Issuu on Google+

La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

-Manolo Pozo-

LA DIAGONAL IBÉRICA: CABO DE GATA – FINISTERRE

©er_cucu'08

Fotos de esta ruta en : http://picasaweb.google.com/pozojos/DiagonalIbericaTramoSur y http://picasaweb.google.com/pozojos/DiagonalIbericaTramoNorte


-Manolo Pozo-

La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

Fotos de esta ruta en: http://picasaweb.google.com/pozojos/DiagonalIbericaTramoSur http://picasaweb.google.com/pozojos/DiagonalIbericaTramoNorte

©er_cucu'08

Fotos de esta ruta en : http://picasaweb.google.com/pozojos/DiagonalIbericaTramoSur


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

LA DIAGONAL IBÉRICA    

Unos breves comentarios... Siempre he asemejado los caminos, pistas, carreteras o senderos que recorre un cicloturista, y en general su  forma de vivir la vida o al menos de vivir sus vacaciones, a los caminos que va recorriendo cualquier  caracol,  ambos con la casa a cuesta, ambos con la lentitud y la bendita paciencia, ambos ausentes del mundo y con su   mirada puesta en el horizonte, en el fin del camino, en el fin de la senda, absortos en sus propios pensamientos,  ambos insignificantes ante el mundo que les rodea, ambos atentos a cualquier detalle que pasa por lo general,   desapercibido por el resto del mundo; un mundo  con sus prisas, ajetreos y con una vida estresante.  Es por esto, que cuando leí unos versos de Federico García Lorca, de su poema: “Los encuentros de un   caracol aventurero”, inmediatamente me identifiqué con ellos, y creí que eran la mejor forma de expresar la forma  de ser y sentir, de un simple y solitario (en la mayoría de las ocasiones y por desgracia) cicloturista como el que  estas líneas escribe:

Extracto del poema: “Los encuentros de un caracol aventurero”.   Diciembre de 1918. Granada.  Federico Gracía Lorca, de su “Libro de Poemas”. “... En la alameda  un manantial recita su canto entre las hierbas. Y el caracol, pacífico burgués de la vereda, ignorado y humilde, el paisaje contempla. La divina quietud de la naturaleza le dio valor y fe, y olvidando las penas de su hogar, deseó ver el fin de la senda. ...” Hay otra cita, que se ha convertido en mi bandera, desde que la leí, y que siempre que pueda,  intentaré llevarla a cabo: “... y lánzate sobre la vida cual si fuera una presa, pues su tiempo es efímero...” Al­Mutamid Con respecto a esta ruta, al tramo sur de la Diagonal Ibérica, y en lo que respecta a al­Andalus,  hay una cita por la que bien merece la pena realizar este viaje: “¡Oh gentes de al­Andalus, qué gozo el vuestro!, tenéis agua, sombra, ríos y árboles: el Paraíso eterno   no está sino en vuestras moradas y si hubiese de elegir, con éste me quedaría”.  Ibn Jafaya 1


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

LA DIAGONAL IBÉRICA INDICE 1. PRIMERA PARTE. DIAGONAL TRAMO NORTE  [Realizada en el 2004]:      Madrid – Segovia – León – Oviego ­ Lugo – Santiago de Compostela – Finisterre.

2. SEGUNDA PARTE ­ DIAGONAL TRAMO SUR:     Almería – Granada – Jaén – Cuenca ­ Madrid.

2.1. TRAMO 1.  RECORRIENDO EL P.N. DE CABO DE GATA­NÍJAR:           Almería ­ Mojácar. 2.1.1. DESCRIPCIÓN  DEL TRAMO. 2.1.2. EL RECORRIDO EN ETAPAS: ETAPA 1: ALMERÍA – RODALQUILAR.  ETAPA 2: RODALQUILAR – MOJÁCAR.

2.2. TRAMO 2.  RUTA DE MÜNZER:  Mojácar – Granada. 2.2.1. DESCRIPCIÓN DEL TRAMO. 2.2.2. EL RECORRIDO EN ETAPAS: ETAPA 3:  MOJÁCAR ­ TABERNAS . ETAPA 4:  TABERNAS ­ FIÑANA.  ETAPA 5:  FIÑANA ­ GUADIX.  ETAPA 6:  GUADIX ­ GRANADA. 

2.3. TRAMO 3.  RUTA DE LOS ALMOHADES Y NAZARÍES:          Granada – Jaén – Cazorla. 2.3.1. DESCRIPCIÓN DEL TRAMO. 2.3.2. EL RECORRIDO EN ETAPAS: ETAPA 7:    GRANADA ­  HUELMA. ETAPA 8:    HUELMA ­ JAÉN.  ETAPA 9:    JAÉN ­ ÚBEDA. ETAPA 10:  ÚBEDA – CAZORLA. ETAPA 11:  CAZORLA – SEGURA DE LA SIERRA.

2


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

2.4. TRAMO 4.  EL NACIMIENTO Y EL ENTORNO DEL RÍO MUNDO         Y LA SIERRA DE ALCARAZ. 2.4.1. DESCRIPCIÓN DEL TRAMO. 2.4.2. EL RECORRIDO EN ETAPAS: ETAPA 12:   SEGURA DE LA SIERRA ­ RIÓPAR. ETAPA 13:  RIÓPAR ­ ALCARAZ. 

2.5. TRAMO 5.  PEDALEANDO POR LA RUTA DEL QUIJOTE. 2.5.1. DESCRIPCIÓN DEL TRAMO. 2.5.2. EL RECORRIDO EN ETAPAS: ETAPA 14: ALCARAZ – RUIDERA. ETAPA 15: RUIDERA ­ CAMPO DE CRIPTANA.  ETAPA 16: CAMPO DE CRIPTANA ­ OLIVARES DEL JÚCAR.

2.6. TRAMO 6.  VISITANDO CUENCA Y ALREDEDORES. 2.6.1. DESCRIPCIÓN DEL TRAMO. 2.6.2. EL RECORRIDO EN ETAPAS: ETAPA 17: OLIVARES DEL JÚCAR – CUENCA. ETAPA 18: CUENCA ­ ALBALADEJITO.

2.7. TRAMO 7.  RUMBO A MADRID. 2.7.1. DESCRIPCIÓN DEL TRAMO. 2.7.2. EL RECORRIDO EN ETAPAS: ETAPA 19: ALBALADEJITO ­ VILLARUBIA DE SANTIAGO. ETAPA 20: VILLARUBIA DE SANTIAGO – MADRID.

2.8. MATERIAL A LLEVAR EN LA RUTA. 2.9. BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA. 2.10. APÉNDICE: BREVE HISTORIA DE AL­ANDALUS...

3


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

LA DIAGONAL IBÉRICA La idea a la hora de hacer esta ruta es la de completar un trazado que me permitiera ir desde  Cabo de Gata  (Almería) hasta  Madrid, completando el proyecto de la  DIAGONAL IBEŔICA, o lo que es lo mismo, cruzar  España desde el Cabo de Gata (Andalucía), en el sureste, a Finisterre (Galicia), en el noroeste [ver recorrido en  el mapa].

1. PRIMERA PARTE. DIAGONAL TRAMO NORTE: Madrid – Segovia – León – Oviego ­ Lugo – Santiago – Finisterre. La primera parte de este proyecto ya la completé en el año 2004,  Madrid­Finisterre, realizándola en la  mayor parte a través de caminos, puesto que en esta parte del recorrido son muchos los caminos con que contamos  a la hora de realizar peregrinaciones hacia Santiago de Compostela, así que me aproveché de ellos para conseguir  un doble objetivo: primero, poder enlazar Madrid con Finisterre, y segundo, intentar que durante este recorrido  pudiera   pasar   por   lugares   con   una   importante   carga   histórica,     por   pueblos   pintorescos,     paisajes   o   entornos  naturales emblemáticos, y a ser posible, evitar repetir caminos o recorridos que ya hubiera transitados en otras   rutas, con el fin de ver, aprender, conocer... más lugares, más leyendas, mas historias, más formas de vivir y de ser,  más gentes... Cuando hago una ruta cicloturista, no me fijo tanto en los kilómetros a recorrer sino en el contenido de esos  kilómetros, en lo que me pueden aportar, en lo que puedo ver, sentir y aprender de ella, y no solamente   en el  aspecto puramente deportivo, en ver cuántos kilómetros puedo recorrer y en cuanto tiempo. Así, en esta primera parte del recorrido de la diagonal, en la parte norte, utilicé como base el Camino de   Madrid a Santiago de Compostela, el cual, como su nombre indica,  parte desde Madrid y empalma en Sahagún  con el   celebérrimo  Camino de Santiago, más concretamente con el llamado  Camino Francés, pero éste es un  camino que ya había realizado algunos años atrás (Roncesvalles­Santiago de Compostela) y como he dicho antes,  lo que pretendía es no repetir, al margen de quitarme de la marabunda, dicho con el mayor respeto del mundo,  de  peregrinos que por las fechas veraniegas recorren el mencionada Camino Francés. Por tanto, el primer tramo estaba claro: Madrid – Sahagún, pasando por la sierra de Guadarrama, por  calzadas romanas, por ciudades históricas como Segovia, o por localidades más pequeñas pero con un patrimonio  histórico importante, como Coca, Medina de Rioseco, Simancas, Wamba, Sahagún (con su importante románico  mudéjar), etc., zonas de extensos pinares donde se puede observar el proceso de recolección de la resina, y por  supuesto, extensos llanos en los que predomina el cultivo del cereal y que  en la época veraniega en la que realicé  esta ruta, ya han sido cosechados, lo que confiere a estas zonas un aspecto algo desolador y monótono, al menos  para mí, en el que a los caminos polvorientos se le unen los paisajes de color amarillo­pajizo, sin el más mínimo  atisbo de la sombra de un árbol, algo que contrasta mucho con los paisajes del norte, de  Asturias y de  Galicia;  pero yo no he dicho que toda ruta cicloturista debe ser idílica, porque en una ruta de tantos kilómetros, tiene que  haber de todo, aunque siempre hay que intentar sacar, en la medida de lo posible, el máximo provecho de ella, de lo  mejor y de lo peor, de lo más bonito y de lo menos bonito, de lo más interesante y de lo menos interesante, de las  experiencias positivas y negativas, porque al fin y al cabo, cuando todo termine, todo habrá formado parte de una  experiencia única, irrepetible; el mismo viaje puede ser totalmente diferente en otra época del año,  o si se realiza  con otras personas, por eso es una experiencia  única e irrepetible, que entrará a formar parte de nuestro propio   patrimonio personal, de nuestros recuerdos, de algo que está dentro de nosotros, al margen de que pueda expresarse  por medio de fotografías o de la palabra escrita. El   segundo  tramo  es   corto,   de  transición,   entre  Sahagún  y  León,   en  una   primera   parte,   siguiendo  el  Camino Francés, un pequeño tramo que me es familiar, y que revive en mí el encuentro con multitud de peregrinos  cargados   con   sus   mochilas,   con   la   mirada   perdida   en   el   horizonte,   ensimismados,   absortos   en   sus   propios  4


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

pensamientos... La   segunda   parte   de   este   tramo   de   transición,   consistía   en   seguir   las   indicaciones   de   un   grupo   de  cicloturistas canarios, por pasos entre montañas, en los límites del  P.N. de los Picos de Europa, un recorrido  bonito pero duro, en el que trataba de unir  León  con  Oviedo. En la época en que estuve realizando esta ruta,  estaban intentado abrir, las autoridades correspondientes, junto con las asociaciones del camino de Santiago, un   tramo entre León y Pajares, donde incluso creo que colocaron un albergue, y todo con el fin de desviar parte del   tráfico de peregrinos que soportaba el Camino Francés, hacia el norte, hacia el Camino Primitivo, así que creo que  como esto lo leí en su día en la prensa local, al  margen de ver algunas indicaciones al salir de León, supongo que  ya   estará   en  funcionamiento,   con  lo  que  puede   ser   otra   alternativa   a   la   que   yo  realicé,   aunque   no  sé   si   más  interesante.  El     tercer   tramo   parte   desde  Oviedo,     para   seguir   el  Camino   Primitivo,   otro   de   los   caminos   de  peregrinación hacia  Santiago de Compostela, aunque realmente fue el primero de los caminos, por eso lo de  Primitivo.  Oviedo es una  ciudad que hay que visitar sí o sí, al igual que León. Podemos intentar acceder al albergue  lo   más   pronto   posible,   para   dejar   parte   del   material   que   puede   transportar   el   cicloturista   y   ya   más   ligeros,  internarnos rápidamente, porque está al lado, en su  casco histórico, vetusto, acogedor, bonito, por el que parece que  la vida sigue sin darse cuenta del paso del tiempo, de los cambios, y todo ello bajo la atenta mirada de su catedral   como   núcleo   principal   de   sus   calles   estrechas,   oscuras,   limpias   pero   con   olor   a   viejo,   donde   me   vienen   los  recuerdos de la inmortal obra de Clarín, La Regenta. Al paseo por el centro histórico habría que unir las vistas que  se disfrutan desde el monte Naranco, y de dos de los edificios situados en la subida a este monte, que aparecen  prácticamente en cualquier libro en el que se habla del románico en España, como son la iglesia de San Martín de  Liño (mediados del IX) y la sala palaciega del  templo del rey Ramiro I (842­850). Como ya he dicho, en Oviedo comienza el Camino Primitivo, mucho más austero, menos confortable, más  intenso, y por supuesto, nada que ver con las aglomeraciones de peregrinos tanto en el camino en sí como en los  albergues, del tan cacareado Camino Francés. Para mi fue un auténtico descubrimiento, sobre todo por el camino  en   si,   por   los   lugares   de   paso,   por   el   paisaje  que   se   disfrutaba,   la   explosión   de   frondosidad,   de   las   distintas  tonalidades de verde, del agua surcando por los arroyos, de las montañas, en fin, todo un auténtico contraste con  algunas zonas del primer tramo, de la parte castellana. Este Camino Primitivo, básicamente sigue el eje: Oviedo – Lugo – Melides – Santiago de Compostela.  Como dije al principio, no busco meramente hacer kilómetros, y así, en este tramo que ya bien merece la pena  hacerlo por los paisajes que se recorren, podemos visitar ciudades como Oviedo y Lugo. Desde Oviedo se sigue prácticamente una línea recta, hacia el oeste, para después seguir dirección suroeste  y así llegar a Lugo, con sus espléndidas murallas romanas declaradas patrimonio de la humanidad, que envuelven  aún a esta ciudad, y en las que es posible realizar un paseo por ellas (tienen unos 7 metros de grosor)  recreándonos  con   las   vistas   de   la   ciudad   desde   sus   alturas   (entre   8   y   12   metros   de   altura).   Desde  Lugo  se   sigue   más  decidídamente rumbo sur, buscando Melides, por los típicos paisajes y caminos gallegos. En Melide, se retoma de nuevo el Camino Francés, otro pequeño tramo de unos 50 kilómetros hasta llegar  a   la   meta   del   peregrino:  Santiago   de   Compostela.   De   nuevo,   el   reencuentro   con   las   multitudes,   con   la  muchedumbre, con los albergues repletos, rebosantes de peregrinos, donde encontrar una plaza libre, si llegas algo   rezagado, es prácticamente misión imposible, lo que denota la importancia de este Camino de Santiago (Camino   Francés), ya sea desde un punto de vista histórico, cultural, religioso, de relación con otras personas, deportivo,  etc... El  Camino de Santiago no necesita publicidad extra, el boca a boca es su mejor propaganda, y no sólo en  España.

5


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

Desde Santiago comienza el último tramo del viaje, de esta primera parte de la Diagonal Ibérica, se trata  de seguir otro de los caminos que seguían algunos peregrinos, que una vez llegados a Santiago se dirigían a lo que  antes era considerado el fin del mundo, a Finisterre. Este tramo, como una prolongación del Camino de Santiago, también está señalizado, pero tiene la ventaja  de estar muchísimo menos transitado, lo que supongo que implica también que los caminos no son tan anchos,  cómodos y fáciles como los del tramo gallego hasta Santiago, al menos para las bicis, ya que en algunas ocasiones,  más que caminos son sendas o veredas, con subidas y bajadas que implican un   avance más lento, con alguna  exigencia técnica aunque nada del otro mundo. Este es también un recorrido muy bonito y con el punto de mira  puesto en el Faro de Finisterre, donde podemos acomodarnos en sus alrededores, con el resto del personal que hay  por allí, para contemplar una puesta de sol, mientras meditamos sobre el viaje realizado y las experiencias vividas...

6


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

2. SEGUNDA PARTE ­ DIAGONAL TRAMO SUR: Almería – Granada – Jaén – Cuenca ­Madrid. Esta es la segunda parte del viaje que completa mi proyecto de unir el Cabo de Gata con Finisterre, la  Diagonal Ibérica, cuatro años después de realizar el tramo norte y en los cuales he realizado otras rutas que  quedarán para siempre en mi memoria, al menos eso espero, como la  Travesía de Portugal  o la ruta   Tras las   huellas de Aníbal (Valencia­Roma), entre otras... Si   alguien   sólo   mirara   el   eje   principal   a   recorrer:  Almería­Granada­Jaén­Cuenca­Madrid,   podría  resultarle   algo   frío,   distante,   insípido,   pero   ¡qué   lejos   de   la   realidad   estaría!.   Para   cualquier     amante   de   la  naturaleza, de la historia, de las tradiciones, de la cultura o de la literatura esta ruta puede ser una auténtica gozada.  Una ruta que nos abrirá las puertas de enclaves naturales como el Parque Natural de Cabo de Gata­Níjar,  los Parajes Naturales de Karst en Yesos, o del Desierto de Tabernas; pedalear entre la Sierra de los Filabres y  la Sierra Alhamilla, donde también está el Paraje Natural que lleva su nombre; bordear el límite norte del Parque  Nacional de Sierra Nevada, y teniendo más la norte el  Parque Natural de la Sierra de Baza; avanzar hacia  Granada junto al cercano Parque Natural de Huétor: buscar Jaén bordeando el límite sur del Parque Natural de  la Sierra Mágina y atravesar de sur a norte el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas, y  saliendo de éste, internarnos en unos de los enclaves más interesantes y bonitos, como es el Nacimiento del Río  Mundo, ya en Castilla­La Mancha, para seguir después, cruzando  la Sierra de Alcaraz, en busca del  Parque  Natural de las Lagunas de Ruidera; visitar la Ciudad Encantada y el Ventano del Diablo en Cuenca, etc. En cuanto a nivel histórico, cultural, qué se podría decir de esta ruta que atraviesa parte de  al­Andalus,  tomando rutas o caminos recuperados gracias, en parte, a la  Fundación del Legado Andalusí, rutas como las de  Münzer (Mojácar­Granada) o la de los Nazaríes (Las Navas de Tolosa­Granada), donde aún se pueden apreciar  las   huellas   de  al­Andalus  en   las   localidades   de   paso,   así   como   las   que   dejaron   las   continuas   luchas   entre  musulmanes y cristianos durante la reconquista a lo largo de tantos años... y con respecto a Castilla la Mancha, la  idea es realizar un recorrido que permita enlazar, y recrear en nuestra mente, parte de las andanzas del personaje   más importante de nuestra literatura, Don Quijote, acompañado del bueno de  Sancho Panza. Se pasan por ciudades y localidades con un elevado peso histórico y cultural, al margen de Granada, Jaén,  Almería  o  Cuenca,  como  son:  Mojácar,  Guadix,   Úbeda,  Baeza,  Cazorla  y  Segura de   la  Sierra,  Alcaraz,  Campo de Criptana, Argamasilla de Alba, El Toboso, Belmonte, Chinchón, y tantas otras. Inicialmente   mi   plan   es   realizar   un  primer   tramo,   en   dos   etapas,   en   el   que   partiría   desde  Almería,  atravesaría el Parque Natural de Cabo de Gata, y llegaría a la bonita y turística localidad de Mojácar. En el segundo tramo: Mojácar­Granada, ya conectaría con una de las rutas del Legado Andalusí que por  suerte para todos los amantes de la historia, cultura y tradiciones, han sido recuperadas para poder disfrutar de  ellas; es la Ruta de Münzer, que debe su nombre a Ieronimus Münzer, médico austriaco afincado en Nürembeg,  que   viajó     por   España   en   1494­1495   y   escribió   el   relato   de   su   viaje   en   su   “Itinerarium”,   donde   describe  detalladamente los lugares que visitó, así como la vida y costumbres de sus gentes. Escribe su obra en los años en  los   que   la   vida   en   la   península,   y   especialmente   en   el   sur,   se   estaba   modificando   a   pasos   agigantados,   inmediatamente después de la conquista castellana de  al­Andalus. De su libro existe una edición en castellano,  “Viaje por España y Portugal”, publicada en Madrid en 1991. En el tercer tramo, seguiré otra de las rutas del legado Andalusí: La Ruta de los Almohades y Nazaríes,  enlazando con el final de la ruta anterior, la de Münzer. En este caso realizaré la ruta en dirección contraria a la  propuesta en dicha ruta, es decir, partiría desde  Granada para alcanzar, bordeando Sierra Mágina por su límite  7


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

sur, Jaeń. En Jaén surgirían dos ramales, uno el que iría hacia Arjona, lugar de nacimiento de Mohammed Ibn  al­Ahmar, fundador de la dinastía  nazarí, y otro que iría hacia las  Navas de Tolosa, donde tuvo lugar la gran  batalla que terminó con el poder de los almohades en la Península Ibérica; sin embargo, mi idea es dejar a un lado  estos ramales, y dirigirme directamente hacia Úbeda y Baeza, para a continuación girar rumbo sureste buscando  Cazorla; una vez allí, buscaré el curso del Guadalquivir, encajonado ente las Sierras de Cazorla, al oeste, y las  de Segura, al este, para seguir su curso hacia el norte, buscando el límite norte del Parque Natural de las Sierras  de Cazorla, Segura y las Villas, que además prácticamente coincide con el límite entre las provincias de Jaén y  Albacete, o también entre Andalucía y Castilla la Mancha. En   el  cuarto   tramo,   un   tramo   de   transición   entre   la   historia   de  al­Andalus  y   las   hazañas   de   nuestro  inigualable  Don  Quijote,  en  donde  una vez  cruzado el  límite  entre  provincias  (Jaén­Albacete)  o  entre   CCAA  (Andalucía­Castilla­La Mancha), surge uno de los hitos más importantes del viaje con respecto a enclaves naturales,  como es poder visitar el Nacimiento del río Mundo, el Calar del Río Mundo y cruzar la Sierra de Alcaraz en  busca de la localidades de  Riópar Viejo  y de  Alcaraz,  ésta última cuenta con un rico  patrimonio histórico y  arquitectónico. En   el  quinto   tramo,   que   parte   de  Alcaraz,   trato   de   realizar   un   recorrido   por  Castilla­La   Mancha,  utilizando   distintas   etapas   de   algunos   de   los   diez   tramos   con   que   cuenta   la  Ruta   del   Quijote,   pasando   por  localidades y enclaves relacionados con la vida y andanzas de este personaje. La Mancha ancha, llana y quijotesca se abre paso en estos tramos de la Ruta de Don Quijote, atravesando  el corazón de la región donde los horizontes se amplían hasta el infinito, cubiertos unas veces por mantos verdes y  dejando a la vista otras veces una amplia gama de tonos pardos. Se pasa por localidades tan importantes en esta  ruta quijotesca,  como Campo de Criptana o Argamasilla de Alba, disfrutando de entornos naturales como las  Lagunas de Ruidera, o de la gran obra hidráulica iniciada en tiempos de la Ilustración para aprovechar al máximo  el agua. Son tramos en los que la vid y la cultura del vino manchego están muy presentes (párrafo extraído en parte   de la Guía: La Ruta del Quijote).  

El recorrido en concreto que realizaré, dentro de las Rutas del Quijote, es el siguiente: 1. Tramo 6: de la Roda a Villamanrique. Etapa 7: Alcaraz­Albaladejo, y dentro de esta etapa, el trayecto entre Alcaraz y Villanueva de la Fuente. 2. Tramo 2: de San Clemente a Villanueva de los Infantes.  Etapa 6: Ossa de Montiel­ Villanueva de los Infantes, y dentro de esta etapa, el trayecto comprendido  entre Villahermosa y  Ossa de Montiel,  aunque hay que indicar que el recorrido que haré es en sentido  contrario   al   que   aparece   en   la   guía   para   esta   etapa,   y   en   concreto  sería:  Villanueva   de   la   Fuente   –  Villahermosa – Ossa de Montiel. En función del tiempo de que disponga cuando llegue a este punto,  podré optar en seguir el itinerario previsto o desviarme a mitad de camino, entre Villahermosa y Ossa de  Montiel, para dirigirme directamente hacia la Cueva de Montesinos y las Lagunas de Ruidera. 3. Tramo 7: de Campo de Criptana a La Solana.  Etapa 2: Argamasilla de Alba­Ruidera  y  Etapa 1: Campo de Criptana – Argamasilla de Alba,  y en este  orden, porque de nuevo habrá que tener en cuenta que el recorrido que haré es en  sentido contrario al que  aparece en la guía para estas etapas, es decir: Ruidera – Argamasilla de Alba – Campo de Criptana. En  Argamasilla de Alba,   es donde, según opinión bastante generalizada,  Cervantes  inició, o al menos  concibió, la escritura de El Quijote en la prisión de Argamasilla, en una celda que no es otra que la que se  puede visitar en la Casa de Medrano. Otra localidad como es  Campo de Criptana, es en donde se sitúa  una de las aventuras más populares y conocidas del El Quijote, y que no es otra que la del combate contra  8


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

los gigantes que resultaron ser molinos. Este es uno de los hitos más interesantes de la Ruta del Quijote,  con la visita puesta en el cerro de los molinos. 4. Tramo 1: de Toledo a San Clemente.  Etapa 7: Quintanar de la Orden ­ Belmonte y Etapa 8: Belmonte ­ Belmonte, y en concreto, de la etapa 7,  el tramo entre el Toboso y Belmonte; y de la etapa 8, el tramo entre Belmonte y Villaescusa de Haro... Este tramo enlaza con el anterior, siguiendo el siguiente recorrido:  Campo de Criptana – El Toboso –  Mota  del Cuervo – Belmonte – Villaescusa de Haro. Es  El Toboso, la pequeña localidad con la que don Quijote fantaseó para la que sería la adorada de sus  sueños,  Dulcinea,   el   lugar   más   mítico.   Allí   envía  don   Quijote  a  Sancho  con   recados   y   deseos   para  Dulcinea. Otra población como Mota del Cuervo tiene al igual que Campo de Criptana, otro cerro con  siete molinos, alineados y solitarios en lo alto, además de un buen conjunto monumental. Belmonte es una  localidad ligada al  marquesado de Villena, y cuyos emblemas principales son: su impresionante y bien  conservado castillo y la colegiata; mientras que  Villaescusa de Haro, considerada como “la villa de los   obispos”, es una pequeña localidad en habitantes pero grande en historia y patrimonio monumental. En el tramo sexto, se partirá desde Belmonte, siguiendo el recorrido por Castilla­La Mancha pero dejando  ahora a un lado las Rutas del Qujote, para poner rumbo directo a Cuenca, buscando la línea recta, y visitar esta  ciudad, con sus casas colgantes, y posteriormente la Ciudad Encantada y el Ventano del Diablo. Este tramo es un añadido a la diagonal ibérica, pues en él me desvío hacia la noreste con el único objetivo  de visitar Cuenca y alrededores, pero realmente la idea original era una vez visitado Belmonte y su castillo, poner  rumbo norte, hacia Madrid. Es por tanto este tramo, un rodeo extra que puede suponer tres o cuatro etapas más, y  su realización dependerá, como siempre, de si llego al inicio de este tramo según los planes previstos y de las ganas  que me queden de seguir alargando la ruta.  En el caso de optar al final por no hacer este tramo, desde Belmonte desharía  parte del camino hecho para  llegar a Quintanar de la Orden, último punto de referencia dentro de la  Ruta del Quijote, y desde allí, seguir  dirección noroeste hacia Madrid, pasando por Corral de Almaguer, Villatobas y Villarubia de Santiago; desde  esta última localidad se seguiría según lo previsto en el itinerario descrito para el tramo séptimo. En el  séptimo y último tramo, se parte desde  Cuenca  para buscar el punto y final de la ruta:  Madrid,  aunque antes de llegar a la meta, espero pasar por una 'joyita', como es la Plaza Mayor de Chinchón.. ¡¡Quizás no sea la época en quiero realizar esta ruta la mejor, pero las vacaciones son las que son y ellas   marcan el ritmo de mis viajes!!. La   tabla   con   las   etapas   de   esta   ruta,   los   kilómetros   y   las   provincias   de   paso,   es   la   que   aparece   a  continuación, y donde se puede observar que hay etapas muy cortas, con el fin de poder visitar tranquilamente los  sitios de llegada o de paso, como las que acaban en  Jaén,   en  Úbeda  (dónde antes habrá que visitar despacio  Baeza),  en Cazorla (porque si la tarde anterior no me ha dado tiempo de ver bien Úbeda, tendré que aprovechar la  mañana   siguiente   o  parte   de  ella),   en  Riópar  (porque   supongo  que   invertiré   bastante   tiempo   con  la   visita   al  Nacimiento del río Mundo, sobre todo si hay que hacer parte del recorrido a pie), en Alcaraz, o en Cuenca. Con  respecto a Granada, la idea es quedarme un día entero allí, a parte del día de llegada, e intentar conseguir entradas  previamente para la visita a la Alhambra.

9


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

Fecha

Etapa

Provincia

Kms

1

­8­2008

ALMERÍA­ RODALQUILAR

Almería

60,7

2

­8­2008

RODALQUILAR ­ MOJÁCAR

Almería

58,6

3

­8­2008

MOJÁCAR ­ TABERNAS

Almería

56,6

4

­8­2008

TABERNAS ­ FIÑANA

Almería

76,5

5

­8­2008

FIÑANA ­ GUADIX

Alemría ­ Granada

50,5

6

­8­2008

GUADIX ­ GRANADA

Granada

61,6

7

­8­2008

GRANADA ­ HUELMA

Granada­ Jaén

83

8

­8­2008

HUELMA ­ JAÉN

Jaén

49

9

­8­2008

JAÉN ­ ÚBEDA

Jaén

54

10

­8­2008

ÚBEDA ­ CAZORLA

Jaén

45

11

­8­2008

CAZORLA – SEGURA DE LA SIERRA

Jaén

89,6

12

­8­2008

SEGURA DE LA SIERRA ­ RIÓPAR

Jaén ­ Albacete

53

13

­8­2008

RIÓPAR ­ ALCARAZ

Albacete

55

14

­8­2008

ALCARAZ ­ RUIDERA

Albacete – Ciudad Real

80

15

­8­2008

RUIDERA – CAMPO DE CRIPTANA

 Ciudad Real

78

16

­8­2008

CAMPO DE CRIPTANA – OLIVARES DE JÚCAR

 Ciudad Real ­ Cuenca

89

17

­8­2008

OLIVARES DE JÚCAR ­ CUENCA

Cuenca

54

18

­8­2008

CUENCA ­ ALBALADEJITO

Cuenca

68

19

­8­2008

ALBALADEJITO – VILLARUBIA DE SANTIAGO

Cuenca ­ Toledo

110

20

­8­2008

VILLARRUBIA DE SANTIAGO ­ MADRID

Toledo ­ Madrid

69

 TOTAL = 20 etapas + 1 día en Granada = 21 días  y un total aproximado de unos  1.341 Kilómetros.

10


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

2.1. TRAMO 1.  RECORRIENDO EL P.N. DE CABO DE GATA­   NÍJAR:   Almería ­ Mojácar. 2.1.1. DESCRIPCIÓN  DEL TRAMO: En este primer tramo la idea es partir desde  Almería y adentrarse en el corazón del Parque Natural de  Cabo de Gata – Níjar, recorriéndolo paralelo a la costa y abandonándolo por su límite norte. En la primera, de las  dos etapas de este tramo, seguiré el itinerario propuesto en el recorrido de la TransAndalus, para una vez alcanzada  la localidad de Agua Amarga, seguir dirección norte, siguiendo en paralelo a la costa,  hasta llegar a Mojácar.

2.1.2. EL RECORRIDO EN ETAPAS: ETAPA 1: ALMERÍA – RODALQUILAR. Distancia:  60,7 km. Día previsto: . [¡¡Nota!!: En esta etapa seguiré íntegramente el recorrido propuesto en la TransAndalus, tomando como  punto de partida el puerto, y más concretamente el cargadero de mineral, conocido popularmente como “El Cable”.  Primero se saldrá por el paseo marítimo y después por el carril bici, pasando frente al campus de la Universidad y  por   las   proximidades   de   las   barriadas   de  La   Cañada   San   Urbano.   Se   atraviesa  Costa   Cabana,   por   el   paseo  marítimo y más tarde por la arena de la playa. Así se enlazará con el Cabo de Gata por la barriada de Retamar, en  donde habrá que coger la pista que comienza desde el mismo paseo marítimo. Pasando primero por la ermita de   Torregarcia paseando por la costa. Lugar donde se celebra la romería en honor a la Virgen del Mar del 10­15 de  enero. A continuación se utilizará el sendero de “El Pocico – Las Marinas”, para llegar al Cabo de Gata. De Cabo de Gata se sale en dirección al faro, disfrutando de las maravillosas vistas de la costa mientras se  va pedaleando. Para llegar hasta el pueblo pesquero de San José, hay que pasar por el sendero de Vela Blanca, una  de las  Áreas de Reserva del Parque Natural, razón por el cual el tráfico se encuentra controlado. Se trata de un  tramo de costa acantilado y salpicado de pequeñas calas entre la que destaca Mónsul y su duna rampante, escenario  frecuentemente utilizado por la industria cinematográfica.  Pasando por la zona de los  Genoveses, se puede observar un molino, edificación típica de la comarca,  utilizada antaño para la producción de harina, a partir del trigo cultivado en pequeños valles como los que se  divisan   desde   aquí.   En   1121   las   tropas   Catalanas   y   Genovesas   desembarcaron   en   esta   playa   para   combatir   el  dominio musulmán en la zona y contrarrestar su monopolio en el mercado de la seda. Desde San José se comienza recorriendo el “sendero de Loma Pelada”, trazado de un proyecto de carretera  (entre San José y Los Escullos) que por motivos conservacionistas nunca se llegó a elaborar. Ahora es una pista en  mal estado que es aprovechada para trazar el sendero de gran recorrido GR­92. El mal estado de la pista obliga a  desmontar   en  algún  trozo  e  incluso  empujar   la   bici,   pero  las   magníficas   vistas   de   los   acantilados   costeros   lo  compensan con creces.  A partir de Los Escullos siguen unos kilómetros por asfalto hasta Rodalquilar.  [Estas NOTAS estás extraídas del rutómetro de la     TransAndalus     a su paso por la provincia de Almería.]

11


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

Itinerario

- Manolo Pozo -

Km

Carretera

ALMERÍA –  Costa Cabana

8

TransAndalus

Almería

Costa Cabana – Retamar

7

TransAndalus

Almería

Retamar – Cabo de Gata

10

TransAndalus

Almería

Bordeando el límite del  P.N. de Cabo  de Gata.

Cabo de Gata –  Almadraba de  Montera

4

TransAndalus

Almería

Comienzo del recorrido por el P.N.

Almadraba – Faro de Gata

4

TransAndalus

Almería

La   subida   al   faro   es   a   través   de   un  repecho de unos 2,4 kms

Faro de Gata ­  San José

12

TransAndalus

Almería

San José – Los Escullos

8,7

TransAndalus

Almería

7

TransAndalus

Almería

Los Escullos ­ RODALQUILAR

Provincia

Notas

Centro de Información del P.N.

Localidades, parajes y parques naturales, sierras, etc., por los que pasar a golpe de pedal...: Almería: Cuentan que es ciudad que fundaran los moros en torno al 995; por aquellas fechas, el califa   Abderrahman III elevó a la categoría de medina el anterior asentamiento miliar, mandando edificar una alcazaba  que aún preside la ciudad y el Mediterráneo desde lo alto de un cerro. Hasta entonces,  Almería, que ya fue asentamiento cartaginés, romano   y visigodo, había acogido a un  grupo de yemeníes enviados por el emir Abderrahman II durante el siglo IX, para que impidiesen el desembarco  de los vikingos, también llamados normandos, que amenazaban las costas del sur de la Península. Fue uno de los principales puertos de  al­Andalus, pero sufrió una serie de embestidas que quebraron su  pujante economía. Durante el siglo XI fue sede de los  amiríes  y reino de taifa, así como lugar de encuentro de  músicos y literatos. En época almorávide adquirió fama como centro exportador de sedas. Pero en 1144 Alfonso  VII mandó saquear la ciudad. Los almohades se harían con ella nuevamente en 1157,  arrasando lo poco que ya  quedaba, lo quedaría comienzo a un período de decadencia que culminó en el siglo XV. La ciudad moderna, con un urbanismo caótico e impersonal que se ha tragado casi por entero a sus antiguas  construcciones blancas y humildes, se desparrama hacia el este, pero aún conserva parte de su trazado hispano­ musulmán que se concentra cuesta arriba en torno a la alcazaba. La mayor y una de las más bellas de Andalucía. A la Alcazaba, omnipresente desde todos los rincones, se accede por la calle de la Reina. Mandada edificar  por Abderrahman III, es uno de los edificios mejor conservados del siglo X, y ocupa una gran superficie. Como   no sólo fue defensiva y los señores taifales del siglo XI, Jairan y al­Mutasim Billah, la utilizaron de residencia,  todavía conserva cierta elegancia palaciega y unos hermosos jardines surcados de canales y fuentes de pileta. El primer recinto, el que se elevan las torres de los Espejos y el Baluarte del Espolón, estuvo destinado al  alojamiento de la tropas, mientras que en el segundo recinto se encuentra el palacio de   al­Mutasim, que aún  conserva intactas todas sus dependencias. El tercer recinto, en cambio, debe su aspecto a las transformaciones que  efectuaron los Reyes Católicos.

12


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

A pocos metros de allí, y cuesta abajo, se ubica la  Catedral, monumento nacional y ejemplar señero de  iglesia­fortaleza. Su comienzo data del XVI y fue concluida en el XVII en contra de la costumbre, que a menudo  convierte a las catedrales en mastodónticos edificios nunca del todo acabados. La obra la dirigió Diego de Siloé, y  tanto su portada como el claustro son de estilo renacentista. Junto al claustro, destaca el Museo Diocesano con   pinturas de Alonso Cano y Murillo. En el centro del casco antiguo, en la que hoy se conoce como peña flamenca “Los Tarantos”, situada en la  calle de las Tiendas, existen unos aljibes hispano­musulmanes de 15 por 3,5 metros que abastecían a la ciudad en  época de carencia. Interesante es también la iglesia de San Juan, en la calle del mismo nombre, construida sobre una antigua  mezquita, y que conserva un mihrab del siglo X, catalogado como monumentos histórico­artístico. Merece la pena además, detenerse ante el barroco de  San Pedro, en la plaza del mismo nombre, y el  monasterio de Santo Domingo, así como la portada plateresca y la torre románica de la iglesia de Santiago en la  calle de las Tiendas.

Cable Inglés o cargadero de mineral, en  Almería, y punto de partida de la ruta.

Torre vigía en las cercanías de Almería Fachada de la Catedral de Almería

Parque Natural de Cabo de Gata – Níjar: Este parque marítimo­terrestre abarca la Sierra de Cabo de  Gata, su piedemonte, las salinas y dunas de la bahía almeriense y una franja marina de una milla de anchura   paralela a la de la costa. El parque incluye los relieves volcánicos más importantes de la península, que penetran de  forma abrupta en el mar originando espectaculares acantilados, interrumpidos por pequeñas calas, playas, ramblas y  barrancos. Numerosas aves acuáticas frecuentas las salinas: flamencos, avocetas, agujas, tarros, aguiluchos... En la sierra cría el  águila perdicera,  y en las estepas de esparto se pueden ver aves africanas raras en  Europa, como la alondra de Dupont y el camachuelo trompetero.  13


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

Un clima extremadamente seco condiciona la cubierta vegetal. Sobre las arenas se asientas los azufaifos, en   la sierra el esparto, el tomillo y el palmito. La cornicabra recuerda a la vegetación primitiva de mayor porte y en los  barrancos las palmeras ponen una nota de verdor.  La aridez de la sierra contrasta con la riqueza de los fondos marinos. Abundan las praderas de Posidonia  oceánica, que ofrecen refugio y lugar de cría a una gran variedad de peces y constituyen uno de los ecosistemas  más ricos y representativos del Mediterráneo. La variedad de sus ecosistemas y la belleza singular y desgarrada del  paisaje hacen de este parque un enclave natural única en Europa.

Junto a las salinas de Cabo de Gata y al   lado de un observatorio de aves

Iglesia en ruinas de la Almadraba

Faro de Cabo de Gata

Calas cercanas a San José

Cala del camping de Las Negras

...más calasen el PN de Cabo de Gata

14


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

 ETAPA 2:  RODALQUILAR ­ MOJÁCAR .    Distancia: 58,6 km. Día previsto:     . [¡¡Nota!!:   De Rodalquilar se toma la pista que se encamina a las abandonadas minas de oro. Más tarde  se pasa por el Cortijo del Fraile, famoso por ser allí donde acontecieron los sucesos en los que García Lorca se  inspiró para su obra “Bodas de Sangre”. Posteriormente habrá que  pasar junto al Cortijo del Hornillo para alcanzar  una pista asfaltada que conduce a la aldea de Fernán Pérez, en donde se toma una pista recientemente asfaltada  que en 10 kms va a salir a la carretera de  Agua Amarga, que se atraviesa para ir a tomar la rambla de  Agua  Amarga por la que se llega hasta esta localidad. En Agua Marga pongo fin al recorrido de la TransAndalus para seguir rumbo norte, bordeando la costa,  para llegar a Mojácar.] Itinerario

Km

Carretera

Provincia

RODALQUILAR – Cruce Requena

4,5

TransAndalus

Almería

Cruce Requena – Cortijo del Fraile

1,5

TransAndalus

Almería

Cortijo del Fraile – Cortijo  Hornillo

2,6

TransAndalus

Cortijo  Hornillo – Fernán Pérez

4,6

TransAndalus

Fernán Pérez – Agua Amarga

15,4

TransAndalus

Notas Se pasa por los restos de las minas de  oro y por un Mirador.

Agua Amarga ­ Carboneras

8

AL1011

Almería

Antes   de   llegar   a  Carboneras  está   el  límite   Noreste   del  P.N.   de   Cabo   de  Gata

Carboneras ­ MOJÁCAR

22

AL1011

Almería

Por la carretera más próxima a la playa,  pasando   por   el   parador   y   por   el  camping. Se pasa por Agua Enmedio

Localidades, parajes y parques naturales, sierras, etc., por los que pasar a golpe de pedal...: Mojácar:  Emplazada en un montículo rojizo, un laberinto de calles escalona la blancura radiante de sus  cubos y terrazas, frente al mar. Poblada de antiguo (su nombre derivaría de  Montesacrum, luego Monsaquar  y  Munsaquar) su primitivo  emplazamiento estaría en lo que hoy se conoce como Mojácar la Vieja. En época musulmana perteneció a la cora  de Tudmir, fue conquistada en el siglo XI por el sevillano al­Mutamid y quedó incorporada al reino nazarí a partir  de Muhammad I, convertida entonces en zona de frontera. Ibn al­Jatib se refiere a ella como Hisn Mochaquer. Mojácar era pieza fundamental para el control del Mediterráneo en el camino hacia Almería. En 1488, se  entregó en el real de Vera a los Reyes Católicos, quienes le dieron título de ciudad “muy noble y muy leal, llave y   amparo del reino de Granada”. Su tradicional vocación pesquera sufrió un vuelco en los años sesenta, con el auge del turismo. Mojácar,  por la benignidad de su clima y la hermosura de sus playas, se convirtió en un punto de encuentro de artistas y  creadores. Su arquitectura blanca se hizo tan popular como sus “jarapas” y su artesanía textil (documentada ya de  antiguo). Menos divulgada es la artesanía de sus ebanistas o de los creadores de joyas y aderezos. De su antiguo esplendor musulmán, ha conservado la torre del Peñón, perteneciente al cinturón defensivo  de los siglos XIII y XIV; el  castillo­fortaleza, recinto amurallado del que resta lo que hoy es templo parroquial 

15


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

(seguramente   erigido   sobre   la   mezquita)   y   el  aljibe   de   Mojácar   la   Vieja,   único   superviviente   del   primitivo  emplazamiento de la población. En cuanto a la gastronomía, la cocina tradicional de Mojácar es sobria, “de puchero”, y denota su origen  árabe:  ajo   blanco,   ajo   colorao,   gachas,   caldo   de   pescado,   migas,   encebollado,   pelotas,   gurullos   de   conejo  y  tarbinas.

Una calle de Mojácar

Mojácar: Puerta de la Ciudad, s.XV

Una calle de Mojácar

Ruinas del Cortijo del Fraile Antigüas minas de oro en Rodalquilar

Camino hacia el Cortijo del Fraile

Torre del Pirulico, cerca de Mojácar

Vistas desde el mirador de Granatilla, entre Carboneras y Mojácar

16


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

2.2. TRAMO 2.  RUTA DE MÜNZER:  Mojácar – Granada. [¡¡Nota!!:Documentación extraída íntegramente de la Guía de Viaje: Las Rutas de al­Andalus, excepto la  descripción del  Paraje Natural de Karst de Yesos.  Las fotos han sido 'bajadas' de internet, excepto las de Sierra  Nevada. La realización del recorrido que indico en este tramo, es a mi libre elección, en la guía no se indica ningún  recorrido o dirección a seguir, sino más bien las localidades de paso, y que cada cual sigue el recorrido que más le  interese.]

2.2.1. DESCRIPCIÓN DEL TRAMO. Es un camino viejo, como casi todos los caminos más frecuentados. Ya los romanos habían tapizado con  losas lechosas algunas calzadas, cuyo trazado apenas se ha torcido unos metros a lo largo de siglos. Tanto  al­Idrisi  como  Ibn   al­Jatib  lo   desmenuzaron   con   su   mirada   atenta.   Cuando   apenas   habían  transcurrido dos años desde la caída de  Granada, el austriaco  Ieronimus Münzer  penetró por esta ruta en la  fascinación de  al­Andalus, todavía profundamente islamizado. A  Münzer  le sorprendió que en muchas de las  aldeas que atravesaban no encontraran ni un sólo cristiano, y en otras apenas un alcaide o notable, que les acogía y  hospedaba. La ruta procedente de Murcia y del Mediterráneo septentrional, cruzaba los  desiertos de Tabernas y la  alta ladera norte de las Alpujarras camino de Granada y de la rica despensa de los valles béticos; pero al mismo  tiempo absorbía el flujo del litoral y del valle de Almería, o las riquezas minerales de la Sierra de Gádor, y los  encauzaba hacia Despeñaperros y el centro de la península. Volver a explorar esta ruta, en estos días de vértigo, tiene mucho de aventura antigua, de peripecia insólita.  Es una apuesta para amantes de lo apartado, de lo minucioso, del detalle. Lo que más le sorprenderá, sin duda, en  este recorrido, será el apercibimiento del detalle, de la pequeña ermita­mezquita milagrosamente conservada, los  baños   rurales   nazaríes   en   pueblecitos   insospechados,   la   alcazaba   derrotada   junto   a   la   higuera   retorcida   o   los  naranjales perfumados., Paisajes: La ruta debería comenzar en la propia capital murciana y las alquerías de su huerta, ya que es allí donde  desembocaba este camino real procedente de las profundidades andaluzas y por donde inició su andadura andalusí,  Ieronimus Münzer, aunque el jinete que esto escribe y que intenta realizar esta ruta como parte de una mucho   mayor, la iniciará a lomo de su incansable Bucéfalo, en Mojácar. Mojácar  es todo un preaviso del arquetipo andaluz que aguarda a lo largo del litoral. Construcciones   cúbicas,   encaladas,   cegadoras,   caprichosamente   modeladas   y   ensambladas,   con   un   toque   de   anarquía   y  abigarramiento que enseguida se nos antojan moriscos, se escalonan por las laderas frente a la profunda mirada   glauca del  Mediterráneo. Pero   este   devaneo   marino   va   a   quedar   pronto   evaporado   como   un   espejismo.   El   camino   que   se   va   ofreciendo se aleja cada vez más de la gama fría para engolfarse en ocres y pardos, en resecamientos y superficies  torturadas. Al llegar a Sorbas los barrancos han ganado la partida y el pueblo entero permanece colgado sobre el  vacío,   de   ahí   el   sobrenombre   de   la   “Cuenca   chica”:   una   estampa   con   todos   los   ingredientes   para   azuzar   la  ensoñación romántica y que a Münzer le impresionó sobremanera. Tras   ese   sobresalto   visual,   los   sentidos   están   ya   afinados   para   enfrentarse   a   una   sensación   fuerte,  devoradora: la experiencia del desierto. En el desierto no hay cosas que ver: es un espacio para sentir. Para vivir la  aventura interior. O para rodar películas de indios. En el desierto de Tabernas, ahora parque natural, los poetas   paisajistas fueron espantados a tiros, hace unas décadas, por cuatreros desalmados, debidamente cazados al final de  17


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

cada cinta por un sherif de guardarropía. El desierto termina como suele terminar el desierto: en la frescura de los oasis. Primero, son los naranjales  y huertos del valle de Almería, que acompañan y arropan el camino hasta la capital. Luego, de vuelta al interior,  son las huertas y palmerales del valle del Andarax, que va bordeando la entraña mineral, devastada y exprimida,  de la Sierra de Gádor, remontando el curso de ese río que viene mendigando cauces desde Sierra Nevada. Uno de  esos afluentes por el que la ruta se encapricha es el  río Nacimiento. Buscando su fuente, por ramblas que son,  durante buena parte del año, un puro estuche vacío, la ruta llega a Nacimiento y las históricas “Tres Villas”. Luego  Abla, Fiñana, viejas de siglos y culturas. Y enseguida, en  Huéneja, se inicia el  Marquesado de Zenete: una comarca de paisaje e historia muy  definidos, en torno a la maciza fortaleza de La Calahorra: un castillo tan hosco y ceñudo como la áspera meseta  de este señorío, tierra desolada y dura, rodeada de montañas nevadas. Al llegar a  Guadix, la dureza del paisaje queda mitigada por la sombra que proyectan sus incontables  campaniles y espadañas, sus torres y palacios. En barrios periféricos, o en la cercana Purullena, el paisaje urbano  adopta tintes surrealistas, con cuevas que  apenas respiran a través de blanquísimas chimeneas. Cortes y Graena enlazaban con Quéntar, Dúdar y Cenes por un camino accidentado, entre barrancos y  cortados, que gustó mucho, al parecer, a  Münzer, y que luego fue desviado al abrirse el  Puerto de la Mora.  Conserva sin duda, más encanto la carretera antigua, la que sigue la corriente del río Aguas y permite aproximarse  a Granada como lo hacen sus ríos,  según anotó Lorca: “bajando de la nieve al trigo” (ni que decir tiene que la  ruta que seguiré es ésta y no el trazado de la nueva carretera). Historia y Tradiciones: Es posible que esta ruta, o caminos muy emparentados, hayan estado transitados desde las primeras edades   del hombre. La riqueza minera de las sierras almerienses debió ser el principal acicate para roturar caminos, más  aún que las aguas que rodaban de la sierra, no siempre especialmente generosas. No es casualidad que el poblado de  Los   Millares  sea   el   mayor   asentamiento   europeo   de   la   edad   del   Bronce:   toda   una   ciudad   compleja,   apenas  imaginable en época tan remota.   También los metales y las minas debieron mover a los romanos a dejar expedito ese camino que enlazaba,  por un lado, con las vías mediterráneas y europeas y, por otro, con la  Andalucía  profunda, la de las campiñas  béticas ricas en aceite y vino, fronterizas además con otros filones en la ribera onubense. Además, este camino  drenaba las actividades comerciales y marítimas de un litoral colonizado ya por los fenicios y los “pueblos del   mar”, encauzando su flujo hacia el interior peninsular. Así pues, cuando llegaron los árabes se encontraron con una ruta perfectamente establecida. De ella se  sirvieron según la conveniencia de cada momento. Una peculiaridad sí hay que resaltar: al tratarse de una ruta  jalonada por pequeños núcleos agrícolas, más que grandes ciudades, es decir, al orillarla una población campesina,  y por tanto, básicamente conservadora, tradicional, los cambios y ósmosis se efectuaron de manera siempre algo  lenta y retardada. Así , al principio de la invasión árabe, la persistencia de fuertes núcleos de población cristiana  ­mozárabe­ favoreció el hecho de que por esta parte prendieran, con especial fogosidad, las rebeliones de  muladíes  y mozárabes. Y a la inversa, cuando los Reyes Católicos, acabaron con los últimos rescoldos del poder islámico,  conquistando Granada, la población morisca permaneció  fiel a sus costumbres y creencias de manera recalcitante.  Esto supuso a veces algunos conflictos con las autoridades cristianas, cada vez más intrasigentes. Y así, antes del  edicto de expulsión general, los moriscos de esta parte ya habían visto cómo sus pequeños baños rurales eran  clausurados, o se habían visto obligados, por conveniencias tributarias, a una conversión masiva de todo un rosario  de   pueblos,   como   ocurrió  con  la  General   Conversión   de   1500  en   los   pueblos   del  Zenete  y   proximidades   de  Guadix. Los conflictos desembocarían en la rebelión abierta de 1568­1570, tras la cual numerosos moriscos de la  zona   fueron   derrotados,   siendo   reemplazados   en   sus   casas   y   tierras   por   una   población   de   cristianos   viejos  18


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

procedentes   del   norte   peninsular.   Pero   ni   siquiera   los   últimos   edictos   de   expulsión   general   de   los   moriscos,  decretados pro Felipe III en 1609­1611, consiguieron borrar del todo la huella dejada a lo largo de siglos en cosas  tales como la arquitectura, los cultivos, la artesanía textil o la cerámica, la comida o, en general, la manera muy  peculiar de sentir y encarar la vida.

2.2.2. EL RECORRIDO EN ETAPAS:  ETAPA 3:  MOJÁCAR ­ TABERNAS  .     Distancia:  56,6 km. Día previsto: .     Itinerario

Km

Carretera

Provincia

Notas

MOJÁCAR ­ Turre

7

AL151

Almería

Turre ­ Alfaix

3

AL150

Almería

Alfaix – Los Castaños

9,7 N340a

Almería

Los Castañaos­ Sorbas

11,2 N340a

Almería

Por esta zona está el Paraje Natural de  Karst en Yesos

Sorbas ­ TABERNAS

25,7 A370

Almería

Con la Sierra de los Filabres al Norte  y la Sierra Alhamilla al Sur

Localidades, parajes y parques naturales, sierras, etc., por los que pasar a golpe de pedal...: Turre: Localidad asentada en  la ribera  del  río  Aguas.  Una  población  agrícola  cuya  peripecia  política  estuvo siempre vinculada a Mojácar. El torreón de Sierra Cabrera y un lienzo de muralla, embutidos ahora en  una urbanización turística, son testigos de su pasado musulmán.  En otra aldea perteneciente al municipio y no lejos de allí, Teresa, en plena sierra, se emboca un poblado  hispano­musulmán bien conservado, ya que se no volvió a ser habitado desde que una noche de 1569 los moros  que allí vivían partieron hacia África. Paraje Natual de Karst en Yesos: Una vez pasado Los Castaños y hasta la llegada a Sorbas, se pedaleará  bordeando por el oeste, este paraje natural. En el termino municipal de Sorbas, se encuentra una zona de mundo  escondido y maravillas naturales; tierra de contrastes desconocida incluso por muchos de sus habitantes.  El gran  valor natural de este espacio esta en el laberinto de cavidades subterráneas que forman el  Conjunto Kárstico en   Yeso más importante del mundo. Las   cavidades   naturales   kársticas   se   forman   por   acción   combinada   del   agua   mediante   su   erosión   y  disolución   sobre   ciertas   rocas   (caliza,   yeso,   sal   gema,   arenisca,   conglomerados,   etc.).     Los  Karst   de   Sorbas,  adquieren un valor especial: las columnas, cristaloides, corales, estalactitas y estalagmitas que se encuentran en el   interior de las cavidades construidas en yeso y con un color blanco que contrasta con la oscuridad de sus paredes. El desarrollo de cavidades en yeso a nivel mundial es poco frecuente, de ahí la importancia del Karst de   Sorbas donde hay mas de 1.000 cavidades, de las cuales solo 600 están catalogadas.  Sorbas:   La   ruta   hasta  Sorbas  discurre   por   un   área   subdesértica,   desnuda,   llena   de   cuevas,   simas   y  oquedades, a lo largo de la N­340. En una meseta recortada por el abrazo del  río Aguas  y un arroyo, aparece  Sorbas, la “Cuenca chica”, literalmente colgada de un barranco. Destinada por la geografía  a ser un enclave defensivo, perteneció hasta el siglo X, a la cora de Bayyana 

19


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

(ciudad antigua que fue construida bajo el gobierno de los omeyas; fue sede del reino de  Almería, hasta que se  debilitó y Almería la sobrepasó en importancia, convirtiéndose entonces en la capital, según narra Ibn Said); en el  siglo XI, fue objeto de litigio entre  Almería  y  Sevilla; luego actuó como puesto fronterizo entre  Murcia  y el  sultanato granadino, hasta que en 1488 se rindió a los monarcas castellanos. Pueblo agrícola y ganadero, su suelo arcilloso favoreció la cerámica y aún se mantiene dos alfares, de los  24 que llegó a tener en el siglo pasado. Quedan restos de una fortaleza musulmana. El entorno kárstico de yesos,  con cuevas y formaciones subterráneas, constituye un paraje natural agradable de recorrer a pie o en bicicleta. En su relato de viajes, Ieronimus Münzer comenta sobre esta zona:  “... y llegamos al pequeño lugar de Sorbas, que está en una elevada montaña a seis leguas de Vera. En él   no hay más que moros y por eso, hecha nuestra provisión de agua en un manantial que brota al pie del monte,   seguimos adelante a pesar de la hora, que era la del mediodía. Por cierto, que vimos a los moros que en una torre   rezaban sus oraciones con grandes clamores”.

Hoz del río Aguas, en el camino a Sorbas

Hoz del río Aguas, en el camino a Sorbas

Sorbas, la 'Cuenca' chica

Tabernas: Un amplio valle se extiende entre Sierra Alhamilla y la de los Filabres, rodeado de desierto,  aridez y sequía. Es el  desierto de Tabernas. En este “paisaje lunar” se alza, arrogante, el  castillo árabe de  Tabernas, acorralado por la blancura cúbica de las viviendas. La fortaleza de Tabernas fue, después de la alcazaba de Almería, una de las más poderosas de al­Andalus,  estratégicamente situada en el cruce de caminos de Granada y Murcia. Hasta el siglo X perteneció a la cora de  Bayyana; en el XI, perteneció al rey almeriense  al­Mutacin  y luego al reino nazarí de  Granada;  vivió aquí  El  Zagal y fue avanzadilla fronteriza del reino granadino, hasta caer en manos cristianas en 1489. Con escasa agricultura, “ciudad dormitorio” de Almería, el sol abrasador aparece ligado a sus destinos; en  los   años   60­70   se   rodaron   por   aquí   más   de   200   películas   “del   oeste”;   ahora,   un  Centro   de   Energía   Solar   experimenta el aprovechamiento de esta fuente prometedora. Se   conserva   el  castillo   árabe,   del   siglo   XI   (reciente   y   desafortunadamente   restaurado).   La  iglesia  parroquial, del siglo XVI, guarda una rica armadura mudéjar. Es posible que la ermita de las Angustias se levante  sobre una antigua mezquita o sinagoga. El paraje natural del desierto de Tabernas: Este espacio protegido se encuentra al norte de  Almería,  entre  las  Sierras   de  los   Filabres  y   de  Alhamilla,   ocupando   una   superficie   de   11.625  hectáreas.   Este   paraje,  considerado como uno de los únicos desiertos del continente europeo, destaca por la belleza muda y desnuda de su  paisaje sin adornos. Bajo un clima mediterráneo subárido, con escasa precipitaciones y temperaturas medias, se han  formado ramblas de tipo mediterráneo, las conocidas como bad lands, o tierras malas. Y aunque la ausencia total  de cubierta vegetal parece su rasgo más marcado, existe, sin embargo, una rala vegetación xerofítica, propia del  sureste español. En este desierto se localizan las dos especies de erizos españoles, mientras que entre los cursos de  las   ramblas   vuelan  vencejos   reales,   aviones   roqueros  y  grajillas.   También   surcan   los   cielos  alcaravanes  y  camachuelos trompeteros. 20


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

Desierto de Tabernas

El desierto de las estrellas... de cine

Mini Hollywood

Desierto de Tabernas

Desierto de Tabernas

Desierto de Tabernas

21


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

 ETAPA 4:  TABERNAS ­ FIÑANA .    Distancia:  76,5 km. Día previsto: .     ¡¡Notas sobre el recorrido de esta etapa!!: Originalmente la idea era girar a la derecha, hacia el este, a la  altura del Mini Holywood, buscando Gergal y después seguir hacia Ocaña, pero el problema es que el trazado de  lo que antes era una carretera nacional, ahora es una autovía, por lo que hay que bajar más al sur, dando un pequeño  rodeo.  De todas formas, dentro de este itinerario a seguir, se puede considerar una alternativa, girando a la derecha,  antes de llegar a la localidad de Alhabia, siguiendo el trazado de la carretera A324 que según la guía de carreteras  tiene un recorrido interesante; esta alternativa se solapa de nuevo con el recorrido previsto a la altura del cruce   donde se sigue dirección Venta del Almírez. Ahora mismo, mientras escribo esta mini­guía, sobre el papel, me parece que no me va a quedar más  remedio que coger tramos de camino para evitar la autovía al final de esta etapa, así como en el principio de la  siguiente, y lo que me preocupa no es el camino en sí, sino que para esta etapa según me da la impresión, después  de ver el recorrido de esta ruta propuesto en la revista “Bike Rutas”, en su edición especial sobre rutas, pueden ser  tramos de sendas, que en subida y con peso, pueden suponer algo de dificultad, en función del estado de estas  sendas y de su señalización... en fin, que esto habrá que verlo sobre la marcha.... Itinerario TABERNAS ­ Mini Holywood  Mini Holywood ­ Gádor

Km

Carretera

8

N340

10,5

Provincia

Notas

Almería

La   visita   al   Mini­Holywood   será   en  función del precio de la entrada...

Almería

Unos  kms  antes  de  llegar  a Gádor,  se  deja la N340, para coger un desvío a la  derecha. A mitad de camino entre Mini  Holywood y el desvío, hay un mirador. Seguir   desde   aquí   recorrido  RUTA  MÜNZER  propuesto   en   la   revista  “Bike Rutas Nº 1”.

Gádor ­ Alhabia

12

A324

Almería

Alhabia ­Alsolux

2

AL450

Almería

Alsolux – Santa Cruz

3

AL450

Almería

Santa Cruz ­ Albodoluy

3

AL450

Almería

Albodoluy – Alto de Bermejo (750m)

7

AL451

Almería

Alto de Bermejo (750m) ­  Cruce

3

AL451

Almería

En   el   Cruce   se   gira   a   la   izquierda,  dirección Guadix.

Cruce – Venta del Almírez

1,5

A324

Almería

Aquí se gira a la izquierda buscando la  rambla que conduce a Nacimiento.

Venta del Almirez ­ Nacimiento

3,5

¿Camino? Almería

Siguiendo la rambla del río Nacimiento.

Nacimiento – Doña María

8

¿Camino? Almería

Seguimos la rambla del río

Doña María ­ Ocaña

2

¿Camino? Almería

Ocaña ­ Abla

7,5

¿Camino? Almería

Abla ­ FIÑANA

5,5

¿Camino? Almería

Localidades, parajes y parques naturales, sierras, etc., por los que pasar a golpe de pedal...: Gádor:  En las  estribaciones  de  la sierra  que  recibe  su nombre,  remite,  por  sus  raíces  toponómicas,  a  culturas fenicio­ibéricas (Gádor  significa 'oasis'). En efecto, es tierra de  naranjos  y  limoneros, esparto,  tomillo,  22


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

chumberas  y  alabardín. En época de  al­Andalus  fue llave del reino de  Almería; buena prueba de ello son las  fortificaciones árabes que se conservan en ambos márgenes del Andarax: el Castillejo, del siglo X, y la torre de  don Alonso, actualmente convertida en palacio. Son también de época árabe las necrópolis situadas en  Paulenca, Quiciliana, Jacalgarín  y  Rabanillo,  cuyas lápidas se guardan en el Museo Arqueológico Provincial. Y seguramente lo son las cuevas medievales que  jalonan esta ruta, las que hay en  Gádor,  Santa Fe  y  Fiñana, y que aparecen siempre en un contexto cultural  musulmán. La  Sierra   de   Gádor  está   vinculada,   desde   muy   antiguo,   a   la   minería.   Fenicios,   romanos   y   árabes  explotaron sus yacimientos de plomo. Los ingleses abrieron minas de azufre, y en el pasado siglo, hasta 30.000  hombres llegaron a trabajar en ellas. La tierra fue expoliada, violada apresuradamente; también los hombres, y de  sus sufrimientos surgió el taranto, el cante desgarrado de las minas. Una excursión aleccionadora se puede hacer  desde Gádor, por el cortijo del Cura y la casa del Inglés, con antiguos hornos, puentes y ventas abandonados. Münzer, en el tramo de su viaje entre Tabernas y el Valle del río Andarax, comenta: “Dos horas antes del alba, montamos a caballo y salimos de Tabernas. Cabalgando un par de leguas, nos   amaneció en un risueño valle regado por un riachuelo, a cuyas orillas se extienden frondosas huertas y verdes   campos, donde crecen la palmera, el olivo, el almendro, la higuera, haciéndonos la ilusión de que caminábamos   por el Paraíso”.

Valle del Andarax

Gador – Torre Vigía

Yacimiento arqueológico de Los Millares: Entre Gádor y Santa Fe de Mondújar, Los Millares es uno  de los más importantes yacimientos europeos de la Edad de Bronce; un extenso poblado, con cuatro líneas de  murallas   y   una   de   fortines   avanzados,   más   una   impresionante   necrópolis   con   más   de   un   centenar   de   tumbas  colectivas circulares. Las cabañas­vivienda tienen de 5 a 10 metros de diámetro, zócalo de mampostería y estarían  cubiertas por tejado vegetal. Se han encontrado restos de acequias ente la primera y la segunda muralla, y un taller  metalúrgico y un silo dentro de la tercera muralla. Las tumbas colectivas, fuera del poblado, servían para enterrar a  los miembros de un mismo clan. Por otro lado, en el lugar llamado  La Calderona, existen cerca de 30 cuevas  medievales, en las que se han encontrado restos musulmanes. Hay otros dos grupos de cuevas sobre un tajo, a pocos   metros de la rambla de Huéchar.

23


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

Información sobre visitas:  Los Millares  pueden visitarse de Miércoles a Domingo entre las 10 y la 14  horas. Más información en los teléfonos: 677903404 y 670945976  Santa   Fe   de   Mondújar,   Alhabia,   Alsodux,   Santa   Cruz,   Alboloduy   y      Nacimiento :   Son   pueblos  marcadamente agrícolas, que siguieron vicisitudes históricas muy parejas de las que apenas nos ha llegado noticia.  Por el camino, sorpresas como la cerámica blanca y roja de Alhabia; los artesonados mudéjares de las iglesias de  Alsodux y Santa Cruz; el castillo, el aljibe, las Balsicas y el yacimiento prehistórico del “Peñón de la Reina” en  Alboloduy; o los amenos paseos por las huertas y cortijos de Rambla Encina, en Nacimiento, que da nombre al  río. Doña   María   y   Ocaña:  Son   poblaciones   próximas   a  Nacimiento,   tradicionalmente   orientadas   a   la  agricultura. Aunque el lugar debió estar ocupado de muy antiguo, con los romanos o tal vez antes, las referencias  históricas son muy escasas. Otra población cercana, aunque en principio fuera del recorrido que propongo es Escúllar, que parece ser  tiene una buena arquitectura popular y un bonito entorno, así que en función del tiempo y de cómo vaya, podría  hacer un pequeño desvío para visitar este pueblo. Abla: Es una población que ya aparece mencionada por Ptolomeo con el nombre de Abula. Una calzada  romana que unía Almería con Granada pasaba por aquí y fue transitada por viajeros de todas la edades, como el  mismo Münzer o como el novelista Pedro Antonio de Alarcón. Queda en  Abla  un  mausoleo romano  del siglo II (la llamada “ermita de los moros”) y una  fortaleza  árabe,   llamada  Alcazaba   de   Abrucena,   por   hallarse   cerca   del   término   de   dicho   pueblo.   La   iglesia   contiene  artesonados mudéjares. Fiñana: Cerca ya de la provincia de Granada, en la comarca llamada Pasillo de Fiñana, se levanta este  pueblo que nació en época romana para controlar el camino entre  Granada  y  Almería, y que siempre estuvo a  caballo, históricamente, entre ambos territorios. En época árabe, primero perteneció a la cora de Ilbira, para pasar  luego, en el siglo XI, al reino de Almería. Esta fortaleza,  al igual que Abla, paso en 1490 a manos cristianas sin  enfrentamiento, por lo que la población continúo disfrutando de sus anteriores derechos. Su importancia en época andalusí queda testimoniada por los pañuelos de sus telares (se vendían por toda la  península y en el reino de León eran conocidos como “alfiñanes”) y los restos de su Alcazaba, mezquita y baño.

24


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

La  alcazaba  se ha fechado ente los siglos IX y X; sólo se han conservado tres torreones y lienzos de  muralla. La Mezquita es una joya nazarí, camuflada en la ermita de Nuestro Padre Jesús Nazareno. Debió ser una  “mezquita de barrio”, de las que rodeaban a la mezquita mayor de medina. Restaurada en 1986, ha sido declarada   Monumento de Interés Artístico  por la Junta de Andalucía. Conserva su estructura original en su totalidad y en  perfectas condiciones, excepto el patio y el alminar. Sus tres naves, separadas por hileras de arcos de herradura, se   cierran en el lado sur por el muro de la  qibla, donde se abre el  mihrab  octogonal enmarcado por espléndido  ataurique. También quedan restos de un aljibe o tal vez, dadas sus dimensiones, un baño árabe. La iglesia, construida  tras la expulsión de los moriscos, obedece al estilo mudéjar. Sierra   de   Gádor:  Es   una   enorme   mole   caliza,   en   otros   tiempos   centro   de   febril   actividad   y   hoy  completamente despoblada, los cortijos abandonados, las antiguas explotaciones mineras y lo menguado de su  vegetación dan al paisaje un aire fantasmal. Pero sus alturas esconde plantas únicas, como el mastuerzo de Gádor y  desde ellas se disfruta de vistas privilegiadas sobre Sierra Nevada y el Mediterráneo.

Casa Cueva entre Los Millares y Santa Cruz

Barranco del río Nacimiento

25


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

 ETAPA 5:  FIÑANA    ­ GUADIX .    Distancia: 50,5  km. Día previsto: .     Itinerario

Km

Carretera

Provincia

FIÑANA ­ Huéneja

12

¿Camino? Alme­Gran

Huéneja ­ Dólar

5

¡Camino! Granada

Dólar ­ Ferreira

4

Granada

Ferreira ­ Lacalahorra

3

Lacalahorra ­ Alquife

4,5

Granada

Alquife ­  Lentéira

2

Granada

Lentéira – Jeres del Marquesado

5

Granada

Jeres del Marquesado – GUADIX

15

Granada

Notas Unos kms  después  de  Fiñana, la ruta  abandona  Almería  y   se   adentra   en  Granada.

Se   continua   bordeando  el   límite   norte  del P.N. de Sierra Nevada

Localidades, parajes y parques naturales, sierras, etc., por los que pasar a golpe de pedal...: El  Marquesado de Zenete: Traspasado el umbral de la provincia granadina, la ruta descubre un paisaje  desolado y monótono, una enorme meseta elevada, situada en el interior de las cordilleras béticas y al amparo de  Sierra Nevada: el Marquesado de Zenete. Una comarca rica en agua, de clima riguroso, línea de contacto entre la  sierra y los llanos, con una peripecia histórica muy similar en todas las poblaciones que agrupa: Huéneja, Dólar,  Ferreira, Lacalahora, Aldeire, Alquife, Lanteria y Jéres del Marquesado. El nombre de  Zenete,  Sened, Sanad, Acened, etc., es sinónimo de ladera o piedemonte, aunque también  pudiera proceder de la tribu bereber de los Zenata. Históricamente, el Marquesado se configuró como fruto de tes  donaciones de tierra en señorío, dos en 1490 y una tercera en 1492. En 1490, Fernando el Católico donó las villas  antes   enumeradas   al   gran   Cardenal   de   España,  Pedro   González   de   Mendoza.   Dichas   poblaciones   se   vieron  aumentadas por familias mudéjares expulsadas de  Almería, Almuñécar, Baza  y  Guadix,  por haber conspirado  contra el Rey católico. En 1491, el  Cardenal Mendoza  dona a su hijo  Rodrigo Mendoza  las citadas villas. El  nuevo amo endureció el régimen señorial, por lo que los vecinos del Zenete pidieron convertirse en masa, con la  General Conversión de 1500. De todos modos, en la zona del Zenete pervivieron las peculiaridades de la cultura  musulmana, hasta la expulsión de los moriscos de 1570. El paralelismo de todos estos pueblos en su trayectoria histórica se repite de manera asombrosa en los  vestigios que nos han llegado: en casi todos ellos existen algunos restos de baños árabes y la iglesia parroquial fue  levantada sobre el solar de la mezquita utilizada hasta los acontecimientos de 1500. Los  baños  siguieron   utilizándose   aún   después   de   la   conversión,   hasta   1566,   fecha   en   que   fueron  clausurados por orden real todos los de la comarca. Los mejor conservados son los de   Huéneja  (cuatro salas en  perfecto estado), Dólar (una sola nave), Ferreira (tres salas), Lanteira (sólo quedan algunos muros) y Jéres del  Marquesado (se conservan dos naves). En   muchos   pueblos   subsiste   además,   algún   resto   de  alcazaba  o  castillo   árabe  (en  Dólar,   Ferreira,  Aldeire, Alquife, Lanteria o Jéres).  Un caso aparte es  Lacalahora  (798 habitantes), su sobrio  palacio­fortaleza  la convierte en capital del  26


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

Marquesado.   Esta   fortaleza   (“Calahorra”   significa   precisamente   “torre   de   defensa”)   fue   uno   de   los   primeros  edificios de la península en abandonar el gótico, para abrazar la estética del Renacimiento que venía de Italia. El  macizo aspecto exterior contrasta con el magnífico patio, con arcos de delicada traza, bella balaustrada y una  graciosa escalera.

Cogollos de Guadix: En esta localidad se encontró un tesorillo de monedas púnicas y romanas que delata  la antigüedad de su poblamiento; se conserva además un  aljibe árabe  y, en la iglesia parroquial, un artesonado  mudéjar.  [¡¡Nota!!: en principio esta localidad queda fuera de la ruta, a menos que haga algún desvío en función  del tiempo y de las ganas que tenga, aunque se podría intentar porque el recorrido de esta etapa es corto...] Guadix  (20.136 habitantes): Ocupa un enclave privilegiado, el principal cruce de caminos de Andalucía  oriental. A ello debe el haber estado poblada desde época paleolítica. Por aquí discurría la  Via Augusta  y  Julio  César fundó Acci, con rango de colonia, el año 45 a.C.  San Torcuato, varón apostólico, predicó el cristianismo,  estableciéndose aquí una de las primeras sedes episcopales de España. Con los árabes, pasó a llamarse Medina Beni   Sanu (por la tribu de los Banu Sanu) y más tarde Wed­Haix, “río de la vida”. Hasta la época del califato, la oposición entre árabes por un lado y muladíes y mozarábes por otro, fue en  aumento,   hasta   desembocar   en   la  rebelión  de  Ibn  Hafsun  y  Sawar   Ibn  Handum;   este   último  se   apoderó   de  Granada y asentó en Guadix a la mencionada tribu de los Banu Sanu. Tenemos escasas noticias de los períodos  siguientes; Guadix debió participar del bienestar general del califato; más tarde, el caid de la ciudad se hizo fuerte  en su plaza, como un taifa más, hasta la llegada de los almorávides. Contra el poder central de éstos se sublevarían  los musulmanes españoles. Guadix se hizo de nuevo independiente con Ibn Milhan al frente. Pero de nuevo los almohades impusieron un yugo común. Más tarde, en el siglo XV, Guadix participó en  las guerras civiles de Granada; con la fragmentación del reino, Guadix terminó siendo la corte del rey El Zagal.  Éste impidió en 1488 que  Fernando el Católico  ocupara  Baza  y  Almería; sólo un año más tarde, el monarca  cristiano se apoderaría de ambas ciudades y también de Guadix. Tras la conquista, la ciudad se vio pronto sometida  a un fuerte proceso de cristianización. Fruto de ello es que la mayoría del acervo monumental de  Guadix  sean  iglesias y conventos cristianos. 27


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

De la época musulmana apenas se conservan algunos restos de la  Alcazaba, de los siglos X y XI, en la  acrópolis de la ciudad, y algunos años de muralla, reforzada con torreones del siglo X, como la torre Gorda. La  Catedral, es asombrosa. Fundada en 1492, su construcción se dilata entre los siglos XVI y XVIII;  tendrán cabida pues, elementos góticos y renacentistas, aunque será el barroco el estilo predominante en su aspecto  ornamental. Diego de Siloé intervino en la traza del cabecero. Es notable la serie de cuadros de la Capilla Mayor,   así como el Museo Catedralicio. El novelista Pedro Antonio de Alarcón, hace el siguiente comentario sobre la catedral de Guadix: “Allí   entreví el arte, soñé la poesía, adiviné un mundo diferente del que me rodeaba en la ciudad”. De las numerosas iglesias de esta ciudad de campanas y canónigos, cabría destacar la iglesia del Sagrario,  por su portada plateresca, la de  San Francisco, por su artesonado mudéjar; la de  Santa Ana, alzada en el siglo  XVI sobre una mezquita; la de  Santiago, con artesonados mudéjares y un convento, el de  Clarisas, construido  sobre unos baños árabes. También es interesante la iglesia de  San Torcuato  y el convento de  Jesuitas, ambos  barrocos, así como la iglesia de la Magdalena, o el convento de Santo Domingo, con un bello artesonado mudéjar. Entre   los   palacios   y   casonas   habría   que   mencionar   el   de  Peñaflor,   con   aires   de   fortaleza;   el   palacio  Episcopal; el Municipal, o el de los Ramírez de Arellano. Una de las peculiaridades de Guadix son sus cuevas. Parece que este hábitat troglodita debe su origen a la  marginación de los moriscos. El caso es que se extiende este tipo de viviendas también a otros pueblos, como  Purellana. Hay en Guadix una cueva­museo inaugurada en 1990, con cuadros, cobres, telas típicas, instrumentos.  Otra singularidad son los libros de Pedro Antonio de Alarcón, escritor del siglo pasado nacido en esta tierra, que  describe en “El Niño de la Bola”, algunas costumbres lugareñas, como el célebre “baile de la Rifa”. En cuanto a la gastronomía de Guadix y de los pueblos de su comarca, decir que sobria, rotunda, rica en  calorías e hidratos de carbono: migas, gachas, sustentos y tarvinas, choto al ajillo, fritá de conejo, sopa con papas,  huevos fritos con habas, papas a lo pobre, pimentón, perdiz en escabeche y, en general, platos de olla y potajes,  embutidos caseros y jamones curados. Como personajes ilustres, Guadix cuenta con el dramaturgo Mira de Amescua, nacido en el siglo XVI, con  el fundador de Buenos Aires,  Pedro Mendoza, y ya en época andalusí, con figuras como el filósofo  Ibn Tuffail  (siglo XII), el músico Ibn Ahmad Abu Abdallah (siglo XII), el místico Mohamed Ibn Alhorac (siglo XII) o el poeta­ místico del siglo XIII Sustari, que influyó en Ramón Llull. La alfarería en  Guadix  es muy importante, produciendo cántaros, “pipos”, queseras, orzas y sobre todo  destaca la 'jarra accitana', filigrana de barroquismo que tenía el valor simbólico de ser el regalo de la novia, donde  los invitados depositaban algún dinero.      

Catedral de Guadix

Catedral de Guadix

28


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

Parque Nacional de Sierra Nevada: Este parque se encuentra protegido desde su declaración como parque  natural en 1989. Con una superficie de 136.880 hectáreas y 78 kilómetros de extensión, es uno de los mayores de  España. Dentro de este parque natural, declarado Reserva de la Biosfera por la UNESCO, se eleva la cumbre más  alta de la Península Ibérica, el pico Mulhacén de 3.482 metros. Entre  los pliegues, valles y cimas de la Sierra es  posible divisar cabras monteses, águilas y azores. Su aislamiento de Europa y carácter de punto de encuentro entre  Europa y África ha facilitado la aparición de numerosos endemismos botánicos, plantas que sólo se encuentran en  esta Sierra, como la violeta de Sierra Nevada, la tiraña, la estrella de las nieves o el azafrán de la sierra. Sierra  Nevada, con dos centenares de especies de plantas exclusivas españolas y casi un centenar exclusivas de la Sierra,  constituye la más importante reserva botánica de Europa.

Vistas del Veleta desde el Mulhacén

En los alrededores del Poqueira

Al fondo, el Mulhacén y la Alcazaba

29

Travesía Veleta­Mulhacén(al fondo)


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

 ETAPA 6:  GUADIX ­ GRANADA .    Distancia: 61,6 km. Día previsto: .     Itinerario

Km

Carretera

Provincia

Notas

6,5

Granada

Purellana – Cortes y Graena

5

Granada

Cortes y Graena – La Peza

9

Granada

Junto al Embalse Fco. Abellán. y hasta  Quéntar, se tiene al norte el P.N. De la  Sierra   de   Huétor  y   al   sur   se   sigue  bordeando   el   límite   norte   del  P.N.   de  Sierra Nevada.

La Peza ­ Quéntar

25,7

Granada

Junto al Embalse de Quéntar

Quéntar ­ Dúdar

1,9

Granada

Paralelo al río Aguas hasta Granada

6

Granada

GUADIX ­ Purellana

Dúdar ­  Cenes de la Vega Cenes de la Vega ­ GRANADA

7,5

A395

Granada

Localidades, parajes y parques naturales, sierras, etc., por los que pasar a golpe de pedal...:  Cortes  y       Graena   (1.081 habitantes): Debieron ser villas romanas; sus respectivas parroquias conservan  artesonados mudéjares. Se encuentras por el término unas cuevas medievales donde se hallaron restos árabes. Aquí  se encuentran también un baños de agua caliente y curativa, ya mencionados por Münzer, el personaje que da título  a esta ruta:   “El  día 25, saliendo de Guadix por un camino agrio de montaña, encontramos a una milla de la ciudad   cierto manantial de aguas termales, claras y abundantísimas. Al entrar en la cueva donde brotan, vimos muchos   moros bañándose en ellos, probé el agua que es dulce y templada. Mucho me deleitó el lugar, dispuesto y arreglado   con minucioso esmero”. Este municipio está compuesto por las localidades de  Cortes, Graena, Lopera y Los Baños, todas en la  cara   norte   de  Sierra   Nevada  y   enmarcadas   en   un   espectacular   paisaje   montañoso.   Cuenta   con   dos   grandes  atractivos turísticos, las casas­cuevas y el balneario termal de  Baños de Graena, cuyas aguas fueron reconocidas  internacionalmente en la Exposición Universal de París de 1900. Su recorrido se convierte en un paseo por la  historia desde la Edad de Bronce, la época romana hasta el asentamiento árabe. 

Ermita­Cueva en Cortes

Alrededores de Purellana

La Peza (1.381 habitantes): Está asentada en la falda  del Monte Rosado y frente a la cara norte de Sierra  Nevada y aún quedan ruinas del castillo árabe del siglo IX o X, que Münzer visitó, así como una fundición árabe  llamada Espique. Fue un antiguo castro romano, cuyo topónimo procede del término lápice (piedra), y sobre cuyo  solar se construyó la fortaleza medieval encargada de custodiar el antiguo camino de  Guadix  a  Granada  por la  Sierra de Huétor. 30


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

En 1489 fue conquistada por los  Reyes Católicos, aunque mantuvo todo su encanto árabe y sus fuertes  convicciones, pero eso no le evitó someterse a la Corona de Castilla y no sumarse a la rebelión de los moriscos,  haciendo éstos numerosos prisioneros en esta villa. La Peza ha sido muy conocida también por la producción de carbón, e incluso se dice que aquí residían los  mejores carboneros.

Quéntar, Dúdar y Cenes: Antes de que se abriera el Puerto de la Mora, el antiguo camino real, el que  siguió Münzer, continuaba “siempre a través de valles y montañas” directamente hasta estas localidades, a orillas  del río Aguas Blancas. A partir de aquí, ya se tiene a la vista Granada. Estas localidades fueron alquerías de la  Vega de  Granada, citadas por  Ibn al­Jatib.  Desconocemos los pormenores de su historia, pero es seguro que  seguirían las mismas andanzas de la capital. En Cenes, se han encontrado, en el barrio de la Venta, restos de una  necrópolis morisca. La abundancia de agua que fluye de la sierra favorece la agricultura (con especial abundancia del cerezo),   que supongo inspiraron a Lorca para su poema: “De la nieve al trigo”. Este último tramo antes que llega hasta  Granada, es descrito también por  Ieronimus Münzer, cuando  dice:  “Pasando más adelante, como dije, a las tres leguas llegamos al castillo de Lapessa [La Peza], en un monte   altísimo, y allí descansamos aquella noche. Todos allí eran sarracenos, menos el alcaide. Por la mañana, siempre  a través de valles y montañas durante seis leguas, llegamos por fin a la más noble y grande ciudad del reino,   llamada Granada”. “Al describir a Granada, la mayor ciudad de este reino,  podría llamarla reino más que ciudad. Tiene al   oriente muchos y altísimos montes, algunos de entre los cuales se elevan casi hasta las nubes. Creo que son más   altos que los Alpes de Italia”.

31


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

GRANADA: La idea es quedarme un día entero para intentar realizar una visita lo más completa posible. 1.­ Ver documento sobre el recorrido turístico por Granada: Itinerario_1 e Itinerario_2. 2.­ Ver el reportaje sobre el recorrido en bicicleta de Granada:  Trialeras en la Alhambra  (de la Revista:  'Bike Rutas', edición número 1). 3.­ Ver documento para comprar las entradas en la Alhambra e información relacionada a tener en cuenta.

Alhambra desde el Mirador de San Nicolás

Alhambra desde el Mirador de San Nicolás

Albaicín desde la Alcazaba

Patios de los Leones en la Alhambra

Palacio de Carlos V Generalife

León del Patio de los Leones restaurado

32


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

2.3. TRAMO 3.  RUTA DE LOS ALMOHADES Y NAZARÍES:              Granada – Jaén – Cazorla. [¡¡Nota!!:   Documentación   extraída   íntegramente   de   la   Guía   de   Viaje:  Las   Rutas   de   al­Andalus,   exceptuando las descripciones relacionadas con la Sierra de Cazorla y Sierra Mágina, y los poemas de Machado,  extraídos de su obra: “Campos de Castilla”.  Las fotos han sido 'bajadas' de internet. La realización del recorrido  que indico en este tramo, es a mi libre elección, en la guía no se indica ningún recorrido o dirección a seguir, sino  más bien las localidades de paso, y que cada cual sigue el recorrido que más le interese].

2.3.1. DESCRIPCIÓN DEL TRAMO    .  Esta ruta discurre básicamente por el territorio situado entre Navas de Tolosa y Granada, conformando un  pasillo natural, delimitado al este por la belleza accidentada y fragosa de las Sierras de Segura, Cazorla, Mágina  y Arana, y al oeste por Sierra Morena, y las Sierras Pandera, Lucena y del Marqués. La evolución de las luchas entre los reinos de  Castilla  y Granada en los tres últimos siglos de dominio  musulmán en la Península Ibérica, en que gobernaron  almohades  y  nazaríes, condicionó la evolución de estas  tierras. Ésta es una ruta que habla de las vicisitudes de dos pueblos en constante enfrentamiento de ideas, credos y  costumbres, pero también de intercambios humanos y épicos, y del surgimiento de lo que se ha dado en llamar una  cultura de fronteras. Con todo, no hay que considerar esta frontera como algo inamovible, estático; antes bien,  como un tejido dúctil, que fue desgarrándose según se tiraba de él. Este itinerario depara sorpresas en forma de ciudades monumentales y hermosas como  Úbeda  y  Baeza,  pueblos   recoletos   y   llenos   de   encanto   andalusí,   villas   simétricas   de   entramado   renacentista   y   un   paisaje  espectacular: el que regalan Sierra Morena, así como la Sierra de Segura, Cazorla y Mágina. Paisajes: El trazado de la ruta discurre por cuatro grandes unidades fisiográficas:  la  loma de Úbeda, el  valle y  campiñas del Guadalquivir, las Sierras Subéticas de Jaén y Granada y la depresión de Granada. La loma de Úbeda es un interfluvio entre los valles del Guadalquivir y su afluente, el Guadalimar. Un  espacio convexo y alargado, que culmina en los 900 metros de altitud con dóciles ondulaciones, y en las laderas de  los   ríos,   con   pendientes   algo   más   violentas,   como   sucede   junto   al  Guadalquivir,   entre  Baeza  y  Puente   del  Obispo. En  estos  paisajes  desgastados  y  algo  monótonos,  es  el  olivo  el  que  predomina  de  forma  constante  y  simétrica.   A   sus   pies,   labrada   la   tierra   con   insistencia   purgadora,   parece   que   no   quedase   vida,   ni   flores,   ni  matorrales; casi ni bichos. Y el viento parece como si no pudiese jugar con sus ramas, podadas hasta quedar  reducidas a su mínima expresión. Algo parecido sucede en el recorrido de Jaén hasta Granada. Una de las mejores  tierras del mundo, la jienense, sin embargo, para la olivicultura. Pero  flanqueando  este paisaje  humanizado  y productivo  de   campiñas,  aparecen las   moles  montañosas,  mucho  más   intactas,   de  las   sierras   circundantes:  Sierra  Morena  a   poniente,   y  Sierra  de  Segura,   Cazorla  y  Mágina, a levante, ente cuyos valles, fallas, quebradas y torrenteras, se refugia una fauna muy interesante y crece  una flora autóctona y muy bella, que, en su humildad, escapa a veces al ojo poco avezado. Este entorno natural se refleja en el breve poema “Noviembre”, dentro de la obra: “Campos de Castilla”, de  Antonio Machado:

33


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

“  Un año más. El sembrador va echando  la semilla en los surcos de la tierra. Dos lentas yuntas aran, mientras pasan las nubes cenicientas ensombreciendo el campo, las pardas sementeras, los grises olivares. Por el fondo del valle el río el agua turbia lleva. Tiene Cazorla nieve, y Mágina, tormenta, su montera, Aznaitín. Hacia Granada, montes con sol, montes de sol y piedra.” Llegados a la depresión de Granada, de nuevo en suelo agrícola y transitado, el olivo desaparece casi por  completo para dar lugar a una auténtica marquetería de cultivos multicolores, principalmente herbáceos, y a una  gran profusión urbanística que envuelve de forma desordenada y un tanto anárquica el corazón irrepetible de esta  ciudad. La  ruta   que  pretendo   seguir,   como   continuación  de   la  ruta  de   Münzer,   partirá   desde  Granada  para  alcanzar Jaeń, bordeando por su límite sur, Sierra Mágina. En Jaén surgirían dos ramales, uno el que iría hacia  Arjona, lugar de nacimiento de Mohammed Ibn al­Ahmar, fundador de la dinastía nazarí, y otro que hacia las  Navas de Tolosa, donde tuvo lugar la gran batalla que terminó con el poder de los  almohades  en la Península  Ibérica; sin embargo, mi idea es dejar a un lado estos ramales, y dirigirme directamente hacia Úbeda y Baeza, para  a continuación girar rumbo sureste buscando Cazorla; una vez allí, buscaré el curso del Guadalquivir, encajonado  ente las  Sierras de Cazorla,  al oeste, y las de  Segura,  al este, para seguir su curso hacia el norte, buscando el  límite norte  del  Parque  Natural  de las  Sierras  de  Cazorla,  Segura y las  Villas, que  además  prácticamente  coincide con el límite entre las provincias de Jaén y Albacete, o también entre Andalucía y Castilla la Mancha. Cruzado el límite entre provincias, surge uno de los hitos más importantes del viaje, en lo que a naturaleza  se refiere, como es poder visitar el nacimiento del río Mundo, pero esto será en el siguiente tramo. “¡Oh gentes de al­Andalus, qué gozo el vuestro!, tenéis agua, sombra, ríos y árboles: el Paraíso eterno no  está sino en vuestras moradas y si hubiese de elegir, con éste me quedaría”. Ibn Jafaya. Como he dicho al principio, el nombre de esta ruta es el de “Ruta de los almohades y los nazaríes”, debido  a los dos ramales que antes he comentado: Por un lado, es la ruta de los almohades, porque fue en la célebre batalla de las Navas de Tolosa, donde se  terminó el poder de estos, una batalla que realmente tuvo lugar a unos 9 kilómetros de esta localidad, entre Santa  Elena  y  Miranda del Rey. A partir de esta batalla, llevada a cabo en 1212, se rompió la frágil balanza entre  musulmanes   y   cristianos,   inclinándose   a   favor   de   estos   últimos.   La   batalla,   llamada  al­lkab  por   los   hispano­ musulmanes, sería, a decir de éstos: “la primera señal de debilidad que se manifestó entre los almohades, sin que   que   en   adelante   las   gentes   magrebíes   se   encuentren   ya   en   disposición   de   hacer   expediciones”.   Entre   los  contingentes cristianos, se contaba con el de los cruzados ultramontanos (en su mayoría franceses), el del rey de   Aragón,  Pedro II, y el de Alfonso VII, quien promovió la contienda. A medio camino se les unió el ejército de  Sancho el Fuerte de Navarra. Por su parte, el ejército granadino estaba comandado por el cuarto califa almohade,  Mohammed al­Nasir.  La dinastía bereber de los almohades (al­muwahiddun, los unitarios), originarios del Atlas, sucedió a los  almorávides  a quienes combatieron, afines del siglo XII por el escaso fervor religioso de sus  últimos sultanes.  34


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

Fueron aglutinados por Ibn Turmat el “Mahdi” y fijaron su capital en Marrakech. Por otro lado, es la ruta de los nazaríes, porque fue en Arjona donde nació Mohammed Ibn al­Ahmar,  fundador de esta dinastía. El poeta arjonero medieval, Ibn Mardanis al­Garnati, escribió lo siguiente a cerca de la  marcha de Ibn al­Ahmar hacia Granada: “Te fuiste a lejanas nieves en las que el granado aún no había florecido y en las que el descanso era la   batalla. Seguramente sentiste la palabra de una aventura maravillosa, labor de palacios insospechados, entrega   sacrificada   a   los   hermanos   del   islam,   hallazgo   de   placeres   culturales,   encomienda   social  insospechada...  Seguramente presentiste el oro alquímico, la silueta soberbia del caballo de raza, el sensual y quimérico poder del   agua   y   su   arquitectura,   la   sabiduría   clásica   y   el   conocimiento   empírico   de  la   naturaleza.   Me   dejaste   sola   (refiriéndose a la localidad de Arjona) pero deseo que tu  ánimo construya  esa fiesta para los siglos, la obra   nazarí”.

2.3.2. EL RECORRIDO EN ETAPAS:  ETAPA 7:  GRANADA ­  HUELMA .    Distancia:  83 km. Día previsto: .     Itinerario

Km

Carretera

Provincia

Notas

GRANADA ­  Albolote

12

¿Ctra.Local?

Granada

¡¡CUIDADO!!

Albolote – Parque de Cubillas

9

¿Ctra.Local?

Granada

¡¡CUIDADO!!

Parque de Cubillas – Deifontes

11

¿Ctra.Local?

Granada

¡¡CUIDADO!!

Deifontes ­ Iznalloz

11

¿Ctra.Local?

Granada

Iznalloz – Guadahortuna

25

A323

Granada

Guadahortuna ­ HUELMA

15

A301­ A324

Granada­Jaén

Incluida entrada y salida de la localidad.

Localidades, parajes y parques naturales, sierras, etc., por los que pasar a golpe de pedal...: Albolote: Localidad situada en medio de tierras fértiles, antiguamente poblada de encinas, como así lo  demuestra su topónimo al­Bulut, o sea, encina, en árabe. Deifontes: Esta localidad se sitúa junto al río Cubillas, y fue un asentamiento musulmán. Hoy es famoso  por sus helados artesanos, sus roscos de huevo, tortas de pringue, borrachuelos y magdalenas caseras. Para los  menos golosos, pero no por ellos menos dados al disfrute de la mesa, se impone el ajoblanco, la sopas de lluvia, la   cazuela de Semana Santa, y los embutidos caseros. Iznalloz: Fue esta villa de signo militar, desde que los romanos la utilizaran como enclave estratégico para  defender la vía que en aquellos tiempos unía Tarraco con las costas andaluzas orientales. Fueron los árabes, sin  embargo, quienes levantaron el castillo que hoy da nombre a este lugar,  Hisn al­Lawx, o lo que es lo mismo,  “castillo de los almendros en flor”. Hoy, por desgracia, no se encuentran en unas condiciones óptimas. Aunque la  iglesia parroquial, adjudicada a Diego de Siloé, la ermita de Nuestra Señora de los Remedios, con una cubierta  mudéjar o el antiguo  Hospital  del XVI (dotado de una extraordinaria techumbre mudéjar), bien justifican una  parada en este lugar. Guadahortuna:   Ya  en  las   últimas   estribaciones   de  Sierra  Mágina,   se   encuentra   esta   localidad,   cuyo  topónimo procede  la  voz  árabe:  'ued',  río,  y del  latín 'hortus',  huerta  o  huerto.  En las  cercanías,  siguiendo  la  carretera de Alamedilla, se alza un impresionante y desconocido puente, el de Hacho, obra de ingeniería francesa  de finales del XIX, que salva un barranco de 623 metros.  35


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

Huelma: Esta localidad, situada entre montes abruptos cortados como a navaja, fue sede de los   banu   Yuzayy, una ilustre familia granadina que allí se instaló en el siglo VIII. El hermoso casco histórico, formado por el  castillo árabe, la iglesia renacentista de la Inmaculada, y un buen puñado de calles estrechas y empinadas, fue  declarado Conjunto Histórico Artístico en 1971. Las fiestas de verano de Huelma están centradas en la exaltación a la serranilla de Mágina. Del 20 al 25 de  agosto se recuerdan los versos del Marqués de Santillana.

Castillo de Huelma

Indicador de la Ruta de los Nazaríes

36


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

 ETAPA 8:  HUELMA ­ JAÉN .    Distancia:  49 km. Día previsto: .     Itinerario

Km

Carretera

Provincia

HUELMA ­ Cambil

20

A324

Cambil – La Cerradura

10

Jaén

La Cerradura – La Guardia de Jaén

8

Jaén

La Guardia de Jaén ­ JAÉN

11

Jaén

Jaén

Notas Bordeando   el   límite   sur   del  P.N.   de  Sierra Mágina y el sur de la Sierra de  Almadén

Localidades, parajes y parques naturales, sierras, etc., por los que pasar a golpe de pedal...: Cambil: Fue plaza fuerte en tiempos de al­Andalus, conserva hoy  dos castillos: el de  Cambil,  y el de  Alhabar, ambos, al parecer, erigidos en época nazarí en torno a 1246. Lugar rico en manifestaciones folclóricas y  artesanales, son propios el fandango de Cambil y la tambora, que se toca por la Inmaculada Concepción. También  son típicos de este lugar, los trabajos en mimbre y esparto, y el punto de malla. Parque natural de la Sierra Mágina: Declarado Parque Natural en 1989, está coronada por la cima más  alta   de  la  provincia  de  Jaén,   el   pico  Mágina,  con  2.167  m.,  otros   dos   picos   son  el  Cárceles  (2.059m.)   y  el  Almadén  (2.032m).   En   conjunto,   la  orografía   de   la   comarca   y,   principalmente,   de   la   zona   declarada   espacio  protegido, está marcada por un relieve muy abrupto de pendientes fuertes, que se convierten en muchas ocasiones  en   paredones   verticales,   ofreciendo   un  paisaje   muy   atractivo   y  lugar   ideal   para   la   práctica   de   deportes   como  alpinismo, senderismo, bicicleta de montaña, etc.  Las   rocas   dominantes,   caliza   y   dolomía,   presentan   en   muchas   zonas   una   carstificación   acentuada,  favoreciendo la existencia de abundantes cuevas subterráneas en las que es frecuente la práctica de la espeleología. El clima dominante es de tipo mediterráneo, con veranos secos y cálidos, e inviernos suaves, aunque en las  partes altas suelen permanecer las nieves varios meses. Las lluvias, abundantes en otoño y primavera, suministran  un rico caudal de agua a una multitud de fuentes y manantiales.  En esta sierra tienen su origen numerosos ríos y arroyos:  Bédmar,  Cambil,  Prados,  Perú,  Gargantón,  etc., la mayoría vierten las aguas a los ríos Guadalbullón o el Jandulilla.  Las   variaciones   climáticas,   junto   con  las   condiciones   orográficas,   favorecen  que   la   vegetación   en  este  Espacio Natural sea muy diversa, de la que sobresale el olivo y el almendro. La  encina, el quejigo, y los pinos  laricio y carrasco, forman importantes masas boscosas, que en ciertos lugares se abren formando dehesas bajo las   que crecen excelentes pastos. El sotobosque es también abundante: la cornicabra, el lentisco, el majuelo, el espino,   las sabinas, los enebros, la madreselva, jaras, romeros, tomillos, y muchas otras especies que dan colorido y olores  sugerentes al pasear por estas sierras. En las zonas húmedas, podemos encontrar las especies típicas de ribera:  chopos, sauces, fresnos, adelfas, zarzas, juncos, eneas, etc. En cuanto a la fauna, la cabra montés es una de las especies más representativas de este espacio natural;  otros mamíferos como el jabalí y depredadores como el gato montés, la gineta, el zorro y la garduña. Las rapaces  son las más llamativas de las aves que podemos encontrar en Sierra Mágina: el águila real, el búho, el cernícalo,   el halcón, son sólo��algunos ejemplos. Reptiles y anfibios también tienen una importante representación:  sapo  partero, rana común, lagarto ocelado, lagartija de Valverde, víbora hocicuda, culebras, etc. La actividad agrícola de la sierra se remonta hasta el final del siglo XV cuando, tras la reconquista, los  nuevos pobladores procedentes de los reinos de  Jaén  y  Granada  comienzan a cultivar la tierra. El olivar es el  cultivo más extendido dentro del Parque Natural, aunque también se cultivan higueras, cerezos,... Los municipios  del Parque cuentan además con tradiciones artesanas de elaboración de dulces (turrones de  Huelma) y chacinas,  37


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

esparto (en  Jodar), etc. Frontera natural entre los territorios musulmanes y cristianos durante los siglos XIII y XV, S ierra Mágina  conserva en sus pueblos restos de fortificaciones y castillos que datan de esta  época: los torreones de  Bélmez  y  Cuadros, los castillos de Bedmar y Garcíez, Jódar y Albánchez de Mágina, y los restos de fortalezas y murallas  árabes de Jimena y Cambil, conquistada por los cristianos en 1485. Flora: Adelfa, agracejo, arce de montpellier,  cardo, cornicabra, encina, enebro, esparto, espino, lentisco,   pino carrasco, pino salgareño, piorno, quejigo, romero, sabina, tejo, torvisco y  vicia glauca. Son endémicas del  lugar: La erinácea, la frigidúlum (muy valiosa), la vicia glauca, la junírea fontqueri (en peligro de extinción) y la  arenaria alfacarensis (la más rara). Fauna: Águila perdicera, águila real, azor, búho real, cabra montés, cernícalo, críalo, gato montés, halcón   peregrino, jabalí, jilguero, jineta, lagartija ibérica, lobo, mariposa del madroño, mirlo, paloma torcaz, pinzón,   roquero rojo, sapo partero, verderón común, víbora hocicuda, zorro. Hay dos insectos endémicos del Parque: El  eumigus montícola (especie de saltamontes) y la mariposa manto de púrpura.

La Guardia:  Situada al sur de Jaén, es una ciudad de noble y antiguo pasado, presidida por un interesante   castillo de origen árabe con forma de triángulo irregular. Está rodeada de un bonito paisaje, en la llamada “comarca  de la sierra sur”, de tierras montañosas cubiertas de matorral mediterráneo y oloroso como el tomillo y el romero,  de  almendros  y de algunas  coníferas. Cuenta, además, con gran riqueza faunística, como el  zorro, la gineta, la   cabra montés, así como otras dos especies protegidas: la ardilla y el eslizón ibérico. Existen por esta zona varias rutas para realizar a pie, en bici o a caballo: la cañada del Santo, con bella  vegetación mediterránea; la Allanada, lugar perfecto para la acampada, y la Sierra de Grajales, donde se sitúa el  pantano Quebajano.

Jaén: Fue ciudad ibérica, como así lo han demostrado los yacimientos; después, la  Aurigi  romana en la  que, a decir de la leyenda, Eufrasio introdujo el cristianismo. En el año 712 cayó en poder de los árabes quienes la  denominaron Yayyan, topónimo que derivaría, al parecer, de su anterior nombre Uciense. Se convirtió entonces en  una estratégica plaza fortificada. Después de sitiarla Alfonso VII durante más de un año sin conseguir éxito alguno,  se convirtió en objetivo de Fernando III, quién consiguió conquistarla, tras una dura oposición en la primavera de  1246.

38


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

Entonces se trasladó hasta ella el obispado, y sirvió de avanzadilla a la corona de Castilla “hacia tierra de   moros”, lo que le valió numerosos favores y privilegios hasta la toma de Granada en 1492, en que empezó su lento  declive. Hoy, es el centro olivarero más importante del país y un destacado mercado cerealista. Situado sobre un cerro, domina la ciudad el castillo de Santa Catalina, de origen hispano­musulmán, muy  reformado en 1246 tras la toma de la ciudad por Fernando III, así como en 1458 por el Condestable Miguel Lucas  de Iranzo. Hoy se ubica en él un Parador de Turismo que goza de unas vistas privilegiadas. Pero, sin duda, lo más  representativo   de   la   cultura   de  al­Andalus  que   se   conserva   de  Jaén  son   los   baños   árabes   del  palacio   de  Villardompardo (al parecer son una preciosidad). Pero estos no son los únicos baños de que está provista Jaén, y en el barrio de la Magdalena, en la esquina  entre la plaza de los Caños y la calle del mismo nombre, se encuentra el baño del Naranjo, de estructura similar al  del palacio de Villardompardo, menos conservado y más humilde. Aunque por desgracia, los restos musulmanes no son numerosos, el patrimonio renacentista de  Jaén  es  relevante. En medio de un urbanismo actual que, como en tantísimos otros casos, no ha sabido respetar la primitiva  belleza de la ciudad, sus fuentes son sin embargo, uno de sus mayores atractivos. Entre ellas destacan la de los   Caños, levantada en 1558 según proyecto de Francisco del Castillo, y que el visitante encontrará subiendo por  Arroyo de San Pedro, la del Arrabalejo; atribuida al arquitecto Alonso Barba y el raudal de la Magdalena. Sin embargo, el más emblemático monumento cristiano de la ciudad es la  Catedral, magnífico edifico  construido ente los siglos XVI y XVII siguiendo las trazas originales de  Vandelvira. Además, compitiendo en  suntuosidad, habría que añadir la iglesia de la Magdalena, de estilo gótico, en la calle de Juanito el Practicante,  el  monasterio   de   Santa   Clara,   fundado   por  Fernando   III  (calle   Martínez   Molina)   y   el   convento   de  las  Bernardas, cerca de la Puerta del Ángel, amén de muchos otros como el hospital de San Juan de Dios, la iglesia  de San Juan, el palacio de don Fernando de Torres y Portugal, el Provincial, o el de los Vélez. Entre sus museos, quizás el más destacado sea el Museo Provincial, situado en el paseo de la Estación, 29,  que alberga una excepcional colección de arte ibérico.        

Catedral de Jaén

 

39


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

Fachada Catedral de Jaén

- Manolo Pozo -

Interior de la Catedral de Jaén

40

Atardecer en el Castillo de Santa Catalina


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

 ETAPA 9:  JAÉN ­ ÚBEDA .    Distancia: 54 km. Día previsto: .     ¡¡NOTA!!: Hay un camino que une Baeza con Úbeda, y que puede ser una buena opción en función del  tráfico que tenga esta carretera. Itinerario

Km

Carretera

Provincia

JAÉN ­  Mancha Real

18

A316­ A320

Jaén

Mancha Real – Punte del Obispo

19

A320­ A316

Jaén

Punte del Obispo ­ Baeza

8

A316

Jaén

Baeza ­ ÚBEDA

9

A316

Jaén

Notas ¡¡PROBLEMA!!:  En   este   sentido   la  salida de Jaén pude tener algún km de  autovía,   habrá   que   ver   alguna  alternativa.    ¿¿??

Localidades, parajes y parques naturales, sierras, etc., por los que pasar a golpe de pedal...:

urbano.

Mancha Real: Ciudad de fundación típicamente renacentista, con un trazado octogonal en su entramado 

Baeza: La Viata de Plinio, se encuentra en medio de los campos desolados que Machado cantara. Ciudad  romana, visigoda y árabe, fue la Bayyasa de los andalusíes, capital civil y religiosa del Alto Guadalquivir hasta la  caída de Jaén en 1246. Tras la conquista castellana, su situación fronteriza entre Castilla y Granada le mereció el  apelativo de “Nido Real de Gavilanes”. Baeza fue ciudad estratégica en la toma de los territorios musulmanes, pero  sus murallas fueron derribadas por mandato de la Reina Isabel, a raíz de las continuas confrontaciones entre dos  grupos rivales: los Benavides y Carvajal. Hoy, de las antiguas murallas sólo se pueden contemplar algunas puertas como la de Jaén, la de Úbeda, y   la del Barbudo, además del arco de Villalar y la torre de los Aliatares o del Reloj. Pero tampoco será en Baeza  donde   falten   monumentos   espectaculares,   eso   sí,   modelados   por   manos   cristianas   ,   como   el  palacio   de  Jabalquinto, muestra de la arquitectura civil del último gótico; la Catedral       renacentista, una de las principales del  Renacimiento,   y  con   un   notable   retablo   barroco   de   Miguel   del   Álamo,   la  Alhóndiga,   el  Ayuntamiento,   con  interesante  fachada  renacentista,   el  convento  de   San  Francisco,   una   de   las   grades   obras   de  Vandelvira,   o  la  bellísima plaza de Santa María, con esa fuente  del XVI y el seminario de San Felipe Neri. Un auténtico catálogo  de edificios, entre los que sólo se han destacado unos cuantos. Machado, en su poema 'Caminos', dentro de su celebérrima obra: “Campos de Castilla”, dice: “  De la ciudad moruna tras las murallas viejas, yo contemplo la tarde silenciosa, a solas con mi sombra y con mi pena.   El río va corriendo, entre sombrías huertas y grises olivares, por los alegres campos de Baeza.

41


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

  Tienen las vides pámpanos dorados sobre las rojas cepas. Guadalquivir, como un alfanje roto y disperso, reluce y espejea.   Lejos, los montes duermen  envueltos en la niebla, niebla de otoño, maternal; descansan las rudas moles de su ser de piedra en esta tibia tarde de noviembre, tarde piadosa, cárdena y violeta.”... En cuanto a la gastronomía,   se pueden degustar delicias locales como las  alcachofas con panecillos, el  bacalao a la estilo baezano, las cazuelas, las finas fachas, o las empanadas de ca bello de ángel.

Fuente de Santa María

Plaza del Populo Fuente de los Leones

Palacio de Jabalquinto

Patio de la Universidad

Interior de la Catedral

Úbeda: Ciudad renacentista, asentado sobre una loma, con una situación inmejorable para dominar los  macizos montañosos de Mágina, Aznaitín y Siera de Cazorla. Bajo el Imperio Romano, fue conocida por el nombre de  Betula, por su situación cerca del  Bethi, el  río  Guadalquivir, y en época de  al­Andalus  sobre este asentamiento se fundó, a instancias de  Abderrahman II, la  ciudad   de  Ubbadat   al­Arab.   En   el   852   se   hizo   amurallar   y   durante   los   siglos   XI   y   XII   fue   sucesivamente   conquistada por almorávides y almohades. Úbeda fue famosa en al­Andalus por sus preciados productos ubedies:  esteras de esparto bordadas, alfarería y cerámica. Parte de esta tradición se conserva vigorosa en la actualidad,  constituyendo uno de los atractivos de esta ciudad.  Fue conquistada por Fernando III en 1234 y adquirió carácter de villa realenga. Pero no será sino hasta el  siglo XVI, bajo el reinado de Carlos I y de Felipe II, cuando Úbeda recobre su antiguo esplendor.

42


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

Las  murallas  que abrazan su casco histórico se pueden datar en tres períodos:  el califal, en el que fue  levantado   el   primer   cuerpo   de   cuidada   mampostería   observable   en   los   restos   actuales;  el   almohade,   del   que  probablemente nos ha quedado la puerta del Losal y el postigo de Bahud; y el cristiano, al que corresponden, entre  otras   grandes   obras,   las  puertas   de   Granada  y  de   la   Cava,   el   aljibe   del   alcázar   y   la   torre   albarrana   de   la  Corrededera de San Fernando. Pero en Úbeda es mucho lo que se puede admirar, tanto que se hace difícil enumerar los monumentos, pero  tal vez merezca la pena arriesgarse, destacando edificios tan señeros como la  iglesia del Salvador, situada en la  plaza del Padre Antonio, una de las más bellas obras del Renacimiento español y cuya traza y construcción se  deben a Diego de Siloé y a Vandelvira. También, en la plaza de Vázquez de Molina, Santa María de los Reales  Alcázares, colegiata erigida en 1259 sobre la antigua mezquita grande, y que posee un bellísimo claustro con arcos  apuntados y bóvedas de crucería. Además, sería imperdonable no visitar el  palacio de San Pablo  y el del  Marqués de Mancera, ambos  renacentistas,   la   iglesia   de  San   Pablo,   el   antiguo  Ayuntamiento,   el  hospital   de   los   Honrados   Viejos   del  Salvador, en la calle Baja del Salvador, y un sinfín de bellezas renacentistas más. Tampoco hay que perderse la  Casa Mudéjar del siglo XV, hoy museo Arqueológico con importantes piezas pertenecientes a distintas épocas. Nota: En función del tiempo que disponga, podría realizar una incursión al sur de los famosos cerros de   Úbeda, donde se encuentra el    paraje natural del Alto Guadalquivir  (al que se puede acceder por la carretera que   va a Jódar). Estos parajes jienenses, llenos de olivares, son los que debieron inspirar a  Machado  cuando escribió su  poema: “Los Olivos”: “¡Viejos olivos sedientos bajo el claro sol del día, olivares polvorientos del campo de Andalucía! ¡El campo andaluz, peinado  por el sol canicular, de loma en loma rayado de olivar y de olivar! Son las tierras soleadas, anchas lomas, lueñes sierras de olivares recamadas! ... ”Ciudades y caseríos en la margen de los ríos, en los pliegues de la sierra ¡Venga Dios a los hogares  y a las almas de esta tierra de olivares y olivares! ”...

43


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

Iglesia de San Pedro

Parador de Úbeda e Iglesia del Salvador Iglesia del Salvador

Vistas desde la Plaza de Santa Lucía Torre del Reloj

Palacio Vela de los Cobos

44


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

 ETAPA 10:  ÚBEDA ­ CAZORLA .    Distancia: 45  km. Día previsto: .     Itinerario

Km

Carretera

Provincia

ÚBEDA ­ Torreperogil

10

N322

Jaén

Torreperogil – Embalse del Puente de  la Cerrada

15

A315

Jaén

Embalse – Peal del Becerro

8

A315

Jaén

Peal del Becerro ­ CAZORLA

12

A319

Jaén

Notas

A partir de aquí la ruta se adentra en el  Coto nacional de Cazorla, corazón del  P.N.   De   las   Sierras   de   Cazorla,  Segura y las Villas. Todo este tramo, entre  Cazorla y Siles,  prácticamente en límite de provincias y  de  CCAA,   es  un  recorrido  interesante  según la guía de carreteras...

Localidades, parajes y parques naturales, sierras, etc., por los que pasar a golpe de pedal...: Cazorla: Cuyo castillo (de la Yedra) de los siglos XI­XIII y trazado urbanístico, conservan aún mucho de  su antiguo aire andalusí.

Castillo de Yedra

Castillo de la Yedra y Cazorla a sus pies

Castillo de la Yedra y caso antiguo Cazorla

Sierra de Cazorla, Segura y las Villas: Con 214.000 hectáreas, es éste el paraje protegido más extenso de  España, conformando un fabuloso nudo montañoso, llamado Sierra de Segura y Alcaraz en Albacete y Castril­La   Sagra en Granada. La cima que culmina este conjunto montañoso es la de las Empanadas, con 2.107 metros de  altitud. En su laberinto orográfico de valles, “calares” y altiplanos nacen dos ríos de importancia: el Guadalquivir,  que es el elemento vertebrador del territorio y el responsable en buena medida de la belleza del paisaje, y el   Segura.  El Guadalquivir que nace aquí, sigue al principio la dirección nordeste, pero una fisura entre los picos de  Almagreros  (1.565 metros) y de  Peguera  (1.331 metros) le obliga a desviarse al oeste, para desembocar en el  atlántico. Las cumbres siguen la misma dirección que llevan las aguas del río en su primer tramo. Este parque es uno de los más bellos exponentes naturales de las estribaciones orientales de las serranías  béticas. El sustrato geológico dominante es la roca caliza, y la permanente erosión del agua ha originado verdaderos  monumentos naturales, realzados por el contraste entre las tonalidades grises de la piedra  el permanente verdor de   los pinos. El paisaje se encuentra salpicado por numerosos pueblos de pequeño tamaño y escasos habitantes cuya  historia permite comprobar la estudiada técnica de aprovechamiento del agua que desarrollaron los pobladores  árabes que aquí se asentaron durante siglos.

45


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

El clima es continental y la pluviosidad es media, oscilando las precipitaciones entre los 500 litros por   metro cuadrado y los  2.000 en  las  zonas  más  altas.  Las  nevadas  son relativamente  frecuentes  y en ocasiones  copiosas en estos territorio sen los que la altura mínima se sitúa en torno a los 600   metros. Esta característica  permite que los manantiales conserven un aceptable caudal durante la mayor parte del año. Es precisamente esta relativa abundancia de agua dulce en unas zonas, junto con unas condiciones mucho  más extremas en otros puntos, lo que convierte a la sierra de Cazorla en un complejo e interesantísimo mosaico  natural, pese a que la monotonía del pinar puede conducir a engaños en una somera visión. Posee extensos bosques de  pinos laricios, autóctonos o repoblados a costa de la vegetación original de  encinas, quejigos  y  arces;  aparecen también en esta zona, el  pino carrasco  y  el negral, y a orillas de los ríos y  arroyos aparecen arces, sauces y fresnos; como endemismos están la violeta de Cazorla, especie que se considera  una reliquia del período terciario y cuyos parientes más próximos son las violetas del monte Olimpo en Grecia y las  de   Montenegro,  en   los   Balcanes;   otro   endemismo   es   la  aguileña   de   Cazorla  cuyas   bellas   flores   aparecen   a  principios de junio.  Entre   la   fauna   destacan   las  cabras   monteses,   los   ciervos,   muflones,     jabalíes   y   nutrias.   Algo   más   complicada resulta la observación de otras especies como el gato montés, la gineta, el tejón, la garduña y la ardilla   roja. En cuanto a  las rapaces, están el águila real,  el águila perdicera, el halcón común, el buitre leonado, el azor,   el gavilán, el águila culebrera, el águila calzada, el ratonero y el milano real. Otras aves de menor tamaño, pero  mucho más numerosas son: el martín pescador, el pico picapinos, el petirrojo, el carbonero común, el carbonero   garrapinos, el herrerillo común y el pinzón. Dentro de los reptiles y como especie endémica, destaca la lagartija de   Valverde Lugar de gran afluencia, hay varias áreas de acampada en: Fuente Negra, Cañada Catena, los Parrales y  Montiñana,  entre otras.  Dentro del  mismo parque,  en  la  carretera  que  lo atraviesa,  se  encuentra  'la  Torre  del  Vinagre', edificio que acoge el Centro de Visitantes del Parque Natural. En su interior se ofrece la más variada  información sobre el entorno natural y se muestra una colección de las especies animales más representativas.

Pantano del Tranco

Vistas desde el mirador del Puerto de  Palomas

Violeta de Cazorla

46

Vistas desde el mirador del Puerto de   Palomas


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

 ETAPA 11:  CAZORLA­ SEGURA DE LA SIERRA .    Distancia: 89,6 km. Día previsto: .     Itinerario

Km

Carretera

Provincia

Notas

CAZORLA – La Iruela

1

A319

Jaén

Castillo de las 5 esquinas y mirador.

La Iruela ­  Burunchel

7

A319

Jaén

Castillo de La Iruela.

Burunchel – Pto. de las Palomas

2

A319

Jaén

Mirador saliendo de Burunchel.

Pto. de las Palomas – Cruce al  Parador

7

A319

Jaén

Cruce al Parador – Coto Ríos

22

A319

Jaén

A partir de aquí, el recorrido a traviesa  el   P.N.   de   sur   a   norte,   siguiendo   el  curso   del  río   Guadalquivir,   con   la  Sierra   de   Cazorla  al   oeste     y   la   de  Segura  al  este. Antes de  Coto Río se  pasa   Torre   del   Vinagre,   done   está   el  centro de interpreación.

Coto Ríos ­ Bujaraiza

11

A319

Jaén

Junto al Embalse del Tranco

Bujaraiza ­ Tranco

12

A319

Jaén

Límite   norte   del  Coto   nacional   de  Cazorla.

Tranco – Cañada Morales

6,6 A319

Jaén

Cañada Morales – Cortijos Nuevos

7

A319­ A317

Jaén

Cortijos Nuevos – SEGURA DE LA  SIERRA

14

A317­ JA918

Jaén

Localidades, parajes y parques naturales, sierras, etc., por los que pasar a golpe de pedal...: Iruela: Visita si es posible al Castillo de Iruela.

Castillo de Iruela

Alrededores de Cazorla

Segura de la Sierra: Agazapada tras unas cuantas curvas, hermosa y noble, se encuentra esta localidad.  Reviste gran belleza de calles sinuosas, fachadas monumentales y blasones nobiliarios. De antiquísimo origen, el  pueblo islámico proporcionó a  Segura,  Saqura, su más esplendorosa época y, también, la más agitada. Fueron  numerosas las disputas entre los propios hispano­musulmanes para hacerse con esta plaza fortificada en el siglo  VIII. Por ella pelearon emires, califas, almorávides y príncipes independientes. En 1242 cayó en manos castellanas. En tiempos medievales fue famosa por su producción maderera, con la que abastecía a todo al­Andalus por  medio del transporte fluvial. Jorge Manrique, nacido en 1440, es tal vez, el personaje más notable que ha dado la  villa. Hoy, Segura vive de la ganadería (existe un ganado ovino autóctono, el “segureño”) y la agricultura. 47


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

Se  conservan  también  de  época  andalusí,   unos  baños  de   enorme   interés.   Tienen  tres   salas,   la  fría,   la  templada y la caliente, con espacios acotados en ambos extremos por doble arco de herradura. La bóveda es de  cañón con lucernarios. Las fortificaciones de la Sierra de Segura: La  Sierra de Segura  es una de las comarcas que mayor  densidad   de   fortificaciones   presenta,   debido   a   su   importancia   estratégica   como   encrucijada   de   caminos   entre  Levante, la Meseta y el alto Guadalquivir. El más antiguo sistema de fortificaciones (Siles, Orcera, Hornos, Beas,   Segura de la Sierra) parece deberse a la época almorávide. Este sistema fue remozado y acrecentado por la Orden de Santiago desde la primera mitad del siglo XIII  con diversas obras de mampostería menuda que en ocasiones se superponen o completan la obra de tapial bereber.  La fortaleza de Segura, casi milenaria, fue muy apreciada por los andalusíes. Las primeras noticias que tenemos se  remontan al año 781, años en que Abederrahman I la arrebatara a Abul­Asuar. Pero es posible que su origen se  deba a los tiro­fenicios. Actualmente y tras muchas remodelaciones sufridas a través de los siglos, consta de dos  recintos, varias torres, puertas, un torreón del homenaje y un aljibe.

48


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

2.4. TRAMO 4.  EL    NACIMIENTO    Y    EL   ENTORNO   DEL   RÍO MUNDO Y LA SIERRA DE ALCARAZ. 2.4.1. DESCRIPCIÓN DEL TRAMO. Tramo de transición entre la historia de  al­Andalus  y las hazañas del inigualable  Don Quijote  junto al  bonachón Sancho Panza; pero esto no significa que simplemente sean unas etapas de 'enlace', todo lo contrario,  puesto que ese tramo es uno de lo más interesantes, en lo que respecta a los entornos naturales y paisajísticos, de  este tramo de la diagonal ibérica,  y del que ya hace muchos años tenía intención de visitar y descubrir, y espero  que con el recorrido de esta ruta pueda permitirme, por fin, cumplir con este objetivo.  En la primera etapa de este tramo, la ruta abandona  Andalucía, y en concreto, la provincia de  Jaén,  internándose   en   la   provincia   de  Albacete,   dentro   de  Castilla­La   Mancha,  para     unos   kilómetros   después,  encontrarse con el desvío hacia el Nacimiento del río Mundo y la Cueva del Chorro, junto al entorno del  Calar  del Río Mundo. En este tramo, y por si se hubiera tenido poco con lo anterior, después de pasar por Riópar y Riópar Viejo,  se atravesará la Sierra de Alcaraz, buscando  la población del mismo nombre: Alcaraz, con una importante carga  histórica y arquitectónica y que será el punto y final de este cuarto tramo, la guinda de este pastel, o sea, de este  tramo, y el punto de arrancada para los etapas de la Ruta del Quijote. 

49


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

2.4.2. EL RECORRIDO EN ETAPAS:  ETAPA 12:   SEGURA DE LA SIERRA ­ RIÓPAR .    Distancia: 53 km. Día previsto: .     Itinerario

Km

SEGURA DE LA SIERRA ­ Orcera

4

Jaén

Orcera ­ Benatae

7,3

Jaén

Benateae ­ Siles

10

Siles – Cruce Cotillas

Carretera

A310

11,7 A310 ­  CM3204

Provincia

Notas

Jaén Jaén­Albacete Unos   kms   después   de   Siles,   está   el  límite   entre  Andalucía  y  Castilla   la  Mancha,  entre    Jaén  y  Albacete,   y  además coincide con el límite norte del  P.N.   De   las   Sierras   de   Cazorla,  Segura   y   las   Villas.    Se   pasa   por  'Arroyofrío'   al   pasar   el   límite   de  provincias.

Cruce Cotillas – Cruce Villaverde de  Guadalimar

1

CM3204

Albacete

Cruce Villaverde – Cruce Nacimiento  Río Mundo

9

CM3204

Albacete

Antes  del  cruce  se  pasa  el  Puerto de  Arenal (1.180 m)

Cruce – Nacimiento del Río Mundo  ­ Cruce

4

Albacete

(2  + 2)   Estos  km  creo que  habrá  que  hacerlos en parte a pie.

Cruce Nacimto. Mundo – RIÓPAR

6

Albacete

En las cercanías del Pto. Arenal, está el  Nacimiento   del   Río   Mundo,   hito  importante en esta travesía.

CM3204

Localidades, parajes y parques naturales, sierras, etc., por los que pasar a golpe de pedal...: Paraje   Natural   del   Nacimiento   del   Río   Mundo:   Localizado   en   la   albaceteña  sierra   del   Segura,  colindante con las sierras de Alcaraz y de Cazorla, Segura y Las Villas, el río Mundo nace en una espectacular  surgencia cárstica. El valle en retroceso que la erosión hídrica ha creado en la roca calcárea dominante en el terreno  termina en un impresionante cortado rocoso de unos 200 metros de altura que constituye el extremo oriental del   extenso Calar del Mundo. A media altura en el cortado se abre la cueva de Royoguarda, enorme cavidad por la que  manan las aguas del río Mundo y se despeñan en una bellísima cascada que golpea con fuerza el lecho calizo que  conforma el pie del cortado. En algún momento del año, debido generalmente a las abundantes lluvias otoñales o al deshielo de las  grandes cantidades de nieve que se acumulan en la parte superior del calar, el volumen de agua que sale por al   abertura de la cueva es extraordinariamente elevado y el espectáculo resulta impresionante. Este fenómeno, casi  repentino, se conoce con el nombre de “reventón”. La zona goza de un plan de protección especial que controla y  gestiona su utilización. El paisaje que circunda al  nacimiento del Mundo  está dominado por el pinar y el bosque mixto.  Pinos  carrascos, rodenos y negros se mezclan con arces, encinas, quejigos, tejos, olmos y avellanos para conformar un  lugar de especial belleza e interés natural. El poblamiento faunístico de la zona es, también, extraordinario. Grandes  mamíferos como la cabra montés, el muflón, el ciervo o el jabalí, se ven acompañados por otros de menor tamaño  como la nutria, la comadreja, la musaraña de agua o el zorro. 50


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

En este enclave natural se dan unas condiciones ecológicas muy especiales, tanto en lo que se refiere al  régimen   de   precipitaciones   como   de   temperaturas,   y   se   crean   microhábitas   que   permiten   el   crecimiento   y   el  establecimiento de especies singulares. Una de ella es la  grasilla, una planta carnívora que crece en las paredes  húmedas de las inmediaciones de la surgencia y que se alimenta de multitud de pequeños insectos. Otra especia  singular, en este caso endémica, es la  lagartija de Valverde, cuyas poblaciones, descritas por vez primera en las  inmediaciones de la sierra de Alcaraz, se encuentran aquí perfectamente asentadas. [¡¡Nota!!: Ver información de interés y ruta por el río Mundo y la Cueva de los Chorros.]

Riópar:   Los   alrededores   del   paraje   natural   antes   descrito,   poseen   un   gran   interés   histórico.   Es   estos  contornos se establecieron las primeras fábricas españolas de latón y bronce (las Reales Fábricas de San Juan de   Alcaraz) en el siglo XVIII, y durante el medievo, el castillo de Riópar fue un importante enclave en el control del  paso entre el reino de Granada y los territorios castellanos.

51


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

ETAPA 13:  RIÓPAR ­ ALCARAZ. Distancia:  55 km. Día previsto: . Itinerario

Km

Carretera

Provincia

Notas

RIÓPAR – Riópar Viejo

5

CM412

Albacete

4 Km + 1 de desvío para el pueblo

Riópar Viejo – Cruce de El Corral de  Navarro

21

C415

Albacete

Se   coge   una   carreterilla   local,   con   un  recorrido   bonito,   según   la   guía   de  carreteras,   que   atraviesa   la  Sierra   de  Alcaraz.   Se   deja   Riópar,   pasando   el  Pto   de   las   Crucetillas  (1.480m).  Kilómetros = 1 + 20. Tramo entre  Riópar Viejo y Alcaraz.

Cruce El Corral – Cruce Paterna del  Madero

6

C415

Albacete

Cruce Paterna ­ Tortas

1,5

CM3216

Albacete

Tortas – Cruce La Mesta 

5,5 CM3216

Albacete

Cruce La Mesta ­ Vianos

9

CM3216

Albacete

Vianos ­ ALCARAZ

7

CM3216

Albacete

Al   dejar   Tortas   comienza   el   Pto.   El  Barrancazo (1.030 m). Dejando Vianos  (1.120m)  hay,  junto a  una curva pronunciada, un mirador. Se  baja a Alcaraz a 900m

Localidades, parajes y parques naturales, sierras, etc., por los que pasar a golpe de pedal...: Espacio   Natural   de   la   Sierra   de   Alcaraz:   Localizado   al   oeste   de   la   provincia   de  Albacete,   en   la  comunidad autónoma de  Castilla­La Mancha, este espacio natural carece de figura de protección legal. En su  interior, sin embargo, se encuentran algunos enclaves de singular interés ecológico, como el  nacimiento del río  Mundo y la Cañada de los Mojones, que gozan de un plan de protección especial. El  conjunto  de la sierra  se  levanta  sobre   materiales  calcáreos,  principalmente   calizas  y  dolomías,  que  propician la aparición de un paisaje abrupto en el que se mezcla la roca desnuda en forma de poderosas paredes   verticales, con profundos barrancos excavados por la acción erosiva del agua. Uno de los rasgos más interesantes  del territorio es la presencia de  “calares”, extensas superficies planas ubicadas a gran altura, que responden al  típico ejemplo de modelado cárstico. El punto más elevado del territorio es el pico Almenara, localizado muy cerca  de la localidad de Alcaraz y que con sus 1.798 m de altitud domina la totalidad del extenso territorio de las sierras  de Alcaraz y Segura, así como buena parte de las llanuras manchegas que se abren hacia el norte. Las condiciones ecológicas de la zona están dominadas por un régimen de temperaturas que oscila entre los  6 grados de media invernal y los 24 grados del verano, y por unas precipitaciones que no superan los 700 mm al  año (en algunas zonas alcanzan escasamente los 400). La sierra pertenece a las estribaciones béticas y es, en  realidad, la continuación natural de la gran cordillera de Sierra Morena, a la que ese encuentra unida mediante la  inmediata sierra de Cazorla. En cuanto a la  flora y la  fauna,  el  manto vegeta  que  cubre  buena  parte  de  esta  sierra  responde  a  las  características  propias   de la  vegetación mediterránea,   y las   diferentes   especies   se   distribuyen en el  terreno  en  función de sus preferencias ecológicas y sus adaptaciones al medo. En las zonas de solana el bosque más abundante  es el de encina y de pino carrasco, que comparte el territorio con los cultivos agrícolas, generalmente de cereal en  las partes bajas y de olivo y almendro a mayor altura.

52


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

El pinar está formado sobre todo por tres especies: el pino carrasco, el negro y el rodeno. Hasta hace pocos  años, esta última especie ha sido explotada para la producción de resinas, y sus troncos aún aparecen heridos, y en  ocasiones,  con los recipientes de recogida adosados.  La multiplicación de  hábitats,  que enmarca la diversidad  orográfica del terreno, permite también la presencia de especies vegetales más propias de otras latitudes, como  roble melojo, acebo, olmo y tejo. El territorio está surcado por arroyos y ríos que no poseen gran caudal pero que humedecen el terreno y  permiten la aparición de otros árboles, entre los que se encuentran los chopos, sauces y fresnos. Bajo los  árboles  formando parte del sotobosque, crecen muchas plantas de escaso porte pero de gran belleza cromática, como la  rosa de Alejandría o peonía, y la aguileña, así como la violeta y la primavera. Otra especie de singular importancia  es la grasilla, conocida con el nombre científico de Pingüicola mundii, en referencia al río Mundo que nace en la  sierra, una planta carnívora que crece en las paredes rocosas húmedas y que constituye una presencia endémica en  este entorno. La misma diversidad de hábitats que propicia la presencia de una singular mezcla de plantas y  árboles,  facilita la  existencia de  numerosas  especies  de  animales,  algunas  de  ellas  de  gran importancia  ecológica.  Los  animales de mayor tamaño pertenecen al grupo de los mamíferos, y muchos de ellos, como el  ciervo, la cabra   montesa, el muflón, o el jabalí, son explotados cinegéticamente en los cotos que se reparten el territorio serrano.  Además de estas especies aparece una excelente representación de predadores, como el gato montés, la gineta, el   zorro, la garduña, la nutria y, en lugares muy reducidos, el amenazado lince ibérico. Las aves están bien representadas, tanto las que habitan en las zonas boscosas como las propias de roquedos   y espacios abiertos. Entre las primeras destaca la presencia de rapaces como el  gavilán, el azor y, en verano, las  águilas calzada  y  culebrera, mientras que entre las segundas aparecen especies como el  águila real, el águila   perdicera, el halcón común  y  el cernícalo. También es posible ver especies de menor tamaño, como  páridos  y  córvidos, cuya abundancia da idea del aceptable estado de conservación del territorio.

Alcaraz: Población que cuenta con alrededor de 1.700 habitantes, una cifra que podríamos decir que es  muy inferior a su importancia histórica y a su patrimonio arquitectónico. Sólo hay que decir que es el conjunto  monumental de la provincia de Albacete más interesante. A la hora de definir Alcaraz, muchos son los rasgos y  hechos importantes que podrían destacarse. Aquí nació  Vandelvira, cuyo nombre ya ha salido en varias ocasiones en esta  mini­guía  del viaje que  intento realizar, uno de los más importantes arquitectos españoles del Renacimiento, cuya obra quedó plasmada en  lugares como  Jaén, Úbeda  o  Baeza.   Por otro lado, esta población es el centro de una interesante artesanía de  53


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

producción de alfombras de nudo, que llegó a constituir una industria poderosa en el siglo XVI.  Durante el tiempo que medió entre la conquista por los árabes del territorio peninsular y la conquista de  Granada  por los  Reyes Católicos, su estratégica posición entre  Andalucía  y  Levante  hizo de esta localidad un  enclave privilegiado, como ya lo había sido en época romana; también y como nota curiosa,  Carlos I, con motivo  de su matrimonio con Isabel de Portugal, donó a ésta, en señorío, la ciudad de Alcaraz.  Se han hallado restos de las culturas prehistóricas, de los íberos y los romanos,   pero cuando realmente  empezó a adquirir importancia esta población fue con los árabes, quienes entre otras cosas, le dieron su nombre  actual:  Al­karaz,   que   significa   “el   cerezo”,   aunque   escrito  Al­karas,   significaría   “lo   consagrado”,   que     bien  podríamos entender como “lugar sagrado”. La construcción de acequias para el riego, la elaboración de alfombras,  la cerámica y, como elemento más sobresaliente, las ruinas de su castillo, son otros tantos legados de la dominación  musulmana, la cual duró hasta que, en 1213, este enclave fue ocupado, tras un largo asedio, por  Alfonso VIII de  Castilla. En el atardecer del 23 de mayo los estandartes con la cruz y Santiago ondean en lo alto de la fortaleza y al   día siguiente, el arzobispo de Toledo, Ximénez de Rada, oficia la misa de acción de gracias. Desde este momento y  hasta la caída de Granada, Alcaraz, con fuero propio desde 1272, sirvió de cabeza de puente para repoblar todo el  entorno, durante tiempo zona fronteriza entre los reinos árabes y las posesiones cristianas.  Ambicionada la plaza por muchos nobles, en 1470 fue entregada al marqués de Villena y cinco años más  tarde   fue  el   escenario  de  una   importante  batalla   entre   partidarios   de   los  Reyes   Católicos  y   los   de  Juana   la  Beltraneja, a quien apoyaba el marqués. Como vencedores, los Reyes Católicos decidían poco después el derribo  de las murallas para impedir que ningún noble se hiciera con la ciudad. A partir de 1492, parece que Alcaraz perdió  interés para los poderes y entró en un periodo de decadencia política. Curiosamente, es en el siglo XVI cuando la  ciudad vive su mayor apogeo artístico y cultural y cuando se construyen sus principales monumentos; parece que la  próspera industria textil tuvo mucho que ver con ello. Son destacables dentro de esta localidad, la plaza Mayor y la iglesia de la Trinidad, y para llegar hasta  este escenario ordenado, sobrio y bello, flanqueado de edificios civiles de estética plenamente renacentista, hay que  atravesar prácticamente toda la población y recorrer la larga  calle Mayor. Anteriormente se llamó  plaza de la   Constitución (por la de 1812, no por la actual). En la plaza Mayor convergen las líneas que van paralelas a la ladera  en que se asienta Alcaraz y las que bajan del cerro, y en ella, en los juegos de las luces en las arquerías y el color  dorado de la piedra, parecen concentrarse todas las energías del conjunto urbano. Al fondo se levantan dos esbeltas  torres, la de la Trinidad y la del Tardón, rebautizadas popularmente como las torres gemelas. Además de ser los  iconos de la población, su elegante forma, las puntillas y pináculos de piedra que las rematan y los relieves de los   que se adornas alegran y dan ritmo a la plaza. Tras ellas, las laderas de la sierra cuajadas de olivares de perfilan   como un espléndido telón de fondo.

Torres gemelas

Torres gemelas

Torres gemelas

La torre del Tardón, la más bella y airosa de las dos, se debe, no se sabe si en todo o en parte, al arquitecto   alcaraceño Andrés de Vandelvira: es irregular, de seis lados con molduras que separan horizontalmente sus siete  cuerpos; un relieve de atlantes sosteniendo el escudo de la ciudad en uno de ellos y un san Ignacio en un nicho en el  siguiente. Vanos con alfiz decorado y asimétricamente distribuidos hacen un bello efecto en medio de la piedra   54


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

rojiza. La  torre de la Trinidad  corresponde a la iglesia;   se trata de una obra de planta cuadrada en la que la  decoración   se   concentra   en   el   último   cuerpo   de   seis   caras   con   el   campanario,   las   molduras   que   la   recorren   verticalmente y la crestería que la remata. Tres edificios cierran por otros tantos lados la plaza Mayor. En el flanco sur, la Lonja del Corregidor,  que termina en la  torre del Tardón; tiene arcadas en su piso bajo, como los otros edificios de la plaza, y una  elegante   galería   superior   con   barandilla   de   piedra   calada.   La   construyó   en   1518  un   tal   Juan   de   Echevarría   e  intervino también Juan de Baeza; dos centurias más tarde tuvo que ser reconstruida. Frente a ella, en el lado norte,  se levanta la Lonja del Ayuntamiento o del Ahorí, a la que separan del tercer edificio (la Lonja de la Regatería)  la estrecha  Casa de la Carnicería  y el  arco de la Zapatería. Estas dos últimas lonjas, de corte clasicista, se  hicieron a partir de mediados del siglo XVI.

Torre del Tardón (detalle)

Torre Trinidad (detalle)

Desde la  plaza Mayor, la  iglesia de la Trinidad, queda en un plano inferior, abierta a una plaza desde  donde van descendiendo las calles hacia la parte de la población que se asoma al tajo. Recién restaurada, la mayor  parte de la iglesia es del siglo XV, gótica de un estilo tardío, flamígero en su espléndida portada principal con  esculturas, adornos de flores, pájaros, dragones, etcétera, y arquivoltas esculpidas. Se observa aquí y en muchos  monumentos de Alcaraz, la representación del cardo, que es un emblema de la ciudad. 

Interior Iglesia de la Trinidad Interior Iglesia de la Trinidad

En el interior tienen gran presencia las pilastras que dividen el espacio en tres naves, y  éstas en cuatro  tramos. Bóvedas de crucería, sencilla y estrelladas adornas los techos; en el punto de confluencia de los nervios de  las bóvedas (las claves) hay una variada gama de relieves que van desde imágenes de santos a escudos heráldicos.  La mano de  Vandelvira  se advierte en la bóveda de casetones en forma de cañón situada a la derecha del altas  mayor y también en la cúpula del baptisterio, a los pies de la iglesia. En la sacristía, bajo un hermoso artesonado de  madera, se han reunido esculturas y pinturas que formaban parte del patrimonio de otras iglesias y conventos de  Alcaraz, entre las que destacan obras de Roque López, de Francisaco Salcillo y de Vicente López; las cajoneras de  la sacristía son verdaderas joyas de la ebanistería renacentista. Desde el claustro, algo posterior a la iglesia, se tiene   una buena perspectiva de las torres. En una de las esquinas de la torre de la Trinidad llama la atención un cántaro,  posado sobre una moldura, al que conocen como la cántara de Vandelvira; no es un simple adorno, sino que tiene  la  función  de recoger  el  agua de  la  lluvia  y, cuando  rebosa,  derivarla  hacia   los   lados,   a  fin  de   que  no  caiga   directamente sobre la techumbre de la iglesia.     55


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

Detalle Casa de los Guerreros

- Manolo Pozo -

Plaza Mayor y  Arco de la Zapatería en el rincón

Una calle cualquiera de Alcaraz

Recostada sobre la ladera de la sierra, la trama urbana de Alcaraz, se resuelve en calles llanas que recorren  horizontalmente la población y callejas y pasadizos empinados que comunican las distintas alturas. En la  calle  Mayor se concentra buena parte de los edificios más monumentales. Aquí están: la floreada portada plateresca de  la Aduana, donde opera la Oficina de Turismo; la antigua Casa de Justicia con escudo de los Reyes Católicos; la  Casa de la Lonja, que  presenta en la planta baja una galería porticada sobre columnas, o la iglesia de San Miguel,  de la segunda mitad del siglo XVI, que sirve hoy como centro para exposiciones. Dos curiosas fachadas llaman la   atención en esta calle, próximas también a San Miguel: la de la Casa de los Guerreros, en nº 21, con dos figuras  (una representa a Hércules y la otra a Teseo) que sostienen rudimentarias armas en su mano derecha, y la Casa de  los Galianos, en el nº 46, en la que dos guerreros con penacho de columnas flanquean el balcón principal sobre la  puerta de entrada; se relaciona esta portada con Andrés de Vandelvira, quien realizó composiciones parecidas en la  provincia de Jaén. Da gusto recorrer las calles de Alcaraz, limpias y libres de coches aparcados, e ir descubriendo  perspectivas y rincones, arcos y antiguos conventos, miradores improvisados que se abren hacia la sierra y buenos  ejemplares de arquitectura popular. 

Iglesia de la Trinidad

Iglesia de la Trinidad  (detalle fachada)

56

Iglesia de la Trinidad (detalle fachada)


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

2.5. TRAMO 5.  PEDALEANDO POR LA RUTA DEL QUIJOTE. 2.5.1. DESCRIPCIÓN DEL TRAMO. La Ruta del Quijote es la vía eco­turística y cultural más extensa de Europa y recorre Castilla­La Mancha  a lo largo de 2.500 km de caminos, pistas y sendas señalizadas, divididos en 10 tramos y 56 etapas, con especial  atención a los lugares de remembranzas cervantinas. Mi objetivo no es recorrer la ruta entera ni mucho menos, ni tan siquiera un tramo, sino aprovecharme de   diferentes etapas de tramos distintos, que me permitan enlazar la ruta que traigo desde  Andalucía, para seguir  rumbo norte, hacia Madrid, dentro de este proyecto de atravesar la península ibérica en diagonal, pasando quizás,  por los sitios más emblemáticos de esta ruta quijotesca, como Campo de Criptana, Argamasilla de Alba, Cueva  de Montesinos, Lagunas de Ruidera, El Toboso, etc... Si bien es cierto que el recorrido es por caminos, pistas y sendas, yo en principio voy a seguir un recorrido  paralelo   por   carreteras   locales   y   comarcales   en   la   mayor   parte,   y   en   los   pequeños   recorridos   por   carreteras  nacionales, en función del tráfico y de como vaya anímicamente, podré optar por seguir algún tramo de camino  para evitar problemas con ese 'invento del maligno', o sea, el tráfico. Hay que indicar también, que algunos puntos  de las etapas de la ruta del Quijote que voy a utilizar, no son muy aconsejables para bicicletas, o lo son para bikers  con cierta destreza, según se indica en la propia guía, pero claro, a esto hay que añadir que no se trata de realizar el  recorrido solamente con una bici, sino con el peso extra que se puede llevar una ruta cicloturista larga; un peso que   irá en función de la autonomía con la que se desea viajar... No se trata de poner excusas para no seguir por camino,   porque ya he hecho rutas de todo tipo, y en muchas ocasiones he tenido que arrastrar la bici cargada por sendas y  caminos pedregosos, por medio de zarzales, etc., pero los tiempos cambian, como diría Bob Dylan (“The Times are  changing”), y yo con ellos, y ahora sólo busco disfrutar de la bici, del turismo y de la aventura en general que  conlleva cualquier ruta de larga distancia, y no tanto en buscar el esfuerzo físico, las etapas  épicas o el puro  deporte...  ¡que todo tiene su tiempo y para todo hay tiempo!... [¡¡Nota!!: Las descripciones de las localidades de paso, es una documentación extraída íntegramente de la:  “La Ruta de Don Quijote, a pie, en bicicleta, a caballo”,  exceptuando el último párrafo sobre la descripción del  P.N. de las Lagunas de Ruidera. Las fotos han sido 'bajadas' de internet. La realización del recorrido que indico  en este tramo, es a mi libre elección, seleccionando diferentes etapas de varios tramos que más me convienen para  mi propósito.]

Dibujo de Gabriel Bernardino Valadés 57


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

2.5.2. EL RECORRIDO EN ETAPAS.  ETAPA 14: ALCARAZ – RUIDERA .    Distancia: 80 km. Día previsto: .     ¡¡NOTA!!:  En el inicio de esta etapa, es donde empiezo a conectar con los tramos de la   Ruta de Don  Quijote. En el recorrido de esta etapa, utilizo dos tramos de dicha ruta: –

El Tramo 6: de la Roda a Villamanrique. Etapa 7: Alcaraz­Albaladejo, y dentro de esta etapa, el  trayecto entre Alcaraz y Villanueva de la Fuente.

El Tramo 2: de San Clemente a Villanueva de los Infantes. Etapa 6: Ossa de Montiel­ Villanueva  de los  Infantes,  y  dentro  de  esta  etapa,  el  trayecto  comprendido entre  Villahermonsa  y  Ossa  de  Montiel, aunque hay que indicar que el recorrido que haré es en  sentido contrario al que aparece en la  guía de la Ruta del Quijote para esta etapa... Itinerario

Km

Carretera

ALCARAZ ­ Povedilla

10

Povedilla – Cruce CM 412

4

Cruce CM 412 ­ Villanueva de la  Fuente

6

CM412

Albacete­ C.Real

Villanueva la Fuente ­ Cañamares

7

CM412

Ciudad Real

Cañamares ­ Villahermosa

11

CM412

Ciudad Real

Villahermosa –  Cruce El Ossero y  Cueva de Montesinos

18

AB640

Ciudad Real 

Antes de llegar se dejar a la izquierda la  Laguna   Blanca;   en   este   punto   nos  internamos en el PN de las Lagunas de  Ruidera.

Cruce El Ossero – El Ossero y Cueva   de Montesinos

6

C.Real­Albac

El   Ossero   está   prácticamente   en   el  límite   entre   las   provincias   de   Ciudad  Real y Albacete. Muy cerca, dentro ya  de   de   Albacete,   está   la  Cueva   de   Montesinos.

Cueva de Montesinos – Cruce 1º a  Ossa de Montiel

8

Albacete

Ya   se   empieza   el   recorrido   por   el  rosario de lagunas de este P.N.

Cruce 1º a Ossa de Montiel ­ Cruce  2º a Ossa de Montiel

2

Albacete

Cogiendo   el   desvío   izquierdo   para  acercarme   más   a   la  Cueva   de  Montesinos.

Cruce 2º a Ossa de Montiel­  RUIDERA

8

Albacete ­  Ciudad Real

Unos km antes de llegar a Ruidera, se  vuelve a dejar Albacete para internarse  de nuevo en Ciudad Real. Seguimos en  pleno P.N. de las Lagunas de Ruidera

CM3208

Provincia

Notas

Albacete Albacete

58

Se   deja   Albacete   para   internarse   en  Ciudad Real.


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

Localidades, parajes y parques naturales, sierras, etc., por los que pasar a golpe de pedal...: Polvedilla (750 habitantes):  Pueblo asentado sobre una falla, donde hay varias fuentes para repostar agua,   una de ellas en la plaza Mayor, aunque es a 300 metros de la localidad, donde se encuentra el punto de arranque del  camino hacia Villanueva de la Fuente, y donde hay un lugar para el descanso, ya que es un área recreativa verde y  sombreada con agua, bancos, y mesas  en la que se encuentra instalado un descansadero vinculado a la  Ruta de  Don Quijote. Dejando atrás el río Povedilla, el camino discurre entre redondos montes con olivos. Al bordear el  cerro Peñas Blancas, podemos contemplar Povedilla y sus olivos en visión panorámica. La subida por una acentuada pendiente de 500 metros nos regala otra bonita vista hacia el valle. Traspuesta  la   carretera   comarcal   320,   se   toma   la  vereda   de   los   Serranos.   En   un   llano   cubierto   de   encinas   y   almendros  abandonamos la provincia de Albacete y nos adentramos en la de Ciudad Real. La vereda marcha en paralelo a la  carretera comarcal hasta llegar a Villanueva de la Fuente. Villanueva de la Fuente (3.544 habitantes): A pesar de lo llano del terreno, estamos en uno de los lugares   habitados más   elevados de  Castilla­La Mancha: 1.100 metros de altitud.   Es en esta localidad donde estuvo  Mentesa, una de las capitales oretanas. Parece que no menos de un tercio de la actual Villanueva se asienta sobre  el yacimientos arqueológico. Los registros abarcan desde el neolítico hasta la etapa medieval, pasando por los  íberos, romanos, visigodos y musulmanes. En cerro Ortega se descubrió un enterramiento colectivo ibero­romano,  con  cerca de  40 tumbas,   algunas  de  niños;  en ellas   apareció  un  rico ajuar   funerario,  con  colgantes,  idolillos,  cerámica, cuchillos, puntas de lanza... Para juzgar la importancia de  Mentesa, basta decir que era mansión en la  ruta que unía Gades (Cádiz) con Roma, el camino de Aníbal. Después llegó a ser obispado y acuñó moneda de  carácter conmemorativo.  Los nuevos dueños musulmanes se hicieron con Menteixa hasta que fundaron Alcaraz,  momento en que la primera empezó a declinar hasta su desaparición. Pero había dado a la historia personajes de  interés, como el sabio matemático Abderramán de Mentesa. La arremetida cristiana contra al­Ándalus hizo revivir el lugar. Sobre la vieja Mentesa surgió Villanueva  de la Fuente, por la que pleitearon sin éxito los caballeros de Santiago, quienes se decían legítimos herederos del  viejo obispado. Nada pudieron: Fernando III el Santo concedió el lugar a la poderosa Alcaraz. El alineamiento de  Villanueva de la Fuente con los intereses del marqués de Villena frente a los Reyes Católicos y sus aliados de  Alcaraz hizo que a a partir de 1475, todos los años, los alcaldes de Villanueva, para serlo, debieran rendir pleitesía  ante los regidores y la justicia de Alcaraz... y pagar la enojosa cuenta de San Miguel. Aquello duró hasta que un 29  de septiembre de 1525 los de Villanueva arremetieron contra los alcaraceños y sus autoridades. Recompuestas las  relaciones  entre  las  dos  ciudades,  40 años  después,  Felipe  II  sancionó  la  independencia  de  Villanueva de  la  Fuente. De esta y otras historias se da cuenta en el Museo Municipal de Villanueva. Muy próximo  a él hay otro  pequeño museo al aire libre, protegido por una verja, que muestra algunos restos arqueológicos del pasado de la  villa. Villahermosa (2.577 habitantes): Situada  a una altitud de 956 metros, en la zona más oriental del Campo   de Montiel. Durante la Edad Media dependió de Montiel, de la que se independizó en 1444, ya bajo el dominio de  la  Orden de Santiago. Hoy, el casco de la población presenta una traza aplanada, con casas bajas de aspecto  homogéneo, construcciones populares y algunas de mayor valor monumental, como la Casa del Arco, la Casa del   Comendador y el edificio del Ayuntamiento, todas ellas bien conservadas.  Llegados a la plaza del pueblo, salta a la vista la belleza de su iglesia parroquial, dedicada a la Asunción.  Fue construida en el siglo XVI y en su estampa destacan la portada lateral y la gran torre de 45 metros de altura,   que empieza en planta cuadrada y termina en un campanario octogonal con un chapitel de pizarra como remate.  Los contrafuertes que recorren verticalmente la fachada dan ligereza al conjunto de la construcción bajo su cubierta  se abre una galería inusual en este tipo de edificios. La  puerta del Perdón, que es la entrada principal, en un  finísimo trabajo de piedra labrada, cuajado de adornos con figuras animales y vegetales, arquivoltas esculpidas y un  bonito arco conopial flamígero enmarcando el conjunto. En el interior, magnífico por sus proporciones y sus trazas,  59


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

conviene volver la vista a lo alto para admirar las ojivas de sus bóvedas nervadas, un verdadero juego de encaje en   piedra. Una tribuna escalonada de madera sirve de soporte a la magnífica caja del órgano, obra del siglo XVIII  decorada   con   pinturas;   son   también   notables   el   coro,   las   dos   ventanas   de   arco   ojival   que   se   abren   junto   al  presbiterio y las capillas laterales renacentistas  una su barrocas las otras.  Se puede  también visitar la muestra permanente de artesanía popular de esta localidad. Ossa   de   Montiel  (2.766   habitantes):   Pueblo   tranquilo,   aireado,   agradable.   Sus   construcciones,   que  responden a una tipología popular, están hechas en sillarejo o tapial encalado; casas bajas todas ellas, algunas con el   característico zócalo azul añil que nos recuerda que seguimos en La Mancha. Tiene una iglesia dedicada a Santa  María Magdalena, con trazas góticas aunque tardías y una sencillez, con un arco de medio punto enmarcado en un   alfiz y campanario en forma de espadaña. Se diría que estamos ante una candorosa ermita rural. Como rural es la  vocación del pequeño Museo etnográfico local, en el podemos informarnos de las artes y oficios tradiciones.  En su término se encontraron restos paleolíticos, de poblados celtibéricos, de asentamientos romanos. En el  medievo estuvo bajo la jurisdicción de la  Orden de Santiago, encargada de repoblar un territorio que había sido  durante tiempo frontera entre los reinos árabes y cristianos. Más allá de la iglesia no hay ningún apunte monumental en todo el pueblo, quizá el prólogo ideal para  adentrarse en la cueva de Montesinos, un lugar fuera del mundo donde lo más mágico puede ocurrir... La Cueva de Montesinos: Se accede a ella cogiendo el desvío hacia el Ossero y Ruidera, en la dirección  del recorrido que quiero realizar. Aquí es inevitable parar o echar pie a tierra, en caso de ir en bicicleta o a caballo,  y enfrascarse un rato en la lectura de El Quijote. Es éste uno de los pocos lugares que Cervantes tiene a bien situar  con precisión en toda su obra, uno de los pocos ante los que los cervantistas no se han tenido que devanar los sesos  tratando de desentrañar la localización. Y no una vez, sino varias, hace referencia a la cercanía entre la cueva de  Montesinos y las lagunas de Ruidera. Así cuando don Quijote, al despedirse del Caballero del Verde Gabán, le  dice que ha de partir en busca de nuevas aventuras:   “... y que primero había de entrar en la cueva de Montesinos, de quien tantas y tan admirables cosas en   aquellos contornos se contaban, sabiendo e inquiriendo asimismo el nacimiento y verdaderos manantiales de las   siete lagunas llamadas comúnmente de Ruidera”  (Parte II, cap. XVIII). O cuando, después de las bodas de Camacho y de la estancia en casa de Basilio y Quiteria, ansioso ya por  conocer el lugar: “Pidió don Quijote al diestro licenciado le diese una guía que le encaminase a la cueva de Montesinos [...]   El licenciado le dijo que le daría a un primo suyo [...], el cual con mucha voluntad le pondría a la boca de la   mesma   cueva,   y   le   enseñaría   las   lagunas   de   ruidera,   famosas   asimismo   en   toda   la   Mancha,   y   aun   en   toda   España...” (Parte  II, cap. XXII). 

Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción de Villahermosa

Entrada de la Cueva de Montesinos

60


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

Son dos referencias a la proximidad señalada por Cervantes entre al cueva de Montesinos y las lagunas  de Ruidera. Pero esta cueva, junto con el Toboso, es uno de los lugares más citados a lo largo de toda la obra. Las fantásticas visiones que tuvo en ella  don Quijote  ocupan varios capítulos y las veces que se hace  referencia  a la mágica cueva son innumerables. Así que nada mejor que echar mano del libro y dejarse llevar por  los encantamientos en él vividos por el ingenioso hidalgo, capaz de transformar las simples paredes de roca de esta  cavidad que visitamos en un “cristalino palacio” con una sala “fresquísima sobremodo y toda de alabastro”, tal  como nuestro protagonista lo relata a  Sancho  y a su guía, el primo del licenciado, en el  capítulo XXIII de la  segunda parte. Las Lagunas de Ruidera: Cerca de la boca de la cueva de Montesinos, en un bonito paraje que hay bajo  una sierra pedregosa llamada la  Quebrada del Toro, se encuentran las ruinas del  castillo de la Rochafrida, de  origen árabe, siglo XII. Sus muros almenados se confunde con la roca sobre la que se levantan, asomados al foso   natural que forma una zona lacustre poblada de cañaverales. Seguimos en dirección a las lagunas, donde sus excepcionales paisajes, dominados por el agua y el verde,   contrastan con el entorno seco en que se insertan. Tienen un origen en las aguas de las lluvias y de la nieve, que se   canalizan a través de cuevas y circuitos subterráneos para afloran en las lagunas. Son 15 las lagunas que se suceden  en este valle estrecho, a veces enlazadas por cascadas y siempre de aguas de variantes y hermosas tonalidades: las   lagunas altas (San Pedro, Lengua, Blanca, Salvadora, Santos  Morcillo, Colgada, del Rey, Batana, Redondilla,   Tomilla, Conceja y Tinaja) y las lagunas bajas (Cueva Morenilla, Cenagosa y Coladilla). Taludes de roca enmarcan  el valle por donde discurren y en sus laderas creen los más hermosos ejemplares de  encinas, sabinas  y  pinos,  además del enebro, el romero, la aliaga y el espliego. Chopos, nogales, álamos, sauces, fresnos y olmos alegran sus  orillas. Entre las aves que viven en esta zona,  destaca el pato colorado, a la vez nadador y buceador, de vistoso  plumaje, que despliega todos sus encantos cuando emprende el vuelo sobre las aguas; otras aves que se pueden ver  son: ánade real, la focha común, el somormujo, el porrón moñudo, gaviotas, aguilucho lagunero, avutardas, etc.  Los mamíferos más abundantes son el tejón, la nutria, el gato Montes, el Topillo de Cabrera, murciélago,  etc. Y entre los anfibios y reptiles también  están: la ranita de San Antonio, Galápago Leproso, el lagarto ocelado,  etc. El amigo don Quijote, describe las lagunas al salir de la cueva de Montesinos, siendo presa del hechizo: “¡Oh lloroso Guadiana, y vosotras sin dicha hijas de Ruidera, que mostráis en vuestras aguas las que   lloraron vuestros hermosos ojos!” (Parte II, cap. XXII). O más adelante, cuando, poniendo en boca de Montesinos los encantamientos del mago Merlín, dice: “...solamente faltan Ruidera y sus hijas y sobrinas, las cuales llorando, por compasión que debió de tener   Merlín dellas, las convirtió en otras tantas lagunas, que ahora, en el mundo de los vivos y en la provincia de la   Mancha, las llaman las lagunas de Ruidera...” (Parte II, cap. XXIII). Si el paisaje en este recorrido por las lagunas, no responde a la poética descripción quijotesca, poco le falta.  El   color   variable  de  las   aguas,   verde  brillante,   verde   oscuro,   negro  en  ocasiones,   las   paredes   rocosas   que   las  enmarcan, los álamos y chopos que crecen en las riberas, las playas naturales de las orillas y el frescor de todo el   entorno hacen de este trecho un placer para el que lo recorre. Mientras bordeamos la laguna de San Pedro, primero,  y luego el resto, encontramos muchas zonas de baño, algunas acotadas por los restaurantes y hoteles del entorno y  otras de uso público. En el kilómetro 13,3 de la ruta, desde Ossa de Montiel, se cruza el límite entre las provincias  de Albacete y Ciudad Real. El camino se adentra en ésta última siguiendo el curso del río Pinilla, que comunica  la laguna Conceja, la última de Albacete, con la laguna Blanca, la última asentada en Ciudad Real.  61


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

La  laguna Blanca,  queda más cercana en la etapa anterior, en el tramo entre  Villahermosa  y  Ossa de  Montiel, a la izquierda de la carretera. A diferencia de las anteriores, su entorno apenas tiene vegetación, lo que le  confiere una belleza especial, y sí una playa de arena blanca. Las lagunas de Ruidera están dentro del Parque Natural que lleva su nombre; tiene 3.772 HA y es el más  excepcional humedal de Castilla la Mancha. Fue declarado Parque Natural, el 11 de Junio de 1.979. Cuenta con 15  lagunas situadas en el valle del Alto Guadiana, que discurren a lo largo de 25 km. Y se encuentran comunicadas  entre sí por una serie de emisarios que en ocasiones se ven accidentados por pequeños saltos o cascadas y de flujos   subterráneos, salvando un desnivel de unos 120 mts. aproximadamente desde la primera a la última.

62


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

 ETAPA 15: RUIDERA ­ CAMPO DE CRIPTANA.    Distancia:  78 km. Día previsto: .  ¡¡NOTA!!: Para esta etapa, siguiendo dentro de la Ruta del Quijote, utilizaré el: –

Tramo 7: de Campo de Criptana a La Solana: Etapa 2: Argamasilla de Alba­Ruidera y Etapa 1: Campo  de Criptana – Argamasilla de Alba,  y en este orden, porque de nuevo habrá que tener en cuenta que el  recorrido que haré es en  sentido contrario al que aparece en la guía de la Ruta del Quijote  para estas etapas... Itinerario

Km

Carretera

Provincia

Notas

RUIDERA – La Magadalena

2

CM3115

Ciudad Real

Mirador del Hundimiento, en Ruidera

La Magdalena – Ermita de Peñarroya

22

CM3115

Ciudad Real

Embalse de Peñarroya

Ermita  Peñarroya ­  Argamasilla  Alba

15

CM3115

Ciudad Real

Paralelo al Canal del Guadiana

Argamasilla de Alba ­ Tomelloso

8

CM3102

Ciudad Real

Tomelloso – Alameda de Cervera

14

CM400

Ciudad Real

Alameda de Cervera – Cruce Campo  de Criptana

7

CM400

Ciudad Real

Cruce Campo de Criptana – Campo  de  Criptana

10

N420

Ciudad Real

Los   Gigantes,   o   sea,   los   Molinos   de  Don Quijote... en Campo de Criptana

Localidades, parajes y parques naturales, sierras, etc., por los que pasar a golpe de pedal...: Ruidera  (582  habitanes):   Al   nordeste  de   esta   población,  'cabeza   de   lagunas',   se   sitúan  tres   pequeñas  lagunas, las llamadas:  Cenagosa, Coladilla y Cueva Morenilla  y al sureste se despliegan en un rosario de agua,  verdor y hermosos paisajes las otras 13 lagunas. Junto a  Ruidera, se encuentra el  Centro de Interpretación del   Parque Natural, con un punto de información donde proporcionan mapas y documentación, una sala de audiovisual  y un pequeño jardín botánico en el que se pueden ver, entre cascadas de agua, las distintas especies que constituyen  la flora de la zona. En el ámbito de las Lagunas de Ruidera o alto Guadiana hubo asentamientos desde el paleolítico, y de la  más cercana edad de los metales se han hallado unas construcciones que se conocen como “Las Motillas”. El lugar  tuvo  importancia   estratégica  desde  que  en   época   romana   era   designado  como  Laminio,  término  al   que   hacen  referencia Plinio y Ptolomeo; confluían aquí tres calzadas, la que provenía de Astúrica, la de Cáesar Augusta y la  de Emérita Augusta. Los romanos construyeron también un castillo, el cual, probablemente, volverán a utilizar en  su sistema defensivo los árabes. La conquista de la población por los cristianos, como la de toda la zona, tuvo lugar  en el siglo XIII, a raíz de la batalla de las Navas de Tolosa. Se inició entonces la repoblación a cargo de la Orden   de Santiago, a la que perteneció desde 1237 hasta finales del siglo XVIII, cuando fue declarada real sitio por  Carlos III y, después, pasó a formar parte del Gran Priorato de la Orden de San Juan, del que era prior el infante  Gabriel,   hijo   del   rey   ilustrado.   El   siglo   XVIII   fue   una   época   importante   para  Ruidera,   a   donde   llegó   la  industrialización impulsada por los gobiernos ilustrados. Aprovechando como fuente de energía la abundancia de  agua, se construyó junto a la laguna del Rey,  una fábrica de pólvora, trasladando la que existía en  Alameda de  Cervera. Se hizo cargo de dirigir la obra, Juan Villanueva. Apenas quedan unas hermosas ruinas de este edifico  industrial,   que   en   1838   fue   destruido  junto  con   sus   almacenes   por   las   tropas   carlistas.   Aunque   la   fábrica   fue  reconstruida cuatro años más tarde, sólo quedan en pie, del conjunto de las construcciones, algunos restos de los  molinos, de los muros de los edificios, con arcos y dinteles, y unos morteros circulares de piedra donde se mezclaba  la pasta de pólvora. El conjunto de la fábrica de pólvora está en terrenos privados y no puede visitarse; en el Centro  de Información del Parque Natural se ven algunos de sus elementos. 

63


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

Lo que sí puede visitarse es un puente de piedra de un único ojo, llamado del Rey o de la Esclusa, que se  atribuye igualmente a Villanueva; está en terreros de la finca conocida como La Moraleja, a la altura de la laguna   Cenagosa. De aquella época se conserva también en  Ruidera  la  Casa del Rey,  un palacete de piedra de planta  cuadrada y dos alturas que mandó construir Carlos III para alojamiento de visitantes ilustres. El paso del tiempo no  ha jugado a su favor y se le han adosado construcciones que desfiguran la imagen original. En mejor estado se   encuentra la llamada Casa del Administrador, construida en 1783 como residencia y para albergar las oficinas de la  fábrica del pólvora.  Recomendable es también la visita al  mirador del Hundimiento,  muy próximo a la  Cueva Morenilla, y  contemplar, sobre todo en invierno y primavera, el grandioso espectáculo de la cascada que se desploma desde lo  alto. Castillo   de   Peñarroya:   Este   castillo,   bien   reconstruido   y   situado   junto   a   la   presa   del  embalse   de  Peñarroya (dentro del  Parque Natural de las Lagunas de Ruidera), presenta una gran torre del homenaje con  almenas y cuatro torreones también almenados. La barbacana se prolonga  al otro lado de la presa, lo que da idea de   la importancia defensiva que tuvo en su día el castillo. Desde la torre del homenaje las visas son magníficas: abajo  las aguas del pantano y en la otra orilla un farallón rocoso con abundante vegetación. Un arco de herradura da fe de  su origen musulmán, aunque a partir de 1215 pasó a manos de la  Orden de San Juan, para formar parte de su  estrategia defensiva en los territorios de Castilla­La Mancha. Según una leyenda, fue un capitán llamado Alonso  Pérez de Sanabria quien conquistó el castillo al moro Al le­Ilec, y decidió ajusticiarlo. Enterado éste del siniestro  destino que le esperaba, propuso al conquistador un trato: si le perdonaba la vida, le descubriría un tesoro. La  codicia pudo más que el afán de venganza y el capitán aceptó el trato. El tesoro en cuestión era la imagen de la  Virgen de Peñarroya. Sea o no cierta la leyenda, el caso es que, adosado al castillo, se encuentra un pequeño  santuario al que se accede a través del patio de armas. En el interior puede verse un retablo barroco y el camarín,  decorado con pinturas, donde se guarda la imagen en piedra de la  Virgen de Peñarroya, a la que tienen como  patrona común tanto los vecinos de Argamasilla como los de La Solana.

Canal del Guadiana: En el tramo que va desde el  Castillo de Peñarroya  a  Argamasilla de Alba, nos  encontraremos   con   el  acueducto  perteneciente   al  canal   del   Guadiana,   un   sistema   de   transporte   de   agua   ya  empleado por los romanos, y vigente en al actualidad, aunque apenas se pueden localizar rastros originales. La  iniciativa de construir las canalizaciones y obras hidráulicas que se ven en el entorno de Argamasilla de Alba, hay  que situarlas en torno a 1738, en la época de Carlos III. Fue entonces cuando se proyectó y trazó, bajo la dirección  técnica de Juan de Villanueva, el Canal del Gran Priorato de San Juan, como parte de una más amplia política  de desarrollo agrario e industrial de la antigua provincia de La Mancha. Argamasila de Alba  (6.739 habitantes): Localidad que encierra un intenso sabor quijotesco. Es opinión  bastante   generalizada   que  Cervantes  inició,   o   al   menos   concibió,   la   escritura   de  El   Quijote  en   la   prisión   de  Argamasilla, en una celda que no es otra que la que se puede visitar en la  Casa de Medrano. Otros argumentos  muy doctos identifican la población con el lugar de donde parte a sus aventuras nuestro héroe en las distintas  salidas. Finalmente, el que Cervantes cerrara la primera parte de su obra con los versos de “los académicos de la   Argamasilla, lugar de la Mancha...” (I, cap. LII), refuerza, para muchos, esa opinión. Es curioso señalar que fue el  propio  Alonso Fernández de Avellaneda, el enemigo de  Cervantes  y autor del “falso”  Quijote, uno de los que  contribuyó a afianzar esta teoría, al situar Argamasilla en el centro de las hazañas de ­su­ don Quijote. Sea como  fuere, lo que nos importa es que Argamasilla reclama para sí este honor y que ello convierte a la localidad en uno  de los principales centros de interés de la Ruta de Don Quijote. 64


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

La fundación de Argamasilla de Alba está documentada en 1531­1532. De ello dan cuenta  las   Relaciones   Topográficas   de  Felipe  II,  que  atribuyen el  protagonismo al  alcalde   de   Peñarroya, Juan de Zúñiga, y al prior de la Orden de San Juan, Diego de Toledo. Es por  tanto, una población reciente en época de Cervantes, nacida a orillas del Guadiana y que  se va a poblar con vecinos de las cercanías. Tras una inundación provocada por la crecida  del río en 1545, el núcleo se reconstruyó y la localidad alcanzó un cierto auge debido a la  inmigración de familias moriscas, desplazadas desde Las Alpujarras, las cuales dominaban  las técnicas del regadío y los cultivos agrícolas. En 1607, alcanzaba los 3.000 habitantes, la  mitad de lo que tiene hoy en día. Unos años más tarde, en 1612,  Felipe II  le concede el  título de villa y los privilegios y exenciones que ello comporta. Favorecida siempre por el  río Guadiana, en el siglo XVIII  Argamasilla  y su entorno recibieron un nuevo impulso  con   la   construcción   del  Gran   Canal   del   Priorato   de   San   Juan.   Una   parte   del   canal  atraviesa el centro de Argamasilla por un agradable paseo urbano que va de la plaza del   Madroño a la calle de Angel Pereira, escondiéndose bajo tierra a su paso por la plaza de la   Constitución.   Importante   en   la   historia   local   es   el   hecho   de   que   aquí,   en   la  Casa   de  Medrano, se imprimiera en 1863, la famosa edición de  El Quijote  de Ribadeneyra, con  prólogo y comentarios de Hartzenbusch. Una manera quijotesca de iniciar una visita a Argamasilla, es visitando la Casa de Medrano, situada en la  calle  del   Capitán  Sánchez  Alcántara.  La  fachada  de  una   casona   con  portón manchego,   aloja   desde   su  última  restauración, terminada en 1994, un magnífico Centro Cultural. En el patio, se celebran conciertos, teatro,  así como  otras actividades culturales; en salas del mismo centro, se exhiben, por un lado,  una muestra permanente del pintor   Gregorio Prieto, amigo de Picasso, Neruda y Juan Gris en sus estancias en París y muy volcado con los temas  quijotescos y manchegos; por otro lado, está la exposición del artista  Cereal Serrano, que realiza esculturas en  hierro de los personajes de  El Quitoje. Pero sin duda alguna, lo más interesante será la visita a la  Cueva de  Medrano, a la que se accede por una escalera que arranca del el patio de la  Casa de Medrano. Fue aquí donde,  según la tradición, estuvo preso  Miguel de Cervantes  a comienzos del siglo XVII. No hay acuerdo sobre los  motivos de este encarcelamiento: unos lo atribuyen a problemas con la hacienda pública y otros a líos de faldas. La  cueva, excavada en el subsuelo de la casa, con techo y paredes encalados, tiene un camastro de obra cubierto por  una estera, una mesa con un quinqué y una bodega situada una planta más abajo. 

El monumento más rotundo es la  parroquia de San Juan Bautista, empezada a construir por Juan de  Ornero en 1542, al poco de la fundación de la localidad. Se continuó la obra a partir de 1587, aunque quedó  incompleta hasta el siglo XVIII y su torre, una de las dos proyectadas, no se concluyó hasta 1913. En la fachada hay  relieves, escudos y una leyenda que hace referencia al príncipe Emanuel Filiberto de Saboya, aliado de Felipe II  en la batalla de San Quintín y prior de la Orden de San Juan. Del interior, son magníficas las columnas y las altas  bóvedas de crucería, los arcos ojivales de las naves laterales y las rejas de sus capillas. En una de  éstas, la de la  Virgen de la Caridad de Illescas, hay un cuadro fechado en 1601 y donado por el caballero don Rodrigo Pacheco, en   agradecimiento a la Virgen que, según figura en una inscripción, se apareció al susodicho y le curó de “un gran  dolor que tenía en el   celebro de una gran frialdad que se le cuajó dentro”. Son muchos los que creen que tan  expresiva descripción corresponde a la locura y que Cervantes, durante sus estancias en Argamasilla, ya que era  65


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

recaudador de impuestos y viajaba constantemente por la región, pudo conocer al caballero en cuestión e inspirarse  en rasgos de él para la creación de su personaje de don Quijote. En   esta   localidad   cervantina,   también   existe   un   molino,   aunque   más   bien   reciente,   levantado   por   el  Ayuntamiento en los años cincuenta del siglo XX y situado en el cruce de la carretera de  La Solana, y lleva el  nombre de  Cura  Maese Pero  Pérez,  en homenaje   al  personaje   de  Cervantes,  y es  lugar  de   reunión  de    Los  Académicos de Argamasilla, una asociación de gran tradición y con más de un siglo de existencia. Una de las actividades más populares de esta localidad, es el espectáculo “El Quijote en la calle”, en la que  participan unos 200 vecinos y que cada año se representa de forma diferente, sobre finales de abril y dentro de las   Jornadas Cervantinas. Tomelloso (31.502 habitantes): Cuenta con una gran actividad industrial y comercial, centrada básicamente  en torno al cultivo de la vid y la elaboración del vino. El origen de la ciudad actual es contemporáneo del de  Argamasilla. Fue fundada también 1531, aunque algunas monedas romanas encontradas dan idea de que ya en los  primeros siglos formaba parte del entramado de comunicaciones que atravesaba la Península. Las antiguas calzadas  romanas fueron utilizadas en la Edad Media por la Mesta para el paso de la ganadería trashumante. De hecho, hasta  el siglo XIX la ganadería era, junto al cultivo del cereal, la fuente de vida de los habitantes de  Tomelloso. Fue a  partir de la segunda mitad del XIX, coincidiendo con la plaga de la filoxera que se cebó en los viñedos franceses,   cuando se desarrolló la plantación de vides y la localidad experimentó un desarrollo considerable. Durante tiempo  fue esta población una aldea dependiente de  Socuéllamos, hasta que consiguió su independencia en tiempos de  Carlos III, en 1764. El aspecto es esta localidad es el de una ciudad activa, moderna y con un magnífico comercio. Fábricas,  bodegas y almacenes forman un amplio cinturón en torno al núcleo central; en él pueden verse las altas y hermosas  chimeneas de ladrillo de sus destilería. En el centro de la ciudad, las numerosas rejillas que se abren en el suelo (lumbreras, en terminología local),  indican   la   existencia   de   numerosas   cuevas   horadadas   bajo   tierra   que   hasta   hace   no   mucho  tiempo  servían   de  bodegas para elaborar y almacenar el vino; las cifras que se barajan van de 2.000  a 4.000 cuevas en el subsuelo de   Tomelloso. En la plaza de España, se encuentra la  Posada de los Portales, el edificio antiguo más importante de  Tomelloso. Desde el siglo XVI fue albergue de viajeros y hoy, aunque empleado para usos administrativos, como   por ejemplo la Oficina de Turismo, conserva su imagen original: una portada con balconada de madera y un   hermoso soportal sostenido sobre columnas toscanas y pilares. La iglesia parroquial es del siglo XVI y reformada posteriormente. Existen dos museos: el del Carro y Aperos de Labranza y el dedicado al pintor Antonio López Torres. Campo de Criptana (13.184 habitantes): Población donde se sitúa una de las aventuras más populares y  conocidas del El Quijote, y que no es otra que la del combate contra los gigantes que resultaron ser molinos. Como todo el que se aproxima a esta población, nuestro amigo  Alonso Quijano,  don Quijote, divisó a lo lejos  “treinta o cuarenta molinos de viento”. No sólo su imaginación, sino, sobre todo, su irrefrenable deseo de entrar en  combate con unos enemigos poderosos y dañinos para la humanidad y añadir nuevas hazañas a su todavía breve  historial de caballero, le hizo ver allí a “treinta, o pocos más, desaforados gigantes con quien pienso hacer batalla y   quitarles a todos las vidas”. Es de sobra conocido como terminó nuestro caballero andante: sin lanza, maltrecho y  siguiendo como pudo camino hacia Puerto Lápice, mientras Sancho Panza, repetía una y otra vez que ya le había  advertido “que mirase bien lo que hacía, que no eran sino molinos de viento, y no lo podía ignorar sino quien   llevase   otros   tales   en   la   cabeza”.   Inasequible   al   desaliento   y  afortunado   vencedor   en   la   derrota,  don   Quijote  66


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

atribuiría a las malas artes del sabio Frestón el haber “vuelto esos gigantes en molinos, por quitarme la gloria de su   vencimiento”. Así comienza, con esta aventura breve pero intensa, el capítulo VIII de la primera parte de El Quijote. La sierra de los molinos, es en realidad una discreta elevación sobre la enorme planicie manchega, en la  que los habitantes del lugar, han aprovechado la fuerza del viento durante siglos, para hacer funcionar el complejo  mecanismo de esas blancas, cilíndricas y erguidas naves industriales destinadas a transformar el grano en harina.  

Desde 1575 hay constancia documental de la abundancia de  molinos junto a Campo de Criptana. Un par  de   siglos   después,   del   catastro   que   encargó   el   ministro   de  Carlos   III,   reflejaría   el   número   de   34   molinos  “harineros, andantes y de viento”, todos con sus nombres propios, los de sus propietarios y sus cifras de producción  anual referida en fanegas. Con el tiempo y la diversificación de los cultivos en el entorno, sobre  todo de la vid y la  producción vinícolas a finales del XIX, el cereal dejó de ser la base de la economía de  Campo de Criptana  y  muchos de aquellos molinos quedaron en desuso y convertidos en ruinas. El paso del tiempo, la revalorización de lo  antiguo, el empeño del artista manchego Gregorio Prieto y de la Asociación de Amigos de los Molinos y de otros,  han   hecho   posible   la   restauración   de   10   aquellos   gigantes   de   largos   brazos,   tres   de   los   cuales   conservan   su   maquinaria original; otros están dedicados a museos, como el que muestra diversos instrumentos de labranza, el que  reúne retazos de la vida artística de Sara Montiel (hija predilecta de esta localidad), el que contiene una muestra  permanente de pintura o el especializado en el proceso de producción del vino. El molino llamado “El Infanto”,  fue declarado monumento de interés histórico artístico en 1978.  Los historiadores sostienen que el entorno de  Campo de Criptana  estuvo habitado hace ya unos 5.000  años. De aquellos asentamientos, favorecidos por la abundancia de agua y de caza, se han encontrado pruebas en   distintos yacimientos. Posteriormente, con el sometimiento por parte de los romanos de las tribus carpetanas a  finales del siglo II a.C., se crean las bases de un cierto desarrollo comercial: vías, calzadas y puentes posibilitan el  intercambio en la región. Pero el rastro histórico se pierde prácticamente hasta el siglo XI, concretamente 1086,  cuando el rey moro de Sevilla, al Mutamid, dio la fortaleza de Criptana como dote a su hija Zada, con ocasión de  su matrimonio con el rey cristiano Alfonso VI. Luego, durante un siglo, la plaza cambiaría en repetidas ocasiones  de manos entre musulmanes y cristianos, al igual que otras muchas zonas fronterizas. Conquistada definitivamente   por Alfonso VIII, Criptana (así se llamaba antes de su unión, ya en época de los Reyes Católicos, con la vecina  localidad de El Campo) fue donada a la orden militar de Santiago para que se encargara de su repoblación. Fue  esta orden la que reconstruyó el castillo que los  Reyes Católicos  mandarían demoler  más tarde  y que estuvo  emplazado en el lugar donde hoy se levanta la ermita de la Virgen de Criptana.  Ya en 1575 contaba con más de 4.000 habitantes y un siglo después había aumentado la población en 5.000,  aunque las pestes y el hambre consecutiva a las malas cosechas la redujeron considerablemente en pocos años.  Durante el siglo XX la vid fue desplazando a los cultivos tradicionales, al cereal principalmente. Los molinos han   pasado en un siglo de ser industrias punta a bienes de interés cultural. Hoy el motor de la economía de Campo de  Criptana es al producción vinícola. El cerro donde se levantan los molinos es el mejor lugar para iniciar una visita a la población y recorrer por  sus calles en cuesta el núcleo más antiguo, situado en torno al  cerro de la Paz.  Los lugareños lo han bautizado  como el Albaicín de Criptana. Calles empedradas de casa bajas con tejados de teja árabe, paredes largas, lisas y tan  blancas que parecen haber sido encaladas la víspera, rejas que protegen sus pequeñas ventanas, puertas y zócalos de  color azul añil que marcan las líneas de fuga. Calles con nombres casi invariablemente relacionados con El Quijote.

67


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

  Calles que se unen mediante escaleras y que se enmarañas entre sí a medida que bajan del cerro al llano. La  ermita de la Paz, perfectamente integrada en el conjunto, data del siglo XVI. Hay en este cerro, buen número de  cuevas horadas en el monte, muchas de ellas acondicionadas como viviendas, algunas que alojan restaurantes y   mesones;  en otras  se  ofrece un surtido de artesanía  y  recuerdos  locales,  otras  son un taller  artístico  y  museo  iconográfico de El Quijote, etc...

En el centro de la localidad hay varios monumentos que merecen ser visitados: La Casa de la Tercia es un  viejo   caserón   donde   se   almacenaban   los   tributos   en   grano   que   recibía   la  Orden   de   Santiago;   la  iglesia   del  Carmen, construida en el siglo XVI y reformada en el XVIII, formaba parte del convento de carmelitas que se  arruinó  tras   la  Desamortización  de   1836;   el  póstio  (almacén   de   grano)   edificado  también   en   el   siglo  XVI   y  ampliado bajo el reinado de  Carlos III, es uno de los edificios más notables, con una bella portada con alfiz y  escudo real. La noche del 23 de agosto, se celebra popularmente con procesión y fiestas con actividades lúdicas y  culturales, el traslado del Cristo de Villajos. La imagen hace el recorrido desde la ermita, situada a 4 kilómetros al  norte de  Campo de Criptana, en esa noche, y vuelve a  su lugar  el  primer  sábado de septiembre.  La ermita  originalmente fue la iglesia de Villajos, pero el pueblo quedó despoblado en ella Edad Media, y fue reedificada en  1663 en estilo barroco; tiene en su interior una interesante bóveda de cañón con cúpula sobre pechinas en el centro  de la nave. ¡Notas sobre el molino manchego!: Miden unos 8 metros de altura, y están construidos en mampostería  cubierta con cal y el diámetro de su planta tiene nos 5 metros. La cubierta es cónica; se hacía de madera, pero ahora   es de cinc. Ésta, que se hace girar mediante un largo palo de gobierno para orientar las aspas en la dirección del  viento, es junto con las cuatro aspas parte esencial en la estética y en el funcionamiento del molino. Las aspas  miden 7,9 metros de largo. En la parte superior de la torre, bajo la cubierta giratoria, aparecen doce pequeños  ventanucos cuya misión, además de dar luz al interior, es identificar la dirección del viento para orientar las aspas.  Los nombre de cada uno de sos ventanucos se corresponden con los distintos tipos de viento de la zona:  cierzo,  matacabras,   solano,   ábrego,   toledano,   moriscote...   El   complejo   mecanismo   va   engarzando   engranajes,   ruedas  dentadas, manivelas, abrazaderas, zapatas, cadenas, ejes y poleas que mueven una gran rueda de piedra (muela) de  2.000 kg, que será la que aplaste el grano sobre otra piedra fija de iguales dimensiones. Una maquinaria de una gran   belleza que puede conocerse de cerca el el molino “El Infanto”, de Campo de Criptana.

68


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

 ETAPA 16: CAMPO DE CRIPTANA ­ OLIVARES DEL JÚCAR .    Distancia:  89 km. Día:     . ¡¡NOTA!!: Para esta etapa, siguiendo dentro de la Ruta del Quijote, utilizaré el: –

Tramo 1: de Toledo a San Clemente. Etapa 7: Quintanar de la Orden ­ Belmonte y Etapa 8:   Belmonte ­ Belmonte, y en concreto, de la etapa 7, el tramo entre el Toboso y Belmonte; y de la etapa  8, el tramo entre Belmonte y Villaescusa de Haro... Itinerario

Km

Carretera

Provincia

Notas

CAMPO DE CRIPTANA – Ermita  de la Virgen de Criptana

3

Ciudad Real

Ermita de la Virgen de Criptana – El  Toboso

15

Ciudad Real

El Toboso – Venta de Don Quijote

5

Ciudad Real

Venta de D .Quijote – Mota del  Cuervo

9

N301

Ciudad Real ­  ¡¡Cuidado!! a partir de aquí, porque es  Cuenca tramo   de  carretera   Nacional  y   puede  tener   mucho   tráfico,   así   que   mejor  utilizar los caminos y pistas de la Ruta  del Quijote. A mitad de camino + ó ­, está el límite  entre  las   provincias   de  Ciudad Real  y  Cuenca

Mota del Cuervo ­ Belmonte

16

N420

Cuenca

Belmonte – Villaescusa de Haro

6

N420

Cuenca

Villaescusa de Haro – La Almarcha

26

N420

Cuenca

Un   Km   antes   de   llegar   se   cruza   la  Autovía.

La Almarcha – OLIVARES DEL  JÚCAR

9

N420

Cuenca

Quizás   haya   que   hacer   algunos   kms  extras   para   intentar   acampar   junto   al  embalse...

Ctra. Local paralela a la N420

La Venta de D.Quijote está en la misma  nacional N301.

Localidades, parajes y parques naturales, sierras, etc., por los que pasar a golpe de pedal...: El Toboso  (2.050 habitantes): Pequeña localidad con la que  don Quijote  fantaseó para la que sería la  adorada de sus sueños, el lugar más mítico, la obsesión más contundente. A  El Toboso  envía  don Quijote  a  Sancho con recados y deseos para Dulcinea; El Toboso es el centro sobre el que gravitan las aventuras de la gran  novela, el punto de destino de los suspiros, las dedicatorias, los afanes, los mensajes y las bendiciones del caballero   andante.  Decenas  de  veces   es  El  Toboso  mentado  a  lo largo de  El   Quijote;  para  su protagonista,  un  nombre  “músico y peregrino y significativo”; para  Sancho, un permanente quebradero de cabeza donde la fidelidad a su  señor le obliga a localizar a una princesa que él sabe inexistente. Calles, rótulos, instituciones y negocios son un permanente recuerdo de  El Quijote  y sus personajes.  El  Toboso es una cuidada población de casas bajas en las que la piedra rojiza alterna con los muros blancos y las rejas   y   portones   defienden   los   escasos   vanos   de   sus   construcciones.   En   el   recorrido   aparecen   edificios   y   lugares  hermosos,   como   el  convento   de   las   Trinitarias  o  el   de   las   Clarisas,   pero   el   atractivo   principal   es   pasear  disfrutando   de   las   perspectivas   de   sus   calles   blancas   típicamente   manchegas,   recreándonos   en   sus   rincones   y  plazuelas. 69


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

No puede dejar de visitarse el Centro Cervantino o la Casa de Dulcinea. El Centro Cervantino es un gran  caserón situado frente al Ayuntamiento y se trata de un museo biblioteca centrado en las múltiples ediciones de El  Quijote publicadas en todas las lenguas imaginables y muchas difíciles de imaginar. La Casa de Dulcinea es otra  casona que perteneció a doña Ana María Martínez Zarco de Morales, quien según algunos, pudo inspirar la figura  de  Dulcinea;   conserva   todas   las   características   de   una   casa   de   labradores   manchegos   acomodados,   con   las  dependencias y mobiliario característicos de la época de Cervantes. Particular interés tienen el inmenso palomar de  adobe, la bodega, la almazara y la gran prensa de aceite instalada en el corral. Mota   del   Cuervo  (5.785   habitantes):   Esta   población   tiene   una   buena   estampa   con   sus   siete   molinos  alineados y solitarios en lo alto, y posee un buen conjunto monumental que hay que dejar de visitar. De su historia medieval se sabe que en el siglo XII, cuando  Alfonso VIII  conquistó a los musulmanes  buena parte del territorio de Cuenca, convivían en la localidad las tres religiones: judía, cristiana e islámica. Más  tarde pasaría a pertenecer a la Orden de Santiago y la repoblación, durante el reinado de los Reyes Católicos, con  gentes de las tierras circundantes supuso un importante impulso económico para Mota, que siguió prosperando en  las centurias siguientes. Hoy su fuente de riqueza está centrada en la agricultura y la elaboración de vino. El conjunto urbano se estructura en torno a las plazas: Mayor, de Cervantes y de la Tercia. El edificio del  Ayuntamiento forma un elegante conjunto con el de los juzgados, ambos fechados en el siglo XVIII. Hay buenas y  abundantes muestras de arquitectura tradicional manchega en la  calle de Cervantes, en la plaza de este mismo  nombre, en la calle Mayor Baja y en la calle de Ramón y Cajal, entre otros lugares; son edificaciones señoriales de  los siglos XVII al XIX con escudos y buenos trabajos de rejería en sus fachadas. Entre los edificios religiosos el  más destacado es su iglesia parroquial, dedicada a San Miguel Arcángel y construida entre los siglos XV y XVII,  con dos hermosas portadas y un notable juego de arcos en su interior. La ermita de San Sebastián, en el casco  urbano, tiene una interesante portada.

Molino en el cerro de Mota del Cuervo

Mecanismo del interior de un molino

La   ruta   sale   de   esta   población   pasando   por   el  cerro   de   los   molinos,   donde   hay   un   aparcamiento.  Denominado “Balcón de la Mancha”, el lugar en que se emplazan estos ejemplares del patrimonio arqueológico  industrial manchego, permite contemplar un extenso horizonte en el que se divisa un buen número de pueblos del  entorno. Casi todos los molinos han sido reconstruidos en los últimos 50 años y todos tienen nombre propio:  el  Zurdo, el Cervantes, el Piqueras, el Gigante, El Goethe, el Irak y el Franz Grillparzer, puesto por la Asociación de  los Amigos de los Molinos, que impulsó su recuperación. Belmonte  (2.329 habitantes): La historia de esta localidad está estrechamente ligada al  marquesado de   Villena. Al recorrer sus principales monumentos, la  colegiata y el  castillo, tropezamos inevitablemente con este  linaje. Pero la villa también se enorgullece de haber sido lugar de nacimiento de fray Luis de León, en el año 1527. Tras haber sido posesión de la corona (aquí tuvo un palacio el infante don Juan Manuel, autor de “El conde   Lucanor”), Belmonte fue donado en 1398, por orden de Enrique III de Castilla, a Juan Fernández Pacheco, quien  mejoró notablemente las condiciones de sus habitantes. Su nieto Juan Pacheco, primer marqués de Villena, fue el  personaje clave de la historia. Se dice de él que era valiente, sagaz, elocuente y un artista de la intriga. Su labor  70


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

guerrera en defensa de Enrique IV frente a los infantes de Aragón, el rey de Navarra y los nobles manchegos, le  valió los favores del rey castellano. Con el tiempo llegó a poseer un inmenso señorío, una extensión de 25.000 km 2  de tierra, unos 150.000 vasallos y una renta equivalen a unos 30.000 euros mensuales, que alcanzaba desde Cuenca  hasta  Alicante. Al  marqués de Villena  se debe la construcción del  castillo  y sus murallas y de la  colegiata  de  Belmonte,   dos   extraordinarios   monumentos   que   han   llegado   hasta   nosotros   tras   diversas   modificaciones   y  restauraciones. Sobre el cerro de San Cristóbal se alza majestuoso y rotundo, un castillo como hay pocos, mezcla de lujoso  palacio y recia fortaleza, obra gótica de mediados del siglo XV. Una arboleda precede al que puede considerarse  uno de los mejores edificios de toda España en su género. En un primer golpe de vista resaltan el perfil de sus  muros almenados y sus seis imponentes torreones cilíndricos, que dibujas una planta en forma de estrella. En el  interior  no faltan todos  los  elementos  y estancias  propios  de  una  construcción que  servía  a la  vez  de  bastión  defensivo, residencia nobiliaria y refugio de la población en caso de ataque; puertas de acceso, patio de armas, torre  del homenaje, otros torreones, caminos de ronda, salones, galerías, habitaciones, capilla, alojamientos de la tropa,  zonas de servicio, establos, etc., todos ellos se pueden recorrer en la visita que permite disfrutar de la grandiosidad   de   su   arquitectura   y   de   la   delicadeza   de   sus   elementos   decorativos,   en   especial   los   magníficos   artesonados  policromados de inspiración mudéjar que cubren los techos de salas y dormitorios. La historia del   castillo de  Belmonte está salpicada de nombres insignes y destinos variados; el poeta Jorge Manrique hace referencia a él en  sus escritos; la princesa Juana la Beltraneja estuvo aquí prisionera; en 1488 acogió a los Reyes Católicos de paso  por la población; fue habitado y restaurado por  Eugenia de Montijo, esposa de  Napoleón III...; en tiempos más  recientes, después de la Guerra Civil, sirvió de cárcel y fue academia de mandos del  Frente de Juventudes. Una  doble línea de muralla baja desde el castillo hasta la población, a la que en su día daban acceso cinco puestas; de  ellas, se conserva íntegramente la puerta de Chinchilla. La colegiata de San Bartolomé, es otro impresionante monumento de esta localidad.  En la zona alta, la  más antigua de la población y de la que parte un dédalo de calles en cuesta, se levanta este templo mandado  construir por el marqués de Villena a mediados del siglo XV, aunque seguirían añadiéndosele elementos hasta el  XVIII. Fue construido en piedra caliza en la que el tiempo y la erosión han marcado sus huellas. El exterior es  sobrio y de líneas rectas, con grandes contrafuertes y muchos añadidos que, de la primitiva fábrica, sólo han dejado  al descubierto, el ábside y las dos portadas, ambas de estilo gótico tardío. Ya en el interior, la planta de tres naves,   separadas   por   cuatro   grandes   columnas   en   cada   lado,   está   interrumpida   por   el   coro   bajo,   que   distorsiona   la  perspectiva interior. La triple nave central está rodeada de capillas góticas, renacentistas y barrocas que fueron  incorporando  las   familias   nobles   de  la  localidad  para   que   les   sirvieran  de   enterramiento.   Entre  los   elementos   arquitectónicos destacan las preciosas bóvedas de nervios, tanto de las tres naves principales como de muchas de   sus capillas laterales. La colegiata está repleta de obras de arte y en su archivo se conservan documentos sobre la   historia de la población.  Hay que dejar tiempo en Belmonte para callejear por su enmarañado casco antiguo, un recorrido en el que  podrán apreciarse fachadas con escudos y trabajos notables de rejería, como la Casa Bullo, que hoy es sede de la  Cámara Agraria, el  palacio de Buenavista  o la antigua  Casa de Comedias. Y entre los edificios religiosos, el  convento de los Trinitarios y el de los Jesuitas parcialmente derrumbado, ambos del siglo XVII. A cuatro pasos de  la plaza de Enrique Fernández, antiguo recinto de mercado, se encuentra el barrio de San Isidro, un buen conjunto  de arquitectura popular.

71


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

Soportales de una casa en Belmonte

Antiguo Pósito de Belmonte Una de las puertas de entrada a Belmonte

Villaescusa de Haro (572 habitantes): Considerada como la villa de los obispos, es una pequeña localidad  en habitantes pero grande en historia y patrimonio monumental. Su origen se remonta a un pequeño asentamiento  hispano­visigótico que fue después árabe, y toma su apellido, como otros pueblos de la comarca, de don  Diego  López de Haro, alférez mayor de Alfonso VIII y señor de Vizcaya. Fue ese noble, fundador de la villa de Bilbao,  quien conquistó a comienzos del siglo XIII el castillo a orillas del  río Záncara, haci��ndose con el señorío de la  zona. A su muerte, sus dominios pasarían a pertenecer a la Orden de Santiago, cuyos maestres, fieles a la corona,  se enriquecieron con los favores reales y dejaron los signos de su poder en Villaescusa. En la época de esplendor de  la población, durante los siglos XV y XVI, fueron numerosos los cargos eclesiásticos nacidos aquí, por lo que se la  conoce también como villa de los obispos. La  visión   que  predomina  al   llegar   a  Villaescusa   de   Haro  es   la   de   la   torre   y  cimborrio   coronado   de  pináculos de la  iglesia de San Pedro. Situada en alto, en la  plaza Mayor, forma un espléndido conjunto con el  Ayuntamiento, antiguo pósito y también cárcel, donde puede verse un escudo episcopal de la casa de Haro, y con la  fachada del  palacio de los Ramírez. La iglesia combina los estilos gótico tardío y renacentista en las portadas y  capillas, en las columnas y bóvedas  de arista y crucería de excelente traza. Pero lo más destacado del templo en la  magnífica  capilla de la asunción, declarada  monumento nacional, a la que se accede por la nave lateral. Fue  mandada construir por Diego Ramírez, miembro de una familia clave en la historia de Villaescusa durante el siglo  XVI, para enterramiento suyo y de sus familiares. El fue quien fundó una universidad, el edificio se encuentra en la  plaza de Gil Ramírez, aunque desisitió de ponerla en marcha ante la competencia ejercida por la de  Alcalá de  Henares, bajo el patrocinio de Cisneros. Otro Ramírez, don Sebastían Ramírez de Arellano, costeó la construcción  72


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

del  convento de los Dominicos, levantado a mediados XVI y del que algunos restos permiten hacerse idea de la   categoría arquitectónica del edificio. El escaso desarrollo de la población en los últimos tiempos ha permitido conservar el buen conjunto de  arquitectura popular que puede apreciarse en un recorrido por las calles de esta localidad.

Lavaderos

Lavaderos

Lavaderos

Plaza Mayor e Iglesia de San Pedro

Iglesia de San Pedro y rollo

Antiguo Pósito

73


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

2.6. TRAMO 6.  VISITANDO CUENCA Y ALREDEDORES. 2.6.1. DESCRIPCIÓN DEL TRAMO. Como he comentado en la descripción inicial de la segunda parte del recorrido de la  Diagonal Ibérica,  originalmente no tenía previsto realizar este tramo, cuyo recorrido observándolo en el mapa, se ve claramente que  se 'sale' de lo que realmente es la idea de la diagonal, haciendo un brusco giro hacia el noreste, para llegar a   Cuenca, con sus casas colgadas y su casco antiguo nombrado Patrimonio de la Humanidad, además de visitar sus  alrededores: la Ciudad Encantada, Hoz del Júcar, Ventano del Diablo, etc... Este es el aliciente y la motivación  extra para hacer este desvío que me puede suponer varias etapas más, y que como siempre digo, todo irá en función  de   como   llegue   a  Belmonte,   de   las   ganas   que   tenga   de   seguir   o   de   acortar   la   ruta,   de   como   me   encuentre  físicamente y de cómo esté de motivado en ese momento, pero en principio, dejo este itinerario propuesto y después  ya veré, porque como dice el dicho: “El hombre propone y Dios dispone”. Si decido no hacer este desvío, como he comentado al principio,   desde  Belmonte  desharía   parte del  camino hecho para llegar a Quintanar de la Orden, último punto de referencia dentro de la Ruta del Quijote, y  desde allí, seguir dirección noroeste hacia Madrid, pasando por Corral de Almaguer, Villatobas y Villarubia de  Santiago; desde esta última localidad se seguiría según lo previsto en el itinerario descrito para el tramo séptimo.  

2.6.2. EL RECORRIDO EN ETAPAS:  ETAPA 17: OLIVARES DEL JÚCAR ­ CUENCA .    Distancia: 54 km. Día previsto:     . Itinerario

Km

Carretera

Provincia

Notas

OLIVARES del Júcar ­  S. Lorenzo  de la Parrilla

11

N420

Cuenca

S. Lorenzo de la Parrilla – Mota de  Altarejos

6

N420

Cuenca

Mota de Altarejos – El Castellar

6

N420

Cuenca

Un   km   antes   hay   un   mirador,   +   ó   –  donde el río Tejos vierte  sus  aguas  al  río Júcar

El Castellar – Villar de Olalla

22

N420

Cuenca

A   unos   6   km   pasado   El   Castellar,   y  después   del   cruce   hacia   “Valdeganga  de   Cuenca”,   hay   un   mirador,   donde  pasa cerca el río Júcar.

Villar de Olla ­ CUENCA

9

N420

Cuenca

Localidades, parajes y parques naturales, sierras, etc., por los que pasar a golpe de pedal...: [Ver documento sobre la ruta urbana en Cuenca en bicicleta]. [Ver documento con 6 Rutas a realizar por el casco histórico de Cuenca]. Cuenca (46.000 habitantes): Centro geográfico de un extenso territorio, con importantes recursos agrícolas  y ganaderos, la ciudad de Cuenca, por su estratégica situación entre las hoces del  Júcar y el Huécar, debió ser  lugar habitado y fortificado en la antigua Celtiberia.  74


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

Toda la actual provincia de  Cuenca, además de otros territorios fronterizos que antaño le pertenecieron,  experimentó   una   rápida   romanización.   De   su   pertenencia   al   imperio   han   quedado   abundantes   huellas,  especialmente en Segóbriga, una de las urbes romanas más importantes, junto a Ercávica y Valeria.  De Cuenca se sabe que allá por el 711 fue dominada por los musulmanes, a raíz de la conquista de Toledo  por Tarik ben Zeyak.    Hacia el 1011, Ismail beni Dilnún, señor de Uclés, toma Cuenca y la convierte en capital del distrito, que  pasa a llamarse desde entonces  cora de Kunka. Además de sus defensas naturales, la ciudad es amurallada y  fortificada; crece en ella la población y florece la industria textil ­especialmente alfombras, que alcanzaron gran  prestigio   aún   después   de   la   conquista­   y   un   importante   taller   de   marfiles,   impulsado   por   artistas   cordobeses   refugiados allí tras la caída del califato.    Casi un siglo duró la conquista de la tierra conquense por los reyes cristianos, hasta que Alfonso VIII le da  un nuevo impulso a la conquista, y en 1177 toma la soberbia fortaleza árabe, erguida y majestuosa sobre las vegas  de sus dos ríos.  Durante los siglos XII y XIII, la ciudad de  Cuenca, en la que también se asienta la  Orden de Santiago,  vive momentos de esplendor gracias a la fertilidad de las vegas, su riqueza ganadera y la floreciente industria textil.    Aún durante el siglo XV, superadas ya las grandes calamidades que la peste trajo en la centuria anterior,   Cuenca mantuvo su buena situación política y económica. Sin embargo, a partir del XVI se inicia un declive que  corre paralelo con el de otras grandes ciudades castellanas, que vieron frenado su crecimiento en beneficio de la   periferia y de las veleidades imperiales de la monarquía.  Como en otras provincias del interior, los enfrentamientos bélicos de los siglos XVIII y XIX ­guerras de  Sucesión y de la Independencia, revoluciones liberales, etc.­ contribuyen al declive de la ciudad, que sólo empezará  a ver la luz ya en este siglo cuando, tras el paréntesis trágico de la guerra civil y la dura postguerra, se inicie un  proceso de industrialización y revitalización del comercio. En la Cuenca actual la parte alta de la ciudad deja de ser la arteria principal, dejando paso a la parte baja   como centro económico y social. Con la calle Carretería como centro urbano, administrativo y burocrático de la  ciudad. La parte alta alberga actualmente la  Universidad de Castilla­La Mancha, Universidad Menéndez Pelayo,   Archivo Histórico, Parador de Turismo, Ayuntamiento y de reciente creación, el Museo de la Ciencias. 

En 1996, el casco antiguo de la ciudad fue declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO. Entre  los monumentos a destacar están: ­ La Catedral, que tiene el honor de ser la primera catedral gótica de Castilla. De estilo gótico normando  tiene el doble carácter de santuario y fortaleza. Las obras las iniciaron canteros galos, siguiendo la moda francesa,  en el año 1196 y se dieron por finalizadas en el año 1257, sin embargo, a lo largo de los siglos ha continuado  sufriendo transformaciones que hoy en día permanecen inconclusas. Su planta es de cruz latina, con tres naves, una amplia cabecera sin arbotantes y un presbiterio profundo. El   crucero está cubierto por una gran bóveda central de influencia anglonormanda; de hecho se ha constatado que el  autor del edificio se había formado en escuelas en las que se estudiaba el arte normando y conocía la arquitectura  75


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

borgoña. El exterior de la catedral se renovó casi por completo en el siglo XVI y su interés artístico no era excesivo.  Un siglo más tarde, en el XVII, se construyó la capilla del Sagrario y se reformaron tanto la fachada como las  torres,  otorgando  al  edificio  un  aspecto  barroco.  En  el  siglo XVIII  se  construyó el nuevo altar  mayor  y ya  a  principios del siglo XX se desmontó de nuevo la fachada, reconstruyéndola en lo que es su aspecto actual.  Monumento Nacional de estilo Gótico Anglonormando, ejemplar único en España. Entre las obras de arte  que encierra la  Catedral, destacan las  puertas de  entrada  a las  Salas  Capitulares, obra de  Berruguete  y dos   esculturas de Pedro de Mena. ­  Antigua iglesia de San Miguel, hoy auditorio para las Semanas de Música Religiosa, magníficamente  emplazada en la Hoz del Júcar, de estilo gótico con artesonado mudéjar.  ­ Iglesia de San Pedro, de planta octogonal, siglo XVII, con la capilla del Conde de Toreno, cuyo techo es  de alfarjía.  ­ El Ayuntamiento, con fachada barroca, siglo XVIII, forma los arcos de acceso a la Plaza Mayor, corazón  de la parte antigua.  ­ Ermita de la Virgen de las Angustias, está situada en un bello entorno, sus accesos abiertos entre rocas  son origen de algunas leyendas.  ­ Las Casas Colgadas, son casas emblemáticas de la ciudad, coronando la Hoz del Huécar. Construidas en  el siglo XIV, se cree que fueron residencia de verano de los reyes. Albergan en su interior el  Museo de Arte   Abstracto y un Mesón Típico.  ­ La  Torre de Mangana, resto de la antigua fortaleza  árabe, es todo un símbolo de la ciudad. En sus  alrededores se ubicó una sinagoga. Hoy en día es reloj municipal. Se cree que antiguamente pudo ser una catapulta  lanzapiedras situada en las almenas próximas, como elemento defensivo a los seculares atacantes de la ciudad. ­  Iglesia de la Virgen de la Luz: Una de las obras más importantes del rococó religioso, con portada  plateresca del siglo XVI. 

Casas Colgadas

Casas Colgadas

Hoz del río Júcar

Plaza Mayor Catedral Torre de Mangana

76


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

 ETAPA 18: CUENCA ­   ALBALADEJITO   .  Distancia: 68 km. Día previsto:  . Itinerario

Km

Carretera

Provincia

Notas

CUENCA – Verdelpino de Cuenca

9

CM2104

Cuenca

(6 al cruce y 3+ hasta Vardelpino). Se  inicia   aquí   un   recorrido   circular,   con  inicio   y   fin   en   Cuenca,   que   según   la  guía   de   carreteras,   es   un   recorrido  interesante en su totalidad...

Vardelpino – Cruce de la Uña con el  Salto

23

CM2104

Cuenca

Se   pasa   primero   por   “Valdecabras”,  antes de llegar al Mirador de la Uña, a  la   derehca.   Después   del   mirador,   a   la  izquierda,   está   la  Ciudad   Encantada.  Todo   dentro   de   la  Sierra   de  Valdecabras.

Cruce de la Uña con el Salto –  Villalba de la Sierra

9

Cuenca

Se pasa por “Salto de Villalba”, y antes  de ésta, está el  Ventano del Diablo  y  un poco antes, hay un mirador. En este  tramo, la carretera se amolda a la curva  que realiza el río Júcar.

Villalba de la Sierra ­ Ventorro

10

CM2105

Cuenca

Ventorro – Embid ­ Cuenca

11

CM2105

Cuenca

Cuenca ­ ALBALADEJITO

6

N400

Cuenca

Localidades, parajes y parques naturales, sierras, etc., por los que pasar a golpe de pedal...: Ciudad Encantada:  El  río Júcar, a su paso entre  Uña  y  Villalba de la Sierra, forma un gigantesco e  impresionante cañón. Es aquí, a casi 1.500 m. de altitud, donde la naturaleza se ha permitido uno de esos caprichos  que llenan siempre de asombro al viajero: La Ciudad Encantada, declarada sitio Natural de Interés Nacional el  11 de junio de 1929. Su formación geológica se remonta a la era Secundaria.  Estos fenómenos geológicos, mundialmente conocidos, son formaciones rocosas literalmente esculpidas por  la acción del agua, el viento y el hielo, que al erosionar durante siglos las rocas, ha conseguido modelar figuras   humanas, objetos, animales, con una precisión difícil de entender, hasta conseguir una ciudad delirante, una ciudad  que parece dormida de algún hechizo misterioso. Es la diferente dureza y composición de las rocas, lo que ha hecho posible la formación de esculturas de la  Ciudad   Encantada.   Efectivamente,   éstas   en   su   parte   superior,   de   un   color   grisáceo,   son   dolomías   (calizas  magnesíferas pobres en cal) y en la parte inferior, de tono rojizo, calizas margosas, con menor magnesio y menor  resistencia a la erosión. Caminando por la Ciudad Encantada se crea la ilusión de hacerlo por una ciudad ciclópea y laberíntica,  con sus calles y plazas, altos edificios, puentes romanos, puertas góticas, monolitos, bosquecillos e incluso grandes  barcos erguidos sobre sus quillas. A la entrada, y enterrado hasta los hombros, asoma una enorme cabeza de  gigante, como permanente centinela. El itinerario está señalizado y tituladas las formaciones, aunque en realidad el  visitante encontrará de inmediato el parecido:  los Barcos, el Perro, el Mar de Piedra, el Elefante,... un sinfín de  sorpresas   que   la   naturaleza   nos   regala,   que   hacen   las   delicias   de   los   mayores   y   alimentan   los   sueños   de   los  pequeños.

77


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

Ciudad Encantada: Arco Romano

Ciudad Encantada: Torno Alto

El entorno de la Ciudad Encantada también nos resulta mágico. La vegetación, espléndida, formada por  quejigos,  sabinas,  enebros, boj,  zarzamoras,... Los rebaños de  ovejas pastan por los alrededores  rompiendo el  silencio con el sonido de sus esquilas, y en el aire siempre flota un perfume de romero, tomillo y mejorana .... Entre los fenómenos naturales que nos podemos encontrar, están:  los Mogotes, originados por la estructura  caliza del  terreno;  su formación es  debida  a que  el  agua  de   lluvia   al   atravesar  el  aire,  se  carga   de  anhídrido  carbónico y con facilidad ataca la caliza del suelo y la arrastra, sobre todo, en sus partes más blandas, que es lo que   sucede, por ejemplo, en la Ciudad Encantada;  los Festones y las Hoces (como las del Júcar y la del Huécar),  que son el resultado de la acción del agua de lluvia y del aire (como en los mogotes),  además del agua corriente; y  por último, la  Torca, en la que las aguas subterráneas son las que originan que el suelo se hunda provocando la  formación de una gran hondanada, como por ejemplo, las Torcas de los Palancarares. Ventano del diablo: Es un orificio en la roca sobre la hoz del Júcar. Es muy fácil llegar, puesto que desde  la carretera hay un camino de 100 metros muy bien acondicionado. En este punto se disfrutan de   unas vistas   impresionantes, con el río Júcar que corre encajonado al fondo de los abruptos barrancos, con un desnivel de 200  metros. 

Ventano del Diablo

Ventano del Diablo

Hoz del Júcar desde el Ventano del Diablo

78


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

2.7. TRAMO 7.  RUMBO A MADRID. 2.7.1. DESCRIPCIÓN DEL TRAMO. Este es un tramo en el que busco simplemente llegar a  Madrid, un tramo en el que apenas he buscado  información sobre las localidades de paso, sobre todo en la etapa primera (etapa 19 del recorrido general) por lo que  aparentemente puede resultar un recorrido monótono y aburrido, con la idea de avanzar de forma rápida, al menos  en principio, pero espero que me pueda deparar alguna sorpresa agradable el recorrido. La segunda etapa y última  (etapa 20 y última también del recorrido general) tiene algo más de aliciente, con el paso por el Tajo, la visita a la  Plaza Mayor de Chinchón, el Parque Regional del Sureste de Madrid, el recorrido entre Chinchón y Morata de  Tajuña, etc., pero el objetivo una vez visitada  Chinchón, será buscar la mejor forma de entrar en  Madrid, sin  'pillar' tramos de autovía, aunque por suerte, en el mes de Agosto espero no encontrarme con el excesivo y odioso  tráfico de un día normal.

2.7.2. EL RECORRIDO EN ETAPAS:  ETAPA 19:   ALBALADEJITO ­ VILLARUBIA DE SANTIAGO    .  Distancia: 110 km. Día :  . Itinerario

Km

Carretera

Provincia

ALBALADEJITO – Pto. Cabrejas

12

N400

Cuenca

Pto.Cabrejas­Cabrejas­Naharros

17

N400

Cuenca

Naharros – Horcajada de la Torre

6

N400

Cuenca

Horcajada – Carrascosa del Campo

15

N400

Cuenca

Carrascosa­Paredes­Huelves

13

N400

Cuenca

Huelves ­La Estacada­Tarancón

14

N400

Cuenca

Tarancón – Sta. Cruz de la Zarza

16

N400

Cuenca ­  Toledo

Sta. Cruz de la Zarza –  VILLARUBIA DE SANTIAGO

17

N400

Toledo

79

Notas

A unos 6 ó 7 kms pasada Tarancón, está  el límite entre las provincias de Cuenca  y Toledo.


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

 ETAPA 20:   VILLARUBIA DE SANTIAGO ­ MADRID     .  Distancia: 69 km. Día Previsto:  . Itinerario

Km

Carretera

Provincia

VILLARRUBIA – Colmenar de  Oreja

18

CM322­ M322

Toledo ­  Madrid

Colmenar de Oreja ­ Chinchón

6

M311

Madrid

Chinchón – Morata de Tajuña

14

M311 y  Local

Madrid

Morata Tajuña – Arganda del Rey

11

M313

Madrid

Arganda del Rey – Velilla de San  Antonio

6

M208

Madrid

Velilla de San Antonio – Mejorada  del Campo

4

Mejorada del Campo ­ MADRID

¿10? M203

Notas Unos kms después de pasar el río Tajo,  está el límite entre Castilla­La Mancha  y Madrid. Según   la   guía   de   carreteras,   es   un  recorrido   interesante.   Se   cruza   el   río  Tajuña y al oeste, a unos 10 kms está el  Parque Regional del Sureste.

Madrid Madrid

Creo   que   no   es   necesario   pasar   por  Rivas   del   Jarama,   y   se   puede   ir  directo...

Localidades, parajes y parques naturales, sierras, etc., por los que pasar a golpe de pedal...: Chinchón: Es uno de los pueblos más pintorescos y de mayor personalidad de la Comunidad de Madrid, y  aún encontrándose tan cerca de la capital de España, no ha impedido el que conserve su singularidad. Con sus  paisajes pardos, grises y ocres; racimos de casas agrupadas en cerros que cobijan su singular Plaza Mayor; callejas  intrincadas que recorren la vida y la historia del pueblo. En la actualidad Chinchón conserva y atesora su historia  armonizándola con su presente. Como recurso turístico y productor agrario de calidad, avanzando y en continuo  desarrollo. 

La tradición vinatera desde el siglo XIV en que cada cosechero tiene su propia bodega, donde obtiene su  vino y destila los orujos, da origen a la destilación del anís. Este destilado de vino, macerado con grano de anís  matalahuga, lo redestila de nuevo en la alquitara para elaborar el aguardiente anísado de Chinchón. Castillo de Chinchón:  A partir de 1460  el linaje de los Cabrera  comenzó ha cimentarse dando como  resultado la concesión por parte de los Reyes Católicos de un extenso señorío en la zona sur de la actual provincia  de Madrid. Tras una provisión dada en Toledo en 1480 por los reyes donde se eximia de la jurisdicción de Segovia  un buen número de sexmos que fueron a parar a manos de los Cabrera, estos determinan por fijar como cabeza de  jurisdicción   a   la   villa   de  Chinchón.   Es   muy   probable   que,   siguiendo   la   costumbre,   los   nuevos   señores   se  construyeran un castillo, como residencia y ostentación de su poder. 80


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

Castillo de Chinchón

Plaza de Cinchón, con la plaza de toros montada para las fiestas

El conflicto que se desencadenó con los comuneros afectó a Chinchón, ya que no hacia mucho tiempo que  se había separado de Segovia, mantenía aún buenas relaciones. El 21 de enero de 1521 después de un largo asedio  el castillo cae en manos comuneras. El asedio y posterior pillaje dejan al castillo en lamentables condiciones. Una  vez  recuperado el  castillo  y  sofocado  el  movimiento comunero se  repara  aunque  dos  generaciones  posteriores  levantaran un nuevo edificio sobre los restos del anterior. A principios del siglo XVIII debía estar abandonado, tal vez coincidiendo con los destrozos hechos por el  Marqués de la Mina durante la Guerra de Sucesión (1706). Según   documentos,   los  Condes   de   Chinchón  dejaron   de   habitar   el   castillo   a   partir   del   siglo   XVIII. Parece ser que el actual castillo es el segundo edificio que ocupa este emplazamiento, puesto que el primitivo fue   destruido para con posterioridad ser reconstruido por los mismos propietarios según los cánones del momento  (siglo XVI) más como un palacio, que como una fortificación. Su estado es bastante bueno. En los siglos XIX y XX fue utilizado como casa de labranza y fábrica de  licores   (anises   de   Chinchón).   Hace   unos   años   la   factoría   se   trasladó   al  valle   del   Tajuña,   quedando   vacía   la  fortaleza. Es de propiedad privada, de los Condes de Chinchón y la visita exterior libre, pero no se puede visitar el  interior. Fue declarado Conjunto Histórico­Artístico desde 1974 junto a toda la villa.  La Plaza Mayor de Cinchón ha sido elegida recientemente como una de las siete maravillas de Madrid,  por votación ciudadana, junto con: El Escorial, el Palacio Real de Madrid, la Universidad y Recinto Histórico de   Alcalá de Henares, el Paisaje Cultural de Aranjuez, el Museo del Prado y la Plaza Mayor de Madrid.

81


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

 2.8. MATERIAL A LLEVAR EN LA RUTA. INDUMENTARIA 1.   Casco. 2.   Culottes  (2). 3.   Maillots  (2). 4.   Guantes. 5.   Zapatillas y Chanclas. 6.   Saco de Dormir. 7.   Esterilla. 8.   Chubasquero. 9.   Gafas de Sol. 10. Camisetas o Polos  (2). 11. Pares de Calcetines (2). 12. Calzoncillos            (2). 13. Pantalones Senderismo. 14. Toalla pequeña. 15. Bragas militares.       [NO] 16. Manguitos. 17. Chaqueta Térmica.    [NO] 18. Chaleco Reflectante. TIENDA de CAMPAÑA

HIGIENE ­ Gel. ­ Cepillo y Pasta de Dientes. ­ Peine. ­ Crema Protección Solar. ­ Maquinilla de Afeitar.

MATERIAL 1.  Frontal o linterna. 2.  Cable de Cambio. 3.  Cámara de repuesto. 4.  ¿Radios?.                        [NO] 5.  Parches + Pegamento + Lija. 6.  Desmontadores.  7.  ¿Zapatas de freno?.         [NO] 8. ¿Cubierta Repuesto? .      [NO] 9.  Troncha­Cadenas. 10. Kit de Herramientas. 11. Llave fija del 7 (Transportín). 12. TransportÍn. 13. Alforjas. 14. Antirrobo (pequeño). 15. Bomba. 16. Eslabones de Cadena. 17. Bote de Aceite. 18. Bidones de Agua. 19. Cuenta Kilómetros. 20. Abrazaderas + Tornillos (para       repuestos del transportín). 21. Pulpos. 22. Cuerdas (1’5 metros  + ó ­) 23. Pinzas de la ropa (4). 24. Bolsas de cierre. 11. Bolsas Normales (3). 14. Pañuelos de Papel. 15. Trapo para limpieza de la bici. 16. Bolsas de plásticos grandes       para cubrir alforjas, saco y la       ropa en caso de lluvia. 17. Bridas de Plástico. 18. Luz Trasera para la bici.

82

OTROS 1.  Botiquín. 3.  Libreta y bolígrafo. 4.  Móvil Cargado y Batería. 5.  Dinero en Metálico. 6.  Cámara de Fotos + ¿Pilas? +      carretes fotos. 7. Pilas (para GPS, frontal, radio, etc.) 8. GPS. 9. Radio pequeña (para los partes     meteorológicos).

DOCUMENTACION ­ DNI. ­ Tarjeta de Crédito. ­ Tarjeta Seguridad Social. ­ Guías, Mapas, Rodbook, etc... ­ Licencia Federativa. ­ Carnet de Alberguista.

COMIDA y UTENSILIOS 1. Barritas Energéticas + Frutos Secos 2. Sobres cafés + Sacarina. 3. Aceite, sal y pastillas avecrem. 4, Cazo + Taza + Cubiertos. 5. Bombonas Camping Gas y Hornillo 6. Mechero.


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

2.9. BIBLIOGRAFIA CONSULTADA. –

Ruta de Don Quijote, a pie, en bicicleta, a caballo. Editorial: El País Aguilar. Con textos de María  Unceta y Javier Echenagusia, y Coordinación de María Unceta. Proyecto: Don Quijote de la Mancha  2005, S.A. (Empresa Pública de Castilla­La Mancha).

Las Rutas de al­Andalus. Guía de Viaje. Editorial: El País Aguilar. Con textos de Inés Eléxpuru y  Carlos Pascual. Coordinación Editorial:Ana Puértolas.

Enciclopedia Salvat. Salvat Editores S.A. 2003.

Enciclopedia Temática Ilustrada. Atlas Histórico.  Editorial: GR.U.P.O., S.A. Edición de 1999.

100 aves fáciles de ver. Autores: Isaac Vega y José Antonio López­Sáez, con prólogo de Eduardo de  Juana, Secretario General de la Sociedad Española de ornitología (SEO/BirdLife). Editorial Libsa.  1995. 

Guía de campo de los mamíferos españoles. Para biólogos y amantes de la Naturaleza.  Autor:  Luis Blas Aritio. Ediciones Omega, S.A. 1984.

Guía de campo de los anfibios y reptiles de la península ibérica. Auotr: Javier Andrada. Ediciones  Omega, S.A. 1980.

Campos de Castilla. Antonio Machado. Ediciones Cátedra, S.A. 1994. Edición de Geoffrey Ribbans.

Don   Quijote   de   la   Mancha.   Miguel   de   Cervantes   Saavedra.   Edición   Musa,   comentado   por  Clemencin y con ilustraciones de Gustavo Doré.

Don Quijote de la Mancha, Primera Parte, en versión Comic.  Guión e Ilustración de Gabriel  Bernardino Valadés. Editado por: Junta de Extremadura, Consejería de Educación.

Cuentos de la Alhambra. Autor: Washington Irving. Editorial: Miguel Sánchez, Editor. Biblioteca de  Escritores y Temas Granadinos.

Revista “Bike Rutas”, Nº 1, Fuera de Serie, 1996, y en especial los siguientes artículos: – La reconquista árabe: Las rutas de al­Andalus: Las Alpujaras y Münzer. Pág.: 22­27. –  Ruta Urbana natural en Cuenca : Mountan bike junto a las casas colgadas. Pág.: 82­83. –  Trialeras en la Alhambra . Ruta urbana en Granada. Pág.: 70­73.

Revista “Bike Rutas”, Nº 12, año 2007, y en especial los siguientes artículos: –  Transandalus. Pág.: 50 – 56. –  Oro Verde. Segura de la Sierra (Jaén). Pág.: 34 – 39.

Mapas de Carreteras de España y Portugal de Anaya Touring Club. 2006

Mapa de Carreteras de España y Portugal de Michelin. 2005. Número 734.

83


La Diagonal Ibérica: Tramo Sur

- Manolo Pozo -

Atlas de Carreteras  y Turístico de España y Portugal de Michelin. Escala 1:400.000 (1cm=4Km).  2000.

Páginas WEB consultadas: – Sobre el Quijote:                   http://cervantes.uah.es/quijote/httoc.htm – Sobre la TransAndalus:         http://www.transandalus.org – Sobre el Legado Andalusí:   http://www.ugr.es/legado/andalusi.htm

84


Ruta Diagonal Ibérica