Page 7

Page 7A. DOS MUNDOS • Volume 32 • Issue 12 • March 22 - March 28, 2012

Banco Interamericano de Desarrollo

A pope for the downtrodden and oppressed? Que el Papa no se quede callado

By Jorge Ramos

c.2011 Jorge Ramos (Distributed by The New York Times Syndicate.)

Reunión anual de las asambleas de gobernadores de los paises asociados Comentario de Leonora Goia McGrath

U

R U G U AY, M o n t e v i d e o — D e l 16 al 19 de marzo, en la capital sudamericana se realizó la reunión anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Durante esos días se organizaron seminarios sobre distintas situaciones económicas, sociales, culturales y políticas, para dinamizar el desarrollo en inversiones de proyectos exitosos. Se enfatizo en las alianzas publicas-privadas, en las mejoras de la infraestructuras, logísticas, transporte y almacenaje de productos, y en la enseñanza que se debe adaptar a las demandas del mercado laboral. Siendo este último seminario de gran interés para los jóvenes que buscan tener éxito en carreras cortas bien remuneradas que han surgido en base al crecimiento comercial, la industria y la tecnología. En el seminario sobre los jóvenes, los panelistas insistieron en la importancia de invertir en la educación y en las oportunidades que se le deben dar, ya que hay un 60% de la población menor de 30 años y si no se les apoya, esta población se podría convertir en un riesgo. Por ello el BID ha invertido más de $200 millones [de dólares] en 120 proyectos pilotos para ellos en distintos países, para que desarrollen sus habilidades y proyectos y puedan tener muy buenos resultados en la inserción laboral. En los países donde hay indígenas, hay proyectos para alfabetizar a jóvenes y adultos, los cuales están dando buenos resultados. También están los proyectos para educar a la juventud sobre la sexualidad segura, pues el avance de las enfermedades sexuales y los embarazos precoces en los últimos años se han multiplicados. El tema más importante fue el acceso a la educación para todos y que el estado debe proveer gratuitamente para todas

las universidades y apoyar a los talentos brindándoles oportunidades que desarrollen sus habilidades con becas y apoyo monetario. La reunión resultó todo un éxito, por los seminarios, la organización, los resultados y acuerdos entre los dirigentes y la seguridad con que se concretaron todos los eventos del Banco Interamericano de Desarrollo. Uno de los pocos países en los cuales cualquier persona puede estudiar gratuitamente es Uruguay. Aquí acuden personas de todas partes del mundo y son aceptadas sin ningún requisito; sólo el demostrar que tienen los estudios en su país para ingresar en la universidad que deseen. Las carreras universitarias en Uruguay están muy reconocidas a nivel mundial por su nivel de excelencia académica. Igualmente, cualquier persona de cualquier país puede venir a vivir a Uruguay, trabajar o poner un negocio, sólo debe presentar documentos de su país en la oficina de Identificación Civil y le dan su Permiso de Residencia. Es un país abierto y hospitalario para toda raza, credo y religión. El grupo BID está integrado por el Banco, la Corporación Interamericana de Inversiones (CII) y el Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN). Es el banco regional más grande y la principal fuente de financiamiento multilateral para el desarrollo económico, social e institucional de América Latina y el Caribe. Financia proyectos para recurrir contra la pobreza, promover el crecimiento y los estudios para obtener energía renovable, mitigar el cambio climático e intensificar el comercio entre sus asociados. La CII se concentra en el apoyo a pequeñas y medianas empresas, en tanto que el FOMIN fomenta el crecimiento del sector privado por medio de operaciones no reembolsables e inversiones. Su sede se encuentra en Washington, (1300 New York Ave., N.W. Washington, D.C 20577), www.iadb.org, Tel: (202) 623-1000. El BID tiene representantes en los 26 países de América Latina y el Caribe, donde financia programas y proyectos; además de oficinas regionales para Asia (Tokio) y Europa (París).

TWO WORLDS

Dos Mundos ¡Divulgando la cultura en dos idiomas!

dosmundos.com web page

http://twitter.com/2mun2news

Twitter

www.facebook.com/dosmundosnews

Facebook

M

i única esperanza con el viaje del Papa Benedicto XVI a México y Cuba es que tenga el valor de denunciar lo que ve. Que no se quede callado. Que denuncie la complicidad de la Iglesia Católica al proteger a los sacerdotes pederastas. Y que alce su voz contra la represión de la dictadura cubana hacia los disidentes políticos. Pero apenas escribo esto y me doy cuenta que estoy pidiendo demasiado. Cuando fue cardenal, Joseph Ratzinger no tuvo el valor para enfrentar a los líderes de la Iglesia, y como papa ha preferido no desafiar a los líderes déspotas. La sencilla verdad es que Benedicto XVI fue un cardenal tímido y es un papa tímido. De 1981 al 2005, cuando presidió la Congregación de la Doctrina de la Fe, nada hizo acerca del gran número de acusaciones de abuso sexual dirigidas contra sacerdotes. No actuó en 1998 cuando fue informado que el sacerdote mexicano Marcial Maciel, líder fundador de los Legionarios de Cristo, había sido acusado de este tipo de abusos. Se descubrió que Maciel había hecho víctimas de estas vejaciones a seminaristas y había procreado hijos, pero no fue sino hasta 2006 cuando el Papa removió a Maciel de su ministerio. Por eso dudo que se atreva a decir algo sobre el sacerdote mexicano, Carlos López Valdez, un cura mexicano que es el tema del documental “Agnus Dei (Cordero de Dios).” El filme nos narra la historia de Jesús Romero, quien ha acusado a López Valdez de abuso sexual cuando era un monaguillo en México. “Primero había juegos, me hacía cosquillas, me decía que me quería mucho y me hacía que me sentara en sus piernas”, me contó Jesús en una entrevista. Eso ocurrió cuando él tenía 11 años de edad -- pero pronto las cosas cambiaron, me dijo. De las cosquillas progresó a “frotaciones y nalgadas”, dice Romero. Entonces, una noche, en la casa del sacerdote en Cuernavaca, “me tocó”, dijo Romero. Asegura que los abusos continuaron durante varios años. Romero se mantuvo callado acerca de los abusos durante una década. Luego, a los 24 años de edad, denunció a López Valdez ante las autoridades mexicanas. Tres años después de esta denuncia, Romero conoció a Alejandra Sánchez, una cineasta mexicana, y decidieron hacer un documental. En “Agnus Dei”, Romero localiza a López Valdez y, registrado por una cámara escondida, Romero enfrenta a su supuesto abusador. Es un momento extraordinario, moral- y cinematográficamente; fascinante y trágico a la vez. Pero tras la difusión de la película en México no hubo ninguna consecuencia legal. “Las autoridades no hacen nada y la iglesia se queda callada,” me dijo la directora. “La particularidad de México es la complicidad entre las mafias del poder: la mafia de la iglesia y la mafia del estado, que permite que estos casos queden en la impunidad” (Aquí está el link de mi entrevista con Jesús y Alejandra: youtu. be/--pgtLaRuqkQ) He intentado de contactar, sin ningún éxito, al padre López Valdez para escuchar su versión. La Arquidiócesis de México le dijo a Univision que al padre “se le retiró su licencia para ejercer los sacramentos.” Pero su vocero, el padre José de Jesús Aguilar, confirmó que no se encuentra en la cárcel. Si la iglesia le quitó su licencia sacerdotal porque cree que cometió un delito ¿por qué no lo entregó a la justicia? El Papa Benedicto XVI debería pronunciarse sobre este caso y enviar un claro mensaje contra los pederastas dentro de la iglesia en México. Es su oportunidad de demostrar que está con las víctimas y no con los victimarios. Además, está obligado a pedir perdón públicamente en México por el terrible manejo y complicidad del vaticano en el caso de Marcial Maciel. Muchos niños se hubieran salvado de sus manos si la iglesia hubiera actuado a tiempo. En Cuba, como en México, el papa tiene el mismo dilema moral. ¿Apoya a los hermanos dictadores, Fidel y Raúl Castro, o a las víctimas de su régimen? No se puede ir a una isla donde la represión, la férrea censura, la falta absoluta de democracia multipartidista y la muerte a los disidentes han sido la norma durante 53 años y no decir nada. Eso es cobarde. Sería absolutamente imperdonable que el papa visite Cuba y no se reúna con algunos disidentes y con representantes de las Damas de Blanco, la organización que promueve la liberación de los prisioneros políticos en Cuba, mediante el simple recurso de vestir de blanco y caminar silenciosamente por las calles después de misa. Pero el plan de visita de Benedicto XVI es con los de arriba. Es un mensaje terrible el reunirse únicamente con los que permitieron y ocultaron los abusos en México y Cuba, y no con los que los sufrieron. Las Damas de Blanco quieren un minuto -- uno solo -- con el papa. Estoy seguro que Jesús Romero también. ¿Se los dará?

W

hen Pope Benedict XVI visits Mexico and Cuba later this month, I hope that he takes a stand. While he is in Mexico, he should denounce the Catholic Church’s complicity in protecting pedophile priests. And while he’s in Cuba, he should raise his voice against the Castro regime’s repression of political dissidents. But I know that’s asking too much. When he was a cardinal, Joseph Ratzinger did not have the courage to face down church leaders, and as pope he has preferred not to challenge despotic rulers. The simple truth is that Benedict XVI was a timid cardinal and is a timid pope. From 1981 to 2005, then-Cardinal Ratzinger headed the church’s Congregation of the Doctrine of the Faith, yet he did nothing about a great number of sexual-abuse accusations leveled at priests. He did not act in 1998, when he was informed that Mexican priest Marcial Maciel, the founding leader of the Legionnaires of Christ, had been accused of abuse. Maciel was found to have molested seminarians and fathered children, but it wasn’t until 2006 that the pope removed Maciel from the ministry. I doubt that Benedict XVI will dare say anything about Carlos Lopez Valdez, a Mexican priest who is the subject of “Agnus Dei,” an insightful documentary from director Alejandra Sanchez that was released in 2010. The film tells the story of Jesus Romero, who has accused Lopez Valdez of sexually abusing him when he was an altar boy in Mexico. “First there were games -- he would tickle me, tell me he loved me very much, make me sit on his lap,” Romero told me in a recent interview. “That happened when I was 11 years old.” Tickling progressed to “rubbing and spanking on the buttocks,” Romero said. Then one night, at the priest’s home in Cuernavaca, “he touched me,” Romero said. He maintains that the abuse continued for several years. Romero kept silent about the abuse for over a decade. Then, at the age of 24, he told Mexican authorities about Lopez Valdez, “but up to now, nothing has happened,” he said. Three years after he spoke out, Romero met Sanchez, a Mexican filmmaker, and they decided to make the film. In “Agnus Dei” Romero tracks down Lopez Valdez, and in its most extraordinary moment, recorded on hidden camera, Romero confronts his alleged abuser. Not surprisingly, in Mexico the reaction to the film has been subdued, and no criminal charges have been filed against Lopez Valdez. “The authorities never do anything, and the church keeps quiet,” Sanchez told me. “In Mexico there is a peculiar complicity between the power mafias -- the church mafia and the state mafia -- that allows these cases to remain unpunished.” (My interview with Romero and Sanchez can be seen at youtu.be/--pgtLaRuqkQ.) I have tried, without success, to contact Lopez Valdez and get his version of the story. All a spokesman from the Mexican archdiocese would say was that the church has revoked Lopez Valdez’s “license to dispense the sacraments.” Yet he has not been arrested, which leads me to wonder: If church officials removed him from his priestly duties because they believe he might guilty of a crime, why didn’t they notify the authorities about these allegations? The pope should speak out against the culture of silence in Mexico’s Catholic churches, which permits the sexual abuse of children to go unpunished. He needs to prove to the faithful that he is on the victims’ side and not the criminals’. The pope also has an obligation to publicly ask forgiveness for his terrible handling of the Maciel case, since many children might have been spared if only the church had acted sooner. The pope will face a similar moral dilemma in Cuba: Is he on the side of the dictator brothers, Fidel and Raul Castro, whose policies of repression, censorship and elimination of political dissidents have been the norm for more than 50 years, or is he on the side of the victims of their tyranny? If Benedict XVI really wants to present himself as a righteous and moral leader, he should speak out against such oppression, and he should meet with those Cubans who fight for liberty and human rights despite the regime’s threats of harsh punishment. Spiritual leaders have a duty to help the downtrodden. But Benedict XVI’s travel plans mainly include meetings with various Cuban leaders, not with people who are struggling, which sends a terrible message. With his influence, he could take a stand on human rights by simply acknowledging the efforts of ordinary people. Protesters known as the Ladies in White advocate for the release of political prisoners in Cuba by simply dressing in white and silently walking the streets after they attend Mass. The pope can’t give them a minute -- just one? He may not have the chance. On March 18, a week before the pope’s scheduled arrival, Cuban authorities cracked down on this group and arrested dozens of protesters in Havana. They were later released. Will the pope speak out? This is the time.

Dos Mundos Newspaper V32I12  

Volumen 32 Edición 12, Marzo 22 - Marzo 28, 2012

Dos Mundos Newspaper V32I12  

Volumen 32 Edición 12, Marzo 22 - Marzo 28, 2012

Advertisement