Issuu on Google+

Cristian Franco

pedazos mugres difusiona/terna ediciones


cristian franco pedazos mugres, buenos aires, 2013

difusiona/terna.ediciones dirección.general /nadia sol caramella dirección.editorial /cristian j franco prensa.comunicación /joel vargas edición.diseño.diagramación /cristian j franco corrección /pamela pulcinella | nancy gregof ilustración.portadilla.colofón /emi breuss ilustración.contratapa /nacho flores aguirre escriturasindie.blogspot.com.ar facebook.com/escrituras.indie facebook.com/escriturasindie.difusionalterna


pedazos mugres Cristian Franco


-1 Y todo se hace claro, obvio por fin: la solapada materia del mundo, la perversidad de lo real. H. C.

pedazos de la víctima dedos en la boca como agujas como parásitos o pétalos algo suave entre las pijas cortadas los vidrios estériles otra vez sobre el asfalto la pus chorreando en círculos imperfectos se sabe, sabemos cada uno conoce el sabor de su propia ceniza/1 -2 Ahora soy yo la sombra entre estos cuerpos reales J. J. S.

en la niebla |en la tajadura, la incisión en lo estallado respirar y latir 5


lamer, rozar abrazar con saña la opacidad hendida arañar, morder lo último se sabe, sabemos coger y morir no tienen adjetivos/2 -3 /¿tu cuerpo qué sabe cuánto cómo olvida tu cuerpo por quién, para qué nada tu cuerpito ese?/ apenitas eso tibio que sangra y dice y sueña si lo desaparecido deja su marca borroneada pero intocable cada vez, otra vez pero no es más sencillo de decir: 6


extenuada matriz de lo volátil, acaso de la luz quejido animal de lo que tiene fin inmóviles junto al árbol de la carroña/3 -4 despacio los hambrientos inician la persecución /después qué: esta lluvia blanquísima creciéndote en los huesos/ entran con desdén en las piedras hostiles /no: suavecita contra el viento tu sangre polvorienta brilla/ todo se llevará a cabo en perfecto silencio /¿enroscarse dónde ahora? ¿pudrirse suavemente con quién?/

7


-5 que casi nada sabemos de las aguas que nos esperan A. B.

hasta acá lo único seguro es el recuerdo machucado de las ruinas y su temperatura: más después apenas un viento, un dibujito que respira sobre la tierra reseca y quieta eso, esto: nuestro impecable, imprudente círculo de cenizas y arena (cuando digo yo todo cruje y se oscurece) porque es sabido que hay que elegir: tensarnos como una pobre rama de sauce y luego 8


quedar como desasidos pero alertas y enteros en el agua adoptar, pues, quiero decir, la forma invisible y procaz de un pájaro subterráneo (cuando digo yo todo cruje y se oscurece) y sí tenemos los dedos ya sin uñas sin huellas casi y una o dos palabras en idioma extranjero que, susurradas, vuelven, nítidas, hermosamente incomprensibles como una viejísima plegaria: opopupávo tape opopupávo tape/4 (cuando digo yo todo cruje y se oscurece) 9


pero si entonces mojada de luz/5 intacta nos rodea: esas manos que llamean en lo invisible/6 cuando es noviembre por última vez y los tilos florecen o secándose su olor y sed, humo también contra estas pieles que a veces nunca mueren pero pudrir lo que se dice pudrir igual se pudren, si bien lo hacen sí digámoslo así lentas, elegantes pestilentes se demoran en nuestro cuerpo amargo y paciente que no sangra ya no supura curado al fin? ¿endurecido al fin oh! quizás quizás tal vez este nuestro cuerpo 10


esta carne triste titubeante, inútil e ilegible (cuando digo yo todo cruje y se oscurece) y luego las aguas que roerán nuestros huesos impecables pero antes un día y otro día y otro acá: entre cuatro paredes ciegas con esta botella por la mitad y brotados de paranoia: voces en las fisuras de la luz y tan urgidos del óxido que se filtra hacia lo hondo hondo —donde los gusanos blancos rondan, altivos y obscenos, nuestras raíces— seguimos esperando que lleguen las moscas a la última noche de las cacerías

11


-6 //escena1: negreando/ sí/ el feliz sangrar de los insectos sobre las páginas blanqueadas/ pongámosle: una vaca que transcurre como un humo mínimo e irrecuperable venenea paracá parallá paracá parallá pujando dentro del iris distorsionado/… / o sí: la henchida multitud mascando y mascando su niebla quiero decir /transmisión /elisión /ficción / transimisión\ficción\elisión\ irrisión y ahora? ahora a otra cosa mariposa masca!\masca!\masca!!! oh, preciosa savia muchedumbre: tus cadáveres bailando como cristos fracturados /…/ despacio desde tu cristal las íntimas cloacas 12


para después caño y caño y caño y caño y caño!!! //escena2: [ oigo la nieve rompiendo los bambúes. la noche, negra ]/7 otra vez —trancisión —pudrición —vacilación negrura esta, resquebrajeante transparencia porque no fue de nuevo siquiera lo fuido que nos alumbra o resuena/ es quizás de nuevo néctar alzado o arena nomás, cuerpo percudido, quietecitito cuerpo /envuelto de pólenes atrae las insaciables abejas del basural /al final todo para esto? no: la caliente y rápida maceración de la inocencia: salpimentar con extremo cuidado el bocado núbil de los carroñeros

13


//escena3: [ sabía que iba a haber muertos: temprano a la mañana cantaban muy triste los gallos me dije: ¿quién será que va a morir hoy? ]/8 orina negra en la boca azul orina negra en la boca verde orina negra en la boca roja eso! otra vez otra vez: un cuerpo agarrado a los charcos que se evaporan\¿alguien todavía en aquella tarde en que llovíamos como quien duele hasta el fondo de la mar?\pero ya no\ no va quedando aquí nadie de carne nadie de hueso\nadie nadie señores y señoras\¿quién nombrará entonces eso que poco a poco existe tras mis párpados: vuestra límpida mugre?\porque ni uñas ni dientes\ni uñas siquiera ni dientes siquiera\salivas sangres\pedazos mugres\y si quereis podríamos hablar horas días sobre las pequeñas pueriles fatuas estrategias que intentamos para seguir funcionando a pesar de que todas las evidencias y experiencias indican que sería mejor apagar todo y pasar a otra cosa lo más rápido posible sin que nadie se de por enterado de que alguna vez nuestros pies pisaron este barro inhóspito y pasajero barro no menos super14


fluo o transitorio que esta respiración estos latidos esta cosa que llaman piel y que se supone que debe estremecerse con estas gotitas frías que empiezan a mojarla ahora que solamente queda el asfalto en esta noche que no nos ha tratado a decir verdad para nada bien nos quedamos sin puchos a la una y media y no hay nada abierto por ningún lado y ya son las cinco y mato a cualquiera por una seca de cualquier cosa philip camel viceroy rodeo no me importa por suerte todavía tengo un vino en la mochila que caliente y todos nos va a venir piola cuando lleguemos a la estación y por lo menos no nos de más de lleno esta lluvia que se largó justo después de que las cosas empezaron a derrapar tipo once cuando el gil ese te dijo ¿me estás haciendo causa de tranza la concha de tu madre? y vos le dijiste pará pará te estás comiendo cualquier historia loco y el gil te dijo qué loco qué loco ¿alguna vez me fumé un porro con vos pelotudo? ni te conozco ni sé de que barrio venís y vos pará pará está todo bien chabón estás haciendo cualquier historia y el gil que a esta altura ya evidenciaba su dureza por todas partes te decía ¿vos sabés quién soy yo gil de mierda? ¿vos sabés quien soy yo? toquen de acá si no quieren que les meta un corchazo a cada uno y ahí fue que agarré y le partí la botella por la cabeza porque la verdad que ya me había inflado suficientemente las pelotas nosotros solamente queríamos pegar un chiquitaje una bolsita de la piola como para zafar la noche y nos vinimos a cruzar a semejante forro que encima se bajó él solo la 15


mitad de la birra de lo zarpado que estaba y no habilitó ni un puntín ni un chispazo nada así que le rompí la cabeza le di justo en la sien al gil vi como cayó y se puso a sangrar con los ojos abiertos movía la boca pero no decía nada no le salía nada de la boca ningún sonido nada y de alguna parte de la cabeza salía la sangre y los ojos muy abiertos y vos dijiste bardeaste bardeaste guacho cualquiera bardeaste y salimos matando para el lado de la ruta y ahora estamos re manija sin gilada sin puchos y atrás de toda esta lluvia debe estar queriendo empezar a salir el sol pero yo ya no sé no sé en qué momento todo se desvió o desvarió y este poema dejó de querer ser un poema y ahora quiere ser solamente ese dedo que surca tus cicatrices petrificadas ese dedo que en la oscuridad no puede dejar de contar tus vértebras y después sí, nuestras lenguas agarrándose como dos gatos

16


Notas 1| J. J. Saer. 2| A. Pizarnik. 3| Este y los dos versos anteriores pertenecen a H. Castillo. 4| “Consumido el hervor de los caminos”. 5| J. Dávalos. 6| J. L. Ortiz. 7| Y. Buson. 8| A. Galeano.


escrituras.indie difusiona/terna ediciones 2013


[ d/a ] 2013


Cristian Franco | pedazos mugres