Issuu on Google+

El oido •

Que es el oido?....................................................................................

Partes del oido.....................................................................................

Como funciona el oido........................................................................

Aparato de Conducción o Transmisión de la onda sonora........................

Aparato de Percepción.........................................................................

Tipos de audiometria...........................................................................

Enfermedades de la audición (LAIR) •

Otosclerosis........................................................................................

Otitis Media Supurativa.......................................................................

Disconfort sonoro................................................................................

Hiperacusia.........................................................................................

Daños producidos por el ruido..............................................................

Laberintitis...........................................................................................

1


EL OIDO Que es el oido? El oído es el órgano que se encarga de recoger los sonidos,procesarlos y mandar señales al cerebro. El oido nos permite percibir los sonidos con su volumen ,timbre y nos permite saber la dirección de donde proceden.El cerebro puede percibir la dirección de donde vienen los sonidos poruqe la compara con los estímulos que le llegan del oido.El oido està capacitado para oir un rango de frecuencias sonores que son de 20 htz a 20000 htz.dentro del oido tambien podemos encontrar terminaciones nervioses que recibenla información de los movimientos que realiza el cuerpo y ayuda a mantenerlo en equilibrio.Los canales semicirculares poseen un líquido que se llama endolinfa que se mueve cuando el cuerpo realiza un movimiento.

Los terminales nervioses informan al cerebro en que dirección se està moviendo el cuerpo y lo ayuydan a mantener en eaquilibrio.

Partes del oido El oido es un organo compuesto en tres partes: •

Oído externo

Oído medio

Oído interno

2


Oído externo Se compone en su origen por el pabellón auricular y el conducto auditivo exterior

Oído medio Recoge las ondas de sonido que recibe del oido externo, las convierte en vibraciones y las lleva hasta el oído interno. Oído interno Recibe las vibraciones que provienen del oido medio: Estas llegan a los canales semicirculares (cóclea) que estan llenos de un líquido llamado perinlinfa que se encarga de transmitir las vibraciones y mantener en equilibrio el cuerpo

Como funciona el oido? El proceso consta de dos partes la transmisión mecánica del impulso sonoro y la correspondiente a la percepción propiamente dicha que tiene lugar en el oído interno.

Aparato de Conducción o Transmisión de la onda sonora El oído externo no reviste demasiada importancia en el hombre, ya que se ha comprobado mediante estudios que el pabellón auricular aumenta solamente la audición en una mínima parte. Los músculos que aquí intervienen están atrofiados y la oreja se encuentra pegada a la cabeza e inmóvil. La forma del conducto auditivo impide que ingresen partículas extrañas y se proyecten sobre el tímpano. Su forma cilíndrica hace que éste funcione como un resonador acústico. El tímpano recoge la onda sonora proyectada en su superficie, comportándose de diferente forma según las diferentes frecuencias. Ya en el oído medio, la cadena de huesecillos toma las vibraciones proyectadas sobre el tímpano y las conduce a la ventana oval (oído interno). Esta cadena está sostenida dentro de la caja timpánica por músculos y ligamentos que le dan la movilidad necesaria para conducir el estímulo sonoro.

Dicha contracción es siempre simultáneamente y en ambos oídos.

3


La trompa de Eustaquio es el nexo de comunicación de la caja timpánica con la faringe cumpliendo dos funciones: neumática y evacuatoria. La trompa de Eustaquio se abre y deja pasar aire a las cavidades del oído medio. Ahora bien, el oído interno es un espacio lleno de líquido y está abierto sólo por dos ventanas oval y redonda. La onda sonora se transmite entonces por los líquidos endóticos y va a impresionar la membrana basilar en un lugar específico, correspondiente a una determinada frecuencia, los agudos en la base y los graves en el extremo del caracol (helicotrema).

Aparato de Percepción Es en la cóclea donde ocurre la transformación de energía mecánica en eléctrica mediante un fenómeno mecánico-químico-eléctrico que tiene lugar en la membrana basilar. Hemos de recordar que cada persona es diferente y su cerebro procesa las sensaciones también en forma individual.

4


Tipos de audiometría Existen dos tipos de audiometria, las cuales son complementarias y permiten valorar la audición de diferentes tipos de sonidos: 1. Audiometría tonal: Se emiten sonidos para evaluar la capacidad auditiva del paciente en relación con la intensidad y la frecuencia. Por ejemplo, notas musicales emitidas en diferentes volúmenes. Se evalúa si el paciente es capaz de reconocer, en ambos oídos, una determinada frecuencia a un determinado volumen. 2. Audiometria vocal o verbal: Se valora la capacidad del paciente para distinguir una serie de palabras simples, pronunciadas con diferentes volúmenes.

En las 16 horas anteriores a la prueba, conviene no haber estado expuesto a ambientes ruidosos para evitar falsos positivos. El paciente deberá informar al médico si no ha sido así, y de si está tomando antibióticos, así como de si está resfriado o con otitis. El médico examinará ambos oídos con un otoscopio con el fin de comprobar que no existe ningún bloqueo del canal auditivo. El paciente se sienta en una cabina insonorizada y se coloca unos auriculares.

Según el tipo de audiometria a realizar, el proceso es el siguiente: 1. Audiometria tonal: Se van emitiendo sonidos a través de los auriculares. A medida que el paciente los va oyendo, levanta la mano o aprieta un botón (dependerá de la consulta). El proceso continua hasta que el paciente deja de oír. El último sonido apreciado será el que marque el umbral auditivo, el cual representa la intensidad mínima audible del paciente. Posteriormente, se le coloca un dispositivo vibrador detrás de la oreja para valorar los sonidos que llegan a los receptores internos. 2. Audiometria vocal: A través de los auriculares se van emitiendo palabras simples a diferentes intensidades. El paciente ha de poder oír el sonido y entender su significado. El proceso puede llegar a durar hasta una hora. 5


En ambas pruebas se examinará cada oído por separado. Los resultados de cada oido por separado quedarán plasmados en una tabla, en las cual se relaciona frecuencia versus intensidad. Con los resultados obtenidos, será posible valorar el umbral de audición y establecer un diagnostico. En la tabla siguiente, podemos observar en qué rangos se mueve el umbral, y su correspondiente resultado:

Tabla de diagnóstico Umbral de audición Grado de (dB) auditiva 0-25 dB Ninguna

pérdida

26-40

Ligera

41-55

Moderada

56-70

Moderada a grave

71-90

Grave

>90

Profunda

Capacidad de oir una conversación Sin dificultades relevantes Dificultad para escuchar una conversación en voz baja o distante Dificultades en una conversación normal La conversación debe discurrir en voz alta; dificultad en las conversaciones en grupo. Dificultad en la conversación en voz alta; apenas se entiende lo que se dice cuando se grita No entiende lo que se dice aunque esté muy amplificado

6


ENFERMEDADES DE LA AUDICION (LAIR) Otosclerosis La otosclerosis es una de las causas más comunes de sordera progresiva en adultos jóvenes. La otosclerosis es el crecimiento anormal de uno de los huesos del oído. En la mayoría de los casos los expertos pueden realizar una operación quirúrgica que restaurará la audición normal. La enfermedad está relacionada con los tres huesos pequeños del oído medio, en particular el estribo. Una parte del hueso crece de forma anormal. El crecimiento del hueso impide que el estribo vibre normalmente en respuesta al sonido. En esta fase temprana, la persona no se ve afectada.

La otosclerosis suele ser hereditaria, aunque pueden producirse casos aislados. Puede afectar a ambos oídos pero es más común que ataque a un oído más que al otro. La pérdida de audición no tratada suele empeorar progresivamente hasta el final de la madurez cuando se produce la sordera total.

Se dice que la persona más famosa que ha sufrido otosclerosis era Beethoven. La sordera no le permitió oír sus últimas composiciones.

Síntomas El diagnóstico debe realizarlo un especialista, pero la persona afectada o sus parientes pueden detectar algunos signos. El ruido de fondo fuerte normalmente se añade a la confusión de las personas con sordera nerviosa, pero en el caso de otosclerosis, esta confusión no se suele producir. Algunas veces, las personas pueden incluso oír mejor en entornos ruidosos, posiblemente debido a la frecuencia y volumen de las voces de otras personas y la otosclerosis tiende a afectar a frecuencias bajas más que en altas.

Qué hacer 7


Los audífonos ayudan a las personas que sufren sordera conductiva, incluido la otosclerosis. Sin embargo, el audífono no cura la sordera. Debido a que la sordera es progresiva, pueden ser necesarios audífonos más potentes a medida que pasa el tiempo. De todos modos, en las etapas tempranas, los audífonos son de gran ayuda para aquellos que no deseen someterse a una intervención quirúrgica. En la actualidad, se está realizando una sencilla operación quirúrgica y se trata de un procedimiento relativamente simple. La operación puede restablecer la audición normal en la mayoría de los casos.

Otitis Media Supurativa En los niños pequeños y bebés, el fluido se puede acumular detrás del tímpano. Esto puede causar sordera y reducción de la audición. Al principio, el fluido es fino y acuoso pero, posteriormente, es más espeso y sólido, causando la afección conocida como otitis media supurativa. Algunas veces, los médicos la denominan otitis media con efusión, otitis media secretoria u otitis grave (SOM), aunque la otitis no es una infección y el fluido del oído no contiene bacterias u organismos dañinos. El síntoma más importante es la pérdida de audición. A continuación enumeramos los signos más característicos entre los niños más mayores: • • • • •

El niño dice continuamente "qué" o "perdón". Dolor de oídos. La televisión o la radio están demasiado altas. Problemas anormales de comportamiento. El niño se frustra fácilmente ya que no puede mantenerse al tanto de las cosas.

El dolor de oídos es muy común cuando se padece otitis, aunque no suele ser tan grave como en una infección aguda del oído medio. De hecho, es bastante difícil determinar al observar una otitis si es una infección aguda u otitis de larga duración.

Disconfort sonoro A la mayoría de las personas no les gustan los ruidos fuertes. Sin embargo, algunas personas poseen oídos especialmente sensibles y no pueden tolerar niveles ordinarios de ruido.

8


La audición hipersensible se asocia comúnmente con la pérdida de audición. Muchos de nosotros hemos experimentado cómo los ancianos nos piden que hablemos un poco más alto y después de un tiempo, nos dicen que no gritemos, que no son sordos. El disconfort sonoro o algiacusia suele ser un problema para las personas que sufren pérdida de audición neurosensorial, pero no para las que sufren pérdida de audición conductiva. Cuando una persona envejece, el número de células pilosas y fibras nerviosas responsables de recoger los sonidos en el oído interno se reduce. También se reduce la capacidad para graduar las distintas intensidades de sonido. Para compensar este problema, la persona a menudo "conecta" todas las fibras nerviosas restantes para producir casi el volumen máximo. Como resultado, incluso sonidos bastante moderados pueden parecer demasiado altos. El rango dinámico se reduce en los oídos de una persona. Si se pueden escuchar los sonidos, estos se oirán mucho más alto de lo normal.

Hiperacusia "Histérico" o "con una audición demasiado buena" son las ideas erróneas más comunes acerca de un paciente con hiperacusia. Los ladridos de los perros, las risas, los timbres de teléfonos, el agua corriente de un grifo o las ruidosas aspiradoras son sonidos diarios comunes. No son muy altos y, por supuesto, no dañinos. Al menos no para el oído normal. Pero para los pacientes con hiperacusia, estos sonidos diarios pueden causar dolor, frustración e, incluso, terror. Se ha observado a niños alejándose de sonidos específicos, angustiosos para ellos - pero inofensivos para el resto. Una falta de compresión es otro problema para las personas que tienen este problema. Con frecuencia, se les acusa de ser hipersensibles, incluso histéricos. "Oyes demasiado bien", es una idea errónea muy común.

Sin embargo, las personas con hiperacusia poseen una audición perfectamente normal. No pueden oír "mejor que nadie", sino que se reduce su tolerancia a sonidos específicos y niveles de sonido que no se suelen considerar altos. Para algunos pacientes, el problema surge con niveles de sonido tan bajos como 25 dB - imposibilitando el diagnóstico adecuado con los equipos normales para pruebas acústicas de las clínicas, ya que dichos equipos funcionan con niveles de sonidos mucho más elevados - 80 dB o superior.

9


Los expertos en este problema de audición poco común aconsejan a las familias y médicos mostrar en primer lugar comprensión. El hecho de ser víctima de "tortura acústica" ya es un problema, pero la falta de comprensión y empatía de la familia y los médicos sólo empeora la situación.

La hiperacusia puede ser un problema especialmente difícil para los niños ya que puede ser duro para ellos hacer entender a los adultos que el hecho de taparse los oídos y correr fuera de la clase no es sólo "ser travieso", sino que es por motivo de un sonido.

Daños producidos por el ruido Un trauma acústico puede estar producido por un sonido potente y repentino, como por ejemplo una explosión. Las explosiones a menudo dan lugar a daños en los tímpanos y en consecuencia a pérdidas de audición de tipo conductiva. Muchas personas han experimentado un periodo de capacidad auditiva reducida tras una exposición a sonidos elevados, por ejemplo, tras la asistencia a un concierto o una discoteca, o tras haber trabajado con maquinaria ruidosa. A menudo este tipo de alteración auditiva es temporal. Transcurrido algún tiempo el trauma desaparecerá.

Si éste persiste, normalmente conducirá a una alteración auditiva dentro de una frecuencia relativamente estrecha, alrededor de 4 kHz. En otras palabras, la persona no podrá oír dentro de un cierto rango de tonos de alta frecuencia. En ciertas situaciones de la vida cotidiana, esto puede no ser molesto. Pero en entornos más ruidosos, pueden tener problemas a la hora de oír. A veces un audífono puede ser de gran ayuda para las personas que sufren un trauma acústico permanente.

Laberintitis 10


Las personas que sufren laberintitis experimentan vértigo, pérdida del equilibrio, pérdida de audición, tinnitus y/o movimientos oculares involuntarios. La Laberintitis es un trastorno del oído caracterizado por inflamación de los canales semicirculares que se encuentran en el oído interno, llamado laberinto. Al inflamarse la estructura del oído interno, el laberinto, se interrumpe su función que incluye la regulación del equilibrio.

Se cree que este trastorno se produce por una infección bacteriana o viral, ya que suele presentarse después de padecer otitis media o infección de las vías respiratorias superiores. También puede presentarse por alergias, colesteatoma (quiste en el oído medio), o ingestión de drogas tóxicas para el oído interno.

La Laberintitis suele desaparecer de forma espontánea al cabo de unas semanas, y la audición suele volver a su estado normal. Se pueden aliviar los síntomas tratando la infección con antibióticos prescritos por el médico, y es aconsejable seguir ciertas medidas durante los ataques de laberintitis, como por ejemplo, tranquilizarse y descansar, reanudar la actividad de forma gradual, y evitar leer, los cambios de posición bruscos y las luces brillantes.

11


Oido y audición