Page 1


La memoria es el perro más estúpido. Le tiras un palo y te trae cualquier otra cosa. Ray Loriga Somos nuestra memoria, somos ese quimérico museo de formas inconstantes, ese montón de espejos rotos. Jorge Luis Borges Sólo de lo negado canta el hombre, sólo de lo perdido, sólo de la añoranza, siempre de lo mismo. Agustín García Calvo


Este cuadernillo incluye: Yo me acuerdo, tú te acuerdas Coser y Cantar (coplas populares) Catálogo de Recuerdos Mi amigo y los suspiros (jarchas mozárabes) A la orillita del río (coplas medievales) Romance de la triste canción y romancillo del escozor La niña que está en la bamba (coplas de columpio) Coplas Isabelinas (para la maestra Escudero)

¡ Quédate con la coplilla ! Escucha este soniquete quédate bien con la copla fíjate en todas las pistas que al final a ti te toca LA ABUELA


Y

o me acuerdo tú te acuerdas Me acuerdo de haber sido miembro del Círculo de Lectores y que el primer libro que compré allí fue “Bourlinguer” de Blaise Cendrars.

Georges Perec

Me acuerdo de las casetas de la playa. Me acuerdo de lo feliz que era viendo Heidi junto a mis hijos. Me acuerdo de la emoción de las primeras elecciones democráticas. Me acuerdo del olor a libro prestado del primer día de colegio. Me acuerdo de la tarde del día de santa Ana del año 74 cuando le vi por primera vez. Me acuerdo de los enamorados. Me acuerdo del Micho rojo y del Micho verde.

Me acuerdo de cuando el hombre pisó por primera vez la luna. Me acuerdo de la ropa tendida en la alambrera del brasero de picón. Me acuerdo cuando derribaron el muro de Berlín. Me acuerdo de una mañana, de niño, en invierno, en la que hizo especialmente frío. Me acuerdo del primer trasplante de corazón. Me acuerdo de cuando asesinaron a J. F. Kennedy en Dallas.

-8-


Me acuerdo de que Pipi Calzaslargas vivía sola y era muy valiente.

Me acuerdo que mi madre me decía cuando salía de casa: no te encargo ná.

Me acuerdo de aquella lata de carne membrillo repleta de tebeos.

Me acuerdo de la nube de Goku.

Me acuerdo de Espinete, que siempre estaba desnudo y se ponía un pijama para dormir.

Me acuerdo del olor a jabón fresco que desprendían las sábanas.

Me acuerdo del pozo aquel donde cogía el agua con un jarro.

Me acuerdo de Popeye cuando comía espinacas.

Me acuerdo del Bollicao y de las estampitas que traía.

Me acuerdo de Escarlata O`Hara en Lo que el viento se llevó.

Me acuerdo de Naranjito. Me acuerdo del sarampión que pasé.

Me acuerdo de los trigales en los que me perdía.

Me acuerdo de cuando E.T. recorría el cielo en su bicicleta.

Me acuerdo de la risa que tenía María Luisa.

Me acuerdo del olor de la pellejería.

¡ Quédate con la coplilla ! “Estos recuerdos - nos dice Perec- no son exactamente recuerdos, y sobre todo, no son recuerdos personales, sino diminutas porciones de lo cotidiano, cosas de tal o cual año, gentes de la misma edad que las han visto, las han vivido y han participado en ellas, y que, por otra parte, desaparecieron enseguida, fueron olvidadas; no valen la pena de ser memorizadas, no merecen ser parte de la Historia...”, y sin embargo Perec las fue recogiendo y con ellas construyó un amplio mosaico (...). Reduciendo su memoria a una pila de frases sin atractivo literario, nos enseñó que la literatura en esencia es eso: ofrecer memoria, invitar a hacer memoria, compartir recuerdo, añadir recuerdos a la bolsa donde guardamos todos los “me acuerdo”.

JUAN BONILLA

-9-


Coserycantar

Coplas Populares 1

En tu ventana el levante azota con mucha fuerza. Aprovéchate del viento y ábreme pronto la puerta.

Desde aquel árbol frondoso quiero decirte “te quiero” con mis manos bien abiertas abarcando el mundo entero

-10-

Cuando bajo la basura me encuentro con la vecina y me invita a ver la luna al revolver de la esquina.

Que se nos derrite el queso, que el café se nos enfría, que las tostadas se queman y tú en la cama metía.


Te pedí un vaso de leche porque estaba decaído y tú me dijiste: ¡hombre, tómate un vaso de vino!

Ten cuidao con las palabras que tú me estás escribiendo. Acuérdate que los whatsap nunca se los lleva el viento.

El tocino del puchero mi gato lo va a coger, yo me quito la babucha y lo pongo del revés.

Como tiene dientes nuevos mi abuelo se lo come tó y yo le digo: Abuelito, déjame un poquito, ¿no?

El moreno que me gusta dice que no me quiere porque ha sentío en sus carnes la mentira que más duele.

Caminito de la fuente te pedí que me quisieras creyendo que eran verdad las historias de la abuela.

¡ Quédate con la coplilla ! La copla es una forma poética que sirve para la letra de canciones populares. Su nombre proviene de la voz latina copula (lazo, unión) Aunque la palabra ‘copla’ se ha utilizado para designar diversas formas estróficas cultas (como las coplas de pie quebrado, la copla de arte mayor, la copla mixta y la copla real), en la actualidad la palabra se utiliza sobre todo para designar un tipo de estrofa de tradición popular compuesta por tres o cuatro versos de arte menor, generalmente octosílabos dispuestos en forma de cuarteta de romance o tirana (8- 8a 8- 8a).

WIKIPEDIA

-11-


CATÁLOGO DE RECUERDOS Un olor

E

l ungüento que enmendó mi estómago y la angustia de mi madre olía a una base de eucalipto hervido. Todo estaba muy frío, la mesa sobre la que me tumbé, las manos de la vieja curandera, mis tripas y el aceite que corría hacia el ombligo. Después de este episodio, del que salí saboreando una palmera de chocolate para felicidad de todos, parece que ese olor quiso acompañarme muchos años más: la toma de vapores de eucaliptos (a los que tan cariñosamente llamamos calistros), cada invierno como una tradición familiar que vamos heredando. Nuestra recolección otoñal como si se tratara de una peregrinación o mi primer cigarro, que liamos cuidadosamente y con alevosía con una hoja de este árbol. No me supo a gloria ni lo volvería a fumar, ni los vapores me evitan un buen resfriado, pero cada vez que lo huelo viajo a unas manos arrugadas y tristes devolviéndome las ganas de comer.

-12-


Mi amigo y los suspiros

Jarchas mozárabes Madre, collares hermosos no quiere venderme el joyero. Si mi amigo no va a ver joyas pues verá denudo mi cuello.

Anónimo (siglo X)

El jazmín que en la melena, madre, traigo luciendo me lo arrancó anoche mi amigo sin querer pero queriendo.

Como una espada se clava la mirada de mi amigo, ay, madre, trae la jofaina que recoja mis suspiros.

***

***

El corazón se me salta del pecho ¿Cuándo volverá a mí? Ya yace en su lecho el amigo cuyo amor yo sentí.

Ay, madre, el mío habibi jugando la flor me perdió. Que sea mi novio le pido, pero él me dice que no.

***

***

-13-


Prima de mi corazón, Madre, mi amigo se ha ido. ¿por qué me quitaste al habibi Volverá por la noche si tú ya tenías dos? antes de haberme dormido. *** Un ruiseñor en secreto anoche vino a buscarme para robarme, hermanita, los besos que doy al aire.

*** Hermana, vengo corriendo con la cara colorá, huyendo de un pretendiente que me quiere agasajar.

*** Madre en una tinaja mi corazón he metido. Mi amigo venía con sed, sin querer se lo ha bebido.

*** Cuánto le quería, madre, cuánto me dolió su adiós. Se fue, mi amigo, se fue, cuánta penita me dio.

*** Madre, se fue mi amigo y el pájaro se calló ya no canta en su jaula ni en mi alcoba canto yo.

*** Mi amor por siempre brilla con su luz dorada mientras que por mi amigo yo bebo la madrugada.

-14-


CATÁLOGO DE RECUERDOS Un lugar

L

levaba lloviendo todo el día. Después de comer, volvía a ir al colegio. El lugar, hoy en día, está junto a Galerías Mónaco, un poco antes de llegar a la pastelería La Española. A mí me encanta la lluvia. Me gusta tanto que, de niño, me demoraba en mi camino, con el impermeable puesto y las botas de agua en los pies. Recuerdo con especial intensidad aquel aguacero. No había nadie en la calle, excepto yo. Ya llegaría a clase. No había prisa.

-15-


A la orillita del río

Coplas medievales Fontefrida, Fontefrida Fontefrida del amor, a donde los pajarillos alegres cantan su son.

Anónimo (siglo XIII)

En el río me lavaba y cayóseme una perla. Brillaba tanto el agüita que dióme pena cogerla.

La noche se va terminando y va clareando el día tu partida ya se acerca y yo me quedo vacía.

Rostro blanco de azahar, es también Andalucía. Las niñas rubias del mar íbanse hacia la orilla.

A la par que la manzana se caía del manzano, maduro, mi corazón cayóseme de la mano.

Voy de domingo en domingo a cantar a la ribera, muchacha de dulces ojos que al mirarme me quisiera.

-16-


Coserycantar

Coplas Populares 2

El brillo de tu mirada va gritando por las calles las cositas que te callas.

Que yo no quiero princesas ni tesoros ni castillos, quiero arrimarme a tu vera para hacé carne membrillo. Yo no sé lo que me pasa cuando te tengo a mi vera, de repente se me empapa el forro de la bajera.

Por los tres clavos de Cristo yo juré que te quería y como soy de palabra anoche me hice judía. Que tu hermano no me mire si contigo estoy bailando, que las cositas que él piensa las hago cuando no bailo.

Tengo un gato de escayola que cada vez que te nombro se hinca un White Label Cola

-17-


A la orilla del camino yo cantaba esta canción: Al alba sueño contigo pero tú conmigo no. Ha pasado un caballero él a mí me pregunto: ¿Por qué cantas niña hermosa esta tan triste canción? Porque cautiva del moro que en Castilla me raptó lloro y sufro por mi amado el de la blanca color que prometida yo estaba cuando el suceso ocurrió. ¿Acaso el moro ha osado tomar por fuerza la flor? No, mi buen caballero que respeto me mostró, pues de camino a Granada él de mí se enamoró y la prenda que se ama se toma de corazón. Él me alegra con regalos, cada día me hace don de pulseras y collares de corpiños y faldón

-18-


de perfumes y de flores y en la jaula un ruiseñor para alegrarme las cuitas, pero yo no puedo, no, lloro y sufro por mi amado el de la blanca color que con solamente un beso mi cariño conquistó. El moro es bueno conmigo pero no lo quiero yo, que prometida de niña al Conde de Rocaflor no tuve los esponsales porque el Sultán me apresó y en la orilla del camino canto mi triste canción, tú eres moro yo cristiana imposible nuestro amor. Y marchóse el caballero por esos mundos de dios y en su recuerdo llevaba muy dentro del corazón los ojos de aquella niña la de la triste canción.

-19-


CATÁLOGO DE RECUERDOS Una revelación l salón como de costumbre en penumE bra, a media luz. Por una pequeña rendija en los grandes ventanales siempre entornados, entraba un haz de luz, como una pincelada blanca y suave lo destacaba. Entre los Atlas, la Gran Enciclopedia del Mundo DURVAN, los 4 tomos de la enciclopedia del mar de Albatros y los de aviación de mi padre, entre los libros viejos de Geografía e Historia, allí, compartía su vida con los demás. El título no lo recuerdo, pero sí el contenido. Y que lo leíamos cuando mis padres estaban de viaje. A mis hermanas como a mí, nos abrió al entendimiento de la intimidad, el comprender como a los niños no los traía la cigüeña, ni venían de París. En casa, de esas cosas no se hablaba, ni a escondidas. Tampoco en el entorno deportivo en el que yo me movía. La vida transcurría como tenía que ser. No se contaba nunca con los niños, teníamos que ser obedientes sin rechistar. Una de mis hermanas mayores fue la primera en revelarse, en echarle valor. Mayo del 68, movimiento hippie, se queda preñada y decide que se casa. Con el consentimiento de mis padres pero a escondidas de la sociedad y los amigos, en un pueblo precioso cercano a Badajoz y se marchan a Madrid. A pesar de la deshonra que supuso para las familias este hecho, para mí, algunos años más tarde, ese momento fue como una revelación, sentí que se podían tomar decisiones, que tenía capacidad para decidir, que teniendo ilusiones y sueños se podía salir del redil, una mujer se podía liberar y romper las ataduras.

-20-


La niña que esta en la bamba Coplas de columpio

¡ Quédate con la coplilla ! Entre marzo y San Juan la España rural se alborotaba y desplegaba su lado más sensual en múltiples rituales de cortejo, galanteo, enamoramiento y fecundidad, recreando así cada primavera la percepción de la vida como un ciclo colectivo (...) Con el buen tiempo, hombres y mujeres jóvenes salían al campo con gruesas sogas y buscaban una fuerte encina, un robusto alcornoque, un pino resistente, de los que colgar el columpio. Eran las mujeres quienes se subían al juguete y los hombres quienes empujaban. Desde su trono aéreo, las jóvenes tenían la oportunidad de decir cantando lo que el resto del año les estaba prohibido. Rito de paso de la niñez a la madurez, la copla de columpio (bamba o meceor, según los sitios) evoca con las palabras más explícitas el irresistible anhelo femenino del sexo.

MARÍA JESÚS RUÍZ

Al vaivén de este columpio latiendo los corazones y el corrillo de los niños cantando nuestro amores. *** El columpio de ese árbol me lo hicieron mis abuelos y nunca se ha conocido que nadie cayera al suelo. *** El rubito que me gusta mi columpio va a empujar, yo quiero que me columpie que lo quiero enamorar. *** Con la fuerza del columpio la falda se le subió y no digo por vergüenza las cosas que me enseñó.

-21-


Me empujaste tú tan fuerte, que del columpio caí, por tu culpa se me ha roto lo que no se “pué” decir.

La niña que está en la bamba tiene un vestido de flores, yo la tengo que mecer porque le di mis amores.

*** Para montar a la bamba, niña mía, tú has nació y después de columpiarte vas a casa del vecino.

*** Está subida a la bamba la niña que yo más quiero y con sus bonitos ojos me lleva al séptimo cielo.

*** La niña que está en la bamba no tiene padre ni madre, pero tiene mi cariño que en el mundo es lo que vale. *** La niña que está en la bamba se harta de chicharrones y al que le toca mecerla se le salen los pulmones.

-22-

*** A la bamba te subí pa poderte columpiar y el negro de tus ojitos brillaba en la oscuridad. *** Yo me creí que la bamba era cosa de bailar y resulta que es un juego, ¡ya me iba yo a columpiar!


Romancillo del escozor ¡Ay, madre, madre, qué gran escozor tengo en el cuerpo! ¿Son pulgas, son chinches? No hay bichos por medio, y en la zona oscura es como un incendio. ¿Y en cuanto a los senos? ¡Ay, madre, madre duros como cuernos! ¿Y cuándo sucede? Cuando me confieso. Es buen mozo el cura y a veces travieso, para perdonarme: jugar a galenos. ¡Ay, madre, madre! confesión yo quiero para que el curita con lengua de cielo sane los picores que tengo en el cuerpo. -23-


Eso es gran pecado. ¡Pues iré al infierno! ¡Ay madre, madre! yo miedo no tengo que el infierno en vida lo estoy padeciendo, con estos picores que siento por dentro y el cirio del cura ¡ay madre, madre! lo guarda tan dentro que solo mirarlo me aviva el incendio y cuando lo apaga al fuego lamiendo, esto es un milagro, yo muerta me quedo. ¡Ay madre, madre confesión yo quiero!

-24-


Coserycantar

Coplas Populares 3

Paseando a mi perrito con tu cara me encontré maldita sea la noche que contigo me topé.

El día que nos veamos te jalaré de los pelos que tú me tienes, serrano, ¡ay, muertecita de celos!

El gachó del Covirán no pué sé más saborío, hasta lo que no caduca te lo vende revenío.

El moreno que me gusta es un grano de café, cuando lo bebo a sorbitos que le den por culo al té.

Tu maestro de piano es un poco extravagante, que lleva el pelo muy largo y la rayita delante.

La gitana de los martes vende horquillitas de lata, zarcillitos de corales y peinecillos de plata.

-25-


CATÁLOGO DE RECUERDOS Una historia

R

ecuerdo que hace ya casi cincuenta años. Estaba yo preparando mi boda. Mi novio estaba fuera, y nos comunicábamos por carta. Él era muy celoso y yo le escribía a él más que él a mí. En una de las cartas entre otras cosas, le conté un sueño que había tenido, en el que soñé que nos estábamos casando. Pero yo no estaba contenta porque el novio no era él. Y me contestó muy enfadado, que él no se va a casar con una mujer que sueña con otro hombre. Así que dejó de escribirme. Y aunque yo le explicaba, él no se convencía, por lo que también dejó de escribirme. Entonces se me ocurrió una cosa, yo antes de conocerlo a él, me tiraba mucho la vida monástica y le conté al principio de ennoviarnos que quería ser monja. Entonces me vestí de monja y me hice una fotografía que le mandé junto con una carta de despedida muy cariñosa. ¿Qué pasó? Que al recibir la carta me puso un telegrama diciéndome: ¡no hagas tonterías! Aún conservo ese telegrama. ¡Ah!, al día siguiente vino a verme y al poco tiempo nos casamos.

-26-


C

oplas isabelinas (para la maestra Escudero) Amor, extraño desafío; frente a frente dos cuerpos, los dos vacíos.

Isabel Escudero El mundo giraba y giraba, pero era la niña la que bailaba. ***

Tu linda cabellera cae puente entre el cielo y la tierra, por ella voy ascendiendo para coger las estrellas

¡Que viene el caos! vestido de etiqueta a ordenarme las jaulas y las caretas.

*** La peca de la luna se ha vuelto muy montuna

*** *** Sin querer pero queriendo al sueño miró la luna y se perdió dentro.

Somos dos blancas gaviotas chillándole al horizonte en una playa remota.

-27-


En lo alto de una rama dos gorriones se juegan el silencio a pare o none.

A las niñas de este mundo no les sirven los planetas porque ellas prefieren el sol, el sol de sus plazoletas.

*** En la noche sin luna de tus ojos, siempre busco la espiga y solo encuentro rastrojos.

*** De las cosas de la vida lo que yo mejor recuerdo es viajar entre jarales por las ventanas del sueño.

*** En un amor atardecido yo me quisiera perder, voy borrando los caminos, para no retroceder.

*** No sé si será pecado, cuando me duermo yo veo los ojos de la muñeca que me miran con deseo.

*** En la farola apagada un pajarito se duerme porque le han quitao su rama.

*** Si mi corazón supiera lo que habría de penar poquito a poco se iría adentrito de la mar.

¡ Quédate con la coplilla ! Isabel Escudero tiene en la tradición popular el alimento para su poesía. «Sé que es una decisión a contracorriente, no está de moda», explica, pero son muchas las razones que mantienen su postura inalterada. «Se trata de una poesía sin poeta. Si el pueblo acertó durante tantos años, no creo que lo vaya a superar la corta vida de un particular», asegura. Los clásicos también la refrendan: «Los grandes poetas como los hermanos Machado, Lorca, Gabriela Mistral y Rosalía de Castro se han fundado en los modos y técnicas de la poesía popular», añade. (...) Escudero insiste en «descubrir la mentira de la realidad con el menor número de recursos literarios posible».

LUIS SEOANE

-28-


Coserycantar

Coplas Populares 4 El día que nos veamos acuérdate de decirme, por si a mí se me olvidara que vienes a confundirme. Cuando me echan un piropo no me pongo colorá, que a mí no me da vergüenza que me digan la verdad La gitana de los martes canta coplillas de amor al gitanito que vende las braguitas de algodón.

Toca las teclas despacio tu maestro de piano que a veces llego a pensar que te está metiendo mano.

La verdad, no sé qué hiciera para mirarte a esos ojos que me dicen mil palabras, te lo digo sin sonrojo.

En tu ventana el levante susurra todos los días las palabritas de amor que mi corazón te envía. -29-


Âż Te has quedao con la coplilla ? Date un poco de vidilla con los recuerdos y coplas, romancillos y romances porque ahora a ti te toca

LA ABUELA


PONTE LAS GAFAS DE LA ABUELA

Yo me acuerdotĂş te acuerdas Me acuerdo de Me acuerdo de Me acuerdo de Me acuerdo de Me acuerdo de Me acuerdo de

Jarchas y coplas medievales

-31-


PONTE LAS GAFAS DE LA ABUELA

CATÁLOGO DE RECUERDOS Un

2OMANCE O 2OMANCILLO

-32-


PONTE LAS GAFAS DE LA ABUELA

Y por supuesto: Coplillas (populares, de columpio, isabelinas, ¡o las que el cuerpo te pida!)

El caramelo que anoche

Mi vecina tiene un huerto

En internet vi tu foto

La niña que está en la bamba

La lluvia me limpia el cuerpo El vino de nuestros besos

B.R.E.C.A.

-33-


RETRO Cuaderno de recuerdos y Poesía popular 16 es una obra colectiva compuesta por los integrantes de la Escuela de Letras Libres, y su edición ha sido auspiciada por la Escuela Municipal de Artes (E.M.A.) de la Casa de las Artes de Chiclana en la Frontera. RETRO Cuaderno de recuerdos y Poesía popular 16 ha sido maquetado bajo la dedicada generosidad de Deivid con el atento cariño y aliento de tod@s l@s alumn@s de la ELL. RETRO Cuaderno de recuerdos y Poesía popular 16 está difundido bajo licencia ccopyleft por lo que queda totalmente permitida la reproducción, distribución o interpretación total o parcial de los textos, siempre que sea sin fines lucrativos y citando la fuente original. RETRO Cuaderno de recuerdos y Poesía popular 16 se editó en los talleres del maestro impresor PacoAbad Imprenta Digital durante el mes de junio de 2016, en un verano de colores, con caló y con caracoles. Give happiness to your body, Macarena. Aaaay! www.escueladeletraslibres.blogspot.com Facebook: Escuela De Letras Libres


Retro 16 Cuaderno de recuerdos y Poesía popular  

¡Quédate con la coplilla! Con la práctica diaria de la mirada de la abuela, realizada hacia lo más hondo de la memoria viva, usted alcanzará...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you