Page 52

La autora aprendió a hacerlos desde muy jovencita en la casa judía donde se crió. Actualmente los cocina para su familia y para aquellos que deseen consumirlos, tradicionales, recién horneados y servidos calentitos en sus hogares.

Dominga González

Procesar juntos ½ kg. de dorado + ½ kg. de boga bien limpios y sin piel, con un ramito de perejil sin sus tronquitos + 3 cebollas + 1 zanahoria. Agregar 3 huevos apenas batidos + sal y pimienta a gusto + 1 vaso de soda (de sifón). Incorporar 4 cucharadas de pan rallado fino hasta lograr una consistencia que permita armar albóndigas o colocar la preparación en una placa para horno ligeramente aceitada, emparejándola con una espátula. Hornear hasta dorar, cortar en cubos medianos. También se puede colocar el relleno en elegantes pirotines. Otras opciones son: Según la receta original se debe extraer la pulpa del pescado al que se le quitará la piel y los huesos más largos, luego molerlo. Sobre los huesos seleccionados, poner la mezcla obtenida en porciones y enrollar con la piel. Las albóndigas se pueden hervir en agua sin llegar a cubrirlas sobre un colchón de rodajas de papas, batatas, zanahorias, cebollas, puerros, pimientos, laurel y perejil + sal y pimienta. Cocinar a fuego moderado.

Carolina Bernstein

50


Millions discover their favorite reads on issuu every month.

Give your content the digital home it deserves. Get it to any device in seconds.