__MAIN_TEXT__

Page 135

Preparación: Derretir la manteca y añadir los ajos bien picaditos. Antes que se doren, incorporar el arroz, sal y pimienta a gusto, siempre moviendo para que no se pegue durante 2 o 3 minutos. Luego, agregar el extracto disuelto en el vino y de a poco el agua bien calentita hasta que el arroz esté a punto y cremoso. Por último, completar con el queso parmesano rallado y revolver. Servir caliente, se puede acompañar con papas fritas para cualquier época del año.

Rita Winkler

La receta de las tortitas carece de un origen preciso, se la asocia al hecho de que quien la hacía, Rosina Rhiner, descendía de una familia de colonos, inmigrantes europeos que hicieron el chaco santafesino y cuya receta puedo provenir de aquellas tierras, aprovechando que aquí tenían todos los ingredientes, para hacerlas en su propia casa: el maíz, para formar la harina, las vacas “lecheras” y las “gallinitas ponedoras” en tiempos del antiguo ingenio azucarero Welbers. También puede estar relacionada al hecho que Don Zacarías Toranzo, esposo de Rosina, era contratista y hachero en tiempos de la forestal, allá por los montes de Villa Guillermina donde convivían con familias provenientes de corrientes y esto haya influido en el recetario de doña Rosina. Se las hacía como una comida especial en tiempos de cosecha, cuando se producía harina de maíz en la propia casa, con el “molinito” para aprovechar la temporada y si se podía, guardaba hasta fin de año. La temporada coincidía con semana santa, tiempo de hacer ayuno y no comer carne, junto a otras comidas, se preparaban las clásicas tortitas para acompañar la mesa. Desde niños, los hijos de doña Rosina y de Zacarías, recuerdan las tortitas cocinadas en el horno a leña, destacando como anécdota que, al abrirlas, en el interior se formaba un “caramelito de azúcar”, cosa difícil de lograr. Las tortitas de maíz son de esas recetas cuyo origen es un misterio, pero que permiten a la imaginación asociarlas al contexto, las personas o la geografía del 133

Profile for Ente Cultural Santafesino

Aromas Santafesinos  

“¡A comer...! Este llamado convocaba a la familia después de un arduo día de trabajo; todos alrededor de la mesa que presidía el jefe de la...

Aromas Santafesinos  

“¡A comer...! Este llamado convocaba a la familia después de un arduo día de trabajo; todos alrededor de la mesa que presidía el jefe de la...

Advertisement