__MAIN_TEXT__

Page 83

más. Recuerdo en mi niñez un día especial, el domingo. Por la tarde nuestra madre nos aseaba, nos ponía el vestido y los zapatos nuevos. Era día de visita, junto a mi hermana, las tres íbamos de visita a la casa de los abuelos, al llegar el saludo de rigor, allí estaban nuestras primas, de nuestra misma edad. Todo era alegría, jugábamos en el patio y se sentía un aroma muy lindo que salía de la cocina. La abuela estaba preparando la receta que traía en su memoria del lugar tan añorado Novi di Gushi, lugar en el que vivía en Italia. Aquí va la receta: ▪ ▪ ▪ ▪

3 huevos. 18 cucharadas de azúcar. 1 taza tamaño té de aceite. 1 taza tamaño té de vino moscato.

Se baten a punto nieve las claras, se agregan luego las tres yemas, el azúcar, aceite y vino batiendo siempre muy bien y agregando la harina con una cucharada de polvo para hornear (hoy uso harina leudante), se deja descansar y se hacen luego choricitos de masa como los ñoquis. Se fríen en grasa de cerdo no demasiado caliente se retiran y espolvorean con azúcar. Esta receta sencilla y económica traída como tantas otras por los inmigrantes de principios de siglo (veinte) XX, llenaban de alegría los corazones y estómagos de toda la familia. Lo escrito, es un pequeño homenaje a mi abuela y con ella a todas las abuelas inmigrantes, que, con mucha angustia, pero cargadas de esperanza, tuvieron que alejarse de sus seres queridos poniendo la mirada en el porvenir.

Olga Nelly Appendino

81

Profile for Ente Cultural Santafesino

Aromas Santafesinos  

“¡A comer...! Este llamado convocaba a la familia después de un arduo día de trabajo; todos alrededor de la mesa que presidía el jefe de la...

Aromas Santafesinos  

“¡A comer...! Este llamado convocaba a la familia después de un arduo día de trabajo; todos alrededor de la mesa que presidía el jefe de la...

Advertisement