Issuu on Google+

Estaba en casa preparándome para salir a buscar a mis amigas, me subí al coche para ir a Segovia, fui a buscarlas. Mis amigas se llaman Lydia y María. Empecé el viaje con mis amigas. Pasamos por León y atravesamos los montes de León: eran preciosos, todo lleno de plantas y árboles y se veía entero verde. Llegamos a Segovia y fuimos al hotel a dejar las maletas. Vimos el Acueducto de Segovia. Era muy bonito, lo habían construido los romanos para que pasara agua al otro lado del Acueducto. Por la noche, nos fuimos al hotel a dormir. Por la mañana nos fuimos a Santander. Después de un largo y cansado viaje, las dejé a Lydia y María en sus casas y volví a mi casa. Elena


Elena, María y yo nos despertamos a las 4:00 de la mañana, para ir a los montes de León. Entonces cogimos todo, lo metimos al coche y nos fuimos con mis padres. Cuando estábamos en el coche, teníamos tanto calor que nos íbamos a echar agua encima, así que abrimos las ventanas, pero mi padre dijo:”venga, salid del coche“, ¡es que habíamos llegado! Nos fuimos directos al hotel y nos fuimos a comer. Cuando terminamos mis padres se fueron a andar y nosotras vimos la tele. Cuando volvieron, nos hicimos las dormidas, pero nos dijeron que sabían que estábamos fingiendo. Entonces nos quitamos de la cama y nos fuimos a los montes de León para conocerlos. Cuando llegamos fuimos a andar por allí, después de andar las chicas y yo jugamos al escondite. Cuando terminamos de jugar nos fuimos al hotel a descansar. Por la mañana nos fuimos a desayunar. Cuando terminamos nos fuimos a la habitación para recoger todo e irnos ya a casa. Nos fuimos y, la verdad, fue muy rápida la vuelta, pero también tuvimos mucho calor. Llegamos y nos fuimos a cama.


Me voy a ir a Ávila en autobús, ¡Qué nervios!, voy yo sola. Iré a la parada y me voy a estar 2 días. Ahí está mi autobús será mejor que me monte. Me voy a sentar en este asiento es muy cómodo para dormir. Ya voy por la mitad de camino y se ven cosas preciosas. ¡Qué bien, ya he llegado al hotel ¡me voy a dar una ducha antes de visitar la muralla. Ya me puedo ir, está vez iré andando, está muy cerca. Quiero saber todo sobre la muralla. Hablando de ella, está ahí ¡Qué bien! y ¡qué nervios Tanta visita me está dando hambre, voy a comer su plato típico que es el lechazo, debe de estar riquísimo. Ahí está el restaurante. Qué ricote, iré al monte a hacer senderismo debe de estar muy bien. Ya he llegado y ahí está mi guía, será mejor que me ponga el equipaje y empezar a caminar. Que cansada y además está oscureciendo será mejor que vaya al hotel cene y me duche, hacer la maleta para mañana y preparar la ropa para mañana. Ya es por la mañana, me tengo que ir pero seguro que volveré, me lo he pasado muy bien

María


Catilla León