Issuu on Google+

Espero haber podido transmitir mis sentimientos, que no es fácil, pero como Mª Rosa fue para los más necesitados, instrumento de amor, ella nos ayude a conseguirlo, para así seguir su obra y ser consolación en nuestro trabajo. -Con nuestro trabajo tenemos que curar a veces, aliviar a menudo, consolar siempre-.” Ser Consolación es parte de lo que os hemos expresado y de todo aquello que las palabras no llegan a decir. Jesús nos invitó a ser en medio de nuestro mundo pequeñas luces que alumbren, eso queremos ser en nuestro trabajo pequeñas luces que iluminen la vida de las personas que entran en contacto con nosotros.

“Vosotros sois la luz del mundo. No puede estar oculta una ciudad situada en la cima del monte. Ni tampoco se enciende una lámpara para ponerla debajo del celemín, sino sobre el candelero, para que alumbre a todos los que están en la casa. Brille así vuestra luz ante los hombres, para que vean vuestras buenas obras y den gloria a vuestro Padre” (Mt. 5, 14-16).

… 2013-2014 Año Vocacional

“La familia consolación crece y se fortalece en su identidad, impulsa el proceso evangelizador de las obras apostólicas y posibilita la continuidad y expansión de las mismas para el servicio del Reino”. (Marco Estratégico 2011-2017 Familia Consolación)

Te invitamos a ti que estás leyendo este folleto que te pares unos minutos y mires tu trabajo, tu relación con las personas y pongas palabras a lo que haces veras como descubres tu forma de ser consolación en el mundo. Adeli M. Albenca Cuevas Rosario Huerta Mellado Residencia Ntra. Sra. de la Consolación (Sevilla)

Hnas. de Ntra. Sra. de la Consolación www.consolacion.org


Comenzamos un nuevo año pastoral con un gran reto el de “redescubrir nuestra vocación como regalo de Dios y ayudar a otros a descubrir el sentido de su vida”. Los Folletos “… con ternura” nos van a ir adentrando en la dimensión profesional de nuestra vocación. “Ser Consolación” es un sueño que está en nuestras manos y al que todos estamos llamados en medio de nuestro mundo. Queremos compartir con todos vosotros nuestra experiencia de ser consolación a través de nuestro trabajo. Mi Adeli,

nombre

como

auxiliar

en

la

Residencia

Geriátrica

Sra.

de

la

Consolación de Sevilla desde

el

año

Mi nombre es Charo, trabajo como auxiliar en la Residencia Geriátrica Ntra. Sra. de la Consolación de Sevilla desde el año 2002. Formo parte del Equipo de Pastoral.

es

trabajo

Ntra.

cercana y oportuna y tratar que el final de sus vidas sega igual que empezó: -querido, cuidado, asistido-.”

2007.

Formo parte del Equipo de Pastoral.

“Ser Consolación. Es amar al ser humano sin reservas con una entrega permanente de amar, es una decisión personal, es una búsqueda de quien necesita consuelo, este a nuestro lado o lejos. Para ser consolación no necesitamos grandes cosas, en las más sencillas, es el mayor consuelo, una sonrisa, una mirada, un saber escuchar, un buen gesto. Saber que el ser humano no tiene fecha de caducidad que sigue siendo “importante” a pesar de sus limitaciones de su lento caminar, de su mano temblorosa, de su mente a veces dormida en otro tiempo. Para quienes somos consolación es tarea fácil “amar y consolar” es nuestro instrumento de trabajo. Somos herederos de una gran misión que debemos seguir agrandando y reforzando, esto nos da la oportunidad de ponernos al servicio del más necesitado. En esta etapa última de la vida tenemos que ser especialmente sensibles con quienes más nos necesitan, saber dar mayor dosis de afecto, tener una presencia

“Me dirijo a vosotros como trabajadora y Familia Consolación, es lo que quiero transmitiros: “Ser Consolación en el trabajo”, dicho así puede sonar a frase hecha, pero nada más lejos de la realidad, aunque sí que compartiréis conmigo que es difícil. Sabéis y estaréis de acuerdo que el trabajar con personas mayores es muy agradecido, a eso me dedico, a estar con ellos, día a día y eso lleva a compartir muchos momentos. Algunos muy alegres, los que te hacen sentirte bien y arrancarles una sonrisa y otros muy tristes debido a su estado físico o anímico, estos son los momentos en los que tengo presente a Mª Rosa, nuestra Madre, ella está siempre, cuando más apurada estoy durante mi jornada. Ella fue consuelo para los más necesitados y yo quiero llegar a serlo para los residentes, cuando simplemente necesitan una mano que los tranquile y le transmita paz, esa que se sentía en la Misericordia cuando veían a la Madre: “los enfermos esperan con ilusión el día que le toca velar a la Madre; ¡Esta noche sí que estaremos bien!” Lo feliz que te sientes cuando le ves una sonrisa, cuando te piden un beso, cuando ves que los tranquilizas… siempre hay que tener presente las actitudes de Mª Rosa: sencillez, humildad, pobreza, obediencia, fortaleza, abnegación, paciencia, prudencia, caridad. Las personas con las que trabajamos, los residentes, no son nada nuestro, pero a veces los sientes como tuyos y quieres como Mª Rosa tratarlos a todos por igual.


Octubre 2013, ser Cosnolación