Page 1


Martutene


Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta obra solo puede ser realizada con la autorización de sus titulares, salvo excepción prevista por la ley. Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos) si necesita fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra (www.conlicencia.com; 91 702 19 70 / 93 272 04 47).

Esta obra ha sido publicada con una subvención del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, para su préstamo público en Bibliotecas Públicas, de acuerdo con lo previsto en el artículo 37.2 de la Ley de Propiedad Intelectual.

La edición de este libro está patrocinada por el Instituto Vasco Etxepare.

Primera edición: Abril de 2013

Título original: Martutene Diseño de cubierta e interior: Iturri Maquetación: Erein © Ramon Saizarbitoria © EREIN. Donostia 2013 ISBN: 978-84-9746-826-8 D. L.: S.S.: 634/2013 EREIN Argitaletxea. Tolosa Etorbidea 107 20018 Donostia T 943 218 300 F 943 218 311 e-mail: erein@erein.com www.erein.com Imprime: Gertu inprimategia Zubillaga industrialdea, 9 20560 Oñati, Gipuzkoa T 943 783 309 F 943 783 133 e-mail: gertu@gertu.net www.gertu.net


Martutene De Ramon Saizarbitoria

Traducción: Madalen Saizarbitoria

EDICIÓN

REVISADA POR EL AUTOR


– PÓRTICO –

ES UN BARRIO DE SAN SEBASTIÁN situado al sur, en las riberas del río Urumea, entre el de Loyola y la localidad de Astigarraga, y toma su nombre del caserío que existía en lo que es el actual bar El Estanco. Nace como área residencial de lujo y parque de recreo por iniciativa de un grupo de empresarios. En 1906 se construyen los primeros palacetes en la ribera izquierda y se van instalando las grandes familias de la ciudad y muchas venidas de Francia. La casa Armenouille ha quedado como uno de los pocos vestigios de la época. En 1908 se inauguró una plaza de toros, la primera cubierta de España, con la actuación de la Filarmónica de Berlín. En realidad se trataba de un centro de actividades multiuso, una “Plaza de festejos públicos” de techo acristalado que no tuvo mucho éxito y que se derribó en 1923. En cuanto al parque de atracciones, el American Park, conocido como Kursaal, fue inaugurado en 1910 y contaba con espléndidas instalaciones, como una gran montaña rusa, aunque la más celebrada fuera quizá una gruta de trescientos metros de recorrido. Con todo, tampoco tuvo el éxito suficiente, a pesar de que el promotor, Celestino de Batioil, simuló una aparición de la Virgen que intensificó las visitas durante un breve período de tiempo, pero el parque hubo de cerrarse en 1912 por problemas económicos. Continuó siendo un lugar de excursión y romería de carácter popular por el fácil acceso que permitía el tranvía, y en 1929 se abrieron unos jardines que recibieron el nombre de Campos Elíseos. La denominación no ilustra la evolución que iba a sufrir el barrio. La ejemplifica mejor, sin duda, el hecho de que en 1948 se inaugurara el centro penitenciario conocido como “cárcel de Martutene”. En la actualidad, constituye un entorno de carácter fuertemente industrial –alberga el conocido Polígono 27 con, sobre todo, pequeñas y medianas empresas– y residencial, con bloques de viviendas y villas aisladas supervivientes de otra época, y algunos caseríos y sidrerías. A comienzos

7


del siglo XXI acechan al barrio proyectos de gran infraestructura, entre otros el tren de alta velocidad y el tercer cintur贸n de circunvalaci贸n de San Sebasti谩n.

8


– PROEMIO –

JULIA RECUERDA EL DÍA en que conoció a Martin. Recuerda en realidad la primera vez que habló con él, porque de vista le conoce de toda la vida. Fue en la clausura del Primer Congreso sobre Traducción Literaria, al que su directora había invitado a escritores que tenían la experiencia de haber sido traducidos. También estaba Harri, que se coló sólo para oírle a él. En el preámbulo, confesó que no le gustaba intervenir en público pero que se había visto obligado a aceptar la invitación dado el empeño de la directora del curso, a quien le unía una vieja amistad, y se excusó porque, a falta de recursos oratorios, iba a proceder a leer un texto aun sabiendo que resultaría aburrido. El texto, que tiene escasa relación con el tema propuesto, resulta, sí, demasiado denso para ser oído, pero no se puede decir que sea aburrido. Comienza con la descripción de una escena a la que se suele referir muchas veces, demasiadas incluso: una mujer joven, sin rostro, vestida únicamente con una enagua de color salmón claro, brillante como de seda, está sentada al borde de una cama muy alta, de estilo antiguo, y de pie, a su lado, hay un hombre a quien tampoco logra ver el rostro, vestido severamente con un traje oscuro, que apoya una mano en el hombro de la joven. Lo de que es joven lo deduce por la tersura del cuello y la lozanía de sus miembros pero, por alguna razón que desconoce, sabe que el rostro, que no llega a distinguir bien porque está en una zona de penumbra, es hermoso. El rostro del hombre le resulta invisible porque lo tiene oculto tras una careta que representa una manzana con un bombín, como en el célebre cuadro de Magritte, pero deduce que no es joven, no sabe muy bien por qué, quizá por lo circunspecto de su indumentaria. Sin que tampoco sepa el porqué, la visión de esa estampa, ya que es de lo que se trata en realidad, de una estampa aparentemente anodina, le provoca una inquietud terrible y, cuando en un momento dado empieza a oír un tañido de campanas cada vez más próximo y que, finalmente, le resulta

9


ensordecedor, se suele despertar asustado. La estampa constituye, pues, una pesadilla recurrente, de tal manera que en privado se refieren a ella como “la” pesadilla y, con el tiempo, han extendido el uso de la expresión –“ha tenido la pesadilla”– para decir que no ha pasado buena noche. Pero aquel día se limitó a describirla sin venir a cuento, simplemente para mostrar que cualquier punto de partida servía para tirar del ovillo de una historia, y se refirió al juego de seguimientos que solían practicar de críos y que consistía en elegir a algún viandante en la calle, al azar, o guiándose por su aspecto, misterioso, perverso, miserable, y seguirle luego con la esperanza de que les condujera a una cita clandestina, a un encuentro amoroso, al escenario de un drama. A veces, la persecución resultaba imposible a los pocos pasos o se les hacía pesada y la abandonaban como se abandonan los libros aburridos, pero, por lo general, a él le entretenía esa actividad, más en todo caso que caminar al azar, andar sin rumbo preguntándose, como solía suceder, en qué podían matar las lentas horas de sus tediosas tardes juveniles. Luego se adentró en un largo y árido discurso –poco propio, en verdad, para ser oído– sobre las motivaciones psicológicas que mueven a algunas personas a escribir sobre ellas mismas o sobre los demás, a contar historias. Daba la sensación de aburrirse más que el público escuchándole, no hacía pausas, su voz era monótona, cansada, pastosa, se le notaba la boca seca –lo que producía a Julia una gran angustia– pero no tocó el vaso de agua –luego sabría que para que no se le notase el temblor de las manos al cogerlo– y, a partir de cierto momento, empezó a correr como si ansiara llegar al final, pero aun así tardó mucho porque el texto era largo. Le dio pena. Terminada la lectura de los folios los dobló y los guardó apresuradamente en un bolsillo de la chaqueta, y agradeció, con voz ronca, la atención paciente de la gente, que en realidad no lo fue tanto, porque se removió bastante en los asientos y tosió mucho. Tenía un aire cansado, abatido –“Nevermore”, le oyó decir cuando Harri le empujó al estrado para presentarle–, y más que de felicitarle, como la circunstancia exigía, le dieron ganas de abrazarle y de reconfortarle como a un niño que en la fiesta de fin de curso olvida su poesía. En contraste, Alberdi habló como si estuviera ante un público infantil ávido de cuentos. Hacía sabias pausas en las que recorría a la gente con una sonrisa satisfecha, consciente de su poder de seducción, una sonrisa en la que percibió algo perverso. Sintió asco por aquel hombre. Tanto asco como afecto por Martin, que permanecía en silencio a su lado con aire

10


ausente pero aliviado de haber finalizado su prueba. Le dio más rabia todavía Alberdi cuando, en el coloquio, matizó, por no decir que refutó –con un tono divertidamente pedagógico–, algunas afirmaciones de Martin. Sus maneras mansas y suaves, humildes, no disimulaban la excelente idea que tenía de sí mismo. El anuncio de una nueva parábola para ilustrar su pensamiento hizo que el público se arrellanara en sus asientos, y se podría haber oído el vuelo de una mosca cuando empezó a hablar de los vagones para transporte de animales cargados de judíos hacinados que atravesaron Europa camino de Auschwitz, Dachau, Büchenwald, durante semanas, pegados los vivos a los cadáveres porque no había espacio para dejarlos en el suelo. El propio Martin comentaría luego, cuando se quedaron solos, que el recurso al símil es viejo, ya que, si no recuerda mal, aparece en el Diccionario de las artes de Félix de Azúa, pero Julia, como el resto del público, supone, lo ignoraba entonces y lo consideró muy bien traído. Azúa, en efecto, cuenta que los cautivos de cada vagón elegían a un compañero para alzarlo al respiradero del techo, situado a unos dos metros y medio del suelo, y sostenerlo en el aire con el fin de que fuera dando cuenta de lo que desde allí se divisaba. Los elegidos tenían que sobreponerse a la luz cegadora y al aire abrasador tras días, quizá semanas de encierro, y quienes les sostenían, con gran esfuerzo, les concedían un tiempo para que se recuperaran. No todos lo conseguían y tampoco todos cuantos lo lograban servían para la función que les era encomendada, ya fuera porque resultaban excesivamente prolijos y se perdían en detalles nimios e innecesarios o porque, por el contrario, daban una visión dispersa, inconexa de las cosas, sin orden ni concierto, o bien excesivamente personal, muy ligada a sus propias experiencias, por lo que mantenían aupados sólo a quienes eran capaces de hacerles sentir lo esencial para ellos, es decir, que seguían siendo “partícipes del mundo de los vivos y pertenecientes al mismo, aunque sólo fuera por unos segundos”. Martin volvió a referirse a la parábola de los vagones cargados de judíos con destino a Auschwitz o Dachau cuando se fueron a tomar una cerveza a un bar cercano. Le recuerda con el ademán grave que todavía ahora le hace dudar de si habla en serio, definiéndose a sí mismo como el oteador que, aupado al respiradero, a la vista de los campos de trigo que posiblemente nunca más volverá a ver, con el viento fresco en la cara y la luz de un sol cálido en un cielo transparente, consciente de que los compañeros

11


que le sostienen en los hombros no lo harán por mucho tiempo, les habla de la escena infantil que desvela su sueño. Él era el oteador frustrado que, desplazado a su rincón por otro más competente, continúa el inevitablemente pormenorizado relato de su historia para un reducido auditorio de desgraciados que, identificados con lo que cuenta, le hacen corro. Narrar la escena que nos ocasionó el trauma. Freud y la herida narcisista. Eso dio para mucho. Alberdi se había ido, aduciendo que estaba acostumbrado a trabajar por las mañanas y que, en contra de lo que se cree, un escritor está obligado a llevar una vida ascética, de manera que, desaparecido el foco de atención, todo el mundo se sentía autorizado a tomar la palabra. Se habló de esa tendencia incontrolada a contar historias privadas (que no tienen ningún interés para quien no sea el narrador mismo), vivencias que se desarrollan en el internado, en el cuartel, en el frente, en el paritorio, antes de la era de la anestesia epidural sobre todo; de cómo, llegado el caso, la gente se saca la camisa o se abre la blusa y muestra, sin ápice de pudor, zonas de su cuerpo que nunca exhibiría si no las cruzara el trazo indeleble de una cicatriz. Incluso la propia Julia se atrevió a rememorar las hileras de mendigos que, en actitudes muchas veces grotescas, exhibían sus miembros deformes, sus muñones violáceos, mientras solicitaban la caridad con voz lastimera, sentados en el suelo al borde del camino que va de Rentería a Lezo, que hacía todos los años de la mano de su madre, devota del Santo Cristo que se exhibe en el santuario de dicho pueblo rodeado de exvotos, bastones y muletas. Un espectáculo pintoresco pero que le resultaba patético. Odiaba a su madre por hacerle ver aquello. Hay veces en esas reuniones en que las conversaciones se diversifican y alguien implora tu atención, como quien, dispuesto a desaparecer en el agua, agita los brazos y tienes que oírle aunque desearías tal vez escuchar a otro o hablar tú mismo. Siempre hay algún pelma a quien se siente obligada a atender, no tanto porque le da pena como porque carece de valor para no recoger su palabra. Le vino eso a la cabeza cuando se dio cuenta de que estaba hablando para él solo y, cuando se excusó –“Te estoy dando la paliza”–, él la tranquilizó cortésmente; su recuerdo era muy interesante, dijo, y servía para ilustrar la actitud de una clase de literatos de la que formaba parte. Trabajar lo más íntimo de uno mismo, cocinar las propias entrañas aderezándolas quizá, porque la convención lo exige, con historias que nacen de su imaginación o que recoge aquí y allá, para ofrecérselas a un público

12


renuente que se acerca a veces y que, tras husmear, como perro que olisquea la basura, esa materia de dolor, vuelve a su camino, indiferente. Todo mal escritor es patético pero mucho más si pertenece a esa especie, dijo, y volvió a insistir en que pertenecía a ella. Fácil pasto para la crítica. Sonrió burlón pero le pareció que era como un cortés signo de comedimiento, ya que, a aquellas alturas, apenas trataba de disimular que hablaba en serio y ya entonces, ese primer día, intuyó que tras su aparente modestia se encerraba un inusitado orgullo. “Cualquier cosa antes que hacer de Sherezade tratando de entretener a un vulgar Shahriar.” Se lo ha oído decir muchas veces desde entonces y aquella primera vez hubiera querido decirle que le gustaban sus historias, pero no se atrevió, en parte porque no quería parecer convencional, o demasiado obsequiosa, pero sobre todo porque temía no estar a la altura poniéndose en el brete de tener que hablar de su obra. Hablaron mucho tiempo ellos dos solos, aparentemente protegidos por ese falso círculo de respeto a la intimidad que traza la gente en torno a las parejas que se están conociendo. Los demás parecían bastante entretenidos criticando a Alberdi, a quien por lo visto aborrecían todos cuantos no se habían ido con él. Se refirieron a su falsa humildad, a su forzada simpatía, a su literatura blandengue y facilona y le definieron como engatusador de un público poco exigente, pero él, Martin, parecía ajeno a los comentarios. “¿A ti qué te gusta?”, le preguntó, y ella le confesó que le gustaban las novelas sobre escritores y las películas sobre cine. Trató de desarrollar la idea y le vino a la cabeza la famosa frase de Ricardou, un autor que no había leído pero de quien se sabía la sentencia tan citada. No pudo reprimir el prurito de decirla: “Le récit n’est plus l’écriture d’une aventure, mais l’aventure d’une écriture”. Tuvo la debilidad añadida de decirla en francés y supo que había hecho impacto. “Una gran verdad”, aprobó, y se lamentó de no recordar la frase de Unamuno que ahora Julia sí podría citar: “Lo verdaderamente novelesco es cómo se hace una novela”. Ahora sabe lo frustrante que resulta para él no poder recurrir a una cita pertinente. De todas maneras, sin llegar a decir que la memoria es la inteligencia de los tontos, sí que hizo un par de referencias que, de alguna manera, idealizaban la mala memoria o deslustraban la buena, y fue la primera vez que le oyó referirse al Proust de Beckett que tanto le gusta ahora a la propia Julia y cuya edición bilingüe tiene siempre a mano. “Sólo quien no tiene memoria puede recordar.” Le encantó esa frase. Más tarde, le pareció obligado

13


preguntarle qué estaba escribiendo, desconocedora entonces de que la cuestión era absolutamente improcedente, como le hizo saber Harri, dejando bien a las claras que estaba a la escucha. “Chica, eso no se pregunta.” Lo recuerda muy bien. “Una novela”, dijo, e insistió: “En cualquier caso, una novela”. Sería la primera suya. Ya percibió entonces su frustración por no haber sido capaz de escribir una novela, por ser un cuentista, como suele decir. “Escritor de cuentos y nouvelles”, le calificó la profesora Lourdes Arregi, y así aparece, para su desesperación, en el Diccionario de autores eusquéricos. “Una novela en la que no ocurra nada.” Desconocía entonces Julia el sentido de esa afirmación de Flaubert y la interpretó como una boutade. No tienes por qué contármelo, le respondió arrepentida de su indiscreción, y él, a su vez, trató de tranquilizarla. No puede recordar si, como con tanto entusiasmo ha insistido Harri, es cierto que se refirió también a un hombre y una mujer que se cruzan en la terminal de un aeropuerto. Ella insiste en que apuntó la posibilidad de elaborar una historia a partir del encuentro fortuito y fugaz que determinará la vida de una pareja. Julia no recuerda tanto. Lo que sí recuerda es que volvió a decir que “Cualquier pretexto vale para mostrar la herida”, abriéndose teatralmente la chaqueta, y que, tras reírse –supuso que tratando de mostrar que era broma–, pagó las consumiciones que habían hecho, incluidas las de quienes se habían ido dejándolas sin pagar, y que ella deseó saber cuál era el secreto de aquel hombre tan sarcástico que físicamente le resultaba, además, bastante atractivo.

14


– PRIMERA PARTE –


–1–

HARRI GABILONDO DESCRIBE LA ESCENA con delectación, tomándose su tiempo, convencida de que tiene algo extraordinario que contar. En realidad, siempre que cuenta algo lo hace con el aparente convencimiento de que lo que dice es extremadamente interesante, “No os vais a creer lo que me ha pasado”, y ese anuncio hace, al menos es lo que le sucede a Julia, que siempre le decepcione un poco lo que cuenta, que le parezcan exageradas las pausas con las que administra el relato, como sus propios signos de sorpresa o de admiración, muy superiores, en todo caso, a los que es capaz de provocar en su auditorio. Julia sabe que cuando finalice la primera versión del relato volverá a él para remachar los pasajes que le parecen más relevantes, les mirará con sus ojos grises bien abiertos y preguntará “¿Qué te parece?”, en singular, una muletilla sin duda pero que a Julia le refuerza la sensación de que, sobre todo, es la opinión de Martin la que cuenta. Siempre ha pensado que su pretensión última consiste en colarse en alguno de sus relatos, pero lo cierto es que Martin no suele tardar mucho en perder su interés por lo que dice y se pone a leer sin ningún disimulo, o enciende el televisor incluso, lo que obliga a Julia a tratar de compensar la deserción de Martin redoblando su atención, esfuerzo inútil porque (ella protestará inevitablemente utilizando el plural: “No me estáis haciendo ningún caso”) no ve interés en continuar si él no la escucha. Es cierto que esa actitud, a veces, le enternece. Les dice que está enamorada, “un flechazo”, exagerando siempre el gesto, la mano en el pecho, los ojos cerrados. “No os lo vais a creer.” Ni

17


tan siquiera se ha tomado el tiempo de quitarse el abrigo de pelo de camello aunque ellos se lo han sugerido, un abrigo “un disparate de caro”, dice, y que le da vergüenza confesar cuánto le ha costado aunque seguro que acabará haciéndolo, pero tremendamente suave, por más que es consciente de que le da un aire muy de señora y por eso no se lo quita, porque quiere que coja cuanto antes ese aspecto usado que sólo le sienta bien al buen tejido. Venía de dejar a su hija en el internado de Surrey, donde la ha colocado para “alejarla del contencioso”, y reparó en el hombre, que le interesó en cuanto lo vio en la sala de embarque. No sabe por qué, dice, dado que por su aspecto era obvio que se trataba de un hombre típico del país, de los de barba, camisa a cuadros y pantalón de pana, de su edad más o menos, rondando los cuarenta y cinco, con pinta de intelectual, de profesor de universidad seguramente, de la rama de humanidades, lo que casaba con el hecho de que, además de una mochila, llevara dos grandes bolsas de plástico cargadas de libros. Un hombre como otros pero que tiene algo reconfortante, confortable en la mirada, algo que estaba allí y que ella vio, un calor, una ternura. Estaban sentados frente a frente. El hombre leía un libro cuyo título no pudo ver porque no se atrevió a ponerse las gafas dado que, decididamente, no le favorecen, pero era obvio que no podía evitar levantar de vez en cuando la vista para mirarle, disimuladamente al principio y sin ningún pudor a partir de cierto momento. Lamentablemente, los asientos contiguos al suyo, al de Harri, estaban ocupados porque está segura de que, de no ser así, se hubiera sentado a su lado. Está segura, insiste. Junto al hombre sí había un asiento libre, pero ella no osó ocuparlo y ahora lo lamenta. También lamenta no haberse puesto, por no estropearlo, un conjunto de blusa y pantalón de seda negro, que le sienta tan bien, en lugar de los vaqueros. A Julia, finalmente, le saca de quicio su tendencia a la dilación, su empeño en dar detalles casi siempre innecesarios. Seguramente porque es un estilo opuesto al suyo, Martin la acusa de ser excesivamente directa, pero cree que quiere decir precipitada. Le ocurre que, cuando está contando algo ante más de una persona, le aterroriza pensar que les está aburriendo, lo que le hace acelerar su relato, ahorrándose los pormenores, despojándolo de toda gracia, por tanto, pero le parece que todo tiene un límite y, en el límite, casi prefiere ser como es ella. Le conmina, pues, a que abrevie, a que vaya al grano de una vez, sin referirse a que el trabajo le está esperando. Incluso le dice “Me tienes sobre ascuas” para justificar su impaciencia pero, para variar, esta

18


vez Martin le saca la cara a Harri, supone que por el mero gusto de llevarle a ella la contraria. “A Dios le gustan los detalles”, dice parafraseando a alguien, y ella está a punto de responderle que es al diablo a quien le gustan –tiene un arsenal de frases anotadas sobre el valor supremo de los detalles: “la realidad son sólo los detalles”, Márai; “la santidad de los detalles diminutos”, Blake; esa tan conocida de Nabokov que ha olvidado…–, pero se muerde la lengua para tener la fiesta en paz y para que retome su relato lo antes posible. Por si fuera poco, la intervención de Martin le da pie a extenderse con delectación y parsimonia mirándoles a uno y a otro, de hito en hito, con sus ojos grises bien abiertos otra vez, como si ella misma estuviera sorprendida de la perspicacia que encierra la pregunta que se formula: ¿a qué obedece el hecho de que la progresía y la gente de la cultura sea más friolera, o se proteja más contra el frío, en todo caso, que los ejecutivos?, porque los primeros siempre van con jerséis y tabardos, mientras que a los otros parecen bastarles las corbatas y los zapatos de tafilete. Eso tras especificar que su hombre, además de la camisa a cuadros, el jersey de lana y el pantalón de pana verde, llevaba un montgomery azul, y cuando finalmente es Martin quien, ignorando lo que acaba de decir sobre la divinidad de los detalles, le insta a que vaya al grano, les cuenta que llegó a ponerse muy nerviosa considerando la posibilidad de levantarse y ser ella la que se adelantase a ocupar el asiento libre a la izquierda del hombre, momento en el que el ejecutivo que tenía ella a su lado, que vestía un simple traje de franela, se levantó y, entonces, estuvo segura de que sería él quien tomaría la decisión de ocupar el asiento libre. En previsión de tal posibilidad dice que tomó la precaución de cerrar el libro que tenía entre las manos y guardarlo en el bolso, porque podía constituir una lectura inapropiada a ojos del hombre. Se trataba de El bucle melancólico de Jon Juaristi, un autor al que se había prometido hacer boicot a partir de que declarara su intención de no utilizar más “la lengua de los asesinos”, pero que ella, Julia, se empeñó en que leyera con el argumento de que el libro estaba muy bien escrito y que Juaristi es un gran polemista y que el buen polemista ayuda a entender las posturas que ataca. “Tú tuviste la culpa”, le dice, como si el inducirle a leer ese libro hubiese comprometido su encuentro con el hombre del aeropuerto. Ha leído de alguien que elige los libros para viajar como si fueran trajes: libros chic, libros que dan un toque serio, libros de llevar, libros que hacen joven, que hacen serio, que dan un aire espiritual.

19


A Julia se le escapa una sonrisa al recordarlo y Harri, enfadada, le señala con el dedo: “Tú me obligaste, ¿recuerdas?”. Recuerda que en aquella ocasión ya le aclaró que la frase no pasaba de ser una provocación inspirada en el “no hablaré alemán” de Gorz, poco afortunada, ciertamente, pero que tampoco había que interpretarla literalmente porque su intención era puramente retórica. Además, no la pronunció Juaristi, pero para el caso le da igual. ¿Finalmente se sentó o no se sentó a su lado? “No pude”, dice negando con la cabeza con gesto resignado. Ocurrió que, en cuanto se puso en pie y sin que le diera tiempo siquiera a dar un paso, llamaron a embarque, todo el mundo corrió hacia la puerta y también ella tuvo que levantarse. –¿Qué te parece? Suena el teléfono y Martin se abalanza a cogerlo al otro lado de la estantería que separa la sala de estar de la de trabajo. “The penthouse girl”, dice muy animado. Las dos mujeres permanecen en silencio atentas a la conversación, que se desarrolla en inglés. Martin habla un inglés fluido pero su pronunciación es fatal porque no se esfuerza mínimamente en respetar las reglas fonéticas. Según él, puesto que es prácticamente imposible alcanzar un digno nivel de pronunciación, resulta vano intentarlo y, sobre todo, constituye una falta de estilo. Es un experto en disimular cuando no en sublimar sus deficiencias. “I was waiting for your call.” Es fácil deducir que habla con la mujer a la que ha ofrecido ocupar el ático, porque le explica la situación de la casa, un palacete de la Belle Époque junto al río –obvia decir que la vía del tren está más próxima–, con un extenso jardín, poblado por árboles de buen porte entre los que destaca un hermoso magnolio que lo aísla del barrio, un poco deprimido pero muy bien comunicado con el centro. “Estamos comunicados prácticamente por tierra, mar y aire”, ha dicho, riéndose de su gracia otra vez. Le da rabia el exceso de simpatía con su interlocutora, y cuando Harri le pregunta de quién se trata le responde que no tiene ni idea, sin ocultar su malestar porque no ha sabido de su intención de alquilar el piso hasta esa misma mañana. La casa es suya y tiene perfecto derecho a hacerlo, pero le duele que él, el rey de la duda, que le consulta cualquier nimiedad, sea tan independiente y reservado en lo referente a asuntos de cierta entidad. Sospecha, además, que no es cierto que vaya a cobrarle por cederle el piso y que lo ha dicho por no incomodarle,

20


por evitar que le pueda echar en cara que vaya por la vida haciéndose el desprendido –tratando de hacer honor al título de Marqués de Martutene con el que le toman el pelo algunos amigos–, para quejarse luego de que abusan de su generosidad o de que la gente es desagradecida. No se aprovechan de su generosidad sino de su estúpido orgullo. Evita, pues, no prestar oídos a la conversación con la desconocida –el medio más cómodo para llegar es el tren-tranvía, que es rápido y puntual, y puede venir cuando quiera porque él vive recluido en casa– y se interesa por la vida de Harritxu, la hija de Harri. “¿Qué tal la expatriada?” El último curso decidió ingresarla en un colegio de élite de Inglaterra –expatriarla, suele decir– para apartarla de los ambientes radicales. Una decisión difícil, inspirada en cierto modo por Martin, contra el deseo de la niña y la oposición de Martxelo, su marido. Pero siendo un tema que le ha ocupado mucho durante los últimos meses, a Harri hoy no le inspira en absoluto. Mira hacia la biblioteca como calibrando si Martin puede oírle y, bajando la voz, con aire confidencial, aunque Julia sabe muy bien que lo que le diga secretamente lo repetirá más detalladamente cuando él pueda escucharla, le dice como medida de cuál era su frenesí que, en aquel momento, cuando anunciaron el embarque, sintió un odio terrible por Martxelo porque le estaría esperando en el aeropuerto con su cara de pánfilo y tendría que irse con él a casa y contarle estupideces sobre Londres, oír los malos rollos del trabajo en el hospital y ocuparse de la cena. Deseó que le ocurriera algo que le impidiese ir a buscarla a Loiu, un accidente, cualquier cosa ante la remota posibilidad de que aquel hombre desconocido se acercase a ella, le preguntase si había alguien esperándole y le propusiera llevarla a Bilbao. –¿Qué te parece? Tras colgar, Martin les informa de que ha quedado con la chica a la que piensa alquilar el ático, una joven americana muy interesante, cree que socióloga. El ático tiene una escalera de caracol independiente, de manera que su privacidad no se verá resentida. Luego, para tranquilizar a Harri, que le pregunta si anda mal de dinero para tener que alquilarlo, dice que simplemente le apetecía tener una chica penthouse y, tras el pretendido gracejo –incluso ha hecho ese gesto de frotar el índice contra el pulgar para subrayar el sugerente juego de palabras–, se siente obligado a especificar que penthouse quiere decir en inglés ático de lujo. Por lo que Julia sabe, para hacerse acreedores de esa denominación, los áticos, además de ser lujosos,

21


deben estar enclavados en un bloque de viviendas, por lo que a punto está de decirle que al suyo más que el calificativo de penthouse le correspondería el de chambre de bonne, y que habría que ver cuál es el que mejor le corresponde a su inquilina, pero no lo hace porque su reacción sería terrible y, además, es Harri quien con aire de verdadera preocupación le insta a que se deje de tonterías y le diga la verdad sobre su situación económica. No tiene problemas, insiste, tratando de ser convincente. Simplemente tenía cierta mala conciencia por no rentabilizar un espacio que no usa, nada más, y, evitando seguir hablando del asunto, es él quien le apremia ahora para que le cuente la parte de la historia que se ha perdido. Es evidente que Harri está encantada de poder seguir con su relato, pero hace un mohín como diciendo “son cosas nuestras”, “cosas de mujeres”, un gesto ridículo ya que, aparte de todo, tiene más confianza con él que con ella porque su relación viene de muchos años atrás, desde la adolescencia, cuando coincidieron en el liceo francés, mientras que ella es una parvenue, como no deja de recordarle Harri cuando se queja de su babosa complicidad. En cualquier caso, no tienen muchos secretos entre ellos y en muchos aspectos son iguales –almas gemelas, diría ella–. Tienen esa execrable costumbre de cuchichearse cosas, una complicidad que le parece obscena, que le da asco, y está convencida de que incluso está al corriente de aspectos íntimos de su relación. De manera que no vienen a cuento sus remilgos para confesarle el sentimiento de desprecio que sintió hacia Martxelo, su marido, “por más que suene muy duro”, y efectivamente, tras quejarse por la falta de sensibilidad de Martin con el tono exagerado con el que suele disimular la verdad de sus quejas –ella, una mujer honesta y fiel a su marido, está confesándole que ha perdido la cabeza por un desconocido y que está dispuesta a hacer cualquier locura, y él se pone a hablar de chicas playboy y a alquilar fincas por teléfono–, retoma su relato por donde lo ha dejado, es decir, en la sala de embarque, cuando de repente un asiento queda libre a su lado, a su derecha exactamente, y el hombre se levanta con su mochila y sus dos bolsas llenas de libros, incluso da un par de pasos al frente, en su dirección, mientras a ella el corazón le galopa desbocado, pero en ese instante anuncian el embarque y no tiene más remedio que levantarse ella también, aunque a gusto hubiese permanecido sentada dejando que despegara el avión si el hombre hubiese hecho ademán de quedarse. Seguramente, de haberse atrevido a permanecer sentada sosteniendo su mirada, el

22


hombre también se habría quedado. Ahora lamenta no haber hecho esa apuesta, aun sabiendo que los hombres son cobardes. Incluso aunque hubiese terminado quedándose sola, en la sala, viendo despegar el avión con el hombre a bordo, no le habría importado. Tendría la satisfacción de haberlo intentado. Ahora sueña con que tuvo el valor necesario y el hombre se sienta a su lado y permanece en silencio mientras la megafonía –“Último aviso para los pasajeros con destino a Bilbao”– repite sus nombres, viendo cómo el avión despega sin ellos. “¿Te imaginas la escena?”, pregunta a Martin como si le dijera “¿no te inspira esto?”. Gesto de pesadumbre. No tuvo el valor que cree tener ahora. Se impuso el sentido común y se puso a la cola, rezando, eso sí –como no lo hacía desde hace mucho tiempo–, para que les tocaran asientos contiguos. No tienen esa suerte. Primero se sienta ella porque el hombre se para o le para el personal de vuelo en la entrada, no sabe a ciencia cierta por qué, por algo relacionado con sus bolsas, posiblemente, y cuando le ve avanzar de través sosteniendo una bolsa delante y otra detrás porque no cabe en el pasillo, sus miradas se encuentran y le sonríe, simpático, incluso le parece que levanta el mentón a modo de saludo y ella también le sonríe tratando de ser natural, pero un poco avergonzada de su atrevimiento, y cuando está prácticamente a su altura, cuatro o quizá cinco filas antes, una de las bolsas, la que lleva por delante apoyada contra la cadera, revienta como era previsible, y su contenido, diez o doce libros, posiblemente más, se desparrama por el suelo. El hombre, puesto en cuclillas, se afana en recogerlos y a medida que lo hace los va sujetando entre los muslos y el pecho, pero se le vuelven a caer. Dice “Joder”, lo que confirma su intuición de que es de aquí, “joder” acentuando la o, por lo que no parece muy contrariado, tampoco apurado por el hecho de entorpecer el paso, aunque algunos de los que hacen cola dan muestras visibles de inquietud, sin por eso molestarse en echarle una mano. Ella, sin embargo, se levanta decidida sin pensárselo dos veces, saca del compartimento superior dos bolsas de Harrods, introduce el contenido de una de ellas, el de la que le parece menos llena, en la otra, y se la ofrece al hombre. Éste le vuelve a sonreír, agradecido, y ella le ayuda a recoger los libros caídos. Los dos de cuclillas, frente a frente, ajeno aparentemente él, aunque obstaculiza el paso, y esperando a que pase algo ella, deseando que pase algo, el corazón latiéndole enloquecido cuando el hombre estira el brazo y sus manos se encuentran tratando ambos de alcanzar el último libro. Es

23


un libro que tiene una playa en la portada, una playa con dos hamacas vacías y un faro al fondo. El hombre lo abre y lee muy despacio, con absoluta calma, como si estuvieran los dos solos en el avión y no como están, entorpeciendo el paso a los impacientes viajeros: “This book was written in good faith”, y se lo ofrece añadiendo también en inglés “It’s a present for you”, pero ella, estúpida, no lo llega a tocar, se limita a mirar el libro incapaz de pensar o, mejor dicho, incapaz de razonar otra cosa que no sea que la playa parecía una playa del norte con sus penachos de hierba, las dos hamacas vacías, que proyectan una sombra alargada en la arena, y la lengua de tierra al fondo con un faro blanco que tiene una franja roja. Lo recuerda perfectamente, dice, y que el hombre insistió “It’s for you”, pero ella no se da por aludida; se levanta porque una azafata, que más parece una institutriz inglesa, les insta a que ocupen sus asientos. Le dice al hombre que no puede aceptarlo, una estupidez, y como el hombre estira el brazo con el libro en la mano, insistiendo en que lo coja, le dice “Es que no leo en inglés”, otra estupidez pues la confesión podría interpretarse como un signo de vulgaridad, ya que quién medianamente culto no lee inglés hoy en día y, además, ni siquiera es cierto porque sí lo lee, aunque no novelas, pero es lo que le dice antes de volver a su asiento empujada por la cola de viajeros impacientes. Ya no hablaron más. Oyó su voz unas filas más atrás antes del despegue y le pareció entender que se cambiaba de sitio para permitir que una pareja pudiera ocupar plazas contiguas. Luego, en el transcurso del viaje, pidió un güisqui, hizo algún chiste con la azafata y oyó su risa varias veces, un poco jocunda, carcajadas de hombre fuerte y sensual; en absoluto podían tildarse de ordinarias o excesivas; eran francas, abiertas y aumentaron su deseo de estar junto a él, de compartir su alegría. “¿Qué te parece?” Dice que sola, sobrevolando las nubes, se dio cuenta de que se reía poco en la vida. No tenía ganas de llegar, le ardía el deseo de volver a sentir el olor del hombre –cerrando los ojos para evocarlo–, un olor a tabaco de pipa, un poco a menta quizá, a lana y a él, a su piel, y que se hizo el firme propósito de ponerse a su lado en la cinta transportadora, aunque sólo fuera para eso, para volver a olerlo, para darle la posibilidad de que le preguntara si le esperaba alguien y proponerle coger un taxi juntos para ir a Bilbao o a cualquier parte del mundo. Fantaseó con esa posibilidad y al hacerlo volvió a sentir un odio terrible por Martxelo, porque le estaría

24


esperando. Volvió a desear que le ocurriese algo que le impidiese ir a buscarle, cualquier cosa, un accidente incluso, ante la remota posibilidad de estar junto a aquel hombre desconocido. “Nunca me ha ocurrido nada parecido, ni contigo –afirma señalando a Martin con la barbilla–, sentir una atracción tan fuerte, tan física. ¿No me crees?” –levantando nuevamente el mentón–. Pues te juro que odié al soso de mi marido y a la imbécil de mi hija, que me desprendí de todos mis afectos, de todas mis ataduras para seguir al hombre en cuanto me hiciera un gesto”. Esta vez no corona la frase con su acostumbrado “¿Qué te parece?”. Se ha levantado como si fuera a irse pero permanece de pie en el centro de la habitación, de espaldas al ventanal que da al jardín, por lo que apenas distingue su rostro vuelto hacia Martin, que también está de pie en el ángulo de la biblioteca. Permanece un rato con los brazos caídos, ligeramente separados del cuerpo, y las manos abiertas en un gesto de virgen milagrosa, y, tras un silencio que Julia no se atreve a romper y que Martin cuando menos respeta, vuelve a insistir: “En cuanto me hiciera una señal, me iría”. La pausa es larga otra vez, el tiempo que tarda en dejar de oírse el traqueteo de un mercancías, y cuando vuelve el silencio recupera la palabra. “No puedo pensar en otra cosa”, dice con aire abatido, tras lo cual hace ese gesto tan suyo de sacudirse la cabeza como si saliera del agua y les reprocha que no crean nada de lo que dice. “Sí que te creemos”, le dice Julia, animándole a que siga. Se hace de rogar un rato y, finalmente, accede sin que su entusiasmo narrativo se haya minado en absoluto. Les dice que en el control de entrada del aeropuerto no coincidieron en la cola porque una pareja de personas mayores a quienes había tenido de vecinos en el viaje acosaba al hombre con preguntas de turistas. Decidió colocarse paralela a él, porque había dos colas, pero también le retuvieron en el control y ella no tuvo más remedio que pasar con la esperanza de verle en la cinta de equipajes, pero esperó en vano incluso después de que su única maleta diera varias vueltas en solitario, hasta que vio la cara de bobalicón de su marido al otro lado de la mampara de cristal desgañitándose y trazando círculos en el aire con el dedo índice para advertirle de que estaba dejándola pasar. Volvió a verle en el vestíbulo. Le esperaba una rubia oxigenada muy poco atractiva, incluso fea. No recuerda cómo iba vestida pero sí que para ser oxigenada tenía una tez lechosa, como de albina. Se saludaron con muy poca efusión y la mujer hizo un comentario sobre la cantidad de libros que llevaba,

25


exactamente “A dónde vas con tanto libro”. Tampoco ella y Martxelo se saludaron muy efusivamente. Siente un gran afecto por él, dice como de pasada, excusándose, “Es bueno”, pero le vencía la rabia porque ya le estaba dando la vara sobre lo despistada que era porque había pasado tres veces su maleta bajo su nariz sin que la reconociera, y le conminaba a salir dado que tenía el coche mal aparcado para ahorrarse el parking, porque es un rácano. (En general, los médicos lo son porque están acostumbrados a que los laboratorios se lo paguen todo.) Ya entonces le dio pena que el hombre tuviera una mujer tan fea, de aspecto tan triste, tan poco femenina. Les vio encaminarse al exterior y ella y Martxelo hicieron lo propio unos cuantos metros por detrás, entre el gentío que se saludaba y se abrazaba, montones de críos que venían de sus cursos de inglés y a quienes iba a esperarles toda la familia pero, súbitamente, el hombre y su pareja se dieron la vuelta, de manera que se los encontraron casi de bruces y ella no pudo evitar saludarle, quiso transmitirle que deseaba volver a verle, que la vida tiene siempre alguna posibilidad sin agotar, demasiadas cosas para transmitir en una mirada, reconoce sonriendo de una manera tan desvalida que enternece a Julia, pero él se hizo el distraído porque debió de temer la reacción de su mujer si le correspondía al saludo. Por el contrario, sintió clavársele la mirada de ella, de la rubia oxigenada, terrible, inquisitiva. Debía de preguntarse quién era ella para saludar a su hombre, de manera que no insistió y se obligó a no volver la cabeza porque estaba segura de que estaría inquiriendo al pobre hombre de qué la conocía, pero finalmente no pudo resistirse y, efectivamente, se encontró con su cara, con la cara del hombre, que se había girado también. Un rostro que no sabría cómo definir, dice, levantando una mano con las yemas de los dedos juntas. Un rostro abatido, consternado, avergonzado, un rostro que no tenía nada que ver con el del hombre confiado, afable y tranquilo de Heathrow, y volvió a sentir pena por él y rabia por su marido porque estrujándole de los hombros, como cuando se pone tierno o afable, empezó con sus bromas en plan socarrón: “Vaya, te has hecho amigos en el viaje”…, hasta que le hizo ver la conveniencia de que fuera a por el coche mientras ella le esperaba con la maleta y las bolsas. Estaba, pues, esperando, cuando volvieron a aparecer ellos, ella primero y el hombre dos o tres pasos detrás empujando el carro cargado. A la altura del primer taxi el hombre se detiene mientras la mujer prosigue su camino hacia el parking, hasta que se da cuenta de que camina sola y entonces se

26


detiene, se vuelve y le dice al hombre, le grita más bien, “¡Pero qué haces!”. El hombre se halla ante la puerta abierta de un taxi en el que ya ha metido sus cosas. Le responde “Ya me has hartado”, con tono tranquilo, mientras la mujer le grita cosas terribles, y cuando, tras entrar en el taxi, estira el brazo para cerrar la puerta, sus miradas se encuentran otra vez. Le habría dado tiempo a entrar y sentarse a su lado, dice, pero no lo hizo, claro. Una palmada en el muslo para rubricar su pesar. Ahora lo haría. Le diría al hombre “Me voy contigo”, sin ninguna vacilación, pero entonces, una vez más, no se atrevió, quizá ni se le pasó por la cabeza porque ya no estaba en Londres. Apareció Martxelo con su coche recién lavado –para hacerle los honores, dijo–, y en cuanto se sentó a su lado empezó otra vez: “Dime, ¿lo has conocido en Londres o lo conocías ya de antes?” y cosas de ese estilo, dichas en broma pero en las que percibió un recelo producido por su masculino espíritu posesivo, y tuvo que decirle que la estaba sacando de sus casillas. Insistió en que era sólo una broma, que no podía enfadarse por aquella tontería, pero hicieron el viaje sin prácticamente dirigirse la palabra. Sin embargo en Londres le había echado mucho de menos y se había prometido confesárselo a la vuelta, ser más abierta con él y más afectuosa. Harri, inclinada sobre la mesa baja, juega con una cajetilla de tabaco, saca un cigarrillo y lo toma entre dos dedos como si fuera a encenderlo, aunque no fuma. Se lo lleva a la nariz, lo huele. Tiene la sensación de haber provocado o precipitado un cambio radical en el destino de ese hombre de cuya voz, de cuyo olor se ha enamorado, y eso hace que se sienta unida a él. Eso dice, mirando alternativamente a uno y a otro con una sonrisa entre feliz y resignada que desconcierta a Julia. El sol se ha abierto paso por fin entre las nubes y luce espléndido ahora, por lo que el jardín, tan maltrecho y descuidado, aparece hermoso, exuberante tras las intensas lluvias, a pesar de que no hay muchas más flores que las sufridas y obstinadas calas que van invadiendo el terreno espontáneamente y un par de matas de hortensias antaño de un azul intenso y ahora de color incierto, rosa sucio, que habría habido que abonar y podar: restos del jardín primitivo. Los pensamientos que sembró Martin a lo largo del sendero que va de la entrada al río no acaban de brotar por culpa, según él, de los pájaros, a los que odia. En todo caso, hay muchos gorriones que picotean entre la hierba, indiferentes a la pareja de gatos que ha

27


colonizado el jardín, y al menos cuatro tordos más gordos que palomas. La luz entra a raudales por el amplio ventanal, del que Julia retiró unas cortinas que aún no ha tenido tiempo de planchar, inundando una sala que ya es de por sí alegre porque está amueblada con muebles modernos y funcionales de estilo nórdico, al contrario que el resto de la casa, en la que permanecen los muebles primitivos, oscuros y pesados, de tiempos del abuelo de Martin, y que no gustan nada a Julia aunque, según parece, son de gran valor, sobre todo los de la biblioteca propiamente dicha, una sala inmensa que contiene una especie de alcoba con un diván y que es donde se aísla Martin alegando dificultades de concentración en la escritura. Le gusta mucho la casa a Julia, su comodidad, la posibilidad de trabajar de cara al jardín, el hermoso Petrof de media cola sobre todo, hasta tal punto que a veces piensa que, junto a los recuerdos del pasado, es el único vínculo que todavía le une a Martin y que es porque su relación no tiene futuro por lo que está tratando de desligarse de ella. Por eso ha dejado de cuidar el jardín, del que en un tiempo tanto le gustó ocuparse y que llegó a tener espléndido, cuando aprovechaba los descansos en el trabajo para regar y arrancar las malas hierbas. Se lo hizo ver Harri hace algún tiempo, que daba pena que estuviera tan descuidado, y luego añadió, con ese aire de decir tonterías que utiliza para hablar en serio: “No parece que la mujer de esta casa esté muy enamorada”. Y ella no dijo nada. Avergonzada en parte y sorprendida también de que su desafecto fuera tan evidente. Ahora tampoco sabe Julia qué decir. Harri ha girado la cabeza hacia ella y se ha vuelto a quejar: “No me tomáis en serio”, con voz natural, sin exagerar el tono esta vez, y no sabe qué responderle. ¿Qué decirle? ¿Que le parece verosímil su súbito enamoramiento, triste lo que deja vislumbrar de su relación con Martxelo y patético su propósito de inspirarle una historia al escritor atascado? “Claro que te creemos”, dice Martin, también en plural. Y añade: “Un comienzo de historia más que prometedor”, puesto en pie, dando a entender que ya le ha inspirado bastante. Tiene el pelo rubio y algo ralo, como electrizado, está embutido en su albornoz a rayas negras y amarillas que sigue comprando en el college al que le enviaron también a él cuando era adolescente, y calza sus grandes church viejos sin calcetines. El aspecto incalificable de los últimos tiempos. La inquilina puede aparecer en cualquier momento y no sería conveniente que lo pillara de esa guisa, dice, estirándose el faldón del albornoz antes de precipitarse escaleras

28


arriba. Harri también tiene que irse pronto porque le han adelantado su seminario de bioestadística. Sobre la mesa baja está la trenza de hojaldre a la que Martin es tan aficionado y que le suele traer Harri casi siempre que les visita por la tarde. Julia decide hacer el té con el que suelen tomarla.

LA COCINA TAMBIÉN ES BASTANTE ANTIGUA, aunque no es la original de la casa. En cualquier caso es inmensa, como las de antes, con una gran mesa de madera en el centro y mantiene la cocina económica con un gran horno. La moderna vitrocerámica que usan habitualmente está en la antigua alacena. Calienta la pava. La tetera está impregnada del pigmento marrón del té en las esquinas del fondo y sobre todo en el extremo de la boca. La sustituiría de buena gana, pero Martin tiene ese gusto ahorrativo de conservación propio de la burguesía puritana, de hacer durar las cosas. Prepara el té siguiendo el proceso reglamentario. Enjuagar la tetera con el agua hirviendo para que se caliente; poner el té, una cucharada por barba más otra adicional, y esperar los cinco minutos exactos de rigor, que aprovecha para lavar los platos que Martin ha dejado amontonados en la pila. Cuando cierra el grifo oye sus voces, un bisbiseo en realidad, porque hablan en el habitual tono confidencial que utilizan en cuanto les da la espalda. Le importó en algún tiempo, pero ya no. Cuando vuelve a la sala el escritor está impecable. Un polo beige y pantalones de lino del mismo color, los zapatos de hebilla brillantes como espejos y la chaqueta de Loewe de seda cruda con ribetes de piel marrón en puños, bolsillos y solapas. Todo prácticamente recién estrenado. La chaqueta es preciosa pero como poco una talla más grande que la suya. Se lo hizo ver el día en que la compró, pero no pudo cambiarla porque la trajo puesta. También Harri hace la misma observación: es hermosa pero no entiende cómo se la ha podido comprar tan grande, y él bromea. En previsión de que crezca, una arraigada costumbre aprendida de su madre, dice, desabotonándosela para disimular la holgura. Al servir el té una pregunta que no es nueva: ¿se debe añadir la leche al té o hay que echarla primero? La suscita Harri, que no sabe que la semana pasada Martin acabó vaciando la tetera por la fregadera por un enfado que originó esa cuestión. El hecho fue que se les planteó la duda y, primero Martin y luego ella, trataron de buscar el Five o’clock tea que alguna otra vez habían consultado para dirimir la misma cuestión, y al no

29


encontrarlo le echó en cara que más que ordenar los libros los escondía, lo que a ella, que había invertido un sinfín de horas catalogando la biblioteca, la sacó de quicio. Todavía están haciendo el inventario de estragos de aquella bronca, por lo que ahora dice que no sabe. La teoría de Harri, siempre científica, es que, por pura lógica, se debe echar primero el té, puesto que constituye el componente principal al que se añade el accesorio, la leche, al margen de que resulta la forma más sencilla de controlar la mezcla. También aduce una razón estética: la hermosa nube que se forma cuando la leche fría cae sobre el té caliente. El mismo estúpido argumento que utilizó Martin, el esteta, para justificar que el té era primero. Pero esta vez le sorprende dándole la razón retrospectivamente: el orden es el inverso, dice, “aunque no recuerdo el motivo”, y le da rabia que él, que nunca da el brazo a torcer, trate de evitar la discusión ante la inminente visita de la chica penthouse, para que no la encuentre de morros. Se siente tentada a contar el suceso con todo detalle para conocimiento de Harri, porque, más todavía que su carácter infantil y colérico, aborrece su capacidad para controlarse cuando está en juego su buena imagen ante terceras personas. Así que Martin, tan contenido en sus efusiones, ha puesto una mano sobre la suya en la mesa al decir sonriente que, en cualquier caso, se puede vivir con la duda de qué es primero, el té o la leche, y Harri le hace coro: otra cosa sería si se tratase del huevo y la gallina, y se ríen. Una forma, supone, de decir que es una histérica. Resuelve irse, aunque en principio se queda a dormir los jueves. Su madre está en Otzeta y no quiere que Zigor esté solo, dice. No sabe por qué se le ocurre esa excusa, que, además de falsa, es poco consistente por cuanto que la ausencia de su madre no ha sido óbice para que se haya quedado otras veces, dado que su hermana vive en el piso de al lado y el crío se pasa la vida allí con sus primos. Pero ninguna objeción a que se vaya, al revés, le parece que su decisión le alivia, que prefiere quedarse solo para recibir a su inquilina. Harri: “Te dejamos con tu chica playboy”, como si le hubiera leído el pensamiento, levantándose también y cogiendo su maletín de piel verde. Se le ha hecho muy tarde y los alumnos del máster son muy inflexibles. No es la primera vez que Julia capta ese gesto de Harri de llevarse la mano a la axila izquierda, del que ahora le ha advertido Martin. Qué hace toqueteándose. Tiene un ganglio como una manzana y nadie le hace caso. Agarra a Martin de una mano para que lo palpe, a lo que éste se

30


niega porque le da, dice, repelús. Es ella la que se deja conducir su dedo índice hasta un bulto duro del tamaño de un garbanzo. Supone que se lo habrá enseñado a Martxelo. Sí que lo ha hecho pero, según él, no es nada, dice que es una hipocondríaca. Entonces, si su marido dice que no es nada, razona Martin, debe de estar tranquila y dejar de toqueteárselo, al fin y al cabo es médico. Pero es pediatra, puntualiza ella, y además no muy bueno. Deja el maletín verde y, empeñada en que Martin le palpe el bulto, se abraza a él tratando de agarrarle de las manos, que él esconde en su espalda. Desde la cocina, donde se ha refugiado con el pretexto de lavar el servicio de té, Julia les oye pelear. Martin, entre risas, le pide que no le haga cosquillas; la otra se queja: que no sea tan bruto, que le hace daño. Espera un rato a que terminen porque su familiaridad le da cierta grima, y cuando finalmente vuelve a la sala los encuentra sentados como dos niños modositos que hubieran recuperado la compostura ante la súbita aparición de la madrastra. “No me quiere palpar el cáncer”, se queja Harri, haciendo que gimotea. En esas situaciones, es cierto que cada vez más infrecuentes, Julia se pregunta si se habrán acostado alguna vez. También les ha hecho la pregunta a ellos, aunque nunca aisladamente, a cada uno por separado, y siempre en situaciones en las que podía ser tomada a broma. “Seguro que vosotros dos habéis follado.” Ellos suelen decir que no, que les parecería un incesto, y se proponen como prueba de que la amistad en régimen de castidad entre un hombre y una mujer, hermosos y vigorosos ambos, es posible, pero ella sospecha que alguna vez lo han hecho. Más exactamente piensa que lo hicieron una vez.

HARRI, EN CUANTO SALEN AL JARDÍN: ¿Qué tal el chico?, ¿ya escribe? En el fondo es una pregunta redundante porque únicamente se encuentra bien cuando está escribiendo. Es una enfermedad característica del escritor la incapacidad de obtener satisfacción por otra vía que no sea su trabajo creativo. Ha anotado algo así de Sándor Márai recientemente. Por eso le prefiere escribiendo, porque es más fácil estar a su lado, al menos le siente vivo, exultante incluso en las raras ocasiones en las que piensa que está en el buen camino. Sólo por eso desea que escriba. En cambio piensa que en Harri hay un deseo de compartir su gloria. Suele decir que le da pena que desperdicie su talento. En cualquier caso, está muy pendiente de lo que escribe y,

31


a veces, es incapaz de reprimir la necesidad de preguntarle si ya avanza con su dichosa novela, para cuándo piensa terminarla, y él le responde con evasivas o le consta que le miente claramente. También le consta a Julia que lleva mal la necesidad de complacer las expectativas de la gente de su entorno, a la que teme defraudar si no logra escribir una novela de éxito. Eso se lo ha confiado alguna vez y, aunque no se lo hubiese dicho, está convencida de que tiende a pensar que le estiman en la medida en que es capaz de escribir, y que le atenaza la duda de si posee o no el talento necesario para culminar una novela digna de ese nombre, sin más. Julia sí cree que posee ese talento, incluso el suficiente para escribir una novela más que digna, pero no le importaría que se dedicase a pintar acuarelas en el jardín si eso contribuyese a hacerle más feliz. Se limita a decirle que está un poco harta de “nuestro chico”, sin entrar en detalles. Lo cierto es que nunca se los da aunque, a veces, siente la tentación de revelarle alguna verdad que mine la desproporcionada devoción que le tiene. Luego se alegra de no haberlo hecho, en parte porque está convencida de que resultaría una tarea imposible y acabaría odiándola si le hablara mal de él. Además, cualquier aspecto negativo de la personalidad de Martin lo atribuye ella a la parte oscura del genio. Lo cierto es que en el fondo, aunque le da rabia la imagen idealizada que tiene de él, le duele empañarla. Opta por decirle que cree que avanza poco a poco con su novela, que le ve escribir todos los días silenciando que, más que escribiendo, se pasa todo el día con su horrible bata en torno al ordenador encendido, que pocas veces se sienta ante él y que, cuando lo hace, se levanta continuamente y se vuelve a sentar, como el mal estudiante que trata de engañar diciendo que va más avanzado de lo que está realmente; que apenas sale, que ni tan siquiera lee, que se pasa las horas muertas viendo basura en la televisión sin dejar de fumar, y que bebe bastante. También se calla que no sabe si lo que está escribiendo da realmente para una novela. No se lo puede decir porque, aparte de todo, no tendría que saber que ha entrado subrepticiamente en su ordenador. –Creo que va poco a poco hacia adelante. Le mira escrutadora, le parece, queriendo valorar hasta qué punto su respuesta es evasiva, y opta por ajustarse un poco más a la verdad. Le dice, pues, que es posible que esté atascado. Por su afán perfeccionista, añade, para que no piense que cuestiona su genio sino todo lo contrario.

32


–Si se le pudiera ayudar… –En eso está solo. –Haría cualquier cosa… Vuelta de espaldas ahora con mucha convicción, mirando hacia la casa del escritor. “Cualquier cosa”, insiste, con una seriedad casi cómica y girando lentamente la cabeza a ambos lados en un gesto que quiere expresar que no puede hacerse idea de hasta qué punto es cierto. Sabe que es sincera y quizá por eso Julia no puede evitar que le supure el sarcasmo: “Harías cualquier cosa menos aguantarle a diario”, le sale. Es a su pesar que lo dice, porque le horroriza alimentar la imagen de la pobre mujer que soporta al genio, pero ya es tarde. Es lo que piensa Harri, que Martin es un gran genio cuyo talento no debe desperdiciarse, que es tarea de cuantos están a su lado contribuir a que dé al mundo su gran obra. Ella es la mujer a quien le ha tocado la inmensa suerte, y la desgracia, de ser su mejor apoyo. Todo el mundo lo dice, la madre de Martin, sus hermanas, sus amigos, que con ella está mucho mejor, más centrado, y que tiene que tener mucha paciencia porque también a todo el mundo le consta que es difícil convivir con un artista. Hay una gran máquina con aspecto de tanque maniobrando delante del coche de Harri, e impide su salida. Deben esperar, por tanto. Cada día es palpable el avance de la profunda herida que surca la ladera al fondo del valle y que abre el paso al tren de alta velocidad. Otro harakiri, dice Harri con el rostro compungido. Han hablado antes de eso, de que la casa se va a quedar en el centro mismo de un horrible nudo de comunicaciones, de la contradicción existente entre querer proteger el paisaje y desear tener París a mano para pasar una tarde. A las dos les une la nostalgia por un paisaje que, si bien no han conocido en todo su esplendor, todavía era una vega salpicada de caseríos con fértiles huertas y señoriales palacetes con hermosos jardines. Ahora ya no se ve prácticamente un trozo verde de cierta extensión hasta muy subida la ladera de Antondegi. “Sagastizabal no existe”, dice Harri. Al otro lado de la carretera, en el lugar que ocupa la fábrica Elektra, se erigía el caserío Sagastizabal, donde Julia nació y vivió hasta los siete años. Hasta que expropiaron la mayor parte de sus terrenos, que por el sur llegaban hasta el río, y su padre no tuvo más remedio que vender el resto por poco dinero porque el cambio de calificación del suelo fue posterior y el

33


precio tasado de las expropiaciones nada tenía que ver con el de mercado, pero, fundamentalmente, porque se sintió obligado a repartir el dinero con sus cuatro hermanos, renunciando a la primogenitura, pues consideraba que ese derecho venía ligado al compromiso de sostener la casa, lo cual él no había podido cumplir. Siempre había estado orgullosa de ese gesto, que llevó a su padre a dedicarse primero a la pesca de bajura –la mar era sin duda su pasión y también su destino–, y a resignarse más tarde, cuando había logrado culminar el sueño de hacerse con un barco, a colocarse en una fundición a la edad en que otros se retiraban, porque su madre no soportaba las recurrentes pesadillas en las que su marido aparecía ahogado. Ironías del destino: trabajando en la fundición se compró una pequeña chipironera con la que pescaba los fines de semana, y un domingo en que había salido al amanecer con muy buen tiempo apareció la embarcación vacía a la deriva muy cerca de la costa, a la altura de Ciboure. Cree que su padre era un hombre honrado, y estaba por tanto orgullosa de que repartiera la herencia entre todos sus hermanos. Creía que su madre también lo estaba pero, últimamente, le ha oído algún comentario amargo en relación al elevado coste de aquella decisión paterna –arrogante, la calificó–, que en definitiva habían tenido que pagar ellas. Constatar esa frustración de su madre le produjo una gran pena. “Sagastizabal no existe.” Harri se lo dice con voz conmovida, como si hubiera adivinado sus sentimientos, y le ha pasado la mano por el hombro, un gesto que le conmueve a ella también porque no tienen la costumbre de compartir grandes muestras de afecto. La frase se ha convertido para ellos en una especie de aforismo que expresa básicamente una impotencia más o menos resignada. Algo entre c’est la vie y se acabó lo que se daba. “Gureak egin du: Sagastizabal no existe.” Queda la pequeña construcción de piedra que servía de corral, granero y almacén de aperos, y parte del manzanal que daba nombre al caserío y que no sabe a quién pertenece. “Algo queda”, dice por decir, y Harri, negando muy pausadamente con la cabeza: “No es mucho”. Julia envidió de cría su melena rubia casi pajiza. Ahora lleva el pelo muy corto gastado en capas, lo que aumenta la desproporción entre la cabeza y el cuerpo, porque es cierto que tiene la cabeza pequeña y la mueve constantemente para subrayar sus palabras, sincopadamente, como los pájaros, suele decir Martin. Ella se define como una mujer del país, de las de Arteta, delgada de cintura para arriba y poderosa

34


de cintura para abajo. Julia la encuentra guapa. Le parece que, a partir de cierta edad, es mejor llevar el pelo corto, al margen de la comodidad; el pelo largo tiene algo de patético, de obsoleto signo seductor, aunque siempre posterga el momento de cortarse el suyo. Negro con alguna hebra gris, desde siempre, en la parte frontal sobre todo, y que se niega a teñir. Una vez más ese gesto furtivo de palparse la axila por debajo del abrigo. Cuando lo advierte, duda si referirse otra vez al bulto. Piensa que tendría que hacérselo mirar pero tampoco quiere aumentar su preocupación y, al fin y al cabo, tampoco es una niña. “Quizá no sea bueno que te lo toques tanto”, opta por decir. “Te lo tendrías que hacer mirar por Abaitua, aunque, si Martxelo dice que no es nada, no tienes motivo para pensar otra cosa.” No le responde enseguida. “Mi marido, el pobre” –subrayando el tono de resignado cansancio–, “se empeña en no ver lo que no quiere. No me vería ni un tomate que me saliera en la nariz”. Luego, tras una nueva pausa, le confiesa que últimamente, cuantas más muestras de cariño le da él, menos le desea ella. Si a Julia le incomoda su sinceridad –que tiende a parecerle un poco obscena– es fundamentalmente porque, de alguna forma, exige una contrapartida. No quiere que le hable de la relación con su marido porque tendría que corresponderle contándole cómo le va la suya con Martin y no le apetece. “Pero no estoy triste”, dice Harri con una sonrisa que muestra lo contrario. “Ahora tengo una ilusión.” Julia no entiende a qué se refiere: “Qué suerte, ¿y qué ilusión es ésa, si puede saberse?”. Sonríe al contestar, no sabe si de broma: “La esperanza de volver a encontrarme con el hombre del aeropuerto, mujer. Tú tampoco me crees nada, como ese idiota”, señalando hacia la casa. “Porque ¿no me cree, verdad?” La pregunta parece indicar que lo que realmente le preocupa es que sea Martin quien no la toma en serio. “No lo sé”, dice para salir del paso. La oruga se pone en marcha lanzando espesas bocanadas de humo negro por un tubo de escape vertical, y Harri puede ya mover el coche. “Ahora sí que es tarde”, dice al abrir la puerta, pero no se decide a entrar, como si buscase una palabra de despedida. Se encuentran justo en el alto de la escalera que da a la carretera. Hace tiempo que no la ha transitado aunque resulta el camino más corto hacia su casa. A un paso de sus pies permaneció muchos días el contorno de un cuerpo marcado con tiza. Sin embargo ya no recuerda si en aquel atentado, que afectó a varias personas, hubo más de un muerto. Al menos

35


un obrero de Elektra que acudía a su trabajo. Eso sí lo recuerda. Hubo una explosión terrible que hizo temblar la casa, luego un profundo silencio más sobrecogedor quizá y, más tarde, el ruido de las ambulancias, de los coches de la policía, de los bomberos. Supone que estuvo al tanto del cotidiano parte del estado de los heridos y ahora quedaba un vago recuerdo, como el rescoldo de una pesadilla. Una mujer desaliñada protesta exageradamente porque entorpecen el paso. “¡Coches de mierda!” es lo más fino que grita. No le hacen caso. Harri susurra antes de montar, como quien habla confidencialmente: “Gente rabiosa e intransigente porque la vida le va mal”. Se le ocurre que quizá también ella ha pensado en Martin. En cualquier caso, antes de arrancar se refiere a él para decirle que le cuide. “Cuídale.” “Cuídate tú.”

SU MADRE ESTÁ SOLA. Acaban de llegar de Otzeta y Zigor está en casa de su hermana. “No te esperaba.” Se lo dice, no con gesto de contrariedad, pero sin parecer contenta de verla, desde luego. A Julia le molesta que sea tan explícita al mostrar el deseo de que se quede a vivir definitivamente con Martin. Lo entiende, pero le parece feo porque no se basa en la consideración de las cualidades del propio Martin –de quien no cree que tenga muy buena opinión, por otra parte: como poco lo considera raro–, sino en el hecho de que pertenezca a una muy buena familia. La mejor del universo que la rodea, de hecho. Gente respetable, de mucho dinero y nacionalistas de siempre. También le da rabia, le decepciona más exactamente, que considere que la madre de Martin, una vieja estirada y rancia, tiene mucha clase, y que cuando se refiere a ella la llame doña Sagrario. Como la mayoría en el barrio, por otra parte. Le contraría que el frigorífico esté prácticamente vacío: un sentimiento, reconoce, muy masculino. Decide hacerse una tortilla de cebolla y, mientras bate el huevo, no puede evitar pensar que, no hace muchos años todavía, hubiese sido impensable no disponer de lo necesario para improvisar una cena decente. Casi tanto como vivir con un hombre sin estar casados. En otro tiempo, la nevera de casa siempre estaba rebosante de sobras. Algo de carne guisada o de bacalao con tomate y pimientos, un resto de tortilla de patatas. Tiene hambre. Al cuajar el huevo en la cebolla pochada le viene el recuerdo de los hongos que ha comprado Martin y

36


siente cierta nostalgia. Ahora lamenta haberse marchado; más exactamente se siente frustrada por no haber podido reprimir la rabia que le producía verle tan contento con la visita de la americana. Porque es eso lo que le ha dado rabia más que cualquier otra cosa. Se pregunta qué hará, si se habrá atrevido a invitarla a cenar. Supone que no, porque sus tácticas de conquista son más morosas. Desde la ventana de la cocina se divisa la casa sobre el pequeño cerro, recortada contra un cielo azul cobalto, casi negro. Todavía no hay ninguna luz en las ventanas, pero está ya encendida la de la puerta que da al jardín. Esa nostalgia de la casa en cuanto se aleja de ella. Del piano sobre todo, que tanto echa de menos en esta otra tan horrible, entre cuyas paredes de papel no podría tocar sin molestar a los vecinos. Por segunda vez el mismo día, le sobreviene esa pregunta: ¿hasta qué punto el estatus de Martin influye en su dificultad para romper definitivamente con él? No es, a su edad, una apasionada defensora del amor romántico, pero le repugna ser interesada en sus afectos. Estaba segura de haber leído en La vejez de Simone de Beauvoir que el dinero es tan consustancial a la persona como su nariz o el color de sus ojos, de manera que no tendría que parecer menos digno sentirse atraída por el estatus de un hombre y lo que de él deriva, seguridad, bienestar material, etc., que por su galanura, pero aunque se ha pasado media hora tratando de buscar el pasaje en cuestión no lo ha encontrado. (Sí ha topado con un término curioso, “gribouillisme” –fait d’aller au devant des ennuis qu’on cherche à éviter–, que designa la tendencia de Martin a hacerse el viejo.) La tortilla en el plato sobre el horrible mantel de hule. Los cuadros originales, blancos, rojos y verdes –siempre ha habido querencia por esos colores en esta casa, en la cocina sobre todo–, están descoloridos de tanto frotarlos. No pierde ocasión de decirle a su madre que odia ese mantel, los de hule en general, y está harta de comprárselos de todos los colores, materiales y tipos, pero no accede a dejar de usarlo. Es bastante hacendosa y limpia, pero no muy cuidadosa en los detalles que considera superfluos, y tener que lavar manteles debe de parecérselo. Cosas que están bien en las casas de otra gente, en la de Martin por ejemplo, pero no en la suya. El hule le recuerda la cocina de Sagastizabal: las paredes pintadas de verde hasta media altura, el armario y la fresquera blancos con los tiradores (y un círculo a su alrededor que se delimitaba con la boca de un

37


vaso) bien cubiertos de rojo, un estilo pictórico muy parecido al que se emplea en los barcos de bajura. Después de cenar, mientras su madre fregaba, su padre se sentaba, la espalda apoyada contra la pared y los pies en la leñera, y cantaba bertsos de manera muy poco melódica, porque le gustaba tanto cantar como desafinaba; entonaba interminables ristras de versos generalmente tristes. “Markesaren alaba” y “Limosnatxo bat” eran sus preferidas, con sus músicas monótonas, reiterativas, feliz de no pasar hambre y de poder dar a sus hijas la educación que él no había tenido. Debía de ser la suya una felicidad basada en la modestia de sus aspiraciones, en el buen conformar que dominaba su tiempo. De niña odiaba aquellas canciones. Ahora daría cualquier cosa por poder cantarlas a su lado. Etxezar. El nombre del caserío materno. Su madre nunca vivió en él pero su familia lo arrendó durante muchas generaciones a los condes de Villafuertes, que se lo vendieron a su abuelo, el bisabuelo de Julia. El abuelo de Julia contribuyó con una cantidad importante para la época, siete mil pesetas que le liquidó el propietario del caserío en el que estaba de criado desde niño y que le había administrado su paga; un buen hombre, por lo que se ve. La hacienda, sin embargo, la heredó el mayorazgo, hermano del abuelo, y en la actualidad es propiedad del nieto, hijo del primo de su madre, un solterón alcohólico que sobrevive malvendiendo, poco a poco, parcelas de terreno a un vecino sin escrúpulos. Su madre sigue puntualmente el proceso de hundimiento de la casa de los ancestros y se le desgarra el corazón cada vez que recibe noticias. Hoy la hermana de Julia le ha contado al llegar que, el mes pasado, vendió el pinar de la ladera de la ermita y que lo que sacó, se lo bebió en menos de una semana. Es por lo que está apenada y rabiosa. Su sueño es recuperar la casa, impedir que se pierda el solar en el que nacieron y vivieron sus antepasados y que le costó a su padre a saber cuántos años de duro trabajo. Algunas veces insinúa la posibilidad de recurrir a los amigos ricos de su marido, que los tenía, socios como él del Amaika, para pedirles en préstamo el dinero necesario para recuperar Etxezar. “Si se lo pidiera a Fulano o a Zutano me lo darían a gusto.” No cree que lo diga en serio porque no tiene más relación con ellos que el saludo ocasional cuando se cruzan en la calle, y sabe que su padre se revolvería en el fondo del mar donde descansa si supiera que recurre a sus amigos ricos para hacer algo que él nunca hubiera hecho en vida, pedirles dinero. Le parece más bien que se trata de una manera de insinuar que se

38


lo pida a Martin. Por su parte, no ha podido ser más clara. Aunque tuviera el dinero necesario para rescatar, como ella dice, esa casa lúgubre rodeada de sombríos pinares, preferiría comprarse algo en cualquier otro sitio, en las Landas, por ejemplo. Aparece Zigor. Le mira a ella, luego a su abuela, que sigue en la fregadera, y a ella otra vez. Su mirada es penetrante y tiene la seguridad de que trata de valorar sus estados de ánimo y de comprobar si en su ausencia han hablado de algo que haya contribuido a entristecer a su abuela. Está serio. Julia siente que, repentinamente, se ha hecho un hombre y que él también tiene conciencia de serlo. Tiene sin terminar las tareas que le pusieron para las vacaciones y se retira a su cuarto. Ya no se abrazan con tanta frecuencia y, cuando lo hacen, no es como antes. Ahora le siente rígido y le horroriza la posibilidad de que le repela esa intimidad. A ella le ha ocurrido con su madre, a quien nunca le sale dar un beso y, sin embargo, muchas noches sueña que corre hacia su padre y se abrazan. No sabe cuándo la dejó de besar. Debió de ser hace mucho tiempo. Su madre, tan extremadamente cariñosa con las criaturas pequeñas –esos “me lo comería” cuando les besa las manos, la tripita– y tan distante en lo físico a partir de que alcanzan una edad que no sabría cifrar. Lo mismo ha hecho con ellas, con su hermana y con ella, y también con sus nietos. Puede recordarla con un bebé desnudo en su regazo, sobándolo literalmente –según ella era misión de la abuela sobar a los bebés junto al fuego y tiene una palabra para eso: “gozar a la criatura”–, pero a partir de un momento determinado el contacto físico desaparece. Ahora que con el cambio cultural se ha generalizado el beso como saludo, incluso entre los hombres y las mujeres de edad, es frecuente verla besándose con toda naturalidad, incluso que sea ella quien se adelanta a ofrecer la mejilla, y esa escena, la de su madre besándose con alguien, sobre todo cuando es joven, le fascina y llega a sentirse incómoda cuando se la encuentra entre un grupo de amigas, por la vergüenza de que resulte evidente el hecho de que sean las únicas en no besarse. Se siente obligada a ver un rato la televisión junto a ella. Julia se abstrae y piensa en cosas totalmente ajenas a lo que se desarrolla en la pantalla –las fantasías de Harri, los despiadados juicios sobre su marido–, y tampoco cree que su madre le haga mucho caso. Martin dice –en realidad lo dice su trasunto Faustino Iturbe– que los viejos miran la televisión como antaño miraban el fuego: para pensar en sus cosas.

39


Zigor desde su cuarto: “¿Qué es solipsismo?”. Aunque ésa se la sabe Julia, reprime el deseo de demostrarlo y le contesta que consulte el diccionario. Le tiene dicho que, según Martin –a quien el chico, por el hecho de ser escritor, respeta mucho–, la mejor manera de adquirir conocimiento es buscar en el diccionario el significado de los términos que se desconocen. Al margen de que comparte la opinión, también es verdad que la decisión de imponerle ese positivo hábito se debe en parte a los apuros demasiado frecuentes que le hacía pasar cuando la ponía frente a cuestiones básicas que a ella misma le sorprendía no saber; tal es así que, debido a la vergüenza que le daba reconocer su enorme ignorancia, solía verse en la necesidad de postergar la respuesta con alguna excusa improvisada, la sartén en el fuego, la lavadora atascada –se atasca con frecuencia–, para darse el tiempo de consultar furtivamente el diccionario. A veces el problema no estriba tanto en sus lagunas de saber como en su entusiasmo pedagógico, en la necesidad materna de exponer los asuntos en toda su complejidad, de matizar, de precisar conceptos asociados, de remontarse a la causa de las cosas obviando que lo que el chico requería era salir del paso de forma simple y concisa, y que sus peroratas, lejos de ayudarle, le complicaban y le ponían nervioso. “Déjalo que ya me arreglo solo”, suele acabar pidiéndole, arrepentido de haberle formulado la pregunta. El caso es que ahora, por una cosa o por otra, el chico tiende a apañarse solo –las herramientas informáticas lo facilitan también–, y por eso le extraña que le haya preguntado por el significado de solipsismo. Se pregunta si será una excusa para que acuda a su cuarto. Todavía suele sentarse al borde de la cama cuando se ha acostado para charlar un rato y contarse mutuamente cómo les ha ido el día. Constituye uno de los momentos de máxima felicidad cuando hablan como si fuera un adulto, y Julia no quisiera perder esa costumbre; desearía que siempre fuera así, que en el futuro se encontraran “chez toi, ou bien chez moi ou sur une terrasse”, como canta Reggiani, para compartir sus veinte años, pero empieza a pensar que no será fácil. Ella misma tiene ya dificultades para abrirse, le parece que exhala amargura y que el chico lo percibe, y en cuanto a él, se le impone el sentimiento de que, aunque en menor medida, le va apartando algo insondable de la misma naturaleza de lo que a ella le separa de su madre. Supone que en cada generación los progenitores creen que la relación con sus hijos e hijas será confiada y abierta, muy distinta de la

40


que fue la suya. Por su parte, está segura de que, en su caso, se producirá una mejora pero también sabe que será sólo relativa y mucho menor de lo que confiaba cuando el chico era un bebé. Tampoco le gustaría que tuviese demasiada devoción por ella, ese amor excesivo de algunos hombres –que rezuma el libro de Albert Cohen sobre su madre, por ejemplo– y que convive, le parece, con cierto odio por el resto de las mujeres. De repente, le asalta la idea de que a ese ser, que tiene ya nuez y un esbozo de bigote rubio, lo ha llevado en su vientre, y ese pensamiento le impele a levantarse. Se ha sentado en la silla de su pequeño escritorio. Demasiado infantil para él ya. “Tendremos que comprar otra mesa”, le dice, y él responde que no merece la pena. Es un chico comedido en sus demandas y se lo agradece. “Oye, ama”, dice, incorporándose en la cama. Julia se pone en guardia instintivamente pues adivina que le va a formular una de esas preguntas que no son de diccionario y que tienen por objeto someterle a prueba. “¿Por qué no podemos decidir si queremos ser independientes?” Siente un cansancio súbito, una desgana enorme, y no sabe qué responder. De Otzeta suele venir con las manos hinchadas de jugar a la pelota y el corazón henchido de sentimiento abertzale. “¿Qué quieres que te diga?” Es obvio que en la larga sobremesa de Torrekua han hablado de eso y ahora reclama su opinión sobre lo que allí han dicho. El chico se ha sentado visiblemente inquieto: “No digo derecho a ser independientes, digo derecho a decidir si queremos ser independientes”. Julia siente rabia por su hermana, por su cuñado, por todos los de Torrekua, porque lo ideologizan, y se odia a sí misma porque, por pura comodidad, le deja con ellos demasiado tiempo. El chico espera su respuesta con los brazos cruzados y los labios apretados, y ella está segura de poder leerle el pensamiento. Los de Torrekua sí son vascos fuera de toda sospecha y lo tienen claro. ¿Qué dice ella? “Las cosas son más complicadas de lo que parecen”, le sale decir, y se arrepiente de inmediato. ¿Por qué necesita siempre de tantas palabras, de tantos matices, para explicar sus puntos de vista? “Para ti todo es complicado y, sin embargo, las cosas son muy simples.” Se lo dijo Zigor, el padre, cuando casi recién estrenada la amnistía, decidió regresar a la clandestinidad y ella trató de convencerle de que no lo hiciera. “Las cosas son más complicadas de lo que parecen.” Se enredaron hablando de política. Él sostenía que Franco había muerto en la cama, que los aparatos del Estado no

41


habían sido depurados y que todo seguiría igual. “Las cosas son muy simples.” También lo eran para ella: le quería más que a nada y que a nadie; deseaba compartir su vida con él, soñaba con que hicieran la cena juntos, con dormir en la misma cama, y no podía soportar la idea de seguir viviendo con el temor de oír la noticia de que le habían matado a tiros. Así de simple, pero no eran argumentos que pudieran utilizarse sin ser despreciada ante quien estaba dispuesto a morir por sus ideas. También ahora duda de si le conviene exponer su punto de vista por temor a que el hijo interprete que es desleal a los suyos y eso le impida llegar a él. Ni tan siquiera está segura de que la independencia sea el mejor camino para preservar su lengua y su cultura, pero, aunque lo fuera, no cabe en la ley y hay mucha gente que no quiere que quepa. Lo dicen las votaciones. ¿Para qué enredarse entonces? Habría que convencerles haciendo buen uso de la autonomía que tenemos y, en todo caso, es seguro que con la violencia no les vamos a convencer. “¿Entiendes eso?” Se le queda mirando en silencio. Es el vivo retrato de su padre cuando focaliza su mirada directamente en sus ojos. Hace un aburrido gesto afirmativo antes de dejarse caer en la cama, y se vuelve hacia la pared. Julia va a pedirle que le dé un beso cuando su madre le dice desde la cocina que le deje dormir, que es muy tarde y que el chico tiene que estar muy cansado. Al pasar por el baño la ve cepillándose el cabello, que le cae casi hasta la base de la espalda. Un pelo gris, una mezcla casi pareja de hebras negras y blancas, ligeramente ondulado a causa de llevarlo durante el día recogido en un apretado moño. Un pelo inquietante por la iconografía sobre brujas, sin duda; ese rasgo de feminidad tan fuerte en una madre vieja. Se promete que a no tardar, aunque lo alaben tanto, se cortará el suyo.

42

Profile for Erein argitaletxea

Martutene  

Ramon Saizarbitoria ha escrito su mejor obra (¿la más íntima?), y no es casualidad que haya tomado como referencia Montauk, la novela de Max...

Martutene  

Ramon Saizarbitoria ha escrito su mejor obra (¿la más íntima?), y no es casualidad que haya tomado como referencia Montauk, la novela de Max...

Profile for erein
Advertisement