Issuu on Google+

Cambiando caperuzas

3° Grado “A” Turno Mañana Escuela N° 10 DE 12 “Coronel de Marina Leonardo Rosales”


1


H abía

una vez dos niñas llamadas Caperucita. Una era Caperucita Roja que vivía con su mamá. La otra era Caperucita Violeta, que no vivía con su mamá y su hermana sino con su abuela gruñona en el bosque. Ninguna de las dos sabía que tenía una hermana melliza. Caperucita Roja era una niña buena, amable y feliz que deseaba tener una hermana. En cambio Caperucita Violeta era mala, desagradable y quejosa porque se sentía sola por no tener con quién jugar.

2


3


Un día de marzo, al comenzar las clases, Caperucita Roja y Caperucita Violeta se encontraron entrando juntas a la escuela. Grande fue su sorpresa al verse una igual a la otra. Las dos pensaron: “Es igual a mí” y empezaron a hacerse una catarata de preguntas, sin darse tiempo a contestar. Después de charlar un largo rato sobre sus vidas, tuvieron una gran idea: cambiarse la caperuza y así Caperucita Roja conocería a su abuela, y Caperucita Violeta a su mamá. Al salir de la escuela la mamá notó un poco extraña a su hija, contestadora y quejosa. Mientras tanto la abuela gruñona nota más tierna a Caperucita Violeta.

4


5


Al día siguiente se encontraron en la escuela y se contaron lo que le había pasado a cada una. A Caperucita Roja le pareció muy desordenada y aburrida la habitación de Caperucita Violeta. En cambio, Caperucita Violeta quedó encantada con la casa de Caperucita Roja, pero sobre todo con lo cariñosa que era su mamá. Organizaron ir a jugar juntas a casa de Caperucita Roja y así se produciría el reencuentro de la mamá con sus hijas.

6


7


A la hora indicada sonó el timbre en casa de Caperucita Roja y cuando la mamá las vio juntas no podía creer lo que veía. Pensaba: “¿Será verdad, será que al fin estaremos juntas?” Y pasaron toda la tarde charlando sobre cómo habían sido sus vidas. La mamá llamó a la abuela de Caperucita Violeta para conversar con ella.

8


9


Cuando llega, la abuela se sorprende porque después de muchos años se reencuentra con su hija y su otra nieta. Mientras la mamá y la abuela conversan sobre las distintas situaciones que las habían separado años atrás, las niñas jugaban en el bosque.

10


11


De pronto, detrás de un árbol, apareció un lobo grandote, dientudo y panzón que trataba de atrapar a Caperucita Roja. La corrió, y la corrió y cuando estaba a punto de atraparla… pasó Caperucita Violeta corriendo para otro lado. El lobo comienza a correrla y cuando está a punto de atraparla… pasó Caperucita Roja corriendo para otro lado y el lobo la siguió. Así estuvieron las niñas mareando al lobo hasta que de repente se pararon las dos frente a él.

12


13


El lobo tropezó con una piedra y se cayó golpeando su cabeza. Al despertar veía caperucitas de colores por todos lados. Se asustó tanto que salió corriendo y gritando: ”¡Socorro, socorro !Me persiguen caperucitas, necesito un lobocólogo que me ayude!”.

14


15


Las niñas festejaron la huida del lobo y volvieron corriendo a su casa a dar la buena noticia. Al llegar encontraron a su mamá y su abuela conversando alegremente, y desde ese día vivieron unidas y felices para siempre.

FIN Autores 3ºA 2013

16


Y vivieron felices para siempre

FIN


Realizado por: Agustín B. Lucas Matías Máximo Ciro Agustín L. Rodrigo Santiago Jonathan Rodolfo Joaquín Nicolás

Fiorella Jazmín Belén Vera Abril Camila G Sofía M. Ma. Belén Sofía F. Camila R. Valentina Martina

Docente de grado: María Inés Aquino


Cambiando caperuzas