Page 91

El locro forma parte indudablemente de la cultura de nuestro pueblo. Más allá de sus orígenes prehispánico y preincaico y fuerte relación con las fechas patrias de nuestra nación. Nos cuenta José María, que allá por el año 1973, doña María dirigía la preparación. El motivo Festejar su cumpleaños ya que la fecha era propicia, 9 de julio. Toda la familia colaboraba cortando, remojando y cocinando por separado los ingredientes. Lo que fue un encuentro familiar, con los años se transformaría en una tradición, a tal punto que pasó de la casa familiar, al salón de la parroquia, donde luego del almuerzo se armaba la “gran Peña” con bailes y cantos folklóricos. Algo similar nos cuenta Rubén, pero según él proponen la receta jóvenes militantes del PSP, que luego del golpe militar del 76, comienzan a participar en diferentes instituciones y no perder así el espíritu militante. En este caso la jefa de cocina era Selva, su madre y presidenta del centro de jubilados, que como actividad multitudinaria preparaban un locro popular, se pedían donaciones para la elaboración del mismo. Quince días antes comenzaba la gran ceremonia, facturar los cerdos, la anécdota, lo que no se usaba, se cambiaba por falda en una carnicería del pueblo. El locro de los jubilados, como se lo conoce, fue causa de reunión, amistad y también colaboración durante muchos años. Era y es mucho más que un guiso suculento, es un plato fiel, que jamás se quema, puede esperar a fuego lento a que llegue el amigo que falta, y siempre, siempre hay un plato más para el que llega, aunque no haya sido invitado. El locro de la Cachi, el locro de Selva, de José María, del negro, de la 451, de la 6030, el de cada familia y HOY el locro del Instituto Secundario Wheelwright, que quiere renacer de las cenizas luego de la destrucción del 80% de sus instalaciones luego del incendio de mayo pasado, tiene dos particularidades, la más importante, unir voluntades, la igualdad, donde las banderías políticas se desvanecen, en fin, celebrar en compañía la vida.

89

Profile for Ente Cultural Santafesino

Aromas Santafesinos  

“¡A comer...! Este llamado convocaba a la familia después de un arduo día de trabajo; todos alrededor de la mesa que presidía el jefe de la...

Aromas Santafesinos  

“¡A comer...! Este llamado convocaba a la familia después de un arduo día de trabajo; todos alrededor de la mesa que presidía el jefe de la...

Advertisement