Page 1

ÐÙ»#ª mdw-ntr Iniciación a la gramática por


Iniciación a la gramática Los egipcios distribuían los signos dentro de unas cuadrículas imaginarias.

De

ahí

que

muchos

egiptólogos

dividan

los

jeroglíficos –de acuerdo a su forma y a la sección o espacio que ocupan

dentro

de

la

carátula—en

cuadrados,

verticales,

horizontales y pequeños. Los verticales abarca un rectángulo vertical[

, , ].

Los horizontales ocupan un rectángulo horizontal [

,

].

Los cuadrados, como su nombre indica, abarcan una carátula completa [

,

].

Mientras que los pequeños una cuadrícula o cuarta parte de un cuadrado [

,

,

].

Una cuadricula puede estar cubierta por dos signos horizontales [

] o en raras ocasiones tres, dos signos verticales [

]o

por cuatro pequeños [

].

Los signos horizontales

y pequeños, en ocasiones solitarios

ocupan el centro de una caratula. Casi al final de las palabras o entre ellas. Este sistema de escritura en caratulas se estableció de manera firme ya desde la Primera Dinástica.

Dirección de la escritura Los caracteres egipcios se escribían en columnas verticales y en

renglones horizontales. Cuando se escribían en columnas se hacían sólo de arriba hacia abajo. Desde el cielo hacía la tierra,


desde Dios hacía el hombre. A fin de cuentas había sido un regalo de Dios. La dirección de la escritura una vez era de izquierda a derecha (distrorsa) como la nuestra, y otras de derecho a izquierda (sinistrorsa)

como en los sistemas semitas –hebreo, sirio,

arameo y árabe entre otros-. La dirección de la escritura dependía siempre de los cánones estéticos y mágico –religiosos establecidos y en última instancia del interés practico de los escribas. El sentido correcto de la escritura, por ende, del orden de lectura, podemos saberlo de una manera muy sencilla: observando hacia

donde

miran

las

figuras

de

animales,

determinados objetos dibujados de perfil.

personas

y


Cuando se encuentra un signo encima de otro, por regla general se leerá primero el de arriba, salvo en algunas pocas excepciones donde unas parecen responder al deseo de conseguir un cierto equilibrio estético y otras a determinadas normas mágicoreligiosas.1

Los signos fonéticos Los signos o carateres que expresan un sonido concreto reciben el nombre de fonogramas (del griego fonos

gramma

sonido y

signo) o grafemas. En la lengua egipcia estos se

dividen en cinco tipos:

Los signos Monoconsonánticos o Unilíteros. Son los signos de una sola consonante o sonido. Llamado vulgarmente como ―alfabeto egipcio‖, pero no es más que un sistema de ordenación de los signos más importantes o empleados más habitualmente, y que nos hacen más sencillo nuestra traducción de los jeroglíficos.

1

Más adelante entraremos en las distintas clasificaciones y excepciones.


Los signos Biconsonánticos o Bilíteros Son los signos de dos consonantes o sonidos. Normalmente, a cada jeroglífico se le asigna un valor fonético, aunque algunos tienen más de uno. Además, algunos sonidos se pueden representar con diversos jeroglíficos. Digamos que todas las palabras tienen determinativos, y algunos tienen varios.


Los signos Triconsonánticos o Trilíteros Son los signos de tres consonantes o sonidos.

Los signos Tetraconsonánticos o Tetralíteros Son los signos de cuatro consonantes o sonidos.


Además podemos encontrarnos con casos en los que varias palabras tengan la misma representación consonántica por lo que nos sería difícil poder diferenciarlas entre sí. Para ello se idearon los determinativos genéricos, signos que al final de una secuencia fonética, generalmente, nos permiten encuadrar una palabra dentro de un grupo semántico. Así nos encontramos con ddd no sabríamos si se trata de ―permanecer‖ o de ―sufrir‖. El escriba añade un determinativo aclaratorio: mientras que

―permanecer‖,

―sufrir. Los determinativos no se

transliteran. Digamos que no todas las palabras tienen determinativos genéricos y que algunas tienen varios.

Para concluir, es necesario conocer que hay signos fonéticos uniconsonánticos que tampoco se tranliteran, son los llamados complementos fonéticos, signos que ayudan al reconocimientos de

los

bi-tri-tetraconsonáticos

consonantes. Así el biconsonantico de

y de

los dos [

repitiendo

aA

alguna

de

sus

puede acompañarse

, por cualquiera de ellos [

],

] o ninguno, aunque hay preferencias según la

palabra. En todos los casos se translitera como

aA,

nunca como

.

Para

saber

dónde

finaliza

una

palabra

buscaremos

sus

determinativos genéricos que son los últimos signos de la misma habitualmente. Las palabras que no tienen determinativos se aprenden con el uso.


Los signos no pertenecen estrictamente a una categoría u otra, sino que se encuadrarán en una u otra categoría dependiendo de la palabra, esto es lo que dificulta en parte su estudio.

Lectura Al tratarse el egipcio de una lengua muerta, no se conoce en profundidad su pronunciación exacta. Para entendernos se ha consensuado el siguiente método: 1.

Los primeros signos uniconsonánticos se pronuncian como

vocales de la siguiente manera:

y

como ―a‖,

como ―i‖ y

d como ―u‖. 2. Para enlazar las consonantes que no tienen los signos anteriores entre ellas se intercala una [e]. Así como ―n[e]f[e]r‖ nefer.

nfr lo leemos

Curso de jeroglificos Egipcios - Parte 2  
Curso de jeroglificos Egipcios - Parte 2  

Curso de jeroglificos egipcios - Parte 2

Advertisement