Issuu on Google+

PROBLEMÁTICA DEL DESEMPLEO EN ESPAÑA

En primer lugar, voy a poner una noticia interesante del periódico el país: El trabajo es lo que más preocupa a los españoles en el año que acaba de comenzar, en opinión del42,5% del electorado, seguido por su situación económica (19,2%) y su salud o forma física (16,7%), según una encuesta realizada por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) elaborado en la primera quincena de diciembre de 2010 a partir de 2.500 entrevistas. No se cumple el tópico de salud, dinero y amor como las tres cosas más importantes, según este barómetro, porque las relaciones afectivas es lo que menos preocupa a los encuestados: sólo el 1,2% las cita, al mismo nivel que su formación y por debajo de la vida familiar, el tiempo libre y la vivienda. En consonancia con esa preocupación por el trabajo, el paro continúa siendo el principal que existe en España, en opinión del 78,6% de los encuestados, seguido por los de tipo económico (52%); los partidos y la clase política (19,3%) y la inmigración (13,8%). Los tres principales problemas se repiten un mes tras otro desde hace más de dos años, en la misma posición aunque con ligeras variaciones arriba o abajo. El sondeo refleja un notable pesimismo en la población. La mayoría cree que en este año va a empeorar el paro, la inseguridad ciudadana, las drogas, el medio ambiente, la vivienda, la inmigración y especialmente las pensiones, según seis de cada 10 encuestados. Cuatro de cada 10 españoles (un 44,2%) piensan que 2011 será "un año lleno de incertidumbres", mientras que sólo un 12,8% de la población cree que el año que acaba de comenzar vendrá "lleno de oportunidades". La mayoría no teme perder su empleo Sólo se salva de esa visión pesimista la lucha contra el terrorismo y la educación, dos asuntos en los que son mayoría quienes dicen que seguirán igual o mejorarán frente a los que dicen que irán a peor. No obstante, al preguntarles cómo esperan que les vayan las cosas personalmente en 2011, la mayoría cree que van a seguir igual que ahora en todos los aspectos, tanto los laborales y económicos como los familiares, educativos, afectivos y otros. En concreto, sobre su situación laboral, sólo un 15,1% de los españoles considera "muy o


bastante probable" perder el empleo en los próximos 12 meses. En el lado opuesto, un rotundo 77% de encuestados ve "poco o nada" probable que pase a engrosar las filas del paro. Objetivos del año En esa situación, los principales objetivos de la sociedad española para los próximos años deberían ser la lucha contra el paro y la mejora de la competitividad de la economía, dicen los encuestados. A pesar de los problemas y del pesimismo que se desprende del sondeo del CIS, siete de cada 10 personas consultadas (74,6%) dicen estar "muy o bastante" satisfechas con la vida que llevan, frente al 13,3% que se siente "muy o bastante" insatisfecho. El 11,7% no se siente ni satisfecho ni insatisfecho. Además, al 54,9% le han ido "bien o muy bien" las cosas durante 2010, al 21,5% "mal o muy mal" y al 22,9% "ni bien ni mal". El 40,5% espera que le vaya mejor este año, el 16% dice que peor y el 33,8% cree que será igual. Con crisis económica y con otros problemas, son mayoría los encuestados que afrontan 2001 esperanzados, ilusionados y tranquilos, pero al mismo tiempo dicen empezar el año preocupados, desanimados y temerosos. El caso de que las cosas les vayan mal, la ciudadanía confía sobre todo en la ayuda de su familia y sus amigos. En porcentajes inferiores sitúan la que puedan prestarles los vecinos, las organizaciones religiosas, las del voluntariado y los ayuntamientos e instituciones. Uno de los temas que me gustaría adentrarme más a fondo es en la tasa de desempleados que existe en la Ciudad de Ceuta que ya alcanza una tasa de 11.841 de desempleados, que como ya comenté en mi práctica anterior, es una tasa excesiva y se les suele dar la oportunidad de trabajar, mayormente, a los que son de otro país, a residentes de países, como es en especial, de Marruecos, hay muchas plazas de trabajo que se les asigna a ellos, y lo que deberían de hacer principalmente, es quitar el hambre, y las necesidades, de nuestros ciudadanos caballas. Existe mucha pobreza en esta ciudad, ya cada vez más mayor el número de familias y personas que asisten a pedir ayudas y recursos a centros e iglesias y a ong dedicados a ellos, a ayudar a los más necesitados, a intentar atender las necesidades básicas de todo aquel que lo requiera. En ceuta se dedica gran parte de la economía a la ayuda de personas residentes de otros países , yo creo que no hacen mal en ayudarles, puesto que son personas, y todos tenemos derecho a una vida digna, pero antes de nada debemos de satisfacer las necesidades de todos los que vivimos en


esta nuestra ciudad, y después ayudar a todo aquel que lo necesite. El paro aumentó el pasado mes de marzo, en catorce comunidades autónomas, sobre todo en Castilla-La Mancha, Canarias y en el País Vasco, y descendió en Baleares, Navarra y Cataluña, según los datos hechos públicos hoy por el Ministerio de Trabajo.

El paro en España tiene varios factores que lo explican: 1. Históricos:No existe un tejido industrial sobre el que basar la economía. Podríamos retrotraernos a lo siglos XVIII y XIX para justificar este hecho, cuando aquí por motivos políticos/sociológicos y culturales no hubo una revolución industrial. Hubo más bien un tenue proceso industrializador muy focalizado en la periferia. En tiempos más recientes ya después de la guerra civil (la cuarta de nuestra historia, por cierto), y después de una inviable autocracia, Franco y su régimen diseñaron un sistema desarrollista donde se primaron los sectores de la construcción y el turismo barato para europeos. Ese sistema sentó las bases de la economía actual, claramente desfasado. 2. Coyunturales: La crisis en la que estamos inmersos es causa y efecto del mercado financiero global. Eso es sabido. En España cuando ese mercado especulativo estaba en el ciclo alto se potenció aun más el sistema anteriormente descrito provocando con el crédito fácil el “boom” de la construcción y de las hipotecas. Por eso cuando no hubo crédito, no hubo hipotecas y no hubo construcción cayéndose uno de los dos pilares sobre los que se asienta el empleo y la economía de este país. 3. Políticos/Estructurales: Por la peculiar geografía política de esta nación se hace muy difícil articular políticas de empleo razonables, ya que donde hay 17 servicios de empleo diferentes y las competencias están transferidas es complicado actuar desde un punto de vista activo, por ello se dice que la política de agilización y flexibilización del mercado laboral tanto público como privado sería mas eficiente. De hecho en comunidades como la murciana con un paro superior a la media (23%) las políticas de empleo de la región (PP) son escasas, y más bien tendentes a confiar en que el mercado se regule por si mismo (laisez faire) y las del gobierno central (PSOE) ineficientes y muy caras al estar basadas en la creación directa de empleo. Esto muestra una incongruencia entre las diferentes ideologías y maneras de los dos gobiernos que tratan de gestionar lo mismo. En cuanto al mercado de trabajo es evidente que comparado con los países de nuestro entorno resulta rígido, y además las diferencias entre el sector público y privado son abismales. Con lo cual no se incentiva ni la iniciativa privada ni la competitividad.



trabajo