Page 74

Mi nombre es Miguel Corani, nací en Hughes hace 59 años, tengo una familia compuesta por mi esposa y tres hijos varones, espero que alguno de ellos continúe con esta tradición. Trabajo en el campo y en mis tiempos libres me gusta asar. Comencé como ayudante, arrimando brazas a las parrillas, bajo las órdenes de algún baqueano. Pasó el tiempo, fui aprendiendo, hasta que un día decidí hacerlo por mi cuenta. Ya pasaron veinticinco años, o más, de aquella hazaña y no falta fiesta o pollada en la que me convoquen para realizar mis famosos pollos. Llegué a asar entre 230 o 300 pollos, todos a punto, por supuesto. El trabajo comienza el día anterior, se abren los pollos, se le quita esa grasita amarilla (hay que guardarla) y se coloca sal y pimienta. Al día siguiente alrededor de las 7 de la mañana se enciende el fuego, siempre es mejor en algún asador bajo techo (tengo algunas anécdotas para contar donde salimos corriendo con las parrillas porque comenzó a llover en mitad de la tarea). Cerca de las 9 de la mañana se acomodan los pollos en la parrilla. En la punta de las parrillas dejo un espacio para colocar una olla, en ella coloco la grasa que saqué de los pollos el día anterior, cortada bien chiquita, y la derrito despacio, sin que llegue a hervir. Luego saco el chicharrón y a la grasa que queda en la olla le agrego mostaza, jugo de limón (preferentemente limones de planta), provenzal, orégano, romero y un vasito de whisky. Todo este preparado se mantiene caliente sin que alcance a hervir porque sino el limón se pone amargo. Al mediodía están listos los pollos y a medida que (se) van saliendo se realiza una ceremonia, con varias ramas de romero improviso un pincel que mojo en la olla y luego pinto cada uno de los pollos minutos antes de ser entregado. Si un domingo estás por Hughes y sentís ese olorcito a pollo asado, preguntá si los está haciendo Corani y compralo con confianza, no te vas a arrepentir….

Miguel Corani

72

Profile for Ente Cultural Santafesino

Aromas Santafesinos  

“¡A comer...! Este llamado convocaba a la familia después de un arduo día de trabajo; todos alrededor de la mesa que presidía el jefe de la...

Aromas Santafesinos  

“¡A comer...! Este llamado convocaba a la familia después de un arduo día de trabajo; todos alrededor de la mesa que presidía el jefe de la...

Advertisement