__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 1

-

HISTORIA DEL FÚTBOL EN ASTORGA (1910-2014) Manuel Jesús Álvarez, Amando Casado y Jesús Palmero


HISTORIA DEL FUTBOL EN ASTORGA (1910-2014)


Dirección editorial: Héctor Escobar Coordinación: Manuel Jesús Álvarez y Amando Casado Diseño y selección gráfica: Amando Casado ©Texto principal: Manuel Jesús Álvarez ©Logo portada: José Luis de la Iglesia ©Pintura contraportada: Sendo ©Fotografias actuales: Manuel González y Amando Casado © Colaboraciones de textos: sus autores © Colaboraciones gráficas: sus autores © Fotografías históricas: sus autores ©Documental: Jesús Palmero y Amando Casado Imprenta: EUJOA I.S.B.N.: 978-84-15603-54-2 Deposito Legal: LE-696-2014

Cualquier forma de reproducción, distribución, comunicación pública o transformación de esta obra, solo puede ser realizada con la autorización de sus titulares, salvo excepción prevista por la ley. Diríjase a CEDRO (Centro Español de Derechos Reprográficos) si necesita fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra (www.conlicencia.com; 91 702 19 70/ 93 272 04 47)


NOTA IMPORTANTE: La lectura de todos los pies de fotos y las imรกgenes se debe hacer de arriba a abajo y de de izquierda a derecha.


SALUDA

El fútbol es un deporte donde además de jugar y divertirse, se aprende a ganar, también a administrar los fracasos y, sobre todo, a darse cuenta que uno solo puede hacer muy poco, y que es más fácil alcanzar el éxito si se trabaja en equipo. Un juego que se practica en Astorga, de forma oficial, desde 1944 bajo el nombre de Club Deportivo Atlético de Astorga, equipo que sufrió dificultades y penurias hasta el punto de descender; sin embargo, su buen hacer en el campo de juego, le permitió remontar y refundarse en 1969. Fue en ese momento cuando adquirió la denominación que lleva en la actualidad: Atlético Astorga Club de Futbol. Muchos años antes, en 1914, ya se jugaba en la ciudad bimilenaria un deporte que nació hace siglos y cuyo reglamento fue establecido en 1863 por la Football Association de Inglaterra, con 13 históricas reglas, la primera de las cuales establece el tamaño del campo y como debe ser delimitado. Campos de juego como el de la Eragudina remodelado y ampliado por el Ayuntamiento con la ayuda de otras Instituciones, que es el lugar donde se entrenaba y donde se sigue preparando y jugando y en el que, domingo tras domingo, astorganos y astorganas acompañan y se integran con su equipo. Pero si hoy sabemos con exactitud todos y cada uno de los pormenores del club, no son muchos los datos que se conocen de aquel empeño deportivo que comenzó hace 100 años y tomo nombre hace 45, por eso, Sagrario González y su Equipo Directivo decidieron investigar todo lo que concernía a este deporte y a este club y plasmarlos en esta publicación que hoy, querido lector, tienes en tus manos. Entre sus páginas encontraras las biografías de jugadores o directivos astorganos que no conocías, los éxitos y fracasos de un club que ha pasado por múltiples dificultades y las hazañas de futbolistas que están en la memoria colectiva de una localidad que se precia de haber tenido y de contar en la actualidad con futbolistas de gran calidad deportiva y humana. Y todo de la mano del historiador Manuel Jesús Álvarez que ha coordinado las aportaciones de socios y simpatizantes, ilustradas con imágenes fotográficas recogidas y organizadas por Amando Casado. Una publicación enmarcada dentro de los actos de celebración del 45 Aniversario del club y de los 100 años de fútbol en la ciudad, unificados con un logo muy original que trasmite dinamismo y modernidad, obra del también directivo José Luis de la Iglesia. Aprecia pues de este libro realizado con amor y empeño y que busca, para apoyarnos en ellas, nuestras raíces deportivas, origen, principio y fundamento del Atlético Astorga, hoy una realidad admirable, y que dentro de pocos días puede cumplir el sueño del ascenso y además, seguir enseñando a niños y adultos a jugar y a divertirse, porque el futbol es como la vida, un juego que hay que aprender a ganar disfrutando. Finalizando mayo de 2014. Victorina Alonso. Alcaldesa de Astorga.


PRESENTA

Comencé a bajar a la Eragudina en mi época de juventud, en ese afán de conocer otros aspectos que ofrece la sociedad como es el Deporte de Competición. Entonces no era habitual ver mujeres en el fútbol, no obstante mi actitud ante el problema de la “igualdad” iba tomando forma, lejos del feminismo exacerbado, soy de la idea “si queremos igualdad además de luchar por ella debemos practicarla”, creo en la valía de las personas independientemente de ser hombre o mujer. Durante unos años deje de bajar al fútbol y mi hijo me hizo regresar y como no la inquietud, la decisión que ya apuntaba en mi juventud de luchar por Astorga, de dedicar parte de mi tiempo a estar presente en las Asociaciones que mueven aspectos vitales de la sociedad en que vivimos y muy necesarios en localidades con menos recursos. Aterrizo nuevamente en la Eragudina presidiendo el club de fútbol para evitar su desaparición al quedar sin directiva electa y con un objetivo claro llevar al Astorga a lo máximo de su Categoría, jugar al menos otra vez los Play Off de Ascenso a 2ªB, y dar una alegría a toda la ciudad, tener presencia del Club en la FCYL de fútbol, escribir la historia del Club etc.. Fuimos conscientes que los objetivos anteriores, nuestros objetivos, no serían realidad sino éramos capaces de transmitirlos a la afición (socios, simpatizantes y astorganos en general) y hacer que ésta los compartiesen y luchasen por ellos con nosotros. Todavía me emociono al ver como los socios disfrutan cuando los resultados nos favorecen, con la cara de felicidad que tienen cuando se dirigen a mí, la alegría que manifiestan al saludarme y los ánimos que me dan. Muchos de ellos, siendo conscientes de las necesidades económicas les veo entrar con 1 o 2 euros en la mano para comprar la eterna “rifa”, que gracias a ella todos los partidos sacamos para pagar al árbitro. Creo que ni en mis mejores sueños, como en los de mis compañeros de Junta Directiva al igual que en los e la gran mayoría de socios estaría el del ascenso a 2ªB, nunca fue un objetivo de partida, pero lo hemos conseguido y además como en todos los grandes triunfos (para nosotros este lo es) acompañado de “la épica” clásica española (recodemos la remontada del 4-0 con el Mensajero), algo que quedará grabado para siempre en nuestras retinas. Se que no soy una Presidenta convencional, yo llego al mundo del fútbol, no desde una aficionada “ultra” o precedida de una práctica deportiva española, sino desde el mundo de la empresa. Valores como la gestión eficaz, la seriedad en el trabajo, la lucha, el sacrificio que conlleva el trabajo bien hecho etc. Son los que he intentado transmitir a los jugadores, al cuerpo técnico…. Otro de los objetivos lo tiene el lector delante en un empeño personal de conocer de la ciudad a través del fútbol. Me han dicho que prologue el libro, que tiene a mi modo de ver mucha calidad, los grandes profesionales, Manuel y Mandi han hecho un gran trabajo. No se trata de escribir la historia desde el punto de vista científico, sino como los astorganos han vivido el fútbol y sus avatares a lo largo de estos años. La Historia la escriben los historiadores y generalmente las pequeñas Comunidades no nos vemos reflejados en esa Historia de los libros. A mis hijos y familia, gracias por su comprensión, mi dedicación al Club les ha privado de mi compañía. A esos dos amigos que siempre me han dado fuerzas para seguir, por los que ha merecido la pena tanto esfuerzo y sacrificio. Sagrario González. Presidenta del club Atlético Astorga


UNA VISIÓN ARTÍSTICA DEL FUTBOL

Sendo. Oleo sobre lienzo (original en color)


¡AUPA VERDES!

Andrés Martínez Oria Escritor Celebramos los 45 años del club Atlético Astorga, con esta denominación, aunque el llamado deporte rey lleva un siglo practicándose en nuestra ciudad, con tan ilustres deportistas como los hermanos Juan y Leopoldo Panero, de los que hay alguna foto de futbolistas. Ya en los años cincuenta del siglo pasado recuerdo a nuestro club peleándose bravamente con los grandes de la Tercera División. Mi primera asistencia a un partido en la Eragudina fue a finales de esa década y aún lo tengo presente; jugábamos contra la Juventud de Burgos y estaba a la puerta sin un ochavo en el bolsillo, lo normal en un rapaz de aquel tiempo, y quizá compadecido, el utillero del equipo visitante me mandó coger de un asa la cesta ancha y plana de las botas y así me coló con él. En tiempos de necesidad, corazón de oro; y si es preciso, y para el fútbol lo es, de león. Luego bajaría muchas tardes, y como no había medios practicábamos el difícil arte de evitar la taquilla, como en el circo; en el cine era imposible, aunque también lo intentábamos. En los años sesenta, los grandísimos partidos de rivalidad regional contra la imposible Ponferradina y una Cultural que había llegado a estar en Primera División –Oh tempora oh mores! –, ya los veía a lo lejos, desde una de las ventanas de los Redentoristas. Luego vendría este Atlético Astorga que tenemos hoy en lo más alto, gracias a la impagable labor de las directivas de estos años, a una afición fiel y creo que ejemplar, y sobre todo a un equipo de garantía, que nos ha dado muchas alegrías estas temporadas de atrás y de modo especial esta, que terminamos la primera vuelta segundos, a cuatro puntos del Valladolid B y muy por delante de los equipos del entorno próximo, rivales y amigos, con los que siempre nos pelearemos; eso sí, deportivamente. Es un motivo de orgullo y también un beneficio inmenso para la ciudad tener un equipo que pregona el nombre de Astorga allí donde va, y son muchas las salidas a tierras de Soria, Salamanca, Segovia, Zamora, Palencia, Ávila, Burgos, Valladolid, y propicia la visita de los que vienen acompañando a sus equipos y aprovechan la jornada para conocer la ciudad y pasar el día aquí. Un equipo deportivo importante, y el Atlético Astorga lo es, constituye una inversión publicitaria y un atractivo de enorme interés, que debemos apoyar asistiendo al campo y económicamente particulares, empresas e instituciones, en la medida de lo posible; porque es algo de todos y así debemos sentirlo. Y lo es porque, como otros medios de divulgación, prensa, radio, cultura, etc., contribuye a “hacer ciudad”, a unirnos en un objetivo común, divulgar lo nuestro y atraer visitantes, y todo lo bueno que se pueda atraer. Y además un equipo tan bien asentado como el nuestro es capaz de crear ilusión, que no cotiza en bolsa pero es uno de los valores más necesarios para cualquier actividad o empresa humana; ilusión por ganar, estar arriba y pelear para ir a más. Lo he defendido muchas veces en la conversación cotidiana y ahora esta tribuna me permite hacerlo público; el Atlético Astorga debe pelear no solo por jugar la promoción sino con el objetivo de ascender. ¿El Atlético Astorga en 2ª B? ¿Y por qué no? ¿No aumentarían los espectadores que ya ahora vienen no solo de la ciudad, sino de toda la contorna? Aquí está cada día de partido la gente de San Justo, San Román, Nistal, Barrientos, el Val; de los

11


pueblos de la Vega, Maragatería y Cepeda vienen en coches o en tren muchos seguidores, ilusionados con un equipo que aspira a ganar y ascender. Y esa es la clave, generar ilusión para acudir a la Eragudina con la esperanza fundada de ganar y ser mejores que ayer. Así funcionan las aspiraciones humanas. Por eso queremos un equipo como el Atlético Astorga de este año, ilusionado y ganador, grande por los jugadores que en cada partido dan lo mejor de sí por su colores, importante por la directiva que lo preside y aupado por esta afición que vibra con cada gol, con cada victoria y con cada puesto que escalamos. No puede haber otro objetivo que la cabeza y el ascenso. Pero por encima de todo ha de quedar la imagen de un equipo señor, regido por la deportividad, con una afición ejemplar, capaz de aplaudir también al rival, menos que a los nuestros, claro, de respetar a los árbitros, aunque a veces nos perjudiquen sus decisiones y nos saquen de quicio, y de no incurrir jamás en la agresión o el insulto racista o de otro tipo. Eso nos hará aún más grandes. Nuestro equipo está arriba y con toda la ilusión intacta; ellos son los que marcan, pero nosotros los llevamos en volandas. ¡Aúpa, Astorga! ¡Aúpa, Verdes! El partido como batalla, según unas reglas escrupulosas, donde vence la estrategia, la fuerza, la convicción; el estado de ánimo. Hay un general que dispone y ordena, corrige y anima. Una vanguardia, líneas, retaguardia, y un castillo que guardar, que es la portería. Batalla evolucionada a deporte, sin sangre ni muertos, aunque a veces lo pareciera. Como en los torneos medievales. Suero de Quiñones fue un partido de fútbol nada amistoso. Allí hubo hasta un muerto. Y afán de venganza.

Doble pág. siguiente: Juan y Leopoldo Panero con sus amigos futbolistas. Foto publicada en El Faro Astorgano por José Luis López. para el artículo “Juan y Leopoldo Panero, Futbolistas”. Equipo, Asturica.FC. 20-abr. 1923: Eduardo Novo, Manolo Blanco (padre de Andindo), Mateo Tagarro, Juan Panero, Francisco, Mariano Pérez, Leopoldo Panero, Novo, Abrahan Arias, Jeronimo Criado, ¿? ¿?

12


JUGAR AL FUTBOL

Sentados en los pupitres mirando a la pizarra y solo veíamos balones. Abríamos los libros y en cada página, solo balones. En los cuadernos -como el que se atreve a trazar los perfiles de la felicidaddibujábamos balones.

Desde la televisión nos vendían rivales como si los árbitros fuesen jueces de vida o muerte. En los periódicos el ejército de letras que fabricaba crónicas dictaba una sentencia a cada tarde de domingo que nunca quisimos entender. En las radios las hondas golpeaban nuestras camisetas sin entender muy bien de que tela estaban hechas.

Sonaba el timbre y once sonrisas en cada portería. Salíamos del colegio y once sueños en cada campo. Florecían jugadores cada vez que mayo visitaba La Eraguidina. Llegaba el verano y nuestros mayores se cansaban de contar los onces que reverdecían el asfalto de las calles.

Por todo ello un día nos detuvimos y abrazados los veintidós en el centro del campo le gritamos al mundo: ¡nos preguntáis si vamos con Brasil o con Italia, con la Seleção o con la Azzurra y lo único que queremos es jugar al fútbol!

Sin embargo, fuimos creciendo y desde las gradas nos llegaban voces que pretendían lesionar el mismo balón que dibujábamos de niños.

Abel Aparicio González Poeta

13


14


15


Escarpizo. TĂŠcnica mixta (original en color)


FUTBOL EN ASTORGA

Adolfo Alonso Ares Escritor La pasión y la infancia se confabularon para que yo lograse jugar al futbol, con un grupo de amigos, en el campo de la Eragudina. Llegué así sentirme protagonista en un deporte de pasión y de vida que iba aderezando nuestro anhelo: espacio que aun se nutre en esos años y habita junto al sueño que aproxima, el mítico camino que recorro cuando en silencio pienso en esas cosas. Imaginaba, en ese entonces, nada menos que en ser el titular de aquel equipo que portaba mi Astorga a más lugares, a ciudades lejanas que vertían el concepto de mundo y de infinito. Escondí las versiones de esos sueños, entre tardes de julios y agostos que lentas se alejaban y refresqué la sed con una gaseosa de chapa que, concluido el partido, enfriábamos en uno de los manantiales que aquel Jerga escondía en sus meandros. Ese es el mundo que me llama y me alimenta. Pienso siempre en espacios que cobijan esa pasión que fluye en la nostalgia y anuncio que el azar que sorprendía, se tornó en brotes nuevos, ya que el tiempo, es solo la medida que se adapta a aquello que los hombres necesitan. A lo que solo pende en la memoria que me quiere hacer niño para siempre. Jugaré eternamente en ese equipo real e imaginario, el que repite el eco que contiene toda la devoción por un deporte que fue lo visceral de aquellas tardes y hoy se manifiesta, como renglón que entona la palabra, dejando que el recuerdo se deslice en los mismos y únicos senderos. El Atlético Astorga custodia en mi recuerdo a los numerosos jóvenes que procediendo de otras latitudes, hicieron la mili aquí junto a Peñicas y así se incorporaron a aquella vieja Astorga y quedaron en ella para siempre. Eso es la pasión, es el cobijo que siempre vivirá junto a nosotros. Son ascuas que perduran donde el rito representa esa vida que conoce la imagen de sus rostros. El recuerdo del futbol en mi vida siempre me sabe a Astorga, al olor y al sonido de los chopos, al discurrir de un río, a la fuente de hierro y a esas lejanas horas que rompieron la magia de los mundos que me nombran.

17


Antonio. Caricatura de Mingui Jr. Original publicada en El Faro Astorgano. 1985


Antonio. Caricatura de Rafa Menda単a. Original publicada en El Faro Astorgano. 1985


LA IMAGEN ARTÍSTICA Y LOS MITOS DEPORTIVOS

Roberto Castrillo Soto Profesor de Historia del Arte de la Universidad de León Las imágenes artísticas han contribuido desde su origen a dar forma y concreción visual a los pensamientos y las emociones humanas. La elección de los medios y recursos artísticos no es casual sino consecuencia del universo simbólico y la funcionalidad expresiva de las artes en cada contexto cultural. En un ámbito especialmente intenso simbólicamente y apasionado emocionalmente como es el de la competición deportiva, la imagen se impregna de manera irresistible de estas cualidades. Más aún cuando en la cultura y el lenguaje deportivos se emplean de forma recurrente términos como mito o leyenda, que aspiran a trascender la dimensión temporal de los deportistas o los eventos deportivos para emplazarlos en el lugar de lo arquetípico atemporal. Y la representación del mito se encuentra entre las primeras y originarias funciones de la imagen artística. En la Grecia Antigua el arte representa preferentemente a los dioses, convirtiéndose en un vocabulario visual mitográfico cuya estética se vincula estrechamente a la lectura y comprensión de los mitos por parte de la sociedad. La lejanía de los horizontes estético y cultural griegos respecto a nuestra cultura de masas se convierte en actualidad y convergencia en lo referente al espacio mítico configurado desde las imágenes deportivas. Dos dimensiones resultan especialmente significativas. La primera de ellas se podría denominar corporal y plástica. El deporte profesional o de alta competición lleva asociado un trabajo de preparación y disciplina física que los modernos medios tecnológicos han ido perfeccionando a lo largo del tiempo. Esculturas clásicas como el Discóbolo de Mirón o el Apoxiomeno de Lisipo mostraban la belleza física humana a través del cuerpo desnudo de los atletas, más heroica en el primer caso y más humana en el segundo. La publicidad actual sigue recurriendo al cuerpo atlético como modelo de belleza. Asimismo, el cuerpo en movimiento, el deporte en acto, protagoniza gran parte de la fotografía y la cinematografía deportivas, ya sea desde una perspectiva científica, inaugurada por los experimentos fotográficos sobre los mecanismos del movimiento llevados a cabo por Eadweard Muybridge a finales del siglo XIX, o bien desde un prisma estético, enfatizando la plasticidad del cuerpo en pleno esfuerzo físico, como el presente en Olympia, documental filmado por Leni Riefenstahl en 1938 sobre los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936. La segunda dimensión icónica de la imagen deportiva desborda el plano físico para dibujar una figura simbólica. La cultura griega asociaba las competiciones deportivas con la religión, la ofrenda sagrada a los dioses. Los atletas son representados en un espacio intermedio entre la realidad y el mito, entre los dioses y los hombres. Así, la escultura de bronce del Auriga de Delfos se situaba en el santuario de esta localidad griega como muestra de que una de las principales recompensas obtenidas por los deportistas era la estima pública. Hoy las coronas de laurel han sido sustituidas por valiosos trofeos y los santuarios han dado paso a estadios y museos que glorifican a los héroes. La armonía y el orden simbolizados por los atletas de la Antigüedad han dado paso a sentimientos desbordantes. Pero la mitificación del héroe deportivo perdura en nuestra cultura visual. La imagen, estática o en movimiento, capta el instante decisivo, el gesto, el momento irrepetible de la competición. Y las nuevas ofrendas

20


Antonio. Caricatura de Maíquez. Original publicada en El Faro Astorgano. 1985

cobran forma de camisetas, escudos, banderas, carteles o videojuegos. El arte pop trasladó a la iconografía artística los emblemas de la cultura popular. La capacidad significativa de las imágenes y los elementos plásticos, como los colores, generan identidades emotivas, estructuran la mitología deportiva. En 1981 John Huston filmaba Victory (Evasión o Victoria), largometraje en el que se adaptaba a la ficción un hecho histórico acontecido durante la Segunda Guerra Mundial en el que un grupo de futbolistas ucranianos (prisioneros aliados en el film), famélicos y mal equipados vencía en un partido de fútbol al poderoso equipo del ejército invasor alemán. Un hecho histórico manipulado y aprovechado posteriormente por la propaganda soviética para afianzar los sentimientos patrióticos y que Huston trata como una lucha inquebrantable por la libertad, por encima de toda lógica o racionalidad. El mismo espacio de libertad que el arte construye para mirar la realidad.

21


22


EQUIPO Y DIRECTIVA QUE PROTAGONIZÓ EL ASCENSO A 2º B EN LA TEMPORADA 2013-2014: Ventura, Molina, Duarte, Puente, Agustín, Lago, Javi, Pablo, Antonio, Cristian, Diego Aller, Ortiz, José Luis, Orlando, Quique, Jesús, Ivi, Marcos, Bandera, Sagrario, Tornadijos, Diego, Álvaro, Borja, Valdueza, Matias, Freddy, Taranilla, Adrián, Turzo, Soto, Rubén, 23Llamazares y Victor. Foto: Manuel Gonzalez


Sociedad Sportiva La Salle. 1912 Primer equipo de futbol del que se tiene documentaci贸n en Astorga

24


25


LOS INICIOS DEL FUTBOL EN ASTORGA (1910–1942) LA SOCIEDAD DEPORTIVA LA SALLE ¿Cuáles son los primeros pasos del futbol en Astorga? Resulta harto complicado dar respuesta a tan cimero interrogante. Pese a algunas referencias previas difíciles de validar1 es la sustantiva aportación de Faustino Fernández Cabeza la que posibilita documentar con exactitud los inicios del futbol en nuestra ciudad, inicios ligados al establecimiento en Astorga de un centro educativo regentado por los Hermanos de las Escuelas Cristianas, los populares y respetados “baberos” lasallianos, tan unidos al decurso y a la idiosincrasia de nuestra bimilenaria urbe. Fue en el verano de 1909 cuando el Obispo de la Diócesis asturicense Julián de Diego y Alcolea, ante las deficiencias educativas existentes en Astorga, cedía un local próximo al Seminario para que los Hermanos de Lasalle regentasen una escuela cuya inauguración se producía en el mes de octubre del año precitado2. Consecuente con su “moderno” ideario pedagógico pronto los hermanos llegados a la ciudad promovieron entre sus alumnos –y familiares– la práctica de distintas disciplinas deportivas incluyendo, entre ellas, el fútbol que daba sus primeros pasos en nuestro país. Así, se procedía a constituir, “compuesta por los alumnos mayores”, la Sociedad Deportiva Lasalle de Astorga de la que se conserva una fotografía, la primera de una escuadra futbolística en la provincia de León, que gracias al Bulletin des Écoles Chrétiennes, publicado en Francia, podemos fechar en el momento en el que la segunda década del Novecientos iniciaba su decurso3. Es gracias al citado Bulletin, en el que se inserta una copia de la referida fotografía, por el que sabemos de la erección en mayo de 1912 del primer campo de futbol en Astorga, situado a la derecha de la Cuesta de los Bolos próximo a los terrenos donde hoy se ubican el Conservatorio y la residencia del Instituto de Educación Secundaria, gracias a la generosidad, una vez más, del Obispo Alcolea: Apreciando las ventajas de las distracciones sanas para los jóvenes, Monseñor ya había donado al Colegio un campo a las afueras de la villa, que servirá tanto para los paseos, como de campo para los ejercicios físicos. La tarde de la fiesta patronal –5 de mayo–, la sociedad deportiva, que ha recibido el nombre de Sociedad de La Salle, y se compone de los alumnos mayores, procedió a la inauguración del terreno. Infatigable en su amor por la juventud, Monseñor quiso presidir los primeros partidos de futbol. Recibido por una banda de música benjo el estandarte de la nueva sociedad y, triunfante, fue acompañado de nuevo a la ciudad […]4.

1 Es gracias a una investigación sobre los orígenes del socialismo en nuestra ciudad por la que sabemos que aquellos precursores hacían, en las páginas de El Socialista, una escueta referencia a lo que suponía la práctica del futbol entre los jóvenes. Vid. Manuel Jesús ÁLVAREZ GARCÍA: “La génesis del PSOE en la provincia de León: constitución y breve recorrido de la Agrupación Socialista de Astorga (1897-1898)” en Astorica, núm. 30, 2011, pp. 11-33. 2 Martín MARTÍNEZ: Apuntes para la Historia de la Enseñanza en Astorga, Astorga, Centro de Iniciativas Turísticas, 2008, pp. 23, 38 y 39. 3 Sorprende que en su excelente trabajo sobre el recorrido de la Cultural y Deportiva Leonesa su autor, que incluye la fotografía que nos ocupa, no reseñe la localidad, Astorga, donde se fundó la Sociedad Deportiva Lasalle. Roberto FERNÁNDEZ GARCÍA: Historia de la Cultural y Deportiva Leonesa, León, La Crónica de León, 2010, p. 12. 4 “Le Collège d’Astorga (Espagne)”, en Bulletin des Écoles Chrétiennes, 1912, pp. 229-235.

26


Antonio Gómez (guardameta) con sus compañeros de equipo. 1928-30

EL CLUB DEPORTIVO ASTORGANO Sin solución de continuidad, tan sólo dos años después, en el verano de 1914, sabemos del establecimiento del Club Deportivo Astorgano, una sociedad cuyo objetivo era promover la práctica del deporte entre los habitantes de la ciudad fundamentalmente, aunque no sólo, el atletismo, el ciclismo, el tiro, el tenis y el futbol1. Gracias a diversas referencias insertadas en la revista Vía Nueva conocemos de los afanes e intenciones de sus promotores, de la composición de su Junta directiva –así, sabemos que sus dos primeros presidentes fueron Magín G. Revillo Fuertes y Manuel Rollán Martín y que la presidencia honorífica de la institución recayó en uno de los hijos más ilustres de la ciudad, Manuel García Prieto, ya nombrado Marqués de Alhucemas, quien en 1912 había llegado a presidir el Consejo de Ministros de la nación, alto honor al que accedería en otras cuatro ocasiones– y, no menos importante, de una nueva fotografía en la que posan los integrantes de la segunda Junta Directiva del Club Deportivo Astorgano “que con frecuencia da muestras bien patentes de su vitalidad y de sus entusiasmos”2. LA ECLOSIÓN DEL FUTBOL EN ASTORGA. LOS AÑOS VEINTE Y TREINTA Fue en la década de los años veinte cuando el fútbol arraigo de forma definitiva, al igual que en el resto del país, en nuestra ciudad. El balompié se convertía, gracias 1 Manuel ARIAS MARTÍNEZ: “Astorga monumental y deportiva en 1914”, en El Faro Astorgano, número extraordinario Fiestas de Santa Marta, agosto 2008. 2 Gran Vida, agosto de 1915.

27


Club Deportivo Astorgano. Integrantes de su Junta directiva. 1914

en una importante medida a la atención que le dedicó la prensa de la época, en un espectáculo de masas logrando una popularidad difícil de imaginar sólo unos años antes. El éxito alcanzado por el combinado nacional en la Olimpiada de Amberes – medalla de plata– en 1922, la emoción que propiciaban las épicas eliminatorias de la Copa del Rey y de los Campeonatos de España, la creación en 1929 del Campeonato Nacional de Liga y, no menos importante, la notoriedad conseguida por algunos jugadores –paradigma de este fenómeno fue la celebridad alcanzada por el guardameta Ricardo Zamora quien muy pronto recibió el apodo de “El Divino”– contribuyeron a esta consolidación del futbol que se convertía definitivamente, ya en la coyuntura que nos ocupa y hasta la actualidad, en el “deporte rey”. A esta “fiebre futbolera”, la afortunada expresión corresponde al maestro Manuel Sarmiento Birba, no fue ajena nuestra ciudad convirtiéndose su vetusta trama, a caballo de las décadas de los veinte y treinta, en un hervidero deportivo en el que sin solución de continuidad se multiplicarían la creación de equipos de futbol –también de terrenos de juego para propiciar su práctica– que, en no pocos casos, tendrían un corto recorrido. No podemos detenernos como nos gustaría en el detalle de su decurso, no es el objeto del presente trabajo, pero si procede hilvanar algunos breves apuntes, algunas sucintas notas, que nos posibiliten una aproximación al mismo. Para ello, junto a la prensa de la época y a los Libros de Actas del Ayuntamiento de Astorga, recurriremos a las sustantivas aportaciones de Martín Martínez, Fernando Alonso y Serafín Villa – este último muchos años jugador, y capitán, del Club Deportivo Astorga–1. 1 Martín MARTÍNEZ MARTÍNEZ: “Apuntes futboleros”, en El Faro Astorgano, 4 de mayo de 2007; Fernando ALONSO BARRIO: “La Legión Cóndor no pudo con La Salle Club (3–1)” en El Faro Astorgano, 9 de mayo de 1985; y Serafín VILLA REBAQUE: “Historia

28


De este modo, junto a la ya mentada Sociedad Deportiva Lasalle –desde 1929 Unión Deportiva Astúrica aunque popularmente continuó denominándose por el apellido del fundador de las Escuelas Cristianas– tenemos noticias, al menos, del Club Deportivo Astorgano, el Arenas Balompié, la Sociedad Deportiva Celta FC –camiseta azul y pantalón blanco–, el Club Huracán Rojo –indumentaria, las tres prendas, completamente negra–, el Club Deportivo Santocildes, la Juventud, la Sociedad Radio, el Hospicio o Residencia, el Club Deportivo Huracán Rojo, los Once, la URSS, etc. Sin olvidarnos de las escuadras que se fueron conformando en el acuartelamiento de la ciudad tras su inauguración mediados los años veinte. A las recién censados, y a muchas otras de las que carecemos de referencias, deberíamos añadir una pléyade de formaciones integradas por, en expresión de la época, “mozalbetes” lo que hoy denominaríamos “juveniles”, muy ligadas a distintas zonas y barriadas de la ciudad y sus aledaños, cuya enumeración sería excesivamente prolija: Hércules, Puerta Obispo, La Brecha, Cañonazo FC, El Errante, Turón, Racing Maragato, Club Deportivo Polvazares, Valdeviejas Futbol Club, Santa Ana, etc. Sin duda, los dos citadas en primer lugar, SD Lasalle–Astúrica y CD Astorgano, fueron las formaciones más sólidas de todas las citadas. En la Sociedad Deportiva La Salle–Astúrica (equipación inmaculadamente blanca: camiseta, pantalón y medias), que jugaba como sabemos en los terrenos cedidos dos décadas antes por el Obispo Alcolea en la Cuesta de los Bolos cuyo cerramiento se había realizado con traviesas de ferrocarril, formaron, entre otros: Macario, Aureliano, Herrero, Gansín, Planas, Martín, Paco Alonso, Travesí, Lamiquiz, López, Santiago Pérez, etc. Gracias al celo de José Blanco García hemos conservado el substancial Libro de Actas de la sociedad, correspondiente a los últimos meses de 1929, que nos permite certificar la designación de Leoncio Alonso Goy como presidente del club, la petición al Ayuntamiento de Astorga de unos terrenos para construir un estadio “realmente moderno” y, no menos importante, el nombramiento, después de la correspondiente votación, de Felipe Oñate y Fernando Travesí –ambos vocales en la Junta Directiva– como entrenador y capitán del equipo1. Por su parte, en el Club Deportivo Astorgano (camisola y medias rojas, calzón blanco), domiciliado en el número 8 de la calle García Prieto, y que disputaba sus encuentros como local en uno de los terrenos –más piedras que hierba– ubicado en los Altos de Manjarín, jugaron, entre otros: Paco, Jubasi, los hermanos Pierres, Gerardo, Miguel, Pedro, Farina, Nano, Portilla, Balbueno, Jacinto, Gómez, Ramón, Cepeda, Ramonica, Genaro, Blanco, Ramos, Peila, etc. De la rivalidad existente con la SD Lasalle– Astúrica nos advierte la cándida letra de su himno en el que no se duda en afirmar: “A La Salle ha derrotado este equipo de laureles en una lucha furiosa de rosas contra claveles”2.

futbolística de Astorga”, inédito, 1998 y 1999. Los apuntes de Serafín Villa, lamentablemente ya fallecido, llegaron a nuestro poder gracias a José Santos, quien residió muchos años en nuestra ciudad y previamente fue redactor deportivo en El Adelanto Bañezano. 1 Libro de Actas de la Sociedad Deportiva Lasalle–Astúrica, 1929. 2 Himno del que no nos resistimos a reproducir su contenido completo: “El Deportivo Astorgano equipo pundonoroso que del terreno de juego sale siempre victorioso // Es su juego maravilla de la afición astorgana que le aplaude con fervor siempre con la mejor gana // (estribillo) Muchachos muy valientes y corajudos del Deportivo que honrosas victorias las cosechadas por nuestro equipo // Gerardo–Prierres–Portilla Peila–Jacinto–Ramón con el guarda Paco entusiasmáis a la afición // Equipo pundonoroso vuestro lema es hidalguía y con los rivales siempre demostráis gran valentía // A La Salle ha derrotado este equipo de laureles en una lucha furiosa de rosas contra claveles // Pues del Deportivo todos son imberbes zagalejos que no tardando en el futbol tienen que llegar muy lejos”.

29


Revista GRAN VIDA. 1914

Resulta importante advertir que junto a los dos terrenos de juego referidos –Cuesta de los Bolos y Altos de Manjarín– también se disputaban partidos en el campo existente en el Cuartel de Santocildes –sin duda, el mejor de todos ellos–, La Eragudina –donde se ubican en la actualidad las pistas de tenis–, las Eras del Cuervo, La Carrerica e, incluso, la Plaza del Ganado. No puede sorprender, por tanto, que en estos años fuesen numerosas las peticiones de distintas formaciones deportivas astorganas solicitando al consistorio de la ciudad la cesión de terrenos –fundamentalmente en La Eragudina en los terrenos próximos a Fuente encalada– donde se debería erigir un más que demandado “campo de hierba”. LA GUERRA CIVIL. LA SECCIÓN DEPORTIVA DEL FRENTE DE JUVENTUDES La fratricida contienda civil iniciada en el verano de 1936 modificó trágicamente, no podría haber sido de otra manera, el pulso diario de una ciudad en la que se ubicaba, tengámoslo muy presente, un establecimiento militar –el Cuartel de Santocildes– que desempeñaría un importante papel en el desarrollo de las operaciones militares que se desarrollaron en el Frente Norte. Centrándonos en el mundo del futbol, no puede

30


Libro de actas de la Uni贸n Deportiva La Salle-Asturica. 1929

31


Equipo del Frente de Juventudes de Astorga en el Campo de Santocildes (Cuartel) 1937-39

sorprender que la efervescencia de los años anteriores al conflicto bélico se viese sustituida, de forma radical, por la atonía, desapareciendo buena parte de los equipos que, tan sólo unos meses antes, poblaban los más que precarios campos de la ciudad. En estos años, y junto a algún encuentro amistoso realmente llamativo (en la primavera de 1937 la SD Lasalle–Astúrica derrotaba en el Alto de Manjarín, por tres goles a uno, a un equipo conformado por militares alemanes que integraban la Legión Cóndor establecida en la base aérea de la Virgen del Camino) lo más noticiable fue la creación de un equipo de futbol adscrito a la Sección del Frente de Juventudes. Es gracias a la información que nos proporciona una vez más el llorado Serafín Villa por la que sabemos que la iniciativa correspondió al prestigioso médico astorgano Santiago Franco quien impulsó, nos encontramos todavía en 1937, la formación de una escuadra que quedó integrada por los mejores jugadores de dos de los equipos que todavía subsistían en la ciudad: el Hércules y el Errante. La nueva formación así conformada, la Sección Deportiva del Frente de Juventudes de Astorga –conocida popularmente como Frente de Juventudes– se convertía desde este momento, y hasta la creación seis años después, en 1943, del Club Deportivo Astorga en el equipo de futbol más importante de la ciudad. Su indumentaria, no podría haber sido de otro modo, repetía el color caracterizador –azul mahón– de la Falange –FET de las JONS–, participando con notable éxito en los distintos campeonatos provinciales que se organizaron en los años siguientes. Entre los jugadores que formaron en sus filas se hace necesario destacar, junto al ya tantas veces citado Villa, a Lalo, Agapito, Victorino, Eladio, Maniega, Huevero, Montes, Horacio, Valencia, Hortensio, Granja, etc.

32


Equipo del Frente de Juventudes de Astorga. 1937 : Agapito, Valencia, Villa, Rafa, Hortensio (portero) Victorino, Lucio, Horacio, Lalo y Ventura. Agachados: equipo del SEU de Le贸n.

Patio del Cuartel de Santocildes.

Componentes del Frente de Juventudes de Astorga.

33


Club Deportivo Astorgano. 1931: Jubasi, Pedro, Gerardo, Peila, Prierres II, Ram贸n, Genaro, 34Prierres I. Cepeda, Blanco, Portilla, Miguel, Jacinto, Nano, Paco, Foto de estudio: J. Bueno


35


CLUB DEPORTIVO ASTORGA (1943-1972) Como saben muy bien los aficionados más veteranos hablar del futbol en nuestra ciudad es hablar, junto al actual Atlético, del Club Deportivo Astorga –popularmente y muy pronto denominado Club Astorga– que durante tres décadas, los años que transcurren entre su establecimiento en abril de 1943 y su dolorosa disolución en 1972, se convirtió en la institución deportiva señera de una urbe, como sabemos muy bien, futbolística por excelencia. Son esos mismos aficionados los que, de forma sorprendentemente unánime, nos hacen participes a los que por razones de edad no conocimos aquellos años, de las gestas de un equipo profundamente imbricado en la ciudad. Sobremanera, los intensos diez cursos –las temporadas que transcurren entre 1956 y 1966– que el CD Astorga militó en Tercera división una categoría, la cita textual corresponde de nuevo a estos entrañables “mayores”, “infinitamente más potente que la actual Tercera”, sentencia con la que pretenden, y realmente consiguen pues en aquellos años no existía el escalón intermedio que en la actualidad supone la Segunda División B, poner en valor lo que supuso aquella “década prodigiosa”. Al igual que lo señalado en la sucinta coda con la que acabamos de historiar los inicios del balompié en la ciudad, no podemos detenernos como nos gustaría en el relato de estos sustantivos años –un trabajo cuya fábrica, dado su indudable interés, queda como tantos otros pendiente– aunque sí nos vemos obligados a esbozar las líneas maestras, vertebradoras, del recorrido de tan cimera, y añorada, institución. De este modo, en las páginas que continúan, nos detendremos –eso sí, de forma breve– en: el establecimiento del Club y sus primeras participaciones en competiciones oficiales; la erección del Campo del Frente de Juventudes, la primigenia Eragudina; los intentos para acceder a la Tercera División; la polémica en torno a los colores de la indumentaria del equipo y la histórica visita a la ciudad del Real Madrid CF; la “década prodigiosa” en la, entonces, categoría de bronce futbol nacional; y, finalmente, el descenso a la categoría provincial y, corolario nunca deseado, su dolorosa disolución. CONSTITUCIÓN, PRIMEROS PASOS Y CONSOLIDACIÓN Fue cuando se iniciaba la primavera de 1943 el momento en el que un entusiasta grupo de astorganos se reunía, creando al efecto una Comisión organizadora, con el objeto de constituir una Sociedad Deportiva que se convirtiese en el principal equipo de fútbol de la ciudad. Las conversaciones fructificaron de forma exitosa en los últimos días del mes de abril, momento en el que se anunciaba en la prensa local el definitivo establecimiento del Club Deportivo Astorga cuya primera Junta Directiva quedó conformada por: José Redondo Flores, presidente; Juan Pousa, vicepresidente; Miguel García Rodríguez, secretario; Antonio Ramos, vicesecretario; Secundino Fernández Blanco, tesorero; Maximiliano Cuervo, vicetesorero; Leandro Abella Blanco, Jacinto Martínez Urboa y Luis González Pérez, vocales1. Pronto integrado en la Federación Regional Astur–Montañesa, los colores elegidos para su indumentaria fueron el azul celeste y el blanco. 1 El Pensamiento Astorgano, 27 de abril de 1943. Resulta sustantivo señalar que el último de los citados, Luis González Pérez, quien en la actualidad cuenta con 94 años de edad, se convertiría, en la primavera de 1979, en el primer alcalde democrático de la ciudad tras la muerte del dictador Francisco Franco cuatro años antes.

36


José Redondo Flores, ”El médico amigo”. Fundador de CD Astorga y primer presidente. 1943

El domingo 25 de abril del año citado el CD Astorga disputaba el primer partido de su exitosa trayectoria. El duelo se celebró en el Campo de Santocildes, donde la nueva entidad celebraría sus encuentros durante su primer año de existencia, enfrentándose al equipo del Regimiento de Artillería nº 27 –el CD Artillero– saldándose el partido con un empate a dos tantos. En los dos meses siguientes se sucedieron distintos partidos amistosos en los que el CD Astorga se enfrentó sucesivamente al Batallón de Infantería de guarnición en la ciudad –2 de mayo– con triunfo para los militares por 2–1; al Club San Martín de León –25 de mayo– quien era subcampeón regional con victoria astorgana, la primera de su historia, por 6–1; y en dos ocasiones al Veguellina CF, primero en la vecina localidad ribereña –15 de junio– con victoria de nuestro equipo por 1–4 pese a que los locales se habían reforzado con el jugador del Barcelona César quien se encontraba de vacaciones en su León natal, y después en Astorga –13 de julio– saliendo triunfador de nuevo nuestra escuadra aunque en esta ocasión desconocemos el resultado1. La temporada que se inició cuando el verano de 1943 llegaba a su final supondría la consolidación del club en relación a tres importantes acontecimientos: el inicio de sus participaciones en competiciones oficiales –Campeonato Regional de Primera Categoría, Campeonato Nacional de Aficionados y Copa Federación–, la renovación de su Junta Directiva y, por último, las gestiones para conseguir la construcción de un nuevo campo de fútbol. Fue en octubre cuando el CD Astorga iniciaba su participación en el Campeonato Regional de Primera Categoría, su primera intervención en una competición oficial, enfrentándose al Deportivo Leones y al Ferroviario, ambos de la capital, y al Veguellina CF. Tras disputar sus seis partidos –liguilla todos contra todos a doble vuelta– nuestro equipo quedó en segundo lugar después de ganar cuatro partidos, empatar uno y perder otro, precisamente el primero, que se saldó con una importante goleada (6-0) infringida por el Deportivo Leonés quien, finalmente, se proclamaría campeón2. 1 Además de estos primeros encuentros el Club Deportivo Astorga se encargó de organizar un torneo futbolístico entre los equipos modestos de la ciudad en el que junto a las dos formaciones militares citados se inscribieron otras seis escuadras, en concreto: Astur, Huracán, Triana, Santa Clara, Santocildes y Residencia. El Pensamiento Astorgano, 1 de mayo de 1943. Un mes después se creaba en la ciudad el CD RENFE, que era presidido por Manuel Fernández de la Iglesia. El Pensamiento Astorgano, 5 de junio de 1943. 2 Los seis partidos disputados fueron: Deportivo Leonés – CD Astorga (6–0), 10 de octubre; CD Astorga – Veguellina CF (4–1), 12 de octubre; CD Astorga – Ferroviario (4–2), 17 de octubre; CD Astorga – Deportivo Leonés (3–3), 24 de octubre; Veguellina CF – Club Astorga (1–3), 7 de noviembre; Ferroviario – CD Astorga (1–2), 28 de noviembre. El partido clave fue el celebrado en nuestra ciudad, en el campo de Santocildes, con el Deportivo Leonés en el que la expulsión del mejor jugador local –el cronista

37


Concluida la competición el último fin de semana de noviembre la directiva convocaba quince días después, ya en diciembre, una Asamblea de socios en la que se haría balance de la situación del club. Celebrada en el Teatro Manuel Gullón, en la misma se procedió a una importante renovación de su Junta Directiva en la que sólo continuaban su presidente, el médico José Redondo Flores y tres miembros más: Juan Pousa, Leandro Abella y Luis González Pérez1. Sin solución de continuidad, en los meses de enero y febrero de 1944, el CD Astorga pasaba a disputar la eliminatoria provincial del Campeonato Nacional de Aficionados que organizado por la Federación Regional Astur-Montañesa se disputó, con la participación de cuatro equipos, por un sistema de eliminatorias a doble vuelta. En la primera de las mismas nuestro conjunto se deshizo del segundo equipo de la CyD Leonesa con victorias en los dos partidos (1–0 de penalti en la ida en Astorga y un espectacular 2–7 en la vuelta en la capital). La segunda eliminatoria, y la final provincial, se disputó frente al equipo de aficionados de la SD Ponferradina a quien se eliminó aunque desconocemos el resultado de los dos encuentros celebrados. La obtención del campeonato provincial –el primer título obtenido por el club– propició el enfrentamiento con el campeón del Grupo de Burgos y Palencia, el Deportivo Mirandés, a quien se derrotaba el 20 de febrero por 2-1 en el campo de Santocildes pero con quien se caía eliminado después del partido de vuelta disputado en Miranda de Ebro el 5 de marzo, primera vez que se disputaba un partido fuera de la provincia del que, una vez más, desconocemos el resultado. Tras el éxito recién señalado, se pasó a disputar en la primavera la Copa Federación en la que, de nuevo por el sistema de liguilla a doble vuelta, se enfrentó a la Cultural Paramesa, Veguellina CF y el Deportivo Bañezano –nos encontramos, por tanto, ante los primeros “clásicos” con nuestros vecinos– resultando triunfador en tres encuentros, empatando dos y perdiendo el primero en Santa María del Páramo ante el equipo que, finalmente, encabezaría la clasificación por delante de nuestra escuadra que ocupó el segundo lugar. UN CAMPO DE FUTBOL PARA UNA CIUDAD. EL CAMPO DEL FRENTE DE JUVENTUDES. LA PRIMIGENIA ERAGUDINA Tan importantes como el reseñado establecimiento del CD Astorga resultaron ser las gestiones encaminadas a conseguir la construcción del ansiado “campo de fútbol de hierba” que tanto deportistas como aficionados llevaban demandando al consistorio municipal los últimos años. Ya hemos advertido de las más que evidentes insuficiencias que presentaban los distintos terrenos –Cuesta de los Bolos, Altos de Manjarín, La Eragudina, Eras del Cuervo, La Carrerica, Plaza del Ganado, etc.– en los que se practicaba el balompié en la ciudad. A ello habría que añadir que la utilización de la instalación deportiva que, con diferencia, se encontraba en mejor estado –el campo existente en el Cuartel de Santocildes– dependía, en última instancia, de los oportunos permisos concedidos por las autoridades militares a su mando. Para entrar en el detalle de la manera en la no cita su nombre– y la lesión de otro astorgano –no se podían efectuar cambios– decidieron el resultado final. 1 La nueva directiva pasó a estar integrada por: José Redondo Flores, presidente; Salvador Juan Coma, vicepresidente; Ricardo Trabajo García, secretario; Aurelio Fuertes, vicesecretario; Amador de Paz, tesorero; Leovigildo Nistal, vicetesorero; Jacinto Fernández, Leandro Abella, Juan Blanco Simón, Juan Pousa, Miguel Pérez, Baldomero Huerga y Luis González Pérez, vocales. El Pensamiento Astorgano, 20 de enero de 1944.

38


Homenaje a Herminio Mendaña. Finales años 50

Tribuna en el Campo del Frente de Juventudes

Ligas locales, Racing-Turón. 1952. Campo del Frente de Juventudes (actual La Eragudina)

Ligas locales. 1953. Al fondo, tachado con cal “se proibe”, sin h, sustituido por ”se prohibe”, con h intercalada.

39


CD San Pedro, Ponferrada-CD Astorga. Mediados años 50

Ligas locales, Racing Maragato con su nuevo escudo, 1955: Luis Benito, Enrique, Benaro, Toño Pellitero, Pablito y Marcelino, Cipri, Fernando, Pipe García, Antonio y Centeno.

40


CD Astorga-CD-Benavente. Años 50. Caballero, Mendaña y Toni.

CD Astorga. Ascenso a Tercera División, temporada 1955-56: Presa, Benjamín, Emilio, Mansilla, Calatayud, Villa, Roberto, Mendaña, Sr. Roberto,Toni, Calula, Julianín, Carro y Justi.

41


42

Profile for Eolas Ediciones

ATLÉTICO ASTORGA. 1969-2014. HISTORIA DEL FÚTBOL EN ASTORGA (1910-2014)  

Extracto del libro "Atlético Astorga. 1969-2014. Historia del fútbol en Astorga (1910-2014)" de Manuel Jesús Álvarez, Amando Casado y Jesús...

ATLÉTICO ASTORGA. 1969-2014. HISTORIA DEL FÚTBOL EN ASTORGA (1910-2014)  

Extracto del libro "Atlético Astorga. 1969-2014. Historia del fútbol en Astorga (1910-2014)" de Manuel Jesús Álvarez, Amando Casado y Jesús...

Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded