Page 108

En 1848 comenzaron los problemas económicos en Suiza y el cantón Valais no fue una excepción. Desde 1850, la pobreza se hizo sentir en el cantón Valais debido al exceso de población y la falta de recursos y tierras, don Francisco Perren, mi bisabuelo, viudo y con sus hijos pequeños decidió emigrar a la Argentina pues se necesitaba poblar las grandes extensiones de campos vírgenes. Francisco Perren estuvo meses abordo de un barco junto a sus hijos, “travesía en la que las plegarias eran su único consuelo, trayendo a su mente la música, el baile y el canto (jodlers). Traía su dialecto suizo valesano y su espíritu de progreso como parte de su vida a la colonia valesana. Llegado al puerto de Buenos Aires comenzaba la segunda parte de este viaje: a Santa Fe y luego en carretón a Santa María, donde se casó nuevamente en 1891 con Clementina Minning y al año siguiente se trasladaron a Ambrosetti siendo uno de los integrantes del primer contingente de pobladores que llegaron a estas tierras. Uno de los impulsores de los inicios ambrosettinos, con activa participación y dirección en la faz educativa, religiosa, político-administrativa, económica y social. Su casa contaba con un amplio salón donde se realizaban las fiestas suizas y se degustaban los exquisitos grustles. Su hija, Josefina Perren fue la encargada de transmitir la receta a mi mamá Sabina Salzgeber y a mí, su nieta. Cada 1 de agosto, era una celebración, reunirse con la familia, hacer los grustles disfrutar de la música y canciones suizas. La receta siempre la realizamos sin medidas exactas. Los ingredientes son huevos, crema, azúcar, vainilla y harina común. Se mezclan los ingredientes formando la masa, se la deja descansar y luego se estira bien fina y se cortan tiras de aproximadamente 4 cm de ancho. Se toma una tira, se la entrelaza y se la fríe en grasa porcina. Se la retira, escurre y se espolvorea con azúcar. Es crocante y deliciosa, excelente para degustar con un rico chocolate. Así, aprendí la receta de mi abuela Josefina, a quien recuerdo con profundo amor, y cada año, los 1 de agosto, en honor a ellos, hago algunos para compartir con mi familia y amigos.

Esther Electra Stepfer

106

Profile for Ente Cultural Santafesino

Aromas Santafesinos  

“¡A comer...! Este llamado convocaba a la familia después de un arduo día de trabajo; todos alrededor de la mesa que presidía el jefe de la...

Aromas Santafesinos  

“¡A comer...! Este llamado convocaba a la familia después de un arduo día de trabajo; todos alrededor de la mesa que presidía el jefe de la...

Advertisement