Page 1

ALFAR EL CARMEN CERÁMICA MODERNA Presentación de Caridad Pleguezuelo Parugues Profesora de Hª del Arte y de Hª de la Cerámica


INTRODUCCIÓN La “CERÁMICA MODERNA” del Carmen se llevó a cabo durante las décadas de los 60, 70, 80 y 90 del siglo XX. Fue una producción muy novedosa y alejada de la cerámica tradicional de Talavera de la Reina, que tuvo, sin embargo, una gran aceptación comercial, tanto dentro como fuera de nuestro país, hasta el punto de no poder atender, a veces, la fuerte demanda que hubo.


C O O P E R AT I VA O B R E R A S E C C I Ó N ARTÍSTICA DE ANTIGUA CERÁMICA EL CARMEN

1950-1998 Así se llamó la sociedad fundada el 15 de marzo de 1950, formada por quince antiguos trabajadores del Carmen. Se mantuvo activa durante casi medio siglo, hasta 1998, cuando Juan Antonio Froilán la adquirió. En este contexto se desarrolló la “cerámica moderna”, alternando siempre con una producción tradicional de Talavera.


Hasta 1961 la Cooperativa compartió espacio en el antiguo alfar con la empresa “Antigua Cerámica El Carmen”, si bien cada sociedad tenía claramente diferenciada su producción: - La Cooperativa hacía cerámica artística de estilo talaverano. -  Y la antigua empresa, cerámica de estilo valenciano (la rosilla, por ejemplo). Aunque todas las obras se siguieron firmando como Niveiro hasta 1961. Tras la marcha de Emilio Niveiro Díaz, la firma pasó a ser El Carmen-Talavera.


Antiguo Alfar del Carmen, donde la Cooperativa funcion贸 entre 1950 y 1973.


La Cooperativa, dado el éxito de venta de la cerámica moderna, pudo construir un nuevo edificio. En 1973 se trasladó a la nueva fábrica, sita en la carretera de Extremadura, donde aún hoy trabaja el último propietario, Juan Antonio Froilán.


Foto que muestra la nueva fábrica, sita en la carretera de Extremadura, lugar de paso obligado del tránsito rodado hasta 1991, año en que se abrió la circunvalación de la A-5.


En la nueva fábrica se instalaron hornos de fueloil, para los bizcochos; y de propano, para la cocción final. Esto garantizó el éxito de la producción. Durante los años en que la Cooperativa permaneció en el antiguo Alfar de la Plaza de San Andrés, siempre se coció en horno árabe de leña, más difícil de controlar. Ya en 1982, los hornos de propano y fuel-oil fueron sustituidos por hornos eléctricos.


Aspecto actual de la fรกbrica


Desde el principio, la Cooperativa hizo una producción de calidad. Obtuvo en 1953, solo tres años después de su creación, el primer premio y la medalla de oro en la PRIMERA EXPOSICIÓN INTERNACIONAL DE ARTESANÍA, celebrada en Madrid.


En 1987, muy avanzada ya su larga trayectoria de 48 a帽os, la Cooperativa recibi贸 otro importante reconocimiento a su labor: el Diploma de Honor de la Federaci贸n Empresarial Toledana.


La nueva fĂĄbrica conserva aĂşn hoy piezas antiguas, que la convierten en un peculiar museo.


Froilรกn se ha mantenido fiel al viejo nombre de la fรกbrica.


CERÁMICA MODERNA DEL CARMEN, ESTILO SANGUINO D I S E Ñ O S D E J O S É C A B A L L E R O Y J AV I E R C L AV O


1958 - CERÁMICA MODERNA La intención inicial de la Cooperativa era hacer cerámica artística de estilo talaverano, pero pronto se planteó una nueva línea productiva, que se conocería como Cerámica Moderna, con cierta influencia picassiana. Durante cuatro décadas (años 60, 70, 80 y 90) se mantuvo esta producción, atendiendo a la fuerte demanda de la hostelería, propiciada por el enorme desarrollo turístico del país.


Emilio Niveiro Díaz, en su libro “El oficio del barro” (1972), se refiere a esta variante de forma curiosa: “El Carmen”, por un derrotero de cerámicas modernistoides, remeda -sin saberlo de ciertodiseños que un día crearan José Caballero y Javier Clavo y goza de una demanda muy superior a su capacidad de producción”. Esta cita es fundamental para la investigación que nos ocupa, porque conocer la autoría de los diseños modernos era el principal objetivo del presente estudio.


En 1955, Mauricio Sanguino, natural de Puente del Arzobispo y perteneciente a una larga saga de ceramistas, abrió taller en Toledo capital. Allí tuvo ocasión de conocer a artistas de prestigio, algunos de los cuáles le proporcionaron dibujos y sugerencias para que realizara una cerámica distinta a la tradicional, más contemporánea y acorde con los nuevos tiempos. José Caballero y Javier Clavo fueron los que propiciaron la realización de unos originales motivos animales, de vivo colorido.


Plato con gallo “picassiano� de Mauricio Sanguino. Propiedad de Pablo Sanguino Arellano


Estas cerámicas de Sanguino están realizadas a partir de diseños y sugerencias (según dicen Natacha Seseña y Emilio Niveiro Díaz) de José Caballero y Javier Clavo.


Los motivos de gallos y toros son los mĂĄs representativos de Sanguino, si bien tambiĂŠn hay peces o frutas.


Efectivamente, gran parte de la producción moderna del Carmen se parece sobremanera a la hecha por Mauricio Sanguino en Toledo. Dos de los jóvenes cooperativistas del Carmen, sabiendo que esa cerámica se estaba vendiendo muy bien, fueron a la fábrica de Sanguino en Toledo a curiosear, adquirieron varias piezas y propusieron a sus compañeros de la Cooperativa hacer una producción similar. Esto ocurría en el año 1958.


Natacha Seseña, en 1975, cuenta que la Cooperativa El Carmen “produce poco de la labor tradicional polícroma y dedican su actividad a la fabricación de piezas: platos, cuencos, botijos y palmatorias, con decoración moderna a base de gallos y toros de cierto sabor picassiano, muy cerca, por no decir copia de la labor que en Toledo ha dado fama a Sanguino. Como él, hacen también el terminado de las piezas, es decir, la superficie no es lisa, sino rugosa, conseguida al cepillar sobre el vidriado en crudo.”


Este párrafo de Natacha Seseña confirma que la cerámica moderna que se producía en Talavera en ese momento versionaba la hecha por Sanguino en Toledo en esos mismos años. Cuando se refiere a dicho centro de producción (el de Sanguino), dice que “para los motivos de raíz picassiana se siguieron los dibujos o sugerencias de los pintores José Caballero y Javier Calvo (sic), amigos de Sanguino, y el último, colaborador directo en algunos murales”. Coincidiendo así con Emilio Niveiro Díaz.


JOSÉ CABALLERO Y JAVIER CLAVO COLABORADORES DE CERÁMICAS SANGUINO


Conozcamos algo de la importante trayectoria creativa de estos artistas, muy reconocidos en su tiempo. Jos茅 Caballero, de hecho, lleg贸 a recibir la medalla de Oro de Bellas Artes en 1989.


Hablaremos primero de las coincidencias dadas entre ambos artistas: •  Eran contemporáneos, pues solo se llevaban tres años (Caballero nació en1915 y Clavo en1918) . •  En su juventud se formaron con Vázquez Díaz. •  Admiraron profundamente a Picasso, por el que se dejaron influenciar. •  Trabajaron sobre todo en Madrid. Pero también estuvieron muy relacionados con Toledo. Ambas ciudades pertenecían por entonces a la región de Castilla la Nueva. •  Fueron amigos.


•  José Caballero y Javier Clavo fueron artistas multidisciplinares y de estilo muy ecléctico : pintores, escultores, escenógrafos, grabadores, ilustradores de libros…y diseñadores de cerámica. •  Los dos murieron con la misma edad, 76 años. Una diferencia curiosa: José Caballero cursó y finalizó sus estudios en la Escuela Superior de Bellas Artes; mientras Javier Clavo, algo alérgico a los planes académicos, fue un autodidacta puro.


OBRAS DE JOSÉ CABALLERO DIBUJO, GRABADO, PINTURA…


José Caballero, con solo 20 años, diseñó los decorados y figurines para Bodas de sangre, de García Lorca. 1935.


José Caballero. La rosa y el velocípedo. 1935. Dibujo a lápiz.

José Caballero. Elegía a María Simmonds sobre el cielo de papayas. 1953. Grabado.


Barco sumergido II. 1952. Tinta china sobre papel.


José Caballero también plasmó frecuentemente escenas de tauromaquia en su obra. Vemos cómo fue evolucionando hacia la abstracción.


Plato pintado por JosĂŠ Caballero en el taller de Mauricio Sanguino. Hoy propiedad de Pablo Sanguino Arellano


OBRA DE JAVIER CLAVO DIBUJO, FRESCO, GRABADO, ÓLEO, MOSAICO, CERÁMICA…


Miguel HernĂĄndez Javier Clavo fue un magnĂ­fico retratista. Doctor Severo Ochoa


Clavo aprendió la técnica del fresco en Italia. Aquí, el cimborrio de una iglesia de Llaranes, Asturias.

Buen grabador también, Clavo aquí plasma a u n a s m u j e r e s lagarteranas.


Impresionante Vista de Toledo, 贸leo de Javier Clavo


Escena de tauromaquia: Caballo y toro mirando . Ă“leo de Javier Clavo


Javier Clavo experimentĂł tambiĂŠn con el medio cerĂĄmico, como lo demuestran estos platos, realizados en el taller de Sanguino.


DISEÑOS PARA SANGUINO J O S É C A B A L L E R O Y J AV I E R C L AV O


José Caballero tuvo ocasión de conocer a Picasso en 1957, cuando éste vivía en Cannes y llevaba ya unos doce años produciendo su personalísima cerámica. Quizás esta visita despertó en Caballero el interés por esta artesanía y de ahí la colaboración con Sanguino ese mismo año. Los diseños de Caballero y Clavo eran claramente “picassianos”, ingenuos incluso, con una interpretación muy libre de animales, teñidos de intensos colores.


A falta de los diseños originales realizados para Mauricio Sanguino en los últimos años 50, mostraremos aquí el repertorio de motivos “picassianos” que El Carmen desarrolló durante tres décadas y que uno de los socios y pintor de la Cooperativa, Alberto Fernández Gallego, recogió en unos sencillos y vistosos dibujos de los que el contable de la Cooperativa, don Victorio Díaz, conserva cuidadosamente copias en color. Alberto Fernández entró como socio de la Cooperativa en 1953 y desde 1972 dirigió la Junta rectora.


EL MOTEADO BLANCO SEÑA DE IDENTIDAD DE LA CERÁMICA MODERNA


EL Carmen, una vez adoptada la decisión de imitar la producción de Sanguino, con ligeras variaciones, se apresuró a patentar, como propio, el acabado moteado, tan rústico y poco tradicional, que caracteriza a gran parte de esta producción. El 13 de Diciembre de 1958 patentaron dicha técnica.


Baño moteado

Propiedad de Victorio Díaz


La técnica decorativa patentada en 1958 es descrita así por Victorio Díaz: “…en un trozo de cualquiera de dichos objetos de cerámica … se distingue su fondo color crema, salpicado todo él de un moteado o manchas en blanco y de diferentes tamaños y formas, muy irregulares y todo ello con gran brillantez debido a una película de barniz cristalizado”. Natacha Seseña, en 1975, dejó escrito que esa superficie rugosa se obtenía cepillando el vidriado en crudo.


El moteado permitía hacer una cerámica mucho más fácil de producir y de cocer, pues el acabado final del baño era más seguro. El bizcocho se bañaba primero en un vidriado transparente y luego en otro de estaño, cepillándose la superficie para generar irregularidades y grumos. Sobre esa base se trazaban los dibujos, sencillos, grandes, de líneas gruesas para el contorno y colores intensos y planos (los mismos utilizados en la producción tradicional talaverana), que cubrían amplias zonas.


Las obras así realizadas, picassianas por los motivos, resultaron graciosas y rápidas de pintar. No existía el riesgo de descartar productos cuyo baño presentara burbujas o defectos propios de la técnica tradicional. Lo cual era muy interesante desde el punto de vista comercial. El aspecto rústico, muy del gusto de la época en los locales turísticos, estaba garantizado además con este baño moteado.


La pintura de la Cerámica Moderna, sobre esa rústica superficie, la llevaron a cabo, principalmente, los siguientes pintores: ALBERTO FERNÁNDEZ GALLEGO TEODORO CHACÓN RODRÍGUEZ y MANUEL RIZO FERNÁNDEZ.


Propiedad de Froilรกn


Propiedad de Victorio DĂ­az


Propiedad de Froilรกn


Propiedad de Froilรกn


Propiedad de Froilรกn


Propiedad de Victorio DĂ­az


Propiedad de Victorio DĂ­az


Propiedad de Victorio DĂ­az


Propiedad de Froilรกn


Propiedad de Victorio DĂ­az


Propiedad de Victorio DĂ­az


Propiedad de Victorio DĂ­az


Propiedad de Victorio DĂ­az


Propiedad de Froilรกn


Propiedad de Froilรกn


Propiedad de Victorio DĂ­az


Por el apelativo utilizado de “modernistoides”, parece obvio que a Don Emilio Niveiro Díaz no le gustaba esta cerámica, tan alejada de la producción del Carmen durante los años en que él dirigió la fábrica (1941-1949), basada en diseños de Francisco Arroyo. Según cuenta Natacha Seseña, ni siquiera quería que se le identificara con esas obras de decoración contemporánea. Quizás esta fue una de las razones por las que, en 1961, se independizó definitivamente para fundar La Nueva Menora, ya en1963.


Es posible que la aversión de Emilio Niveiro Díaz a esta producción moderna tuviera algo que ver con el hecho de no ser una propuesta original del Carmen, sino una versión demasiado parecida a la cerámica de Sanguino. Esto daría pleno sentido a la frase que ya hemos citado anteriormente: “El Carmen”, por un derrotero de cerámicas modernistoides, remeda sin saberlo de cierto- diseños que un día crearan José Caballero y Javier Clavo y goza de una demanda muy superior a su capacidad de producción”.


El propio Emilio Niveiro Díaz nos cuenta en su libro, escrito en 1972, que en aquellos años la cerámica talaverana estaba muy solicitada: “…por más que hoy, a Dios gracias, se venda todo por la avalancha turística y porque la moda va por nuestros rumbos.” Para entonces, la Nueva Menora también producía una cerámica de estilo renovado, muy elegante por cierto.


Fue en ese contexto de una España atractiva para el turismo, sobre todo en las zonas costeras, cuando El Carmen desarrolló esta peculiar producción, muy alejada de la tradición talaverana o valenciana. Conocida como Cerámica Moderna, fue calificada también en su momento de “picassiana”. Y tan solicitada estuvo, que a veces no fue posible atender la fuerte demanda. La cerámica moderna se comercializó principalmente en la costa española; pero también en Europa, USA, América Latina y Japón.


Natacha Seseña cuenta cómo los japoneses, en los primeros años 70, venían dispuestos a comprar cerámica talaverana por tres millones de pesetas (18.000 € de hoy). Una gran inversión en aquellas fechas. Esta importante demanda confirma lo acertado del Carmen al tomar la decisión de cambiar valientemente de rumbo, abordando una nueva producción que renovó formas, decoraciones y técnicas.


Una anécdota curiosa respecto a la forma de comercializar la cerámica moderna: No solo se vendía en la propia fábrica, sino en Toledo capital. Para aprovechar la gran afluencia de turistas, apostaban estratégicamente, por ejemplo junto a la parada de los autobuses turísticos, un vendedor vestido de lagarterano, junto a un asno cuyos serones rebosaban de cacharros de cerámica. Una imagen tan pintoresca atraía de inmediato a los visitantes extranjeros o nacionales, que se apresuraban a comprar.


Otra jugosa historia es la del interés mostrado por un empresario argentino, en 1959, por trasladar la Cooperativa completa, con enseres, operarios y familia, hasta Argentina. Los socios de la Cooperativa se tomaron dos días para tomar una decisión, que fue la de seguir en Talavera. El salto del charco, como popularmente se dice, fue considerado demasiado arriesgado. Y no fue mala decisión, porque a partir de 1961, las cosas fueron muy bien en la empresa, gracias al éxito espectacular que tuvo la cerámica moderna.


Y una última anécdota: Don Victorio Díaz cuenta que al Carmen venía con frecuencia la actriz Lucía Bosé, acompañada del escultor Francisco Otero Besteiro, y que ambos, admiradores de la cerámica de Picasso, de la que la propia Lucía Bosé tiene una pequeña colección, gustaban de la cerámica moderna del Carmen. En ocasiones incluso decoraron ellos mismos algunas piezas.


La innovación en la cerámica moderna fue total: formal, decorativa y técnica. De ahí su atractivo también para los jóvenes artistas de la época. El Carmen no prescindió, sin embargo, de producir obras de tradición valenciana y talaverana, pues estas tendencias decorativas tuvieron igualmente mucha salida comercial en esas décadas.


TIPOLOGÍAS FORMALES DE LA CERÁMICA MODERNA S E G Ú N C AT Á L O G O D E L C A R M E N


Citando de nuevo a Natacha Seseña, la cerámica moderna iba destinada a los numerosos establecimientos turísticos que proliferaron a partir de los años 60. Restaurantes, mesones o paradores se decoraban con objetos de artesanía que daban un ambiente “rústico” al local. Eso explica la necesidad de nuevas formas, necesarias en el ámbito de la hostelería: jarras y vasos para sangría o cerveza, ceniceros, vinagreras, platos, cuencos, tazas de café, cafeteras, azucareros, botijos…


Pero también se hicieron objetos destinados a la ambientación típica y tópica de dichos establecimientos: recipientes en forma de toros o gallos, floreros, campanillas, macetas, pies de lámparas, palmatorias, azulejos…


Catรกlogo de Cerรกmica Moderna del Carmen


Tarifa de precios de Cerรกmica Moderna del Carmen. 1982


DISEテ前S MODERNOS DEL CARMEN SIN FIRMAR NI FECHAR


En la actual fábrica de Froilán se conservan numerosos diseños modernos que, en este caso sí, parece que fueron realizados exclusivamente para la producción cerámica del Carmen. Ninguno de ellos aparece firmado ni fechado, pero afortunadamente podemos adjudicar la autoría a la mayoría, gracias de nuevo a la inestimable colaboración de don Victorio Díaz, contable del Carmen durante la etapa de cooperativa.


RAFAEL PRIETO GONZÁLEZ D I S E Ñ O S PA R A L A C E R Á M I C A M O D E R N A D E L C A R M E N


Rafael Prieto González nació en Talavera en 1926 y falleció en 2009, a los 82 años de edad. Desde niño demostró buena mano para el dibujo. A los 13 años entró como aprendiz en la fábrica de Elidio Sánchez (futura cooperativa La Purísima), pero como su madre era nodriza de un hijo de Emilio Niveiro Romo, éste último se lo llevó enseguida al Carmen. Eso ocurrió en 1939. Hasta que se jubiló, en 1991, transcurrieron 52 años de trabajo y de fidelidad a la misma fábrica.


Rafael Prieto González, pintando una montería a los 63 años.


En el año 1950, cuando se constituyó la Cooperativa del Carmen, de la que Rafael fue uno de los socios fundadores, tenía solo 24 años y ya estaba libre del servicio militar. Oficial de pintura, tenía una forma de pintar ágil y segura, que lo convertían en un trabajador rentable. Desde 1951 perteneció a la Junta Rectora de la Cooperativa, primero como vocal y, desde 1962 y hasta su jubilación, en 1991, como tesorero.


Pero las labores administrativas no les distrajeron de su principal actividad: la pintura de cerámica tradicional talaverana. Era experto en montería. Pese a esta especialización, fue Rafael Prieto uno de los que propuso a la cooperativa, en 1958, la apertura de una nueva línea productiva, moderna y picassiana. Si bien al principio se limitaron a versionar cerámicas de Sanguino con diseños de José Caballero y Javier Clavo, en algún momento ¿años 70 u 80?... Prieto propone nuevos modelos.


Don Victorio Díaz, contable de la cooperativa y amigo personal de Rafael Prieto González, le atribuye la autoría de los diseños que mostraremos a continuación. Su hijo Rafael Prieto Quirós, que conserva dos de esos diseños, también los atribuye a su padre.


Los dibujos de Rafael Prieto González se caracterizan por sus líneas finas y elegantes. Conforman un total de 14 dibujos, superpuestos a perfiles de contenedores de formas muy sencillas. Once de ellos están dotados de variados y alegres colores, dispuestos con cierta libertad, mediante estampación, para no quedar constreñidos por las líneas previas. Otros tres, están dibujados simplemente en acuarela azul.


Los motivos representados son preferentemente animales. Algunos naturales: dos peces, un gallo, dos palomas de la paz, un pájaro, un ciervo, un felino y ¿un cánido?. Y otros fantásticos: dos esfinges, un león alado, un centauro y una peculiar sirena, que además de cola de pez, dispone de patas de caballo y alas. Todos ellos muy atrayentes y originales.


Quedan pocas obras cerámicas realizadas según estos diseños, pero suficientes para comprobar cómo El Carmen hace su propia propuesta moderna, aunque siguiendo con la línea picassiana que tanto éxito comercial le procuraba. En esta nueva variante, con frecuencia el baño es el tradicional, de superficie lisa, lo que permite apreciar la dificultad para obtener resultados impecables en el mismo. Las piezas conservadas suelen ser defectuosas, no comercializables por tanto. Gracias a eso, las tenemos.


Propiedad de Froilรกn


Propiedad de Froilรกn


Propiedad de Froilรกn


Propiedad de Froilรกn


Propiedad de Victorio DĂ­az


Propiedad de Victorio DĂ­az


Propiedad de Froilรกn


En sus últimos años como pintor del Carmen, Rafael Prieto diseñó el mural publicitario de Talleres el Prado, negocio colindante con la fábrica de cerámica y dedicado a la venta y reparación de maquinaria agrícola. Para este encargo, se fijó en los murales cerámicos hechos en la fábrica de Ruiz de Luna para el local de CIMASA, en el Paseo del Prado, hoy perdidos. Lo que demuestra que inspirarse en el trabajo de otros era una costumbre habitual.


Mural de Talleres El Prado, diseĂąado en estilo moderno por Rafael Prieto. Hecho entre 1988 y 1991, fue uno de sus Ăşltimos trabajos.


UNA HIPÓTESIS FALLIDA ASIGNACIÓN DE DISEÑOS A JOSÉ CABALLERO


Al comienzo de esta investigación sobre la autoría de los diseños de la Cerámica Moderna, consideramos la posibilidad de que los dibujos hoy atribuidos a Rafael Prieto González, fueran realmente de José Caballero. Vamos a argumentar el por qué de esa idea inicial.


Desde el principio advertimos cierto rasgo de estilo de José Caballero que nos animó a adjudicarle algunos de los bocetos. Casi todos los pequeños diseños que se conservan sobre cartulina blanca coinciden en un detalle, que nos hemos permitido denominar “ALFILERES”, en realidad líneas que acaban en un punto.


Analizando la obra gráfica y las escenografías de José Caballero, realizadas muchas de ellas en la década de los 50, esos “alfileres” aparecen repetidas veces. Es más, parecen un elemento recurrente incluso en alguna de sus primeras obras. La escenografía diseñada para la representación de El caballero de Olmedo, de Lope de Vega, a cargo de la compañía teatral La barraca, en 1935, es un buen ejemplo.


Escenografía de José Caballero para El caballero de Olmedo, obra de Lope de Vega, representada en 1935 por el grupo teatral La barraca, y dirigida por García Lorca. Aquí nos llamaron la atención esos motivos en forma de líneas rematadas en un círculo, premonitorias de lo que denominamos “alfileres”.


En este magnífico dibujo de Barco sumergido II, de 1952, también se aprecia ese sutil y elegante juego de líneas y puntos, como el que podemos observar en los peces adjuntos. El pez en posición vertical que aparece debajo del barco, está resuelto de forma muy similar a éstos.


En este grabado, Elegía para canciones para iniciar una fiesta ¿1953?, podemos observar igualmente esas tramas de líneas acabadas en puntos, que están presentes en la casi totalidad de los diseños para cerámica.


En la maqueta para la escenografía del Retablo de Maese Pedro, de 1956, tanto el sol como la línea acabada en un punto que se entrevé al fondo, pueden relacionarse fácilmente con los dibujos.


En la escenografía de la Suite Albaicín, 1958, la silueta amarilla aparece rellena con los mismos puntos y líneas (alfileres).


Pero puestos en contacto con la Fundación Caballero-Thomás de Carranza, que vela por la conservación y difusión de la obra de José Caballero, nos negaron cualquier posibilidad de que él fuera el autor de estos dibujos. La realidad es que este artista firmaba sistemáticamente toda su obra. De ahí la necesidad de seguir investigando, para terminar descubriendo que el autor era alguien muy cercano, de la propia Talavera: Rafael Prieto González.


MUNI, PINTOR D I S E Ñ O S PA R A L A C E R Á M I C A M O D E R N A D E L C A R M E N


Froilán también conserva otros dibujos interesantes, sin firmar, realizados sobre simple papel de envolver, que muestran otro estilo muy diferente. Afortunadamente, un plato de la colección de Don Victorio Díaz conserva una etiqueta que da varias pistas:


Propiedad de Victorio Díaz

Diseño de Muni

Ejecución en cerámica de Rafael Prieto González. 1978


Lamentamos decir que hasta ahora no hemos encontrado información alguna sobre Muni. No sabemos siquiera si es un apellido, un nombre artístico, un diminutivo… Ni si fue, o es, un artista talaverano o foráneo. Por la etiqueta sabemos algo interesante: que Rafael Prieto González también pintaba cerámica moderna, pero sobre el baño liso tradicional al que estaba acostumbrado.


Estos diseños se diferencian claramente de los de Rafael Prieto González. En este caso se conservan un total de seis dibujos, muy enérgicos, de fuertes y seguros trazos, con un grado de síntesis encomiable y muy bien adaptados a los soportes previstos. La gama de colores utilizada es corta: negro, blanco, ocre y azul.


La serie, que llamaremos de tauromaquia, por el protagonismo de este tema, resulta de una gran fuerza estĂŠtica y se debe con seguridad a una misma mano, la de MUNI, experta en el dibujo seguro y cuidadoso a la par. Los motivos se superponen a perfiles casi siempre minimalistas: platos, cuencos de paredes rectas y cilindros. Un gran sol protagoniza uno de los platos. Y Don Quijote y Sancho Panza se acoplan a jarras de formas mĂĄs convencionales.


Propiedad de Froilรกn


Propiedad de Froilรกn


Propiedad de Froilรกn


Propiedad de Victorio DĂ­az


Propiedad de Victorio DĂ­az


AUTORÍA DESCONOCIDA M Á S D I S E Ñ O S PA R A L A C E R Á M I C A M O D E R N A DEL CARMEN


Y veamos ahora una segunda serie, formada por cinco dibujos, más desigual en cuanto a calidad y temática, que solo coinciden con la anterior serie en el soporte (papel de envolver). En estos diseños, más torpes de ejecución, podemos observar siempre motivos femeninos. Hay dos jarras con forma de muñeca; una figura puramente decorativa; una palmatoria sobre una cabeza femenina; un frutero también superpuesto a un busto de mujer; y un jarrón. Apenas se conservan piezas cerámicas relacionadas con estos diseños.


Propiedad de Victorio DĂ­az


EPÍLOGO ¿ T R A D I C I Ó N V E R S U S I N N O VA C I Ó N ?


Tenemos muy claro que la tradición no debe estar reñida con la innovación. El gran reto de los ceramistas de hoy es encontrar el justo equilibrio entre preservar dicha tradición (de la cerámica talaverana por ejemplo) y proseguir con la eterna búsqueda de nuevos lenguajes estéticos, propia de la evolución cultural de toda la historia de la humanidad. Como hemos podido comprobar, el Alfar El Carmen lo intentó al menos.


Es lo mismo que están haciendo ahora mismo otros centros productores talaveranos. Centro Cerámico Talavera, o Cerámica San Ginés, por ejemplo, alternan la producción clásica de Talavera con la materialización en barro de diseños de jóvenes creadores contemporáneos, dando lugar a productos muy novedosos,

impecables técnicamente y de estilo internacional. Dirigidos a un cliente también joven, que empezará por ello a apreciar la cerámica como objeto artístico, lo cual puede garantizar la demanda del futuro.


Si Juan Antonio Froilán gusta, dado que ahora mismo es el propietario de todos los diseños y patentes del Alfar El Carmen, desde aquí le animamos a ejecutar de nuevo los diseños de Rafael Prieto González y Muni, porque consideramos que sus propuestas siguen resultando interesantes y que su estética, absolutamente contemporánea, aún está vigente. Sería una bonita forma de homenajear la larga trayectoria de su fábrica, El Carmen, que se atrevió, en diferentes momentos, a apostar por una producción muy innovadora.


FUENTES CONSULTADAS BIBLIOGRAFÍA, ENLACES, CORREOS Y CONVERSACIONES…


Bibliografía •  Emilio Niveiro Díaz. El oficio del barro (notas de un alfarero). Escrito en 1972 y publicado en 1994. •  Natacha Seseña. La cerámica popular en Castilla La Nueva. 1975. Otros documentos escritos •  Victorio Díaz. Notas biográficas sobre Rafael Prieto González, completadas con una breve historia de la Cooperativa El Carmen. •  Ángel Ballesteros. Breves anotaciones sobre la historia del Alfar El Carmen.


Enlaces Han sido consultados innumerables enlaces de internet referidos a José Caballero y Javier Clavo, los diseñadores de la cerámica de Sanguino. Destacamos la excelente web de la Fundación Caballero-Thomás de Carranza. Correos electrónicos •  Se ha contactado con dicha Fundación Caballero-Thomás de Carranza, que vela por la conservación y difusión de la obra de José Caballero. •  Y con Zinnia Clavo, hija de Javier Clavo y pintora como él. Ella nos ha proporcionado la foto y los platos cerámicos de su padre.


Conversaciones con: •  Juan Antonio Froilán, actual propietario del Carmen. •  Victorio Díaz, contable de la Cooperativa del Carmen. •  Ángel Ballesteros, historiador del Carmen. •  Manuel Rizo, pintor de la Cerámica Moderna del Carmen. •  Rafael Prieto Quirós (hijo de Rafael Prieto González) y pintor, durante muchos años, de cerámica tradicional talaverana en El Carmen. •  Pablo Sanguino, ceramista, pintor y anticuario de Toledo.


Y por último, no quiero dejar de mencionar las charlas con Ana Isabel Sánchez Jiménez, que conserva celosamente algunos vestigios documentales del Alfar El Carmen y además es la orgullosa madre del joven Emilio Niveiro Sánchez, el último eslabón de una saga que tanto aportó al prestigio cerámico de la ciudad de Talavera durante más de un siglo.


Esta presentación se hizo pública el día 5 de Junio de 2014, en la Escuela de Arte de Talavera, como complemento a la exposición celebrada en ese mismo lugar y dedicada al Alfar El Carmen.

CARIDAD PLEGUEZUELO PARUGUES LICENCIADA EN HISTORIA DEL ARTE

Las fotografías de los diseños y cerámicas modernas han sido realizadas por Javier Moreno del Pino.

Alfar el carmen cerámica moderna  
Alfar el carmen cerámica moderna  

Presentación de "Caridad Pleguezuelo Parugues" dentro del ciclo de Exposiciones y Conferencias celebradas en la Escuela de Arte Talavera y d...

Advertisement