Page 1

Nadie hizo Nada. RINALDO VIDAL Antes de entrar al bar, Aldo se ha detenido en un kiosco aledaño a éste y ha comprado un paquete de pañuelos desechables. Cuando se dirige hacia donde esta “La Puñal”, le dice: -¿Sabias que este es el único local de por aquí, al cual en una oportunidad no me dejaron entrar? - Bueno… bastante borracho debiste haber llegado, como para que no quisieran atenderte. “La Puñal” - quien sabe que debería dejar de fumar - enciende un belmont light luego de decírselo. El lugar se encuentra poblado de esas mesas con sillas pareadas, “La Puñal” y Aldo toman asiento justo en una, que se encuentra en el centro de la fila que colinda con la muralla izquierda, la cual está decorada por afiches y calendarios de exuberantes y sugerentes modelos que promocionan distintas marcas y tipos de bebidas alcohólicas, además de un banderín del CDA. Tras ella, hay tres sujetos, uno con pinta de profesor jubilado y los otros dos de uniformados en retiro. Conversan o discuten sobre algo. Sobre el mantel hay un plato con calugas de pescado, limones en mitades, pebre, vasos y una jarra de vino blanco. Segundos después de ubicarse, llegan a sentarse tras él dos tipos – bastante pasados de copas- más jóvenes, con aspecto de artesanos hippientos. Es a ellos quien la mesera atiende primero: piden dos cañitas de tinto. Uno de ellos –de boina de lana- se levanta y se dirige al wurlitzer, en donde hasta el momento suenan ritmos de moda que ni a “La Puñal” ni a Aldo agradan. Vuelve a sentarse con su compañero, y brindan a la salud del Gato Alquinta, comienzan los acordes de un tema de los Jaivas, y el de boina de lana le dice al lampiño: -El Gatito, compadre, murió en la de él, en el mar. Ahí lo vino a recoger la gran Jaiba blanca, pa’ que se juntara en el cielo a tocarle al tatita Dios, junto a Gabrielito.- Los tipos brindan y se ponen a tararear la cancioncita. “La Puñal “y Aldo al borde del fastidio, piden una botella de vino. Ella le pregunta por su novia, y éste responde que ha quedado de juntarse con ellos en un rato más. “Aún es temprano, - dice- y sería mejor que la llamara para juntarnos en otro lugar. Alguno más conocido; “El San Carlos”, por ejemplo, ahí el volumen de la música te deja conversar y es probable que pongan alguno de los discos que traes”. Ambos ríen cuando concluyen que el hacerse fan de gente como Nick Cave o de Tindersticks, es síntoma inequívoco de que ya se es un “Adulto/Joven” o que se ésta a un paso de serlo. La discusión de los veteranos, de la mesa colindante ha subido de tono. Aldo se dirige al baño, trata de contener la respiración, y pasada la nausea inicial producida por la fetidez del inodoro, siente una quebrazón de vasos. Al salir, ve a uno de los tipos – el con aspecto de profesortirado en el piso, y a sus ex contertulios, como si nada. “La Puñal”, evidentemente nerviosa ya se ha servido gran parte de su vaso. Preocupado por la salud del tipo, y apelando a su memoria televisiva médica – que va desde “Hombres de Blanco” hasta “Dr. House” - se dirige a la mujer que está en la caja: “¡No muevan a éste hombre!, ¡llame a una ambulancia!”. - No hay teléfono- dice la cajera, alzando la cabeza- … además pienso que no es nada grave – Uno de los viejos, el de la corbata, se levanta y dice: -¡Esto es puro teatro de éste maricón! – y a continuación le da una patada en las costillas. Se escucha un leve quejido. Aldo sin poder dar crédito a lo que pasa, vuelve donde “La Puñal”. Ésta le cuenta la historia de lo que ahí aconteció.


POPOL VUH 2 Este libro es el primer libro, pintado antaño, pero su faz está oculta [hoy] al que ve, al pensador. Grande era la exposición, la historia de cuando se acabaron de medir todos los ángulos del cielo, de la tierra, la cuadrangulación, su medida, la medida de las líneas, en el cielo, en la tierra, en los cuatro ángulos, de los cuatro rincones, tal como había sido dicho5 por los Constructores, los Formadores, las Madres, los Padres de la vida, de la existencia, los de la Respiración, los de las Palpitaciones, los que engendran, los que piensan. Luz de las tribus, Luz de los hijos, Luz de la prole6, Pensadores y Sabios, [acerca de] todo lo que está en el cielo, en la tierra, en los lagos, en el mar. He aquí el relato de cómo todo estaba en suspenso, todo tranquilo, todo inmóvil, todo apacible, todo silencioso, todo vacío, en el cielo, en la tierra. He aquí la primera historia, la primera descripción. No había un solo hombre, un solo animal, pájaro, pez, cangrejo, madera, piedra, caverna, barranca, hierba, selva. Sólo el cielo existía. La faz de la tierra no aparecía; sólo existían la mar limitada, todo el espacio del cielo. No había nada reunido, junto. Todo era invisible, todo estaba inmóvil en el cielo. No existía nada edificado. Solamente el agua limitada, solamente la mar tranquila, sola, limitada. Nada existía. Solamente la inmovilidad, el silencio, en las tinieblas, en la noche. Sólo los Constructores, los Formadores, los Dominadores, los Poderosos del Cielo, los Procreadores, los Engendradores, estaban sobre el agua, luz esparcida. [Sus símbolos] estaban envueltos en las plumas, las verdes; sus nombres [gráficos] eran, pues, Serpientes Emplumadas. Son grandes Sabios9. Así es el cielo, [así] son también los Espíritus del Cielo; tales son, cuéntase, los nombres de los dioses. Entonces vino la Palabra10; vino aquí de los Dominadores, de los Poderosos del Cielo, en las tinieblas, en la noche: fue dicha por los Dominadores, los Poderosos del Cielo; hablaron: entonces celebraron consejo, entonces pensaron, se comprendieron, unieron sus palabras, sus sabidurías. Entonces se mostraron, meditaron, en el momento del alba; decidieron [construir] al hombre, mientras celebraban consejo sobre la producción, la existencia, de los árboles, de los bejucos, la producción de la vida, de la existencia, en las tinieblas, en la noche, por los Espíritus del Cielo llamados Maestros Gigantes. Maestro Gigante Relámpago es el primero. Huella del Relámpago es el segundo. Esplendor del Relámpago es el tercero: estos tres son los Espíritus del Cielo. Entonces se reunieron con ellos los Dominadores, los Poderosos del Cielo. Entonces celebraron consejo sobre el alba de la vida, cómo se haría la germinación, cómo se haría el alba, quién sostendría, nutriría11. “Que eso sea. Fecundaos. Que esta agua parta, se vacíe. Que


la tierra nazca, se afirme”, dijeron. “Que la germinación se haga, que el alba se haga en el cielo, en la tierra, porque [no tendremos] ni adoración ni manifestación por nuestros construidos, nuestros formados, hasta que nazca el hombre construido, el hombre formado”: así hablaron, por lo cual nació la tierra Tal fue en verdad el nacimiento de la tierra existente. “Tierra”, dijeron y en seguida nació. Solamente una niebla, solamente una nube [fue] el nacimiento de la materia. Entonces salieron del agua las montañas: al instante salieron las grandes montañas. Solamente por Ciencia Mágica, por el Poder Mágico, fue hecho lo que había sido decidido [concerniente a] los mentes, [a] las llanuras; en seguida nacieron simultáneamente en la superficie de la tierra los cipresales, los pinares. Y los Poderosos del Cielo se regocijaron así: “Sed los bienvenidos, oh Espíritus del Cielo, oh Maestro Gigante [Relámpago], oh Huella del Relámpago, oh Esplendor del Relámpago”. “Que se acabe nuestra construcción, nuestra formación”, fue respondido. Primero nacieron la tierra, los montes, las llanuras; se pusieron en camino las aguas; los arroyos caminaron entre los montes; así tuvo lugar la puesta en marcha de las aguas cuando aparecieron las grandes montañas. Así fue el nacimiento de la tierra cuando nació por [orden] de los Espíritus del Cielo, de los Espíritus de la Tierra, pues así se llaman los que primero fecundaron, estando el cielo en suspenso, estando la tierra en suspenso en el agua; así fue fecundada cuando ellos la fecundaron: entonces su conclusión, su composición, fueron meditadas por ellos.


Y allí está el más refulgente Señor, De eterno gozo, la Persona Suprema, Satisfecho en Su potencia interior, Sin ser tocado por la energía externa. //6// Aunque no la disfruta en forma directa, Aun así no se separa del todo de ella, Goza con Rama sakti, Su interna potencia, Y activa el factor tiempo cuando crea. //7// Rama devi nace de Su ser, Es Su amada y es sumisa a Él, Bhagavan Sambhu, el principio generador, Nace de la refulgencia del Señor, Y de Rama nace maya, el vientre de la creación, Que con la semilla de Hari, crea el mahattattva. //8// De la unión de yoni y linga comienza a existir, Toda la descendencia de Mahesvari. //9// El Purusa poseedor de toda energía, Es Mahesvar en Su forma de linga, Se manifiesta como Su mirada que crea, Este Maha-Visnu, el Señor de toda esfera. //10// El Purusa posee miles de cabezas, Miles de ojos, miles de piernas, Miles de brazos y al universo da vida, Son miles Sus avataras y los seres que genera. //11// Es conocido como Narayan, Y de Su ser eterno Emana el océano Karana, Es una porción de Mula-Sankarsan, Goza de Su místico sueño, Y genera a miles de avataras o amsas. //12// Las semillas universales de Sankarsana, Emergen de los poros de Su cuerpo, Se manifiestan cual muchos huevos dorados, Cubiertos por los grandes elementos. //13// En cada universo entra Una expansión personal, Del de mil cabezas, del Alma Universal, De Maha-Visnu, el de eterna existencia. //14// De Su lado izquierdo creó a Visnu, A Hiranyagarbha de Su lado derecho, Y Sambhu, como el órgano reproductivo, Surgió de Su entrecejo. //15//

SRI BRAHMA SAMHITA


MANOS BERNARDO CIENFUEGOS Porque mis manos No son para nada De piedra Sino quimeras Llenas de violeta Que transmutan cuanto tocan, Silencios fríos Cambiados por noches Danzantes, Canales de auroras Liberando nieblas De los ojos turbios, Aquellas donde la boca Queda muerta, Mustia De vergüenza Y un océano De flores crepitantes Se enciende Formando mundos Convexos. Son mis manos Una esencia, Como raíces colgando De las ramas Y las hojas, Como instantes Sobrenaturales, Como agua Labrada de renombres Como tiempos Y segundos Cargados de inexistencias Como bríos sin retorno Y caricias agresivas Como insultos perdonados Son mis manos, Una parte de lo innombrable De lo sólidamente vacío Y la perfección a medias Un camino, Una senda, Un terreno, Una escolta de carmines Hediendo a despedidas; Carnes sobre sí mismas Son mis manos Son ellas Otras tantas Como estructuras del tiempo, Ladronas y corruptas, Bohemias y vulgares Bajo faldas y manteles De aires aglutinados, Como peces de renombres Y tibiezas exageradas, Agresivas y torpes Con extrema destreza, Mariposas intrépidas Con alas de cielo Con destellos y caos Asesinos Como génesis Y ocaso Son mis manos Cuando las tuyas Sostienen…


DANIEL VARGAS ES TEMPRANO Es temprano y veo como las pisadas se borran de la arena, y ola tras ola voy sintiendo nuestra triste pequeñez, y voy notando lo infinito del pestañeo de la existencia, la fugaz desaparición de nuestras vidas, ni siquiera persistiendo las pisadas que damos en la arena. Es temprano, y la arena se desliza entre mis manos, burlando nuestra ridícula posesión de las cosas, y pienso lo desnudos que estaremos una vez bajo la tierra, y noto como los castillos que construimos en la arena se nos deslizan entre las manos. Estudio para "Fantasia..."

Vemos la Moneda explotando, Leigh y Pinochet se sonríen por radio, corre champaña mientras en las calles correrá sangre al ritmo de Nino Bravo bailando alegremente en blanco y negro, al son de una metralla invisible que cada noche se hace sonora y real marcando compases con cada bombardeo. En la mesa familiar ya no se habla, solo hay gemidos y marchas militares a la contemplación del pan del hambre, burla falaz del progreso y la estabilidad que más pareciera ser un fantasma que no llega a nuestras casas. Es ese nuevo Dios que traen los nuevos conquistadores y que a punta de balazos barren la tierra de infieles, haciéndose un festín con las riquezas de nuestro sudor ensangrentado.


Poemas ocultos – Jim Morrison (transliterados por Rogelio Cerda) para aquellos que han llegado al nirvana para aquellos que han disfrutado el edén por ti, por mi estas líneas transcriben los mensajes ignorando las señales por disfrutar en lo alto entre murmullos suplicantes de mares subterráneos las grandes bestias se extinguen lejos de los cuentos de hadas solo nos queda el espanto de la guerra o la guerra del espanto AEROPUERTO

Soldados mensajeros de verde lana Están aquí junto al avión Una verdad horrible de soportar Nadie sabe nada de los símbolos Miradas de reojo en los espejos y los niños ¿cómo llegaron? No hay escapatoria Una verdad innombrable Un alarido trashumante En oscuros interiores Con el rostro reposado La mayoría cae bajo su patética amistad Los mansos solo observan Verde, verde, verde Ya nada funciona Solo el arrepentimiento

Un escritor puede escribir, Un campesino sembrar. Entonces los milagros, Brotan y florecen. Alimentándose los niños Al llorar la medianoche. La necesidad de la tierra. Los perros de nieve Acurrucados en primavera. El sol fermenta la uva Peligrosamente la sangre Danza al interior del viñedo


JUAN ZAMUDIO * PERU

zona dark Yo soy Billy the Kid Luis Hernández Billy the Kid ha vuelto con genitales estropeados y corazón casto en tarde antediluviana compra dulces en la tienda de la esquina pero en la voz de los niños ya no trajinan niños ni colores menos cacerías de sombras sino brevedad de ojos óxido y descomposición de imágenes bajo turbio sol de enero El agua estremece al agua Billy the Kid ladrón de bancos eleva su delicada arma como otro brote más de la tierra hacia oriente manchado de verdes cascos Verde mediodía

MEDIO DIA Una estatua se inclina Sus dedos orillados de musgo atestiguan pulpa clara bajo ciudad madura Ruedan sus ojos macizos Tras ellos corren niños tenues Cenit madre paralítica les relata teñidas fábulas: «Corazón oscuro y garganta incolora…» El otoño se curva incendiando las páginas

AVENIDA Estoy desnudo Una pelota es lanzada violentamente hacia esta esquina Nadie vendrá a recogerla Lo de la pelota lo inventé pero que nadie vendrá Es cierto Estoy desnudo con un cartel colgado al cuello que dice Estoy desnudo


BABEL

JIMMY BRITTO * PERU En los noticieros polis recibían armas, que usaban afanosos, estúpidos, contra la muchedumbre. Fuerte era ella; si la habría visto cómo peleaba por su hija, levantándola con su peso muerto para lavarla; casi sin dormir toda la década; siempre presta a lo que necesitaba pues era temprano y a esa hora soy mucho más lento de lo normal, rezagos del mal sueño y tan aburrido como la mar al pescado. ¿Yo?: vendedor. 7:30 a.m. era, señor. Malú pesaba, Malena apurada preparaba desayunos para Malú y Luis, para mí. Claro, Malú es la primera en ser atendida, los concentrados de fruta idóneos aguantarán tanta dextrosa, nosotros mirábamos; la sala, comedor y cocina se dividen sólo con cortinas ya rasgadas; su situación, dentro de lo humano como repetía su abuela es lo primero, pero yo también tenía hambre, y lo que es peor a estas horas tempranas donde soy mucho más lento mis tripas se devoraban unas a otras, señor. Malú no se movía desde que nació, o lo hizo sólo hasta sus primeros seis meses o algo así. Un día berreaba tanto, seguro, por una especie de desconcierto; la llevamos, supimos que se iba quedando ciega, iba dejando de reparar en el oso polar colgado para su distracción, tomando a las perspectivas indiferente desde entonces, desde cuando sus ojos se volvieron como los de ciertos reptiles, si se fijaba bien, señor. Malena y su gasto exagerado, innecesario de eso que ella y su vieja maldita llamaban Esperanza… Es lo último que se pierde repetían. Pobres cojudas, como si las cosas para perderse necesitaran orden; aquella ilusión no sólo arrastraba a la pequeña Malú a sus desdichas, sino al nostálgico Luis y a mí, los hombres amordazados que debíamos privarnos, Gauchada Divina, de carcajadas desmedidas o helados de limón, a paseos comiendo frituras; Ahorremos para Malú repetía la bruja esa. Un fin de semana con Malena, esa roja alicaída, yo creía era lo justo; ver alguna película brasileña sólo los dos en una pantalla de mil pulgadas, sin tubos en los cines gratuitos; una vez siquiera, como antes, pero dice NO; todo se va en papilla y pañales large, en contarle cuentos de hadas y gigantes por las noches a la hija menor: Malú. Nunca más cruzámos avenidas, suicidas, enamorados. Stoneados señor. Pequeña Malú; pálida, seca, desde su abandono entre cubrecamas floreados y almohadones de farmacia donde hay Barbies manejando carros sin techo, tal vez escuche la blasfemia de Luis contra ella mientras siente solitaria, estoy seguro, caer el aire liviano, fresco y sigiloso de los tragaluces abiertos de par en par por Malena, su mamá, Tal vez el sol… o la brisa la cure argumentaba; pero Malú como sabemos sin reacción al amor, al improperio, a la redondez del astro menguante cuando salía en este valle de mierda y orines y lágrimas donde llegó, Malú, para tragarnos a todos con su silencio y su sola presencia inoperante, pero omnipotente. Hay noches que pienso que piensa; Malena dice que sí. Pero si no. Y un día al entrar a su dominio veré un hongo sobre la cama, despertaré a Malena y le diré Una Samsa pero sin patas, pensaba, fantaseaba; si le sacaba los tubos como una vez con Luis por curiosidad lo hicimos (traviesos), señor, sólo una baba constante, verde borboteaba. Un temblor remoto sentimos en su pequeño pecho blanco, supimos respiraba. Su arete sin sentido… si es asexuada; entre hijos fallados (Ella) y fuertotes (Él) que se llama como yo vivíamos en aquel pequeño infierno ubicado en la calle C.; la nena una Navidad movió un parpado deliberado justo a las doce; una descarga eléctrica por el dorso y Malena lloró tanto, no sabía qué hacer. Luego de avisarle a su mamá compraron una torta adornada con fresas,


festejaron, Malú no vio ni probó nada por cuestiones de sacarosa. La mujer no cabía en su pellejo dichoso; parecían toreros arrogantes, ambas de rodillas ante las Imagenes. Al nacer, a los días dormido y todo igual posamos para la foto los jóvenes esposos. Luis, como el padre se llamaría. Decían los hombres de la familia, Esperemos no sea putero como el papá… como el Alcalde... Risas. Todo color. Malena y la noticia pasados cinco años… mujercita siempre a uno le mata el alma, lo hace ser otro, pero no importa me dije; y una especie de éxtasis, de conformidad, sí… una conformidad con los factores del mundo como nunca antes me invadió, cegó, la cargué y nos fuimos a comprar toda una tienda de vestiditos rosa para la mujer que concluí, siempre faltó en mi vida. Sombreritos y minúsculas lentillas para estimular la coquetería de Malú, ¿Porque así se va a llamar no Luis?: Malú; Claro que sí Male… Malú. Le respondí. Y así, un año después mi hija posaba para la foto como era costumbre con unas babuchas mínimas y colcha gris, y una bincha con su nombre que compramos esa vez de mi primera enajenación, de mi sensación de grandeza que implica el agradecimiento. Sin embargo no salió con la faja en la cabeza sino en la mano donde no se podía leer “Soy Malú”; tíos, tías, amigos y ex amantes, (fui un bacán), todos compungidos hacían esfuerzos por sonreír a la cámara; recogí la bincha caída a la baldosa e hice un último intento en colocarle el asunto, pero Tranquilo Lucho; me detuvieron, sacaron… qué le iba a entrar en esa cabezota que crecía inclemente como mis vicios y mi odio renovado a los factores. Una cabeza pues señor, del tamaño de una calabaza, de un zapallo de feria si nos ponemos peruanazos, una bolsa de agua que ahogaría al mismísimo Tiburón de Baltimore si reventara… la hidrocefalia primero, siguió la ceguera, vino la parálisis universal… la caries mucho después señor. Un tumor a las pocas semanas de haberse exiliado del planeta-placenta le detectaron tras su primer catarro; chiquitita la Malú moviendo sus brazos mientras Malena esperaba hasta que el tío entró con unos dibujos de sus adentros, Vean nos dijo, había una manzana podrida; Esto blanco una bola de grasa o de basura, esto el ojo y lo otro no importa. La figura ultrasónica fue hoguera a posibles palabras entre los esposos. Malena la abrazó, salimos, el taxi mostraba una tarde paradisíaca, el resto como dijo el doc, no importaba. Ya no hay remedio sentenció el hombre en los pasadizos, la Ley y esta cosa no son Retroactivas, adiós; eso hace como diez años y en verdad cada día que pasaba se le encontraba peor cuando por imprudencia asomaba entre las cortinas; en los filos de aquel apartado sólo Malena se empeña en meterle la comida, en darle miles de besos, sacarle el sebo de los pliegues, echarle perfume, expoliarle trozos de carne muerta que en su espalda, caminaba. A Malú ese mi Luis le metía su manazo seco de cuando en cuando, Malena con su absurdo de encontrar una solución, Pero si nada en esencia tiene una solía responderle. Se molesta, la infeliz jode con preguntas que no gustan respuesta. Qué bestia, todos los vestiditos ahí colgados con su olor a nuevo, todos, qué va a salir eso a la calle, tantos zapatos; unos tennis minúsculos, lilas, chulos, para nada. El resplandor del sol la muestra bella, pero ese hedor a plástico hace que me aprese lo Voluptuoso, tiro una flema que cae desde arriba, mueca indicando vida; hasta que un día Luis parece también quería una novedad y volviendo de la Pre pregunta: ¿Y cuándo la matamos?, se acerca la Navidad. Un puñete de Malena al hijo práctico, una vez pillado puesto de perfil con sus terminales llenas de sangre, haciéndola manipular a Malú la punta de


su cíclope ya adulto; y ya te hemos aguantado tanto con eso de que un día despertará ma’, que desinflamará la mitra una gracia de Dios y otra de la Virgen mulata; dejar la tara. Sí mamá pero cuándo; sí Malena… cuándo: la clarinada de su presencia es brutal Malena, insinuante al menos ahora que bueno… ya ni tiramos; ella ha crecido y la verdad tiene lo que fueron tus piernas apretadas, redondas; su húmero brilla, yo en un monólogo recitaba señor. Malena sólo lloraba todos estos años por lo que entendí se trataba ya de su juego favorito. Cansado de nuestra habitación hacinada, no quería seguir ahí la verdad señor Juez; Luis la desenchufó la noche que fumamos pero yo lo ayudé, ni modo, él a la Correccional, yo al Penal que voy a tapar señor. Sólo hombres podrían aguantar todo lo contado; Malena ahora llora por la fuga de su pasatiempo, por el manazo del hijo que nunca supo de happys por la no bulla. Finalmente tal vez por mí, que encontré en la profundidad de su nena virgen no morena un néctar cálido ha beber, de lejos más exquisito, aunque cadáver, al de la madre cuando sus 19.


ILCA del poemario "Santeria"

KREIT VARGAS * PERU I Si También a mí............la creación me quema el vientre Cuando la mañana se disfraza de sonrisa o mundo Y sus modos animales edifican nuestros cuerpos vapores Ahora he paseado mis ojos Sobre tus bóvedas custodiadas Sobre tu historia románica Nunca te permitieron ver el cielo ........................Ciudad arena poco humana Te han envuelto tantas veces entre sombras Antes de ser río Que repites tu nombre para saberte un cuerpo Puntal goteas sobre nosotros tus casas A todos nos llega tú marea de pasos ........................Tus santos ingenuos ........................Tus putas amando a quemarropa Ahora el amanecer derrite la luna Ayer no la miraste para que no cayera Ilca Uniste las avenidas de los hombres al brillo de los astros ........................Y ellos descubrieron la muerte A las puertas del sanatorio Ilca Ilca Ilca ............Hasta quemarme la sangre Ilca repito tus huesos ........................Tus ojos partieron las calles en dos ........................Tus piernas destaparon mis sesos ............Tienes la belleza de un arma en silencio ........................Desaparezco ............Disuelto en la multitud sin nombre, amante, desbocada, sin rumbo Ilca lames con los ojos el falo nocturno de una ciudad dormida Sus edificios lumínicos trasparentes se los lleva el sueño San Agustín barre de extremo a extremo con sus ojos piadosos la calle. .. 5:00 a.m.


II Otra vez he encontrado un incendio en mi pecho Un bosque tembloroso de movimientos antiguos ........................Tu nombre Ilca Que mis palabras se hagan carne en tu boca ........................Ansío ........................Ansío ........................Ansío Hasta quemarme los días Sobre la tarde donde disipas tus puertas Te descubres como un laberinto Una noche incalculable Amo la enfermedad que contrajo tu cuerpo Las manos que desataron tus fiebres ............Me preocupa tanto esto de ser carne ............Mirar mi cuerpo con piedad ............Entender que pronto no estaré aquí Inmoral se levanta tu carne Tus santos inicios me tejen piedades Me prometen el cielo ¿Como escapar? Ahora Has traído nuevos descubrimientos a mis ojos Y entro a la noche sin ruido Como Colon a la noche del mundo nuevo Casi sin cuerpo Alucinado Convocado más allá de sus fuerzas humanas He descubierto un continente Un nombre que evapora los ojos Una isla inquietante a la deriva sobre las calles plagadas de neón Cagado por las palomas San Agustín sonríe mientras el mundo irrumpe en sus ojos ................................................... ................................................... ....5.13 a.m.


DAMAZO OGAZ CHILENO EXILIADO EN VENEZUELA uno de los pilares de la poesía visual en chile y el mundo junto a GUILLERMO DEISLER y EDUARDO DIAZ la vanguardia de al poética visiva nació en esta ciudad hacia el mundo mucho después se desarrollaron en el mundo y aumentando las filas del MAIL ART un arte inmanente y fuerte que gracias a las dictaduras militares en américa latina se izo fuerte y creció aun censuran las cartas y se pierde información muy valiosa …


solo cambiamos las moscas  
solo cambiamos las moscas  

fanzine de poesia de la ciudad de antofagasta chile

Advertisement