Page 3

EDITORIAL

EDITORIAL

Eladio de Pablo Director de la ESAD y PD

La reciente sentencia del Tribunal Supremo negando la posibilidad de que los estudios artísticos superiores puedan denominarse Grado, ha creado recelos que estábamos a punto de desterrar al entender que estos estudios, a partir de la LOE y su desarrollo a través de varios decretos, habían entrado en la normalidad como estudios superiores incardinados en el Espacio Europeo de Educación Superior. Es cierto que la sentencia ratifica nuestra pertenencia al Espacio Europeo, y nuestra capacidad para impartir máster (posgrado), pero vuelve a colgar a las EE AA SS el sambenito de ser la hermana pobre de los estudios superiores. En mi intervención en la inauguración del curso 2011/2012 que se publica en estas páginas, afirmaba que estas enseñanzas, reputadas de “especiales” hasta hace poco, queríamos seguir siendo especiales, excepto a efectos administrativos, que queríamos los mismos derechos que el conjunto de la enseñanza superior en España, como ocurre en Europa, donde no existen diferencias entre las EE AA SS y las enseñanzas universitarias. Lo cierto es que la sentencia ha venido a poner sobre el tapete la necesidad de que estas enseñanzas salgan de una vez por todas del limbo, que se les reconozca la titulación de Grado, que ocupen un lugar propio en el organigrama de los estudios superiores de este país. Como puede verse en los documentos que se publican en este número de ARS-dramática, se plantean distintas opciones. Pero, hasta el día de hoy, los únicos que se han pronunciado han sido los centros de enseñanza, los alumnos, los profesores, la ACESEA, pero no hemos oído la menor manifestación del Ministerio de Educación ni de los gobiernos autonómicos, y son ellos, y en primer lugar el Ministerio, quienes tienes que tomar la determinación y las medidas legislativas que acabe por siempre jamás con este pequeño esperpento de la existencia de Cenicientas en el ámbito de las EE AA SS. Sólo es necesario tener voluntad política. Y redundará en beneficio de todos. Por otra parte, aquí en Asturias, también queda pendiente resolver el problema generado al mezclar insensatamente en un solo organismo los estudios profesionales de Danza y los superiores de Arte Dramático, con la creación de la ESAD y PD sustituyendo a la anterior ESAD. Esa mezcla, que no existe en ninguna comunidad española, impide, por un lado, el desarrollo natural de las enseñanzas de Danza al carecer del Conservatorio que debería acogerlas, y lastra, por otro, la andadura de los estudios superiores de Arte Dramático en el conjunto de las Enseñanzas Artísticas Superiores. Quien tuvo la nefasta idea de mezclar estudios superiores y profesionales también perpetró la extinción de la especialidad de Dirección Escénica en la ESAD y PD. La recuperación de esta especialidad para el currículum de la Escuela y la segregación de los estudios profesionales de Danza en un Conservatorio son objetivos irrenunciables que plantearemos al nuevo gobierno salido de las elecciones del 25M.

3

Ars Dramatica n5 2012  

Revistas de la Escuela Superior de Arte drámatico y Profesional de danza

Ars Dramatica n5 2012  

Revistas de la Escuela Superior de Arte drámatico y Profesional de danza

Advertisement