Page 1

Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

Šer_cucu'09

-Manolo Pozo-

Fotos de esta ruta en : https://picasaweb.google.com/pozojos/SierraDeAracenaYCuencaMinera


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

ÍNDICE 1. DESCRIPCIÓN BREVE DE LA RUTA. 2. ENTORNOS NATURALES POR LOS QUE PASAREMOS. 2.1. Parque Natural de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche. 2.2. La Cuenca Minera. 3. HOJA DE RUTA.

4. MAPAS. 4.1. Mapa General de la Ruta. 5. LOS PUEBLOS POR LOS QUE PASAREMOS A GOLPE DE PEDAL. 5.1. Primera Etapa: Zufre – Zalamea la Real. 5.2. Segunda etapa: Zalamea la Real – Cabezas Rubias. 5.3. Tercera Etapa: Cabezas Rubias – Almonaster la Real. 5.4. Cuarta Etapa: Almonáster la Real. 6. DATOS (localidades de paso, habitantes, altitud a la que se encuentran). 7. MATERIAL A LLEVAR EN LA RUTA. 8. ALOJAMIENTOS.

1

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

1. DESCRIPCIÓN BREVE DE LA RUTA. Con esta ruta lo que pretendo es realizar un recorrido lo más completo posible, dentro de los cuatro días que disponemos, por el entorno del Parque Natural de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, así como visitar sus pueblos serranos, algunos de los cuales son conocidos por muchos de nosotros, sobre todo las localidades más cercanas a Aracena, y otras no tanto, pero hay que visitarlos porque SIETE de estos pueblos estás declarados como conjuntos históricos-artísticos, y la ruta a realizar pasa por SEIS de ellos, por lo que creo que es una ruta bastante completa si la realizamos por entero y no tenemos presión por motivos de horario o por circunstancias climatológicas que nos obliguen a buscar refugio la más rápido posible. La ruta se completa con una incursión en la comarca de la Cuenca Minera de Huelva, en donde pasaremos por los pueblos típicamente mineros, una actividad totalmente en decadencia en esta zona, pero que intenta volver a primera plana con la explotación del turismo, visitando barrios como los de Bella Vista, en Minas de RioTinto, que todavía guardan esa arquitectura inglesa, victoriana, pudiendo imaginar lo que fuera toda esta zona no hace tanto tiempo; intentaremos visitar las explotaciones a cielo abierto y ver esa paleta de colores ocres y rojizos que tan habituales son en las fotos de estos lugares. Es por esto por lo que en la primera etapa está previsto hacer pocos kilómetros, primero porque al ser el primer día, hay que desplazarse hasta nuestro punto de partida, y esto suele implicar que el inicio de esta primera etapa suela ser algo más tarde, al margen de los problemillas que vayan saliendo y que hay que ir limando; y segundo, para tener tiempo de visitar algo, ya sea el Museo Minero, o las explotaciones a cielo abierto, o las dos cosas, porque lo que casi es seguro es que el viaje turístico en tren no creo que podamos realizarlo por el tiempo que conlleva. La idea no es sólo visitar los pueblos importantes de esta Cuenca Minera, sino también visitar aquellas 'aldeas' o 'pedanias', pertenecientes a estos pueblos, y que en otros tiempos crecieron como las setas, diseminadas por toda la comarca y al amparo del 'boom' de las explotaciones mineras y que con el declive de ésta, han ido quedando en el abandono, medio deshabitadas, pudiendo imaginar de primera mano lo que la expansión minera supuso para esta zona y cómo ha ido evolucionando la vida a nivel social y económico hasta llegar a nuestros días, observando el estado en el que se encuentran y las formas de subsistencia en la actualidad, en estos sitios donde el turismo minero que pretende atraer los núcleos más grandes, no llega todavía y quizás nunca llegue... En el recorrido se pasa también por yacimientos arqueólogicos de cierta importancia, y cuya visita estará en función de la distancia a cubrir para visitarlos y del tiempo del que dispongamos. En fin, que la idea de la ruta es la de realizar un recorrido por todo este Parque Natural, empaparse de la belleza de sus pueblos y costumbres, así como ver la huella social y económica que ha dejado la minería en la Cuenca Minera, unas tierras explotadas ya desde los tiempos de los romanos y fenicios hasta hace un puñado de años...

2

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

2. ENTORNOS NATURALES POR LOS QUE PASAREMOS. 2.1. Parque Natural de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche. Este P.N. Con sus 184.000 hectáreas, es el segundo más extenso de toda Andalucía. Se localiza este espacio protegido en la provincia de Huelva, en territorio de los términos municipales de poblaciones como Aracena, Cortegana, Encinasola o Jabugo, muy cerca tanto de la provincia extremeña de Badajoz como de la frontera con el vecino Portugal. El medio físico: Localizado en el extremo más occidental de la gran cordillera de sierra Morena, el paisaje de este parque natural se caracteriza por el profundo y oscuro verdor de los encinares y alcornocales que lo cubre en su mayor parte y por los pueblos de casas blancas que aparecen como islas en medio del mar arbóreo. Las extensas masas forestales de estas sierras se asientan sobre un sustrato geológico dominado por el granito y la roca caliza, materiales que poseen unas características enormemente diferenciadas. El granito es una roca antigua y escasamente erosionable por el agua, mientras que la segunda, la roca caliza, pese a su extraordinaria dureza, sucumbe rápidamente a la acción erosiba del agua, capaz de disolver los componentes calcáreos de la misma por un complejo proceso químico en el que intervienen multitud de factores entre los que destaca la concentración de carbonatos en el agua. El resultado de lo que los geólogos denominan erosión diferencial ha propiciado la aparición en este parque de un relieve en el que las formas redondeadas y suaves debidas a la presencia del granito se mezclan con profundas cárcavas, grutas, barrancos y simas propias de modelado cárstico que se asienta en las zonas dominadas por la caliza. El territorio aparece, en consecuencia, formado por dos partes bien diferenciadas aunque no separadas geográficamente. Una parte granítica y enormemente estable y otra caliza, mucho más inestable y en permanente cambio. Pese a su nombre, el territorio de este parque no está formado por una sola sierra. En realidad son muchas sierras que rompen la horizontalidad del terreno y que, como marcan las líneas predominantes en la estructura geológica de sierra Morena, siguen la dirección este-oeste sin elevarse nunca en exceso, como pone de manifiesto el hecho de que sea el pico Castaño, con sus 962 m. de altura, la cumbre de este parque. Estas sierras son cortas cadenas de cumbres que reciben los nombres de sierra de la Víbora, de los Limones, del Viso o de Hinojales, entre las que se localizan algunas otras que rompen la disposición general y seccionan el territorio en dirección norte-sur. El paisaje, en consecuencia, es un intrincado conglomerado de sierras y valles en diferentes orientaciones, lo que propicia la aparición de numerosos y variados hábitats en los que las condiciones ecológicas (temperatura, insolación, características del sustrato, etc) resultan muy diferentes. El agua de lluvia, que cae sobre el terrero en una cantidad cercana a los 1.000 l. por metro cuadrado de media anual, es el principal agente modelador de este paisaje, ya que si bien afecta escasamente a la porción granítica del terreno, originan, en cambio, profundas modificaciones en las zonas calizas. En este sustrato geológico han excavado sus lechos numerosos ríos llamados aquí arroyos o riberas debido, en parte, a que su caudal suele resultar escaso al ser cauces muy jóvenes. Su valles, generalmente bien marcados y de escasa longitud dentro del parque, suelen discurrir hacia el sur debido a que el escudo mesetario localizado al norte del territorio (del que sierra Morena constituye el límite meridional), posee una mayor altitud que las áreas que se extienden en zonas más meridionales. El destino final de esta agua es, invariablemente, el océano Atlántico, y hasta él llegan después de haberse incorporado a los cauces de ríos como el Tinto, el Odiel, el Guadalquivir o el Gudiana. Antes de morir en estos cauces mayores, las aguas de Aracena poseen nombres propios que, casi siempre, hacen referencia a alguna de las características del entorno en el que nacen o por el que discurren. Aparecen así nombres como arroyo del Quejigo, de la Aliseda, del Castañuelo o de Hinojales, en clara mención a las formaciones vegetales que se nutren de ellos. Además, antes de abandonar el territorio protegido, algunas de estas aguas son remansadas en embalses como los de 3

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

Cataveral, Aracena o de Encinasola, localizados, respectivamente, en las porciones oriental, central y noroccidental del parque natural. En el interior del territorio el paisaje adquiere especiales características en algunos puntos concretos. Uno de ellos, quizás el más importante y renombrado, es la Peña de Arias Montano. Se trata de un cerro calizo que se eleva hasta los 901 m. de altura y que se encuentra muy próximo a la localidad de Alájar, a la que flanquea por el norte. La erosión hídrica es la responsable de que en este enclave aparezcan cuevas y grutas a las que se confiere poderes mágicos y esotéricos. El nombre de esta peña se debe a Benito Arias Montano, que fuera confesor de Felipe II y que se retiró a este enclave durante la última época de su vida. El conjunto de características históricas y legendarias de este cerro hace que sea muchos los visitantes que lleguen hasta aquí durante todo el año desde los más diversos puntos del planeta. La flora y fauna: Una de las características que convierten a la sierra de Aracena en un enclave especial es la mezcla climática que tiene lugar en su territorio. Aquí, pese a que los rasgos predominantes se engloban dentro de lo que se puede definir como clima mediterráneo, aparecen claros indicios de cierta atlantización como el hecho de poseer una pluviosidad relativamente elevada. Es, precisamente esa aparición, aunque sea ligera, de rasgos de clima atlántico, la que permite la presencia en el territorio de especies más propias de terrenos más septentrionales, lo que no hace sino incrementar la diversidad natural del entorno y acrecentar su interés. Una de las especies arbóreas que muestran claramente esta atlantización del clima de Aracena es el castaño. Este árbol de grandes hojas dentadas que visten al paisaje con un bello color amarillento durante el otoño, justo antes de desprenderse de las ramas para dejar desnudo al árbol durante el invierno, ocupa en ese parque una extensión cercana a las 4.000 hectáreas, generalmente ubicadas en las laderas y valles orientados al norte. Sus frutos, ricos en alimento, constituyen un aporte energético de gran valor para las múltiples especies de fauna que pululan por el territorio del parque. Sin embargo, pese a su importancia como indicadores ecológicos, los castañares ocupan poco más del 2% del territorio, de manera que los auténticos protagonistas arbóreos del paisaje de este parque natural son las encinas, los quejigos y los alcornoques, todos ellos pertenecientes al grupo de los robles englobando bajo la denominación genérica de Quercus. La abundancia de estos árboles en el territorio de la sierra de Aracena ha favorecido la aparición de formas de explotación forestal de gran arraigo y larga historia. Una de las más importantes es la extracción del corcho de los alcornoques, tarea que se lleva a cabo con una periodicidad cercana a los diez años y tiñe el paisaje del alcornocal con el bello rojizo del tronco descortezado. Junto a esta explotación tradicional y poco o nada perjudicial para el entorno natural, se encuentra el aprovechamiento ganadero de los bosques. Las suaves lomas y los terrenos fáciles de caminar de estas sierras son ocupados por grandes cantidades de cerdos domésticos que campan a sus anchas en régimen de semilibertad, alimentándose de las nutritivas y abundantes bellotas. La alimentación natural de estos cerdos en Aracena es la base de la fama y el renombre de los embutidos y jamones que, bajo la denominación de Jabugo, se elaboran en estos territorios. Junto a castaños, encinas, alcornoques y quejigos, aparecen otros árboles que han sido introducidos en el territorio con fines claramente comerciales y que se han aclimatado sin problemas a estos suelos. Entre ellos destacan los pinos y los eucaliptos, que cubren amplias áreas e impregnan el aire con sus aromas. Pero no son los árboles más o menos adaptados a las condiciones relativamente duras de las zonas en los que los suelos son menos profundos los únicos que aparecen en este parque natural. Los cauces de los ríos y arroyos permiten el asentamiento de las comunidades conocidas como bosques galería o riparios. Estos bosques, formados por especies como los chopos o los álamos, siguen fielmente el trazado de los cursos de agua y dibujan, durante los meses otoñales, irregulares líneas de color que destacan vivamente entre el oscuro verdor de las masas de bosque mediterráneo. La influencia generalizada del clima mediterráneo queda patente también allí donde el suelo es demasiado pobre como para que crezcan los árboles o donde, por uno u otro motivo, se han eliminado 4

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

las masas boscosas. Es en esas zonas donde le matorral se adueña del terreno, y especies como el tomillo, la jara o el romero, florecen en abundancia. La espesura de estas zonas de matorral constituye, además, el hábitat idóneo para la proliferación de numerosas especies de animales, algunas de las cuales, como la mayoría de los mamíferos, resultan difíciles de ver. Entre los más destacados pobladores faunísticos de este parque natural aparece el jabalí, considerado casi como el emblema de sierra Morrena. La abundancia de recursos alimenticios, así como la espesura del mote bajo, son dos de los factores principales para la existencia en estos terrenos de unas poblaciones muy numerosas. Pero si el jabalí es seguramente el mamífero de buen tamaño más abundante del parque, el más grade es el ciervo, una de las piezas más importantes y codiciadas por los cazadores de la zona. Más difíciles de ver y de mucho menor tamaño son otros mamíferos como la gineta, el gato montés o la comadreja, cuya presencia y relativa abundancia en este territorio constituye un claro indicador de la salud ambiental del mismo. La abundancia de predadores, aunque sean de tamaño mediano o pequeño, indica irremediablemente que el conjunto de presas es también rico y, en consecuencia, que las redes tróficas están bien establecidas y confieren al ecosistema una estabilidad adecuada. Y es que la provisión de alimento vegetal procedente tanto de los árboles como de la multitud de insectos y otros invertebrados que pululan por le matorral resulta aquí extraordinaria. Ratones de campo, conejos y pequeños pajarillos como los pinzones, los mirlos, las currucas, los carboneros o los herrerillos constituyen la base de la alimentación, no sólo de los mamíferos predadores sino de una buena representación del grupo de aves conocidas como rapaces. En los bosques y dehesas del parque es posible descubrir especies como el azor y el gavilán, consideradas como las rapaces más adaptadas al medio arbóreo y que establecen aquí territorios en los que pasan todo el año. Junto a ellas, y durante la primavera, se pueden ver especies migradoras como el águila culebrera o el águila calzada, que llegan de sus territorios africanos para criar en los ricos bosques que cubren el territorio. Por encima de ellos, en las zonas en los que la roca caliza ha quedado al descubierto originando grandes cortados rocosos que se elevan en vertical sobre el manto verde de los bosques aparecen aves como el halcón peregrino, el águila perdicera o la gran águila real, auténticos dominadores naturales del parque.

5

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

2.2. La Cuenca Minera. Se sitúa a medio camino entre la Sierra de Huelva (al norte de la provincia) y la Campiña, formando parte de una de las dieciséis comarcas naturales que componen el mosaico naturalístico andaluz, nos referimos al "Andévalo Onubense". Es una comarca uniforme, a modo de penillanura, y con una ligerísima inclinación N-S, haciendo de trancisión a la Sierra de Huelva. Sus escasas altitudes, donde raramente se superan los 500 metros, y sus formas nuevas y degradadas con el paso de los siglos por la acción antrópica, la convierten en uno de los espacios naturales más singulares de Andalucía caracterizado por una fuerte pluralidad cultural y natural otorgadas por sus características topográficas, climáticas, naturales, geológicas y culturales. La Cuenca Minera de Riotinto cuenta con una extensión de aproximadamente 640 km2, lo que supone casi el 6,5% de la extensión provincial y ocupa una posición de centralidad en el sistema vial de comunicaciones. Desde el punto de vista administrativo la componen siete municipios: Berrocal, El Campillo, Campofrío, La Granada de Riotinto, Minas de Riotinto, Nerva y Zalamea la Real, (subrayadas las poblaciones por las que pasará nuestra ruta)entre los que se distribuyen sus aproximadamente 20.000 habitantes. A estos 7 municipios pertenecen también 7 pedanías: El Villar, El Pozuelo, El Buitrón, Las Del-gadas, Monte Sorromero, Membrillo, Ventas de Arriba y Marigenta. Desde el punto de vista climático, la Cuenca Minera participa de un clima mediterráneo en general, con matices continentalizantes desde la posición de centralidad que ocupa frente a la zona Sur, netamente costera, y con respecto a la zona Norte donde el factor relieve, altitud y posición, le confiere diferencias significativas pluviométricas y termométricas. Biogeográficamente, la comarca potencialmente forma parte de la Durifructiceta o bosque esclerófilo mediterráneo, participando de algunas de sus potencialidades y características. El sector agrícola en la Comarca Minera ha sido a lo largo de la historia un sector marginal debido a la preferencia de la minería e industrias derivadas de la misma. A partir de 1.986 estalla la crisis en el sector minero. Desde este momento se presta una atención especial al sector agrícola, revalorizando su importancia y considerándolo como una de las posibles vías de desarrollo de la zona. En 1.989 se puso en funcionamiento el proyecto Fénix, por la Sociedad Riotinto Fruit, que consistió en la plantación de 1.000 hectáreas de cítricos. Las explotaciones forestales constituyen, por su extensión en hectáreas, el más importante aprovechamiento de los 640 km2 que aproximadamente forman la superficie de la Comarca Minera. Desde el punto de vista ganadero es el porcino el sector más representativo por su mayor número de cabezas, así como por su potencial aprovechamiento para el desarrollo de las industrias cárnicas tradicionalmente establecidas en la comarca. Mencionar la especial significación de la cabaña caprina en los municipios de Campofrío y La Granada de Riotinto. En el caso del ganado bovino y ovino cabría destacar el municipio de Zalamea la Real que cuenta con 1.274 y 1.937 cabezas, respectivamente, y con una media de entre 35 y 36 animales por explotación. El turismo en la Cuenca Minera ya ha comenzado su andadura, y la población local está comenzando a tomar conciencia de ello y a participar con sus iniciativas. Este hecho es básico para asegurar el futuro de este sector en la zona, ya que el desarrollo del turismo implica la participación de todas las fuerzas sociales, conciencia que han tomado ya dos instituciones de suma importancia en la Comarca, como son la Fundación Riotinto y la Mancomunidad Cuenca Minera, gracias a las cuales ya se explotan turísticamente un Museo Minero, un Ferrocarril Minero, la Necrópolis romana de La Dehesa y se ha llevado a cabo la señalización turística del casco urbano de todos los municipios y de todos los puntos de interés de la Comarca. En la actualidad se están restaurando y limpiando Los Dólmenes de El Pozuelo en Zalamea la Real.

6

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

3. HOJA DE RUTA. ETAPAS

KMs

Carretera

Primera Etapa: Zufre – Zalamea la Real

45,6

Zufre – La Granada de Rio Tinto

18,8

A461

La Granada - Compofrío

6,7

A461

Compofrío – La Dehesa

8,3

A461

La Dehesa - Minas de Rio Tinto

3,3

A461

Minas de Rio Tinto- El Campillo

4

A461

El Campillo – Zalamea la Real

4,5

A461/N435

Segunda Etapa: Zalamea la Real – Cabezas Rubias

62

Zalamea de la Real - Cruce N435-HU-7104

22,5

N435

Cruce N435-A488 - Valdelamusa

16,5

HU-7104

Valdelamusa – Lomero – San Telmo

9

HU-7104

San Telmo – La Joya – Cabezas Rubias

14

HU-7104

Tercera Etapa: Cabezas Rubias – Almonaster la Real

57

Cabezas Rubias - Aroche

35

Carretera Local

Aroche - Cortegana

15

N433

Cortegana – Arroyo – Almonaster la Real

7

HU-8105

Cuarta Etapa: Almonaster la Real - Zufre Almonaser - Aguafría

72,8 9,2

HU-8105 / N435

Aguafría - Jabugo

6

N435 / HU-1172

Jabugo - Galaroza

6

HU-1172 / N435 / N433

Galaroza - Fuenteheridos

6

N433/ HU-8120

Fuenteheridos - Alájar

5,8

HU-8121/HU-5214

Alájar – Linares de la Sierra

5,5

HU-8105/HU-8124

Linares de la Sierra - Aracena

8,2

HU-8123/HU-8105

Aracena – Valdezufre

7,4

N433

Valdezufre – Higuera de la Sierra

5,7

N433

Higuera de la Sierra - Zufre

13

N433 / A464

7

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

4. MAPAS. 4.1. Mapa General de la Ruta. [Etapas 1 y 4]

8

ŠEr_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

[Etapas 2 y 3]

9

ŠEr_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

5. LOS PUEBLOS POR LOS QUE PASAREMOS A GOLPE DE PEDAL. 5.1. Primera Etapa: De Zufre a Zalamea la Real. ZUFRE: Incrustada en la roca, en la cima de La Solana, mana un castillo hecho pueblo. Zufre, atalaya y guardián de la Sierra de Aracena, se derrama por la ladera como piedra fundida. En las calles aguarda el tesoro de una civilización romana que le dió vida y en su trazado la realidad de una cultura de laberintos y agua, la musulmana. Pasear por Zufre, es dejarse perder entre sus sinuosas callejuelas empedradas, entre sus pequeñas casas de cal y teja roja repletas de flores, en la riqueza de un patrimonio que la ha hecho merecedora del título de CONJUNTO HISTÓRICO-ARTÍSTICO. El Balcón de la Sierra le llaman. En las alturas el Paseo de Los Alcaldes se abre a la frondosidad de la serranía desde uno de los puntos más altos del Parque Natural que la rodea. En Zufre la belleza y la historia se ha hecho caminar, el caminar por cada uno de sus rincones.

Zufre, una imagen más actual, en la que sólo aparecen las antenas de televisión como novedad

Zufre, a mediados del siglo XX

Los orígenes de Zufre como población hay que situarlos en tiempos de los romanos. Los visigodos pasaron sin pena ni gloria por una villa que acabaría siendo reutilizada por los moros llegados a la península en el s.VIII. Al igual que los romanos, los árabes supieron explotar tanto la faceta agrícola como la defensiva, de esta población. En 1246 el paladín Pelay Correa tomó, por orden de Fernando III, la alquería mora, y fundó la ermita de Nuestra Señora del Puerto, patrona de Zufre. A partir de esas fechas Zufre corrió la misma suerte que el resto de los territorios peninsulares bajo el poder castellano. Su denominación procede del árabe Sufre o Sutefie, que significa 'tributo'. Este origen árabe lo encontramos en el trazado de sus calles, estrechas y sinuosas. Tras la reconquista cristiana se constituyó en alquería de Tejada, junto con Paterna y Escacena. En el s.XIII ocupó una de las dos vicarías creadas tras la restauración de la Diócesis de Sevilla. Durante la Baja Edad Media, Zufre se consolida como villa y se "encastilla" ante el bandidaje y las frecuentes incursiones de pillaje de los portugueses. La población dispersa de los campos se reúne junto a las murallas del núcleo principal y su inexpugnable fortaleza, buscando la seguridad para vidas y haciendas. En el siglo XV son constantes los pleitos entre Zufre y Aracena por la jurisdicción sobre Higuera de la Sierra, localidad que se hallaba dividida en dos barrios, perteneciendo el de abajo a Zufre con las casas del Rincón. En 1553 Higuera obtuvo la exención y el villazgo. En el siglo XIX, se dan varias situaciones adversas para la vida municipal, como son la guerra de la Independencia en los años 1808-13, y las desamortizaciones. Desde épocas remotas los bosques y prados de Zufre fueron recorridos por hombres que encontraron cobijo y medio de subsistencia. Durante el Neolítico anduvieron por las inmediaciones del 10

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

casco urbano y en la Rivera del Jarrama. A la Edad del Bronce, II milenio a.C., pertenece el yacimiento de Trastejón, donde se han hallado escoriales, cuchillos y puntas de metal. Se trata de un poblado cuya economía agroganadera se orientó hacia la actividad minera a partir del 1.200 a C. Además, en la Plaza Quebrada, bajo una casa apareció un enterramiento individual con un cuerpo en posición fetal, junto a su ajuar que constaba de un puñal de lengüeta larga y estrecha, un brazal de arquero y un ónfalo o cuenco carenado. En el siglo I d.C., la vía romana Esauri Pax Iulia, que enlazaba Hispalis con Emérita, cruzaba las tierras de Zufre, transcurriendo próxima a la Rivera del Uerba. Con ella llegó la civilización romana, que desarrolló el comercio y las actividades mineras y agropecuarias. Quedan de esta época escoriales junto a tres pocillos romanos en la Sierra Vicaría, un ara funeraria, una estatuilla de piedra y dos capiteles tardorromanos que se conservan en su iglesia como pilas de agua bendita. Los principales yacimientos están en la finca Monte Acosta, posible villa rústica tardorromana, los parajes del Herrumbroso, valle Fernando y la necrópolis de la Zarzuela. Tras el periodo oscuro que sucede a la caída de la civilización romana en el siglo V, y que es prácticamente desconocido salvo por el hallazgo de un capitel visigodo conservado en la ermita de Santa Zita, el siglo VIII conoce la llegada de los musulmanes. Por su importancia como vía de acceso hacia la ciudad de Sevilla desde la Sierra y Portugal, fue cimentando el núcleo sobre una elevada loma, que, a su vez, se fortificó con una gruesa muralla dotada de torreones. Este «Nido de águilas», desde el que se domina el valle de la Rivera de Uerba, constituía en esta época en uno de los principales núcleos defensivos y de poblamiento de la Sierra. A principios del XIII, el caudillo musulmán Abenmafol se hizo fuerte en estas tierras, combatiendo la amenaza portuguesa, que a través de la Orden del Hospital de San Juan, entre los años 1230-33, habían ocupada Aracena, llegando hasta Higuera. De otra parte, Castilla ansiaba tener el control de la zona para evitar que los ejércitos lusos se aproximasen peligrosamente hacia la ciudad de Sevilla. Con doble objetivo, acabar con el poder musulmán y frenar la expansión portuguesa, intervino el rey castellano Fernando III el Santo, delegando su poder a Pelay Correa. Tras la batalla de Tentudía, se derrotó las huestes musulmanas, conquistándose la baja Extremadura y estas tierras. Agradecido por la victoria sobe el «infiel», Pelay Correa fundó la ermita de Nuestra Señora del Puerto , actual patrona de los zufreños. El 6 de diciembre de 1253, Alfonso X concedió al Concejo de Sevilla todas las tierras conquistadas al este del Guadiana, incluidas las de Zufre, que figura con mención expresa como lugar dependiente de Tejada. Igualmente, se inicia la repoblación castellano-leonesa. En 1257-59 «se tiene por cierto que Alfonso X, además de conceder a «Xufre» el privilegio de villazgo, le otorgó la facultad de usar armas reales, (…) Su hijo Sancho IV confirmarían también tales privilegios». Además, se constituye la Vicaría de Zufre, a la que pertenecen los lugares de Santa Olalla, El Real de la Jara, Cala, Almadén de la Plata y Castillo de las Guardas. La sublevación mudéjar de 1264 provocó la expulsión de estos, generando la necesidad de un nuevo poblamiento. De esta forma, 1291, Sancho IV envía pobladores para sus tierras realengas. Ahora son cristianos viejos procedentes de Galicia y León. De sus raíces se conservan gallegismos como «La Almuiña», huerta o granja de árboles frutales, cerradas sobre sí; «Moncejón», procedente de la «moncexón», para designar el sitio donde se espiga después de la siega. De origen leonés tenemos «las Cortecillas», derivado de «corte», centro de explotación agrícola que reunía en su seno varias casas. Preocupado por la consolidación del dominio de Castilla sobre la soberanía onubense, aquel rey ordenó en 1293 al Consejo de Sevilla la edificación de una serie de fortalezas. Pero entre estas no figura el castillo de Zufre, pues, siguiendo a Morales Martínez (1976), éste debió de ser de época anterior. Las primeras referencias documentales del mismo corresponden a los años 1386-87 en que se invirtieron 2.517 maravedíes en él, ladrillos y pago de las obras necesarias para el reforzamiento del baluarte. Esta fortaleza, hoy desaparecida, constituyó, asociada al castillo de Santa Olalla, un importante sistema defensivo que encaraba la penetración lusa hacia Sevilla, a través de Extremadura.

11

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

Según el censo de Méndez de Silva en 1541, Zufre poseía una población de 146 «vecinos» pecheros, 46 viudas, 18 menores y 16 pobres, que se verá incrementada hasta los 360 «vecinos» en 1591. Pero la siguiente centuria será crítica debido a las malas cosechas, epidemias y hambrunas, a las que se suman las guerras con Portugal entre 1640-68. La población desciende a los 200 «vecinos» en 1646 y hasta los 192 en 1693. Digna de su mención por estas fechas fue la labor del Hospital de San Miguel, que se encargaba de socorrer a los muchos pobres y transeúntes. A diferencia de la tendencia alcista generalizada para el conjunto del Estado, el siglo XVIII es para Zufre una etapa de atonía y decaimiento, reduciéndose su población desde los 154 «vecinos» de 1752 a los 132 de 1787. La villa se vio muy afectada por el terremoto de Lisboa de 1755, que causó grave daños en los edificios. En este sentido, en 1756 Tomás Zambrano, maestro mayor de obras del Arzobispado, «reconoció que se necesitaba derribar el campanario de pronto por estar muy quebrantado y el segundo cuerpo fuera de su lugar por lo que esta amenazando ruina». Por Zufre discurría el «cordel de Uerbas» como camino de trashumancia que unía las tierras extremeñas con las serranías de Sevilla y Huelva. Dicho cordel pasaba por su calle larga donde aún se conserva uno de los pilares-abrevaderos que atestiguan dicha presencia. La importancia que tenía la actividad ganadera se reflejó en la Feria de Septiembre, hoy mera manifestación festiva. Entonces era importante mercado de ganado que tenía lugar junto a los corralones de piedras colindantes con el abrevadero del Ejido Chico. Los aprovechamientos comunales eran la base de la economía. Por ello, el Cabildo vigila con celo su preservación cuando Zufre e Higuera de la Sierra, lugares de realengo pertenecientes al Concejo de Sevilla, pleitearon con Aracena en 1752 acerca de la pretensión de ésta de aprovechar sus pastos comunitarios. «Faltos de medios para pleitear, acuden a Sevilla y a su Concejo suplicándoles rendidamente que se sirva de mirar por éstos sus pobre vecinos con su acostumbrada piedad». Como se ha dicho antes, en el siglo XIX, se dan varias situaciones adversas para la vida municipal, como son la guerra de la Independencia, en los años 1808-13, y las desamortizaciones. La primera, la desamortización eclesiástica de Mendizábal en 1835, supuso la ruina de ermitas y fundaciones pías. Concretamente, las de Ntra. Sra. Del Puerto, Ntra. Sra. del Prado, Sta. Zita y los hospitales de San Sebastián y San Miguel perdieron sus bienes patrimoniales. Estos edificios se abandonan y deterioran, salvo las dos primeras ermitas que se mantienen como sedes de importantes romerías. La desamortización civil de Madoz, 1851, causó la pérdida de un amplio patrimonio municipal al ser vendidas las Dehesas Comunales y los Montes Propios, con cuyos ingresos se mantenían al cabildo. Sin embargo, factores como el descenso de la mortalidad la explotación de nuevas tierras, y el aumento de las producciones, posibilitaron un crecimiento demográfico ininterrumpido. De los 544 habitantes de 1787 se pasa a los 714 de 1875. Coincidiendo con la expansión de la actividad minera en la comarca, Zufre llegó a los 2.448 habitantes en 1900. Los inicios del siglo XX son esperanzadores. Junto a una mejora de las actividades productivas, el ferrocarril vino a romper el aislamiento tradicional de estas sierra. La construcción de la vía minera Cala-San Juan de Aznalfarache atraviesa Zufre. En su término, se habilitaron tres estaciones, Cañaveral, Zufre y La Junta, en las que se realizan los embarques de mercancías y pasajeros. Pasados aquellos años de bonanza, la emigración, el despoblamiento y el olvido castigaron a una tierra que hoy los zufreños pretenden recuperar como suya, crecer y morir en ella, luchando por el progreso. Declarado Conjunto Histórico: En enero de 2002, el Consejo de Gobierno declaró Bien de Interés Cultural, con la categoría de conjunto histórico, el casco antiguo de Zufre, en el que destacan su bien conservada trama urbana de origen islámico, la tipología popular de su caserío y la existencia de relevantes edificios. Para el Gobierno andaluz, el municipio presenta además un gran valor paisajístico, por su ubicación en pleno Parque Natural de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche. Aunque los hallazgos arqueológicos descubiertos en los alrededores y los capiteles empleados en la Iglesia Parroquial hacen suponer orígenes romanos, Zufre conserva una huella mucho mayor de 12

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

la dominación árabe, como evidencian su característico urbanismo y los restos de la muralla almohade del siglo XII. Posteriormente a la conquista cristiana, la localidad vive uno de sus mejores momentos en el siglo XVI, época durante la que se construyen el Ayuntamiento y la Iglesia Parroquial. La zona declarada Bien de Interés Cultural abarca todo el centro histórico del pueblo, configurado entre los siglos XII y XVIII como un entramado de calles estrechas e intrincadas. Su caserío, de marcado carácter popular, incluye también una abundante utilización de elementos estilísticos de la arquitectura culta de los siglos XVI al XVIII. Entre las edificaciones situadas dentro del conjunto histórico destaca la Iglesia Parroquial de la Purísima Concepción, levantada en el siglo XVI sobre un anterior templo gótico-mudéjar. En su ejecución intervinieron los maestros Hernán Ruiz, José Ribera y Bartolomé Ribera. La torre, de estilo barroco y atribuida a Pedro de Silva, fue 'realizada' tras el terremoto de Lisboa de 1755. Otros elementos arquitectónicos de interés son el Ayuntamiento, edificio renacentista de Hernán Ruiz en cuyo interior se conservan unas sillas pétreas del Tribunal de la Inquisición; la también renacentista Fuente del Concejo (realizada en mármol y formada por una cabeza de tritón); el lavadero público; la fuente pública de la calle Ruiz Barrientos, construida en 1809, y la Torre de las Harinas, uno de los pocos restos que subsisten de la antigua muralla almohade. En la delimitación del conjunto histórico se incluyen también los principales espacios públicos del municipio, entre los que figuran la Plaza de la Iglesia, en el centro del núcleo primitivo; la Plaza de la Quebrada, principal foco de actividad socioeconómica, y el Paseo de los Alcaldes, zona de ocio con vistas espectaculares a toda la serranía circundante. Tras la declaración aprobada por el Consejo de Gobierno, Zufre se une a los seis pueblos de la Sierra de Huelva que ya cuentan con una protección específica para sus conjuntos históricos: Alájar, Almonaster la Real, Aracena, Aroche, Castaño del Robledo y Fuenteheridos.

13

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

GRANADA DE RIO-TINTO: La Granada de Río-Tinto es una puerta de la Cuenca Minera abierta a la Sierra. Se trata de una zona de transición en la que históricamente de han mantenido vínculos tanto con la Sierra de Aracena y Picos de Aroche como con el resto de los pueblos de la Cuenca Minera. El resultado es el de una tierra llena de contrastes y de mezclas, cargada de interés. De esta forma, al norte del pueblo el visitante se encontrará con la Sierra y todo un rico compendio de montes, valles y verdor. Al sur quedan los impresionantes territorios mineros de la comarca a la que pertenece. En cuanto al pueblo es pequeño y tranquilo, ideal para un paseo cerca de la naturaleza y para apreciar unas formas de vida que desgraciadamente tienden a desaparecer en otros lugares.

Esta pequeña población ha sido desde sus principios un privilegiado enclave agropecuario, enmarcado en un paraje de gran belleza. Las gentes de estas tierras se ocupaban, sobre todo, de pequeñas labores agrarias y de la explotación de cabañas ganaderas de índole familiar. A mediados del siglo XVIII aparecen las primeras alusiones directas a la aldea. Será la propiedad de Valdehigueras la que se erija en protagonista de una parte de su historia, por los continuos contenciosos mantenidos con la población lindante de Campofrío. Esta antigua propiedad comunal fue donada por una morada al uso común de los vecinos de ambas aldeas. Se dividió en dos mitades, quedando la mitad de cada uno de ellos en el lado contrario de su demarcación municipal con la curiosa intención de fomentar las buenas relaciones entre ambas. Por esas fechas parece que existió una propuesta de unión para los dos núcleos tomando como asentamiento la dehesa comunal de Los Bueyes. Todos estos restos documentales nos muestran la existencia de una comunidad agrícola apegada a la tierra y sus costumbres. A partir de la segunda mitad del siglo XIX, el devenir histórico de La Granada de Rio-Tinto queda ligado a la minería de la Cuenca de Río Tinto al ser partícipe de la vida social, política y económica de la nueva transformación que sufría la comarca tras la venta de las minas a los ingleses. Sus dehesas suministraban leña para las calcinaciones del mineral y sus hombres compaginaron la cría del ganado con el trabajo remunerado de la mina. El ciclo festivo de La Granada de Río-Tinto se centra en su fiesta grande del 15 de agosto. Los vecinos celebran en dicha fecha el día de la Virgen de la Granada, sacándola en procesión por la localidad. Estos festejos se prolongan durante tres días, donde tienen lugar veladas nocturnas con orquestas y actos culturales, además de la ya mencionada procesión de la Virgen por el pueblo. El día de la Inmaculada, los lugareños vuelven a sacar a la Virgen de la Granada en procesión. Este día junto con el 15 de agosto completa la actividad festiva y religiosa que gira en torno a la Patrona. Otro de los momentos lúdico-festivos del municipio lo representan las matanzas caseras, que se convierten en actos sociales entre los vecinos, amigos y familiares. De este hecho deriva que la gastronomía del pueblo esté basada principalmente en platos elaborados con productos derivados del cerdo ibérico y verduras de las huertas de la zona. 14

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

Entre ellos destaca el ajo de patatas y las carnes procedentes del cerdo y cualquiera de sus variedades. Los quesos de cabra también forman parte de la dieta de los vecinos de la Granada junto con los embutidos artesanos del cerdo. También tienen gran aceptación los dulces caseros de los cuales resaltan los roscos, pestiños y rosas hechos de forma artesanal por los propios vecinos de la localidad. Entre los monumentos destacan: - Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de La Granada: Del siglo XVII, con torre neoclásica y gran cúpula sobre crucero ofrece un gran encanto por la conjunción de sus colores: el blanco de sus paredes, el rojo del tejado, los tonos marrones de la pavimentación y el verdor del ajardinamiento. - Conjunto Urbano: Como un pueblo tradicional de la Andalucía interior, sus casas, calles y muros de piedra nos trasmiten una indudable tranquilidad. La blancura de sus fachadas contrasta con el verdor de sus montes y sierras. La clave está en dar una pausado paseo por sus calles y respirar la vida que se entremezcla por sus rincones y casitas. - Patrimonio natural: El municipio se enclava entre las estribaciones de las sierra del norte de la provincia y las cercanas tierras mineras. A cuatro kilómetros del pueblo destaca la Sierra de la Joya, un rincón lleno de hermosos paisajes y de un entorno en el que se mezcla la naturaleza serrana con la presencia de pequeñas huertas, sin olvidar del todo el carácter abrupto y minero que todavía se respira por estas tierras. - Fuente-lavadero: La fuente-lavadero es uno de los espacios que representa el devenir tranquilo y sosegado de los vecinos de La Granada. Merece la pena una visita por el paraje donde se encuentra. Un lugar a las afueras del pueblo donde disfrutar de bellas vistas. - Alojamientos rurales: El Ayuntamiento de La Granada de Rio-Tinto, debido a la falta de establecimientos hoteleros en la localidad, puso en marcha un proyecto de construcción de nueve casitas rurales en una zona muy tranquila del municipio y las ha dotado con dos pequeñas áreas de recreo. Estas casitas se pueden alquilar en el mismo ayuntamiento para fines de semana y temporadas. Para más información pueden llamar al teléfono 959 587008.

15

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

CAMPOFRÍO: Las primeras citas históricas del pueblo datan de la Baja Edad Media, exactamente de los años 1401 y 1411, en las que se hace referencia a esta aldea, entonces de Aracena, de la que se segregó como villa mediante Real Privilegio del Monarca Fernando IV, el 5 de abril de 1753, teniendo una iglesia vicarial dependiente de la metrópolis desde el siglo XIX.

De los restos arqueológicos hallados en el término municipal destacan las hachas de sílex, los copiosos escoriales correspondientes a la segunda Edad de Bronce y otros depósitos posteriores a ella, procedentes de explotaciones más perfectas. También se han descubierto sepulcros ibéricos y una piedra semiesférica, de granito de un diámetro de 1,21 metros, en la que aparece tallada una orla geométrica y letras identificables como alfabeto ibérico (de este hallazgo se dio cuenta a la Comisión Provincial de Monumentos en 1953, sin fruto alguno, y en 1972 fue troceada por unos picapedreros). Quizá los más interesantes descubrimientos correspondan al Cerro de Cobullos, donde existen restos de toscas viviendas agrupadas, un aljibe no mal conservado y fortificaciones en la cima que acusan la existencia de un castro ibérico de la segunda Edad del Bronce. De atenernos al sentir de los arqueólogos y a una vieja tradición local, que le sigue dando aún la denominación de viejo castillo de Cobullos, y de la que se hizo eco el padre Juan Pineda, sevillano del siglo XVI, quien en su obra Historia del Rey Salomón impresa en Lyon y Venecia en 1609, con base a varios libros del Antiguo Testamento, llega a afirmar que las fortificaciones del oppidum en cuestión las mandó hacer el monarca citado, con ocasión del envío de sus naves a Tartessos, atraído por la riqueza minera de esta zona. De la dominación romana existen vestigios de una calzada, sepulcros e inscripciones (una aparece recogida por Hubner en su Corpus y otras se encuentran en el Museo Arqueológico de Huelva), vasijas cerámicas, lacrimatorios candiles mineros, monedas de varios emperadores, restos de una necrópolis en el sitio llamado Risco del Tesoro, donde además existen cuppas talladas en granito, una de ellas con inscripción, y, finalmente una pequeña escultura de una mujer hecha en bronce, que se conserva en una colección sevillana. La cantera de jaspe de Cobullos fue comprada por el Rey Felipe II a Pedro Barragán en 800 ducados el año 1578. El material destinado al tabernáculo de la iglesia de El Escorial, hubo de ser elaborado a lo largo de ocho años, a causa de su excesiva dureza. Entre sus monumentos, se encuentra: Iglesia San Miguel Arcángel de Campofrio: De estilo neoclásico en su mayor parte, el edificio es uno de los principales monumentos del municipio de Campofrío. Fue levantado sobre los cimientos de un templo anterior de época medieval, del que se conserva la sacristía de estilo gótico de finales del siglo XV. El 3 de abril de 1784 comenzaron las obras de remodelación y ampliación, finalizando el 22 de abril de 1791. En el diseño intervinieron tres maestros mayores del Arzobispado de Sevilla: Pedro de Silva, José Álvarez y Antonio Matías de Figueroa. El edificio se estructura sobre una planta de cruz latina de 30 metros de longitud, que cubre una 16

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

bóveda de cañón con arcos fajones. El tramo central se compone de cuatro arcos de medio punto que reciben una bóveda semiesférica sobre pechinas. Cuenta con varias capillas, una sacristía y otras dependencias, todas laterales. Estas capillas laterales, cinco a cada lado, presentan vanos de medio punto, y los centrales de cada lado constituyen los dos accesos al templo. Sobre el crucero, se levanta una cúpula en forma de media naranja sin tambor. La torre,con sus tres cuerpos característicos, el bajo, el campanario con vanos de medio punto entre pares de pilastras y el chapitel de planta octogonal revestido de azulejos y provisto de un cuerpo de cuatro campanas. Dos puertas, llamadas de San Miguel y de Santiago, dan el acceso al edificio. Sus portadas presentan vanos enmarcados en pilastras y cornisa sobre canecillos; superiormente presentan un frontón curvo partido con remates y ático central también con frontón curvo y remate. A los pies, y en el lado del Evangelio, se encuentra la escalera que sube al coro alto y a la torre y en el otro lado se encuentra la capilla bautismal. Interiormente, destaca por el impacto visual que produce, la doble cornisa que recorre todo el templo. El Altar Mayor es obra del escultor sevillano José Alarcón Santa-Cruz. Está compuesto por un retable dividido en dos grandes cuerpos; el central está adornado con cuatro columnas salomónicas que proceden de un antiguo retablo de Cazalla de la Sierra (Sevilla), que, al parecer, el escultor había adquirido en propiedad a cambio de su trabajo en esa villa.

Calzada romana_Urium_Pax Iulia

Puerta trasera de la Iglesia

17

Punte Viejo

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

MINAS DE RIOTINTO: Minas de Riotinto ha sido y es un pueblo dependiente de una sola actividad, la minería. Esta estrecha dependencia ha motivado unas características que nos son atribuibles al conjunto de los pueblos andaluces. Por una parte está la propia configuración urbana del municipio, que guarda un marcado carácter colono, herencia de la ocupación inglesa en las minas durante finales del XIX y tres cuartos del XX. A simple vista se puede observar esta estructura, en la que diferenciamos barrios disgregados de otros barrios: Alto de la Mesa, El Valle, Bella Vista, y con un carácter más actual la barriada de Andrés Moreno y los Cantos. Con el paso del tiempo se han ido uniendo estos núcleos mediante la construcción entre ellos de otras barriadas como La Naya, Los chalets, El Parque Balneario, Bda Virgen del Rosario... Pero aún hoy, se puede apreciar la herencia colonial, no sólo en la estructura viaria, sino también en la arquitectura (El Valle, Bella Vista). Pero la historia de Minas de Riotinto es mucho más antigua, y se traslada en el tiempo a las primeras civilizaciones organizadas. Ya en la edad del cobre el desarrollo de la mina estaba unido al de las propias civilizaciones: tartesos, fenicios, etc. Pero el máximo desarrollo minero en la antigüedad llegó con los romanos. La introducción por parte de estos de nuevas técnicas permitió la continuación de los trabajos mineros. Los restos de escorias encontrados nos dan a conocer un gran desarrollo de la minería en esta época. Posteriormente se asientan civilizaciones Almohades que obtienen de las minas tintes medicinales, con poco desarrollo de la minería extractiva. Hasta el siglo XVIII no se produce este, tras la compra de las minas por un sueco, L.Wolters, el cual comienza a desarrollar los principios del desarrollismo científico. El estado tiene su propiedad hasta el XIX, siglo en el que la minería de Riotinto va a conocer el momento de mayor apogeo industrial, demográfico y económico. En 1873, un consorcio británico compra las minas al estado y funda la Riotinto Company Limited. La "compañía" produjo el resurgir de Riotinto, se abrieron cortas de explotación, se desarrolla la minería interior. En 1888, las calcinaciones de minerales al aire libre, llamadas "teleras" propició la primera manifestación con un carácter de reivindicación medioambiental de las que se tiene noticia. Uno de los hechos más importantes es la construcción de la línea de ferrocarril entre Riotinto y Huelva, que puso de manifiesto el gran poder económica de Riotinto, al ser construido en el tiempo record de dos años, y que permitiría el transporte de minerales hasta el Muelle de Riotinto, en el puerto de Huelva. Pero estos avances mineros, supusieron también una transformación social: la llegada al pueblo de mano de obra de puntos de España y Portugal absorbida por la fuerte demanda de la mina. Contribuyó a destruir la imagen urbana de Riotinto la demolición y traslado posterior del Riotinto antiguo o "La mina". La compañía argumentó que el desarrollo de sus explotaciones se veía frenado por la localización del pueblo. El traslado de la población se hizo a barrios de nueva planta (El valle) según las directrices constructivas inglesas, pero, sin duda alguna, el barrio de Bella Vista se envuelve en un clima de exclusividad y lujo. Este barrio típicamente victoriano, es construido para albergar al denominado staff inglés. Dirigentes de la empresa tenían su residencia allí. La casa-consejo era el lugar de reunión de los dirigentes británicos y, en ocasiones, residencia de personajes tan ilustres. Esta casa contaba con ama de llaves, camarero, cocinero, etc. El mobiliario originario era de estilo victoriano. Este barrio se conserva hoy tal y como en su día fue. En 1954 las minas pasan nuevamente a manos estatales. Tras esto varias han sido las empresas que las han explotado: Compañía Española de Minas de Riotinto, Unión Explosivos Riotinto, Riotinto Patiño, Riotinto Minera y Minas de Riotinto S.A.L en la actualidad. Pero la mina no ha recuperado el esplendor de antaño y varias han sido las crisis a las que se ha asistido desde entonces, crisis que en la actualidad son aún más palpables y que han hecho que la minería de Riotinto, haya entrado en un túnel sin salida. Economía: Tras la recesión económica de la minería, el municipio trata de explotar otros recursos como son el sector del plástico y diversas empresas de tamaño mediano. Turismo: Riotinto cuenta con el tercer museo más visitado de Andalucía, el museo minero y ferroviario Ernest LLuch, también son puntos de obligada visita Corta Atalaya, necrópolis romana 18

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

de La Dehesa, Cerro Colorado, Peña del Hierro, Zarandas, ferrocarril minero y el barrio inglés de Bella Vista.

Museo Minero de Riotinto: El Museo que fue creado en 1992 por la Fundación Río Tinto está dedicado a la historia de la minería y la metalurgia y muestra el rico patrimonio generado por los asentamientos de las diferentes civilizaciones que desde hace 5.000 años poblaron esta comarca. Los fondos del Museo se componen de una colección de piezas arqueológicas iniciada en el siglo XIX por la Riotinto Company Limited, denominada «Colección Bellavista», y de un importante número de materiales arqueológicos procedentes de excavaciones y de donaciones de particulares e instituciones. Contiene además interesantes piezas de arqueología industrial, piezas ferroviarias y fotografías que explican los elementos geológicos y medioambientales de la Comarca. Como piezas singulares y emblemáticas destacan el «Vagón del Maharajá», pieza única construida en 1892 y el «Sillón del Virrey» que data de finales del siglo XVIII y se identifica con el que perteneciera al representante del gobierno en la mina antes de que fuera explotada por los ingleses. El sillón se llevó a Londres y posteriormente recuperado por el Ayuntamiento de Minas de Riotinto para el salón plenario de la Corporación. Actualmente ha sido cedido por el Ayuntamiento a la Fundación Río Tinto para su exposición en el Museo. La sede del Museo se encuentra en el antiguo Hospital Inglés de Riotinto, situado en la Plaza del Museo. El edificio, construido a principios de siglo por la Compañía Inglesa, constituye un claro ejemplo de arquitectura inglesa. Debemos destacar sus quince salas, donde se muestra toda la historia de las minas y en las cuales incluso se ha instalado una estación de ferrocarril simulada. En él se expone el denominado Vagón del Maharajá construido expresamente para la reina Victoria para su nunca realizado viaje a la India. El primero de sus características en España. El museo se encuentra ubicado en la Plaza Ernest Lluch. En el se recoge, como decimos, la historia de las Minas de Riotinto, desde los primeros pobladores hasta prácticamente el siglo XX. En sus salas podremos contemplar, entre otras muchas cosas, las dos estatuas romanas togadas encontradas en la explotación minera, útiles de trabajo inaugurada una recreación a escala real de una mina romana, a la que el visitante puede acceder y sentir las condiciones en las que se trabajaba en aquella época. 19

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

El Tren Turístico Minero: Traemos, por su gran importancia, a esta página uno de los resortes con los que cuenta la comarca de la Cuenca Minera para reactivar una actividad que pueda tirar del carro de la economía y el desarrollo de la zona a través del turismo. Este resorte no es otro que el Tren Minero, que ya tiene gran aceptación por la buena cantidad de visitantes que se acerca cada fin de semana a la zona de Minas de Riotinto. Con la puesta en marcha del ferrocarril turístico se pretendió, entre otras cosas, recuperar el trazado original sobre la línea comercial Riotinto-Huelva. El tren parte de Talleres Mina, donde se reparaba la maquinaria ferroviaria, efectúa la primera parada en Zarandas, perfectamente equipado núcleo industrial de otro tiempo, y desemboca en «Los Frailes», una antigua estación habilitada como refugio de montaña. Refrescando la memoria histórica de una época que tanto significó para la provincia de Huelva, y que siempre es muy bello rememorar, hemos de decir que este medio revolucionó el transporte de mineral en la comarca a partir de 1873, cuando la Compañía Inglesa se instala en Riotinto e inicia una extracción a gran escala. Un muelle embarcadero en Huelva daba viabilidad al mineral hacia Inglaterra y los mercados internacionales, al mismo tiempo que conectaba con las minas en un trayecto de 84 kms. La plataforma discurre fielmente por el margen derecho del río Tinto, hecho que constituye un atractivo más de la vista, pudiéndose apreciar las variantes que presentan el caudal y la intensidad del color (cobre e hierro). La presencia del río genera la ubicación de diversos puentes y túneles, así como determinados molinos en piedra emplazados en los márgenes del Tinto. En relación a la constante supervisión del trazado, se instalaron múltiples casetas de control, casas de palancas y diez estaciones intermedias, elementos sincronizados y en colaboración por y para el perfecto funcionamiento del tráfico ferroviario. En escasos kilómetros, el viaje nos descubre dos ambientaciones con fuerte impacto: Zarandas y la «Pata del Caballo», o lo que es lo mismo, connotaciones extraterrestres en territorios degradados y, reserva natural, zona cinegética respectivamente. La impresión subjetiva del pasajero le lleva a confrontar dos mundos de forma indistinta, el Bucólico y el Surrealista, de los que disfruta en vagones restaurados de principios de siglo que, arrastrados por una máquina de vapor de 1883 (la más antigua de España en funcionamiento), o bien por otra diesel de los 70, recorren 24 km de vía principal. El viajero, sin casi evitarlo, va trasladándose al pasado y se sumerge en el deambular continuado de locomotoras (143 en total), vagonetas de mina diversas (más de 2.000), vagones de pasajeros y mercancías (1.200), máquinas grúa y demás que, conjuntamente engranaban un incombustible tránsito ferroviario que ponía de manifiesto el nivel de la ingeniería británica del momento. La evolución en medios de transportes en los 60 desfasa el ferrocarril. En principio se suspenden los traslados de pasajeros y ya en 1975 el Muelle de Huelva fue paralizado definitivamente. Muy poco queda del que se consideró «el mejor ferrocarril del mundo», largas y vacías vías, edificios abandonados, arqueología industrial en definitiva hoy sujeta a las pautas de nuestro Patrimonio, y de hecho al alcance del visitante. Toda una aventura turística. Información práctica del Tren Turístico de Riotinoto: Veintidós kilómetros completan el recorrido ida y vuelta de este tren que discurre paralelo al espectacular Río Tinto y que cuenta con una máquina de vapor fabricada en 1833 (la más antigua de este tipo en servicio en España). En el recorrido se realizan paradas en el antiguo depósito de locomotoras y en una vieja estación. La duración aproximada del viaje es de una hora y cuarenta minutos. Y no hay que dejar de visitar el lujoso vagón que utilizó Alfonso XIII en una visita a las minas. • Plaza Ernest Lluch s/n, CP 21660, Minas de Riotinto • Tlf: 959 59 00 25 - Fax: 959591074 • Página web: www.parquemineroderiotinto.com • Email de contacto: fundacion-riotinto@telefonica.net

20

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

Tarifas: • Adultos: 10 Euros. Niños (de 4 a 12 años), personas de más de 65 años y grupos de más de 30 pers. 9 E. Horarios: • Desde 07 - 01 al 28 – 02. Sábados, Domingos y Festivos a las 16:00 hrs. • Desde 01 - 03 al 15 – 06. De lunes a viernes a las 13:00 hrs, Sábados, Domingos y Festivos a las 16:30 hrs. • Desde 16 - 06 al 15 – 07. De Lunes a Domingo y festivos a las 13:30 hrs • Desde 16 - 07 al 30 – 09. De Lunes a Domingo y festivos a las 13:30 hrs y 17:30 hrs • Desde 01 - 10 al 30 – 11. De Lunes a viernes a las 13:00 hrs Sábado, Domingo y Festivos a las 16:00 hrs. • Desde 01 - 12 al 21 – 12. Sábado Domingos y festivos a las 16:00 hrs. • Desde 22 - 12 al 05 – 01. De Lunes a Domingo y Festivos a las 16:00 hrs Ruta Mina de Riotinto: Una de las grandes y bellas rutas desconocidas en nuestra provincia de Huelva es la que discurre por Minas de Riotinto, una comarca señalada por la minería y lo que ello ha supuesto en sus 5.000 años de historia y explotación de sus riquezas. Hoy día, y tras un retroceso en la distintas explotaciones mineras, se ha vuelto la mirada hacia un nuevo recurso como es la explotación turística de sus paisajes, que debido a su degradación son únicos en el mundo. En ellos podemos encontrar una de las minas más grandes explotadas a cielo abierto en donde la mano del hombre ha hecho mella durante siglos. Los distintos colores que se mezclan como la paleta de un pintor nos dejan entrever la maravillosa y a la vez escandalosa riqueza que nos oculta. Para poder gozar de todo ello, se ha creado una Fundación y existen empresas turísticas que nos enseñan paso a paso tanto la historia como la naturaleza de este paraje, que resulta un bello lugar por el que todos debemos pasar al menos una vez en la vida. Posteriormente podemos entrar en el Museo Minero Ferroviario, en donde se podrá dar un paseo por la historia de la minería y la metalurgia desde sus orígenes pre y protohistóricos hasta hoy. La sala que expone el Ferrocarril Minero de Riotinto da una visión global sobre la importancia del mismo en la Cuenca Minera. Una de las más bellas excursiones es la que nos ofrece la ruta por la vía a bordo de un tren restaurado que discurre en paralelo al río Tinto, sobre la línea ferroviaria construida a partir de 1873 por la compañía inglesa que explotaba las minas. Este tren fue uno de los primeros trenes de vapor de España. Llegando a la Localidad de Minas de Riotinto encontramos una de las hermosas huellas que los distintos pueblos que han explotado estos lugares han dejado: hablamos del Barrio Inglés de Bella Vista, con sus construcciones típicas inglesas, que hace que el pasear por él todavía nos permita retroceder casi cien años de historia.

21

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

ZALAMEA LA REAL: En la Cuenca Minera, comarca natural del Andévalo, a 60 Km de la capital. Cuenta la leyenda que fue fundada por gentes venidas de oriente entre ellas Salomea , hija del Rey Salomón. El vocablo en árabe significa 'pacífica' y 'saludable'. Con la toma del lugar por los cristianos se castellanizó con el nombre actual. En cuanto a la Historia de Zalamea, los primeros indicios de población se remontan a época prehistórica. Es de enorme interés el yacimiento arqueológico conocido como "Dólmenes de El Pozuelo", un conjunto de monumentos megalíticos de carácter funerario, datados entre el 2.800 y el 3.000 a.C. El núcleo actual de población parece que tuvo su origen en época romana, periodo en el que recibió el nombre de "Callenses Aenanicci" (lugar en el camino del cobre) en referencia a las cercanas Minas de Riotinto, a las que surtieron de provisiones. Los musulmanes, que apreciaron la abundancia de agua en el lugar y su entorno apacible, la nombraron "Salamun" o "Salameh" que viene a significar algo así como lugar pacífico y saludable. Reconquistada en tiempos de Fernando III el Santo, en 1252, pasó por un periodo en que cambió de manos varias veces hasta que por fin, en tiempos de Alfonso X el Sabio, pasa definitivamente a manos cristianas, cediéndola este rey al arzobispado de Sevilla, según consta en un privilegio rodado, fechado en 1279, que se conserva en el archivo catedralicio. Su nombre se castellaniza y pasa a nombrarse como "Zalamea". Permaneció el pueblo 300 años bajo el señorío del arzobispo de Sevilla,durante esta época se elaboraron,en 1535, unas Ordenanzas Municipales, ejemplo de organización equilibrada de una sociedad rural. En 1579, se separa del arzobispado, comprándose a sí misma y pasando a depender directamente de la corona, gozando de una cierta autonomía que le confiere la carta de privilegios, otorgada por Felipe II, el 15 de Junio de 1592. Pasó, a partir de ese momento, a denominarse Zalamea la Real. Durante la Edad Moderna, Zalamea se convierte en cabecera de una amplia comarca que incluía numerosos núcleos de población y comprendiendo dentro de su término municipal gran cantidad de aldeas entre las que se encontraban los actuales municipios de Nerva, El Campillo y Minas de Riotinto. Sus actividades se centraban en la agricultura, la ganadería y en una floreciente industria artesanal de cueros, cera y lino. Durante el siglo XIX, se intensifica la explotación de las minas de cobre de Riotinto, lo que da lugar a continuos enfrentamientos entre el Ayuntamiento de Zalamea, a cuyo término pertenecían, y los sucesivos administradores por la jurisdicción de los terrenos aledaños. Por fin, en 1841, se independiza el poblado minero con el nombre de Minas de Riotinto. Más tarde en 1885 se segrega la aldea de Riotinto, que para no confundirse con el anterior municipio adopta el nombre de Nerva. En 1873 una compañía inglesa compra las minas de cobre al estado, elevando la producción a niveles industriales y utilizando un sistema de calcinaciones al aire libre para extraer el metal conocido popularmente como "teleras". Éstas desprendían al aire una enorme cantidad de humos sulfurosos que dañaban enormemente la agricultura, siendo los campesinos zalameños los más perjudicados, con lo que se agravó el tradicional enfrentamiento entre Zalamea y las mina. Este enfrentamiento, conocido en la época como la "cuestión de los humos de Huelva" culminó en una manifestación de agricultores y mineros, que se encontraban en ese momento en huelga, que se concentró ante el Ayuntamiento de Minas de Riotinto y que fue duramente reprimida por el ejército, produciéndose centenares de muertos y heridos. Hoy Zalamea recuerda estos hechos con una plaza en la que se levanta un busto de D. Juan Talero, el diputado defensor del pueblo en la cuestión de los humos.

22

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

Durante el primer tercio del siglo XX, Zalamea alcanzó las mayores cotas de población, consecuencia del aprovechamiento de los recursos agrícola-ganaderos y de la explotación de las minas de Riotinto y otras de pequeña envergadura localizadas en el término. .Durante la II República, en 1931, se emancipa la aldea de El Campillo. Hoy Zalamea es un pueblo que hace frente a la crisis de la minería del cobre con varias iniciativas en el campo agrícola-ganadero y pequeñas industrias que aprovechan los recursos y actividades tradicionales. En el término municipal de Zalamea la Real han sido encontrados algunos dólmenes y restos de influencia fenicia, romana y árabe. En torno a la rica Historia de esta localidad se han creado diversas leyendas que le confiere, de algún modo, cierto matiz poético. Así, por ejemplo, una de estas leyendas hace referencia a los mercaderes del Rey Salomón, quienes al parecer, según se cuenta en ella, fundaron esta población, 1000 años antes de Cristo, y la llamaron en su honor Salomea. Otra de estas leyendas, tan popularmente arraigada en la tradición de este pueblo, habla de que una hija del Rey mencionado se bañó en la Fuente del Fresno. Esta localidad, a lo largo de su densa historia, fue denominada con distintos nombres , tales son los que en algunos escritos han recogido varios autores y estudiosos, entre ellos Ilipla, Cotina y Callenses Emanici. Entre sus Monumentos, destacan: - Los Dólmenes de El Pozuelo (3000 a.d.C). - Iglesia de Ntra. Sra de la Asunción (S.XVII). - Ermitas de S.Vicente, S.Blas , Divina Pastora, Santo Sepulcro. - Diferentes edificios públicos o privados a lo largo del pueblo.

23

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

LA IGLESIA DE NUESTRA SEÑORA DE LA ASUNCIÓN (Zalamea la Real): La Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Zalamea la Real (Huelva) tiene su origen en los comienzos del s.XVI, aunque se conservan pocos elementos de aquella primera construcción. Situada en la zona alta de la localidad, domina el conjunto urbano como su elemento más importante. La iglesia tiene planta de salón con tres naves, más ancha la central, con seis tramos separados por arcos de medio punto ligeramente peraltados sobre pilares de sección circular y capiteles toscanos, un tipo poco común en los templos de la provincia. Con cabecera plana, la Capilla Mayor se presenta sobre podium a mayor altura que el resto, y se cubre, al igual que el tramo siguiente sobre el crucero, con bóvedas nervadas que son vaídas en las laterales de esta parte del templo. También bóvedas vaídas cubren la nave central en los tres primeros tramos, y de arista en las laterales. El coro ocupa el primer tramo, y completan la planta de la iglesia como volúmenes anexos: la torre, de planta cuadrada, junto a la cabecera, la sacristía, y una pequeña capilla, ambas al lado del evangelio. La parte más importante de la edificación actual es de finales de ese mismo siglo XVI, cuando la iglesia es dotada de mayores dimensiones y de una nueva configuración espacial según los nuevos cánones estéticos del manierismo. Como consecuencia de esta intervención el templo presenta sus característicos pilares de sección curva y unas interesantes bóvedas en la cabecera, que derivan de los modelos implantados por Hernán Ruiz II desde mediados de la centuria. La torre, junto a la cabecera, se levanta en el año 1606, y es obra del arquitecto de origen italiano Vermondo Resta; y hacia 1631 la obra ya estaba finalizada. Un siglo más tarde, entre finales del s.XVII y principios del s.XVIII se acomete una nueva fase constructiva para reparaciones varias. Pero lo cierto es que la parte de la cabecera y el crucero se conserva, y probablemente se reconstruyera desde esa zona hasta los pies, así como las portadas, ahora con las nuevas formas barrocas. En la segunda mitad del s.XVIII se rehace la torre, quizás motivado por reparaciones a causa de algún movimiento sísmico, y también se trabaja en la sacristía y en las bóvedas del coro. Exteriormente los muros están jalonados por contrafuertes de sección circular, y cuenta con dos portadas situadas en el segundo tramo. Destaca la torre en el conjunto de la iglesia, con su cuerpo de campanas que presenta vanos con una composición de tipo serliana de arco de medio punto flanqueado por dos menores adintelados. Consta de cuatro ménsulas en cada uno de sus flancos, que se corresponden con sendos pedestales y pilastras con incrustaciones cerámicas que flanquean los huecos. Tras el friso y el antepecho abalaustrado con remates decorativos, el chapitel se apea sobre un tambor octogonal y queda decorado con los clásicos azulejos en color azul y blanco. Esta iglesia de Nuestra Señora de la Asunción está declarada Bien de Interés Cultural en su categoría de Monumento, y así aparece publicado en el BOJA.

24

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

YACIMIENTO ARQUEOLÓGICO DE “EL POZUELO” (Zalamea la Real): El yacimiento arqueológico de El Pozuelo se halla ubicado en suelo rústico del término municipal de Zalamea la Real (Huelva), ocupando un área de monte bajo, cuya orografía es bastante irregular, con pronunciadas laderas, barrancos y numerosos arroyos. A pesar de ello, no existen elevaciones, oscilando la altura de sus montes entre los 300 y 400 metros de altura sobre el nivel del mar, siendo escasos los que sobrepasan dicha altura. Este yacimiento, descubierto y excavado en su mayor parte por Carlos Cerdán, en 1946, es el más claro y mejor documentado exponente de las construcciones megalíticas onubenses. Estos monumentos pertenecen al Calcolítico o Edad del Cobre, cuyo ritual funerario estaba caracterizado por el levantamiento de dólmenes con corredor y una o varias cámaras dobles, triples o quíntuples, con diferentes trazados y tamaños. Este hecho, junto con el análisis de los ajuares y su distribución, abogan por la consideración de El Pozuelo como una necrópolis de enterramientos colectivos dispersa en el territorio en grupos individualizados. Se ha dado una cronología general para los once sepulcros de El Pozuelo entre el 3000 y el 2500 a.C. definiéndolos como las primeras arquitecturas prehistóricas de la provincia de Huelva y las más antiguas de la fachada atlántica, así como las más originales en su concepción en la Península Ibérica. Los restos arqueológicos pertenecientes a este conjunto están formados por cinco unidades (A, B, C, D y E), las cuales integran, a su vez, uno o varios dólmenes. 1. Unidad A o de Los Llanetes: Está compuesto por los siguientes sepulcros: • Dólmen número 1: sepulcro megalítico de cámara y corredor de espacio no diferenciado. Situado en un pequeño cerro cuyo entorno está formado por un denso eucaliptal, dedicándose el terreno a la explotación forestal. Su estructura presenta un espacio no diferenciado compuesto de corredor y dos cámaras de conexión axial, de 3,7 m de longitud por 1,8 m de anchura en la cámara norte y 3,7 m de longitud por 1,8 m de anchura en la cámara sur. La estructura ortostática axial se halla inscrita en un túmulo oval, de 13,5 m de diámetro (eje norte/sur, en adelante N/S), que se encuentra delimitado por un anillo perimetral de piedra. La cubierta, desaparecida en la actualidad, se componía en origen de dinteles de pizarra sobre una estructura sustentante y recubierto por el estrato inferior de la masa tumular. La superficie que forma el suelo del enterramiento está compuesta por tierra apisonada sobre un lecho de pizarra basal. • Dólmen número 2: sepulcro megalítico de cámara y corredor, de espacio no diferenciado y compuesto. Situado en un cerro cuyo entorno está formado por un denso eucaliptal, dedicándose el terreno a la explotación forestal. Su estructura presenta un espacio no diferenciado, cruciforme, compuesto de corredor y dos cámaras convergentes, de 7,4 m de longitud por 1,7 m de anchura en la cámara norte y 6,7 m de longitud por 1,8 m de anchura en la cámara sur. La estructura ortostática convergente se halla inscrita en un túmulo oval, de 21 m de diámetro y delimitado por un muro perimetral de mampostería en seco, de 1 m de altura. La cubierta, de la que sólo se conserva una laja in situ, se componía en origen de dinteles de pizarra sobre estructuras sustentantes. La superficie que forma el suelo del sepulcro está compuesta por tierra apisonada sobre un lecho de pizarra basal.

25

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

• Dólmen número 3: Sepulcro megalítico de cámara y corredor, de espacio no diferenciado, compuesto y convergente. Situado en un pequeño cerro cuyo entorno está formado por un denso eucaliptal, dedicándose el terreno a la explotación forestal. Su estructura presenta un espacio no diferenciado, compuesto de corredor y dos cámaras de concepción convergente, con cubierta adintelada de pizarra sobre ortostatos (conserva tres losas de cubierta, aunque desplazadas), inscrita en un túmulo oval delimitado por un anillo peristalístico. Sus medidas son, aproximadamente 9 m de longitud y 3,5 m de anchura máxima, estando separados los ámbitos mortuorios 1 m orientado al SE, su corredor mide 3 m de longitud y 0,5 m de anchura. La cámara norte tiene 5,5 m de longitud por 2,5 m de anchura; la contigua tiene 5, 5 m de longitud por 1,9 m de anchura. En ambas, la altura de los ortostatos es, aproximadamente, de 1,45 m. La superficie que forma el suelo del sepulcro es de tierra apisonada, sobre un lecho de pizarra basal. • Dólmen número 4: sepulcro megalítico de cámara y corredor situado en el mismo cerro que el sepulcro anterior y con idéntico entorno. Su estructura presenta un espacio no diferenciado alargado, formado por corredor, antecámara y cámara. El corredor, de paredes convergentes hacia la entrada y de 1,8 m de longitud por 0,5 m de anchura, se diferencia de la cámara, de 6,2 m de longitud por 2,9 m de anchura, por un progresivo estrechamiento hacia la salida y por una altura menor en sus ortostatos. Además, consta de una cámara, de 1,7 m de longitud por 1,6 m de anchura, limitada por dos losas paralelas y perpendiculares a las paredes laterales. La estructura ortostática alargada se halla inscrita en un túmulo oval, delimitado por un anillo perimetral de piedra. La cubierta desaparecida en la actualidad, se componía en origen de dinteles de pizarras sobre estructuras sustentantes y recubiertas por una superestructura tumular. Debido a la mayor anchura de la cámara, las losas de cobertura tuvieron que ser apoyadas en más de dos puntos, presentando un eje longitudinal, formado por 5 pilares o sostenes centrales. La superficie que forma el suelo del enterramiento está compuesta por tierra apisonada sobre un lecho de pizarra basal. 2. Unidad B o de la Veguilla. Está compuesta por los siguientes sepulcros: • Dólmen número 5: sepulcro megalítico de cámara y corredor compuesto y convergente. Situado en un pequeño cerro cuyo entorno está formado por un denso eucaliptal, dedicándose el terreno a la explotación forestal. Su estructura presenta un espacio no diferenciado, que incluye corredor y cuatro cámaras de concepción convergente. Cámara 1, de 6 m de longitud por 2,3 m de anchura máxima, se estrecha hacia la entrada girando hacia el corredor. Cámara II, o central, de 3 m de longitud por 1,4 m de anchura, es de planta rectangular y su entrada se encuentra casi cerrada por una losa perpendicular a la pared izquierda. Cámara III, de 1,5 m de longitud por 2 m de anchura, es de planta semicircular y es la más pequeña de las cuatro. Cámara IV, de 3,5 m de longitud por 1,7 m de anchura, es de planta poligonal. Entre las cámaras II y III existe una antecámara común de planta trapezoidal, de 2 m de longitud por 1 m de anchura media, en cuya entrada se hallan dos columnas de sección casi circular a manera de dinteles. El corredor, con sus ortostatos más bajos que los de las cámaras, presenta unas dimensiones de 2,5 m de longitud por 0,4 m de anchura. La estructura ortostática compuesta se halla inscrita en un túmulo oval, delimitado por un anillo peristalítico. La cubierta, de la que sólo se conservan cuatro bloques, algunos ya desplomados, se componían originariamente de dinteles de piedra apoyados sobre una estructura ortostática y recubiertos por la masa tumular. La superficie que forma el suelo del sepulcro está compuesta por tierra apisonada sobre un 26

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

lecho de pizarra basal. • Dólmen número 6: sepulcro megalítico de cámara y corredor de espacio no diferenciado, compuesto y convergente. Situado sobre una pequeña elevación, junto a la Ribera de los Pinos, cuyo entorno está formado por encina y matorral (jaras). Su estructura presenta un espacio no diferenciado, convergente, compuesto de corredor y cuatro cámaras. Cámara I, de 2,3 m de longitud por 1,5 m de anchura, es de planta rectangular y su cabecera está formada por un sólo ortostato. Cámara II, de 1,7 m de longitud por 1,8 m de anchura, es parecida a la anterior y simétrica transversalmente a ella, desembocando del mismo modo en el corredor. cámara III, de 4,5 m de longitud por 1,8 m de anchura, es la mayor de todas y se encuentra dividida por una losa perpendicular a su pared izquierda. Cámara IV, de 2,6 m de longitud por 1,2 m de anchura. Las Cámaras III y IV se unen por un corredor secundario que desemboca lateralmente en el corredor principal, que tiene una longitud de 5,5 m y una anchura media de 0,6 m. La estructura ortostática convergente presenta un sistema de entibación provisto, en el reverso de los ortostatos, de monolitos colocados oblicuamente a modo de puntales, apareciendo el hueco creado entre los ortostatos y los bloques colmatado de lajas y guijarros fuertemente trabados mediante arcilla decantada. El conjunto está afianzado, en su parte interna, mediante la inclusión de cuñas o zapatas en forma de guijarros de cuarzo de tamaño medio. Esta estructura se halla inscrita en un túmulo oval, de 14 m de diámetro en su eje N/S y 16, 5 m de diámetro en su eje E/O, erigido a partir de la superposición de sucesivas capas de lajas de pizarra, trabadas entre sí por un mortero de arcilla decantada de color amarillento, a modo de montículo de piedras, y que se encuentra delimitado por un anillo peristalítico de contención, constituido por bloques de pizarra dispuestos longitudinalmente. La cubierta, de la que sólo se conservan cuatro losas, dos de ellas desplomadas, y alguna más sobre el túmulo, se componía originalmente de dinteles de piedra sobre una estructura sustentante recubierta por una masa tumular. La superficie que forma el suelo del sepulcro está compuesta por tierra apisonada, sobre un lecho de pizarra basal. • Dólmen número 8: sepulcro megalítico de cámara y corredor de espacio no diferenciado. Situado junto a la Ribera de los Pinos, en una zona cuyo entorno está formado principalmente por matorrales. Su estructura presenta un espacio no compartimentado, de planta trapezoidal, compuesto por cámara y corredor con una anchura de 1,1 m en su base mayor y 0,5 m en la menor, y 4 m de longitud en el corredor. Parece tratarse de un sepulcro de corredor en "V" de al menos 4,6 m de longitud, inscrito en un túmulo oval muy erosionado y cubierto de vegetación. La cubierta, desaparecida, era originariamente ortostática. La superficie que forma el suelo del enterramiento está compuesta por un pavimento de arcilla apisonada sobre un lecho de pizarra basal. 3. Unidad C o del Riscal. Está compuesta por los siguientes enterramientos: • Dólmen número 7: sepulcro megalítico de cámara y corredor de espacio no diferenciado, compuesto. Situado en la parte superior de un cerro, próximo al camino público de El Pozuelo a la Ribera de los Pinos, cuyo entorno está formado por encinas y jaras. Su estructura presenta un espacio indiferenciado, de planta cruciforme, compuesto de corredor y tres cámaras, dos laterales poligonales y una central rectangular. La cámara I o cámara norte de 3,3 m de longitud por 1,7 m de anchura, es de planta poligonal alargada. La cámara II o cámara central, de 2,3 m de longitud por 1,5 m de anchura, es de planta rectangular y está orientada hacia el corredor. La cámara III o cámara sur, de 3 m de longitud por 2,1 m de anchura, es de planta poligonal, alargada y es la mayor de las tres, encontrándose enfrentada a la cámara I. 27

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

Entre las tres cámaras queda un espacio que puede considerarse como una antecámara común. El corredor, de 6 m de anchura en su centro y paredes convergentes, presenta una progresiva disminución en la altura de sus ortostatos conforme se avanza hacia la salida, siendo más bajos que los de las cámaras. La estructura ortostática cruciforme presenta un sistema de entibación idéntico al del dólmen número 6, con un apuntalamiento de los monolitos basado en la colocación de piezas menores dispuestas en ángulo. Inscrito en un túmulo oval, de 16 m de diámetro en su eje E/O y 20,5 m de diámetro en su eje N/S, erigido del mismo modo que el dólmen número 6, apilando sucesivas capas de lajas de pizarra con un buzamiento decreciente desde el centro de la elevación, ocupado por la tumba, hacia la periferia. Delimitado por un anillo perimetral de piedra, constituido igual que el dólmen número 6. La cubierta, de la que se conservan dos lajas in situ, en origen se componía de dinteles de pizarras sobre una estructura sustentante recubierta por la masa tumular. En la cámara III o cámara sur, y debido a su mayor amplitud, existe un pilar central, que se conserva, para apoyar la cubierta. La superficie que forma el suelo del sepulcro está compuesta por tierra apisonada sobre un lecho de pizarra basal. • Dólmen número 9: sepulcro megalítico de cámara y corredor. Se sitúa junto al camino público de El Pozuelo, en una zona cuyo entorno está formado por encinas y matorral. Su estructura presenta un espacio no compartimentado, trapezoidal, compuesto por cámara y corredor de 7,4 m de longitud, 1,2 m de anchura y 0,7 m de altura media de sus ortostatos. Inscrito en un túmulo oval, de 16 m por 14 m de diámetro (según sus ejes), del que se conserva su sector septentrional al estar seccionado por el camino. El túmulo se encuentra delimitado por un anillo peristalítico de bloques hincados. La cubierta, desaparecida, era originariamente adintelada. La superficie que forma el suelo del sepulcro está compuesta por un pavimento de tierra apisonada sobre un lecho de pizarra basal. Unidad D o de los Rubios. Está compuesta por las siguientes estructuras funerarias: • Dólmen número 10: se trata de un sepulcro megalítico de cámara y corredor, trapezoidal. Situado sobre una pequeña elevación en la umbría del Chinflón, cuyo entorno está formado por encinas, matorral y pastizales, dedicándose el terreno al pastoreo. Su estructura presenta una planta trapezoidal, compuesta de cámara y corredor. Según la descripción realizada por G y V. Leisner, se trata de un "dólmen de galería y cámara única", de tipo alargado y bajo. La estructura ortostática trapezoidal se halla inscrita en un túmulo de forma oval, delimitado por un posible anillo peristalítico. La cubierta, desaparecida, era de origen adintelada. Unidad E o de Martín Gil. Comprende el siguiente sepulcro: • Dólmen número 11: Se trata de un sepulcro megalítico de cámara y corredor de espacio no diferenciado, cruciforme. Situado sobre un cerro en la finca El Chaparral, su entorno está formado por encinas, matorral y pastizales, dedicándose el terreno al pastoreo. Su estructura presenta un espacio no diferenciado, de planta cruciforme, compuesto de corredor, antecámara y cinco cámaras. La cámara I, de 3 m de longitud por 1,9 m de anchura y 1,56 m de altura media en sus ortostatos, es de planta irregular tendiendo a rectangular y se inicia al finalizar el corredor. La cámara II, de 2,50 m de longitud por 1,4 m de anchura, es de planta 28

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

ovalada y su entrada está orientada hacia el sur. La cámara III, de 3,4 m de longitud por 2,3 m de anchura y 1,51 m de altura media en sus ortostatos, es de planta circular y su entrada está orientada al norte. La cámara IV, de 3,6 m de longitud por 1,8 m de anchura y 1,4 m de altura media en sus ortostatos, es de planta ovalada con un ángulo obtuso en su pared Este y su entrada está orientada al norte. La cámara V, de 3,5 m de longitud por 1,4 m de anchura y 1,56 m de altura media en sus ortostatos, es de planta rectangular y su entrada está orientada al este. Las cinco cámaras confluyen en una antecámara, de 3,7 m de longitud por 1,2 m de anchura media, situada entre la cámara V y el final del corredor y cuya altura supera la del corredor, que tiene una longitud de 3,6 m, una anchura de 1 m y una altura media en sus ortostatos de 1,2 m, siendo su orientación E/O. La estructura ortostática cruciforme estuvo configurada por más de 60 ortostatos, de los que se conservan aproximadamente 21, hallándose inscrita en un túmulo oval delimitado por un anillo peristálico, ambos desaparecidos. La cubierta, igualmente desaparecida, era de origen adintelada. La superficie que forma el suelo del sepulcro está compuesta por un pavimento de arcilla apisonada, sobre un lecho de pizarra basal. [Referencias: El contenido de este artículo incorpora material de la declaración del Bien de Interés Cultural publicado en el BOE Nº 35, el 9 de febrero de 2001, que se encuentra en el dominio público de conformidad a lo dispuesto en el artículo 13 de la Ley de Propiedad Intelectual española.]

29

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

5.2. Segunda Etapa: De Zalamea la Real a Cabezas Rubias. Cabezas Rubias: El original nombre de esta localidad no se eligió al azar, puesto que está rodeado de “montes de color dorado” que dan la sensación de estar vigilado por auténticas cabezas rubias.

Se tiene conocimiento de que los primeros pobladores de estas tierras datan de la época Prehistórica; aunque el origen actual de la villa hay que buscarlo en el periodo Calcolítico; entre los siglo II y III a.C. De esta época son los yacimientos arqueológicos más famosos: “Los Pedernales” donde se puede admirar la auténtica cultura megalítica. También se conservan algunos vestigios de la calzada romana que antaño atravesaba Cabezas Rubias y que unía la desembocadura del Guadiana con Mérida. Por desgracia para la historia esta localidad ha estado marcada por los continuos enfrentamientos con Portugal, una lucha que terminó con la devastación de toda su población en el periodo de la Reconquista. Un asedio que terminó con la mayor parte de sus habitantes y de su pueblo. Un pueblo que mandó reconstruir más tarde la Duquesa de Medina Sidonia. Es recomendable una visita al Molino de la Divisa que se ha convertido en un mirador natural de toda la sierra del Andévalo. Ya en su casco urbano, el monumento más destacado es la ermita de San Sebastián. Sus alrededores, caracterizados por ese color claro tan llamativo, son perfectos para disfrutar de la belleza serrana y para dar paseos en contacto con la naturaleza. También se puede practicar la caza mayor y menor. Y si el visitante quiere adquirir algún producto típico de su artesanía, deberá buscar los cestos realizados con la tradicional palma y en cuanto a su gastronomía, los platos estrella son los guisos cinegéticos, gracias a la caza. Las fiestas más importantes de Cabezas Rubias se celebran en enero, en honor a San Sebastián, en mayo, con una romería y en verano, con la tradicional Feria del verano.

Cascada del Pozanco

Profesión

30

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

5.3. Tercera Etapa: De Cabezas Rubias a Almonaster la Real.

AROCHE: Historia y descripción de Aroche. La existencia de numerosos restos arqueológicos romanos en los alrededores de Aroche demuestra la intensa romanización de estas tierras serranas. Además de la ciudad de Turóbriga, yacimiento visitable (allí se encuentra la ermita mudéjar de San Mamés) que ha suministrado abundante material para el Museo arqueológico de la localidad, existieron en esta zona algunas villas agropecuarias tardorromanas. En 1594 formaba parte del reino de Sevilla en la Sierra de Aroche y contaba con 535 vecinos pecheros. Tras su abandono con la crisis tardoantigua y altomedieval, se construye un castillo musulmán en el siglo XII que es conquistado por la Orden de San Juan del Hospital en el segundo tercio del siglo XIII para pasar posteriormente a la Corona de Portugal y más tarde, tras diversos tratados, al Reino de Castilla. Monumentos de Aroche. La variedad y antigüedad son las características del patrimonio arqueológico y monumental de Aroche. Además del yacimiento romano de Turóbriga, Aroche conserva un extraordinario castillo almorávide, la iglesia parroquial de estilo gótico y la Ermita de San Mamés, de un mudéjar bastante primitivo. Aroche tiene también restos prehistóricos como los dólmenes y menhires de las "Piedras del Diablo" y en el paraje conocido por "Las Peñas" hay restos de una calzada romana, así como de un anfiteatro del S. II. Castillo de Aroche (Castillo de las Armas): El castillo de Aroche (Castillo de las Armas) tiene origen musulmán, obra almorávide del siglo XII. Se encuentra en el cerro de la población y arquitectónicamente es una amplia fortaleza de planta rectangular cuyos muros tiene una altura cercana a los diez metros. Su fábrica es de tapial, a base de mampostería y cintas de ladrillo. Tiene este castillo un total de diez torres prismáticas repartidas entre las esquinas y los lienzos de la muralla. También tiene tres puertas de distinta datación, la de Sevilla, Santa Clara y la Santísima Trinidad. Este castillo alberga la plaza de toros y el museo arqueológico. Iglesia Nuestra Señora de la Asunción: La iglesia de la Asunción de Aroche es un edificio tardogótico construido sobre otro anterior, del siglo XIV. Del primitivo edificio han perdurado la portada gótica de arquivoltas apuntadas de granito y un ventanal mudéjar de ladrillo, ambos situados en el muro occidental. El resto es de finales del siglo XV y comienzos del XVI. Se trata de una monumental iglesia de tres naves, más alta la central que las laterales.

31

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

Las bóvedas, como corresponde a esta época, son de crucería estrellada, donde los nervios formas figuras geométricas complejas y sus claves muestran rica decoración con florones y escudos. Los pilares de sustentación, altos y de ancha base, son fasciculados. El exterior es mucho más austero que el interior. A la portada gótica citada hay que añadir las puertas laterales renacentistas, de gran sobriedad, formadas por vano de medio punto y flanqueado por parejas de columnas toscanas de fustes acanalados y con remate de frontón semicircular. Ermita de San Mamés: La Ermita de San Mamés de Aroche es uno de los monumentos más interesantes de la Sierra de Aracena y de todo Huelva. Su emplazamiento se hizo coincidir con los restos de la ciudad romana de Turóbriga. De hecho se ubica sobre parte del foro o centro neurálgico de esta antigua ciudad latina. Su ábside mudéjar es muy interesante por ser la parte más antigua del edificio. Tiene forma semicircular y su fábrica es de mampostería, aunque en el tramo presbiterial sur tiene arcos de medio punto de ladrillo al estilo mudéjar castellanoleonés. En medio de este ábside hay un magnífico ventanal, en este caso clasificable como mudéjar de tipo toledano. Se trata de un ajimez rodeado por arquivolta túmida y otra exterior angrelada. En el interior, la iglesia es de tras naves con arcos apuntados sobre pilares ochavados. Tiene esta iglesia dos portadas. Una es de arquivoltas apuntadas pétreas. La otra es de ladrillo, con arco apuntado trasdosado por otro también lobulado. En el interior del ábside se conservan restos de pinturas murales del siglo XIV. Otros monumentos de Aroche: Además de la iglesia, la ermita de San Mamés y el castillo, en Aroche podemos visitar el Museo Arqueológico que conserva numerosas piezas de la antigua ciudad romana de Turóbriga. También hay que citar el convento de la Cilla (siglo XVII), los restos de la muralla artillera, también del XVII, la Ermita del Cristo y la Cruz de Mármol del S. XVII.

32

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

CORTEGANA: El origen de Cortegana es muy lejano, y a pesar de que se han encontrado restos del Neolítico, según parece, fue fundada por los turdetanos. No queda muy clara la etimología de su nombre aunque según muchos estudiosos, la abundancia del alcornoque y su corteza, el corcho, pudo tener una influencia decisiva, pues en la loma que une los cerros del Castillo y Santa Bárbara se asentó la 'Corticata' romana. Tras ser conquistada a los árabes por la Orden Hospitalaria, cambiaría de manos sucesivas veces en el conflicto del Algarve, al que el Tratado de Badajoz puso fin. Culturalmente podemos admirar la iglesia parroquial del Divino Salvador, donde se mezclan los diversos estilos arquitectónicos por los que ha pasado la iglesia desde el s. XIV. En su interior imágenes de la Inmaculada (escultura en madera polícroma, con 0,60 m. de alto y 0,14 m. de peana, obra anónima del siglo XVIII) y la Virgen de los Dolores (mide 1,65 m. de alto, realizada por Rafael Barbero Medina en el año 1950). Cortegana cuenta, además, con un entorno natural atractivo y bien conservado. Espectacular es el conjunto que compone el nacimiento del río Chanza, en la calle del mismo nombre, que tras nacer en Cortegana, recorre los términos de Aroche y Rosal de la Frontera para internarse en Portugal y ofrecer sus aguas al Guadiana y a todo el litoral onubense. También tiene interés la plaza de toros localizada en la calle Santa Bárbara, la ermita de San Sebastián, la ermita del Calvario (a la izquierda), las casas mudéjares, etc. Hubo un tiempo en el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche en el que las líneas de la frontera cambiaban en función de los litigios entre los reinos de Castilla y de Portugal. La cercanía a la zona lusa hizo que gran parte de la Sierra formase parte de los territorios del rey portugués Sancho II, que quiso convertir a esta comarca en parte del alto Algarve. Este situación de crispación territorial fue la que heredó el rey castellano Sancho IV El Bravo, que decidió levantar un sistema defensivo por toda la Sierra en función de las necesidades que iban apareciendo. La denominada Banda Gallega trajo consigo un cambio en la forma de vida de los poblados que ocuparon los distintos castillos, así como un legado que, ocho siglos después, se ha convertido en un atractivo turístico de primer nivel. Cuando el viajero llega a Cortegana desde cualquier dirección, lo primero que lo deja perplejo es la majestuosa fortaleza de la época medieval, que se eleva sobre el resto de la localidad, y que ofrece fabulosas vistas. Sus piedras han resistido con fuerza el paso de siglos de historia y de cambios en la arquitectura urbana; una riqueza histórica y monumental que se ha convertido en un atractivo reclamo turístico y cultural.

El principal edificio de la ciudad es el Castillo de Cortegana. Construido a finales del s.XIII (hacia 1293) por orden del Rey Sancho IV el Bravo, como parte de la llamada Banda Gallega, línea defensiva paralela a la frontera portuguesa. En este punto concreto se defendía a la ciudad de Sevilla 33

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

ante posibles invasiones desde el país vecino, ya que en la época existió una fuerte disputa sobre las fronteras de ambos reinos. Hay que destacar que el castillo no fue asentamiento feudal, sino que está más en la línea de fortificaciones construidas en apoyo de la reconquista, o para estabilizar las fronteras entre reinos peninsulares. Estuvo regido por un Alcaide, y a lo largo de su historia sufrió numerosos deterioros, motivados unos por el progresivo abandono en que fue cayendo al cesar su finalidad militar, y otros, debidos a causas naturales, como los ocasionados por el terremoto de Lisboa a mediados del siglo XVIII (1755). Está declarado Bien de Interés Cultural, con la categoría de Monumento. Bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español. En el año 1993 la Junta de Andalucía otorgó un reconocimiento especial a los castillos de la Comunidad Autónoma de Andalucía. Dicha fortaleza fue recuperada para la localidad en 2006, cuando el Ayuntamiento de Sevilla (anterior propietario) devolvió su gestión a esta localidad. En la actualidad se ha convertido en un enclave turístico. Durante el mes de agosto, se celebra dentro de éste y en toda la localidad las ya famosas Jornadas Medievales. Tras diversas reformas durante el siglo pasado, el castillo puede ser visitado junto al museo que alberga en su interior. Es el castillo de la Sierra que se encuentra en mejor estado de conservación, y de obligada visita.

Entre los edificios religiosos destacan la Iglesia del Divino Salvador (de los siglos XIV al XVII), que acoge el segundo tesoro parroquial más importante de la provincia de Huelva, la pequeña Ermita de Nuestra Señora de la Piedad (de origen medieval -siglo XIII-), la Iglesia de San Sebastián (de estilo mudéjar, del siglo XV) y la Ermita del Calvario (del siglo XIX), donde se rinde culto a Nuestro Padre Jesús Nazareno. Otras edificaciones ya civiles son la Plaza de toros (1854) y la fuente lavadero. Lavadero público del año 1883. Destaca de su arquitectura civil, la construcción a principios del siglo XX de la Sociedad Gran Casino y la Sociedad nuevo Casino. Sus calles sobresalen por su acuciado desnivel y su sinuosidad.

34

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

Ermita del Calvario

ALMONASTER LA REAL: Su nombre procede del árabe, monasterio".

‫ المنستير‬al-munastir, término de origen latino que significa "el

Pueblo milenario con un patrimonio arquitectónico muy amplio que le ha hecho merecedor de su declaración como Conjunto histórico-Artístico. Más allá del valioso patrimonio, está el encanto de sus calles y vecinos que han conservado con mimo estos valores, por lo que la población sorprende al visitante que aún no lo conoce. El municipio conserva además un ambiente tranquilo y apacible. Esto permite disfrutar de sus numerosos atractivos, muchos de ellos poco conocidos, dada la diversidad de paisajes y la extensión del poblamiento, en el que abundan aldeas y poblados mineros. El origen de Almonaster se relaciona con un establecimiento religioso de la época visigoda próximo al actual fortaleza. Este asentamiento fue ocupado prontamente durante la dominación musulmana. La ocupación musulmana dota a la ciudad de mezquita en el Siglo X y de una población circunscrita al recinto amurallado. En 1267 Almonaster pasa, junto con el resto de la Sierra, a formar parte del alfoz de Sevilla, viéndose inmersa en las refriegas fronterizas con el reino de Portugal.

Almonaster cambió numerosas veces de status y propietario. Fue señorío eclesiástico entre 1285 y 1574, villa de realengo hasta mediados del siglo XVIII, en que es vendida a un privado, para recuperar la corona su soberanía a finales de este siglo. A lo largo de estos años de ocupación y repoblación, los habitantes de Almonaster abandonan la fortaleza y el caserío se extiende al llano próximo, lo que aumenta la población de las "cortes" o aldeas agrícolas. 35

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

En el siglo XIX, el municipio pasa a depender administrativamente de la recién creada provincia de Huelva y se inicia, ya en la segunda mitad, la explotación de los recursos mineros existentes al Sur del termino. Se originan allí numerosos núcleos de población, algunos con vida efímera, y otros que subsisten pese haber sido clausuradas las minas. Dada la extensión (322 kilómetros cuadrados) y situación (entre la sierra de Aracena y El Andévalo) de su término municipal, Almonaster la Real presenta un relieve variado, que es surcado por varios ríos y riberas, como son el río Odiel, la ribera de Escalada, la ribera de Olivargas, Ribera de Almonaster y la ribera de Río Caliente, además de pequeños arroyos como la ribera del Moro, el arroyo de Acebuche, el arroyo la Lisa. El relieve es muy accidentado y con mayor altitud al Norte (situada en la sierra de Aracena), más bajo y llano al Sur (El Andévalo). La localidad propiamente dicha se encuentra a 613 m. sobre el nivel del mar, aunque la máxima altura del término municipal se encuentra en la Sierra de San Cristóbal, con 916 metros de altura. En cuanto a la flora, existe una gran variedad vegetal, debida a la extensión del municipio. En la zona septentrional, el elemento más destacado es la dehesa, en la que sobresalen especies como la encina y el alcornoque, y en las zonas de mayor altitud, el castaño y algunas especies de quejigos. Junto a los cauces de las riveras crece el bosque galería, formado por chopos, fresnos, sauces y alisos. En la parte meridional destacan las grandes masas forestales de pino pináster, pino pinea y eucaliptos, utilizados para fines industriales. En las zonas de monte más bajo aparece el bosque mediterráneo; y, junto al núcleo urbano y a las numerosas aldeas, se encuentran las típicas huertas, ocupando las vegas y las zonas más llanas. Con respecto a la fauna, en todo el término habitan especies típicas del bosque mediterráneo, de las que destacan las rapaces, como el águila real, el águila perdicera, el azor, el halcón, el búho real o el cárabo. También existen numerosas colonias de buitre negro y buitre leonado; además de especies con valor cinegético como los jabalíes, los ciervos, los conejos, perdices, los zorzales y las palomas. .

Mezquita de Almonaster

Vista aérea de Almonaster

36

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

5.4. Cuarta Etapa: De Almonaster la Real a Zufre. JABUGO: Se sabe con certeza que el nombre de Jabugo proviene de la palabra "SABUGO" de la lengua leonesa (antes de que esta lengua fuera absorbida por el castellano).

La presencia del hombre se constata desde el Paleolítico en la Cueva de la Mora, situada en el camino real entre Jabugo y Galaroza. El descubrimiento se debió a las excavaciones realizadas a principios de siglo por el que era entonces su propietario Juan Manuel Romero Martín, que sacaron a la luz la cultura material de los pobladores de la cueva durante los diferentes momentos de la prehistoria. Entre los materiales que se descubrieron estaban: cerámicas decoradas y sin decoración, útiles líticos, ídolos, placas,... A la ocupación durante el Calcolítico, le siguió el poblamiento durante la Edad de Bronce donde esta cavidad siguió siendo utilizada como hábitat y lugar de enterramiento. En la actualidad, los materiales encontrados se conservan en los museos arqueológicos de Madrid y Sevilla. La ocupación musulmana de estas tierras debió de estar ligada a Almonaster la Real. Presumiblemente fue escasa la población existente en la zona, que se instalaba sobre un hábitat disperso, con una economía eminentemente pastoril. Tras la conquista cristiana, protagonizada por Órdenes militares portuguesas en la primera mitad del siglo XIII, pasa a control castellano bajo dominio de la Orden de Santiago. En un principio, Jabugo dependió de Almonaster la Real, por lo que su nombre, en origen, fue "Jabugo el Real». En 1691, Jabugo se independizó de Almonaster, al pagar don Luis Márquez de Avellaneda, infante y caballero de la Orden de Calatrava, 20.000 reales de vellón, para segregar el municipio del señorío de Almonaster la Real. Dicha escisión sería ratificada el 25 de noviembre de 1693. Los procesos de segregación, bastante comunes durante todo el siglo XVII, se daban ante las necesidades presupuestarias de la Hacienda Real de los Austrias Menores. La independencia de Jabugo fue favorecida por el intento de incrementar las rentas señoriales, dado el crecimiento demográfico que experimentaba Jabugo, que contaba por entonces con 300 habitantes. El aumento de la población y "la euforia económica local» de este período se reflejaron en la ampliación de la iglesia parroquial de San Miguel Arcángel (Lasso, J. M., 11-3-90). El crecimiento económico y demográfico de la villa debió de producirse por el auge del contrabando, por su situación de cruce de caminos. El estudio y cuantificación de este curioso y particular "sector económico" es difícil, al no existir fuentes oficiales sobre el mismo. Esta actividad seguiría siendo importante durante todo el siglo XIX y buena parte del XX. Pero el gran desarrollo de Jabugo vendrá a fines del siglo XIX, de la mano de la línea ferroviaria Huelva-Zafra. Su proyecto definitivo estuvo influido por los intereses de la Compañía de Minas de Río Tinto, que intentó desviar la nueva línea de las minas de la competencia del Andévalo Occidental (Perejil Delay, A, 1995). Esta circunstancia fue aprovechada por Jabugo para desarrollar el comercio y las industrias cárnicas, ligadas hasta entonces a una actividad tradicional. También por estas fechas se desarrolla, en torno a la estación Jabugo-Galaroza, una nueva entidad poblacional, con origen en una antigua posada del camino entre Sevilla y Lisboa, “El Repilado”. Este asentamiento venía a sumarse a los anteriores: Jabugo, Los Romeros y El Quejigo. Con el tiempo se convertiría en un notable núcleo demográfico e industrial. 37

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

Actualmente, Jabugo es un ejemplo de desarrollo económico endógeno, inmerso en un área poco industrializada. La situación privilegiada es proporcionada por las industrias cárnicas y como principal alternativa tenemos el turismo rural. Todavía no ha perdido Jabugo su estructura urbana tradicional. Siguen existiendo aquellas "calles generalmente cómodas, bien empedradas y limpias, y una plaza de regular dimensión, en cuya línea oriental se halla la casa consistorial...» (Madoz, P., 1845). El almagre de las laderas, antaño mezclado con agua, condicionó el paisaje urbano, al servir como pintura para zócalos de las fachadas, cocinas y patios. En una sabia simbiosis de naturaleza y cultura, también se usó en una singular alfarería, ya desaparecida, como tantas otras actividades tradicionales. Entre el patrimonio artístico destaca la iglesia de San Miguel Arcángel, con estilo de tradición mudéjar, comenzada en el siglo XVI, pero con sucesivas modificaciones y ampliaciones hasta el XVIII, época de la que también se conservan algunas casas típicas. A la salida del pueblo, en dirección a Badajoz, nos encontramos con El Tiro Pichón, construido a principios del siglo XX, observándose en el mismo la huella artística del arquitecto sevillano Aníbal González. Pero quizás el más importante patrimonio del municipio, en el plano cultural, sean las fiestas patronales. Las de Jabugo, en honor de la Virgen de los Remedios y San Miguel Arcángel; las de San Juan Bautista, en “El Repilado”, y de la Santísima Trinidad en Los Romeros, son ocasiones muy apropiadas para venir a Jabugo y degustar los productos de la tierra. Edificios y Monumentos: • Iglesia Parroquial católica de la Purísima Concepción • El Edificio del Ayuntamiento • El parque-mirador conocido como "El Paseo" • La ermita de Santa Zita. • La Ermita de Ntra. Sra. del Puerto • El humilladero de San Sebastian • Numerosas fuentes muy antiguas • Lavaderos Públicos • Casas Señoriales

38

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

GALAROZA: Galaroza llama la atención no sólo por la belleza de la población sino por el entorno en el que se emplaza: el valle del Múrtiga. En un lugar conocido por la abundancia del agua, antiguamente presente por gran parte de la localidad a través de sus numerosas fuentes y acequias, la frondosidad de la vegetación hace del pueblo y sus alrededores un objeto de visita innegable y un punto de partida y llegada de múltiples excursiones.

Rodeado de huertos de frutales (manzanos, membrilleros, nogales...), se conoce a sus hijos como cachoneros, en alusión a sus famosos peros cachones. En cuanto a la Historia de Galaroza, comentar que a lo largo de los siglos VIII al XII, estas tierras fueron objetos de sucesivas ocupaciones musulmanas: Walíes de Córdoba, almorábides, nuevamente reinos de taifas y almohades. Conquistada por el reino de Castilla y como otros municipios onubenses de la margen izquierda del Guadiana, Galaroza será durante el siglo VIII alternativamente lusitana y castellana, pasando definitivamente a este último reino en 1267, por el Tratado de Badajoz entre Sancho II de Portugal y Fernando III el Santo. Galaroza se emancipa de Aracena en el año 1553, gracias a una Carta de exención y jurisdicción otorgada por Felipe II, alcanzando así el título de villa. La localidad será víctima de la ocupación napoleónica entre 1810 y 1812, tendrá un ayuntamiento constitucional durante el Trienio Liberal, y dejará definitivamente de pertenecer al reino de Sevilla por la división de España en provincias en 1833. La formación histórica del núcleo se produce a partir de la actual iglesia, posiblemente antigua mezquita que originaria un poblado árabe en el siglo VIII. Los primeros barrios de los que se tienen constancia, y que estructurarían el actual trazado, son Los Riscos y el entorno de la iglesia. La zona oriental de la localidad se generaría a partir del cierre de una mina de plata y la evolución posterior enlazaría los nucleos primigenios, que desarrollan la morfología urbana en un arco alargado entorno al Cerro de Santa Brígida, al que abraza por el Norte, Este y Oeste. El ciclo festivo de esta localidad es uno de los más interesantes y completos de la Sierra. Una de las tradiciones más peculiares, al ser una diversión surgida y desarrollada en torno al agua, es la fiesta de Los Jarritos, que tiene lugar el día seis de Septiembre. Cualquiera que ose a acercarse a la plaza esa mañana se arriesga a un chapuzón, lo que no deja de tener su divertimento, sobre todo si el que recibe tal bienvenida se encuentra preparado. La fiesta tiene lugar en torno Fuente de los Doce Caños, y temporalmente hasta el atardecer. En octubre y noviembre tiene lugar una velada de poesía erótica, en la que diversos autores de diferente procedencia leen sus creaciones a la luz de la lumbre en la Venta de El Castaño.

39

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

La fiesta de Todos los Santos, de gran tradición en Galaroza da entrada al mes de noviembre. Entre Carnaval y Semana Santa, rondan las calles vestidos con ponchos y singulares sombreros los populares Quintos, mozos de reemplazo que cantan al son de las chacarrascas el cancionero popular. El Domingo de Resurrección los cachoneros se congregan en torno a la ermita de Santa Brígida en el 'Día del Bollo', fabricado para la ocasión con huevo en su interior, una vez finalizada en los alrededores la procesión de la Santa, protectora de las huertas, para bendecir los campos desde lo alto del cerro. El día siguiente es el 'Día de la Gira', en que, antes en la Fuente del Agrión y ahora en las orillas del Múrtiga tiene lugar un almuerzo campestre. A finales de mayo o principios de junio los amantes de la literatura se reúnen en las Jornadas de Escritores de la sierra, uno de los encuentros de este carácter más importante de la provincia. Las fiestas patronales en honor a la Virgen del Carmen se celebran entre el 15 (misa de medianoche) y el 25 de julio. El 16 tiene lugar la "bajada" de la imagen a la parroquia donde permanece todo el tiempo que dura la novena y las fiestas. El día 25 se saca a la Virgen en procesión por el casco antiguo y por la noche es la "subida" o devolución a su ermita. Las calles son encaladas y engalanadas con colchas, mantones y banderolas. Entre los Monumentos de Galaroza están: Casco Urbano: Con expediente de Conjunto Histórico-Artístico incoado desde 1982, conserva en sus limpias calles empedradas y su caserío encalado y engalanado de flores un encanto que en 1969 le valió el primer premio del Concurso de Embellecimiento de Pueblos Españoles.

Iglesia Parroquial de la Purísima Concepción: De corte clasicista y terminada originalmente en 1614, es la única de las grandes iglesias de la comarca que se construye en este siglo de crisis. Cuenta con interesantes portadas principal y laterales: "puertas del sol", con el anagrama de Jesús (Sur), y "de la sombra", con el anagrama de la Virgen (Norte). La torre está retranqueada respecto a la fachada y muestra un aspecto clásico y macizo. Su planta es de cruz latina con tres naves, cubiertas las laterales con bóvedas baídas y la central con bóveda de cañón. El templo puede visitarse en horario de misas (sábados, 19:30 y 20:30; domingos, 12:30, una hora antes en invierno) o solicitando permiso al párroco, D. Francisco Javier Moreno, en la C/ Martínez Chaparro.

40

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

Iglesia Nuestra Señora del Carmen o de San Sebastián: Es el otro templo bien conservado que existe en el núcleo y se sitúa en su centro geográfico, la Plaza de los Álamos. Fue construida en el primer cuarto del siglo XVII, aunque tiene intervenciones de este siglo y del siguiente. Según las crónicas su edificación responde a un mandato de Felipe II de levantar ermitas en honor a San Sebastián por todas las villas, como acción de gracias por haber liberado a España de una epidemia generalizada. La ermita, recientemente restaurada, permanece abierta por la mañana y, en horario de culto, por la tarde. Ermita Santa Brígida: Se alza en la cima del cerro del mismo nombre. Dedicada a Santa Brígida de Irlanda y a San Ginés, protectores de la agricultura, el templo primitivo fue probablemente construido a finales del siglo XIII o principios del XIV por los repobladores cristianos y de él se conserva la mitad posterior. A la ermita se accede por el camino de Santa Brígida, que parte de la calle Canónigo Vázquez. El esfuerzo del ascenso, que se puede realizar en vehículo en parte de su corto trayecto, queda ampliamente recompensado por la belleza de las vistas sobre el conjunto urbano, las poblaciones y sierras próximas, y especialmente sobre el Valle de la Rivera del Múrtiga, que en los meses otoñales adquiere tonalidades indescriptibles. Es uno de los miradores más atractivos de la Sierra. Fuente del Carmen: Como exponente de la importante presencia que el agua tiene todavía en Galaroza, no podemos dejar pasar las múltiples fuentes que la sirven y adornan. De ellas, la Fuente del Carmen o Fuente de los Doce Caños es sin duda la más llamativa. Su singular forma de lira, entre cuyos brazos ha acogido siempre a la población que en ella se introduce para usarla, ha hecho de este espacio un tradicional punto de reunión, especialmente para las mujeres que acudían a su lavadero. La fuente se abastece directamente de un manantial procedente de un manto acuífero situado bajo el Cerro de Santa Brígida. Otras fuentes de la localidad que conservan también su uso son: la de Venecia, en la plaza del mismo nombre. La Rábida y los manantiales de la fuente Santa, la del camino de Las Chinas, La Salud, la fuente de la Teja y El Socavón. Era Comunal: También tiene un gran atractivo la era comunal, convertida con gran acierto en una plaza pública, a la que se accede por la calle Ntra. Sra. Del Carmen y de la que se conserva en buen estado el empedrado. Desde este lugar se disfruta de magníficas vistas sobre la población.

41

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

FUENTEHERIDOS: Destacan la céntrica Plaza del Coso, que se encuentra presidida por una impresionante y maciza cruz de mármol realizada en 1792 a partir de materiales de las canteras de Fuenteheridos. Junto a la plaza se sitúa la Fuente de los Doce Caños. La ciudad alberga un importante acuífero al abrigo de rocas carbonatadas, calizas y dolomias, con caudales subterráneos que históricamente se han aprovechado . Este acuífero alivia sus aguas a través de varias fuentes y manantiales. Entre los mismos destaca la Fuente de los Doce Caños, que recoge las aguas subterráneas del puerto de los Ángeles y el Cerro de los Conejales, situándose en el mismo centro urbano. Convertida en lugar de nacimiento del pequeño río Múrtigas de ella manan diariamente dos millones de litros de agua que son aprovechadas para el riego de huertas y abastecimiento de la localidad.

Entre los monumentos de Fuenteheridos, destacan: - Púlpito del Espíritu Santo: Según algunos historiadores se trata de un punto estratégico que unía la calzada romana de Emérita Augusta (Mérida) con Itálica. Pero fue utilizado para dar misa a aquellos que no podían entrar en la Iglesia. - La Verónica: Se trata de uno de los escasos humilladeros de Andalucía y data del s.XVIII. Al conocido popularmente como "Cristo de la Veronica", lo podemos observar en un "camino real" que es al mismo tiempo el cementerio, destacando su enclave por estar en un paraje de gran belleza natural. - La Era de la Carrera: En la parte superior del pueblo, se encuentra la Era de la carrera,la cual se utilizaba antiguamente para trillar. Actualmente se ha construido un mirador desde el que se puede contemplar la belleza del pueblo. - Antiguo Barranco de la Fuente: Junto al paseo de Arias Montano, podemos contemplar el nacimiento de las "lievas" restauradas y embellecidas a través de cascadas y lagos alrededor de los cuales ha sido acondicionado un lugar de paseo y descanso. Las 'lievas' son las acequias de riego que distribuyen el agua de la Fuente de los Doce Caños, por los tres "pagos" (camino de agua) de la localidad. - Iglesia del Espíritu Santo: De estilo neoclásico presidida por una esbelta torre del siglo XVIII. La actual planta es del arquitecto Pedro de Silva que la reconstruye tras el terremoto de Lisboa. La joya más valiosa para los habitantes es la imagen de la Patrona, la Virgen de la Fuente de estilo barroco y que data del s.XVIII.

42

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

El ciclo festivo de Fuenteheridos cuenta con: Romería de la Reina de los Ángeles: Esta peregrinación tiene su origen en el s.XIX, celebrándose cada 8 de septiembre y teniendo desde esta época su hermandad de la Reina de los Ángeles con ermita situada en la Peña de Arias Montano. Durante el camino nos encontramos con chiringuitos montados para la ocasión. La noche anterior a la romería hay un bonito espectáculo de fuegos artificiales y es típico, de los vecinos de Fuenteheridos, ir andando hasta allí, para su disfrute. Fiesta de la Castaña: Se realiza en la primera semana de diciembre, cuando finaliza la recolección del fruto. Antiguamente esta fiesta se celebraba para entregarle la castaña de oro al vecino del pueblo que hubiese realizado algún acto en beneficio de esta localidad, para agradecer su colaboración en el desarrollo de Fuenteheridos y para formentar la iniciativa del resto de los ciudadanos. Si embargo esta tradición se ha sustituido actualmente, por la subasta de la corona de los Reyes Magos. Fiesta del Patrón: El patrón de Fuenteheridos es el Espíritu Santo. Esta fiesta se celebra 7 días antes del Corpus. En ella se celebra una misa y tras ella una procesión y por la noche un baile popular en plaza del pueblo. El patrón fue traído por los pobladores castellano-leoneses. Durante la fiesta, en la Puerta del Mayordomo se coloca un chopo que previamente ha sido trasladado por jóvenes y mayores de la localidad, desde la finca del propietario que haya donado el árbol. Quema de los Judas: Se celebra el Sábado Santo,alrededor de la media noche. Esta fiesta comienza ese mismo día por la tarde,en la Era de la Carrera, con la elaboración de los muñecos de trapo,acto al que acuden muchas personas y que ha dado lugar a un concurso en el cual se premia al muñeco más original. Antiguamente las personas quemaban los Judas y ahí se terminaba la fiesta, pero en la actualidad, los jóvenes aparte de quemar los judas, esperan a que se caígan los zapatos para comenzar para verdadera batalla campal entre todos los asistentes por las calles de la localidad. Hoy en día es la fiesta con más apogeo del pueblo. Fiesta del Carro: El Carro tiene su origen en la visita que hacen los jóvenes de Fuenteheridos a la localidad de Navahermosa (aldea de Galaroza), en sus fiestas locales. Los jóvenes de Fuenteheridos se reúnen, el sábado y adornan con pintadas y papeles de colores un coche viejo, el cual se utiliza para transportar la garrafa de ponche que se beberá durante el recorrido. Dicho coche es empujado hasta la localidad festiva que espera ansiosa su llegada. Allí, en medio de la fiesta, se reúnen todos y levantan en peso el coche varias veces. En la actualidad se trata de una fiesta en auge conocida en toda la Sierra. Fiestas de la Virgen de la Fuente: Se realiza el 15 de Agosto. Es la patrona de Fuenteheridos y en su honor se organizan actos culturales y festivos que suelen durar 4 ó 5 dias. El día de la patrona, la Virgen sale en procesión por las calles del pueblo y durante este acto se bendice el agua de la Fuente tan importante para éste. Día del bollo: Se celebra el Domingo de Resurrección. Ese día se reúnen personas de todas las edades en los campos que rodean la localidad para compartir la comida que han preparado. Es típico la degustación de un hornazo o bollo de pan con un huevo en su interior que recibe el nombre de rosca. Curiosidades: HERIDOS EN LA FUENTE: Una de las explicaciones más curiosas sobre el origen del nombre de la localidad, es la de que durante las Contiendas de la Reconquista, los heridos eran cuidados con el agua de esta fuente. EL TESORO DE TINOCO: En burro, de noche y con un cargamento de monedas de oro en cajetillas de cigarros, trajo Tinoco el tesoro que tantos se han afanado por encontrar. El primer lugar donde se buscó, fué una placa de mármol que había en su casa dedicada a su único hijo, fallecido a temprana edad. Esta casa se encuentra situada junto a la Iglesia, pero no puede ser visitada por ser una propiedad privada.

43

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

ÁLAJAR: Alájar asalta al viajero entre bosques de castaños y alcornoques con su espectacular monumento natural, la Peña de Arias Montano.

Las numerosas y pintorescas aldeas engullidas por la frondosidad de la zona acompañan a esta bella población de Alájar, que se sitúa en el corazón del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche. La riqueza de sus manantiales y fuentes han moldeado un municipio que sus vecinos han sabido mantener inalterable y engrandecerlo con tradiciones y manifestaciones culturales de gran renombre en la Sierra. Un ejemplo de ello es la Romería de Nuestra Señora de los Ángeles, fiesta grande de la localidad y romería de la Sierra por excelencia. En cuanto a la Historia de Alájar, aunque existen indicios de la presencia prehistórica del hombre en Alájar, pues la "Sillita del Rey" se ha considerado un testimonio de arquitectura megalítica (Moreno Alonso, 1979; 86) y las oquedades del término facilitarían un hábitat troglodítico, hasta la época romana no encontramos una ocupación intensa del término. En el siglo V parece que San Víctor vivió en la peña de Alájar, y hay bastante acuerdo en la presencia constante de eremitas y anacoretas, atraídos por la belleza de los parajes de esta sierra. La leyenda de este territorio se hace realidad en la época musulmana, que le bautiza con el nombre de Alájar, que etimológicamente significa piedra. En la reconquista, Alájar fué tierra de frontera y litigio entre las coronas de Castilla y Portugal, interviniendo en su toma la orden militar de santiago, quien la obtuvo como lugar de señorío. Un núcleo importante se asentó en los Montes Orullos, donde se construyó la iglesia dedicada a San Bartolomé. Desde estas fechas Alájar se va a erigir en asentamiento de mayor vitalidad, reseñado por la construcción de la iglesia dedicada a Nuestra Señora de los Angeles de la Peña, lugar que enlaza con la corriente telúrica de lo sagrado. En 1559, don Fadrique Enrique de Rivera, duque de Alcalá, compraba los lugares de Galaroza y Alájar. Por la misma fecha, don Benito Arias Montano, famoso humanista, convertía la Peña en atalaya de recreo y meditación. En 1640, Aracena y sus aldeas pasan al señorío del Conde Duque de Olivares. En estos siglos, los señores ejercen su presión tributaria sobre Alájar, y la misma ciudad de Aracena la presiona en exceso, hasta tal punto que la relación continuada de vejaciones, así como el 44

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

cobro de los débitos reales y penas, provocaron la huida de varios vecinos a otras partes. Estas razones obligan, con unos bríos inusitados, a pedir continuamente su independencia de Aracena. En 1700, reinando Carlos II "el Hechizado" y con el consentimiento del señor de Alájar, Marqués de Leganés y principe de Aracena, se le otorgó el título y condición de Villa. La consolidación de Alájar se realiza en el siglo XVIII. La economía rural se diversificó con un sustancioso incremento de la actividad ganadera y la presencia de comerciantes que eran necesarios "por no producir la tierra para mantener a tanta gente". En 1752 el catastro del Marqués de la Ensenada contabiliza 397 vecinos, y en 1786 el censo de Floridablanca las eleva a 1.875. En 1857, la rebelión de las minas de San Miguel en Almonaster estuvo protagonizada por naturales de Alájar y fue una revuelta elemental contra la miseria. De esta forma se abren las puertas a un siglo XX presidido por la agonía de un pueblo que abandona su tierra. En cuanto a las festividades de Alájar, se centran en su fiesta estrella, la Romería de Nuestra Señora de los Ángeles. Esta tiene lugar en la ermita que lleva su mismo nombre en la Peña de Arias Montano. La víspera de la romería comienzan los actos festivos. Desde Alájar parte “El Poleo”, una comitiva de vecinos y autoridades civiles y religiosas, hasta llegar a la Peña. La madrugada del 8 de septiembre numerosas hermandades de distintos pueblos peregrinan hasta Alájar en carrozas, a caballo y a pie. Una vez que han llegado las hermandades filiales se celebra la procesión por todo el recinto. Cuando terminan las celebraciones en la Peña, los vecinos de la localidad continúan la festividad en el pueblo hasta el “Día del Voto”, que tiene lugar el domingo siguiente al día de la patrona. Las otras romerías que tienen gran aceptación en Alájar son la de la Virgen de la Salud y la Romería de San Bartolomé. La primera se celebra el último domingo de agosto en la aldea de los Madroñeros. La Romería de San Bartolomé acontece el sábado y domingo anteriores al 24 de agosto. Un cortejo parte desde Alájar a la ermita. El camino se hace más llevadero gracias a un refrescante ponche que es degustado por los romeros. Una vez en la ermita tienen lugar actos religiosos y lúdicos. Destaca entre ellos una capea en un antiguo coso de piedra. La gastronomía local está centrada en los productos que los vecinos extraen de las fértiles huertas que rodean la población y los manjares derivados del cerdo ibérico elaborados en las matanzas caseras. Algunos de los platos tradicionales son los guisos, migas y la sopa serrana. En repostería destacan los pestiños, flores, piñonates y postres elaborados con castañas, fruto indispensable en otoño. En cuanto a la artesanía, se ha recuperado algunas actividades tradicionales tales como la cerámica, la marroquinería y la fabricación manual de taburetes hechos de corcho, materia prima muy abundante en la zona. 45

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

Entre los Monumentos de Alájar destacan: La Peña de Arias Montano representa un monumento natural emblemático para la localidad y para la Sierra en general. Su privilegiado emplazamiento permite disfrutar de impresionantes vistas de la población y de las sierras próximas a Alájar. La composición caliza de este espacio provoca que se creen pequeñas cuevas que aumentan el atractivo de la Peña. Actualmente existen contabilizadas más de una treintena de oquedades, algunas de las más importantes se les ha bautizado con nombres como “Sillita del Rey”, en las traseras de la ermita o “Salón Oscuro”. En la Peña se sitúa una de las ermitas serranas más visitadas del Parque Natural, la ermita de Nuestra Señora de los Ángeles. El templo tiene origen medieval, el cual se ha reformado en varias ocasiones hasta nuestros días. En su interior se encuentra la imagen de la Patrona de la Sierra, la cual goza de una enorme devoción en toda la comarca. Además de paraje natural de extremada belleza, la Peña de Arias Montano ofrece otros elementos de interés históricos y arquitectónicos. Uno de ellos es una portada en forma de arco con aires renacentistas, el cual se supone que daba acceso a un jardín. Otro de los elementos a destacar es una espadaña acompañada de dos garitas próximas a una valla de protección que delimita el mirador. También existe una fuente que recoge el agua de un manantial inagotable que baja del cerro de la Peña y pasa a través de la población. El caserío bien conservado constituye otro de los ejemplos de la riqueza visual del municipio. Casas encaladas con tejados rojos en un paisaje urbano adaptado a la topografía e integrado en el medio. Esta buena muestra de arquitectura popular tuvo su reconocimiento en 1982, con la declaración de Conjunto Histórico. Otro detalle de que respalda este galardón y que se repite en otros pueblos vecinos son los llamados 'llanos', mosaicos elaborados con piedras en la entrada principal de las viviendas. Actualmente se usan como elemento decorativo con distintos dibujos geométricos combinando la piedra blanca y negra. Pero no hace muchos años tenían una finalidad determinada, la de que las bestias no resbalaran cuando entraban en las casas para dormitar en los patios. Alájar cuenta con otro edificio religioso en el casco urbano, la iglesia parroquial de San Marcos. Este monumento del siglo XVI preside majestuosamente las calles centrales del pueblo. El templo contaba con un importante patrimonio artístico, pero pocos sobrevivieron a la guerra civil. De entre ellos mencionar una talla de San Marcos del siglo XVIII y otra de San Antonio del mismo tiempo. En los alrededores de Alájar existen varias pequeños núcleos de población, que empiezan a repoblarse por artesanos y amantes de la naturaleza en estado puro. Algunos de ellos; El Collao y El Cabezuelo, de fácil acceso, y El Calabacino y los Madroñeros a los que sólo se puede acceder a pie por unos bellos senderos. 46

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

LINARES DE LA SIERRA: Linares de la Sierra se encuentra en un profundo valle a 497 metros de altura sobre el nivel del mar, una de las cotas más bajas de todos los pueblos del Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche. Sin embargo, su situación abrupta añade más atractivos a una población, que por su núcleo típicamente serrano y su aspecto genuino y rural es destino imprescindible para el viajero que quiera conocer la Sierra en estado puro.

En cuanto a la historia de Linares de la Sierra, comentar que al igual que otras poblaciones de la Sierra, fue ocupada por musulmanes y portugueses antes de pasar a manos castellanas bajo la jurisdicción del Concejo de Sevilla en el Siglo XIII. La presencia árabe se detecta aún en los sistemas de riego, en numerosos topónimos y a decir de algunos en el trazado laberíntico de las calles. La localidad crece bajo la dependencia de Aracena y en 1640 pasa con ella a estar bajo el dominio del Conde-Duque de Olivares. El título de villa no lo obtendrá hasta 1754, otorgado por Fernando VI. En el siglo XVIII será una época de expansión en Linares, como en la mayor parte de la Sierra, que se traducirá en un fuerte incremento de población y en la construcción de una iglesia parroquial. El siglo XIX supone el techo demográfico del pueblo, que alcanza los 1021 habitantes en 1857, para caer la población en picado desde comienzos del siglo XX, primero absorbida por el “boom” minero del Andévalo y posteriormente por el éxodo rural de los años 60. En la actualidad la población se ha estabilizado, y parece vivir una etapa de prosperidad gracias al turismo y a las personas de la ciudad que ven a Linares de la Sierra como una población ideal donde disfrutar de una buena calidad de vida. La primera celebración del calendario festivo de Linares es la Cabalgata de Reyes Magos. Esta se lleva a cabo por tres personas con capas de armiño sobre tres asnos y lanzando caramelos a los niños. Constituye una de las estampas más pintorescas de la Sierra. La siguiente festividad es la “Fiesta del Piñonate”, que cierra la Semana Santa. Esta peculiar celebración tiene lugar el Domingo de Resurrección, donde se sortean dulces de piñonate con muy diversos motivos religiosos elaborados por las vecinas. El 24 de junio se celebran las fiestas patronales en honor de San Juan Bautista y duran tres días. En ellas se organizan novilladas en la plaza de Juan de Dios Pareja Obregón, que se cierra para la ocasión. 47

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

En las fiestas de verano del 15 de agosto también se celebran capeas con novilladas lidiadas por vecinos de la localidad, organizadas por la Hermandad de la Reina de los Ángeles. También forma parte de las tradiciones de Linares las matanzas caseras, que tienen lugar en fechas próximas a la Navidad. Esta actividad, en ocasiones, se lleva a cabo en plena calle y en ella participan tanto miembros de la familia como vecinos, convirtiéndose así en un verdadero acto social de reencuentro entre amigos y familiares que vienen para la ocasión. En cuanto a la artesanía existen varios artesanos de la madera y cestería que fabrican cucharas, cestas con varetas de olivo y otros objetos. La gastronomía típica de la localidad se basa en los productos del cerdo ibérico procedente de las matanzas caseras. Y en repostería, no hay que dejar de probar el piñonate, las peras a lo pobre y las manzanas con azúcar. En cuanto a sus Monumentos, destacan: El propio emplazamiento de Linares, un valle rodeado de sierras de bosque, es uno de los principales atractivos visuales que nos regala la población. Uno de los detalles más peculiares de la arquitectura linarense son sus empedrados o 'llanos'. Aparecen en la mayoría de sus calles situados a la entrada de las viviendas y se asemejan a alfombras. También se pueden ver en el interior de las casas en la misma entrada, como pasillo que facilita el paso a las bestias de la calle al corral trasero. Otro elemento emblemático muy recordado por todos los viajeros que visitan Linares es el lavadero. Una muestra del arraigo de las tradiciones en la localidad es la limpieza de la ropa en el lavadero público. Los linarenses se resisten a dejar en el olvido esta práctica, convertida en costumbre social. Está situado en la Plaza de la Fuente y sus aguas provienen de un manantial de aguas templadas. Otras fuentes que también poseen su atractivo son la de las traseras de la calle Rosario y la llamada Fuente Vieja, en el camino de los madroñeros, también con funciones de abrevadero. La iglesia parroquial de San Juan Bautista es el monumento religioso principal de la localidad. De reciente restauración, la esbelta silueta de este monumento es una muestra del periodo de esplendor que vivió Linares de la Sierra en el siglo XVIII. Para los amantes del senderismo, Linares de la Sierra es un lugar ideal como punto de partida, ya que de esta localidad se inician varios senderos de los más bellos que se pueden transitar por la Sierra. Entre ellos podemos recomendar el que va a los madroñeros o a Aracena. Por ellos se puede disfrutar del colorido de la vegetación dada la abundancia de agua que posee la zona, y de los propios arroyos y cascadas que cruzan y acompañan a los senderos.

Existe un área de recreo habilitada por el ayuntamiento con bancos y barbacoas en una zona de huertas, donde el aroma de los árboles frutales y el sonido del agua envuelven un paraje que bien merece un visita.

48

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

ARACENA: Capital comarcal situada en el corazón de la Sierra. Aracena es hoy una activa ciudad que conjuga a la perfección sus atractivos turísticos con el papel que desempeña como centro de servicios de toda la comarca. Destino turístico tradicional, gracias a los atractivos de la famosa Gruta de las Maravillas, estandarte de toda la Sierra, que en muchas ocasiones a eclipsado el riquísimo patrimonio cultural y etnográfico de esta bella ciudad. Aparte de un patrimonio monumental de primer orden, la localidad cuenta con una activa vida cultural, un ciclo festivo amplio y variado representativo de las costumbres serranas. El viajero que visita Aracena no puede pasar desapercibido el encanto de sus aldeas rurales, ricas en manifestaciones de arquitectura popular (fuentes, lavaderos, molinos), y el atractivo de sus parajes naturales. Esta ciudad cuenta con la más amplia red de senderos señalizados de la Sierra, ideales para el senderismo, y que nos permite conocer a pie, a caballo y en ocasiones también en bicicleta los atractivos del medio rural. Y todo ello junto a la más completa oferta de servicios turísticos. En cuanto a la Historia de Aracena, al igual que el resto de la Sierra, es en la etapa cultural del Bronce Pleno, a mediados del II milenio a. C., donde existe más amplia representación de yacimientos con tumbas tipo cistas. Entre éstos el más representativo es el de Castañuelos, muy próximo a la aldea del mismo nombre y a cuatro kilómetros de Aracena, en el que se distingue además otra fase correspondiente a la Edad del Hierro, con restos de un poblado que se asocia al período iniciado a partir del siglo V a. C., en el que pueblos meseteños de origen celta se establecieron en la Sierra de Aracena. La romanización es tardía y se refiere sobre todo a la explotación de los recursos mineros de la zona, así como a la riqueza agropecuaria, aunque ésta de forma secundaria. Implantación de raigambre romana fue entre otros el Monte de San Miguel. De la época islámica, según los restos aparecidos, existió una población en el Cerro del Castillo, protegida por una fortificación en el período almohade, que pasó a depender del reino taifa de Niebla en la primera mitad del siglo XIII. No hay unanimidad sobre la fecha de la conquista, pero parece ser que la Orden del Hospital conquistó para Portugal, Aroche y Aracena entre 1230 y 1233, aunque muy pronto el rey Fernando III reclamó para sí estas tierras. El denominado "Conflicto del Algarve" se solucionará por sucesivos tratados en los que se fijan las fronteras, adscribiéndose toda la Sierra de Huelva al reino de Sevilla como tierra de realengo y se encomienda su defensa a la Orden de Santiago, aunque la leyenda y la tradición fuertemente arraigada defiende la presencia en la zona de la misteriosa orden de los Templarios. En el siglo XV se produce la primera gran expansión demográfica y gracias a ella la población crece por las faldas del castillo. Se reparte por nada menos que treinta aldeas, muchas de las cuales se emanciparían en los siglos posteriores. En estos momentos la ciudad adquiere gran relevancia; se constituye en la capital de la Sierra, con centro desarrollado en torno a la Plaza Alta, y en una de las principales del reino de Sevilla. En 1641, el municipio pasa a depender del Conde-Duque de Olivares, y en el siglo XVIII del Conde de Altamira. 49

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

En 1833 se crea la provincia de Huelva y Aracena es segregada de Sevilla. Fue el primer marqués, Javier Sánchez Dalp, el personaje más representativo de la época y el responsable de un periodo de impulso en la regeneración de la ciudad. Artífice de iniciativas tan dispares como la apertura de la Gruta de las Maravillas, la instauración de la romería en la Peña de Alájar y la construcción de numerosos edificios, entre ellos buena parte de los que llevan la firma del conocido arquitecto Aníbal González. En época contemporánea la ciudad en la crisis de las actividades agrícolas y ganaderas. En estos años tristes, sólo destacan las importantes intervenciones de recuperación del patrimonio histórico-artístico emprendidas por el notable vecino Florentino Pérez Embid. En la última década, Aracena conoce importantes síntomas de revitalización, provocados por la configuración de la ciudad como centro de servicios y por el crecimiento del turismo rural. En relación con la cultura y festejos, comentar que el ciclo festivo de Aracena, uno de los más completos de la Sierra, se inicia en enero con el desfile de la Cabalgata de los Reyes Magos. En febrero se celebran respectivamente, el 2 y 3, la festividad de la Candelaria y la de San Blas, con hogueras en la Plaza Alta y una procesión del Patrón de la ciudad, tras la cual se bendicen rosquillas y bollos. Antes de Pentecostés tienen lugar los carnavales, con sus concursos de agrupaciones, cabalgatas de carrozas, bailes de disfraces, y el popular Entierro de la Cebolla en el paraje de Marimateos. Quizás una de las festividades más características es la Semana Santa, por el atractivo tanto de los pasos procesionales como de los recorridos, con la madrugá del Viernes Santo como punto culminante. Dos semanas después se celebra la "Semana Santa Chica", emulación de los desfiles profesionales llevado por niños. El tercer fin de semana de mayo tiene lugar la tradicional feria del Ganado, acompañada por unas jornadas festivas, donde tienen lugar exhibiciones, concursos morfológicos, de doma, exposiciones de artesanía, gastronómicas, etc. En verano se suceden las fiestas a un ritmo frenético: en la cercanía del Corpus Christi, el primer domingo de junio, es la romería de la Divina Pastora hasta la ermita de las Granadillas. A continuación el Pirulito, o velada de San Juan, y numerosas veladas de barrios. De todas ellas destaca la Feria y Fiestas Mayores, en la tercera semana de agosto, con la instalación de un amplio ferial en las proximidades de la Plaza de San Pedro. De otoño destacan algunas tradiciones populares como los campanilleros, que interpretan canciones en honor de la Virgen del Rosario las madrugadas dominicales de octubre, acompañados de típicos y tradicionales instrumentos. Por último, en vísperas de La Pura, se celebran populares candelas, denominadas "rejiletes", en las que se queman varas de olivo y castaño. Junto a las actividades festivas tradicionales se celebran numerosos acontecimientos deportivos, culturales y festivos, que dan idea de la vitalidad de esta población, algunos de ellos de gran interés turístico. Muestra Internacional de Música Antigua, Feria del Jamón y del Cerdo Ibérico, Jornadas Micológicas , así como otros certámenes, encuentros de artistas, etc. Respecto a los recursos gastronómicos, la cocina local es un compendio de la variedad existente en los fogones serranos: platos derivados del cerdo ibérico, de los productos de la huerta y de las zonas forestales, con gran riqueza micológica y recursos como la castaña y la carne de caza. La cocina popular está representada en guisos como el de setas y castañas, sopa de ajos, gazpacho de invierno, caldo de matanza, revueltos y migas, entre otros. Respecto a las actividades artesanales destacan las vinculadas con la alfarería. Tradicionalmente los alfareros locales han tenido influencias procedentes de Cortegana y de Salvatierra de los Barros, pero poco a poco se han perdido las formas de trabajo artesanales. Tienen también cierto desarrollo las actividades de forja, puesto que Aracena es una de las pocas poblaciones donde esta artesanía es más cercana a los modos de hacer tradicionales. 50

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

Como en el resto de la Sierra, se conserva una importante tradición en la talla de madera, actividad de origen claramente rural y radicada en las aldeas. Entre sus Monumentos destacan: - La gruta de las Maravillas: Se trata de una cavidad freática originada por la acción erosivo-disolutiva de las aguas sobre las rocas calizas del cerro del Castillo. Se manifiestan en ella, una serie de formaciones kársticas de extraordinaria belleza: estalactitas verticales y excéntricas, estalagmitas, coladas, cortinas listadas, etc.. se extiende por una longitud total conocida de 2130 metros, de los cuales 1200 m. son visitables. La primera referencia histórica sobre su existencia data de 1886 y fue abierta al público en 1914, siendo una de las primeras cavidades del mundo en ser visitables. Manantial de belleza inagotable, la Gruta de las Maravillas ha sido fuente de inspiración inevitable de poetas, escritores, pintores, músicos y artistas de todo tipo. - Castillo – Fortaleza: Sobre los restos de una fortificación andalusí, levantaron los portugueses este castillo que posteriormente fue reconstruida por los castellanos. Posee torre del homenaje, con dependencias del alcaide y un lienzo de muralla con torres de planta cuadrada y barbacana que siguen la línea sinuosa del monte sobre el que se asienta, desde el cual domina Aracena. - Iglesia Prioral de Ntra. Sña. del Mayor Dolor: Sobre la cima de la montaña que domina la población se alza la iglesia más antigua y emblemática de Aracena. De estilo gótico, consta de tres naves a igual altura, con coro y atrio a los pies. En su interior destacan las bóvedas nervadas y el gran camerín neoclásico y en el exterior, la torre mudéjar que tiene un frente decorado con paños de tsebka, imitando a la Giralda. - Iglesias Mudejares: Dentro del núcleo urbano se conservan varias fábricas medievales del tipo de iglesias de arcos transversales y estilo mudéjar (ermitas de San pedro, Santa Lucía y San Roque, conventos de Santa Catalina Y Santo Domingo). - Parroquía de la Asunción: La inacabada parroquia de Aracena constituye uno de los ejemplos más notables de la arquitectura renacentista de la provincia onubense. Se inició su construcción en 1528, prolongándose en los primeros años del siglo siguiente. Intervinieron arquitectos como Diego de Riaño, Hernán Ruiz II o Pedro de Silva, este último en el siglo XVIII. Se trata de un templo con planta de salón, de tres naves, con bóvedas vaídas y una cúpula de media naranja. - Ayuntamiento de Santa Catalina: Estilo regionalista andaluz de principios de siglo. La obra fue finalizada por el Marqués de Aracena, ejecutándola el Arquitecto Aníbal González. En la actualidad, tras varios años de inactividad y gracias a una importante restauración, el edificio vuelve a ser habilitado para sus funciones.

51

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

- Casino de Arias Montano: Obra de Aníbal González, realizada en 1910. Estilo regionalista andaluz. Este arquitecto sevillano realizó numerosas obras en Aracena como: Plaza de Abastos, Cortijo "San Miguel", Chalets de Aracenilla o el edificio de recepción de la Gruta de las Maravillas.

- Lavadero Fuente del Concejo: Obra civil de 1923, realizada por Aníbal González. Aprovecha uno de los manantiales naturales de la Gruta de la Maravillas. - Museo de Arte Contemporaneo al Aire Libre: Aracena fue el primer pueblo de Andalucía que queriendo ampliar su patrimonio cultural, situó en sus calles un museo de esculturas al aire libre, siendo pionero en esta modalidad. Según la idea original del promotor de este museo, el escultor aracenense Pepe Noja, cada una de las esculturas cumple la función de hito y memoria de un acontecimiento.

52

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

HIGUERA DE LA SIERRA: El emplazamiento geográfico de Higuera de la Sierra ha sido vital en la historia de este municipio, actual puerta de acceso al Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche. En la Hispania romana, Higuera de la Sierra estaba asociada a un cruce de vías romanas, que unían Pax Iulia (la actual Beja) con Híspalis (Sevilla), así como la capital andaluza con la influyente Emérita Augusta (Mérida). Pese a estos datos populares, los datos históricos más fiables sitúan el origen de Higuera de la Sierra en el periodo de la Reconquista, con la posterior Repoblación del norte de la Península. Hasta finales del siglo XIII no existe certeza de un núcleo de población originario, que nació de la mano de tres ventas en el camino de Zufre a Sevilla. Una higuera salvaje dio pie al nombre de esta población, surgida de la fusión de estas tres ventas y que dependía de Aracena y Zufre. Esta dependencia trajo consigo un pleito a principios del siglo XVI, por el que Higuera solicitó sus derechos de independencia de ambos municipios por un privilegio de la época de Sancho IV que le otorgaba el título de villa. Fue el rey Carlos V quien atendió a las demandas de los vecinos y les concedió de nuevo el título de villa, el 18 de septiembre de 1553. Esta concesión marcó también el territorio de su término municipal, “… con media legua de término par cada lado” (Fal Conde, Domingo, 1949), lo que supuso una reducción de su término municipal. Durante los siglos XVII y XVIII, Higuera de la Sierra sufrió una época de crisis, similar al del resto de la comarca, lo que se tradujo en un descenso demográfico y una difícil situación económica. Las reformas agrarias impulsadas con la llegada de los Borbones al trono permitieron una recuperación tanto económica como poblacional, lo que supuso que se llegase a unos 1700 vecinos, dedicados en su mayoría a la ganadería extensiva caprina. Asimismo, el Concejo contaba con un granero público que paliaba las pérdidas de las cosechas en años de dificultades. Las primeras décadas del siglo XIX fueron de nuevas dificultades para los vecinos de Higuera. La Guerra de Independencia y otras dificultades dejaron su huella aunque la segunda mitad de la centuria vio como los recursos endógenos de su término municipal, forestales principalmente, impulsaban una nueva economía basada en la industria corchera y la leña para el carbón vegetal. Varias industrias taponeras con capital catalán desembarcan en la localidad, que se convierte en referente del sector con una importante producción distribuida al sur de Francia, al Condado de Huelva y a la zona de influencia de Jerez. Asimismo, los recursos forestales abastecieron a las incipientes minas de las vecinas comarcas de la Cuenca Minera, que convirtieron a la provincia de Huelva en el principal punto de extracción minera de todo el mundo durante buena parte del siglo XIX. Este florecimiento económico trajo consigo una serie de cambios sociales en la localidad, con la aparición de una burguesía pujante y una clase obrera especializada, aunque los vínculos con las actividades del sector primario no desaparecieron, sino que incluso se dio pie a la aparición de fábricas de embutidos. A principios del pasado siglo, la población de Higuera de la Sierra superaba los 2.000 habitantes aunque los efectos de la Guerra Civil, la caída de las economías tradicionales y la posterior etapa de la emigración provocaron un descenso que situó a la población en las 1.300 personas con las que cuenta actualmente. Hoy día, la importante industria del corcho, que cuenta con una decena de fábricas en la localidad, se funde con el aprovechamiento de la dehesa y sus recursos, como el cerdo ibérico. La solana de la Sierra de Santa Bárbara, en la que se asienta Higuera, permite también la presencia de un extenso olivar, medio de vida para muchas familias. Una fábrica de jamones y embutidos del cerdo ibérico, junto a un vivero de plantas autóctonas y el aprovechamiento ganadero y cinegético componen la economía de Higuera de la Sierra hoy día. Asimismo, la importancia de su patrimonio cultural y etnológico ha convertido a este municipio serrano 53

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

en uno de los puntos de referencia del importante turismo rural que elige el Parque Natural Sierra de Aracena y Picos de Aroche para disfrutar del contacto con la naturaleza. Entre sus Monumentos, se encuentran: - Iglesia de San Sebastián: Declarada Bien de Interés Cultural, cuenta en su interior no solo con una gran belleza sino con más de una centena de obras de gran valor. Su fachada algo envejecida por los años, pues el actual edificio fue construido sobre otro de menor tamaño e inaugurado en 1746, parece no presagiar al visitante de los que podrá ver y disfrutar en su interior. Gravemente dañada durante la Guerra Civil, la mayoría de sus obras se salvaron gracias a algunos vecinos de la localidad, entre ellas cuadros de Alñonso Miguel de Tovar y un posible Murillo. En su interior también se pueden encontrar obras del conocido imaginero religioso Sebastian Santos Rojas. - Lavadero de arriba o del Cristo: Entre las edificaciones que más destacan en Higuera de la Sierra se encuentran sus lavaderos. El lavadero de arriba o del Cristo se encuentra Junto a la Ermita del Santísimo Cristo del Rosario. Aunque ya está en desuso, al igual que el resto de lavaderos, se conserva intacta como en su época de esplendor, cuando las vecinas acudían a ellos a lavar sus ropas. - Ermita del santísimo Cristo del Rosario: La ermita del Cristo del Rosario pertenece al siglo XVII, se encuentra perfectamente integrada en pleno casco urbano, junto a la Plaza de Toros y una de las tres fuentes-lavaderos de la localidad.. Se trata de un templo renacentista del siglo XVI, cuya construcción se prolongó hasta principio del siglo XVII. En el siglo XVIII fue restaurada, sustituyéndose su primitiva techumbre de madera por la actual bóveda de cañón. - Lavadero de Enmedio: Quizás el lavadero con más encanto de la localidad, sus colores blanco y terracota conquistan al visitante en el primer vistazo. Sobre un blanco inmaculado corren las aguas cristalinas de su abrevadero y su tejado de tejas antiguas y cerámica sevillana consiguen trasladar a varias décadas atrás. - Ermita de San Antonio: Otra de las ermitas higuereñas es la de San Antonio de Padua del siglo XVI. Situada en el barrio más popular de la localidad, este edificio se enmarca en el tipo de iglesias del Renacimiento con arcos transversales del siglo XVI, y posiblemente vinculada con modelos del arquitecto Hernán Ruiz II. En su interior no existen obras de interés, tan sólo la imagen de San Antonio, escultura barroca restaurada en 1807. - Fuente de San Antonio: Fuente de mayor encanto en la localidad, está junto a la ermita del mismo nombre. Está construida en ladrillo y azulejo de Triana, lo que le da un sabor andaluz y un encanto especial al barrio, uno de los más queridos del pueblo. - Cueva de las Tobas: A 440 metros de Higuera de la Sierra se encuentra uno de los espacios naturales con mayor encanto de la localidad. En la Cueva de las Tobas, un paraje caracterizado por una formación cárstica con una pequeña cascada, se encuentran tres imágenes marianas, una de la Virgen de Lourdes, que preside el lugar y dos que están más escondidas.

54

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

6. DATOS (localidades de paso, habitantes, altitud a la que se encuentran).

Población Zufre La Granada de Rio Tinto Campofrío La Dehesa Minas de Rio Tinto El Campillo Zalamea la Real Valdelamusa Lomero San Telmo La Joya Cabezas Rubias Aroche Cortegana Arroyo Almonaster la Real Aguafría Jabugo Galaroza Fuenteheridos Alájar Linares de la Sierra Aracena Valdezufre Higuera de la Sierra

Altitud en m. Habitantes

Censo del

450

973

2008

437

207

2008

523

818

2008

600

442

¿?

416

4.263

2008

434

2.258

2008

412

3.461

2008

353

530

¿?

340 450

431 819

¿? ¿?

299

851

2008

420 673

3.214 5.026

2008 2008

600

113

¿?

916

1.805

2005

680 658

79 2.403

¿? 2008

564

1.617

2008

702

660

2008

574

802

2008

505 732 580

305 7.468 291

2008 2008 ¿?

620

1.425

2008

55

Aldea de

Cortegana El Cerro del Andévalo Cortegana

Almonaster Almonaster

Aracena

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

7. MATERIAL A LLEVAR EN LA RUTA. INDUMENTARIA 1. Casco. 2. Culottes Largos (2). 3. Maillots Manga Larga (2). 4. Guantes de Invierno. 5. Zapatillas 6. Saco de Dormir. 7. Esterilla. 8. Chubasquero. 9. Forro Polar. 10. Polos Manga Larga (2). 11. Pares de Calcetines (2). 12. Calzoncillos (1). 13. Pantalones Senderismo. 14. Toalla pequeña. 15. Bragas militares. 16. Manguitos 17. Chaqueta Térmica. 18. Chaleco Reflectante. 19. Polo térmico (1) 20. Camisetas térmicas de interior (2). 21. Gorro.

HIGIENE: - Cepillo y Pasta de Dientes - Gel de Baño - Peine - Maquinilla de Afeitar y bote pequeño de espuma.

MATERIAL 1. Frontal o linterna. 2. Cable de Cambio. 3. Cámara de repuesto. 4. ¿Radios?. 5. Parches + Pegamento + Lija. 6. Desmontadores. 7. Zapatas de freno 8. Cubierta Repuesto 9. Troncha-Cadenas. 10. Kit de Herramientas. 11. Llave fija del 7 (Transportín) 12. TransportÍn. 13. Alforjas. 14. Antirrobo (pequeño). 15. Bomba. 16. Eslabones de Cadena 17. Bote de Aceite. 18. Bidones de Agua 19. Cuenta Kilómetros 20. Abrazaderas + Tornillos (para repuestos del transportín). 21. Pulpos. 22. Cuerda (2 metros + ó -) 23. Pinzas de la ropa (6). 24. Bolsas de cierre. 11. Bolsas Normales (3). 14. Pañuelos de Papel. 15. Trapo para limpieza de la bici. 16. Bolsas grandes para cubrir las alforjas, saco dormir y ropa en caso de lluvia. 17. Bridas de Plástico 18. Luz Trasera para la bici.

56

OTROS Botiquín. Libreta y bolígrafo. Móvil Cargado y Batería. Dinero en Metálico. Cámara de Fotos + ¿Pilas? + carretes. 7. Pilas (GPS, frontal, radio, etc.) 8. GPS. 1. 3. 4. 5. 6.

DOCUMENTACION: - DNI. - Tarjeta de Crédito. - Tarjeta Seguridad Social. - Guías, Mapas, Rodbook, etc... - Licencia Federativa. - Carnet de Alberguista.

COMIDA y UTENSILIOS 1. Barritas Energéticas. 2. Frutos Secos. 3. Un par de bocatas para el 1er día. 4. Mechero.

©Er_Cucu'09


Ruta Cicloturista por el Parque Natural de la Sierra de Aracena-Picos de Aroche y por la Cuenca Minera Onubense

8. ALOJAMIENTOS. ZALAMEA LA REAL: - CORTIJO RURAL - LA PICOTA. CARRETERA ZALAMEA-BERROCAL KM. 10 PRECIO POR PERSONA EN HABITACION SENCILLA: 25 euros PRECIO PARA DOS PERSONAS EN HABITACION DOBLE: 36 euros DESAYUNO 2 € POR PERSONA - Hostal / Pension Banda Ctra. San Juan del Puerto - Cáceres ZALAMEA LA REAL (Huelva) Telefono: +34 959562222

ALMONASTER LA REAL: - Hostal Casa García de Almonaster Avda. San Martín, 2 21350 Huelva (Almonaster la Real) - Apartamentos: * Calle Urbanización la Real, Almonaster la Real Ático abuhardillado de 40 m2 con gran terraza de hermosas vistas a la sierra y al pueblo. Dispone de cocina americana y baño;estar y comedor para 4 personas. Además de la cama de 150cm dispone de un sofá -Cama de 135cm. Entre 70 y 110 euros por noche *Calle Urbanización la Real, Almonaster la Real Casa del Castaño. Se trata de una bonita casa de arquitectura tradicional, muy bien amueblada. Tiene tres terrazas con preciosas vistas. Cuenta con cinco dormitorios. Entre 45 y 90 euros por noche. Teléfono: 616 60 99 02 NOTAS: En Almonaster la Real parece que hay bastante oferta de apartamentos rurales, y por la posible fecha en que vayamos a estar allí no creo que haya problemas. En Zalamea la Real también hay pensión y el cortijo rural de la Picota. PERO en CABEZAS RUBIAS dudo mucho que haya algo, así que tendremos que buscarnos la vida por allí.

57

©Er_Cucu'09

Ruta por la Sierra de Aracena y la Cuenca Minera Onubense  

Ruta cilcoturista por el P.N. de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, y por la zona de la Cuenca Minera de Huelva.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you