Page 2

Page 2A. DOS MUNDOS • Volume 32 • Issue 12 • March 22 - March 28, 2012

Sismo Continued from Page 1A

México. Por otro lado, mucha gente estaba caminando en las calles cuando inició el movimiento. “Sentí que todo se estaba moviendo, a dondequiera que volteaba, podía ver los árboles, edificios y semáforos moviéndose. Solamente estaba pensando que todo se iba a caer”, señaló Marisela Nuñez. El sismo ocasiono muchos daños incluyendo 800 casas dañadas en Guerrero. En la Ciudad de México, ser reportaron algunos edificios y puentes con daños y 11 personas lastimadas. El regente de la Ciudad de México, Marcelo Ebrard informó que los deterioros estaban valuados en $45 millones [de pesos] ($3.46 millones de dólares). “Sólo espero que no tengamos que pasar nuevamente por esto, sentí que me remontaba a 1985 cuando tuvimos el peor terremoto en nuestra historia”, indicó Jiménez.

Romney toma el rumbo equivocado en la economía para los latinos El candidato planea recortar programas importantes para los hispanos Por Vanessa Cárdenas

E

n la carrera para ganar la nominación presidencial republicana y capturar una parte considerable del voto latino, la campaña de Mitt Romney espera cambiar el énfasis de su extrema retórica y postura anti-inmigrante hacia sus planes económicos para promover el argumento que cuando se trata del bienestar económico de los latinos, Romney es el candidato indicado. Pero un análisis más detallado de sus planes demuestra que las políticas que él ha adoptado están fuera de sintonía con los intereses de la comunidad latina y, de hecho, serían más perjudiciales que beneficiosas. El gobernador Romney tiene razón que la economía es el tema más importante para los votantes latinos. Una nueva encuesta dada a conocer por el Pew Hispanic Center recientemente mostró que la mayoría de los latinos (54%) creen que la recesión económica ha sido más difícil para ellos que cualquier otro grupo. Según el estudio, el 59% de los hispanos indica que ellos o alguien en su hogar se han quedado sin trabajo durante el último año, el 75% dice que sus finanzas personales están “apenas ajustando” o “malas” y el 28% de los propietarios latinos dicen que están con el agua hasta el cuello por el pago de sus hipotecas. ¿Entonces, cuáles son los planes del gobernador Romney para solucionar estos problemas? En primer lugar, él ha apoyado los planes del representante Paul Ryan (R-WI), que busca reducir los gastos de Medicaid por $700 mil millones en los próximos 10 años; reducir los cupones de alimentos por $127 mil millones; y reducir a la mitad el financiamiento de las becas Pell. Los propios planes del gobernador Romney sobre el presupuesto tratan de imponer un límite de un 20% del producto interno bruto (PIB) al gasto general del gobierno federal de la nación, que necesariamente recortaría programas vitales para la clase media y baja, como Medicaid, Medicare, Seguro Social y Becas Pell. También firmó el compromiso de Cortar, Limitar y Balancear (Cut, Cap and Balance) promovido por una serie de grupos conservadores y del “Tea Party”. Su propuesta para financiar el Medicaid a través de subvenciones en bloque a los estados daría lugar a profundos recortes a un programa que es central para el acceso a los latinos a la atención médica que necesitan. De hecho, de acuerdo con el Consejo Nacional de La Raza (NCLR), en 2009, Medicaid y su programa gemelo, el Programa de Seguro Médico para Niños (CHIP, por sus siglas en inglés), cubrió

Siqueira, Mexico City student explained. On the other hand, many people were walking on the street when the movement started. “I felt everything was moving, whenever I looked around you, you could see trees, buildings, and stop lights moving. I was just thinking that I everything was going to fall apart,” Marisela Nunez (Nuñez in Spanish) pointed out. The earthquake caused many damages including 800 houses damaged in Guerrero. In Mexico City, buildings and bridges were reported with damages and 11 people were reported as injured. Mexico City Major, Marcelo Ebrard reported that deteriorations are valued on $45 million pesos ($3.46 million dollars). “I just hope we don’t have to go through this again, I felt I was going back to 1985 when we had the worst earthquake in our history,” Jimenez said.

más de uno de cada cuatro latinos y casi la mitad (49.8%) de los hispanos menores de 18 años – lo cual representa el 8.5 millones de niños. El Seguro Social y Medicare son también de alta importancia para los hispanos: Más de tres cuartas partes de los adultos mayores de edad dependen del Seguro Social para sus ingresos y, en general, Medicare presta servicios a aproximadamente 3.5 millones de hispanos. El plan del gobernador Romney de aumentar la edad de jubilación para ser elegible para el Seguro Social tendría un impacto negativo en los latinos, ya que equivaldría a un recorte de un 13% adicional en beneficios. Esto sería especialmente injusto para los trabajadores de bajos ingresos que son más propensos a tener problemas de salud significativos, y trabajan en empleos que son físicamente exigentes. También afectan a los ancianos, a quienes les cuesta mucho más tiempo encontrar un nuevo trabajo después de ser despedidos. El gobernador Romney también ha indicado que revocaría la Ley de Cuidado de Salud Asequible, la cual aseguraría a 9 millones de hispanos que actualmente carecen de seguro de salud y es una posición respaldada por sólo el 29% de Latinos. Finalmente, mientras que los hispanos citan rutinariamente la educación como un elemento clave y apoyan a nuestras escuelas públicas y el acceso a la universidad, el gobernador Romney se ha comprometido a reducir el presupuesto de manera que recorte los fondos para becas Pell, un programa que beneficia a 12.1% de los estudiantes latinos universitarios. Sin embargo, mientras el gobernador Romney busca reducir los programas de oportunidad que están ayudando a muchos a mantenerse a flote o ayudar a acceder a la educación superior, éste les ofrece al 1% de los altamente asalariados $2.24 mil millones en recortes de impuestos. Con razón los principales economistas han afirmado que estos planes no toman en cuenta los principales problemas de la economía, y en realidad crearían un déficit más grande a largo plazo. A diferencia de lo que el gobernador Romney y otros en el Partido Republicano argumentan, programas como Medicaid, Medicare, Seguro Social, son parte de un número limitado de los derechos establecidos por el gobierno federal para proveer necesidades básicas para aquellos que más lo necesitan en un momento en que muchos estadounidenses, incluyendo a los latinos, han perdido su punto de apoyo económico y están trabajando duro para recuperarlo. Sí, la economía y soluciones económicas reales son importantes para los latinos, pero así como en inmigración, el gobernador Romney ha adoptado un enfoque equivocado. A medida que la temporada de las primarias sigue su curso, los votantes latinos aprenderán más acerca de estas propuestas. En base a lo que sabemos hasta ahora, a Romney le será muy difícil poder convencerlos de que su postura es la correcta.

Washington podría haber evitado la Washington could’ve averted contraception controversy controversia anticonceptiva

“Primero leemos, luego escribimos”. Ése es el título del libro del historiador Robert Richardson sobre Ralph Waldo Emerson. Se encuentra un corolario en la primera regla de transacciones oficiales: primero lea, luego firme. Nuestra firma nos vincula legalmente en la mayoría de las instancias en Estados Unidos, advierten los fiscales generales, la Oficina de Better Business y otros, incluyendo las asociaciones de abogados y los grupos de protección al consumidor. Ellos estuvieron de acuerdo en las siguientes guías: Mientras lee cualquier contrato que está a punto de firmar, compruebe dos veces. Asegúrese que cubre cualquier cosa que desee dentro del plazo y precio acordado – y que los términos exactos están correctamente señalados. Confirme que no está pagando por algo que no desea o necesita. Tenga especial cuidado al analizar las letras pequeñitas; supervisando que no los exime de su responsabilidad. Es razonable esperar que nuestros representantes electos lean y entiendan la legislación antes de firmarla. Nosotros los recompensamos generosamente para que salvaguarden los mejores intereses de sus constituyentes. Sin embargo, los senadores y representantes federales, decepcionan espectacularmente las expectativas y han creado un embrolló de la anticoncepción sobre la Ley de Salud Costeable del 2010. Ahora, las políticas del año de elecciones están calentando las cabezas y enojando. El debate es sobre una provisión en la ley federal que requiere a los empleadores ofrecer cobertura de salud para cuidado preventivo, incluyendo el control de la natalidad. Las iglesias, sinagogas y centros de culto fueron las excepciones; a ellos no se les requería la cobertura de anticonceptivos. Por el contrario, las instituciones sin fines de lucro afiliadas religiosamente como hospitales, agencias de servicios sociales, colegios y universidades, deben cubrir los anticonceptivos como parte de sus planes de salud preventiva. La Iglesia Católica, un oponente al control artificial de la natalidad, protestó y la administración de Obama ofreció una concesión. Bajo el plan revisado, las instituciones sin fines de lucro afiliadas religiosamente no tendrán que brindar cobertura anticonceptiva si viola sus creencias. En vez de eso, las aseguradoras tendrán que proveer la cobertura anticonceptiva sin costo adicional para los trabajadores o los patrones religiosos. Eso es insoportable, insiste la Conferencia de Obispos Católicos de EE.UU. y otros grupos religiosos, que están presionando por una exención basada en una consciencia más amplia. Como está, la ley pisotea la libertad religiosa, de ese modo viola la Primera Enmienda. Algunos legisladores federales y estatales están de acuerdo y han introducido proyectos de ley que permitirían a los patrones limitar la cobertura basándose en motivos morales y religiosos. Ya sea que pasen, o no, los proyectos de ley, es muy probable que el asunto sea decidido en los tribunales. Varias demandas han sido presentadas, pero la naturaleza de Sísifo de litigio complejo que involucra a numerosas partes podría demorar las resoluciones de año. Lo que es absurdamente exasperante es que todo este alboroto del año electoral era evitable. Si la cobertura de anticonceptivos – y de hecho, todas las disposiciones– hubieran sido debatidas cuando el Congreso estaba considerando el proyecto de ley, se habrían resuelto antes de pasarlas y de promulgarlas. Pero no todos los legisladores que votaron en ella estaban al tanto de lo que contenían el proyecto de ley de más de 2,000 páginas y las más de 500 enmiendas propuestas. Sesenta senadores y 219 representantes de EE.UU. firmaron un contrato para una reforma radical de todo el sistema de salud sin familiarizarse y comprenderlo. Y ellos están educados; más del 90% de los miembros del 112avo. Congreso tienen al menos una licenciatura. Pero la reforma de salud no es el primer proyecto de ley que ellos han aprobado o rechazado sin leer. Muy a menudo, votan en piezas complejas de legislación a pocas horas de haber llegado al piso del Senado o la Cámara, sin dejar tiempo para estudiarlo u obtener comentarios de los ciudadanos. La ley de la Radio Comunitaria Local es otro ejemplo reciente. En el 2008, Barack Obama hizo campaña en una promesa para permitir cinco días de comentarios públicos antes de firmar cualquier legislación que no sea de emergencia. El texto de los proyectos de ley debían haber sido publicados en línea. La reforma de salud es solamente una de las muchas violaciones del presidente Obama de su promesa de campaña.

“First We Read, Then We Write.” That’s the title of historian Robert Richardson’s book about Ralph Waldo Emerson. It finds a corollary in the first rule of official transactions: first read, then sign. Our signature legally binds us in most instances in the United States, cautions attorneys general, the Better Business Bureau and others, including bar associations and consumer protection groups. They agree on the following guidelines: While reading any contract you’re about to sign, doublecheck it. Make sure it covers everything you want within the agreed-on timeframe and the price – and that the exact terms are correctly stated. Confirm you’re not paying for anything you don’t want or need. Take special care to study the fine print; overlooking it doesn’t absolve you of liability. It’s reasonable to expect that our elected representatives read and understand legislation before signing it. We compensate them generously to safeguard constituents’ best interests. Federal senators and representatives, however, spectacularly disappointed expectations and created the contraception imbroglio over the Affordable Healthcare Act of 2010. Now, election-year politics are giving it an angry head of steam. The debate is over a proviso in the federal law requiring employers to offer preventive care health insurance coverage, including for birth control. Churches, synagogues and houses of worship were the exceptions; they weren’t required to cover contraceptives. Religious-affiliated non-profit institutions such as hospitals, social service agencies and colleges, conversely, must cover contraceptives as part of their preventive health plans. The Catholic Church, an opponent to artificial birth control, protested and the Obama administration offered a concession. Under the revised plan, religious affiliated non-profit institutions won’t have to provide contraceptive coverage if it violates their beliefs. Instead, their insurers will have to provide contraceptive coverage at no additional charge to the workers or the religious employer. That’s insupportable, insist the U.S. Conference of Catholic Bishops and other religious groups, who are pressing for a broad-based conscience exemption. As it stands, the law tramples on religious freedom, thereby violating the First Amendment. Some federal and state legislators agree and have introduced bills that would allow employers to limit coverage based on moral or religious grounds. Whether or not the bills pass, the issue’s likely to be decided in the courts. Several lawsuits have been filed, but the Sisyphean nature of complex litigation involving numerous parties could delay rulings for years. What’s preposterously maddening is that this election-year-brouhaha was avoidable. If contraception coverage – and indeed, all the provisions – had been debated back when Congress was considering the bill, it would’ve been resolved before being passed and enacted. But not every lawmaker who voted on it was aware of what the bill’s 2,000-plus pages and 500-plus proposed amendments contained. They hadn’t read it, many admitted. Sixty U.S. senators and 219 representatives signed on to a radical overhaul of the nation’s entire healthcare system without familiarity and understanding. And they’re educated; more than 90 percent of members in the 112th Congress have at least a bachelor’s degree. But healthcare reform isn’t the first bill they’ve approved or rejected without reading. Too often, they vote on complex pieces of legislation within hours of it reaching the House or Senate floor, leaving no time to study it or get citizen input. The Local Community Radio Act is another recent example. In 2008, Barack Obama campaigned on a promise to allow five days of public comment before signing any non-emergency legislation. The text of bills was to have been posted online. Healthcare reform is only one of President Obama’s many violations of his campaign pledge.

Vanessa Cárdenas es Directora de Progreso 2050 del Center for American Progress Action Fund.

•Jesus Lopez Gomez

Accounting: Nancy Vasquez- Sanchez

Dos Mundos Newspaper V32I12  
Dos Mundos Newspaper V32I12  

Volumen 32 Edición 12, Marzo 22 - Marzo 28, 2012

Advertisement