Issuu on Google+

2012

R E V I S TA

M E N S U A L

JULIO

EL OTRO LADO DEL BALÓN P O R E N R I Q U E BA L L E S T E R O S

Pocitos, trece de julio El trece de julio de mil novecientos treinta arrancó la primera Copa del Mundo en Uruguay, con dos partidos simultáneos, programados a las 15:00 horas de Montevideo. Como el estadio Centenario estaba inconcluso, los campos del Parque Central y de Pocitos se convirtieron en los escenarios históricos de los acontecimientos de esa helada y mojada tarde. Ese par de lapsos, con 90 minutos de duración, cuyas crónicas periodísticas, por lo

TANGO EN EL CENTENARIO

menos en México, son tan escuetas que quedarían cortas si se quisieran twittear, han obligado a los apasionados a hacer trabajo arqueológico futbolístico prematuro, o bien, a reconstruir lo que pudo haber pasado, aplicando sentido común y dándole un poco de vida al dato duro. Ni los propios protagonistas de aquel partido, hoy todos muertos, pudieron reconstruir los hechos con esa línea

DIINASTÍA PICHOJOS

ESTE ES EL VÉRTICE DE UN ARCO QUE YA NO EXISTE. ES EL QUE DEFENDIÓ BONFIGLIO Y EN EL QUE ANOTARON LAURENT Y CARREÑO. dramática que convierte al futbol en literatura. Lucien Laurent apenas recordaba como fue el primer gol de las estadísticas mundialistas. Bonfiglio lo borró de su mente y el Trompo Carreño, autor del primero para México, murió demasiado pronto, en los brazos de su amigo el Diente Rosas, cuando iban a bordo de una ambulancia.

sigue pag. 2

EL TROMPO CARREÑO


MÉXICO VS. FRANCIA

ESE DÍA, PARTICULARMENTE EN POCITOS, COINCIDIERON SITUACIONES, QUE NARRAN, POR LO MENOS, 22 HISTORIAS. EL HÉROE, EL VILLANO, LA MUERTE TRÁGICA, LAS DINASTÍAS, LA SUPERVIVENCIA, EL OLVIDO. TODOS SON HILOS CONDUCTORES DE RELATOS QUE TIENEN ESA FECHA Y ESE LUGAR, COMO PARTEAGUAS. DESDE LUEGO QUE EN TODOS LOS PERSONAJES HAY UN ANTES Y UN DESPUÉS, AUNQUE PARA ALGUNOS, ESE INSTANTE LOS MARCÓ PARA SIEMPRE.


TA N G O E N E L C E N T E N A R I O En un poblado de Sonora, llamado en aquel entonces, Estación Ortiz, ubicado a 60 kilómetros al norte de Guaymas, y que era, precisamente, una estación del ferrocarril que corría del puerto a Hermosillo, nació Oscar Bonfiglio Martínez, el 5 de octubre de 1905. Hechos de armas y pasajes heroicos, casi siempre contra los yaquis y en donde su padre, el general Manuel Bonfiglio García, estuvo asignado, marcaron la historia de Estación Ortiz y del personaje de este relato, quien se convirtió en soldado del ejército mexicano por herencia y tradición. Escogió las manos como su arma de guerra. Fue un eficaz intendente de las fuerzas armadas y en los cuarteles militares aprendió a resguardar la meta en las canchas de futbol. Bonfiglio no tenía la estampa de los corpulentos guardametas. Medía un

PONÍA LA VALENTÍA Y EL HONOR POR DELANTE. LE DECÍAN YORI.

metro con setenta y cuatro centímetros. Tenía una figura regordeta. Pero ponía la valentía y el honor por delante. Le decían Yori. Así se refieren los indios yaquis de Sonora cuando hablan de los mestizos, del hombre blanco, de los que no piensan como yaquis.

BONFIGLIO

Revolucionario Para ser soldado, y unirse a la revolución cómo él mismo puntualizaba, tuvo que estudiar en la ciudad de México. Era el año de 1920 y posiblemente encontró en el futbol una conexión indirecta con sus genes paternos italianos, que ya le habían heredado la vocación castrense. Su padre había sido el pagador oficial de las tropas de Álvaro Obregón, en plena Revolución Mexicana.Y el hijo acabaría prestando sus servicios a la patria en dos frentes distintos: el militar y el deportivo. Don Manuel, el general, también fue un apasionado del futbol y con sus dotes administrativas, estructuró las oncenas militares en las que jugó su hijo y

ES TACIÓN ORTÍZ

F U T B O L D E C UA RT E L

CUENTA Y ADMINISTRACIÓN

EL MARTE C AMPEÓN


Bonfiglio defendió como un héroe... hasta estuvo dirigiendo a los oficiales, en cuestiones técnico-tácticas, cuando participaron en el campeonato de 1923-1924. Oscar, a la postre también general, defendió la meta de los equipos de la milicia como el Esparta, el Cuenta y Administración, el Guerra y Marina, el SON-SIN (anagrama de SonoraSinaloa). Todos estos equipos le darían forma, tiempo después, al Marte. El SON-SIN, integrado en su totalidad por militares (casi todos sonorenses y sinaloenses), jugó una sola temporada. Al ser soldados, los integrantes tenían que presentarse a servicio en distintos puntos de la república. Bonfiglio quedó asignado al Diustrito Federal y el Asturias lo integró a sus filas en 1925. Ese año pelearon, palmo a palmo, el campeonato con el América. En el mes de marzo, cuenta Don Juan Cid y Mulet, en su Libro de Oro del Futbol Mexicano que ambos conjuntos se enfrentaron y “el América igualó al Asturias, en un juego en el que hubo bronca y fue causa de que se retirasen de la Fedración, el España, el Aurrerá, y el Asturias. En virtud de los hechos mecionados, el América obtendría el título por primera vez”. Al año siguiente, la disputa por el título volvió a ser tan cerrada como la que acabamos de mencionar y los asturianos tampoco pudieron coronarse. El 8 de septiembre de1927, Oscar Bonfiglio defendió la meta asturiana cuando enfrentaron al Real Madrid, en México. Hizo todo lo posible, pero los merengues perforaron seis veces las redes del Yori. Órdenes supremas En 1928, el mayor Bonfiglio recibió un par de órdenes del alto mando. La primera fue incorporarse de inmediato a las filas del Marte, el equipo de los generales. Los mejores futbolistas militares se combinaron con talentosos futbolistas jaliscienses y conquistaron el

campeonato de 1929. La segunda fue una misión especial: integrar la primera selección olímpica mexicana y competir en los Juegos Olímpicos de Amsterdam. El viaje duró 24 días y el primer partido fue contra España, el miércoles 30 de mayo, en el estadio Oude.Yermo anotó tres; Luis Regueiro, otros dos; Marculeta y Mariscal se apuntaron uno cada quién. Juan “Trompo” Carreño marcó el primer gol en juegos olímpicos para México, en una jugada generada en un tiro de esquina, al minuto 81. El cable informativo de Asociated Press relató que “México fue derrotado por siete goals contra uno, aunque se defendió con gallardía hasta los últimos minutos. El portero Bonfiglio defendió como un héroe”. Después se perdió con Chile y antes de volver de Europa, la selección olímpica disputó doce partidos amistosos. El hincha del sombrero Ahora vayamos al estadio de Pocitos. El Primer Campeonato Mundial de Futbol está por iniciar en Uruguay. Eran las tres de la tarde del 13 de julio de 1930. Hacía frío y llovía. La poderosa Francia esperaba en el campo. No había esperanzas para un representativo que, según la prensa mexicana, sufría del “taquismo”, o mejor dicho de un hábito alimenticio no adecuado para deportista alguno. Pasaron 19 minutos antes de que Lucient Laurent anotara el primer gol en la historia de la Copa del Mundo. Fue Bonfiglio el primero en dejar pasar al invitado. Cayeron otros dos tantos antes de llegar a la mitad del juego.Y al minuto 70 otro mexicano también entró a la lista de los “primeros”. El famoso “Trompito” Carreño, metió el del honor y el primero de México en mundiales. Cuatro a uno fue el marcador final. Días después, el rival fue

Chile. Tres a cero en contra pero esos goles fueron a la cuenta del arquero orizabeño, Isidoro Sota. Para el 19 de julio ya habían terminado de construir el estadio Centenario. Argentina esperaba su turno y ese día, frío también, llovieron goles. Seis albicelestes, tres mexicanos. Pero aún en la derrota, disfrutemos la hazaña del soldado mexicano que recibió los disparos de la artillería enemiga. De esta gesta hay dos versiones. La argentina A falta de árbitros en la primera Copa del Mundo, Ulises Saucedo, entrenador de la selección boliviana, dirigió el encuentro. Argentina tenía una ventaja de tres tantos contra cero cuando se marcó una dudosa falta dentro del área. En un acto de caballerosidad deportiva, el defensa Fernando Paternoster tiró rl balón a las manos de Bonfiglio. La mexicana A los 23 minutos, se marcó la pena máxima en contra de México. Era el cuarto de la albiceleste. Fernando Paternoster preparó el disparo y Bonfiglio evitó lo esperado. Esta jugada quedó grabada en la memoria de los presentes, en especial, la de un hincha del rival. Carlos Gardel, el rey del tango, sorprendido de la gallardía del arquero mexicano, al terminar el partido acudió al vestidor ocupado por la selección derrotada para felicitar a Bonfiglio. - ¿Pídame lo que usted quiera?, le dijo Gardel al “Yori”. - Cánteme uno de sus tangos, le contestó Bonfiglio. A capela, empezó Gardel a recitar el favorito del mexicano: Volver.


A ROM A A TAB AC O F I NO EL NIVEL FUTBOLÍSTICO DE MÉXICO FUE CATALOGADO COMO PRIMITIVO AUNQUE CON UN INDOMABLE ENTUSIASMO DE SUS HOMBRES. Y ASÍ VOLVIERON A CASA, SIN LAURELES DE VICTORIA PERO CON UNA PÁGINA EN EL LIBRO DE LA HISTORIA. OSCAR BONFIGLIO SIGUIÓ JUGANDO CON EL MARTE HASTA QUE EN 1932, JUAN TERRAZAS, JUGADOR DEL AMÉRICA, LE FRACTURÓ LA TIBIA Y EL PERONÉ. NUNCA PUDO RECUPERARSE Y SE RETIRÓ EN 1933. SEGÚN EL LIBRO AMÉRICA. EL MEJOR DE LA HISTORIA, ESCRITO POR PANCHITO HERNÁNDEZ (Q.E.P.D.), BONFIGLIO PERTENECIÓ AL EQUIPO ENTRE 1926 Y 1927. TAMBIÉN HAY UN DATO PERDIDO QUE SEÑALA UN ÚLTIMO PARTIDO DEL YORI, EN EL QUE DEFENDIÓ EL MARCO DE LOS CREMAS, EN 1938. GENERAL BONFIGLIO COMO MILITAR LLEGÓ A SER GENERAL DE DIVISIÓN Y APROVECHANDO LAS MISIONES QUE LA PATRIA LE ENCOMENDÓ NUNCA SE DESLIGÓ DEL FUTBOL. DIRIGIÓ FUGAZMENTE AL GUADALAJARA Y A LA SELECCIÓN JALISCO. TAMBIÉN FUE PRESIDENTE DE LA LIGA REGIONAL JALISCIENSE. FUNDÓ UN PODEROSO EQUIPO AMATEUR, FORMADO POR OBREROS, QUE SE LLAMÓ FABRIL ASÍ MISMO, FUE EL PRINCIPAL IMPULSOR DEL DESARROLLO DE UNO DE LOS EQUIPOS MAS FAMOSOS DEL BAJÍO: LA TRINCA FRESERA DE IRAPUATO. CUANDO LOS AZCÁRRAGA COMPRARON EL CLUB AMÉRICA, LO INVITARON A SER PRESIDENTE DEL EQUIPO. DIJO QUE NO Y RECOMENDÓ A GUILLERMO CAÑEDO. EL GENERAL BONFIGLIO ATESTIGUÓ LOS MUNDIALES DESDE 1930 HASTA EL DE 1986 EN MÉXICO. UN AÑO MÁS TARDE, EL 4 DE NOVIEMBRE, MURIÓ TRANQUILO Y EN PAZ A LOS 82 AÑOS. DICEN SUS NIETOS QUE BASTA CON OLER EL AROMA DEL TABACO FINO PARA SENTIR SU PRESENCIA, SEGURAMENTE ASÍ LO HAREMOS CUANDO UNA BOCANADA DE HUMO SE NOS CRUCE EN EL CAMINO.


LOS BONFIS

OSC AR MORELLI ( 4/FE B/1936 - 6 /J UN/ 2005)

HIJO DE OSCAR BONFIGLIO, FUE UN GRAN ACTOR DE CINE, TEATRO Y TELEVISIÓN. ESCRIBÍA LA COLUMNA DE FUTBOL "DETRÁS DEL BALÓN" EN EL DIARIO EXCÉLSIOR.

Muchas de las anécdotas de esta historia fueron relatadas al autor por el hijo y los nietos del General Oscar Bonfiglio. Como dato curioso, los tres son actores reconocidos y sólo Andrés intentó ser futbolista como su abuelo.

OSC AR BONFIGLIO HIJO DE OSCAR MORELLI, NIETO DE OSCAR BONFIGLIO. ES ACTOR DE CINE, TEATRO Y TELEVISIÓN. LOCUTOR PROFESIONAL Y EXPERTO EN DOBLAJE.

A N D RÉ S BONFIGLIO HIJO DE OSCAR MORELLI, NIETO DE OSCAR BONFIGLIO. TAMBIÉN ES ACTOR DE CINE, TEATRO Y TELEVISIÓN. FUE INTEGRANTE DEL DESAPARECIDO GRUPO POP DE LOS OCHENTAS, "FRESAS CON CREMA".


La Dinastía de los Pichojos Pérez Estamos en la colonia Santa María Nonoalco, ahí por donde pasa el largo distribuidor vial del poniente de la ciudad de México. En el número 32 de Jacobo Callot vivió una leyenda de los once hermanos del Necaxa. En el patio de la casa están peloteando cuatro hermanos. Son los Pérez y a todos les quedó para siempre el apodo de su padre conocido como el Pichojos. Entre los toques de balón, José Luis, el mayor de los cuatro, toma la palabra. “Como sobrenombre en el futbol le decían Pichojos, un apodo que hasta la fecha nos preguntamos de dónde vino”. Carlos, otro de los hijos, puntualiza el dato. “Hasta a mis hermanas les dicen las Pichojas, las Pichojitas.Y Pichojos es por los ojos, pinches ojos”. Luis Pérez González nació el 25 de agosto de 1908 en Ahualulco del

BASTA CON BUSCAR AL MENUDITO FUTBOLISTA QUE JUGABA CON UNA BOINA.

Mercado, Jalisco. Cuenta su historia que empezó a jugar con el Guadalajara junto a su primo Tomás, a quien en realidad le decían Pichojos y que a la muerte de éste en un accidente, Luis acabó heredando el mote porque el tenía los ojos pequeños y rasgados también. El Pichojos fue un futbolista muy delgado, de baja estatura, pero superdotado de cualidades técnicas. Dicen las crónicas antiguas que fue un extremo izquierdo de primera línea. Mario, el hijo menor, mundialista, exjugador del Necaxa y del América, y hoy director técnico, hace un apunte sincero y con reverencia. “Yo hubiera querido tener once jugadores con esas características”. Llegó al Distrito Federal con la selección Jalisco a finales de los veintes y se quedó a formar parte del Germania. Pero sus grandes tardes fueron con el Necaxa, en donde salió campeonísimo junto a sus diez hermanos. En las fotos viejas de aquellos años es muy sencillo ubicarlo. Basta con buscar al menudito futbolista que jugaba con una boina.

PICHOJOS

LOS ONCE HERMANOS

EL DE L A BOIN A

SEL ECC IONADO NACIONAL

TRAB AJÓ EN L A CÍA . DE LUZ


Su gran legado fue su forma de vivir la vida Rodolfo, uno más de los hijos del Pichojos, recuerda este asunto. “Había un español, que cuando jugaba el Necaxa contra alguno de los españoles, por cada gol que mi papá metiera le regalaba dos boinas. Entonces tenía mi papá su colección de boinas por ahí”. El Pichojos fue seleccionado nacional en el mundial de Uruguay 1930 y también viajó hasta Roma en 1934, para disputar la extraña

eliminatoria definitiva contra Estados Unidos. Rodolfo recuerda que su padre ponía a bailar a toda la selección en las travesías por barco. “Sacaban las guitarras y cantaban esa famosa canción del “monito de alambre”, que dice: el que no lo baile, el que no lo baile, que vaya a chi…huahua al baile.Y ahí tienes a todos bailando en el barco”.

hasta su trabajo y lo traía a la casa”.

Su gran legado fue su forma de vivir la vida. Y su gran ilusión que sus hijos siguieran sus pasos. José Luis lo tiene muy claro. “Esos genes de mi padre fueron tan importantes que los cuatro hermanos terminamos jugando en primera división”. El Pichojos se retiró del futbol cuando el Necaxa se negó a participar en el primer torneo profesional del futbol mexicano. Para 1943 entró a trabajar a la desaparecida Compañía de Luz y Fuerza, en el departamento de conexiones medidores. Fue una persona muy alegre, rodeado de amigos, de compadres. Le gustaba cantar, le gustaba bailar y organizaba comidas inolvidables que estrecharon los lazos fraternos de los suyos para siempre. Todos recuerdan los preparativos de las fiestas. “Duraban dos, tres días… le traían pulque de Tacubaya, le traían barbacoa…” Al alcanzar el medio siglo de vida, comenzó a perder la vista. Las cataratas en ese entonces eran incurables. Fue a Mario a quien le tocó servir a su padre en los momentos difíciles. “Yo era el lazarillo de mi papá cuando salía de su trabajo en la Compañía de Luz.Yo teniendo diez, once años. Iba yo

Murió a los 55 años y no le dio tiempo de ver a sus cuatro hijos coincidir en la primera división mexicana, incluso, Mario, también fue mundialista como él. Los cuatro herederos de esta leyenda seguirán teniendo a su padre como ejemplo. Todos lo recuerdan con emoción y con nostalgia, pero con esa alegría que brota de repente como si fuera una pícara gambeta con destino al gol.


El recuerdo del abuelo El acta de defunción del hijo de José Carreño y Guadalupe Lara dice que murió de apendicitis, el 16 de diciembre de 1940. En vida se llamó Juan, en el recuerdo popular se inmortalizó a través de su apodo: El Trompo. Han sido sus nietos, a los que nunca conoció, y su propia hija, quien tenía dos años cuando su padre murió, quienes, ahora, relatan la historia del primer mexicano que anotó gol en Juegos Olímpicos y en una Copa del Mundo. María de la Paz estudió ciencias de la comunicación y realizó su tesis alrededor de la leyenda de su abuelo, de quien no tenía una historia clara que contar, hasta que se sumergió en los polvorientos diarios del pasado. Es ella quien nos platica lo que hoy sabe de Juan Carreño. “Gordito, por eso el apodo del Trompo. Porque era gordito y a parte

NACIÓ EN TACUBAYA, EN 1909...

decían que bailaba muy bien”, sonríe la nieta con picardía, al terminar de explicar el origen del apodo del célebre prietito que nació en Tacubaya en 1909, según los datos de la FIFA porque aún sus descendientes desconocen la precisión de la fecha, un 14 de agosto. Jugar al futbol, eso es lo que hacía Juan Carreño con su vida. “Era su pasión, más allá de tener los otros oficios que le inculcaban sus amigos como el de yesero o el de albañil”, dice la nieta, porque esos eran los oficios de la mayoría de aquellos que fundaron al Atlante. “Su vida y su pasión, desde chico, fue el futbol”. Dice el historiador del futbol mexicano, Carlos Calderón Cardoso, que cuando lo invitaron a jugar al Atlante, también le dieron trabajo en la panadería de los hermanos Rosas, excelentes futbolistas. Juan les respondió "mangos, que trabajen los bueyes.Yo solo juego fútbol" y lo hacía divinamente.

JUAN C AR RE ÑO L AR A

L A PA L O M I L L A D E L TROMPO

ATLANTE

SEL ECCIÓN MEX IC A NA

ACTA DE D EFUNCIÓN


Era un pícaro con ángel y gracia, querido por todos. Otro de sus nietos, Julio, quien tiene una mercería en un mercado ubicado en el eje central y la calle Torres Adalid, muy cerca de donde el Trompo Carreño vivió, también lo recuerda con emoción. “Era un frijolito más, uno de los prietitos más del arroz”, señala este hombre al que se le dibujan en el rostro, con claridad, los rasgos de su abuelo, principalmente cuando sonríe. “Cuando se mezclaba y jugaba con los ingleses, con los

españoles pues se notaba la diferencia entre su piel y la de los otros jugadores”, lo describe Julio, con emoción y mirando de reojo el recorte de periódico enmarcado en el que se le dedica la plana al ídolo de barrio. Volvemos a las descripciones de Calderón Cardoso: “En las canchas, Juan Carreño era un pícaro, con ángel y gracia, querido por todos sus compañeros”. El atacante legendario escribió sus grandes páginas de oro muy lejos de México. María de la Paz comparte los detalles: “en 1928, fueron convocados, él y muchos de sus compañeros del Atlante, a ir a la Olimpiada en

a color del abuelo. Ahí, Julio se siente orgulloso de llevar la sangre de tan peculiar personaje. “Aquí tenemos un cuadro en el que, como un homenaje, nosotros le rendimos, de alguna manera, a su presencia. El que nosotros estemos aquí se debe a él. Representa una de las muchas cosas que hace que nuestra familia tenga una historia”. Ámsterdam. En 1930 es convocado para ir al Mundial en Uruguay y es precisamente en donde anota el primer gol de México en una Copa del Mundo. Pero también es importante recordar que en 1928 también anotó el primer gol de México en una Olimpiada”. Su hija Guadalupe ha construido la figura de su padre por medio de las pocas fotografías que tiene de él. Así lo describe y lamenta que no lo tuviera a su lado.“Le gustaba andar bien vestido, muy elegante. Le gustaba vestirse mucho de traje. De sombrero. Le gustaba mucho ir a bailar”, recuerda sentada y mirando algunos recortes viejos del Esto. “Murió cuando yo tenía dos años, cuando yo tenía dos años falleció”. María de la Paz nos apunta que “fue en una ambulancia donde falleció. Ya lo iban a llevar a un hospital. Después ya se supo que efectivamente murió de apendicitis. Murió a los 31 años”. Volvemos a la mercería del mercado, en donde un sencillo marco de madera con cristal protege una vieja plana de Esto con una ilustración

Ahora estamos caminando por las calles de un barrio de Iztapalapa con Víctor, el menor de los nietos. Fuimos a comprar un trompo de madera al tianguis pero fracasamos en la búsqueda. Pero no importa, el trompo es el trompo. “Ahora sí que es un orgullo el que lo embarga a uno. Dice uno: soy nieto de Juan Carreño”, nos asegura el descendiente en línea directa del primer anotador de goles en competencias internacionales más importantes. María de la Paz, quien sigue construyendo la historia familiar, hace una reflexión final que nos involucra a todos: “Juan Carreño, lo que nos pudo haber legado, en general a la gente que le gusta el futbol, y que guste de la historia del futbol, y en particular a nosotros es el recuerdo”.


ยกESE MI TROMPO!


1930 1

2

3

4 5 1.- EL PENALTI FALLADO DEL CHAQUETAS ROSAS 2.- ISIDORO SOTA EN PRIMER PLANO 3.- RÉCORD, EL CAPITÁN MEXICANO 4.- FORMACIÓN CONTRA CHILE EN POCITOS 5.- BONFIGLIO SE LANZA AL TIRO DE STABILE ELOTROLADODELBALON.BLOGSPOT.COM


El otro lado del balón Magazine Julio