Page 1

ERRR #36

Maybe tomorrow | Abril 2014 | There ain’t no such thing as a FREE magazine.


PHOTO: BEN CHRISTENSEN


A THIN PLY BETWEEN LOVE AND SKATE THE CLASSIC ZEBRA

THE DESIGN LEADER IN SKATEBOARDING™ | SKATEGOLDCOAST.COM


To understand this t-shirt you must first understand this t-shirt you must first understand this t-shirt you must first understand this t-shirt you must first understand this t-shirt you must first understand this t-shirt you must first understand this t-shirt you must first understand this t-shirt you must first understand this t-shirt you must first understand this t-shirt <model> <title> RECURSION </title> </model>

MACHINA T-Shirt Collection available at: KAMIKAZE STORE Tonalรก #47 esquina con Colima Col. Roma COMMON PEOPLE Emilio Castelar #149 Col. Polanco

http://MACHINA.cc


HUFWORLDWIDE.COM


If each of us hires people who are smaller than we are, we shall become a company of dwarfs. But if each of us hires people who are bigger than we are, we shall become a company of giants. What you say in advertising is more important than how you say it. Every advertisement should be thought of as a contribution to the complex symbol which is the brand image. It takes a big idea to attract the attention of consumers and get them to buy your product. Unless your advertising contains a big idea, it will pass like a ship in the night. I doubt if more than one campaign in a hundred contains a big idea.

12


The best ideas come as jokes. Make your thinking as funny as possible. The consumer isnâ&#x20AC;&#x2122;t a moron; she is your wife. The more informative your advertising, the more persuasive it will be. Advertising people who ignore research are as dangerous as generals who ignore decodes of enemy signals.

14


A good advertisement is one which sells the product without drawing attention to itself. Many people –and I think I am one of them– are more productive when they’ve had a little to drink. I find if I drink two or three brandies, I’m far better able to write. Never stop testing, and your advertising will never stop improving. Hire people who are better than you are, then leave them to get on with it. Look for people who will aim for the remarkable, who will not settle for the routine. Good copy can’t be written with tongue in cheek, written just for a living. You’ve got to believe in the product.

16


There is no need for advertisements to look like advertisements. If you make them look like editorial pages, you will attract about 50 per cent more readers. If it doesnâ&#x20AC;&#x2122;t sell, it isnâ&#x20AC;&#x2122;t creative. I do not regard advertising as entertainment or an art form, but as a medium of information. The pursuit of excellence is less profitable than the pursuit of bigness, but it can be more satisfying. Leaders grasp nettles.

18


Advertising is only evil when it advertises evil things. Never write an advertisement which you wouldn’t want your family to read. You wouldn’t tell lies to your own wife. Don’t tell them to mine. Advertising reflects the mores of society, but it does not influence them. You now have to decide what ‘image’ you want for your brand. Image means personality. Products, like people, have personalities, and they can make or break them in the market place. Remove advertising, disable a person or firm from proclaiming its wares and their merits, and the whole of society and of the economy is transformed. The enemies of advertising are the enemies of freedom.

20


POP SOME WOOD

THE HEART ON BY DENIS CARRIER

THE DESIGN LEADER IN SKATEBOARDING™ | SKATEGOLDCOAST.COM


First, make yourself a reputation for being a creative genius. Second, surround yourself with partners who are better than you are. Third, leave them to go get on with it. I avoid clients for whom advertising is only a marginal factor in their marketing mix. They have an awkward tendency to raid their advertising appropriations whenever they need cash for other purposes. I donâ&#x20AC;&#x2122;t know the rules of grammar... If youâ&#x20AC;&#x2122;re trying to persuade people to do something, or buy something, it seems to me you should use their language, the language they use every day, the language in which they think. We try to write in the vernacular. Some manufacturers illustrate their advertisements with abstract paintings. I would only do this if I wished to conceal from the reader what I was advertising.

22


In the modern world of business, it is useless to be a creative, original thinker unless you can also sell what you create. If you ever have the good fortune to create a great advertising campaign, you will soon see another agency steal it. This is irritating, but donâ&#x20AC;&#x2122;t let it worry you; nobody has ever built a brand by imitating somebody elseâ&#x20AC;&#x2122;s advertising. Our business is infested with idiots who try to impress by using pretentious jargon. The advertisers who believe in the selling power of jingles have never had to sell anything. It strikes me as bad manners for a magazine to accept one of my advertisements and then attack it editorially - like inviting a man to dinner then spitting in his eye. Many manufacturers secretly question whether advertising really sells their product, but are vaguely afraid that their competitors might steal a march on them if they stopped.

24


@PFBmexico PFB

pfb.com.mx


Advertising is a business of words, but advertising agencies are infested with men and women who cannot write. They cannot write advertisements, and they cannot write plans. They are helpless as deaf mutes on the stage of the Metropolitan Opera. Does advertising corrupt editors? Yes it does, but fewer editors than you may suppose... the vast majority of editors are incorruptible. What really decides consumers to buy or not to buy is the content of your advertising, not its form. The headline is the â&#x20AC;&#x2DC;ticket on the meat.â&#x20AC;&#x2122; Use it to flag down readers who are prospects for the kind of product you are advertising.

26


ERRR #36

Maybe tomorrow | Abril 2014 | There ainâ&#x20AC;&#x2122;t no such thing as a FREE magazine.


Esto huele artificioso.

30


Mientras se abrazaban, la lluvia se puso a caer, con una rapidez totalmente oriental.

31


Poco y frecuentemente, poco y frecuentemente, y lentamente, lentamente, ese es mi sistema.

32


Ella llevaba sus senos en la mano, dijo Mercier, cogidos por los pezones, entre el Ă­ndice y el pulgar. Pero yo no.

33


Adi贸s vieja gabardina, dijo.

34


La mañana siguiente. El campo. La cabra. La aurora.  

35


Lo perdido, perdido estรก.

36


ÂżQuĂŠ puede decirse de la vida que no haya sido dicho ya? Muchas cosas. Por ejemplo, que le duele el culo.

37


多Acaso sabemos lo que ni siquiera el otro hizo, dijo Camier, todo este tiempo?

38


Si hay algo que yo odio, dijo Mercier, es hablar caminando.

39


Y allí, en una cama mísera y vulgar poseí el cuerpo del amor, poseí los labios…

40


Vuelve muchas veces y tómame…

41


Aquella noche de agosto –¿era agosto?– esa noche… Apenas recuerdo ya los ojos; eran, creo, azules…

42


Como aturdido aĂşn por el placer prohibidoâ&#x20AC;Ś

43


La manos juntas, juntos los labiosâ&#x20AC;Ś

44


No hubiera, en todo caso, durado mucho aquello.

45


Breve fue la buena vida.

46


Un eco de aquellos d铆as me lleg贸.

47


Recuerda, cuerpo, no sólo cuanto se te amó…

48


Los labios aquellos no los encontrĂŠ mĂĄs.

49


Porque se hizo de noche y los bรกrbaros no llegaron.

50


Nadie habría podido vernos. Pero tanto nos habíamos ya excitado que fuimos incapaces de cualquier precaución.

51


Basta una vela.

QuĂŠ esta noche la alcoba

no tenga mucha luz.

52


El ansia de su ilĂ­cito placer se ha saciado. Del colchĂłn se han levantado y aprisa se visten sin hablar. Por separado salen, a escondidas, de la casaâ&#x20AC;Ś

53


Lo perdió para siempre.

Y ahora busca

en los labios de cada

nuevo amante

los labios de aquél…

54


Y cuando las bebidas caras terminaron, cuando eran cerca de las cuatro al amor, felices, se entregaron.

55


Ni te he poseído, ni nunca, creo, te poseeré.

56


La última vez que fui al mar con ella, Silvia se vistió entre los enebros, después del baño, y yo la vi, mientras se hacía deslizar la malla por la piernas, toda rosa y tostada. 57


Camier fue el primero en llegar a la cita. O sea, que a su llegada no estaba Mercier. En realidad, Mercier se le había adelantado una buena decena de minutos. Por lo tanto fue Mercier, y no Camier, el primero en llegar a la cita. Habiendo esperado pacientemente durante cinco minutos, escrutando las distintas vías de acceso que podía tomar su amigo, Mercier se fue a dar una vuelta que debía durar un cuarto de hora. Por su parte, Camier, no viendo llegar a Mercier, al cabo de cinco minutos se fue a dar una vueltecita. Vuelto al lugar de la cita un cuarto de hora más tarde, en vano buscó a Mercier con la mirada. Y es comprensible. Porque Mercier, habiendo esperado otros cinco minutos en el lugar convenido, había decidido estirar las piernas un ratito, por emplear una expresión que era de su gusto.

58


59


60


61


62


Su alegrĂ­a fue, por lo tanto, y por un instante extrema, la de Mercier y la de Camier, cuando, tras cinco y diez minutos, respectivamente de inquieto ganduleo, desembocando simultĂĄneamente sobre el lugar, se encontraron cara a cara, por primera vez desde ayer por la tarde.

63


Nunca le he hablado en su lengua.

64


Me preguntas espera de quĂŠ, respondo: no sĂŠ.

65


El comenz贸 del fin de este amor espantoso, con la nostalgia de todas las horas.

66


Si me pongo a hablar de ĂŠl, ya no paro de hacerlo.

67


68


Démonos el brazo y demos un paseo. El espacio es reducido, pero podría haber sido más reducido todavía. Pon ahí nuestro paraguas, ayúdame a deshacerme de nuestra mochila, así, gracias, en marcha.

69


Ya estรก, dijo, me siento mรกs ligero. Veo un agujero en tus calcetines, dijo Mercier. Me siento mรกs ligero, dijo Camier.

70


71


SOL DE LA TARDE Esta habitación que bien la conozco la han alquilado ahora, ésta y la contigua como oficinas comerciales. Toda la casa la han convertido en oficinas para agentes, comerciantes, compañías. Esta habitación, qué familiar me es. Aquí, cerca de la puerta, había un sofá, y, frente a él, una alfombra turca; al lado, la repisa con dos floreros amarillos. A la derecha, no: enfrente, un armario de espejo. En el centro, la mesa donde solía escribir, y las tres grandes sillas de mimbre. Junto a la ventana estaba el lecho donde nos amamos tantas veces. Estos pobres objetos, estarán todavía en alguna parte. Junto a la ventana estaba el lecho; el sol de la tarde lo cubría. Una tarde, a las cuatro, nos despedimos por sólo una semana… Ay de mí, esa semana duró para siempre.

72


73


Giovanni caminó en silencio hasta mi casa. Mientras yo abría el portón, me preguntó si podía seguir viéndome y yo le dije que claro que podía verme: soy de carne, le dije con el tono de toda la velada, no soy un espíritu invisible.

74


75


SI UBICAS A ALGUIEN QUE TE ATRAE EN GRUPO, ¿CÓMO TE LE ACERCAS? Diciendo algo completamente fuera de lugar. Llevando una hermosa y romántica botella de cloroformo en la mano. Diciendo la palabra mágica “música”. De la manera más rara e incómoda posible. Con una pregunta extraña.

76


77


Conocía los arranques de humor, los arrebatos de alegría de Silvia, aquella dulzura brutal y repentina que la envolvía toda sin esfuerzo, como la llama envuelve a un tronco.

78


79


NO SE DEBE CONFIAR EN EL AMOR

alguien que apenas acabamos de conocer? La explicación es simple: porque el “amor” nos engaña. Cual-

“El amor es ciego”. Ese poético, emotivo y delicado

quier coincidencia en gustos o hábitos, por más nimia

dicho es en realidad un eufemismo para abrirnos los

que sea, al ser procesada por un cerebro embotado

ojos al hecho innegable de que el amor es en realidad

por los efluvios de endorfinas relacionadas con la

imbécil. No importa cuánto te hieran y te humillen,

excitación amorosa, genera la emisión de pensamien-

o cuántos vicios o defectos tenga tu pareja, si estás

tos que colocan a la pareja como “el amor de mi vida”

verdaderamente sumergido en ese estado hormonal y

o “mi alma gemela”, permitiendo todo esto que se abra

emocional conocido como “amor”, tendrás la capacidad

el camino para lo que la naturaleza quiere de nosotros:

de crear una realidad alterna en la que todo, absolu-

sexo y reproducción.

tamente todo, funciona a la perfección. Una realidad alterna llamada “felicidad”.

¿Es justo decir entonces que el amor es una especie de engaño biológico al que nuestro cuerpo nos

Como ejemplo bien se puede tomar el video de los

somete, sin avisar, activando mecanismos que están

veinte extraños que se besan por primera vez. El clip

meramente relacionados con la procreación? Las evi-

ha invadido absolutamente todos los rincones del

dencias médicas parecen mostrar que algo de verdad

Internet y se ha reproducido (hasta el momento en que

hay en eso, y que el amor es un coctel compuesto

se escribió este texto) 63 millones de veces. He aquí la

por 5 hormonas principales: adrenalina, dopamina,

primera señal. Para que alguien quiera ver un video en

serotonina, oxitocina y vasopresina; las cuales actúan

Youtube debe, cuando menos, tener una idea precon-

en tres regiones principales del cerebro: el área ventral

cebida de lo que va a presenciar. En el frenetismo vital

tegmental, el núcleo accumbens y el núcleo caudado;

que nos envuelve, nadie va a gastar más de un minuto

orillándonos a comportamientos extremos y fuera de

de su precioso tiempo en algo que no conoce con

nuestro control a los que solemos llamar “amor”.

anterioridad o que cree que no va a disfrutar. ¿Por qué entonces 63 millones de personas habrían de querer

Años después, cuando las hormonas son sustituidas

ver un video con el título “First Kiss”, al que evidente-

por la rutina, es cuando el enamorado comienza a des-

mente han llegado por blogs o páginas que comentan

mitificar a la pareja y a asimilar que su “media naranja”

el hecho de que los besantes son personas que jamás

es en realidad un patán o una tarada. ¿El resultado?:

se habían visto antes? La respuesta es sencilla: porque

rupturas, divorcios e infidelidades.

todos nos identificamos con la potente sensación de un primer beso con un(a) extraño(a).

¿Devastador? ¿Desesperanzador? Para algunos seguramente lo será, sin embargo, tal vez sea mejor

80

Ese efluvio hormonal que se desata cuando tocamos

asimilar nuestra condición de bestias sexuales y

unos labios desconocidos, incrementado por la

emocionalmente inestables, para poder sacar el mejor

adrenalina asociada al descubrimiento de algo nuevo,

partido de ese sinsentido al que llamamos vida y así,

da como resultado que esa primera fase del enamora-

acompañados por nuestras limitantes, por nuestras

miento sea la más intensa y la más placentera, no sólo

inseguridades y por nuestra estupidez, vendarnos los

en un nivel meramente físico sino también intelectual.

ojos para sumergirnos eternamente en el maravilloso

¿Cómo puede haber una conexión intelectual con

espejismo de la felicidad.


81


Giovanni caminaba a mi lado. De cuando en cuando tropezaba en el pedregoso camino y me miraba. Ya antes, en el tren, había estado mirándome en silencio, y yo me preguntaba cómo podía estarse allí sin hacerme preguntas.

82


83


Entonces Silvia se puso de pie y se acercó a la chimenea. Puso el pie sobre la piedra enrojecida y miró el fuego. Tocó las brasas con la punta del zapato. Tenía el pelo caído sobre los ojos. Yo tenía ganas de gritar algo. ¿Pero qué?

84


85


Quién sabe qué había descubierto, qué había comprendido Giovanni. Me sorprendí por el hecho de no habérselo dicho todo. Entonces le decía muchas cosas, inclusive terribles, pero acerca de lo que había acontecido le contaba cosas verdaderas y cosas no verdaderas.

86


87


MI corazón latía con fuerza, y oía latir el de Silvia. Ya no me importaba nada de nada. Me sentía infeliz y desesperado por hecho realmente esa cosa irreparable. Esta vez Silvia lo sabía.

88


89


SI EL PRIMER BESO SABE MAL, ¿TE VAS O TE QUEDAS? Me voy... Me voy. Yo me quedo. Me voy. Te vas. Hay que huír, rápidamente. Me voy. Me quedo. Me voy. Me largo.

90


91


Un halcĂłn planeaba en cĂ­rculos en el aire. Giovanni se detuvo, mirando como si olfateara en el cielo el sentido de mis palabras. Yo dije: Me causa un efecto curioso volver a encontrarme metida aquĂ­.

92


93


Silvia no quería perderme. Era verdad que, estando a mi lado, para ella el mundo seguía su curso. Pero desgraciadamente también era verdad que Silvia vivía en mundos distintos, y queriendo ser sincera con todos, ella misma se reducía a no ser nada; y esto la hacía sufrir y agitarse.

94


95


“¿Por qué no nos fuimos Giovanni?”, me repetía todo el día dentro de mí mientras iba dando vueltas por la feria. Había alboroto, mucho calor, vasijas de barro cocido color marrón, vasos decorados, garbanzos asados.  

96


97


Esperé a Silvia todo aquél día y, como suele ocurrir, pasé por estados de ánimo que ya conocía, como cuando estaba solo y la buscaba por todas partes. Pero ahora Silvia estaba realmente en todas partes, y pasé el día mucho más cerca de ella que si le hubiera estado hablando.

98


99


no sabíamos quizá lo que sería la ocasión para extraviarnos sin pensar que los edificios como los árboles tienen raíces que tuvimos que lanzar

100


sin coraza no dejamos pasar la ocasi贸n del sonido que una vez tenso nos llev贸 por el aire

101


la ocasi贸n cuando t煤 que volabas hacia la interminable llamarada de la vida y en mis deslizamientos animaba los pasos como sea

102


la ocasi贸n en que los tejidos los nervios y la sangre carburaron de tal modo la cosa que la piel vibr贸

103


LOS DESCONOCIDOS La historia suele ir más o menos así: Estás en la fiesta

Quieres verlo de nuevo. Se ven muchas veces de

de lanzamiento de una revista, conoces a la mayoría

nuevo, hasta dividen los gastos de condones y cuartos

de los asistentes vía Facebook, Twitter o Instagram;

en partes iguales. Pero cuando tus amigos te pregun-

se han comunicado a través de likes y no está claro

tan si sales con alguien respondes simplemente que

si tienes que saludarlos, de no ser por el alcohol la

no. Porque no sales con él, no van al cine, no salen a

situación sería insoportable. De pronto te das cuenta

pasear los fines de semana, no lo llevas a las fiestas

de que alguien te observa con insistencia, sostiene la

familiares, porque, en fin, no te importa lo que piense

mirada durante un microsegundo y regresa a su vasito

de ti ni lo que piense en general.

de mezcal. Merodeas, te unes a un grupo de semidesconocidos. La mirada persistente continúa y en alguno

Pasan unos meses hurgándose los cuerpos, sabiendo

de esos microcruces aparece por fin una sonrisa. Está

poco acerca del alma o las rutinas del otro. Conoces

hecho. Una hora después están fumando afuera de la

bien la fuerza de sus dedos, de sus brazos, de su len-

fiesta, contándose pequeñas confidencias y rozándose

gua y su cadera. Puedes identificar por la cadencia de

como por accidente. Como primera señal factible de

sus gruñidos cuando está a punto de “terminar”, el sexo

interés mutuo intercambian números de teléfono pero,

sigue siendo bueno, pero esto no es amor y ya comien-

¿quién quiere someterse a esos tediosos rodeos virtu-

zas a extrañar las malas cogidas y las peleas con tu ex

ales que pueden esfumarse para siempre en un “Visto

novio. Esta historia está a punto de terminar.

y nunca jamás respondido”? Mejor te lo llevas a casa de inmediato, tal vez mejor a un hotel. Llevarlo a casa implica que en algún momento va a ponerse a curiosear entre tus fotos, tus libros, tus películas, tus zapatos y tu vida. Aún si no es del tipo curioso corres el riesgo de exponer al primer vistazo que no haces la cama, que no levantas la ropa sucia del suelo y que no cuidas muy bien de tus plantas. Motel, definitivamente. Así comienzan su historia, en un hotel de paso con paredes y techo de espejo. El encuentro es exitoso: cara contra la pared, contra la cama, contra el piso de una suciedad alarmante; piernas abiertas, cerradas, elevadas, cruzadas; pudor ausente, armonía de alaridos y mucosa. Luego vestirse para ir a dormir cada quien en la propia cama.

104


我 的 船 正 在 起 飞 THIS PAGE IS NOT FOR SALE

www.errr-magazine.com 105


pero no todo se resuelve en el cielo y el que queda solo se pregunta luego de despegar su resto d贸nde ha quedado justamente la ocasi贸n

106


quien ignora detesta pero no puede sustraerse

107


por las noches los dĂ­as son la ofrenda compartida aĂşn en el hueco del refrigerador que ha sido removido

108


quien vaga mira las nubes y en cada una engancha otro eslab贸n viejo o nuevo no importa est谩 cargado de ella y a煤n en la paralela o la equidistante el tiempo es para ambos el mismo y la ocasi贸n una oportunidad una promesa

109


no te vas porque nunca te fuiste el fuego y la danza estรกn trenzados desde antes

110


los arrebatos forman parte y rechazarlos no puede sino lastimar

111


sostuvimos así la ocasión y cada nuevo encuentro cada vez que el frío nos mordía inventamos un edredón de plumas

112


todos esos momentos en que no estuve ahĂ­ cuando sabĂ­a que aplastada por las discordancias una caricia suave bastarĂ­a

113


si uno no mejor ya le por cuanto estaba

114


la ocasi贸n no se agota cuando y el retrovisor nos deja ver el

115


cuantas veces urgentes subimos la escalera lo que creĂ­a que era no hasta cuando a travĂŠs de ti: quien comparte una ostra comparte una era

116


en mĂ­ ahora opera el proyector de diapositivas y el carrusel persigue en cada grupa donde no estĂĄs nadaba tu pelo entre burbujas mientras el poema de Godard nos decĂ­a: en ese estado

que una vida merezca

ser vivida

117


una vez no es lo que aparentemente cuando si hubiese sería eso acá no por cuanto la ocasión juntos

118


la luz sopl贸 una esfera d贸nde un azul dos manos una boca nadie salvo nosotros te das cuenta y el meridiano igual que la ocasi贸n si lo buscamos

119


alguien: un fragmento no debe ser una peque単a ----- completamente separada del ----- que lo rodea y estar ----- erizo (Schlegel)

120


¿QUIEN TE TRAICIONA ES UN _________________? Puto. Maldito. Culebro. Mal recuerdo. Infelis con s. Una huella en la arena. Bastard. Idiota. Traicionero. Tonto. Traidor. Un maestro que me enseña una gran lección. Débil mental. Yo no tengo enemigos, sólo amigos que me odian. Despreciable. Nada.

121


sucede y alrededor de eso hay otros estratos donde tambiĂŠn algo mĂĄs que incluso un cometa

122


desde por acá más o menos a lo siguiente le dices pero para donde aquí no es suficiente uno dos dos y uno es también la ocasión la intermitencia remite y si uno ha ido volver

123


los plop plap plop besos me hacen

124


lo que yo te tú no vas a ver que tú a mi

125


126


cada descenso contigo es un ascenso la ocasi贸n y

127


128


aunque asĂ­ por si acaso nada se comprueba hasta sin como cuando no se ve

129


130


¿CÓMO SABES QUE ALGUIEN YA ENTRÓ EN TU VIDA? Te hace sufrir. Decides no tener comunicación y la persona no desiste. Haces skype con ella durante un mes y de repente viaja de otro país para estar contigo. Reprobando el semestre. Van a conciertos juntos, se van de peda juntos, hasta que te das cuenta que juega con tu mente. Cuando está, regresa, se vuelve a ir...

131


132


lo que yo te tú no vas a ver que tú a mi

133


la ocasi贸n frente a ti probablemente sin restricci贸n un cascabel seguimos

134


Casi todas las personas viven la vida en una silenciosa desesperaci贸n.

135


Cualquier hombre que tenga m谩s raz贸n que sus pr贸jimos ya constituye una mayor铆a de uno.

136


Es tan difĂ­cil verse a uno mismo como mirar para atrĂĄs sin volverse.

137


Hay momentos en que toda la ansiedad y el esfuerzo acumulados se sosiegan en la infinita indolencia y reposo de la naturaleza. â&#x20AC;&#x192;

138


Hay muchos que se van por las ramas, por uno que va directamente a la raĂ­z.

139


140


141


142


143


Jamás hallé compañera más sociable que la soledad.

144


La mayor铆a de los lujos y muchas de las llamadas comodidades de la vida no s贸lo no son indispensables, sino que resultan un obst谩culo evidente para la elevaci贸n espiritual de la humanidad.

145


Las cosas no cambian; cambiamos nosotros.

146


Lee los buenos libros primero, lo mรกs seguro es que no alcances a leerlos todos.

147


Las fronteras no son el este o el oeste, el norte o el sur, sino allĂ­ donde el hombre se enfrenta a un hecho.

148


149


S贸lo una cosa es necesaria. La gran soledad interior.

150


151


TambiĂŠn es bueno amar, porque el amor es difĂ­cil.

152


Los hombres tienen soluciones fáciles para todas las cosas convencionales; las más fáciles de las soluciones fáciles. Es claro, por lo tanto, que debemos buscar lo difícil. Cada cosa que vive tiende a ello.

153


Todo lo que resulta de las uniones turbias, que deben su confusi贸n a la prisa, no puede ser sino convenci贸n.

154


AquĂŠl que se esfuerza por reconfortar, con palabras sencillas y en calma, que a veces tranquilizan, vive tambiĂŠn la dificultad.

155


156


El amor de un ser humano por otro es probablemente la prueba más difícil para cada uno de nosotros; es el más alto testimonio de nosotros mismos; es la obra suprema en la que todas las demás no son más que preparativos.

157


El amor no es entregarse de inmediato, ni unirse a otro. (¿Qué sería entonces la unión de dos seres todavía imprecisos, inacabados, dependientes?).

158


159


160


Wherever there is great property, there is great inequality.

161


Inclinados a no ver en el amor mĂĄs que un placer, los hombres lo han hecho de fĂĄcil acceso; un buen mercado, sin riesgos, como un placer de feria. â&#x20AC;&#x192;

162


163


164


Adi贸s a nadie. Ni siquiera a ti.

165


Esta noche vamos a tomar algo muy fuerte. Un plato chino, por ejemplo.

166


167


168


Esto es todo. No tengo nada mรกs que decirte. Ni una sola palabra mรกs. Nada que decir.

169


No hay Ăşltimo beso.

170


171


172


No pienso en nadie. Se ha terminado lo que queda. TĂş tambiĂŠn.

173


No tardes mucho en pensar en mĂ­.

174


175


176


Antes y ahora existe el amor entre tú y yo. La muerte y el amor. Será lo que tú quieras, lo que tú seas.

177


Quiero hablar de alguien.

178


179


P.S. Oh, stop it.

180


Estar juntos es el amor, la muerte, la palabra, dormir.

181


No sé muy bien quién soy. Estoy con mi amante.

182


183


184


Bailar es un estado del individuo.

185


IMĂ GENES 30-55

Sarah Bernhard sarahbernhard.de

56-68

Heiner Luepke heinerluepke.com

71-103

Š Nina

106-128

Sveta Gracheva careenin.tumblr.com

134-145

Sergi Serra Mir sergiserramir.com

146-152

Florence Stadelmann flickr.com/photos/98900070@N05

154-185

Martin Petersen aloversdiscourse.com

Zivkovic / Stocksy United stocksy.com/ninazivkovic | ihardlyknowher.com/ninazivkovic/big


Alice: How long is forever? White Rabbit: Sometimes, just one second. ―Lewis Carroll, Alice in Wonderland There’s only one instant, and it’s right now. And it’s eternity. ―del guión de la película Waking Life

piedras de arena yo nunca había hecho piedras de arena, era mi primera vez. sentados frente al mar, cada uno empuñó un poco de arena mojada en sus manos. había que amasarla lento pero con firmeza para que no se de desbaratara en el primer movimiento. moldearla y palparla. darle pequeños golpes firmes en cada uno de sus lados. tú eras el experto. yo observaba y aprendía de tus movimientos precisos. el puño de arena en mis manos ya se había convertido en una bola llena de grumos. se sentía pesada pero frágil. comenzamos a recubrirla con arena seca. la lanzábamos de una mano a otra y la acariciábamos para limarle sus asperezas hasta dejarla completamente lisa. la plasta de consistencia lodosa ya era compacta y sólida. la mía se había convertido en un huevo con textura aterciopelada. la tuya era una esfera del doble de tamaño que la mía. cada uno con su piedra de arena entre las manos. había que celebrar, eran preciosas. parecían tesoros a los que había que contemplar en silencio. entonces las rodamos hacia el mar y las contemplamos en silencio.

– Andrea Belmont


TEXTOS David Ogilvy ogilvy.com

12-26

Samuel Beckett fragmentos del libro Mercier y Camier, Lumen

30-39, 58, 63, 69

Constantino Cavafis fragmentos del libro Poesía completa,

40-56, 72

Alianza

Cesare Pavese y Blanca Garufi fragmentos del libro Fuego

57, 74, 78, 82-88, 92-98,

Grande, Lumen

Entrevistas facebook.com/the.errr.magazine

76, 90, 121, 131,

Jesús Iglesias twitter.com/Cherchtheirish

80,

José Luis Bobadilla mulablanca.com

100-103, 106-120, 122-129, 133, 134

Marbrisa Ter-Veen twitter.com/marbrizsa

104

Henry David Thoreau fragmentos del libro Walden,

135-148

La desobediencia civil, Diarios

Rainer Maria Rilke fragmentos del libro Cartas al joven poeta,

150-162

Premiá editora

Margarite Duras fragmentos del libro Esto es otro, Ollero & Ramos

64-67, 165-185


La vida no es otra cosa que una suma indiscriminada de convergencias y divergencias. Lo que une a algunos separa a otros. La vida es una fiesta pero también una debacle. Sartre escribió en una de sus obras que el infierno eran los otros. Pero uno mismo también, desde un punto de vista, es otro. Al final, el infierno somos todos y, sin embargo, entre amigos se planea un viaje, dos amantes se refugian en su afecto, unos novios se separan para siempre, se reconcilian, uno enfrenta lo que ha hecho, lo que hará. La soledad es un encuentro también con uno mismo. Estos problemas acompañan al hombre desde hace mucho. A mediados del siglo doce, el poeta austriaco Der von Kürenberg, escribió:

Yo crié a un halcón durante más de un año.

Cuando lo tenía domesticado como quería

y cuando había adornado sus plumas con oro,

voló al cielo y huyó a otro país.

Desde entonces he visto al bello halcón volando:

lucía listones de seda en sus pies,

y su plumaje era todo rojo y oro.

¡Qué Dios una a quienes se aman de corazón! Encuentros y desencuentros, más allá de la forma que encarnen, son lo que se puede. Breves o de larga duración, intensos o dispersos, uno no puede si no buscar, desde la libertad de todos los implicados, como dijera el poeta norteamericano Robert Creeley en su Autobiografía, por sobre el amor, el sexo o la amistad, una compañía.

– José Luis Bobadilla


ERRR Dirección y diseño

Abel Ibáñez Galván abel@errr-magazine.com

Edición de fotografías

Andrea Belmont andrea.belmont@errr-magazine.com

Edición de textos Publicidad Online

José Luis Bobadilla joseluis.bobadilla@errr-magazine.com Josué Ríos josue.rios@errr-magazine.com Iván Maverick ivan.maverick@errr-magazine.com

Los derechos de las obras publicadas en esta edición de ERRR son propiedad de sus autores y no podrán ser reproducidas sin los permisos correspondientes. Número de certificado de reserva de derechos al uso exclusivo del título 04-2011072814063900-102. ERRR es una publicación para mayores de 18 años de edad.


Hoy me tomaré el día para escribir un poema. Un buen poema. Un largo y caluroso poema. Empezará así: Un caballo atropella a una gallina y ésta fallece brutalmente. Se le rompe la cabeza.

– Abel Ibáñez Galván


Agradecemos el amable y generoso apoyo de las instituciones culturales y educativas que facilitaron la producci贸n de esta edici贸n de ERRR.


ERRR No. 36  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you