Issuu on Google+

Anacarsis De Wikipedia, la enciclopedia libre Saltar a navegación, búsqueda Anacarsis el Escita, filósofo (499-428 a.C.) Es muy poco lo que se sabe sobre Anacarsis. Era un príncipe escita (pueblo al sureste de la actual Rusia que, hacia el siglo VII a. C. , conquistó una región al norte del Ponto Euxino) y viajó mucho por Grecia, adquiriendo reputación de sabiduría. Al pasar por Atenas visitó al legislador Solón. Tras conseguir la difícil amistad del famoso jurista griego, Solón le explicó que los hombres cumplen los contratos cuando ninguno de los que los firman tiene interés en quebrantarlos, y al unir las leyes que él había creado con los intereses de los ciudadanos, él había hecho leyes que nadie tendría interés en quebrantar, ya que tendría más interés para ellos observarlas que desobedecerlas. Anacarsis no estuvo de acuerdo y le reprochó la ingenuidad de creer que sus leyes iban a contener las injusticias y frenar la codicia de los ciudadanos, para lo cual comparó las leyes a meras telas de araña, que rompe cuando quiere el fuerte y poderoso como un pájaro o un insecto fuerte, mientras que sufren los débiles como mosquitos su rigor. Plutarco, que es quien cuenta la anécdota, se inclina a pensar que Anacarsis andaba más en lo cierto que Solón al respecto. También se consevan de él algunas máximas sobre ética: "Es un gran mal el no poder sufrir mal alguno; es menester sufrir, para sufrir menos". "El primer trago se sirve por la salud, el segundo por placer, el tercero por vergüenza, y el cuarto por locura". "La vida da tres especies de fruto: el placer, la embriaguez y el arrepentimiento".


Anacarsis