Issuu on Google+

BENEMÉRITA UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DE PUEBLA UNIDAD REGIONAL HUAUCHINANGO FACULTAD DE DERECHO

“VE Y CUENTA UNA VIDA”

ALICIA AMADOR PEREZ 1ER SEMESTRE RH2 201315190 TÉCNICAS DE EXPRESIÓN ORAL Y ESCRITA PROFR. ENRIQUE CALLEJA VARGAS 7 DE NOVIEMBRE DEL 2013


VE Y CUENTA UNA VIDA

Para cuando sea necesario. PARA MI MISMA: Te he escuchado decirlo tantas veces; cuando estabas enamorada; creías que habías encontrado un príncipe azul y pensabas estar viviendo un cuento de hadas; o cuando los problemas te estrujaban el alma y decías que tu vida era todo un drama. Seguro que ya no lo recuerdas; pero hace algún tiempo, mencionar tu edad no era necesario, ni la fecha en que ocurrió; leíste por obligación, uno de esos textos en los que el autor te presenta su idea y las razones que la sustentan. Ya tienes alguna noción del texto del que hablo; el titulo era algo así como “La vida, el relato en busca del narrador”. Y te preguntaste: ¿Será que realmente la vida solo se vive y una historia solo se narra? ¿Mi vida es una historia? ¿Soy el narrador de ella o su títere? Todas las preguntas atormentaron tu mente, la lectura era realmente complicada, ya que si bien poseía una estructura adecuada y la idea principal era clara, una analogía entre la vida y la historia narrativa. El lenguaje era basto en palabras que no comprendiste rápidamente; y era complicado pedir una opinión que orientara la tuya, ya que cada persona que tuvo la oportunidad de leerla, al igual que tú, entendía de diversas maneras una misma idea. Seguro que todo lo anterior, te refrescó la memoria, y puedes recordar que este texto, realmente te hizo meditar, acerca del tema que planteaba; y que llegaste a conclusiones claras después de varias veces que lo leíste.


VE Y CUENTA UNA VIDA

Y si hoy estas aquí, leyendo esta hoja de papel, seguro es

porque

nuevamente tuviste dudas acerca de lo que estás viviendo y la manera en que lo estás haciendo. Y la lectura de aquel texto te marco de tal manera, que prometiste que cada vez que no entendieras el papel que estabas jugando o cuando dudaras que tú tienes el control de tu vida, leerías nuevamente aquel escrito, para motivarte nuevamente como la primera vez. Pero como lo mencioné anteriormente, aquel texto era extenso, y aunque el contenido era muy bueno; la cantidad de hojas que lo contenían asustaba al más valiente lector, no por el número, sino porque muchas veces el autor caía en lo repetitivo en algunas de sus ideas y eso hacia complicada la lectura. Claro que lo anterior no dañaba en nada su valioso mensaje; por lo anterior y porque te conoces tan bien, decidiste escribir las mágicas ideas que te inspiraron y que necesitas que lo hagan nuevamente. Primero debes recordar que tal como lo indicaba el autor, hay dos clases de tiempo, él decía uno en el cual siempre puedes preguntar ¿y después? Y otro en cual existe un inicio y un fin del hecho; acuérdate que tu conclusión era; claro que existen esas dos clases de tiempo; el autor solo los señalaba para una narración. Pero aplican para ambos aspectos: en una historia cuando la lees, o la escuchas identificas el principio y termina, cuando encuentras la palabra “fin” o cuando se guarda silencio para indicar que es todo; pero recuerda que tal como también estaba señalado en otro párrafo de la lectura, la historia se vive cuando se cuenta, cuando terminas de leer un libro o algo parecido, siempre puedes imaginar qué paso después con esos personajes y ahí les das vida nuevamente; y en tu vida; sucede lo mismo; la historia principal inicia cuando te concibieron y terminara con tu muerte, pero existirán historias secundarias que se van a


VE Y CUENTA UNA VIDA

desarrollar en ese lapso, iniciaran y se acabaran por diversas circunstancias, la historia de un amor, de un amigo, de la escuela, o la pequeña historia que nos da el vivir un día más, inicia y se termina, pero siempre puedes preguntar ¿ y qué sigue?. Hoy, mientras sigas viva, puedes responder a esa cuestión, no importa lo que hoy estés viviendo recuerda que todo inicia y se va; así que si te gusta tu historia, disfrútala y si no te gusta has algo por cambiarla, atrévete a ser escritor. Segundo: La lectura también citaba, al pensador Aristóteles con la frase “Toda historia bien narrada enseña algo”. Personalmente recuerda que opinaste sobre dicha frase, diciendo que los mejores libros de la historia son aquellos que nos trasmiten no solo una historia, sino una lección, por ejemplo la biblia o el principito, el primero marcando reglas de conducta, y el segundo motivándonos a alcanzar los sueños. Pues así como pasa con las historias, no olvides que tu vida es una historia, en la cual se desarrollan múltiples historias al mismo tiempo, así que no olvides que no solo hay que vivir por vivir, hay que vivir para aprender, y cada cosa que vivas diariamente, te permitirá ser personaje central en tu historia, y secundario en las historias que se desarrollen en tu entorno con el cual te relacionas, y que debes prestar atención para quedarte con valiosas enseñanzas, así que si hoy te decepcionaron o cometiste de nuevo el mismo error; es porque no aprendiste la lección; atrévete a entender la moraleja. Tercero, “Fusión de horizontes”, recuerdas esta frase, seguro que no, pero en su momento estuviste de acuerdo con ella; el autor la exponía como combinar el mundo real con el mundo del texto; y no porque no aceptaras la realidad sino para entender mejor una historia.


VE Y CUENTA UNA VIDA

Cuantas veces al leer un libro te has interesado tanto en la trama, que los personajes de la misma se convierten en tus compañeros, hasta que puedas concluirla; devorando cada página con la expectativa de la siguiente, y muchas veces interrumpes lo habitual de tu vida, para concluir más rápidamente. Lo esencial está en que al concluir esa historia ficticia, te deje lo mejor de la misma, para aplicarlo en tu vida, y ocurra la fusión, mencionada por el autor. Atrévete a aprender de la ficción y vivir la realidad, porque a veces la realidad supera la ficción” Cuatro: “La vida no es más que un fenómeno biológico, en tanto la vida no sea interpretada”. Por supuesto, fue lo primero que pensaste, al leer esta frase, no lo recuerdas, pero es preciso que leas lo siguiente. Cuando una persona nace, y recibe el don de lo que todo mundo llama: vida, aquel recién nacido no tiene una historia propia, es decir deriva de la de sus padres, pero ya tiene vida, pero será hasta que tome cierto grado de conciencia cuando sea escritor de la misma, y deje de depender de alguien más, es decir que deje de ser secundario, para ser intérprete, nadie nace con una historia propia, la obtiene con el tiempo, y solo con el tiempo, podrá tener vivencias sobre ella y contar anécdotas de la misma; y no solo escuchar de otras personas lo que aparentemente realizo de pequeño. Pero existen muchas personas, que aun solo tienen vida, por el hecho de respirar, y que claro que están formando una historia, pero no se dan cuenta de ello; atrévete a ser interprete. Quinto: “Historia aun no narrada”, el autor de aquel texto citaba el mismo que ésta frase era controversial y difícil de comprender, él lo señalaba como en un libro aquella página aun no leída pero ya escrita; en la vida; aplica para todas aquellas historias que nos inventamos cuando no tenemos la historia todavía bien


VE Y CUENTA UNA VIDA

formulada, y que creamos gracias a observar el estado de ánimo de los personajes, o los comentarios de los demás; o antecedentes a una historia que se está por contar. Atrévete a escuchar la historia completa. Sexto: El tiempo según Agustín, en el texto se citaba a este filósofo por su interpretación de que la expectativa como presente del futuro, la memoria que llama presente del pasado y la atención que es el presente del presente. Tal como lo menciona el autor en una historia como en la vida misma, existe expectativa en el hoy sobre lo que sigue en la siguiente hoja como en lo que va a pasar mañana, memoria para hilar la historia, o para recordar las lecciones ya aprendidas y por lo tanto vividas, pero señala como su nombre lo dice; que lo importante es la “atención” presente del presente, es decir es primordial no perder este momento prestando mayor relevancia a lo que viene o a lo que ya paso, en una historia puedes perder la congruencia, en la vida puedes perder un momento. Atrévete: a vivir el presente, es lo único seguro. Para concluir y respondiendo a las preguntas iniciales: Ambas se viven y se narran, una imaginaria la otra real, una escrita la otra en un diario, en una anécdota. Tu vida es una historia, y por ultimo todo depende qué quieres, si ser títere solamente, o protagonista porque la vives y narrador porque estás preparado para contar y aprender de cada una de tus vivencias. Claro que la vida es un relato, en busca de narrador. Atrévete: ve y cuenta una vida; la tuya...


VE Y CUENTA UNA VIDA

REFERENCIA Ricoeur, P., (2006). La vida: un relato en busca de un narrador. Revista Ágora papeles filosóficos, vol.25n°2; 9-22. Recuperado de http://201.147.150.252:8080/jspui/bitstream/123456789/1066/1/Ricoeur.pdf


Alicia amador perez