Page 1

/ Roctrip de Piedra Parada / Escalada en Aysén / Campo de Hielo Patagónico Norte / Escalada femenina en La Esfinge / Destino: Hampi / Portafolio: Noaki Arima / Info_ Montaña: Alto de los Leones

30

$4.000


Casa Matriz: Don Carlos 2945, Las Condes, Santiago. Portal La Dehesa: Av. La Dehesa 1445 Loc. 2074, Lo Barnechea, Santiago. Mall Sport: Av Las Condes 13451 Loc. 225, Las Condes, Santiago. Puc贸n: Fresia 248 Loc. C. Puerto Varas: San Jos茅 192. facebook.com/patagonia.chile vimeo.com/patagoniachile @patagoniachile


Colin Haley avanza por debajo del Col de la Paciencia, en el Cerro Torre. Al fondo, el Fitz Roy se enciende con los rayos del sol. DOERTE PIETRON

隆Celebramos una temporada de buen tiempo y grandes escaladas en la Patagonia! Escanea el c贸digo QR para ver las fotos y descubrir #vidapatagonia


Contenidos

6 Editorial 10 In-box La voz de nuestros lectores. Notas de la vida en la montaña. 16 N uevos Productos Juguetes, fetiches y novedades del mercado vertical. 20 C ine escalando: Wild One Analizamos este documental que busca mostrar la superación de las dificultades físicas en la escalada y dejar el mensaje de que la roca no discrimina. Por Daniel Castro 24 R ecuento del anticristo: El olor a azufre y el calor del infierno se toman las páginas de esta revista con un recuento sobre el montañismo nacional. Por Rodrigo Fica 30 R octrip Piedra Parada: Desde la prehistoria hasta el Roctrip. Un recuento sobre los mejores momentos del primer Roctrip de Petzl en Suramérica, donde la revista fue medio oficial. Por Erick Vigouroux 38 P atatour, escalada en Aysén Un cambio de vida lo llevó a la Patagonia y ahora nos entrega detalles de cómo hacer un viaje de escalada inolvidable por este lugar. Por Eduardo Navarro 46 P or las Tierras Olvidadas del Hielo Patagónico Norte. El paisaje totalmente blanco, entre tormentas y grietas gigantes, fue el escenario de esta expedición al glaciar Colonia. Por Pablo Besser

56 B ig Wall Femenino en Cordillera Blanca, Perú Una cordada enteramente femenina se enfrentó a 750 metros de roca a más de 5000 msnm. en la Esfinge. Por Rosario Toro 62 D estino Hampi el destino soñado, lleno de misticismo, espiritualidad, y búlders al interior de India. Por Santiago Gray 68 P ortafolio: Noaki Arima Escalador y fotógrafo brasileño nos entrega una muestra de su trabajo alrededor del mundo. 76 I nfo_ Montaña: Alto de los Leones. Desde los años 30’s esta cumbre ha llamado la atención de los mejores escaladores alpinos. Por Diego Vergara 82 C ienencia de Escalar: Fuerza. ¿Qué fuerza necesito para escalar? La ciencia de escalar responde las dudas sobre qué fuerza es la que hay que trabajar en la escalada y cómo conseguirla. Por Paula Gálvez 84 C omparativa de productos: Cascos Moldeados. ¡Usa la cabeza! Toda la información que necesitas para saber qué casco te sirve en tu próxima aventura, ya no hay excusa para dejarlo en la casa. Por Ignacio Diaz

Camaradería y fanatismo son los requerimientos mínimos de la escalada aisenina. En la foto Eduardo Navarro nos ofrece un mate a los pies de la Muralla China, en las cercanías de Coyhaique. Martín Arteaga Foto de portada. Las altas temperaturas de India en verano no impidieron que Luciana Monguilner escalara junto a Santiago Gray decenas de bloques entre los templos de Hampi. Santiago Gray 2


No. 30 Enero 2013

Rosario Toro. Apasionada escaladora y montanista. Últimamente ha dedicado gran parte de su tiempo a viajar y escalar por distintos países. Actualmente, se encuentra en Canadá disfrutando de la temporada de ski. En esta edición nos relata el ascenso que ralizó junto a su amiga Florencia Gracía a ruta Del ‘85 en La Esfinge, Perú.

Agradecimientos: Gino Casassa Mayachka Tangol Waldo Farías Diego Vergara Álvaro Vivanco

Naoki Arima es oriundo del pequeño poblado de Ivotí, al interior de Rio Grande do Sul, en Brasil. Hoy, a sus 34 años, vive en Vitória, capital de Espírito Santo, donde ejerse como Geólogo. Desde sus viajes a las mejores escuelas de escalada del mundo y su casa, equidistante de las paredes graníticas de Rio de Janeiro y las calizas de Minas Gerais, ha sabido aprovechar muy bien su tiempo para desarrollarse como fotógrafo. En esta edición les presentamos su excelente trabajo fotográfico en la sección Portafolio.

Diego Sáez Mateo Barrenengoa David Valdés Nocolás von Graevenitz

Pablo Besser. Médico Traumatólogo (42) quien, luego de completar varias de las clásicas paredes de los Andes Centrales, se convertiría en el primer ser humano en tener a su haber las travesías longitudinales de los Campos de Hielo Norte y Sur. Hoy se mantiene activo realizando una expedición al año, lo que lo ha llevado, entre otras cosas, a realizar el primer ascenso invernal al monte San Lorenzo (2004) y el primer ascenso invernal al Balmaceda (2005).

Gonzalo Encina

Eduardo Navarro. Colaborador casi permanente de nustra revista. Este escalador es además veterinario y por circunstancias laborales debío mudarse por un tiempo a la región de Aisén donde pudo empaparse de la cultura local, compartir con los escaladores de la zona y conocer alucinantes lugares donde, por supuesto, se dedico a escalar. En esta edición nos resume las principales zonas de esta austral región de nustra querida Patagonia. Santiago Gray. Escalador cordobés dedicado hace siete años únicamnete al búlder. Está enfocado en recorrer las mejores escuelas de bloque del planeta y, aunque no nos crean, su próximo destino es el Choribúlder, en el cajón del Maipo. En esta edición nos presenta todo lo que debes saber sobre Hampi, en India. Donde el choque cultural y el calor extremo no son suficientes para desmotivar a escalador fanático.

Claudio Allard Laurent Lafouchardieu Martín Arteaga María de los Angeles Medina Y a todos los que hicieron posible la realización de este número.

Esta edición de 1.500 ejemplares se imprimió en los talleres de World Color. Ediciones de Montaña Limitada. Representante Legal: Erick Vigouroux. Dr. Manuel Barros Borgoño 384, of. 21, Providencia, Santiago. Escalando es una marca registrada. Prohibido cualquier uso o reproducción total o parcial de la marca o de esta revista sin consentimiento previo. Las opiniones y publicidad contenidos en esta revista son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten o publican.

Diego Vergara, 33 años. Diseñador industrial. Junto a su gran cordada y amigo Carlos Pinto, realizó numerosas nuevas aperturas y paredes clásicas de los Andes Centrales entre ellas destacan la ascensión a la Pared Sur del Morado y el intento de abrir una nueva ruta en la Sur del Alto de Los Leones. Montaña de la cual, años más tarde nos describe con lujo de detalles. Actualmente Diego se encuentra radicado en China, pero se apronta aregresar a su tierra natal.

Erick Vigouroux. Diseñador de profesión y responsable de encabezar el proyecto que se materializa en estas páginas. No es sino a través de sus ojos y mirada que viajamos y compartimos, como si fueran nuestras, las conquistas, hazañas y viajes de colegas deportistas. Con más de un RocTrip en el cuerpo, nadie más indicado que él para resumir lo que fué el viaje a Piedra Parada el pasado mes de Noviembre.

4

Director Erick Vigouroux erick@escalando.cl Editor de Montaña Rodrigo Fica aruficax@aruficax.cl Redacción Camilo Castellanos Paula López Director de Arte Erick Vigouroux erick@escalando.cl Dirección Comercial Christian Moscoso Dirección de fotografía Claudio Vicuña Diseño Francisca Villalón Natalia Correa Columnistas Guilherme Zavaschi Rodrigo Fica Diego Tapia Paula Gálvez Ignacio Diaz Daniel Castro Fotografía Mateo Barrenengoa Francisco Herrera Ventas / Suscripciones suscripcion@escalando.cl Contacto / Colaboración contacto@escalando.cl Web www.escalando.org

La escalada es un deporte de alto riesgo que requiere instrucción especializada. Es tu responsabilidad conocer tus límites y escalar con seguridad.


Cada suela Vibram® ha sido desarrollada para ofrecer, aún a los consumidores finales más exigentes, el máximo de las prestaciones en confort y durabilidad. Pruebas y controles muy estrictos, junto a una experiencia de más de 60 años, hacen de las suelas Vibram®, realizadas en 50 mezclas y 400 modelos diferentes, lo mejor que un zapato puede llevar.

Todo producto de alta gama Lippi cuenta con Bdry, nuestra membrana impermeable, ultras respirable de la más alta tecnología y prestaciones, con la finalidad de entregar siempre y en toda condición, el máximo confort, que permita siempre lograr el objetivo propuesto. Los más de 20 años de experiencia en productos de montaña nos han dado las herramientas para poder entregar la mejor tecnología para cualquier grado de exigencia.


Editorial Mirar ese hermoso murallón de engañosas fisuras, en las primeras luces del día, era obtener mucho más que una simple imagen. Era inventar nuevamente nuestra escalada. Sabíamos que a nuestras espaldas sucedían cosas, los amigos nos acompañaban y nos deseaban suerte. Al tiempo que éramos observados y apoyados, algunos dudaban de la continuidad del proyecto, incluso hubo quienes se aventuraron a apostar que no llegaríamos al quinto largo. Con lo que a partir de la sexta reunión (R), los hitos alcanzados nos empoderaban para seguir en nuestra épica escalada. La recompensa era una nueva perspectiva, un nuevo panorama, un set de nuevos datos que enriquecían nuestro repertorio gestual. Mente, cuerpo y cordada, estaban cada vez más preparados para seguir improvisando de forma asertiva. Hubo duros golpes, es cierto. Se acababan las energías y la escalada se hacía cada vez más agotadora, el movimiento era también más exigente. Los amigos, aunque siempre presentes, estaban también más lejos y volvían a sus propios asuntos; el clima empeoraba con el anuncio de una tormenta que podría significar el abandono total. Fue así que el largo 19 se mostraba decisivo: comenzaba una larga y delicada línea en artificial. Aunque la cabeza andaba bien, era evidente que cada movimiento era suficientemente expuesto como para desatar la tragedia. Varios resbalones y errores que podrían parecer evidentes no se manifestaban hasta reventar uno que otro seguro y ponían la moral a prueba. Era imprescindible mantener la calma y trabajar duro. De pronto, sucedió lo inevitable. En mitad de la escalada ya no había fisura, ni una sola muesca que pudiese alojar un copperhead, solo una larga placa, aparentemente liberable pero sin opción alguna de seguridad. Mi garganta apretada irradiaba un agudo dolor que claramente provenía del pecho, mientras en mi mente se paseaba la idea del fracaso. ¿Cuánto tiempo perdido? ¿Cuánta frustración sería capaz de soportar? Si hay algo que tengo claro es que la duda es mi propio demonio y estaba ahí, enorme, con forma de montaña, ofreciendo todos los escenarios que fuesen posibles en una polarización de ideas que no colaboraban en nada para resolver la situación. - ¡Ya estamos aquí, no nos podemos bajar! - dije para mis adentros en un tono neutral, como si decidiera entre hallullas o marraquetas. Fueron varios metros sin seguro, en una escalda que resultaba familiar, solo hacía falta mente fría para llegar a algún punto fiable. Superando aquel paso, todo volvió a la normalidad, la escalada no era fácil pero si amigable y segura, y el estilo tomó forma. Hoy desde la “R” 30, se comienza a disfrutar el headwall con algo de madurez, pues algo se consigue aprender. Atrás quedaron los sueños de esa mañana a pie de vía, atrás también los largos 5, 19 y los duros veintitantos... Ahora solo queda mirar hacia arriba, siempre con calma, leer, leer, leer, buscar las líneas correctas y dejar que los años del cuerpo hagan lo suyo. Ya van 30 ediciones desde que despegamos los pies de ese territorio sin nombre que era al actividad de montaña en Chile, que forma parte hoy de la actividad cotidiana y profesional de muchas persona, muchísimas más de las imaginamos en aquel arriesgado paso hacia el big-wall editorial y que hoy se llama: “la vida en la montaña”.

Erick Vigouroux Director Dedicado con profundo agradecimiento a todas las personas que han estado presentes en este proyecto, que por razones de espacio no aparecen en este relato pero que forman parte esencial de esta historia. En especial a mi amigo Nacho Morales que me invitó a esta alucinante escalada.


Largos años han pasado desde que conocimos a Naoki Arima en las cercanías de Porto Alegre, Brasil. Desde entonces ha desarrollado su fotografía al punto de merecer el ‘Portafolio Escalando’ de esta edición. Esta foto es una muestra de su excelente trabajo: Juliana Petters en la vía Rock Wars (5.10a), Long Wall, Red River Gorge, Kentucky, Estados Unidos. Naoki Arima


Manuel Medina y Pablo Miranda celebrando su escalada en el torreón Norte del cerro Castillo. Derecha, la nueva ruta en el torreón norte.

Torre Norte Castillo, Región de Aysén Junto a Pablo Miranda partimos a la Cumbre Norte del Cerro Castillo con la idea de intentar su Cara Sureste, una de roca vertical con hielo totalmente desconocida y poco explorada. Al pie de vía estuvimos a las 5:30 de la mañana, comenzando a escalar un canalón de nieve y roca de unos cien metros y 70° de inclinación. Lo interesante comenzó después, cuando llegamos a una evidente chimenea de unos 120 metros, de pésima calidad, donde el último largo de este tramo fue unas de mis escaladas más psicológicas que he hecho; creo que puse apenas 6 friends en 60 metros. Pero de ahí vino una travesía de cien metros que nos dejó en el torreón final, donde encontramos unas fisuras de muy buena calidad que parecían llevarnos a la cumbre.

Cuando eran cerca de las 12:30, el clima comenzó a amenazar; teníamos que ser rápidos pero sin perder seguridad. Ya cuando escalaba el ultimo largo no podía ver nada; no imaginaba cuánto más nos podría faltar, hasta que mágicamente el viento movió las nubes y me permitió ver que nos faltaban sólo diez metros. Al llegar, más que rápido armo mi reunión y comienzo a asegurar a Pablo, gritándole “¡Hermanooo! ¡¡veooo la cumbreee!! Y cuando estaba llegando me mira y se da cuenta que ya no quedaba más pared. Su cara se desfigura de risa y nos abrazamos. La primera ascensión al torreón norte del Castillo, bautizándolo como “Torreon Chala” en agradecimiento a Carlos “Chala” Medina, mi padre, por toda la buena onda y apoyo incondicional en nuestras salidas. La ruta la llamamos “Si mato truco y si mata quiero” (D+/III/5.10/370 m). Manuel Medina.

8

Manuel Medina

Cerro Palo, 36 años después El cerro Palo, ubicado en la cordillera del Castillo, Región de Aysén, patagonia chilena, es una vertical torre de roca y hielo de aproximadamente 2.200 metros de altitud. Una que me tenía intrigado desde hacía varios años, generando en mí fascinación y miedo desde la primera vez que lo vi. Por eso fui recolectando información. Álvaro Vivanco, del DAV, un historiador del montañismo nacional, me entregó el reporte de la primera ascensión, el cual estaba registrado en una Revista Andina del año 1976. En éste se informaba que los neozelandeses Thomas Clarkson y Lauchi Duff hicieron su primera escalada el 4 de febrero de ese año y que, dos días más tarde, los ingleses Nick Groves y Mike Searle, miembros de la misma expedición, repetirían el ascenso por la misma ruta. Reportarían que el itinerario era de más de 400 metros de roca, con tramos difíciles que debieron superar en arti-


El inconfundible perfil del Cerro Palo, ya se ha convertido en un ícono del montañismo en la región de Aysén. Colección Armando Montero

ficial (“Very Severe”, en la escala Británica), pero sin especificar exactamente por dónde habían subido. Pasó el tiempo y pude conversar con algunos escaladores chilenos que lo habían intentado sin éxito. Manuel Bugueño y Rodrigo Fica el año 2003 le hicieron uno bueno, escalando parte del torreón superior directamente por su Cara Este, pero bajándose por mal clima. Luego, en febrero del 2012, habría otro intento clave, a manos de Pedro Pablo Sermini y Darío Arancibia, quienes darían con la ruta original del primer ascenso. Ellos subieron por el glaciar de la Cara Este y, llegando al collado entre el Palo y el Cerro Chocolate (también conocido como Shane Nuss), encontraron una canaleta de nieve que se monta aproximadamente cien metros por la Cara Norte de la pared superior del Palo. Subieron por ésta, luego continuaron escalando varios largos de roca y fueron encontrando los restos de cordines de los neozelandeses. Lamentablemente tuvieron que bajar a unos 150 metros de la cumbre por el mal clima. No lograron subir el cerro pero habían resuelto la gran duda: por ahí iba la ruta de los neozelandeses, por su Cara Norte.

10

La línea roja representa la ruta seguida por Ignacio Vergara y Armando Montero en el Cerro Palo Colección Armando Montero

En septiembre del 2012 conversé con Ignacio Vergara, fuerte escalador de Coyhaique, y acordamos hacerle un intento. Ambos estamos viviendo en esta ciudad por lo que la logística era fácil: esperar la ventana de buen tiempo, partir livianos, subir y bajar. A principios de noviembre hubo varios días estables y aprovechamos con Ignacio de entrenar, realizando el 9 de noviembre la primera ruta de escalada que logra llegar a la cumbre del cerro McKay, por su Cara Oeste (Qué jue lo que me dites, 300 metros, 5.10+, A1). Luego, tres días más tarde, partimos al Palo. Llegamos al atardecer al campamento Neozelandés, preparamos el equipo y vivaqueamos en el bosque. Debo reconocer que esa noche estaba bastante nervioso. La madrugada del 12 de noviembre remontamos el glaciar de la Cara Este del cerro y a las 9 de la mañana estábamos en el inicio de la canaleta de nieve, entrando a la cara norte de la pared. Escalamos concentrados; los primeros largos tenían nieve y roca de mala calidad, pero a medida que subíamos mejoró y el sol nos calentaba. Nacho trepó con maestría y rapidez los largos más difíciles. La escalada se alternaba entre terrazas

pequeñas y tramos verticales. Un ambiente alpino hermoso y sobrecogedor. Pasado el mediodía, después de 7 largos, llegamos al crux de la ruta, donde encontramos el empotrador desde donde había bajado Darío y Pedro Pablo hace casi un año; un tramo corto pero vertical que superamos en artificial. Después de eso vendría un largo fácil y un acarreo que nos llevaría aproximadamente a las 14:30 a la cumbre. Un lugar mágico con la vista del cerro Castillo y el Peñón hacia el Este, cerros Chocolate y el Viejo hacia el Norte, cerro La Vieja y Facón hacia el Oeste, y el Campo de Hielo Norte a lo lejos, hacia el sur. Encontramos el testimonio del primer ascenso de los neozelandeses en la cumbre; fue emocionante. Lo bajamos y dejamos dos mosquetones en una pirca. Descendimos sin problemas y llegamos al campamento al atardecer y esa misma noche a comer a villa Cerro Castillo. Un ascenso muy lindo con un excelente compañero de cordada y un agradecimiento especial al DAV por el préstamo de equipo, información y apoyo. Armando Montero


*2x1

Promociรณn

CARLOS XII 122 , LAS CONDES - SANTIAGO, CHILE - METRO MANQUEHUE โ€ข FONO/FAX: + 56 2 2114831 -

ยกPaga 2x1 en clases de iniciaciรณn presentando este cupรณn!

WWW.JUSTCLIMB.CL*Reserva con anticipaciรณn.


través de la relación entre los deportistas y el medio ambiente, desde las más altas cumbres hasta las profundidades del océano, escalando, buceando o deslizándose sobre la nieve o el agua. Entre las películas más destacadas de la versión 2013 se cuenta el estreno en Chile de Groundswell, en la que el surfista y cineasta Chris Malloy pone al descubierto la amenaza que significa la construcción de una tubería para sedimentos petrolíferos en las de Canadá. Por el lado de las montañas, contaremos con films dedicados a las proezas sobre la nieve y la roca, con historias de ascensos y duros aprietes alpinos. The Gimp Monkeys, Tempting Fear y The Old Bree son algunas de ellas. Como de costumbre, el Adventure Film Festival se realizará en la Corporación Cultural de Las Condes y contará con una feria de organizaciones ambientales y sociales. Más información sobre el festival y las películas de esta versión podrá encontrarse en www.facebook.com/aff.chile. Rafael Olavarría

5º Festival de Cine de Montaña de Lo Valdés

Se viene la quinta versión del Adventure Film Festival ¡Anótalo en tu agenda! La quinta versión del Adventure Film Festival, presentado por Patagonia® y revista Escalando, se llevará a cabo los días 22 y 23 de marzo. Las historias de este año nos llevarán, a

12

Es con mucho orgullo y alegría que hoy, junto a Chileclimbers y BIOS Exploración, podemos confirmar la realización del 1er Concurso Nacional de Cortometrajes de Deportes de Montaña a llevarse a cabo en el marco del 5to Festival de Cine Montaña los días 12, 13 y 14 de abril en Lodge Lo Valdés. Con esta 5ta versión y el concurso, el festival aspira a entrar en el circuito de

Festivales de Cine de Montaña de la región, donde destacan el “INKAFEST” (www.inkafest.com) en Huaráz-Perú y el “USHUAIA SHH” (www.shhfestival.com) en UshuaiaArgentina. La realización del evento contempla, además de los 3 días de festival, la equipación de una nueva zona de escalada en el sector de Baños Morales que potencie nuestro deporte, además de diversas actividades que le permitan a los asistentes disfrutar del aire libre y el ambiente de montaña. Las bases del concurso ya se encuentran disponibles, tanto en www.escalando.org como en www.chileclimbers.cl, por lo que no nos queda más que invitarlos a participar enviando sus producciones a este importante evento de nuestra comunidad. Redacción Escalando


HILLEBERG TENTS STRONG. LIGHT. DEPENDABLE.

Keron Mezcla ideal de máximo espacio y fuerza en un peso mínimo.

Anders Hedeager Pedersen

Encuentra Hilleberg en Chile en:

W W W. H I L L E B E R G . C L Distribuido por www.outchile.com


El Cajón del Arenas es uno de los más valiosos y frágiles ecosistemas de la zona alta del Cajón del Maipo. En este sector se colectará gran parte del agua de todos sus esteros con la instalación de tres bocatomas. Erick Vigouroux

Declaración respecto de la Guía Turístico Cultural del cajón del Maipo. Recientemente me he topado con la Guía Turístico Cultural del Cajón del Maipo. Para mi sorpresa figuro entre sus asesores técnicos. Tal aparición podría interpretarse como una colaboración directa con el Proyecto Alto Maipo, a lo cual me niego rotundamente. Luego de la aprobación del proyecto Alto Maipo y en conjunto con Acceso Sur, estudiamos las maneras más efectivas, lícitas y que se encontraran en nuestra línea de trabajo, de hacer frente a un proyecto que ya estaba en curso. Coincidentemente, fuimos contactados por Niccolo Martelli, de ediciones interactivas La Mar, que realizaba la Guía Turístico Cultural del Cajón del Maipo, elemento que forma parte del plan de mitigación del proyecto Alto Maipo y donde vimos una oportunidad de acceder a información y diálogo directo con la empresa AES Gener. El fin de estas reuniones era informarse de las implicancias que tendría el proyecto para el desarrollo de las actividades deportivas en la zona y gestionar las garantías de acceso a las montañas que han sido vulneradas en tantas otras ocasiones. Cabe decir que creo que la guía es un aporte para el Cajón del Maipo y que el trabajo realizado por Martelli y su equipo es de muy buena calidad. Lo lamentable es que para su realización haya sido AES Gener el principal financista con todo lo que eso conlleva. Sobre las condiciones. Siempre conscientes de que nuestra “colaboración” sería con la guía y no con AES Gener, iniciamos las conversaciones con La Mar. Expusimos nuestra postura respecto del proyecto Alto Maipo y nuestros propósitos en la negociación: compartiríamos nuestra información sobre los sitios de escalada del cajón con la condición de tener acceso

14

directo a AES Gener y no figurar en los créditos dado que sabíamos que podría prestarse para interpretaciones erróneas respeto de nuestra posición. El acuerdo se respetó en parte, el diálogo con la empresa se hizo efectivo, se nos facilitó una visita en terreno con uno de los ingenieros del proyecto para mostrarnos los lugares de emplazamiento de las obras. Finalmente se avanzó en la garantía de accesos y dimos a conocer a la empresa nuestra intención de canalizar las quejas ciudadanas en pro de la conservación de nuestros espacios silvestres. Pero obviando lo conversado anterioremente, se incluyó mi nombre en los créditos de la guía. No a Alto Maipo Como individuo y como director de este medio, me opongo tajantemente a intervenciones que afecten la estabilidad ecológica de los espacios naturales. Esto por supuesto aplica también al proyecto Alto Maipo, que al contrario de la idea que busca instalar como “un proyecto necesario para el desarrollo”, no deja de ser una iniciativa que busca principalmente beneficiar a sus inversonres. Alto Maipo, no solo pasa por sobre la opinión pública, sino que también, pone en serio riesgo el frágil equilibrio ecológico de la zona alta del Cajón. Dicho esto, y alineado con todo el staff de revista Escalando, dejamos el canal abierto a la voz de nuestros lectores. Erick Vigouroux Director


SAMA

Photo © Kalice

Prêt-à-porter*, confortable para el hombre.

*Listo para usar

www.petzl.com/SAMA


Nuevos Productos Patagonia Vertical Por Rolando Garibotti y Dörte Pietron Sidarta Guides

Quantum La Sportiva

Pronto tendremos en Chile una de las guías más esperadas por los escaladores de todo el mundo que cada temporada llegan hasta El Chaltén: Patagonia Vertical, por Rolando Garibotti y Dörte Pietron.

La Sportiva sigue posicionándose con Quantum, una de las mejores zapatillas de Trail Running del mercado.

En este volumen de más de 300 páginas se describen las rutas más significativas del Parque Nacional Los Glaciares, Patagonia Argentina, incluyendo el Cerro Torre, el Fitz Roy y sus respectivas agujas satélite. Desde los épicos ascensos de Terray, Chouinard y Fonrouge, hasta las impresionantes escaladas modernas de Haley y Lama, estas rutas van contando la historia de este mítico macizo, a través de dramáticas líneas dibujadas en las paredes más imponentes de ese lado de la Patagonia. Rolo Garibotti ha protagonizado el mismo varios capítulos de esta historia, y es además un historiador dedicado de la Patagonia Argentina. Y ahora pone a disposición del escalador una cantidad y calidad de información nunca antes vista para una zona de escalada en estas latitudes. Hojeando la guía, con todas esas líneas sugerentes en las más renombradas paredes del macizo, es fácil olvidar la verdadera dificultad y compromiso que supone escalar en este territorio. Pero aun así, como señala Rolo “resulta difícil no tener una sonrisa en la cara al ver lo que está pasando.” La montaña ahora es más accesible. La guía Patagonia Vertical estará disponible en las próximas semanas en tiendas Patagonia y puntos de venta seleccionados. De lectura obligada para todos los que alguna vez se han imaginado subiendo por alguna de estas rutas de ensueño.

patagonia.com sidarta.si

16

Sin duda tiene una excelente sujeción del pie mediante un sistema de cordones que ajustan muy bien la zapatilla al pie desde el tobillo, gracias al sistema de lazos que prolongan el sistema de cordones siguiendo los mismos vectores en dirección de la planta. Además su construcción ergonómica logra que el pie, en contacto directo con la media suela, se mueva junto al zapato, evitando la formación de arrugas y manteniendo el volumen interno. El calce es tan justo y preciso que se incorporó al diseño cintas para calzar la zapatilla desde el talón (como en las zapatillas de escalada). El tejido exterior está construido en una malla resistente al roce y respirable. La puntera está reforzada con goma evitando posibles accidentes durante el desplazamiento. Otra novedad que indudablemente favorece a la Quantum es su suela Morpho Dynamic, una innovación de La Sportiva que absorbe muy bien por sus ondulaciones. Además una muy buena adherencia gracias a su goma FriXion AT, que combinadas entregan excelente amortiguación, flexibilidad, sensibilidad frontal y adherencia (en terreno seco). Peso 660 grs. (el par) chilemontana.cl lasportiva.it


LANZAMIENTO NUEVA LÍNEA TIKKA LINTERNAS FRONTALES POLIVALENTES

70

185h

Encuentra Petzl en Chile en www.outchile.com

70

185h

80

190h


Nuevos Productos Aeroyoga

Aeroyoga es un complemento para mejorar el rendimiento en escalada. El yoga siempre ha sido un ejercicio relacionado con la escalada por el control de cuerpo que entrega; ahora el Aeroyoga desarrolla todo el rango de movimiento e incrementar el control corporal sin impacto. Este innovador dispositivo permite realizar ejercicios de posturas de inversi贸n y de resistencia con el suelo, con esto incrementa las funciones cerebrales, sistema circulatorio, ayuda a enderezar y fortalecer m煤sculos de la espalda y del resto del cuerpo. Todo esto incrementa la coordinaci贸n, el equilibrio, control del centro de gravedad y ubicaci贸n espacial, elementos que son necesarios para tener un buen nivel de escalada y conseguir mover el cuerpo sin el uso de la fuerza bruta. Tiene niveles ajustables para permitir un calentamiento, entrenamiento y trabajo restaurativo. El equipo incluye hamaca de tela ultraliviana, un par de manillas de tres niveles, 4 ganchos en S, 2 Cintas para anclar y nivelar equipo en cualquier lugar, mochila transportable y todo con el peso aproximado de 1kg.

aeroyoga.cl


Sirocco Petzl

Quienes asistieron al RocTrip de Piedra Parada pudieron ver el SIROCCO, el curioso nuevo casco de Petzl. Su apariencia llama mucho la atención pues es evidente su parecido a los típicos cascos moldeados, pero carece de la “cáscara” de policarbonato lo cual lo hace aún más liviano, con un peso máximo de 165 gr. Sin duda que el SIROCCO será una nueva referencia de cascos deportivos por su ligereza y diseño de mono bloque que permite aligerarlo al máximo y a la vez conservar una excelente resistencia a los impactos, gracias a las propiedades mecánicas del polipropileno expandido (PPE). Su innovador sistema de regulación mediante cintas en la cabeza contribuye también a su ligereza. Otro detalle inteligente es que está provisto de una nueva hebilla magnética que permite cerrar fácilmente el barboquejo con una sola mano.

Escuela de escalada Cursos de iniciación Clases de escalada grupales Arriendo de equipo y zapatillas Tienda de equipo de escalada Cafetería con WI-FI Salidas de escalada en roca Celebración de eventos y cumpleaños

El casco SIROCCO también dispone de una excelente ventilación repartida por todo el casco. Cuenta con la certificación CE EN 12492 y UIAA. Disponible en 2 tallas. petzl.com

¡Ven a conocernos! Av. Italia 875, Providencia, Santiago. • Metro Parque Bustamante Barrio Italia. • Fono: +56 2 7247252

*2x1

Promoción

¡Paga 2x1 en clases de iniciación presentando este cupón!

*Reserva con anticipación.


wild One

CINE ESCALANDO Por Daniel Castro

La roca no discrimina …creo que esa fue la frase que más me conmovió en todo el documental. Lo sé, todos los que escalamos hace un tiempo comprendemos que todo escalador tendrá un modo particular y único de enfrentar la roca, esto por su fisonomía y su mente. En ese sentido esta frase no es nada nuevo. Pero en Wild One, esta verdad; que la roca no discrimina; nos deja entrever la pureza de la naturaleza, desprovista de todos los prejuicios de las personas. La roca acepta a ciegos, a personas sin una pierna; con o sin prótesis, personas que sólo tienen sus brazos para ascender, personas con diferentes malformaciones como las inherentes al síndrome de Rubinstein-Taybi. La roca nos acepta a todos como iguales, brindándonos el mismo regocijo, adrenalina, confianza en nosotros mismos y Director:

JURE BRECELJNIK Productora:

FILM IT En asociación con:

TV SLOVENIJA RESTART PRODUCTIONS STUDIO RITEM Tiempo:

1:28’ aprox

Philippe Ribiere en Jogasaki, Japón. Fotograma de Wild One

20

la oportunidad de comprobar de lo que somos capaces. Wild One es un documental que narra la historia de Philippe Ribière. Un escalador que ha sido un ejemplo de superación personal para muchas personas de todo el mundo. La historia de Philippe Ribiére comienza en 1977 en Fort de France, Martinique, una isla caribeña de la colonia francesa. Hijo de una doctora con ascendencia judía y de un padre de raza negra, Judicaël, como fue bautizado por ellos, fue el fruto de un amor prohibido. Si bien Philippe no conoce la realidad que sus padres enfrentaban en ese momento, lo cierto es que lo dejaron ahí, en el hospital, solo. Acá pasó sus primero cuatro años de vida.


21


Los médicos realizan un completo examen a Philippe y determinan que no padece del síndrome de Rubinstein-Taybi, sino Displasia Mesomélica, otra enfermedad también de origen genético, aún más extraña que la anterior. Fotograma de Wild One

Al nacer con el síndrome de Rubinstein-Taybi (posteriormente se diagnosticó que sus anomalías genéticas era en realidad “mesomelic Dysplasia”) su cuerpo sufría de serias deformaciones por lo que durante esos cuatro años debió ser operado alrededor de quince veces en su piernas y brazos, para permitirle desenvolverse en la vida como una persona normal e independiente. En el hospital se hacían cargo de su cuerpo, pero no de su espíritu, por lo cual su primera infancia fue muy solitaria.

en sí mismo que le otorgó la escalada pavimentó el camino hacia la integración y el reconocimiento. Sin duda puede ser uno de los deportes más hermosos y desafiantes; se requiere de fuerza, inteligencia determinación y una gran voluntad para lograr los objetivos que uno se propone. Philippe ha desarrollado de sobremanera cada una de estas habilidades, pero además ha logrado desarrollar su habilidad para comunicar y transmitir su mensaje: ‘La roca no discrimina’.

un lugar a otro en su motorhome. Solitario, independiente, asumido.

En 1981 fue adoptado por una familia francesa y vivió sus siguientes quince años en el sur de Francia junto a tres hermanos, tres hermanas y unos padres que jamás le expresaron su amor. Al perder la inocencia propia de los niños y entrar en la adolescencia se dio cuenta que era diferente y que mucha gente, sobre todo los adultos, lo discriminaban. Si bien su primer encuentro con la escalada fue en un viaje a los Alpes a los seis años, fue recién a los dieciséis cuando convirtió esta disciplina en una parte cada vez más fundamental en su vida.

Desde el 2002 que Philippe es patrocinado por Petzl, siendo seleccionado por el mismísimo Laurent de Lafouchardieu. Gracias a esto se pudo dedicar de lleno a su pasión.

Si ese es el objetivo del Judicaël, la fuerza que le permite continuar en su misión es la escalada. Participando en competencias para deportistas con habilidades especiales lo vemos compartir con los otros competidores y transmitirles toda su energía y amor.

Por sus manos deformes y sus brazos de alrededor de la mitad de la envergadura de un escalador promedio, la escalada es para Philippe un desafío constante. La confianza

22

El 2008 comenzó con el Evolution Tour y recorrió 18 países europeos completamente solo en su van. En muchos de los lugares a los que llegaba daba charlas de su experiencia, como escalador y como persona. Acá explica cómo su cuerpo le ha hecho adoptar un estilo muy particular de escalada. Al ver a Philippe uno comprende que todos los obstáculos y limitaciones existen sólo en nuestra mente. En el documental lo vemos en su vida cotidiana. Sin un hogar estable, siempre viajando de

El hilo central del relato es la búsqueda de sus raíces, encontrar a José, su padre que lo buscó durante años y que murió sólo meses antes de poder juntarse con Philippe. Conocer a esa madre ausente a la cual se dirige a través de cartas que espera le hayan llegado, esa madre que por un momento cree encontrar.

Tal vez no hay mucha escalada en el documental, pero eso no es lo importante en este caso. A veces uno se frustra porque no logra sacar un paso, o porque diferentes circunstancias nos han impedido escalar todo lo que quisiéramos y nuestro grado de encadenamiento ha bajado. Al ver lo que puede significar escalar buolder o una ruta para Philipe o para un ciego o para alguien con sólo tres extremidades, nos damos cuenta de la humildad que requiere


energía portátil Philippe proteje a su amigo Ronald Dickson en Martini Roof, en Hueco Thanks, Texas. Ronald padece de mal de Trevor. Luego de varias cirugías decidió la amputación de su pierna izquierda. Fotograma de Wild One

este deporte, de la humildad con la que tenemos que enfrentar la vida. La banda sonora evoca constantemente un sentimiento de tristeza y melancolía, porque si bien, en los espacios públicos y charlas, conferencias y competencias, Judicaël es una persona llena de energía, felicidad y entusiasmo; en la soledad de su motorhome se da la licencia de sentirse solo, solo y triste. Una persona que quiere amar y ser amado, una persona que lucha por comprender su vida y sus raíces. Si su personalidad es particular es porque su cuerpo ha hecho que su vida sea extraordinariamente particular con todo lo bueno y lo malo que la vida puede deparar. Se puede estar a favor o en contra de su estilo de vida y de cómo la enfrenta, pero sinceramente creo que hay que ponerse en sus zapatos antes de emitir cualquier juicio, y creo que hay que tener muchos cojones para eso.

http://

Philippe en psicoblock. bit.ly/XjOTNy Según los creadores este video vendría a ser una especie de opus para wild one. bit.ly/XjOOta Un video del paraclimbing world championship 2011. bit.ly/Woglfu


Período abril 2012 – septiembre 2012

Como decía una vieja, vieja canción, “el invierno pasó y nació una flor”. Claro, también decía “Ya no estás tú conmigo, nuestro amor se ha ido”, pero no se aplica a mí, porque no tengo sentimientos y soy la sombra maligna que sólo trae dolor. En fin. Aquí está el clásico Recuento del Anticristo. El número veinte realizado y con la tónica de siempre: sólo actividades con algún grado de aporte deportivo, que hayan ocurrido entre abril y septiembre del 2012, relativas a las más pura y clásica tradición de lo que es el alpinismo y efectuados por aquellas personas que aún se reconocen como chilenos (o bien extranjeros con cierto tiempo en nuestro país). Y si no les gusta, saquen número, demándenme y púdranse. Los chilenos que intentarán realizar el “Leopardo de las Nieves”, posando con el Ibn Sina (ex-Lenin) como telón de fondo. Colección Expedición Monte Lenin

Acerca de Hot Pants Para comenzar, veamos aquellas expediciones chilenas que tuvieron como teatro de acción las alturas extremas del mundo. En particular, los cinco esfuerzos que se desarrollaron por sobre los 7.000 metros, los cuales, más allá que me hicieron trabajar más que la chaucha, aquí pasó a revisar a la manera Anticristo. Comenzamos con la historia del desafío del “Leopardo de las Nieves”. Que no es acerca de ponerse calzas rayadas tipo hot-pants y hacer “grrrrrrrr”. Sino que adentrarse su resto en los detalles del otrora más extenso y cruel imperio que los últimos tiempos hubiesen visto: la URSS. La sigla no significa “Una Rusia Sin Sostén”, sino que “Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas”. Nación que entregaba una medalla a aquellos montañistas que lograban hacer cumbre en todas las montañas, localizadas en su extenso territorio, que sobrepasaban los 7.000 metros. Usando

24

sus nombres antiguos, eran: Comunismo (7.495 m), Pobeda (7.439 m), Lenin (7.134 m), Korzhenevskaya (7.105 m) y Khan Tengri (7.010 m). Veinte y tantos años después del derrumbe de este macro-estado, nada queda de la hoz y el martillo; los otrora soviéticos comen en el McDonald, la mafia moscovita se hizo de temer y las rusas, a mayor abundamiento, también. Además desapareció la medalla, la altura del Khan Tengri fue discutida (algunos persisten en afirmar que no alcanza las siete lucas), los nombres de estos colosos cambiaron para dar cabida a las culturas locales y las cumbres mismas quedaron localizadas en otros países (Kazajstán, Kirguistán, Tayikistán y Moya-stan). Lo que fuera, comunismo más, bikinis menos, es que ningún chileno ha logrado completar el desafío. Razón suficiente como para que un grupo de compatriotas se lo haya propuesto (Cristián Pacheco, Eduardo Manosalva, Fernando Armijo, María Fajardo y Tamara Muñoz). Y para ello,


Patricia Soto, Tracy Dumois y Pedro Binfa, en el Campo Base del Manaslu (8.163 m). Colección Expedición Chilena al Manaslu

estos colegas, conscientes de las d ificultades logísticas involucradas, se han dado un plazo de 4 años para realizarlo, comenzando esta temporada con el Ibn Sina, la denominación actual del otrora Lenin. Entonces, junto a dos invitados, Alex y Cristóbal Cattan, llegaron a Biskesh, capital de Kirguistán, el 27 de julio. Dos días después ya estarían en el Base (a 3.600 m) y, luego, el 2 de agosto, establecerían una especie de Campo Avanzado en el I (4.500 m), mucho más cerca de la ruta de ascenso propiamente tal. El 8 de agosto estarían en el campo II (5.422 m), tras sortear complicados seracs, y seis días después a 6.118 m. de altitud, en el III, el último previo al ataque de cumbre.

arriba de los 7.000 metros). El resto, Manosalva, Armijo, Fajardo y Muñoz, harían cumbre a las 6 de la tarde, logrando el primer ascenso nacional del Ibn Sina y el segundo absoluto por chilenos en alguna de las cumbres del Leopardo de las Nieves (Gálvez et al habían hecho ya el Ismoil Somoni, más conocido como Comunismo, en la década del 90). Esta historia continuará... Acerca de Tragedias El siguiente intentado, en orden de altitud, fue el Manaslu, la octava montaña más alta del mundo (8.163 m) y que en el pasado ya había visto dos expediciones nacionales, una de las cuales consiguió la cumbre (primera chilena) de la mano de Alex Koller.

Pero llegó mal tiempo y tuvieron que aguantar hasta las ganas de tocarse. El 15 no mejoró y el 16 parecía que tampoco, pues hubo mucho viento. Mas ya con luz éste paró y decidieron tentar su suerte a pesar que eran las 8 de la mañana ya, relativamente tarde para lo acostumbrado. Y se fueron para arriba.

Ahora sería el turno de Pedro Binfa y Patricia Soto, esta última la primera sudamericana en subir el Everest, hace 10 años. A ellos se sumaba Tracy Dumais (EE.UU.); todos ellos vinculados por su trabajo para la organización NOLS como instructores.

La ruta de subida, catalogada como AD por alguna pasada delicada, no representó mayores problemas, aunque igual tomó su precio. A un Alex Cattan que ya había desistido días atrás (en campo II), se le sumaron Pacheco y Cristóbal Cattan (ambos, por separado, un poco más

Tras reunirse en Kathmandú, iniciaron la expedición el 3 de septiembre, instalando el Campo Base el 14, en un cerro que estaba bastante poblado debido a la presencia de no pocas expediciones que originalmente iban al Tíbet, pero que habían tenido que cambiar de objetivo

debido a las ahora ya recurrentes prohibiciones que China impone en dicho territorio. Binfa y Soto inmediatamente siguieron la rutina acostumbrada de equipar campamentos. Tras habilitar el I (a 5.800 m) bajaron a descansar para prepararse para el siguiente envión, el cual debería llevarlos al II, a 6.400 m. Pero el destino diría otra cosa. En la mañana del 23 de septiembre, cuando ellos ya descansaban en el Base, la caída de un masivo sérac más arriba del Campo IV (es decir, por sobre los 7.400 m), gatilló una avalancha gigantesca que arrasaría con éste y continuaría hacia abajo, hasta alcanzar las lindes del Campo III (6.800 m), sepultando a decenas, causando confusión y reorientando las prioridades. El operativo de ayuda y rescate sería general. Difícil explicar aquí todo lo que involucró, salvo anotar que habría heridos y trece víctimas fatales (una de las cuales alcanzaría a ser evacuado, sólo para fallecer después en Kathmandú). Posteriormente, aunque no vinculado a la avalancha, a estas cifras se agregaría el desaparecimiento del escalador colombiano Víctor Correa, quien, los primeros días de octubre, estaba realizando un segundo intento a la montaña tras sufrir un principio de edema cerebral. Lo que fuera, después de la desgracia, se produjo la primera ventana de buen tiempo,

25


4 AM, 7.500 metros y Rodericus Kafi se conecta a las cuerdas fijas que lo llevarán al Campo III en lo que sería su único intento de cumbre. Rodrigo Echeverría

la cual no servía de nada a los chilenos por el timing que tenían. Y la siguiente que necesitaban no vino nunca, así es que, tras alcanzar Campo II, y viendo que no tenía sentido seguir subiendo, optaron por retirarse. Acerca de Oportunidades Luego tenemos al Cho-Oyu (8.201 m), la sexta más alta y una cuya ruta normal, que se desenvuelve por China, tiene fama de fácil, lo cual es cierto, pero que también tiende a simplificar la realidad. Filosofía barata aparte, hay que decir que esta montaña ya contaba con ascensos e intentos nacionales previos (con una lista que incluye, al menos, a Purto, Valle, Prieto, Luchsinger y Cuq), pero, aunque no me vayan a creer, ninguno de ellos lo había hecho sin oxígeno y/o porteadores y/o guía y/o Viagra. Bueno, precisamente aquí llegaron Rodrigo Echeverría y Rodericus Kafi para intentar un ascenso sin estos elementos de ayuda (salvo el Viagra), un esfuerzo que incluía el deseo de Echeverría de descenderlo en esquís. Tras pasar por Kathmandú, entraron a China en jeep y cruzaron el alto y polvoriento plateau tibetano para establecer, a mediados de abril, un Campo Base a 5.800 metros. Una vez instalados trataron de equipar la montaña, pero las cosas nunca se les dieron a estos

26

muchachos y, tras 3 días buenos que llegaron demasiado pronto, la montaña se cerró forever impidiéndoles incluso poder equipar el Campo II (7.200 m).

mación, que en el caso de los chilenos se extendió por trece días, se le suma un altitud más que elevada y el serio trabajo logístico requerido para sortear cualquiera de sus rutas.

No obstante, cuando ya estaban resignados a irse con las manos vacías, e involucrados en el esfuerzo de retirar sus cosas, buscándole el tercer broche al sostén, lograron utilizar catorce horas de buen tiempo para llegar hasta 8.100 metros, donde lo tardío de la hora (cuatro de la tarde) y la llegada de un nuevo frente de mal tiempo les conminaron a regresarse. Viața nu este corect.

A esto se le sumó que Koller tuvo un desgarro que lo dejaría esencialmente en una posición de apoyo. Además, Rutland se agarró un severo resfrío en la aproximación y nunca pudo recuperarse. Y luego Álvarez se llevaría la peor parte en una caída, bajando de un porteo a 6.700 metros (en un incidente donde también estaría involucrado Sepúlveda), quedando inconsciente por algunos instantes y terminando con dos costillas fisuradas y

Acerca de Lesiones Luego, tenemos al Kangchenjunga, la tercera montaña más alta de la Tierra, con 8.586 metros. En rigor, la de mayor altitud aún inescalada por chilenos. Una que incluso, hasta este año, ni siquiera había visto intentos nacionales.

el esternón dislocado. Todos estos inconvenientes, de una u otra manera, afectando las chances de éxito.

Fue aquí donde dirigieron sus pasos una expedición liderada por Luis Álvarez, que contó con el auspicio de Chiledeportes (vía Federación de Andinismo de Chile) y que contaba además con la participación de Mario Sepúlveda, Rodney González, Alex Koller, Daniel Rutland y la asistencia del médico Rodrigo Retamal.

A pesar de todo, habría un intento de cumbre, realizado por Sepúlveda, González y Álvarez, uno que partiendo del Base los llevaría directo al II. Después instalarían un campo intermedio, luego en otra jornada más al III y reposo. De ahí, al IV (7.600 m) y la mañana siguiente empleándola en descansar e hidratarse. Para que, con las últimas luces de ese mismo día, partieran en demanda de la cima.

El cerro, localizado en la frontera entre India y

Subiendo a como diera lugar, el amanecer los pilló a 8.000 metros. Pero, cuando ha-

Nepal, es complicado igual. A la larga aproxi-

bían alcanzado ya los 8.410, y tras superar


Rodney González llevando cargas al Campo 1 en el Kangchenjunga (8.586 m), en lo que fue el primer intento jamás hecho por chilenos en este cerro Mario Sepúlveda

pendientes bien verticales y mixtos a veces no precisamente por la ruta misma, tomaron la decisión de regresarse para respetar la hora límite de ascenso que se habían fijado previamente (once de la mañana). Y fin de la historia. Por ahora. Acerca de Nada Y bueno, finalmente, tenemos la expedición al Everest, organizada y dirigida por Rodrigo Jordán. Honestamente, me es difícil redactar una reseña a esta actividad. Si bien es cierto que respeto el esfuerzo de quienes participan aquí, debo usar el mismo rigor con el que he juzgado a tantas otras ascensiones y decir que ésta representa, desde el punto de vista deportivo, nulo aporte. Cualquier otra cosa es abundar. Cualquier comentario que agregar es hacerle un favor. Por lo tanto, yo feliz que se hable de esto en el cuerpo B del Mercurio, o en la revista Capital, mostrando lindas fotos con títulos rimbombantes. Pero no aquí, espacio dedicado a quienes se esfuerzan por elevar el listón, y no a los que insisten en celebrarse a sí mismo de algo que se hizo veinte años antes, haciéndolo más encima peor.

Bolivia por Tres Pasemos a algo mejor. Andrés Zegers. Nombre que hoy casi es una marca de asombro. En esta oportunidad ligado a Bolivia, país donde realizo tres estupendas actividades. Cronológicamente hablando, la primera de ellas la realizó a principios de junio en el Sajama (6.542 m), el más alto de esta nación. Levantándose temprano, haciéndole caso omiso a una indigestión y sin llevar cuerda o tornillos, en ocho horas escaló rápido por lo que al parecer sería una nueva línea en su Cara Oeste, denominándola “Ruta Chilena” (1.800 m, 60°). Actividad que para algunos podría perfectamente ser la culminación de una temporada; pero que para él, fue sólo un calentamiento. Si no, vean. A fines de ese mismo mes repitió la táctica (sin nada; sólo crampones y piolets) para intentar realizar el primer encadenamiento de la Cara Sur del Ala Izquierda (500 m, 60°) con la Cara Oeste del Cabeza de Cóndor (300 m, 60°), todas cumbres localizadas en el macizo del Condoriri. Tras levantarse a las cinco de la mañana, pasó por el Collado Este del cerro Wyoming, la arista respectiva y luego estuvo en la cumbre del Ala Izquierda. De ahí le costó bastante bajar por su Cara Noreste debido a la mala calidad de la nieve y roca, pero principalmente porque

se trataba de terreno desconocido. Eventualmente daría con una línea y descendería 500 metros hasta enlazar la constante Cara Norte del Cabeza de Cóndor. Desde allí, cresta, cumbre, cachipún y condón por la ruta “normal”, hasta llegar al Campo Base tras ocho horas y media de actividad. Después de un brevísimo descanso en La Paz, Zegers se abocaría a lo que sería su última actividad en esta región: intentar quebrar el record de velocidad de la Pared Oeste del Huayna Potosí (6.088 m, 1.000 m., 70°). De nuevo, se armaría sólo con piolets y crampones. Y, sin contratiempos ni nada especial que relatar, sencillamente se levantó el cinco de julio, caminó hasta el inicio de la ruta y desenfundó. Pam, pam, pam. Rápido pasaron bajo sus pies grietas, neveros empinados, nieve inconsistente, aristas en cinco dimensiones y la cumbre. Tiempo total: 2 horas y 48 minutos; nuevo record. Panes Coloniales Al Campo de Hielo Norte (CHN) se dirigió una expedición compuesta de Nicolás Von Graevenitz, David Valdés, Claudio Allard y Pablo Besser, quienes pretendían visitar el glaciar Colonia, lugar que al parecer no registraba presencia humana deportiva (o de las otras) desde 1963.


Los cuatro integrantes de la expedición al glaciar Colonia, fotografía tomada el 25 de agosto justo después de abandonar lo que sería su campamento base. De izquierda a derecha: Claudio Allard, David Valdés, Nicolás von Graevenitz y Pablo Besser. Colección Expedición Colonia

Camilo Rada y Natalia Martínez en la cumbre del Alas de Ángel (1.767 m), cordillera Sarmiento. Natalia Martínez

Éste se localiza entre el inexplorado Cordón Aisén y la cadena de cerros o contrafuertes ubicados al Este del CHN. Recorre cerca de 25 kilómetros, ensanchándose para terminar en un frente de cuatro, en una apacible laguna glaciar, del cual nace un pequeño rio que forma el lago Colonia, que desagua en el rio Colonia y que sigue por la ribera Colonia, donde se echaban Colonia desde los tiempos de la Colonia.

Otra expedición a Patagonia al bolsillo, lo cual, visto, redactado y leído así, hasta parece pan comido. Pero no lo es. Créanme.

fueron a dar (aunque en las proximidades de lo que después identificarían como la cumbre Sur). Y bajaron.

Uncharted Casi al mismo tiempo que se desarrollaban estos eventos, había otra expedición en la zona austral involucrando a un chileno. Se trataba de Camilo Rada, quien, junto a Natalia Martínez (Argentina), estaba abocado a redondear su proyecto “Uncharted”, un esfuerzo por rescatar y recopilar la información de ascensos, toponimia incluida, de la cordillera Sarmiento.

Cuatro días después, Capítulo II, podrían ascender con mejor visibilidad la cumbre Norte, la cual resultó ser más baja que la Sur. Por lo que, Capítulo III, volvieron a insistir con ésta, desplazándose hacia la línea que habían intentado en el Capítulo I, pasando por el punto más alto alcanzado antes y de ahí, a la cumbre, terminando una vía de 500 metros que surca la Cara Oeste.

Bueno. Los cuatro llegaron el 1 de agosto a Balmaceda y tres días después ya entraban al glaciar. Éste les daría dos semanas de trabajo arduo por el caos de grietas y morrenas. Hasta que, tras cruzar con esquíes por arriba de una laguna congelada, accedieron a la meseta superior y armaron campamento a la cota 1.300. Tras un intento al cerro Nora (frustrado por, era que no, mal tiempo), continuaron moviéndose por el glaciar Colonia. El 23 de agosto subieron una cumbre que bautizaron Buscaini y, el 24, el cerro 3.012, aunque sin Allard (que permanecería en el campamento por una dolencia en la rodilla). Así, con el justo derecho que da llegar a una cima inescalada (una que mostró una altitud de 3.050 m), la re-bautizaron como... ¿Colonia? No. Eduardo García. De ahí en más habría eterno mal tiempo. El retorno sería largo, tortuoso y macondoniano, incluyendo la idea de cruzar un lago congelado con un bote inflable que usaron como rompehielos. Finalmente Puerto Guadal el 2 de septiembre y chao.

28

La actividad en sí comenzó el 17 de agosto, cuando ambos fueron desembarcados en el glaciar Bernal (y si no saben dónde queda, no se preocupen, yo tampoco). Los primeros días se lo pasaron resolviendo el problema de cómo subir hasta cota 1.200, donde existe una meseta que da acceso a varias cumbre, debido a lo agrietado del glaciar. Una vez en dicho sitio, y tras un intento exitoso al “Alas de Ángel” (1.767 m, 550 m, D), se abocaron al Trono (1.879 m), esfuerzo que tendría varios capítulos. Primero, el 29 de agosto, subirían casi a ciegas por alguna parte, con mucho viento, frío y pésima visibilidad, donde tuvieron que usar bastante de intuición y poco de ojos para ir dando con algo parecido a una ruta. Lamentablemente, a pesar de abrirse paso, incluso cavando un túnel, no pudieron determinar exactamente adónde

Enredado el relato, pero se entiende la idea central. Subieron todo lo que tenían que subir. Molido Dentro de las otras cosas dignas de mencionar que se me iban quedando en el tintero, está lo que, al parecer, sería el primer ascenso invernal del cerro Castillo (2.675 m), el de la XI Región, por su ruta normal, el 6 de julio. A manos de Michael Sánchez y José Dattoli. Y contarles que en los últimos días de septiembre, tres escaladores nacionales abrieron una nueva vía al cerro Catedral (3.790 m), localizado al final del Cajón del Maipo. Fueron Felipe González Donoso, Andrés Bozzolo y André Labarca, quienes, partiendo de la ruta “Tía Yeya”, ubicada al frente del Cabrerío, alcanzaron la cumbre del Catedral en dos días de trabajo (26 y 27 de septiembre).


Salón de la Fama Colchoneta de Tungsteno, Ajo de Molibdeno, Jeringa de Plutonio y Brújula de Uranio. Mejor Iniciativa, Mejor Expedición, Mejor Deportista y Mejor Ascenso Técnico, respectivamente. Premios todos ellos definidos, formalizados y funcionando bajo un marco teórico que aquí no pretendo repetir, pero que han sido detallados en el pasado. Entonces, si alguien quiere saber, pues entonces que busque. La Mejor Iniciativa, Colchoneta de Tungsteno, sigue vacía. Aún hoy está pendiente la faceta de extensión de la comunidad de montañistas nacionales hacia el resto de la Sociedad. Una que pretenda inculcarle a ésta los valores de aquella. Sin ello, no se saca nada de nada, pues para crecer se requiere ganar espacios. Y hasta ahora lo único que se ha hecho es administrar lo poco que se tiene. Con respecto a la Mejor Expedición, Ajo de Molibdeno, involucró comparar deportivamente los méritos de las expediciones al Campo de Hielo Norte y la de Sarmiento. Pero por compromiso, novedad y aporte en general, es justo entregárselo a Camilo Rada y Natalia Martínez, quienes plasmaron en Cordillera Sarmiento dos ascensos interesantes, hechos en un estilo impecable y digno de la mejor tradición patagónica. Para el Mejor Deportista, Jeringa de Plutonio, el jurado decidió entregárselo a Andres Zegers. Quien hizo uso de su depurada técnica para abrir una vía nueva, inventar un encadenamiento (parte del cual era desconocido) y quebrar un record de velocidad. Todo esto a altitudes importantes, por terreno mayoritariamente glaciar, aunque la roca no estuvo ausente. ¿Qué más quieren? Por último, declarar que la Brújula de Uranio, al mejor ascenso técnico, quedó vacante. Pues ninguna actividad demostró innovación o hizo uso de recursos inéditos. Fin del recuento. Tiempo para irme a descansar. Así es que me tiendo en el piso, cierro mis ojos y me preparo para dormir, no sin antes desearle a todos los imbéciles del mundo que se pudran. El Anticristo anticristo@aruficax.cl

Versión completa del Recuento, así como las anteriores columnas, se puede encontrar en el blog del Anticristo en la página web de Revista Escalando. (http://www.escalando. org/anticristo). RECUENTO REALIZADO GRACIAS A LA AYUDA Y COLABORACIÓN DE LIPPI, PETZL, EASTON, PUNTO BAT Y DAV CHILE.


Petzl RocTrip 2012

Piedra Parada Solo las estrellas iluminan la Piedra Parada en esta foto de larga exposición. El enorme monolito volcánico se yergue a orillas del río Chubut, justo en la entrada del Cañadón de La Buitrera, punto de encuentro del RocTrip 2012. Erick Vigouroux


Sin perder la compostura, la guapa Alizee Dufraisse conectando a vista con el segundo largo de Chocolate Profundo (5.13b/8a), ruta abierta en 2007 por Pere Vilarasau, Daniel Alegría y Antonio Haselbauer en Piedra Parada Mateo Barrenengoa

Diez años han pasado desde el primer Petzl Roctrip y, para celebrar la organización decidió realizarlo en Piedra Parada, provincia de Chubut en la Patagonia Argentina. Para ponerlos un poco en contexto vamos a ir por partes. Para que no se diga que Piedra Parada nació con el RocTrip, hemos preparado este pequeño resumen de su historia. El origen geológico de las Buitreras y Piedra Parada se remonta a unos 65 millones de años atrás, donde el inicio de la actividad geotectónica-volcánica de intraplaca comenzó a formar una caldera de unos 25 km de diámetro conocida como “Complejo Volcánico Piroclástico del curso medio del Río Chubut”, que incluía dos volcanes uno en cada extremo (norte y sur). Dentro de los materiales de intra-caldera se distinguen los flujos piroclásticos-ignimbritas- riolíticas que forman el Cañadón de las Buitreras, a las cuales se las identifica como Ignimbrita Barda Colorada. La piedra Parada formaba parte del dique al borde de esta caldera, que posteriormente fue expuesta y aislada por agentes erosivos. Al igual que “Las Buitreras”, ambas deben sus geoformas actuales a la erosión diferencial eólica, fluvial y lacustre. (Nacho Elorza, 2012).

32

No fue hasta 35 millones de años después que los escaladores Damián Benegas y Pablo de la Fuente, hicieron de las suyas escalando por primera vez la Piedra Parda, abriendo Sueño Lento (5.10c/6a+ 8 largos 260m) en 1993. A continuación, en 1999, en una segunda expedición, se abriría Un Largo Camino a Casa (5.11a/6b+ A2 6 largos 260m). En ese viaje se incorporó el mendocino Martín “Fideo” Molina, quien sorprendido por este mar de roca se organizó para volver dos años más tarde a equipar Mickey Mouse (5.10d/6b), la primera ruta del cañadón, entre otras. Desde entonces, cada año regresaba junto a sus amigos a equipar nuevas vías. Si bien los primeros asentamientos humanos en el cañadón datan de hace más de 5.000 años, podemos dar fe que otros cavernícolas regresaron en 2007. Pere Vilarasau, Antonio Haselbauer, Dante Alegría y Bernardo Giménez, visitaron la zona para abrir Chocolate Profundo (5.13b /8a 260m), una dura ruta de 9 largos en la parte más desplomada de la Piedra Parada. Algunos años más tarde, luego del RocTrip de China, en 2011 se decide que el décimo aniversario del evento se realizaría en Sudamérica, Piedra Parada sería el lugar. Rumor que no tardó en diseminarse por Argentina y Chile. Fue así que en marzo del año pasado, una comisión formada por un fuerte equipo de abridores franceses patrocinados por Petzl, se instaló en la zona cargados de equipo, tiempo y energía. Dieron inicio a la equipatón que


Daniel Andrada se toma un momento para leer los siguientes movimientos de Pan Blanco (5.14a/8b+), en el ca帽贸n de la calavera. Erick Vigouroux

33


Florence Pinet chapando las cadenas de la variante Piedras Fritas a la Piedra (5.13c/8a+), la conexiĂłn de dos rutas que resultan en una resistente y desplomada vĂ­a de 40 metros en la Piedra Parada. Claudio VicuĂąa 34


entregó como resultado poco más del doble de las 100 rutas ya existentes y las gestiones necesarias para dar inicio al evento algunos meses más tarde. La situación geográfica y la expectación generada en la campaña, favorecieron para una convocatoria excepcional. Aunque los rumores hablaban de 2.000 inscritos, la organización confirmó la participación de más de 1.300 personas, lo que aún así representa un record en la historia del evento. El equipamiento de 100 rutas que van del 5.8 a durísimos proyectos, todos de primera calidad, sumado a la gestión con la comunidad y autoridades locales, arrojó un evento impecable. Por un lado la Piedra Parada, el gran monolito de 250 metros que da inicio al cañadón donde se despliegan unos 3 kms de escalada deportiva de todos los estilos posibles, y por el otro lado el Río Chubut, que da vida a este desierto austral. Ambos rodean la zona que aglomeró a escaladores de todo el mundo, creando una sensación de comunidad inusual. Es aquí donde se realizaron diferentes actividades a manos de la organización, la comunidad local y los escaladores del famoso ‘Team Petzl’.

Cada una de las cuatro jornadas terminó en fiesta, destacándose, especialmente para la comunidad chilena presente, la improvisada banda ‘Haka Honu band’, compuesta por Luis Birkner, Diego Rojas y Mateo Barrenengoa. En su primera presentación en vivo (frente al masivo público) sorprendieron a la multitud con buen desplante y un mensaje contra la minería que amenaza los ríos en la Patagonia argentina. El mensaje fue claro: ‘¡PUM! Jah man… Rivers must be clean mi hermano’ frase que después se repetía en los distintos rincones de Piedra Parada. Con esto consiguieron el primer lugar en la competencia de bandas locales. Durante las siguientes noches la fiesta se mantuvo, la gente bailó hasta altas horas de la madrugada, compartió con la “creme de la creme” de la escalada internacional y disfrutó de las bondades de las riveras del Chubut. El cañadón es simplemente espectacular, un escenario perfecto para el trepe o la mera contemplación. La escalada es variada y siempre es posible elegir una buen spot a la sombra. Si buscas un destino para lo que queda de verano, este es el lugar.

El chileno Carlos Concha, escalando en un 8a (5.13b) en el cañón de la calavera. “Carlanga” acababa de equipar a la derecha un proyecto que lo mantendría ocupado durante los días del evento. Claudio Vicuña 35


RocTrip

¡10 años de fiesta! Entrevista a Laurent Lafouchardieu, nos cuenta los primeros pasos del evento de comunidad más imprtante del año. Por Erick Vigouroux

Este evento se ha realizado 16 veces en estos diez años, pasando por Francia, Canadá, Estados Unidos, Austria, México, China, Grecia, entre otros. Y ahora le tocó a Argentina con el Roctrip de Piedra Parada, que celebra el décimo aniversario de este evento patrocinado por Petzl.

súper duras, asesoramos sobre los productos y hacemos rutas también para todo el mundo. Y así, todos se reúnen para escalar al pie de la pared y una vez que el evento se termina quedan las vías para los demás.” Y así es como empezó.

Todo lo que partió como una idea sencilla en 2002, con un evento experimental, hoy se ha transformado en un referente para la comunidad escaladora, a tal punto que si se es busquilla es posible asistir a festivales autónomos locales denominados también de esta forma en todo el mundo.

E: ¿Pudieron visualizar desde el principio que se convertiría en un evento de clase mundial? L: Al principio no sabíamos muy bien en qué terminaría esto. En el primer evento invitamos a Chris Sharma, de esa forma veríamos si este evento podía ser interesante para escaladores de otros países, si es que había un eco mediático. Aún así no sabíamos mucho, la primera vez no sabes mucho. Desde la segunda edición nos dimos cuenta que el interés de los escaladores y de los medios tomó mucha importancia por esta manifestación. Un amigo nuestro de inmediato hizo un video del evento para la gente que no pudo asistir, eso influyó en hacerlo mucho más conocido.

Para saber un poco más de este evento entrevistamos Laurent Lafouchardieu que, además de ser fotógrafo, productor, escalador, Dj y niño orquesta del evento, es también uno de sus gestores. E: Participaste del primer Roctrip de Petzl en 2002. Cuéntanos cómo nació esta idea. L: Veamos, en efecto yo participé del primer Roctrip en 2002. Fue una idea que no fue solo mía, de hecho fue una propuesta por un amigo que se llama Michaël Pradayrol, quien organiza competencias de escalada en Millau, en una sala de escalada donde hacía muchas competencias de búlder, competencias urbanas y cosas simpáticas como esas. Él buscaba hacer otro tipo de evento, algo que no fuera competitivo, sin aislamiento, sin horarios fijos y donde todo el mundo pueda participar. Entonces partí a Millau, a la Copa del Mundo de Escalada en Hielo. Fue ahí donde mi amigo Michaël dijo: “Mira, podemos hacer esto en Millau, abrir rutas y crear un nuevo sector totalmente nuevo, con rutas

36

E: Cuéntanos cuáles son los ingredientes que se necesitan para preparar un buen RocTrip. L: Primero: el lugar. Es necesario que este sea nuevo, donde haya un potencial de vías para todo el mundo y que pueda albergar a mucha gente, no es posible hacer un RocTrip en un lugar pequeño. Segundo: la comunidad local de escaladores. Es importante que estén interesados y motivados en que este evento sea en su localidad. Es imposible considerar un evento en algún lugar sin la colaboración de la comunidad local.


Said Belhaj desde los timbales acompaña los beats del DJ (Laurent Lafouche), apenas visible en segundo plano. Erick Vigouroux. Derecha arriba, La fiesta reinó durante las tres noches que duró el evento. Hasta altas horas de la madrugada la gente cantó y bailó (hasta con el tiburón inflable). Claudio Vicuña. A la derecha, entre payas y jineteada, los gauchos armaron la fiesta patagónica que terminó en asado al palo. Erick Vigouroux. Al frente, Lafouche durante la entrevista a orillas del río Chubut. Claudio Vicuña

Tercer ingrediente: institucional. El Gobierno y el municipio tienen que participar. Nos apoyamos en el distribuidor local para que vaya a todas las redes institucionales y oficiales, para que el evento sea parte de la promoción de la región y que el Estado participe, ya sea financieramente o aportando servicios. O sea, debe haber una inversión de la autoridad local. Y por supuesto es necesario un montón de voluntarios, gente de la comunidad que está interesada en ayudar, siempre hay mucho trabajo para los voluntarios. El último ingrediente es motivar a la gente a venir... es el público que viene al RocTrip, a participar de la escalada y ser parte de este evento. ¡Ah! y olvidé al team. Tenemos que traer a los escaladores del team que vienen a probar las rutas más duras y también a compartir sus experiencias con todos los demás escaladores; algunos hacen presentaciones y están acá para conversar con los otros escaladores del país, intercambian entre ellos, incluso frecuentemente es por estos encuentros que deciden explorar una pared de ese lugar, del país de al lado o de la región. O sea, se logra una buena dinámica con la presencia del team. E: ¿Cuáles son las particularidades de organizar un RocTrip acá? L: Fue bueno organizar el evento con la comunidad escaladora. El año anterior invitamos a Ramiro Calvo a China, para que viera el evento en terreno y que el también pudiese interpretar la idea del RocTrip para Argentina. Luego con las autoridades fue casi tan complicado como en China, la diferencia es que allá no entendíamos nada, no podíamos hablar. Aquí se entiende pero es igual de complicado.

E: Tú y Said son el plato de fondo en la fiesta de clausura del RocTrip. ¿Cómo nació esta relación? L: Said estaba en el equipo sueco, organizado por el distribuidor en Suecia, quien me dijo en el RocTrip de Cantobre de 2004 -hay un chico en el team, Said Belhaj, tiene ganas de venir al evento, creo que va a ser un buen elemento para el RocTrip, el toca mucha música, podrá aportar buen ambiente-. Entonces lo contacté, le dije -oye, vente al RocTrip cerca de Millau, y trae tus instrumentos. Nosotros hacemos un poco de mezclas electrónicas, tú podrías venir y tocar con nosotros-. La primera vez que vino, solo trajo el didjeridoo y le prestaron un par de percusiones de un grupo que tocó antes. Cuando empezó de inmediato sentimos la energía, después estuvimos en cada RocTrip, en cada rincón del mundo. Ahora somos muy buenos amigos, él viene seguido a escalar a España, yo parto con la familia en el motor-home y nos encontramos en Cataluña, escalamos, tocamos música. O él viene algunos días de visita a mi casa y así… hemos construido una buena amistad por haber continuado con estos espectáculos. E: ¿Podrías anticiparnos algo sobre el siguiente RocTrip? L: Por ahora no sabemos dónde ni cuándo será el próximo RocTrip, vamos a encontrar algo bueno y nuevo, un nuevo destino y revelaremos toda esa información cuando esté todo listo y cuando hayamos aplicado bien la receta. Cuando hayamos encontrado el lugar y las personas para hacer de nuevo una bella edición de este evento. ¡Hasta el próximo RocTrip!

37


Hay veces en que la vida te abre puertas y no sabes cómo sigue el camino, sin embargo, decides tomarlo. Así fue como por trabajo llegué a Aysén, pero no crean que fue simple decir sí y nada más, pues significó por un lado terminar un tortuoso y largo proceso de titulación y por otro, tener que dejar a la cordada de mi vida a más de 2382 km., con todo lo que pueden imaginar que eso cuesta.” Por Eduardo Navarro

Por Eduardo Navarro

El autor, Eduardo Navarro, en La Sicalada (5.12c - 7b+), en la Muralla China. Martín Arteaga


Sobre estas líneas, Estribo-man (5.11b - 6c), ‘Lalo’ Navarro se desplaza con comodidad por el conglomerado del sector de La Ensenada. Derecha, Natan Fry y David ‘Lucho’ White rumbo a las rocas de La Ensenada. Al frente, Eduardo Navarro escala El Diedro, en Cerro Mackay. Martín Arteaga

El trabajo era un nuevo desafío profesional y significaba tener que recorrer toda esta hermosa región de norte a sur y desde la pampa al mar, pero bueno, no los seguiré aburriendo con trabajo y vamos a lo que los mantiene leyendo, la escalada… En Coyhaique hay un pequeño pero motivado piño de escaladores que le dan vida a la escalada patagónica. Junto a ellos fui descubriendo el potencial de los diferentes lugares. Haré un pequeño resumen del recorrido que pueden hacer, saliendo desde la capital regional (Coyhaique), para que planeen el próximo viajecito al sur. Lo más cercano es el imponente Cerro Mackay o Divisadero, con sus increíbles columnas blancas es imposible pasarlo por alto y pese a que la escalada no es demasiado dura, desde cualquiera de sus rutas regala una linda vista al valle y a la ciudad. Se llega por la ruta 7 hacia el sur, hasta un letrero a mano izquierda que dice “Cabalgatas el divisadero”, hay que continuar por el camino hasta el final donde se ve una casa con varios invernaderos, de ahí hay que cruzar una plantación de pinos para llegar a la base de la pared. Luego solo toca buscar las chapas y comenzar a escalar.

Tiene dificultades no superiores al 5.10b en deportiva y de más está decir, que el potencial que tiene este sector es increíble, no solo para este tipo de escalada, sino tambien para la aventura de la escalada tradicional, que ya ha recibido a algunos insignes como Felipe González Donoso, quien, junto con Juan Ruiz, lograron abrir una de las vías más duras en el cerro Mapa en blanco (5.11+, 3 largos), faltando algunos largos para lograr salir a la cumbre. Un poco más hacia el sur se encuentra El Escudo, una placa que está a los pies del cerro Mackay y que posee algunas fisuras perfectas para el deleite de todos quienes gustan de meter cacharros, con reuniones y descuelgues equipados. Cuenta con unas seis rutas, con dificultades máximas de 5.10c, aunque hay algunas que no tienen el grado confirmado. Ya en La Ensenada del Valle Simpson existe otro pequeño lugar donde, según las últimas noticias que llegan desde el sur, Pablo Miranda y Manuel Olavarría han abierto nuevas rutas. Existen multilargos escuela con dificultades que no superan el 5.9, aunque en el mismo sector también es posible ir a apretar con algunas rutas cortas que llegan hasta el

41


Desde arriba de las paredes del Maitenal es posible contemplar este rincón patagónico surcado por el río Ibáñez. Al Frente, el alemán Danny Tröger sufre en El Martirio (5.10d - 6b) en el sector del Maitenal. Eduardo Navarro

5.12a. Vale la pena tomarse un par de días en que el sol baja lento y los días son largos para ir a apretar a La Ensenada. Si continuamos hacia el sur, también a nuestra izquierda, existe un imponente paredón de caliza inconfundible, La Muralla China. Para llegar a él tenemos dos opciones: o subimos caminando o continuamos hacia el sur y entramos por el camino que va a El Fraile, un poblador deja pasar previo pago de $3.000 por auto, lo que permite ahorrarse la subida (30-40 minutos) y te deja sobre la pared a escasos 10 minutos de caminata en bajada. Este paredón de blanquecina caliza es, según mi humilde opinión, uno de los mejores lugares para la escalada deportiva en Chile, no solo por la calidad de la roca y una adherencia increíble, sino también porque las rutas son largas y con una variedad de movimientos sobre regletas, invertidos, romos y pinzas, pasando por corales de todas las formas y tamaños. Este se constituyó, sin lugar a dudas, en mi lugar favorito en las cercanías de Coyhaique.

La zona hacia la izquierda presenta algunas rutas escuela, que no superan el 5.10a. En la zona central de la pared, después de algún 11, solo hay 12s y hasta un par de 13s. Cabe señalar que aún queda espacio para abrir unas 8 o 10 rutas. Pero la región es muy grande y en la bajada hacia Puerto Ingeniero Ibáñez (120 Km al sur de Coyhaique), frente a la Laguna Sepúlveda en los terrenos de la Sra. Petronila, la escuela de montaña NOLS ha estado desarrollando una nueva zona, el Cerro El Águila. En un estilo mixto con reuniones y descuelgues equipados y dificultades no demasiado altas, es un perfecto lugar para todos quienes nos comenzamos a adentrar en el mundo de la escalada tradicional. Al igual que en los lugares anteriores, aún queda mucho más por descubrir. Casi llegando a Puerto Ingeniero Ibáñez, basta sólo tomar el desvío hacia la Península de Levicán para descubrir otra joyita del sur, El Maitenal.

43


Al centro de esta increíble pared, Eduardo Navarro escala Heavy many (5.12b - 7b), en Chile Chico. esta zona de nuestro país alberga un enorme potencial para la escalada deportiva y el búlder, así lo pudieron comprobar los realizadores del roctrip de Chile Chico el año 2011. Martín Arteaga

Para quedarse vayan a la casa de Lily y Gerad, ellos mantienen un camping en el sector habilitado con baños y refugios, donde es posible resguardarse del frío viento patagónico y hacer fuego de manera segura. Por $2.500 por persona el día, es posible hacer uso de todo esto y disfrutar de la plaquera escalada de El Maitenal. Con grados para todos los gustos, desde el 5.7 hasta el 5.12c-d, no pueden perder la oportunidad de conocer este lugar y disfrutar también de una de las mejores cervezas artesanales hecha por el mismo Gerard. Finalmente, aunque no por eso de menor calidad, cruzando el Lago General Carrera, se encuentra la pequeña ciudad de Chile Chico. Este sector se ha desarrollado a punta de Rock Trips y campeonatos de búlder organizados por la motivada comunidad. A escasos minutos del centro de la ciudad, existe un gran paredón que alberga algo así como 12 rutas: largas, duras y de muy buena calidad. Definitivamente esta región tiene algo muy especial, su gente es acogedora y siempre con una sonrisa y un mate para compartir a pie de vía, lo cual me permitió disfrutar de este Patatour en Aysén.

44


Desde arriba a la derecha y en el sentido del reloj, Rodolfo Torrens en La Sicalada (5.12c - 7b+), Muralla China. Eduardo Navarro; Daniel Millacari en Heavy many (5.12b - 7b), en Chile Chico. Martín Arteaga; Martín Arteaga en La bombilla del Gaucho (5.11a - 6b+), Muralla China. Eduardo Navarro; Nacho Vergara escalando en el cerro Mckay. Martín Arteaga

Los locales Ya habían pasado un par de semanas en Coyhaique y me había puesto en contacto con Martín Arteaga, que pese a que no es 100% local, ya llevaba un rato por allá y para ser honesto se camufla bastante bien. Martín se convertiría hacia el final de mi viaje en mi compañero para volver a la capital y en mi cordada en muchos de estos lugares. Cuando el trabajo de Martín le impedía escalar y mi tiempo libre comenzaba a abultarse a causa del paro que prácticamente paralizó a Aysén por más de 3 semanas, fue cuando conocí a algunos de “los locales”. Nacho (Ignacio Vergara) venía de vuelta a su natal ciudad y, con su novia en Canadá, bastó solo una llamada durante la mañana para que esa misma tarde estuviéramos escalando. Fanático de los cacharros, me vio sufrir en más de una fisura en el Escudo, mientras él se paseaba por las mismas.

Fito (Rodolfo Torrens) a sus escasos 16 años ya construye con la ayuda de sus amigos un mini muro en su casa para la época invernal. Motivadísimo por la escalada y apretón como él solo, hacia fines del Otoño, mientras se fugaba de sus clases de educación física en el colegio, aprovechábamos hasta el último rayo de sol (o a esas alturas de sombra) para ir a escalar a La Muralla China, donde probamos algunas de las rutas más duras del sector. Luego de que Richard nos recibiera en su casa en Chile Chico, el mismo nos puso en contacto con Dani (Daniel Millacari), ya en cuarto medio, Dani disfruta de los 300 días de sol al año en los que es posible escalar en la pared de Chile Chico. Estuvimos 7 días en los que por supuesto, no vimos el sol y hasta nos nevó. Tendremos que volver…

45


Un momento en la bajada desde el conquistado Cerro Buscaini. Nicolás von Graevenitz contempla “El Dedo”, formación granítica muy evidente desde el Glaciar Colonia. La imagen captada hacia el norte, a la distancia se aprecia el Monte San Valentín, Cerro Largo, Cerro Cachet hacia la derecha y un sinnúmero de montañas inexploradas. Pablo Besser


Por las Tierras Olvidadas del Hielo Patagónico Norte Por Pablo Besser

En el invierno de 2012 se lograría, por primera vez, acceder al Hielo Patagónico Norte a través del inexplorado glaciar Colonia y, luego, ascender la última montaña de más de 3.000 metros existente en esta zona. Pero para ello, la expedición que lo llevo a cabo debió sortear obstáculos impensados, tal como este relato deja ver en forma clara.


Un océano de hielo, momento del cambio de dirección del avance por el Glaciar Colonia donde los exploradores trataban de acercarse al borde norte, cercano al Lago Cachet 2. David Valdés

La Patagonia en invierno no tiene viento; sí paisajes irreales, montañas desafiantes y una gota de incertidumbre. Es montañismo de exploración. Y aquí se ubica el Hielo Patagónico Norte (HPN) el cual, en los últimos años, había sido destino de varias campañas nuestras. Pero me quedaba uno, enorme, que ejercía la atracción de lo desconocido: el valle del río Colonia. Este se origina en el interior del HPN, en la cuenca entre el inexplorado cordón Aysén y la cadena de cerros o contrafuertes ubicados al Este. Recorre cerca de 25 kilómetros, ensanchándose para terminar en un frente de 4 kilómetros en una apacible laguna glaciar. De ahí sigue un pequeño rio que forma el lago Colonia, de 7 kilómetros de largo, y desagua en el río Colonia, uno de los grandes tributarios del río Baker. Es uno lechoso, de gran caudal en verano, lleno de sedimentos glaciares, que tarde o temprano, si la estupidez humana la trasforma en la centrales hidroeléctricas del rio Baker, las iran tapando de sedimentos en forma inexorable. Pero eso no le importa a algunas personas, pues son “tierras de olvido”. Francisco Coloane escribió un hermoso cuento, Tierras de Olvido, refiriéndose justamente a valles del lado norte del Baker, que cada cierto

48

tiempo son barridos por enormes aluviones o desagües de embalses formados por taponamientos naturales. Estos fenómenos en el Colonia se conocen como los Glof´s, (Glacial lake outburst flood) y es el lago Cachet 2 el protagonista de ellos; ya son varios los episodios registrados. Pero este valle pareciera que tiene una doble maldición, pues sus montañas también han sido olvidadas. Sólo en 1958 una expedición chileno-japonesa entró por el desconocido glaciar Colonia, ascendiendo el enorme cerro Arenales. Luego, en 1963, el inglés Erick Shipton, junto a los chilenos Eduardo García, Ceodomir Marangunic y el español Miguel Gómez, cruzarían de norte a sur el HPN, saliendo por el collado del Arenales, efectuando su tercer ascenso, y saldrían por el glaciar Colonia. Después llego el olvido. Así es que, en rigor, nunca se había subido directamente al HPN por este acceso, ni mucho menos cerros. Entonces, ese fue nuestro proyecto. En un vertiginoso viaje, llegamos a Balmaceda el 1 de agosto del 2012, con unos 300 kilos en equipo y comida. Ese día cenamos en Puerto Bertrand en la casa de Jonathan Leidich, de Adventure Patagonia, que


Nicolás, Claudio y David, avanzando por el enorme Glaciar Colonia, todo un mundo acuático, llovia y el glaciar se transformaba en un río. Al fondo, en las nubes, el Paso Colonia, que los llevaría al interior del Hielo Patagónico Norte. Pablo Besser

efectúan el Aysen Trail, una ruta de trekking que recorre los contrafuertes del HPN desde el valle del Soler, glaciar Nef y sale por el Colonia. Él, un enamorado de la Patagonia, nos ayudaría a ingresar. Varias horas de jeepeo extremo, mucha nieve, barro y caminos inexistentes nos dejaron con nuestra carga al fondo del valle y, luego de pocas horas de marcha y transporte de la carga en caballos, descansaríamos al segundo día en Sol de Mayo, el último campo al fondo del valle del Colonia. A la mañana siguiente cruzamos el lago en un zodiac, rompiendo una delgada capa de hielo que lo cubría. Esa misma tarde acampamos en frente del glaciar. Al otro día cruzamos la laguna terminal, que estaba congelada, usando un kayac inflable, un ducky. El frente mismo era de unos 10 a 20 metros de alto y tuvimos que hacer una delicada travesía, una breve escalada en hielo y muchas maniobras de cuerda. Así, logramos izar todo nuestro equipo a la superficie del glaciar Hielo por todos lados Siguieron 15 días de sufrimiento. El glaciar era complejo, lleno de grietas y morrenas siniestras, que nos obligaron a rodeos eternos, con

continuas escaladas y desescaladas, un constante peligro de caernos a alguna grieta. La cuerda, en el fondo, era inútil. Seguimos el curso principal del glaciar Colonia y a la altura del cerro Arenales, un caos de mega grietas nos obligó a desviarnos hacia el costado norte. Esa tarde acampamos en un lecho de rocas en la falda del cerro cercano al lago cachet 2. Lo peor llegó esa noche; la lluvia se hizo presente y, en un par de horas, nuestra carpa floto, literalmente en un lago formado por el agua caída. Así, durante buena parte de la noche, en cuadrillas de trabajos forzados, logramos encauzar el curso de las aguas y al final tocamos fondo con nuestra carpa. No naufragamos. Continuamos ascendiendo por el borde del glaciar. Un día de esos fue uno clásico patagónico. Partió lloviendo y continuó así todo el día, pero, por la tarde, mientras estábamos en un descampado enorme del glaciar, unas ráfagas monstruosas nos botaron continuamente y nos empaparon. Ese día tuvimos nuestro bautizo de agua y viento. Estuvimos a punto de renunciar, llevábamos ya demasiadas jornadas en un acceso que se suponía sería más sencillo.

49


Finalmente alcanzamos otra laguna congelada, que cruzamos caminado, o esquiando por arriba, con toda seguridad; así esa tarde logramos ascender al plateau del hielo y armar campamento por fin en la cota 1.300. Estábamos en tierra no explorada y, por primera vez, alguien caminaba e ingresaba al hielo patagónico por el paso Colonia. Estábamos felices. La tormenta Justo al llegar al plateau la tormenta estaba con nosotros. A las pocas horas la situación era insostenible; temiendo que una ráfaga reventara nuestra carpa, como era primera vez que la usábamos, esta no tenía aún nuestra entera confianza. Así es que la cuadrilla Nico y Claudio se vistieron de astronautas, forrados enteros, y salieron a buscar una ladera para hacer una cueva. Con David nos quedamos en la carpa, “asegurándola” con nuestro peso, claro que ¡bien adentro del saco de dormir! A las horas, fuimos reclutados y tuvimos que dejar nuestra cómoda posición y desarmar campamento. El frio exterior, el viento y agua nos recibieron como tantas otras veces y, guardando todo, nos dirigimos en una ventisca de película a la cueva y, tras 6 horas de trabajo, entre los cuatro, terminamos con un refugio adecuado.

50

En el interior de la cueva alcanzamos a dormir una horas pero tipo 2.00 am un ruido de agua cayendo me despertó: había una gran caída desde el techo, que formaba una poza entre nuestros sacos de dormir. Una gruesa estalactita descendía del techo de la cueva y por ahí bajaba el agua. Corte la estalactita para que así buscara otro rumbo, lejos de los sacos de dormir. A los 30 minutos eran cuatro las estalactitas, cuatro las puteadas y cuatro los mojados. Así seguimos hasta el amanecer. Cerros Buscaini y Silvia Ese fue un lindo día. Ingresamos al interior de la meseta, bordeando los faldeos del cerro Nora, hasta alcanzar el centro del plateau, muy cerca del valle que sería nuestro objetivo: el del 3012, montaña así llamada por su altura en los mapas Lliboutry y Buscaini y que era la última de los de tres mil o más metros no escalados que quedaban en el HPS. Llevábamos exactamente 23 días de expedición y por fin haríamos lo que vinimos a hacer: subir cerros. Y como la ventana climática suponía ser de sólo 3 a 4 días, debía ser aprovechada.


Panorámica tomada hacia el norte, desde la cumbre del Cerro Eduardo García (ex 3012). Al fondo directamente al norte el monte San Valentín, luego el cerro Largo, cerro Cachet, y casi en primer plano, el inexpugnable cerro Nora, aún sin ascenso. Expedición Colonia

Ingresamos al valle del 3012, subiendo por una rampa al costado de unas enormes caídas de seracs, cuando justo uno de ellos se desprendió y una buena avalancha paso a metros de nuestra ruta. Seguimos por plataformas de nieve hasta que alcanzamos una meseta superior, donde los caminos se dividían: uno hacia el sureste (hacia el collado que llevaría a la cara norte del cerro Arenales y el cerro 3012) y otro que va hacia el oeste, hacia un par de cerros que están casi hombro con hombro: el más al sur lo llamamos cerro Silvia y el otro, el Buscaini. Dos cerros hermosos que comparten un puesto especial, en el nacimiento del Cordón Aysén. Un merecido honor para Silvia Metzeltin y Gino Buscaini, dos alpinistas suizos que plasmaron su amor por la exploración y escaladas en Patagonia en un hermoso libro, Patagonia, tierra mágica para viajeros y alpinistas. Gino Falleció hace algún tiempo ya. Esa tarde seguimos rumbo al Buscaini, pero el trabajo de abrir huella en una nieve muy densa y profunda nos fue tomando sus horas. Al final pasamos bajo su cima, tratando de hacerlo rápido por el riesgo de caída de seracs. Luego alcanzamos la arista, larga y continua que nos llevaría a la cumbre: estaba llena de hongos y formas misteriosas, unos gendarmes de roca granítica afloraban aquí y allá, una vista im-

presionante. En la cumbre los cuatro nos fundimos en un buen abrazo, con bromas y fotos. Una cumbre virgen patagónica. Buen bautizo patagónico para el Elfo y Claudio. Por la tarde, regresamos a nuestros skis y a la carpa, a comer, descansar y prepáranos para el otro día. Tentando a la suerte El 24 de agosto amaneció perfecto, nada de viento y sol. Tras una breve conversada, Claudio decidió quedarse en la carpa por una dolencia en una rodilla. Yo estaba cansado y feliz me sumaría a él, pero el día no estaba para perderlo. Así es que los demás salimos temprano, con esquíes, encordados y con un buen ritmo subimos hacia el valle del 3012. Cuatro horas más tarde, ya con el sol en lo alto alcanzamos la base del cerro, cuando vemos caer una avalancha muy grande por su costado este que tapa la ruta que pensábamos utilizar para alcanzar el collado superior. Así que hubo que modificar la ruta y efectuar un amplio rodeo. A mediodía, paramos a comer algo, viendo con asombro una avioneta que entró muy bajo por el paso Colonia, dió varias vueltas sobre nuestra carpa y luego siguió rumbo a San Rafael.

51


Foto de cumbre en el cerro Buscaini. De izquierda a derecha, Pablo Besser, David Valdés, Claudio Allard y Nicolás von Graevenitz. Pablo Besser. Al frente el cerro Eduardo García (3050m) en toda su expresión. Pablo Besser

Por la tarde alcanzamos el collado superior. Eran las 14.00 horas, muy tarde y dimos por perdido el cerro, pero, tras un breve debate, David propone seguir, Nico se anima, y me uno al grupo. ¡Que diablos!! Subamos, estoy raja, pero no me quedo sin subir el cerro. Salimos, dejando todo atrás: esquís y equipos varios en el collado. Eran sus 400 metros de desnivel (ya llevábamos 1.500 recorridos ese día) y varios kilómetros de desplazamiento horizontal, así que el cansancio se notaba. Pero el día era perfecto y a lo más bajábamos de noche. Nico iba en la punta. Puso una alarma en el GPS para las 16.00 como hora tope para el regreso. Pronto entramos a la cara Este, sombría con nieve y hielo duro. Una gran rimaya nos detuvo; Nico la escaló, luego nosotros. Después tres largos de hielo, pasadas de nieve y al final una travesía empinada a la derecha que nos lleva bajo la cumbre. La alarma del GPS hace rato que sonó, pero ya estábamos comprometidos en el juego.

52

No sabíamos cómo sería la cima; un simple hongo cumbrero podría frustrar todo nuestro ascenso. David llega primero a la antecumbre y me dice que se ve fácil; Nico ansioso me pregunta “¿Cómo es?” y le digo que es un hongo de diez metros. Escucho sus puteadas a mi espalda. Cuando al final nos juntamos nos reímos de la broma. La cima nos recibe, justo en la puesta de sol, de un rojo hermoso el mar brilla a lo lejos, el gran Arenales se tiñe de naranja y a lo lejos el monte San Lorenzo se ve impresionante. No había viento y era casi agradable permanecer ahí. Un fuerte abrazo, fotos y entre los 3, bautizamos al 3012, de 3.050 metros, como Eduardo García, notable explorador y montañista chileno, que escaló el Arenales e hizo travesías en los dos Campos de Hielo Patagónico en los 60’. Empezamos a bajar; tres rapeles y llegamos a los skis ya de noche. Cinco horas mas tarde alcanzaríamos la carpa, fundidos, agotados.


De regreso luego de 27 días de expedición, Nicolás von Graevenitz de rompehielo y Pablo Besser de navegante, a bordo de un precario kayak inflable tratando de abrirse paso en el hielo que cubría la laguna terminal del Glaciar Colonia. Pablo Besser


El regreso Al otro día salimos temprano, dejando nuestro cómodo muro de nieve y bajamos unos seis kilómetros hasta llegar al lugar del campamento previo a los pies del cerro Nora, que también queríamos subir. Pero Patagonia tenía otras ideas respecto a eso y el domingo 26 entró el mal clima y debimos bajar. Rápidamente llegamos al glaciar Colonia Inferior y por una ruta más alta, cortando camino. El día 27, en el frente del glaciar Colonia, hicimos un rapel bajando a un costado del lago, que estaba con una capa de hielo de 4 a 5 cm, no lo suficientemente firme para caminar y tampoco para navegar. No teníamos otra opción y entramos al agua con el bote inflable, con Nico al frente y con una pala para romper el hielo. Tras algunas horas de forcejeo logramos cruzar a la otra orilla, dejando un bonito surco en el lago congelado. Dos días más y llegamos a Puerto Guadal, luego de ser recogidos por Pascual Díaz, nuestro guía que en un zodiac nos fue a buscar a la orilla del lago Colonia. Luego con caballos y camioneta salimos a la civilización.

Arriba, los recién nombrados cerros Buscaini y Silvia, en honor a Silvia Metzeltin y Gino Buscaini, autores de Patagonia, tierra mágica para viajeros y alpinistas. Pablo Besser Abajo, mapa de la ruta seguida por los exploradores en el Glaciar Colonia. Los tramos en azul indican las lneas de ataque a los cerros García y Buscaini desde el campo base. Guías y mapas Compass - www.mapascompass.cl

Campo de Hielo Patagónico Norte

Cº Buscaini (3.050m) Cº Arenales (3.365m)

Estas “Tierras de olvido”, por más que se exploren o conozcan sus valles o sectores, no dejan de sorprender por los nuevos objetivos que aparecen y que solo confirman que aún queda aventura en nuestro país y que aún hay muchas tierras de olvido por explorar. Sumario. Expedición Hielo Patagónico Norte Glaciar Colonia Integrantes: Nicolás Von Graevenitz, David Valdés, Claudio Allard y Pablo Besser. 1 de agosto al 2 de septiembre 2012.

55


Big wall femenino en Cordillera Blanca, Perú Por Rosario Toro

Ubicada en la quebrada Parón a una altura de 5325msnm en la cordillera Blanca de Perú, se encuentra La Esfinge, una pared de 950 metros de granito naranjo de primera calidad. Esta impresionante formación de roca es un destino imperdible para los que disfrutan de la escalada tradicional.

Con varias horas de escalada en el cuerpo, Florencia García busca la ruta en los últimos largos de La Esfinge. Diego Sáez


Cara Este de La Esfinge a plena luz del día. Justo en el centro de la pared se pueden distinguir los 750 mts. de la línea de La del 85. Diego Sáez

La motivación Una tarde de abril llegando a Arenales, Argentina, me encontré con mi compañera de viaje: Florencia García (Flory), con quien decidimos de inmediato constituir una cordada femenina. “Entre mujeres nos entendemos mejor”, fue lo que ambas pensamos en ese momento y fue así como compartimos varias vías. Con gran alegría, nos dimos cuenta de que formamos un buen equipo y que disfrutamos escalando juntas. Decidimos seguir compartiendo de este deporte en Santiago y, luego de unas cuantas buenas experiencias, descubrimos que podíamos escalar rutas de mayor dificultad, y así eventualmente nació la idea de ir a La Esfinge. Adicionalmente las palabras de nuestras parejas (Diego y Turco) nos motivaron aún más. “Tienen que ir en cordada femenina y hacerla en libre”, nos decían. Felices con este nuevo desafío acordamos encontrarnos unos meses más tarde en Perú. Un poco de historia La ruta que elegimos se llama La del 85, la cual debe su nombre histórico a la primera ascensión que realizaron Antonio Gómez Bohórquez y Onofre P. García a La Esfinge el 8 de Julio de 1985. En esa época, se necesitaron 9 vivac y su dificultad se graduó en 5.10a A1. El resultado de esta hazaña fue la apertura de una ruta de 750m.

58

Hoy en día, muchas cordadas toman la opción de hacer solo un vivac en “la terraza de las flores”, ubicada en el noveno largo ya que, por su amplitud, es bastante cómoda. Pasaron más de diez años antes de que los peruanos Julio Fernández, David Rodríguez y Guillermo Mejía lograran la primera ascensión libre en 1997, graduando su ruta con la dificultad 7a. Sin embargo, otras fuentes afirman que J. Boyer y A. Bozzy habrían liberado la vía dos años antes. En Julio del año 2000, los británicos Miles Perkin y Adam Wainwraight lograron un ascenso en tan solo 7 horas. Luego de revisar la bibliografía, nos encontramos con varios topos que diferían en el número de largos y su dificultad. Las diferencias son más notorias a partir del largo 10, donde se encuentran diversas variantes para llegar a la cumbre. Finalmente, escogimos un topo de 21 largos, 6a/A1[6c+] 750m, disponible en el sitio: www.todovertical.com. El reencuentro Me encontraba escalando en Hatun Machay, Perú, donde habíamos acordado reunirnos cuando escucho los silbidos y gritos de mi amiga


Sobre estas líneas: Vista desde la cumbre hacia la laguna Parón y la imponente cordillera Blanca iluminada con el último rayo de sol. Arriba a la derecha, Rosario Toro apurando el ritmo a tan solo 3 largos de la esperada cumbre. Derecha, Flory superando a vista el crux del largo 7 (5.11c/6c+) Diego Sáez

Flory, que llegaba después de haber viajado 4 días directo desde Argentina. ¡Bien! Solo nos faltaba ponernos a escalar y seguir escalando. Decidimos quedarnos unas semanas en Hatun Machay, un buen lugar de deportiva en altura y la preparación ideal para La Esfinge.

nos sorteamos los largos de los techos. ¡Listo, nos sentíamos más motivadas que nunca, iríamos a muerte en cada largo!

Para llegar hasta quebrada Parón (4.140m) tomamos un taxi desde el pueblo de Caraz (2.220m), situado a una hora y media al Norte de Huaraz. Luego caminamos entre 2 y 3 horas hasta el Campamento Base (4.650m aprox.) y desde allí 45 minutos a la base de la Cara Este de La Esfinge. Resolvimos quedarnos en el vivac que está justo enfrente del inicio de la vía. Aunque fue necesario portear agua desde el campamento base, el lugar era perfecto.

A la mañana siguiente, partimos tipo 6:00 de la madrugada, muy abrigadas, el cielo estaba despejado y no había viento. El día perfecto que habíamos esperado para hacer cumbre. Al segundo largo ya teníamos sol, los primeros 6 largos fueron rápidos y muy bonitos, pero no se comparan con los 4 largos siguientes: el 7º y 8º de techo, el 9º off width, y el diedro del 10º (justo después de la terraza del vivac), todos ellos de fisura perfecta y muy buena protección. Estos fueron por lejos los largos más bonitos de la ruta para nosotras. En el largo 9, aprovechamos de tomar un descansito en la terraza, para mirar el entorno, hidratarnos y comer. Ambas estábamos muy contentas, ya que las dos habíamos logrado encadenar los largos más complicados.

Tomamos la decisión de escalar la ruta en estilo alpino. La posibilidad de hacer un vivac en la mitad de la pared era una bonita idea, pero cambiamos el peso de las mochilas por la escalada rápida y liviana. Para lograrlo, cada una de nosotras escalaría de a tres largos hasta que llegáramos a los largos de los techos (los más difíciles) los cuales escalaríamos de a uno y luego retomaríamos el ritmo de tres y tres. ¡Ca-chi-pún! Entre risas que nos producían la emoción y ansiedad,

Hasta el largo 10, la ruta es evidente y visible desde la base de la vía, las reuniones son bien equipadas y cómodas, a diferencia de los últimos 9 largos que son los más fáciles pero menos obvios y desprotegidos. Intentamos seguir la línea indicada por el topo, sin embargo fue muy difícil saber con certeza si lo que hacíamos era exactamente la ruta indicada. Encontramos una gran cantidad de cordines y anclajes que fueron usados seguramente por quienes se perdieron o tomaron una dirección erró-

Estamos listas… ¡A la pared!

59


Drew Tabke con un slash durante la última bajada de la expedición. Drew: -“Nunca en vida he visto de calidad finaeny Rosariomidisfrutando denieve la calidad de la tan fisura impresionante como que 6encontramos los últimos movimientos dellalargo (5.11a/6b+), en Alaska.” Claudio Vicuña. aún a pleno sol de la mañana. Diego Sáez


La celebración de la cordada femenina en el anclaje del último largo, a escasos metros de la cumbre. Diego Sáez

nea. A pesar de estos anclajes distractores, siempre pudimos encontrar las vías que nos llevaron por el camino correcto hacia la cumbre.

por el filo de la pared hasta llegar al final del collao, donde los encontramos equipados con cordines y clavos.

Mientras escalábamos estos últimos 9 largos, el sol se fue de la pared, apareciendo el viento y con ello el frío y el cansancio. Apuramos el ritmo pasando por travesías, placas, desescaladas, preguntas y tiritones y, sin siquiera darnos cuenta, ¡llegamos a la cumbre!

Terminamos el descenso durante una hermosa noche estrellada, caminamos por el acarreo y finalmente, luego de 12 horas, llegamos al vivac, la esperada comida y a dormir. ¿Y ahora?

Pensábamos que nos quedaban más largos, ya que el topo indicaba 21, pero finalmente escalamos 19. “Uf, menos mal no nos perdimos”, decíamos entre risas, “¡lo logramos!” Estábamos en la cumbre de La Esfinge felices y cansadas, pero todavía con luz y un hermoso atardecer que nos esperaba. Accedimos a la cumbre por el filo (un gateo fácil pero expuesto), nos tomamos un tiempo para disfrutar de ella y contemplar, hacia el Este, las cumbres nevadas de la imponente Cordillera Blanca, teñida de rojo por el sol del ocaso, y hacia el Oeste las incontables luces de la ciudad de Huaraz. Luego de unos minutos de alegría emprendimos el regreso: para acceder a los rapeles, que afortunadamente son solo tres, caminamos

Luego de escalar La Esfinge, me siento con más ganas de seguir escalando, conocer, aprender y compartir, buscar más proyectos y desafíos. Esta fue una experiencia inolvidable, en la cual prima el compañerismo y la buena onda. Escalar en cordada femenina es muy enriquecedor, no solo porque somos mujeres, sino por la importancia de escalar con alguien que te apoye, motive y con quien sabes que la prioridad es disfrutar lo que hacemos. Muchas gracias a Lucas “Turco” Dahir, Diego Saez, Federico Horas y Luis Toro, que siempre nos apoyaron.

61


India

Hampi Por Santiago Gray con colaboración de Luciana Monguilner.

Hampi es el destino de búlder con más historia de Asia, se encuentra en el sur de India, en una calurosa y desértica región en la provincia de Karnataka. Hampi es una ciudad sagrada, sus templos representan la creencia del hombre en sus dioses y sus incontables bloques de granito son el vestigio del paso de estos dioses por estos lugares, según dice la mitología.

Santiago Gray en Goan corner v9, bloque que Chris Sharma hiciera famoso en el film ‘Pilgrimage’ de 2003. Luciana Monguilner


El entorno es de película: los arrozales, la gente, la arquitectura y la música ceremonial, redondean un viaje donde todo se entremezcla, porque finalmente en la India todo se une, nada queda desvinculado.” Escalar en Hampi es una experiencia que va mucho más allá de la simple resolución de algún búlder. Sobre estas líneas, el thali, color y sabor de la comida india. Izquierda, los intrincados tallados en el Virupaksha Temple. Santiago Gray

Encontrarse en India es de por sí una experiencia de muchos contrastes: los hábitos locales son muy diferentes a los nuestros, sus ciudades se parecen a las de Suramérica, pero funcionan de una manera tan particular que toma mucho tiempo comprender que nos vinimos al otro lado del mundo en tan solo 17 horas. A nosotros nos tocó llegar en pleno verano, con 43 grados y 90% de humedad siendo tan solo las 2 am. Eso fue fuerte, pero al menos era algo que esperábamos, sabíamos de qué se trataba, pero para lo que no estábamos listos era para enfrentarnos por los próximos 2 meses a la intensa y caótica experiencia de estar en India. Hampi, luego de Goa y sus playas fue nuestro destino ineludible, a decir verdad era en gran parte nuestra excusa para venir a India. Para llegar hay que tener paciencia, ya que desde Mumbai son unas 24 horas en tren, más el transporte local. Una vez que alcanzas la ciudad, la estupefacción te invade. A los ojos de un escalador, ver tal cantidad de roca en forma de bolas monolíticas de

64

granito dorado, es deslumbrante e inquietante. No terminábamos de comprender, ¡por qué tanta roca en un solo lugar y tan poca en otros! De más está decir que éste es un destino cargado de información histórica y cultural, la cual es más que interesante conocer de todos modos, aunque no hubo ningún templo que pudiera frenar nuestra emoción por ir a los bloques la misma tarde que llegamos. La logística en cuanto a la estadía en India es sencilla, siempre uno se hospeda en guest houses, no existen los campings y mucho menos áreas para acampar “por el monte”. Es tan barato y está todo tan sobrepoblado que hay que vivir de hotel en hotel, lo cual una vez en la vida no viene nada mal. En Hampi el lugar más desarrollado en cuanto a escalada es la isla que queda delimitada por un río, a las afueras del bazar. En la isla hay varios y cómodos lugares para hospedarse y todo muy cerca de la roca. Nosotros nos quedamos en uno de los más alejados, desde


Luciana Monguilner se enfrenta a la rudeza del granito en este v4 del Clouse plateau. Santiago Gray


el cual a 100 metros ya teníamos el primer plateau con bloques muy entretenidos. Aquí realmente el estilo de escalada es básicamente de regletas, desde pequeñas hasta diminutas, hay de todo. La cotación parece estar definida por la profundidad de la regleta, si tiene 20mm es un v5 y si tiene 12mm es un v11. Esta escala podría funcionar perfectamente, no es broma. La morfología es de bloque, enormes cantos rodados desperdigados por un terreno de sierra árida. Mucha placa y muchas aristas también. Los techos no son comunes, suele haber lugares donde miles de rocas se acumulan y forman intrincados laberintos donde se puede hallar sombra y bloques con desplome o techo, como el famoso “Aeroplano”, un terrible búlder con forma de avión incrustado en una cueva, pero no es lo más frecuente. La roca es muy áspera al tacto, un granito que pasa factura muy rá-

A nosotros el tiempo se nos pasó entre disfrutes y momentos difíciles debido al sacrificio poco habitual que había que hacer para escalar: soportar el calor y el ardor de las yemas nos ponían a prueba a diario. Así y todo, Hampi tiene mucho para dar, es extremadamente virgen y hay cosas para ponerse a prueba física y mentalmente. A los interesados del grado, por ejemplo, Chris Sharma abrió hasta v12 en la zona

pido. Nosotros estábamos en pleno viaje de escalada por destinos

y varios v10 y v9 que no regalan absolutamente nada, es curioso que

Hampi se caracteriza por su estilo de abundante escalada sobre bloques redondos y regleteros, como este v5 que prueba Santiago en el Clouse plateau. Luciana Monguilner

66

previos, es decir veníamos con bastante piel, y creo que eso ayudó para que, en lugar de durar dos días, nuestros cayos duraran cuatro. De cualquier manera, se aprende el estilo y se puede ir dosificando, siendo para nosotros la mayor dificultad de escalar en Hampi, el calor y cómo sobrellevarlo. La decisión que tomamos fue levantarse alrededor de las 6 am cada día para poder trepar al menos seis horas, luego no quedaba mucho más para hacer que jugar ajedrez o recostarse en una hamaca a leer. Cuando baja un poco el sol, y si ha estado lloviendo, o al menos nublado, se puede intentar alguna sesión al atardecer o aprovechar para recorrer los templos.


destino lo que debes saber cuando Sharma vino a este lugar ya tenía encadenado 9a y que lo máximo que pudiera encadar por acá haya sido 8a+, eso habla definitivamente de lo exigente del estilo local. Y para los interesados en el desafío mental, Hampi es tierra de highballs, terribles bloques del miedo; mucha altura y suelos de sólido granito para los más atrevidos a arquear regletas a unos buenos metros del suelo. Sé que es muy difícil viajar con varios crashpads, más aún en la India, pero vale la pena venir preparado para este lugar, no nos olvidemos que una quebradura en este país no es un tema menor, la asistencia médica no está garantizada por estos lugares. Como sea, el lugar goza de un encanto particular, no es la escuela de bloque de más auge o con mayor desarrollo en los últimos tiempos, pero el entorno es de película: los arrozales, la gente, la arquitectura y la música ceremonial, redondean un viaje donde todo se entremezcla, porque finalmente en la India todo se une, nada queda desvinculado.

Hampi ofrece increíbles escenarios para una tarde de bloques en la zona de los templos. En la foto, el autor resolviendo los movimientos de un regletero v8. Luciana Monguilner

Cómo llegar Para llegar a Hampi es necesario ir hasta Hospet que es la ciudad más cercana, estando a tan solo 13 km. Lo más conveniente es desplazarse en tren, estos son seguros y existen varias categorías, AC, Sleepers o los más económicos sin aire ni asientos fijos. Los trenes parten con frecuencias diarias desde Goa o Bangalore.

Cuando ir En India hace calor todo el año, si bien puede haber un pequeño cambio de temperatura entre invierno y verano, al estar Hampi al sur, nos es una gran diferencia la que podemos percibir. Conozco amigos que han ido en invierno y también madrugaban para aprovechar las horas frescas, ya que el calor del medio día era insoportable. De todas maneras se recomienda ir entre los meses de diciembre a marzo. Los precios en la India siempre nos resultan muy favorables, de todas maneras hay una pequeña diferencia entre la temporada alta (invierno) y la baja (verano).

Donde ir Una vez en Hampi, lo ideal es cruzar a la isla, el ambiente más tranquilo y próximo a los bloques que podemos encontrar. Una buena opción es ir al Goan Corner, el más antiguo de los guest houses; tal vez no es el más barato, pero vale la pena por su comida y ambiente tranquilo, además está realmente cerca de los sectores. Sin cruzar el río, el bazar es el lugar de comercio de Hampi, donde podremos abastecernos de algunas frutas y además conocer los templos.

Cambio El tipo de cambio en India es muy favorable para nosostros, un dólar equivale a cincuenta y cinco rupias. Para darnos una idea, con 70 rupias, en el Goan Corner, podemos comer un thali, que es el plato principal de la comida India el cual estaestá hecho a base de arroz, verduras, dahl (lentejas muy picantes) chapatti y yogurt neutro, una comida super nutritiva y llenadora a menos de 2 dólares. EL precio de una habitación doble en el mismo lugar, fuera de temporada, costaba alrededor de 250 rupias por día y el gasto en trenes desde Mumbai hasta Hospet, por persona y en categoría Aire Acondicionado, cuesta unas 700 rupias por persona.

Topos Existe una guía de búlder de Hampi, pero no es fácil dar con ella, fue editada hace algunos años y al parecer se agotó y no fue re-impresa nuevamente. Existe una versión PDF que se puede conseguir en este link: www.canpirra.com . Para juntar un poco más de información podemos navegar en internet donde hay muchos videos de bloques del lugar y algunos sitios con otros datos para terminar de programar nuestro viaje.

Hampi

67


68 P

o

r

t

a

f

o

l

i

o

Naoki Arima


70


Noaki Arima nació en 1979, en una pequeña ciudad al interior de Rio Grande Do Sul (Brasil). Comenzó a escalar de manera continua desde 1994, equipando y realizando nuevas vías en Brasil y visitando diferentes lugares de América Latina, Estados Unidos y Europa. Descubrió la fotografía de la mano de la escalada, en un principio solo usándola para registrar sus viajes por el mundo, pero con el tiempo fue ganando interés en el tema, profesionalizándose e invirtiendo en equipos de última generación. En la actualidad vive en Vitória, Espírito Santo, donde ejerce profesionalmente como geólogo y practica la fotografía como hobby, siempre registrando sus andanzas por el mundo, pero ahora con mayor preocupación y dedicación hacia el arte fotográfico. Puedes ver más de su trabajo en: www.naokiarima.com

71


74


1 Auto retrato del autor. 2 Bryce Canyon National Park, Utah, Estados Unidos. 3 José Luis Kavamura en la vía Mirage (5.12c), Solarium, Muir Valley, Red River Gorge, Kentucky, Estados Unidos. 1

2

3

4 Luciola Selia en la vía Agarras Soltas (5.11a), Morro do Moreno, Vila Velha, Espírito Santo, Brasil. 5 Felipe Alves escalando la vía Rata Arraconada (5.11d), El Racó de Missa, en La Morera del Montsant, Catalunya, España. 6 Kazunari Arima en la vía “Via do Buraco” (5.11a), Campo-Escola Behne, Ivoti, Rio Grande do Sul, Brasil.

4

5

6

7 Rafael Torres en la vía Jonny Quest (5.11a), Serra do Cipó, Cardeal Mota, Minas Gerais, Brasil.

7

75


info_montaña

Alto de los Leones Texto e ilustraciones por Diego Vergara

Ubicado en los Andes Centrales de Chile, en la región de Valparaíso, es conocido también como Alto Los Leones o cerro Casco de Bombero. Su altitud es de 5.380 metros y su ubicación, según IGM, es 33°00’18’’ latitud sur y 70°07’56’’ longitud oeste. Debe su nombre al recuerdo de un habitante de sus laderas: el Puma, o León de Montaña. En una época en que los arrieros vestían como las estampas de Rugendas y Gay, y sus valles recibían manadas de guanacos que bajaban a pastar en épocas de la primavera; con cóndores y leones batiéndose a duelo por el trofeo de algún chiporro o cría en desventaja. Pero, claro, hoy en sus valles ya no hay leones, los guanacos ya no nos visitan en primavera y los arrieros ocupan jeans y usan celular.

76


La Cara Norte del Alto de los Leones con su imponente pared. Mayachka Tangol

77


Arriba, la intimidante figura del Alto de Los Leones desde el valle del Juncal. A la derecha, desde algún pinto en el Alto de los Leones Dorly Marmillod y Carlos Piderit contemplan un paisaje andino inigualable con el Monte Aconcagua de fondo. Frédéric Marmillod - www.marmillod.info

Su arquitectura asemeja a la de una almena de un inmenso castillo en el aire, enorme fortaleza que no tiene ninguna cara que permita llegar a su cima de a pie. Todas entregan más de dos mil metros de desnivel de escalada, con rutas difíciles, incluyendo la clásica que involucra fuertes pendientes en el glaciar, rimayas, cruce de grietas y escalada de tercer y cuarto grado. Hasta el momento, las caras conquistadas son la Sureste, Suroeste, Norte y Noreste, la cual fue precisamente por donde fue ascendido por vez primera en 1939. Con respecto a los accesos, la Cara norte se realiza por el valle del Juncal, cuya entrada se encuentra en el Parque Andino Juncal, ubicado en el camino al centro de esquí Portillo, camino internacional a Mendoza. En cuanto a los otros, lamentablemente el Alto de los Leones es una de las principales víctimas del problema de acceso a las montañas de Chile, pues cuatro de sus caras son imposibles de alcanzar (Sur, Sureste, Suroeste y Oeste) debido a que están en terrenos de la minera Andina (Codelco). Primera ascensión (1939) El Alto los Leones fue considerado imposible de escalar. Así lo describe Frederick Reichert: En forma de paredes lisas e inaccesibles, se levanta esta magnífica montaña, dominando como obelisco gigantesco todo el valle Juncal chileno. Acorazado por todas partes por paredones casi verticales de más de 1.100 metros de altura, el Cerro Los Leones, que puede figurar como símbolo de las llanuras chilenas precordilleranas, nunca perderá su virginidad, pues la accesibilidad de su cumbre nos parece quedar fuera del límite de lo posible”. (“Auf Berges und Lebenshöhe”, pag 252) También para las cordadas Italianas de la expedición del Conde Bonacossa de 1934, fue una ruta fuera del alcance técnico, por lo que lo cambiaron como objetivo y optaron por realizar la segunda ascensión del Nevado de Juncal.

78

El primer intento concreto registrado ocurrió en marzo de 1939, por su cara Suroeste. Se organizó una expedición desde Santiago con siete escaladores, dentro de los cuales se encontraban el chileno Carlos Piderit y el joven matrimonio suizo constituido por Frédéric (Frédy) y Dorly Marmillod. Éstos habían crecido en el entorno de los Alpes; eran escaladores y además cordada y pareja, el sueño de todo montañista. Habían llegado a Chile en 1938 cuando Frédy fue transferido a nuestro país por el laboratorio Sandoz, a la Compañía Química y Farmacéutica Suiza, donde se sorprendieron de las montañas de nuestro país y llegaron a opinar que “Santiago es una ciudad de excelente montañistas activos”. Estando en nuestra ciudad fue como conocieron a Carlos Piderit, parte de este grupo al que hacían referencia y también pionero instructor de esquí e instructor de montaña y roca. Piderit había sido uno de los primeros en dar cursos de escalada en roca en las Torrecillas del Manzano e instruyó a muchos en el manejo de cuerda, progresión glaciar y uso técnico del piolet sobre hielo. Fue uno de los mejores escaladores de su época. El asalto propiamente tal al Alto de los Leones se inició tras resolver una logística complicada y con una semana de trabajo sólo para establecer el campamento base. Tras los primeros metros se devolvieron todos, menos Piderit y los Marmillod, quienes se sintieron tan afiatados y fluidos que llegaron hasta por sobre los 5.000 metros. Aquí, sin provisiones para otro vivac, y enfrentándose a las máximas dificultades técnicas, terminarían por abandonar el intento, al menos momentáneamente. El éxito relativo los convence a realizar otro, pero esta vez por una ruta distinta, en la Cara Norte, desde el Valle del Juncal (estero Monos de Agüa). No se sabe a ciencia cierta por qué; probablemente debido a que la aproximación era más directa; o que quizás querían enfrentar menores dificultades técnicas.


Gino Casassa se las ingenia para abrirse paso en esta chimenea iniciando el pilar este del Alto de los Leones. Mucha escalada en roca y hielo los llevaría a improvisar campamento en las franjas superiores inmediatamnte depués de abandonar el pilar que sirvió de ruta. Las siguientes secciones de escalada cerca de la cumbre marcarían la dificultad máxima de este futurista ascenso de 1979. Alejandro Izquierdo


Alto de los Leones Pilar Sur-Oeste

Ruta Pilar SurOeste y Cara Oeste

Saliendo de Santiago, tomarían el tren trasandino, caminarían un día hasta el final del valle y establecerían un campamento en el mismo lugar del utilizado anteriormente para el ascenso al Juncal. Luego, en otro día de trabajo, establecerían un Campo II, al costado de un pequeño glaciar (Leones Norte), a 4.000 metros, en un lugar protegido y libre de caída de piedras. El ascenso lo harían siguiendo un espolón con terrazas que ofrecía escalada de placa durante varios tramos. Al principio la roca fue mala, pero más arriba mejoró. Así, serpentearon hasta los 4.800 metros, donde establecieron un vivac. Al día siguiente hicieron una travesía en dirección noroeste, hacia a la cumbre principal, esperando encontrar una “pasada” que les permitiera montarse en el glaciar superior. Entre cornisas y desfiladeros llegaron a un punto de no retorno, donde el ángulo cambió y pudieron ver el glaciar que caía al sur, desde la cumbre; dejando al descubierto un sistema de grandes escalones glaciares que aparentemente permitían llegar a la cumbre desde la salida de la arista. Luego de progresar sobre numerosas rimayas y grietas al descubierto, llegaron a los pies del glaciar superior, donde ya caída la noche establecieron un segundo vivac. Al otro día temprano lo remontaron y a media tarde hicieron cumbre. En la cima dejarían una caja de metal con el emblema del Club Andino de Chile, una bandera suiza y el piolet de Frédy (heredado en otra cumbre de los Alpes) como trofeo para los próximos ascensionistas.

80

A su retorno la noticia tuvo mucha cobertura de prensa y fue un revuelo nacional dentro de los escaladores, llenando de gloria sus nombres y abriendo así un nuevo horizonte de desafíos. Antigua tradición alpina: el rito del piolet Por esos años existía la costumbre entre los honorables escaladores de dejar el piolet propio en la cumbre y retirar el dejado por el escalador anterior. Noble ritual que fue antigua práctica alpina y andina y que para los primeros ascensionistas implicaba un acto generoso. Un acto noble caballeresco que nos demuestra el valor de la montaña de aquellos años. También implicaba una forma de registro, dado que dejar un testimonio físico como éste, y bajar otro, era una de las pocas pruebas con las cuales se podía probar algún ascenso anterior. Explicado esto, surge natural preguntarse entonces dónde estará el piolet dejado en 1939 por Frédy Marmillod. ¿Quién será el custodio de ese noble trofeo? Pilar Suroeste (1979) La mítica cordada de Gino Casassa y Alejandro Izquierdo en los 70’ y 80’ empujaron el límite de lo posible y el nivel de la escalada de pared en Chile, con vías difíciles y alpinas. En el Alto los Leones realizarían la apertura de la ruta Suroeste, que parte en la cara Sureste para luego hacer un travesía hacia el oeste.


La descripción más completa de su actividad se puede leer en The American Alpine Journal de 1980, pag. 598. Aquí hay un extracto: Alto Los Leones, Pilar Suroeste. Los Chilenos Gino Casassa, Alejandro izquierdo y el inglés Jim Lindsay realizan el 17 de enero de 1979 el primer ascenso del Pilar Suroeste de esta montaña, uno de los más imponentes de Chile... que pertenece al grupo Juncal, unas 40 millas al noroeste de Santiago. Luego de alcanzar la base de la montaña, a una altura de 14.700 pies, los escaladores suben por un colouir congelado que conduce a la base del Pilar... éste en sí mismo tiene una altura de 1.000 pies (“Very Severe”, con varios largos “Hard Very Severe” y A1)... la roca no la califican tan mala como se veía. Equipan con cuerdas fijas y realizan un vivac en la cumbre del Pilar... Luego realizan una travesía a la Cara Oeste y una escalada vertical pero de cortos muros en terraza... (Éstos) fueron la parte más difícil de la escalada (130 pies HVS, A3, sobre roca muy mala)... La cumbre es de 5.445 metros (17,863 pies). Manuel Bazán, Club Andino de Chile, Santiago Esta ascensión seria el comienzo de una extraordinaria sucesión de escaladas de esta cordada, mientras que la Suroeste del Alto de los Leones pasa a ser una de las “Paredes Clásicas” de los Andes Centrales. Lamentablemente, por su acceso limitado en manos de la Minera Andina, no ha visto repeticiones. Cara Norte (2004) Ya más recientemente, habría un meritorio intento a la Cara Norte del Alto de los Leones, de manos de Carlos Pinto (QEPD), Diego Vergara y Armando Moraga, en septiembre del 2004. Ellos se plantearon una línea que seguía las cascadas que se forman en la Cara Norte, combinando secciones verticales de roca y hielo (quizás WI 5 en el prominente pilar que caracteriza tal vía) ruta expuesta bajo constante caída de material. Partiendo muy livianos, y en estilo alpino, hicieron un vivac al pie de pared y luego se metieron de lleno en la ruta. Encontraron roca con verglas, muy sellada y lavada en la parte inferior, para luego llegar a una zona de bloques sueltos. Al encontrarse con la cascada descompuesta y fracturada optaron por una via lateral en roca que por abundante verglas y poca proteccion los convence por abandonar la ruta, alcanzan los 4.700 metros, tras superar dificultades de hasta 5.8-5.9 y 60° en hielo verglas. quedando como gran incógnita que tipo de dificultades albergarían los 600 metros siguientes. Otros Intentos Finalmente, según registros no confirmados, el alemán Jurgen Straub habría hecho dos vías nuevas en el Alto de los Leones, una por la Pared Norte y otra por la Cara Sur, las cuáles son extremadamente difíciles y, según lo reportado, hechas en solitario, por el día. Aún no existen pruebas de sus ascensos en el Alto de los Leones; de la misma forma, no hay informacion disponible ni descripciones de sus rutas abiertas.


Ciencia de Escalar

FUERZA P o r P a u l a G á lv e z • I l u s t r a c i ó n p o r F r a n c i s c a V i l l a l ó n

Es una cualidad física esencial del cuerpo, probablemente la favorita de los que les gusta escalar sin polera, está relacionada directamente con la masa muscular, el control nervioso, la coordinación neuromuscular y la composición corporal además de componentes sicológicos. Es fundamental en el deporte, ya que es la que permite trasladar nuestro cuerpo y realizar los movimientos que tanto nos gustan. Se puede mejorar mucho y no es necesario convertirse en un físico culturista para beneficiarse de ella.

Generalmente la manera como se trabaja la fuerza es a través de un entrenamiento resistido, es decir contra una resistencia que es peso que hay que empujar, cargar, levantar o arrastrar, según los objetivos que se busquen. Cuando a la fuerza se le añade el componente de la velocidad, recibe la denominación de potencia. El incremento en el tamaño muscular se llama hipertrofia y se produce por un aumento del número y/o tamaño de las fibras musculares. La hormona testosterona, producida en mayor cantidad en el cuerpo de los hombres que en el de las mujeres, es responsable en gran parte del crecimiento muscular. Hay factores psicológico-deportivos que tienen mucho que ver con la contracción muscular, el cuerpo tiene una serie de mecanismos regulatorios y se ha visto a personas ser capaces de desarrollar fuerza sobrehumana cuando su supervivencia está en juego. Por otro lado en condiciones normales y deportivas, la musculatura la activamos de manera voluntaria a través del sistema neuromuscular. Una manera simple de ver la fuerza es haciendo una diferenciación funcional: está la fuerza absoluta y la relativa. En la escalada la fuerza relativa es prácticamente la única importante porque está relacionada con el peso del cuerpo. Tener mayor masa muscular no implica tener más fuerza, ni siquiera absoluta, un músculo muy aumentado de tamaño no tiene sus vectores de fuerza en la misma dirección que el hueso y además acorta el rango de movimiento. Es posible duplicar la fuerza sin mayores cambios físicos, hay factores neuronales que son muy importantes como la capaci-

82

dad de coordinar la musculatura agonista y antagonista (en el cual uno de los músculos se tiene que relajar mientras el otro está activo). Pero la masa muscular es muy pesada y el peso en la escalada es crítico, los “Hulk” caen por su propio peso. Entonces, ¿cómo trabajar la fuerza sin transformarse en un físico culturista? Hay maneras de hacerlo que están muy relacionadas con el tipo de movimiento que se ejecuta, es decir que sea de un rango de movimiento amplio y completo, con la cantidad de peso, número de repeticiones y cantidad de series por entrenamiento adecuadas. Como principio básico, para que un músculo sea más fuerte debe someterse a cargas superiores a las que soporta normalmente pero, a medida que se hace más fuerte, necesitará más peso para estimular nuevos aumentos de fuerza. Para entrenar los músculos y así mejorar la fuerza, lo ideal es trabajar con mayores resistencias (peso) pero con menos repeticiones. Por el contrario cuando se busca “aguantar” más, se usa menos peso y más repeticiones. Un número de repeticiones para partir va a variar dependiendo del grupo muscular, pero pueden ser alrededor de 10, lo que significa que las últimas dos repeticiones tienen que costar para no aumentar ese número, se incrementa el peso en la medida que se mejora la fuerza. Para quienes están más avanzados, el número de repeticiones podría estar entre 5 y 7. Estos números son generalmente para trabajar la fuerza y la potencia, lo que no implica que se puedan realizar ejercicios con menores cargas y más repeticiones para el desarrollo de la resistencia muscular y la


www.escalando.cl/ciencia

Algunos consejos: Mantener una buena forma física es fundamental para la escalada, es poco lo que se conseguirá teniendo solamente fuerza. Es necesario incluir siempre las demás cualidades físicas, la resistencia es básica. Si realmente quieres incrementar tu fuerza es necesario que, al menos tres veces por semana, trabajes ésta cualidad física en forma específica. ¡Mucho cuidado con las lesiones! El trabajo de la fuerza es para ayudarte a mejorar tu rendimiento, no para dañar tus tendones y músculos. Siempre es mejor ir de menos a más. No te olvides estimular pequeños grupos musculares que marcan una gran diferencia en la escalada, como son los antebrazos (por los dos lados: flexores y extensores de la mano), las manos y los pies. El equilibrio en la musculatura es clave, a veces hay grupos musculares que son protagonistas y que se trabajan solos, a los otros hay que prestarles mayor atención porque son los que se lesionan más frecuentemente (musculatura antagonista y fijadora). La flexibilidad es una gran aliada de la fuerza, permite mantener rangos de movimiento más amplios y eficientes. Antes de entrenar haz siempre una buena movilidad y después algunas elongaciones.

compensación de otros grupos musculares. En cuanto a la cantidad de series por sesión de entrenamiento, casi todos los fisiólogos coinciden en tres y para lograr cambios se debe hacer un programa de mínimo 3 veces por semana, ojalá no en días seguidos. En la escalada el peso que soporta generalmente un músculo es el del propio cuerpo, por lo que hay ejercicios como las tracciones en barra que son muy adecuados, no se debe olvidar que el cuerpo suspendido es un peso en sí, al cual se le puede agregar más peso o disminuir, por ejemplo con un elástico. He notado que, específicamente en las tracciones en barra, lo que más le cuesta a algunas personas es hacer la primera, pero que, cuando le encuentran la “maña”, no tienen más problemas para seguir haciendo. Existen una gran cantidad de ejercicios de fuerza para diferentes grupos musculares, pero es ideal que éstos se hagan con pesos libres (no en una máquina) y con características lo más similares posibles al gesto deportivo. La potencia es clave, ya que se traduce en una mayor eficiencia del uso de la energía, por lo que es aconsejable, cuando se hagan ejercicios para mejorar la fuerza, tener en cuenta la velocidad en la ejecución. Por último, no hay que olvidar que el entrenamiento no es una receta de cocina, lo que le sirve a unos no necesariamente le servirá a otros, hay que conocer el propio cuerpo, cuidarlo y ser perseverante para conseguir cambios. Lograr el equilibrio es la clave. Que la fuerza los acompañe.


Comparativa de Productos

Cascos Moldeados Por Ignacio Díaz

Enemigo del escalador fashion o de la postal de escalada del verano, es uno de los elementos de seguridad personal más importantes a la hora de practicar nuestro deporte. Si bien antes se podía presentar como un elemento incomodo o pesado, este ha evolucionado, pudiendo encontrar en el mercado una gran variedad de cascos ultra livianos, cómodos y seguros, pensados en gran parte para el escalador deportivo. En cascos para escalada deportiva podemos encontrar dos variedades principalmente: moldeados o híbridos. En molde consiste en un casco de núcleo absorbente de poliestireno –EPS- , revestido en una fina cáscara relativamente blanda de policarbonato. Este tipo de construcción crea una zona de deformación excelente, con una muy buena absorción del impacto, minimizando el peso y otorgando gran comodidad. Como resultado de esto, son cascos más delicados y frágiles. Híbridos, son los cascos que se ubican como transición de un casco en molde y uno de carcasa dura. Construidos principalmente por una carcasa dura y estable que permite un nivel de deformación, integran puntos parciales de apoyo a base de poliestireno –EPS- , permitiendo una buena absorción de impactos y durabilidad del material, creando un casco más pesado pero muy resistente. En esta comparativa veremos los principales cascos moldeados que se encuentran disponibles en el mercado, para que a la hora de elegir equipo el peso o lo poco estiloso no sean los prejuicios para dejar este vital elemento fuera de la mochila. Todo esto porque la razón principal para los cascos sigue siendo la misma: llevar un casco es un millón de veces mejor que no llevar, sobre todo ante la caída de rocas o buen vuelo en péndulo.

Tripod II

Mammut (Suiza) www.mammut.ch

Shield II

Edelrid (Alemania) www.edelrid.de

84

Según el fabricante: Casco Ultraliviano, interior moldeado de poliestireno –EPS-, capa exterior de microshell más robusta que su antecesor, buena ventilación por medio de 4 amplias aperturas, 4 clips más amplios para la sujeción de la linterna frontal. Cintillo ajustable en altura y talla. Óptimo uso, escalada de varios largos y escalada deportiva en general. Peso: 255 gr talla 1 Tallas: XS-M 48 a 55 cm, M-XL 54 a 61 cm

Según el fabricante: Casco ultraligero y resistente enfocado a la protección por caída de piedras. Interior de poliestireno otorga gran absorción y bajo peso. Sistema de ajuste que permite un buen calce en todas las medidas. Aperturas laterales y frontales lo que permite una gran ventilación y flujo de aire, 4 pestañas para la sujeción de la linterna frontal. Innovador sistema de cierre en la oreja que libera la barbilla y el cuello de incomodas hebillas. Óptimo uso en alpinismo y escalada deportiva. Peso: 274 gr talla 1

Color: Naranja A favor: La cáscara plástica es más robusta que el diseño anterior, lo que permite mayor resistencia a golpes que no comprometan la estructura. La ventilación con un ángulo mayor por fuera e inferior por dentro, permite un buen funcionamiento tanto para el calor del verano, como impidiendo un excesivo frío en invierno. 4 pestañas largas y anchas otorgan una gran sujeción de la linterna frontal impidiendo que esta se mueva o se libere. Excelente relación precio/calidad.

Tallas: XS-M 48 a 56 cm, M-XL 52 a 62 cm Color: Blanco, Blanco-verde, Naranjo. A favor: La cuna interior se pliega dentro del casco, lo que permite un mejor empaque en la mochila y protección. Muy buena ventilación, lo que entrega la sensación del aire circulando, especial para jornadas de vías largas. Almohadillas internas otorgan comodidad, removiéndose en caso de mucho calor.


SAMA

Photo © Kalice

Prêt-à-porter*, confortable para el hombre.

*Listo para usar

www.petzl.com/SAMA


Terra II

Singing Rock (República Checa) www.singingrock.com

Rock Lite II

Wild Country (Suiza) www.mammut.ch

Meteor III Petzl (Francia) www.petzl.com

86

Según el fabricante: Casco ultraliviano, moldeado en poliestireno –EPS-, carcasa de policarbonato. Diseñado para todo tipo de actividades de montaña. Totalmente ajustable y bien ventilado, viene en una sola talla de 51 a 60cms. 4 soportes para linterna frontal, ventilación lateral y frontal. Optimo uso, escalada en roca. Peso: 270 gr talla 1

Color: Blanco-naranjo, blanco-gris, blanco-verde y negro A favor: Casco moldeado clásico, buena ventilación y sencillo ajuste. Tiene mejoras con respecto al modelo anterior que facilitan el transporte en la mochila, gracias a que la cuna interior se pliega. Carcasa de policarbonato resistente. Buena relación precio/calidad. Observación: Disponible en una sola talla.

Tallas: Talla única 51 a 60 cm

Según el fabricante: Casco ultraligero, resistente, moldeado en poliestireno –EPS-, diseñado especialmente para escalada en roca. Ajuste fácil y sencillo en la parte posterior, lo que logra un muy buen calce gracias a las almohadillas de eva y coolmax en su interior, proporcionando confort en los días de mayor calor. 4 trabas para linterna frontal, aperturas laterales y frontales para la circulación de aire. Agrega una carcasa adicional de policarbonato como protección para caída de piedras, especial para escalada en hielo. Optimo uso, escalada en roca y hielo. Peso: 260 gr talla 1

Color: Rojo y Azul A favor: Integra almohadillas de Eva y coolmax, que a la hora de ajustar firmemente el casco, dan seguridad y gran comodidad. Tiene una capa exterior adicional de policarbonato transparente que protege el material de caídas de rocas o hielo en caso de uso invernal, esta segunda capa de solo 160 gr es desmontable a través de un tornillo con una simple moneda. Excelente opción, en especial para quienes practican escalada en hielo, dos cascos en uno. Sin duda un gran diseño. Observación: Disponible en una sola talla.

Tallas: Talla única 53 a 61 cm

Según el fabricante: Casco ultraliviano, moldeado en poliestireno –EPS- con carcasa de policarbonato. Uno de los más ligeros del mercado, ofrece un rápido ajuste en la parte posterior y, el ya clásico sistema de hebillas de Petzl, permite un buen ajuste en la parte de las orejas sin sentir la presión de cintas. La cuna interior se retrae, lo que facilita el empaque en la mochila y protege el casco de posibles daños. 4 trabas para la linterna frontal la mantienen bien fija, almohadillas internas otorgan confort y pueden ser removidas para lavarlas. Compatible con el protector de cara Visión de Petzl. Homologado para uso en bicicletas y aguas bravas. Optimo uso, escalada en roca, bicicleta, escalada en

hielo y deportes de aguas bravas. Peso: 235 gr talla 1 Tallas: Talla única 53 a 61 cm Color: Violeta-blanco, gris, anaranjado favor: Uno de los cascos más livianos del mercado y muy ventilado lo sitúan como una de las buenas opciones a la hora de buscar comodidad. Homologado a las normas europeas para bicicleta y aguas bravas lo hacen muy atrayente para quienes, además de escalada practican mountainbike o kayak. Muy buena opción para escalada de varios largos y en hielo, Observación: Disponible en una sola talla.


Escalando 30  

/ Roctrip de Piedra Parada/ Escalada en Aysén/ Campo de Hielo Patagónico Norte/ Escalada femenina en La Esfinge/ Destino: Hampi/ Portafolio:...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you