en su capilla antes de nuestra llegada, a causa de la lluvia, claro. No hay Mayor Dolor que no poder ver a la Hermandad que más me transmite de todas. Mayor Dolor (y Traspaso) como el nombre de su Virgen, la madre de Dos Hermanas, junto a San Juan Evangelista. No le hacen falta más lujos para procesionar que sus potencias, una simple túnica morada y una cruz a cuestas, el Cristo más bello y humilde. Mirada apagada que me da vida. Llegamos a Sevilla y la calle Alemanes es testigo de una fugaz vista de la Hermandad del Calvario. Apenas se ve de lejos el palio de la Virgen de la Esperanza de Triana aligerando el paso por la Avenida. Termina rápido la primera madrugá sevillana de mi vida. Del Viernes Santo nada más que no sea tristeza se puede decir. Visita de capillas con pasos llenos de cirios sin encender. Sábado Santo, cualquier parada es buena para ver una vez detrás de otra el Santo Entierro. Es en la esquina de Lope de Vega con Melliza donde se entona una saeta a la Virgen de la Soledad, es nuestro paisano Manuel Lombo quien repeluca de emoción a los nazarenos allí presentes.

Una Semana Santa completamente diferente a las anteriores, en todos los sentidos. Han aumentado mi fe y mis creencias, más aún si cabe. He intentado convencer a sevillanos y malagueños que 200 kilómetros de distancia es lo único que nos separa, unos con agua dulce y otros con agua salada. Somos hermanos, hijos de una misma tierra, Andalucía, llena de arte y devoción por cualquier rincón. Andrea Monterior Santos


Virgen del Mayor Dolor Vera Cruz Dos Hermanas (Sevilla)


Cristo del Gran Poder Dos Hermanas (Sevilla)

Cristo del Gran Poder Dos Hermanas (Sevilla)

Sagrada Cena Dos Hermanas (Sevilla)


Santa Genoveva


Hermandad y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Sacramento; Nuestro Padre Jesús Cautivo, en el abandono de sus discípulos, Nuestra Señora de las Mercedes Coronada y San Juan Evangelista, en la Tercera Palabra: Inmaculada Milagrosa y Santa Genoveva.


Soy de Bolivia de su capital, La Paz. Les voy a contar a grandes rasgos como se vive y se celebra la Semana Santa allí. Se inicia el Domingo de Ramos; la iglesia católica organiza liturgias y manifestaciones de fe, pero también hay rituales religiosos en distintos territorios de la ciudad, donde las celebraciones llevan a costumbres y tradiciones de carácter familiar. Personalmente junto a mi familia empezamos el Domingo de Ramos con la celebración en la parroquia llevando las hojas de palma, continuamos el Jueves Santo que se celebra la última cena, donde los sacerdotes en la celebraciones hacen el significado de lavados de los pies a sus discípulos, siendo la última cena de Jesucristo que se despide para morir en la cruz. El Viernes Santo celebramos la muerte y la pasión de Cristo haciendo viacrucis con recorrido que cada parroquia dispone, rezando 14 misterios; ese día existe la costumbre de no comer carne roja, se prepara doce platos tradicionales que no lleven carne, según la tradición, representando a la última cena con los doce apóstoles, los platos pueden ser: sopa de Iscariote, ají de papaliza, revuelto de achojcha, sopa de camarones, pescados (trucha, sábalo, surubí, pejerrey), ají de bacalao, ají de arvejas (guisantes), la carbonada o locro de zapallo (calabaza), la papa a la huancaína, pesq’e de quinua, guiso de cochayuyo (algas de lago), el arroz con leche y otros. Algunas personas ese día ayunan. El sábado se realiza la vigilia toda la noche hasta la madrugada como respeto a la tumba de Cristo hasta que llega a resucitar; el Domingo de Resurrección la celebración de la Eucaristía, ¡Cristo ha Resucitado! También puedo decir de la celebración, que muchos peregrinos, jóvenes y personas de todas las edades, realizan una caminata de 155 km desde la ciudad (sede de Gobierno) hasta la el Santuario de Copacabana, esta celebración dura aproximadamente tres días por devoción a la Virgen de Copacabana. Cuando llegué a Sevilla me sorprendí muchísimo de la manera de como lo celebraban defendiendo la fe, las Hermandades, sacando las Cofradías, las Imágenes antiguas, la cantidad de nazarenos tras ellas por las calles estrechas, las personas esperando su salida de la capilla con toda emoción… es muy hermoso. También supe que la Semana Santa de Sevilla es uno de los eventos más importantes que la caracteriza, dónde mucha gente de fuera viene sólo a verla. Maribel Condori Calle


Nuestro Padre JesĂşs Nazareno La Algaba - (Sevilla)


El protagonista de mi relato es NUESTRO PADRE JESÚS NAZARENO de La Algaba. Es un cristo muy querido en La Algaba y sale cada año en la Madrugá. Mi abuelo paterno me apuntó cuando sólo tenía días de nacida y desde entonces soy hermana de su hermandad. Mi padre es el encargado de contratar a los saeteros para que le canten al cristo y la madrugá de 2010 me dió una sorpresa muy bonita para mi; contrató a mi queridísimo amigo y cantante Jonás Campos para que le cantara. Yo estaba con mis amigas sentadas en un escalón esperando a que llegara el cristo a la carrera principal y cuando llegó me sorprendió la voz de Jonás Campos cantando. Me emocioné muchísimo. Lo he acompañado cada año vestida de nazareno pero desde aquel año viene Jonás a cantarle y yo le prometí estar con él y acompañarlo. Ahora cada madrugada salgo con él y veo a mi Jesús Nazareno con su compañía. Para mí es el mejor cristo del mundo..es EL REY DE LA ALGABA!!! Beatriz Geniz Cabrera


Cuenta la leyenda que Cachorro era un gitano trianero que cada tarde cruzaba el puente hasta Sevilla en busca de su amante, casada con un payo. Una tarde estando en una taberna de Triana entró el marido de ésta, furioso al enterarse del adulterio que el Cachorro y su mujer habían mantenido, asestó a aquel gitano siete puñaladas mortales que lo dejaron agonizando en el suelo. Allí se encontraba el magnifico escultor Francisco Ruiz Gijón que corrió a auxiliarle y teniéndolo en sus brazos se quedó impresionado por el rostro de aquel hombre agonizante, dicen que a continuación de eso, corrió a su taller de imaginería y esculpió el rostro tal y como lo guardó en su memoria. De ahí toma su nombre de Cachorro. La imagen del Cristo muestra a Jesús expirando en la cruz, entre la vida y la muerte, en su último aliento de vida. La talla data de 1682 y se conoce como una de las grandes obras del Barroco. Procesiona la tarde del Viernes Santo acompañado de su madre la Virgen del Patrocinio cariñosamente conocida como la « Señorita de Triana », como curiosidad la imagen de la Virgen no tiene en su rostro ninguna lágrima a diferencia de otras Dolorosas. Su basílica esta situada en la calle Castilla. A mi personalmente me cautivó la primera vez que lo ví cuando era pequeño en una foto, desde entonces siempre me interesé por él, y cada vez que puedo voy a hacerle una visita a su basílica. Por desgracia tan sólo lo he visto en la calle un año en mis 22 años de vida, ya que por culpa de la lluvia en los últimos ocho años sólo ha procesionado una vez. Soy un apasionado de todas sus historias y leyendas; y cada vez que van las cosas un poco torcidas o complicadas no dudo en pedirle algo. Antonio Manuel Vázquez Fernández


Hermandad y Cofradía de Nazarenos del Santísimo Cristo de la Expiración y Nuestra Madre y Señora del Patrocinio en su Dolor y Gloria


Mi Semana Santa tiene lugar en San Fernando (Cádiz), ya que toda mi familia es de allí y desde muy pequeñito voy con muchísima frecuencia, así que todos los momentos libres que mis padres y yo tenemos vamos, por todo ello la Semana Santa siempre la he vivido allí. No soy alguien super amante de la Semana Santa, no voy a la iglesia, y ni siquiera soy muy muy creyente. Primeramente yo vivía la Semana Santa como un mero niño más, yo y mis familiares íbamos juntos a ver las procesiones, pero con esa edad yo sólo tenía la ilusión de que los penitentes me echaran cera en una bolita de papel de plata. De hecho nunca salí en ninguna hermandad. Hace 1 año todo cambió en mi sentido de ver la Semana Santa... Todo ello fue debido que a una amiga mía con la que compartí clase durante el periodo de Bachillerato estaba muy malita con leucemia y acabó falleciendo a los 19 años durante el 2º curso, en ese momento se me pasaron muchas cosas por la cabeza, sinceramente no podía dejar de pensar en como era, su sonrisa, su amabilidad, su bondad, su fuerza... Si podía hacer algo por ti lo hacía y si tenía algo para dar, lo daba aunque ella se quedara sin nada. Todo esto de alguna forma cambió algo mi forma de pensar, cómo alguien valoraba tanto la vida, luchaba por seguir adelante y acaba dejándonos, cuándo otros dan importancia a cosas sin sentido y no valoran todo lo que tienen… Era una persona única. No sé por qué, pero a raíz de ello me prometí salir en procesión para que en ese tiempo poder desear con fuerzas en que ella esté en un sitio mejor y además aprovechar y pedir también por todos mis seres queridos. Puede que a lo mejor algunos piensen que no servirá para nada e incluso algunos no estén de acuerdo con nada relacionado con la Semana Santa, pero para mi es ésto, un sentimiento en el que por un momento te sientes más cerca de aquello que es tan irracional para muchos de nosotros y te ayuda a estar un poco más en paz contigo mismo. Mi primer año en procesión fue con la hermandad del Perdón, donde salí en nombre de un primo mío apuntado hace muchos años (ya que el fallecimiento de mi amiga y mi decisión de salir fueron tan repentinos que no me dio tiempo de apuntarme a otra hermandad y tener la posibilidad de salir), con el fín de cumplir mi promesa y satisfacer esa ilusión. Yo salía de escolta del libro de regla con el farol y las primeras sensaciones fueron muy buenas, con el Cristo muy cerquita a mis espaldas. Desgraciadamente a las 2 horas de salir empezó a llover y nos tuvimos que refugiar en una iglesia cercana, en esos momentos vi como los miembros de la hermandad lo pasaban realmente mal y había una tristeza generalizada, así llegué a conocer un poquito más el sentimiento por la Semana Santa de muchas otras personas y lo que simboliza para ellos. Finalmente no pude completar mi salida en procesión. Este año ya con tiempo pude apuntarme en una hermandad, finalmente decidí apuntarme en la hermandad en la que tantos años estuvo mi padre, la hermandad del Gran Poder, ya que además es una de mis favoritas. De nuevo sin fortuna no pudimos salir porque la hermandad una vez reunidos a todos los hermanos dentro de la iglesia por causa de la lluvia decidió no salir, decisión correcta bajo mi punto de vista ya que llovería seguro y no se puede arriesgar a que los pasos sufran y se estropeen, a pesar de todas las ganas de poder al fin salir y tener la oportunidad de vivir ese sentimiento.


Nuevamente las lágrimas de muchos se derramaron sin poder evitarlo. Seguiré esperando para poder cumplir de forma completa mi deseo de salir en esta semana, que se a convertido en algo tan especial y significativo para mi. Juan José Cruceira Díaz


Cristo del Perd贸n San Fernando - (C谩diz)


Cristo del Gran Poder San Fernando - (Cรกdiz)


Cristo del Gran Poder San Fernando - (Cรกdiz)


Cristo del Gran Poder San Fernando - (Cรกdiz)


De nuevo llegó el momento esperado, una primavera más me disponía a disfrutar de la semana grande de la ciudad, la cual lleva muchos años sin hacer pleno de estación de penitencia todas las hermandades y por desgracia este año no ha cambiado y muchas han tenido que quedarse en sus iglesias. Pero por suerte mis hermandades pudieron salir a las calles. La primera el Lunes Santo; mi hermandad de Las Aguas sale, día muy importante en mi familia ya que somos todos de dicha hermandad y yo fui hecho hermano a las pocas horas de haber nacido. Ya hace varios años que no salgo de nazareno, pero no hay quien me quite de verla del balcón de mi abuela en la calle Dos de Mayo, justamente enfrente de la capilla. Esperamos ansiosos la salida a las 6:35 de la tarde y más este año, que el año pasado no pudo salir y también porque estrenaban nuevo acompañamiento musical. El misterio del Santísimo Cristo de las Aguas, cuyo representación es a Jesús muerto en la cruz y un ángel con un cáliz recogiendo la última gota de sangre y agua. Tras el misterio de Cristo la virgen conocida como “La Niña” del Arenal, que también estrenaba acompañamiento musical María Santísima de Guadalupe (Luis Álvarez Duarte).


María Santísima de Guadalupe


Otra de mis hermandades y en la cual salgo en el Gran Poder. Todo empieza a partir de las 11 de la noche cuando me dispongo con la ayuda de mi madre y mi abuela a vestirme con la túnica, una vez vestido me dirijo hacia la basílica de San Lorenzo. A la 1 sale el “Señor de Sevilla”, miles de personas esperan impaciente el paso de nazareno hasta la llegada del Cristo y ahí en ese momento vestido de nazareno es cuando veo la GRANDEZA de esta talla, aunque halla personas y no le falta razón en decir que es un “trozo” de madera, para otras ven en esta imagen a DIOS, personas que veo que se emocionan a verlo, se alegran, van a pedirle que todo salga bien, y también a reñirle por no haber cumplido lo que se le pidió, personas de cualquier edad que bajo el silencio de sus pasos se les escapa una lágrima. La llegada a la basílica sobre las 7 pone fin al paso procesional. Una vez terminada mi estación de penitencia, me dirijo a desvestirme, desayunar e ir a ver a “ Los Reyes de Triana” y “Los Gitanos”. Normalmente suelo ver a las Tres Caídas en el Baratillo y Los Gitanos en el Salvador, pero este año por culpa de la lluvia no he podido hacer lo habitual de cada año ya que se quedaron refugiadas. Ese refugio duró hasta el sábado, y por supuesto fui a verlo. Salían sin acompañamiento musical. Pues bien, estas son las imágenes más destacadas para mí de la Semana Santa, imágenes que por afinidad familiar (Las Aguas y Gran Poder) o por gusto propio (Esperanza de Triana y Los Gitanos) y no olvidar el resto de Hermandades nos hacen grande, aunque halla gente que intente desprestigiar a nuestra ciudad, autonomía y culturas. Antonio Villarán Cósola


Nuestro Padre JesĂşs del Gran Poder


SantĂ­simo Cristo de la Misericordia Arahal - (Sevilla)


Nuestro Padre Jesús de la Salud Hermandad de los Gitanos Se fundó hacia el año 1.753, en un difícil contexto histórico para los gitanos en España que eran perseguidos y encarcelados; cuando un grupo de gitanos del barrio de Triana decidieron fundar en el Convento del Espíritu Santo la Hermandad de Nuestro Padre Jesús de la Salud y Nuestra Señora de las Angustias, la Hermandad de los Gitanos. Ya en el año 1.999 por primera vez la Hermandad cuenta con un Templo propio construido con la inestimable colaboración de la Señora Duquesa de Alba, sobre los terrenos cedidos por el Excmo. Ayuntamiento de Sevilla. El 2 de abril de este mismo año la Hermandad realiza su primera Estación de Penitencia desde su nuevo Templo y hasta el día de hoy aún siguen ahí. Este año he tenido la oportunidad de vivir la experiencia de lo ocurrido junto a mi pareja ya que él sale en dicha Hermandad y al ser Hermano desde hace exactamente 25 años este año ha recibido una medalla por su 25 aniversario. En la estación de penitencia al entrar en Carrera Oficial empezaron a caer gotas de agua y tuvo que alijerar el paso para refugiarse en la Iglesia de la Anunciación escoltada por los Armados de la Hermandad de la Esperanza Macarena donde permanecieron juntas ambas hermandades varias horas. Al día siguiente, Sábado Santo, realizó la mudá hasta su Templo. Yelena Ramos Muñoz


Nuestro Padre Jesús Cautivo y Rescatado Hermandad de San Pablo La Semana Santa me encanta, porque transmite sentimientos, el Cristo y la Virgen, da sensación de estar vivos cuando lo sacan por las calles de Sevilla y la banda de música le acompaña, emociona, además que yo todos los años veo las cofradías, salir y pasear por Sevilla. Sentimientos puros, que sinceramente dan alegría por verlos y tenerlos con nosotros, pero lo que en realidad transmiten es angustia, pena, dolor, ya que en la misma cara de nuestro Cristo y Virgen se ve reflejada la viva imagen de tristeza y con las lágrimas en su rostro, pero es simplemente lo que vivieron y nos quieren transmitir su dolor para ponernos en su piel. La mayoría de los sevillanos en la semana de Semana Santa, como sevillanos que somos, pues nos gusta, el olor del incienso, la música de las bandas, los nazarenos, los costaleros, los acólitos, las cofradías en general y pasear por sus calles de Sevilla, tener todo ésto es un orgullo, aunque hay una parte de población que no le guste la Semana Santa y esa semana la disfruta de vacaciones a la playa, campo, etc... Lamentablemente este año 2013, se ha podido percibir muy pocas cofradías y que salieran a la calle, por la lluvia, algunas hermandades aún dando lluvia, tuvo valor de salir por todo el esfuerzo de todo el año que le ponen sus costaleros y nazarenos en tener la fe de lucirse y sentirlo, aunque otras no salieran la gente iba a las iglesias a verlas; sinceramente esa situación da muchísima pena, por tener ganas de salir y que el tiempo no acompañe y fastidie todo lo que viene a raíz de ello, pero siempre hay esperanzas de salir el año próximo, con mucho dolor pero es lo que hay. Es una semana de relax, breve e intensa, porque en un día salen varias cofradías, con su Cristo y Virgen respectivamente, que es precioso en todos los sentidos; tacto porque se tocan los pasos, olfato porque dejan el olor en las calles de incienso, vista por la maravilla que podemos apreciar de ver esa semana, bonitas imágenes que no se borran fácilmente, oído por la exquisitez que se puede oír de las grandes bandas que le acompaña a la cofradía que hace vivirlo más y sentirlo. Se puede decir que es una fiesta más sentida, en el que la gente se echa a la calle y muestra afán por todos los sentimientos que causa, el ambiente, el trabajo que hay detrás de ello, no importa edades, ni nacionalidad para poder sentirlo y verlo. Es una auténtica pena lo que ha ocurrido este año pero sin más remedio, toca esperar hasta el año que viene y esperemos que tengamos más suerte que éste, la verdad es que esperaré con ansias y ganas hasta el año que viene. Estefanía Figueroa Conejero


San Gonzalo

El Beso de Judas

San Gonzalo

El Beso de Judas

Cristo de las Tres CaĂ­das de Triana

Virgen de la Esperanza de Triana


VISIÓN PERSONAL E INTIMÍSTA DE NUESTRA COMUNIDAD EDUCATIVA DE LA ESCUELA MERCANTIL DE SEVILLA

María Santísima de la Paz

www.escuelamercantil.com

Revista Digital Número 9 - Abril de 2013  

Revista Digital Número 9 - Abril de 2013. Especial Semana Santa. Escuela Mercantil de Sevilla.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you