Page 23

la importante relación que existe entre la experimentación y la realización, entre lo visceral y lo racional que supone todo acto creativo. El 12 de enero de 1960, convencido en el poder de la levitación, el artista francés saltó al vacío –literalmente– desde el segundo piso de la casa de su amiga y dueña de una galería, Colette Allendy. Klein realizó el performance (sin colchón que lo atajara) en la casa parisina frente a Colette y el amigo de ambos, Bernardette Allain. El resultado de aquel impulso incontrolable fue un esguince en el tobillo y el precedente inmediato del arte del performance. Meses después Klein repetiría la hazaña, esta vez desde el segundo piso de una casa frente al club de judo al cual pertenecía. A diferencia del primer salto, en ésta ocasión sus amigos del judo lo esperaban en la calle con una lona entre las manos para amortiguarle la caída. En octubre de 1960 el fotógrafo Harry Shunk haría el fotomontaje que crearía la impresión de un Klein que salta, sin ningún tipo de asistencia, desde un segundo piso. La ironía en la documentación de la acción performativa se encuentra en la planeación con base en un acto espontáneo, el deseo irreprimible de saltar desde un balcón. Klein logró construir la percepción de una acción que atentaba contra su vida, lo cual de alguna manera conjuró la necesidad de ejecutarla en la vida real. La imagen sugiere superpoderes, aunque también es la foto de alguien

break.fast 23 | no.(0)

ERRR No. 00  
ERRR No. 00  
Advertisement