Issuu on Google+

Sebastiรกn Realini

hijo difusiona/terna ediciones


sebastián realini hijo, buenos aires, 2013

difusiona/terna.ediciones dirección.general /nadia sol caramella dirección.editorial /cristian j franco prensa.comunicación /joel vargas edición.diseño.diagramación /cristian j franco corrección /pamela pulcinella | nancy gregof ilustración.portadilla.colofón /emi breuss ilustración.contratapa /nacho flores aguirre escriturasindie.blogspot.com.ar facebook.com/escrituras.indie facebook.com/escriturasindie.difusionalterna


hijo Sebastiรกn Realini


Yo. Antonin Artaud, soy mi hijo, mi padre, mi madre... y yo mismo Antonin Artaud


-1

No sé qué es más fuerte: si mis ganas de tener un hijo o mis ganas de tener algo con la persona que ahora supuestamente me ama. Por el momento no tengo un hijo, ni siquiera un compromiso, y encima tampoco sé escribir; tengo un poema mogólico.

3


-2 a C.A.H.

Una vez quise tener algo con otra persona que no era ella ni vos, ni esa. Ni siquiera era un yo todavĂ­a pero no tuvimos relaciĂłn, ni onda ni nada. Me habĂ­a jurado con aquella tener un hijo: tuve ansias.

4


-3 No soy más que una silenciosa, una huérfana sorda y muda, hija de algo que se arrodilla y de alguien que cae Del diario de Alejandra Pizarnik, 25/3/1961

Hace ya algunos años tuve un hijo con una chica rubia que me gustaba mucho. Yo pasaba todos los días por Tucumán y Florida hasta que un día la compré. Sus ojos bien abiertos me hacían acordar a una película en la que alguien muere o algo así… Su pelo sedoso que acaso no la hacían parecer tanto una muñeca inflable, sin su dios de goma como nosotros, fue lo que más me sedujo. El amor, de alguna u otra manera y no sé como, surgió. Tuvimos nuestros mejores momentos 5


al principio, como siempre. Luego, cometimos el error. Como mi padre a mí yo al principio no lo deseaba, no lo quería, y la que se hizo cargo fue mi mujer ¡Pobre boluda! El vacío que caía desde su interior le llenó los ojos a mi hijo para que él a fin de cuentas se pareciera más a mí; y me fui. Cuando me arrepentí y comencé a extrañarlos quise volver, pero ella no emitió palabra y lo tomé como un no. Él ya estaba crecidito y no quiso ni verme; por eso, me compré un cactus (es que necesito ese contacto con el otro) y además tomé coraje y adopté una mascota virtual por internet. Los tres somos muy felices. 6


-4 ¿Para cuándo yo mi propio Dios?

Vicente Luy Lo irónico de todo este asunto de ser padre, es que Ricky Martin ya tiene su par de gemelitos que fueron concebidos mediante la inseminación artificial de su prima con el esperma de él. ¡Bienvenidos al mundo Mateo y Valentino!

Dios: yo sé que no existís, pero por favor dame una razón para vivir; dame hijos o al menos, muchos perros que cuidar.

7


- 5 | Zeitgeist En un jardín de fuego y sal bajo la hemorragia lunar multiplicándose al infinito (aleph 3) insectos, bestias, flores, troncos.

Palo Pandolfo Mi hijo se lacera los brazos y se tapa las lastimaduras con muñequeras de banditas de rock. El que pareciera mi hijo tiene cara de nada todo el tiempo, nunca sé si porque está triste o tal vez demasiado alegre para darse cuenta. Al que le dicen mi hijo: se arregla el pelito demasiado para ser mi hijo; mi hijo no es mi hijo si no que es hijo del mal de esta generación, 8


del tiempo, las palabras, el todo.

Temporalmente, se me fueron las ganas de tener descendencia.

9


-6 No puedo tener un bebé, tengo un gusano

Inés Rando Hijo mío, hija mía: tengo nostalgia. Nostalgia de lo que no pude tener, porque no puedo mantener ese vínculo que me brinde otra oportunidad, que me brinde una familia. Lo estable: esta bipolaridad.

10


-7

Estoy preparado estoy preparado estoy preparado estoy preparado estoy preparado estoy preparado Soy de so単ar con lo que no tengo soy de so単ar con lo que no creo.

11


- 8 | Paternidad No Logo I

El apellido no es nada la sed lo es todo.

12


- 9 | Paternidad No Logo II

La sangre no es nada la sed lo es todo.

13


- 10 | Aborto mĂ­o

Tengo que aprovechar ahora, debo ver la brutalidad, el desasosiego y la desesperanza de lo humano, de la vida, de las absurdas cosas que nos rodean, antes de dejar de ser lo que soy y volverme padre (o tan solo volver a pensarlo)

14


- 11

Dice la gente de la vida: que algunas de las metas que hay que inculcarse son: escribir un libro, plantar un árbol, tener un hijo; y para mí, este hijo no es más que otra serie de cosas que se suceden en la vida, porque no sé más cómo abortarme estas palabras. Sobre la vida nuestros padres nos dicen: que no hay que mentir, ni engañar, y menos que menos matar. Tal vez yo no tengo el coraje de Romina Tejerina o tan solo no me da la cara como para utilizarlo 15


a lo Blumberg. Sobre estas accidentales palabras carentes de los cromosomas necesarios para devenir en poema, sólo diré como Carlos Menem lo hizo de su Junior: “la vida me quitó un hijo”.

16


escrituras.indie difusiona/terna ediciones 2013


[ d/a ] 2013


Sebastián Realini | Hijo