Issuu on Google+

LA ELECCIÓN DE ASIENTO EN EL SALON Y LAS PERCEPCIONES QUE  TIENE EL PROFESOR DE LOS ESTUDIANTES. Este estudio trata del rol de la posición del asiento en la formación de los juicios  evaluativos que los maestros hacen de los estudiantes. Existen dos líneas de  investigación, una concerniente a la participación en el salón de clases y la otra  concerniente con el logro en el salón de clases, ambas sugieren que la posición del  asiento que ocupan los estudiantes influye en los juicios de los maestros acerca de los  estudiantes. Uno de los mas confiables hallazgos acerca de la elección del asiento en investigación  educacional es la relación entre localización del asiento y la participación en clase.  Los estudiantes sentados hacia las porciones frontal y central del salón participan  mas que aquellos sentados hacia la parte trasera y lateral del salón de clase.  Reflejando esto existen hallazgos que mencionan que los alumnos predispuestos hacia la  alta actividad verbal prefieren y eligen asientos hacia la parte frontal y central del salón  de clases mientras que sus contrapartes quienes no son tan disposisionalmente verbales  optan por asientos hacia la parte trasera. La participación en clase esta a su vez  relacionada a impresiones positivas del maestro hacia los estudiantes. Los  estudiantes verbalmente activos son típicamente considerados mas favorablemente  que sus mas quietos contrapartes. La posición de asiento esta asociada con  participación y la participación esta asociada con las impresiones positivas del maestro,  de esto se sigue que la posición del asiento debe por si misma relacionarse con las  impresiones que los maestros se forman de los estudiantes. Una línea similar de razonamiento existe cuando el logro correlacionado con la  posición del asiento son considerados. Cuando la distancia física de los estudiantes  hacia el instructor se incrementa, sus logros parecen decrecer. Dando una asociación  entre logros estudiantiles y juicios de los maestros de estos logros, la posición del asiento  en su relación con el logro debe también relacionarse a las percepciones que los maestros  tienen de los estudiantes.  Becker, Sommer, Bee y Oxley (1973) proveen de algo de apoyo limitado a la relación  esperada entre elección de asiento y juicios que se forman los maestros de los estudiantes.  En su estudio, los estudiantes percibieron a aquellos que se sentaron al frente de los  salones como mas interesados en la clase y como poseedores de una mas grande  probabilidad de obtener buenas calificaciones que sus iguales que se sentaron en la parte  trasera del salón de clase. Sin embargo, en este estudio, los estudiantes y no los maestros  fueron usados como jueces. Lo mas importante es que el actual desempeño estudiantil  puede haber sido confundido con la posición del asiento desde que las evaluaciones  fueron hechas entre estudiantes (que ya se conocían) relacionados. Variables tales como  atractividad y desempeño previo podrían influir en el efecto observado excluyendo  cualquier clara atribución a la posición del asiento en clase. El presente estudio busco  valorar los juicios que se forman los maestros de los estudiantes asociándolo con la  variación de la localización de asientos controlada por el potencial de confusión del  actual desempeño estudiantil. En este estudio los maestros se presentaron con una lista de 


asientos en donde la elección del asiento de un estudiante vario desde el frente hacia atrás  del salón. A los maestros se les pidió evaluar a ese estudiante.  Otras dos piezas de información acerca de los estudiantes fueron presentadas para  proveer a los maestros evaluadores con un mas rico y mas complejo conjunto de entradas  de estímulos para formar juicios. La primera fue el sexo de los estudiantes. La  investigación sugiere que ahí puede haber una influencia entre maestros favorable en  elemental y segundo año hacia los estudiantes femeninos, aunque los estudiantes  masculinos han sido observados como mas participativos en los salones que los  estudiantes femeninos. La segunda pieza de información fue el grado académico de los  estudiantes. El grado o nivel académico puede potencialmente afectar las  percepciones que se forman los maestros de los estudiantes en conjunción con la  posición del asiento. El estudiante de mayor grado de la escuela secundaria sentado en la  parte trasera puede ser considerado problemático mientras que un estudiante de segundo  grado en la secundaria puede ser observado como tímido simplemente.  El asunto final examinado en este estudio fue el efecto que la ansiedad de comunicación  social de los maestros tiene sobre los juicios que ellos se forman de los estudiantes. Un  cierto numero de estudios indican que existe un rol importante de la ansiedad dentro y  fuera del salón de clases. Pocos estudios, sin embargo, han probado su rol en la  formación de juicios o percepciones las cuales teoreticamente confían en variables  directamente relacionados a lo que este propósito indica. La ansiedad socio­comunicativa  puede afectar procesos de juicio usados por la gente cuando el juicio sobre el que esta  basado el estimulo importante esta directamente relacionado a la comunicación o a la  actividad social tal como la participación (en clase). Dada la relación entre posición de  asiento y participación, los maestros quienes justo en una ansiedad asociada con  participación pueden diferir en sus juicios de los estudiantes sentados en diferentes partes  del salón de clases. A lo largo de similares líneas de razonamiento Schwebel y Cherlin  (1972) encontraron que los maestros que difirieron en tendencias de deseabilidad social  juzgaron de manera diferente a los estudiantes sentados en el mismo lugar de acuerdo con  la naturaleza teórica del constructo de búsqueda de aprobación.  METODO Sujetos: 189 maestros en un área de tres estados participaron en el proyecto. Todos  tuvieron al menos un año de experiencia en enseñanza no supervisada y enseñaron en  niveles que variaron desde preescolar pasando por 12º grado. Debido a problemas  administrativos solo 145 de los maestros fueron capaces de completar la medida de  ansiedad socio­comunicativa. Por tanto la muestra para aquella porción de la  investigación fue mas pequeña. No existieron diferencias significativas, sin embargo,  entre la muestra mas grande y la sub­muestra sobre el marco o variables evaluativos. PROCEDIMIENTO El diseño de la mayor parte del estudio fue un modelo factorial 2X2X3. El primer factor  fue la posición del asiento del estudiante hipotético ( al frente o atrás). El segundo fue el 


sexo del estudiante (masculino o femenino). El tercero fue su grado académico (segundo,  séptimo o décimo primero). Cada maestro recibió un folleto conteniendo instrucciones, manipulaciones y medidas  dependientes. A los maestros se les dijo que ellos encontrarían un dibujo de un arreglo de  asientos de un salón de clases. Después de examinar las cinco filas por cinco columnas  del arreglo del salón ellos evaluaron a un ocupante identificado en el dibujo del salón  sobre una serie de escalas evaluativos. De acuerdo con los hallazgos de Wulf (1977), a  los maestros se les dijo que “en cada caso, la persona a quien tu evaluaras eligió ese  asiento libremente”. A los maestros se les dijo que el grado del nivel del estudiante era  segundo, séptimo o décimo primero. En el dibujo del salón un asiento ya sea en el frente  o en la parte trasera fue marcado con líneas oscuro profundo y un nombre masculino o  femenino fue impreso dentro de este. Dos nombres femeninos (Pam y Ann) y dos  nombres masculinos (Jim y Bill) fueron usados como estimulo para evitar prejuicios  asociados con un nombre particular. Cada sujeto, en otras palabras, tuvo la misma  posibilidad de responder a Pam, Ann, Bill o Jim. Análisis preliminares revelaron que no  existen diferencias significativas debido al nombre dentro de la condición de sexo y que  por tanto las respuestas a ambos nombres dentro del sexo estuvieron combinadas. En el  dibujo, el estimulo de asiento fue localizado ya sea en el área frontal­central del salón de  clases o en la parte trasera. Cuatro diferentes asientos en cada área fueron usados como  estimulo para evitar cualquier confusión con una localización particular dentro de una  condición. Por tanto, por ejemplo, un maestro en la condición frontal tuvo la misma  oportunidad de evaluar cualquiera de cuatro diferentes asientos. Desde que análisis  preliminares sugirieron prejuicios no sistemáticos entre las posiciones de los asientos en  cualquier condición, las respuestas dentro de la condición fueron combinadas a través de  la localización del asiento. Es importante notar que la naturaleza de las preguntas pedidas  en este estudio no solo permitieron, pero requirieron, solo la presentación de un  estudiante hipotético vía la introducción de un grafico de los asientos del salón de clases.  El procedimiento fue seleccionado desde que este controlo las diferencias que podrían  haber sido introducidas por cualquier desempeño actual de un estudiante si estudiantes y  salones reales hubieran sido usados lo cual habría confundido totalmente los resultados.  Además, usar estudiantes hipotéticos ha sido utilizado exitosamente en otras  investigaciones (Helton, G. B., & Oakland, T. D., 1977). Los maestros completaron 12 escalas dentro de la evaluación del estudiante hipotético.  Cada escala comprendió del uno al nueve. Las escalas fueron combinadas para formar  cuatro medidas dependientes compuestas. El primer compuesto estuvo percibiendo la  participación del estudiante. Los maestros indicaron en dos escalas que tan conversador  y participativo seria el estudiante. Los dos índices fueron combinados y promediados. El  segundo compuesto dependiente estuvo percibiendo desempeño académico. Las  respuestas del maestro a las preguntas acerca de que tan bien haría el estudiante en  matemáticas, ciencia, estudios sociales, ingles y el total de los trabajos académicos fueron  combinados y promediados. La tercer variable fue las percepciones que los maestros  tuvieron de la habilidad de los estudiantes para llevarse bien con otros. Esta variable,  etiquetada como conducta, estuvo compuesta de índices de las tendencias esperadas para  crear problemas en el salón, llevarse bien con iguales y llevarse bien con los profesores. 


El compuesto final fue un calculo del potencial total del estudiante. Esta estuvo formada  combinando y promediando las respuestas a las preguntas acerca de la motivación del  estudiante para el futuro trabajo escolar y la futura calidad del trabajo académico. Una porción de la muestra (N=145) completo la versión de diez­ítem de “El reporte  personal de Aprehensión de comunicación (McCroskey, J. C.,1978)”, una medida de  ansiedad socio­comunicativa (Daily, J. 1978) tres días antes de la administración de el  estudio de asientos. Los datos fueron analizados en dos principales etapas. Primero, en un  2X3X2 (sexo X grado X posición de asiento) MANOVA fue computada para las cuatro  medidas dependientes (participación, desempeño académico, conducta y  potencial)...Segundo, en una 2X2 (posición de asiento X ansiedad) MANOVA fue  computado en las cuatro medidas dependientes. Como un paso preliminar, los maestros  estuvieron identificando quien punteo una desviación estándar arriba o debajo de la  media de la muestra en la medida de la ansiedad. Esos maestros fueron clasificados como  altamente y bajamente ansiosos respectivamente. Los maestros que cayeron dentro de una  desviación estándar de la muestra no fueron considerados en el análisis principal. Fue  tomada la decisión de excluir sexo y grado escolar de este análisis. Dos razones guiaron a  esta decisión. Primero, no existió razón teórica para sospechar de cualquier efecto  importante o interesante de la ansiedad en conjunción con el sexo o grado escolar.  Segundo, el tamaño de la muestra fue inadecuado para el análisis adecuado.          


cccccc