Issuu on Google+

Para empezar hablando sobre el empleo, me gustaría comenzar el discurso poniendo en vuestro conocimiento lo que significa política activa de empleo:

Este concepto surge en Europa, a mediados de los años 80, en respuesta a una bolsa de desempleo estructural cada vez mayor, formada por colectivos con dificultades sociales, culturales y económicas que les impedían el acceso al mercado de trabajo. Se trata de un concepto opuesto a las tradicionales medidas asistenciales basadas en exclusiva en el pago de prestaciones, que pasan a denominarse políticas pasivas. En la Ley española 56/2003, estas políticas son entendidas como un conjunto de programas y medidas de orientación, empleo y formación, con el objetivo de mejorar el acceso al empleo de los desempleados, y la adaptación de la formación y recalificación para el empleo de los trabajadores, así como fomentar el espíritu emprendedor y la economía social: •

Informar y orientar hacia la búsqueda activa de empleo.

Desarrollar programas de formación profesional ocupacional y continua y

cualificar para el trabajo. •

Facilitar la práctica profesional.

Crear y fomentar el empleo, especialmente el estable y de calidad.

Fomentar el autoempleo, la economía social y el desarrollo de las pequeñas y

medianas empresas. •

Promover la creación de actividad que genere empleo.

Facilitar la movilidad geográfica.

Promover políticas destinadas a inserción laboral de personas en situación o

riesgo de exclusión social. Después de haberos explicado esto, me gustaría que supierais, que estas políticas activas de empleo este año se han reducido en 1.500 millones, lo que quiere decir que, esto unido a la recesión económica, las expectativas de futuros empleos y la reducción del desempleo, el cual ya alcanza los 6 millones, son cada vez mas preocupantes y casi inexistentes. Esta reducción en las políticas activas de empleo también ha dado lugar a el recorte de las prestaciones por desempleo, para las cuales se destinará un 5,4% menos que en 2011, las prestaciones contributivas también se reducen, así como las prestaciones para proteger las situaciones de maternidad, paternidad, riesgo durante el embarazo y riesgo durante la lactancia natural.


Además, como ya he comentado anteriormente, las políticas activas de empleo también se encargan de la formación de trabajadores, para ocupar nuevos puestos de trabajo, y de los desempleados. Para ello también se han recortado los presupuestos. Por lo tanto, después de haber visto estos datos, podemos entender que tanto el trabajo como la formación, cada vez serán mas escasos; que los jóvenes que hoy en día estudiamos, cada año que pasa o cada político que pasa y hace de nosotros lo que quiere, no encontraremos trabajo, o por lo menos no será un trabajo estable, sin hablar todavía de la reforma laboral, de la que mas tarde os hablaré. Además también se han reducido las convocatorias de oposiciones para el Estado, lo que nos deja menos oportunidades, a los jóvenes, de un trabajo estable. Para terminar con este tema, de políticas activas de empleo, solo puedo deciros que si una prioridad del país es fomentar el empleo y que el paro decaiga, y así, con el trabajo del pueblo, poder sacarlo adelante, ¿por qué recortan el presupuesto para ello, y no de otro sitio?. A continuación, voy a explicar ciertos puntos o temas referentes a la reforma laboral que me resultan alarmante y que pueden ser temas de debate para la sociedad: Un tema que me gustaría abarcar en cuanto al empleo y la reforma laboral, son en especial los nuevos contratos de trabajo, los cuales están dirigidos a la pequeña y mediana empresa, y no se incluyen dentro de contratos fijos o estables, sino dentro de los contratos temporales. Muchos de ellos hablan de periodos de pruebas hasta de un año, en los cuales cobras mucho menos de lo normal y no tienes derecho a reclamar ningún tipo de despido, finiquito o indemnización, además de no tener ningún tipo de estabilidad, puesto que puedes ser despedido en cualquier momento; para recibir otros contratos de trabajo necesitas estar cobrando el subsidio por desempleo, ya que la empresa que te contrate puede quedarse hasta con 12 meses, de este subsidio, solo por haberte contratado. Otro tema sobre la reforma laboral, también muy interesante, es el tema de las indemnizaciones las cuales por despido improcedente se generalizarán en 33 días por año trabajado, con un máximo de 24 mensualidades, respetando los derechos adquiridos; y en los despidos procedentes será de una indemnización de 20 días por año trabajado, con un máximo de 12 mensualidades, siempre que sean por causas objetivas. Esto deja mucho que desear, ya que a las personas que lleven muchos años trabajando no les compensa y además que aunque estén fijos, en sus trabajos, la causa de su despido puede ser cualquier cosa,


como por ejemplo una baja de mas de 9 días o el absentismo laboral. Un punto que si me parece, por lo menos recomendable para que la gente no se aproveche de su subsidio por desempleo y que se nieguen a trabajar porque cobren el paro, es que, la reforma laboral, habla de impulsar a los desempleados a realizar servicios de interés general en beneficio de la comunidad, a través de convenios de colaboración con las Administraciones Públicas. Por último, voy a comentar, sobre la reforma laboral, el contrato de la mujer, y por lo tanto el permiso de maternidad, el cual consta de una suspensión de la actividad laborable duración de 16 semanas ininterrumpidas, ampliables en caso de parto múltiple en 2 semanas más por cada hijo después del segundo, este periodo se distribuirá a opción de la interesada siempre que al menos 6 semanas sean inmediatamente después del parto. Además, tienen el derecho a la suspensión del contrato durante 13 días ininterrumpidos, ampliables en el caso de nacimiento de hijos, adopción o acogimiento, siendo este independiente del disfrute compartido de los periodos de descanso por maternidad anterior. Todo esto demuestra que el Gobierno, con esta reforma laboral, solo intenta proteger al empresario, no al trabajador o al ciudadano, con lo cual los jóvenes seguimos saliendo perdiendo, ya que si el trabajo escasea y también la formación, y se crea esta reforma, nosotros nunca podremos conseguir lo que consiguieron nuestros padres, formar una familia, una vivienda digna, unos bienes propios, además de una estabilidad emocional y personal, porque no tendremos un salario ni digno ni estable con el que poder hacer frente a nada de esto, ni que decir de una hipoteca. Los jóvenes estamos soñando. Bajo mi punto de vista, estas supuestas soluciones a la crisis, solo hacen empeorar la situación del ciudadano y del trabajador, solo son cortinas de humo a las verdaderas necesidades de la población como la educación o la sanidad, de las cuales las empresas privadas van a sacar tajada, solo para su beneficio.


empleo LAURA