Issuu on Google+

Reflexiones sobre educaci贸n.

Educar para la vida


Si es cierto que educar es poner en práctica una filosofía de la vida, como efectivamente lo creemos, es ineludible considerar al fenómeno educativo como una preparación para la vida, y ¿por qué no?, para la muerte.


¿QUE ES EDUCACION? "es la influencia deliberada y sistemática ejercida por la persona madura sobre la inmadura, por medio de la instrucción, la disciplina


y el desarrollo armonioso de todas las facultades fĂ­sicas, sociales, intelectuales, morales, estĂŠticas y morales del ser humano, de acuerdo a la jerarquĂ­a esencial de las mismas,


por y para la utilidad individual y social y dirigida hacia la uni贸n del educando con su Creador como fin 煤ltimo"


Debemos considerar que no es para las aulas que se educa al individuo, sino para la vida misma. Todos los conocimientos que se brinden, los håbitos y actitudes que se favorezcan a travÊs del proceso educativo, los valores que se ayuden a clarificar en el alumno, no pueden quedar limitados a su paso por las instalaciones escolares, sino que deben ser para que los aplique en su vida diaria.


No s贸lo se trata de favorecer una forma de pensar, sino que sobre todo se pretende que adquiera una forma de vivir de acuerdo a los m谩s altos ideales.


Por eso es importante la influencia que el profesor pueda llegar a tener sobre el discente en las aulas de clase, ya que ĂŠsta puede resultar determinante para el logro de los fines educativos y personales del individuo.


Una verdadera educaci贸n (integral) debe comprender necesariamente la suma total de la naturaleza humana. Pero debe interpretarse de manera cabal la naturaleza del hombre, como un ser complejo, compuesto de cuerpo y alma en uni贸n sustancial y dotado de potencias y capacidades.


Al hombre se le debe educar no simplemente para su provecho temporal, por ejemplo para adquirir un título académico o para el adecuado ejercicio profesional, sino que también se le debe poner en el camino para la consecución de su fin último. Una buena parte de los esfuerzos del profesor debieran estar orientados en ese sentido.


"lo que caracteriza la verdadera educación, es el mirar constantemente a la formación total del niño y del adolescente para hacer de él un hombre, un ciudadano, equilibrado y completo más bien que un pretencioso erudito atiborrado de conocimientos enciclopédicos dispares y desordenados,


desarrollar según una sabia pedagogía la cultura intelectual; utilizar la salud, el vigor del cuerpo y la agilidad de los miembros, logrados con la educación física, en provecho de la vivacidad del espíritu; afinar, por medio de una acertada unión de los sentidos y de la inteligencia en la formación artística, todas las facultades, para dar a su ejercicio la gracia y la amabilidad, y, por consiguiente una eficacia mayor, más extensa y mejor recibida.


Todo esto es muy bello y muy bueno; pero no tendría valor eterno ni una plenitud satisfactoria, si la cultura espiritual no viniera, con su amplitud y grandeza, a dar su unidad y su verdadero valor a toda la educación� PIO XII



Reflexiones sobre educación