Page 1


Organización y logística Delegación de Pastoral Juvenil. Archidiócesis de Sevilla. Secretariado de Pastoral Juvenil y Vocacional Cádiz y Ceuta. Delegación Juventud Córdoba. Secretariado de Pastoral Juvenil-Vocacional de Huelva. Pastoral Juvenil Diócesis Asidonia-Jerez. Delegación Pastoral Juventud de Granada. Delegación Pastoral Juvenil de Cartagena. Secretariado de Infancia y Juventud de Guadix-Baza. Secretariado de Pastoral de Juventud. Diócesis de Málaga. Delegación Episcopal para la Juventud. Diócesis de Jaén. Oraciones Diócesis de Cádiz y Ceuta Cancionero Diócesis de Málaga Maquetación y diseño Diócesis de Cádiz y Ceuta Portada Diócesis de Guadix-Baza Fuentes de referencia Archidiócesis de Santiago - archicompostela.org Oficina de Acogida a Peregrinos - peregrinossantiago.es Organización PEJ 2010 - pej2010.org Fotografías Flickr.com, Wikimedia Commons, PicasaWeb, pej2010.org.


Nadie se libra de buscar su lugar en el mundo. Si no lo encuentras y lo eliges tú, otros lo decidirán por ti y la vida será quien decida. ¡No es una carga! Es un lujo poder buscar, rastrear, preguntarte... elegir. Por eso, hemos pensado sugerirte diversas vías de acceso, de conexión... Distintos caminos por los que ir encontrando tus propios mensajes y señales para poder después discernirlos: Gusto, Tacto, Oído, Vista y Olfato. Pero antes, necesitas una conexión sin cables. Necesitas estar situado de tal manera que tus sentidos y tu silencio... toda tu persona pueda recibir las "ondas" continuas que Dios te está enviando. Si estás lejos, desenfocado, apagado, fuera de cobertura... será más difícil. Dios es más grande que todas nuestras desconexiones y seguirá buscándote. Pero, ¿qué tal si nos dedicamos a ubicarnos mejor y a buscar una amplia cobertura? En fin, prepárate y estate alerta para mejorar la intensidad de tu señal. Vive y muévete en zona de cobertura... si no, ¿cómo vas a enterarte de todo lo que te está queriendo decir la vida y el mismo Dios?

3


horario Ten siempre presente este horario, para que así llegues puntual a todas las actividades que se han preparado especialmente para ti. 06:30 07:00 07:30 08:00 14:00 17:00 19:00 20:00 21:00 22:30 23:00

Despertar Desayuno Oración de la mañana ¡A Caminar! 1 Almuerzo 2 Tiempo libre Reunión por grupos 3 Eucaristía 4 Cena Oración de la noche Descanso

1 Salimos por grupos y en orden. Cada día saldrá a la cabeza un grupo distinto. Los grupos se organizan por Diócesis y autobuses. Infórmate. 2 El catering comienza a servir la comida en el punto de destino, desde las 14:00 hasta las 17:00, procura esperar a tu grupo para comer todos juntos. 3 Los grupos de la tarde, están organizados por color y número, busca el tuyo en el lugar determinado. Es muy importante que participes compartiendo con los demás. 4 Cada día la preparará una diócesis distinta.

eriores

Acalla los ruidos exteriores e int

La dificultad la detectarás enseguida, pero no pierdas demasiado tiempo pensando en ella, sino en buscar alguna salida. Aprovecha el camino, tendrás tiempo para compartir con tus compañeros, tiempo para divertirte, tiempo para cantar, saltar, incluso bailar, pero también tienes que buscar tiempo para el silencio, para estar a solas con Dios, sin que nadie te moleste. Cuida la forma. Cuando hagas oración recuerda que no estás hablando con cualquiera, que es a Dios al que le quieres hablar, procura que no sea a prisa y corriendo, con muchas palabras y de cualquier manera. Prepárate para hablarle a Aquel que te Ama con ternura.

4


recomendaciones A lo largo del camino haz caso siempre a las indicaciones de los responsables. Si te pierdes encontrarás señales que te guiarán y orientarán. Además, atiende a las recomendaciones de Policía, Guardia Civil, Cruz Roja, Protección Civil, etc... Si te encuentras agotado o necesitas socorrer a alguien por un golpe de calor recuerda que debes colocarle en sitio fresco, permitirle respirar y ayudarle a disipar el calor, moviendo cualquier objeto a modo de abanico. En caso de gravedad avisa a los servicios de urgencia. Las agujetas y calambres son muy frecuentes en Peregrinos. Puedes reducirlas tomando muchas bebidas azucaradas, zumos y masajes. Se recomienda descansar y reducir peso a la mayor brevedad. Los lumbagos, casi siempre, se producen por un exceso de peso en la mochila, reduce peso y descansa. En los lugares de pernocta recuerda que son servicios para el Peregrino, pero no tienes derecho a exigir comodidades. Las rutas, las iglesias, los senderos del Camino. Son lugares de Paz. Aprovecha el silencio y respeta a tus compañeros peregrinos.

Aprende a concentrarte Controla tu respiración. Contempla la naturaleza, respira profundamente dos o tres veces y, a continuación, normaliza tu respiración cayendo en la cuenta del efecto que produce el aire al paso por tu nariz. En pocos minutos te darás cuenta de que todo tu cuerpo está relajado y concentrado. ¿Ves que bien estás cuando tu cuerpo está así?

te como Jesús se dirige a ti Sien Cuando ores con la Palabra, pon los cincos sentidos en lo que haces, como si estuvieras ante Jesús: saludar, escuchar, hablar, tocar, oler... Escucha lo que te dice Jesús, lee despacio, escuchando con el corazón... como si te hablara a ti mismo, como si estuviera delante tuya... ¿Cómo te sientes? Aprende a hacer silencio dentro de ti, será la única posibilidad para poder orar con un poco de serenidad y de paz. ¡Empresa difícil! pero no imposible...

5


Jornada en

BUS


orar con los cinco sentidos Vamos tan deprisa por la vida que apenas si nos damos cuenta de las maravillas que se encierran en nuestro propio cuerpo. La maravilla de ver... La maravilla de oír... La maravilla de gustar... La maravilla de oler... La maravilla de tocar...

ORACIÓN

de los sentidos Señor Jesús: Abre mis oídos para escuchar tu cálida voz en cada sonido que percibo. Abre mis ojos para observar tu bella luz que se refleja en todo lo creado. Abre mi olfato para sentir tu fragancia exquisita y pura en cada ser humano. Abre mi boca para saborear tu infinita bondad en todo lo que acontece en este día. Abre mis manos para palpar tu presencia en cada persona que se acerca. Abre mi corazón para amarte en todo y todos obra perfecta de tu creación. Abre mi voluntad para que la inundes con la tuya y así servirte plenamente por siempre. Amén.

Durante estos días de peregrinación a Santiago de Compostela, vas a prestar atención a cada uno de tus cinco sentidos para caer en la cuenta del uso que haces de ellos: si los llevas, por llevar, o si pueden ser cinco fuentes de vida, de felicidad, y de encuentro con Dios.

7


Tui

comienza nuestro camino


Vista nocturna de la Catedral de Tui

16km hasta

Porri単o

y 108,4km hasta

Santiago


orar con la vista Se puede mirar de muchas maneras... Pero sólo una es la adecuada. ¡Aprender a mirar es un ejercicio imprescindible!

Canto inicial

Lectura Mc. 10,17-23

Salmo 8 Ant. Señor, dueño nuestro, ¡qué admirable es tu nombre en toda la tierra!

En aquel tiempo, cuando Jesús se ponía ya en camino, se le acercó corriendo un hombre y arrodillándose ante él, le preguntó: «Maestro bueno, ¿qué he de hacer para tener en herencia vida eterna?» Jesús le dijo: «¿Por qué me llamas bueno? Nadie es bueno sino sólo Dios. Ya sabes los mandamientos: No mates, no cometas adulterio, no robes, no levantes falso testimonio, no seas injusto, honra a tu padre y a tu madre.» El, entonces, le dijo: «Maestro, todo eso lo he guardado desde mi juventud.» Jesús, fijando en él su mirada, le amó y le dijo: «Una cosa te falta: anda, cuanto tienes véndelo y dáselo a los pobres y tendrás un tesoro en el cielo; luego, ven y sígueme.» Pero él, abatido por estas palabras, se marchó entristecido, porque tenía muchos bienes. Jesús, mirando a su alrededor, dice a sus discípulos: «¡Qué difícil es que los que tienen riquezas entren en el Reino de Dios!»¢

Ensalzaste tu majestad sobre los cielos. De la boca de los niños de pecho has sacado una alabanza contra tus enemigos, para reprimir al adversario y al rebelde. Cuando contemplo el cielo, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que has creado, ¿qué es el hombre, para que te acuerdes de él, el ser humano, para darle poder? Lo hiciste poco inferior a los ángeles, lo coronaste de gloria y dignidad, le diste el mando sobre las obras de tus manos, todo lo sometiste bajo sus pies: Rebaños de ovejas y toros, y hasta las bestias del campo, las aves del cielo, los peces del mar, que trazan 10 sendas por el mar.


En la mañana y durante el día å Peticiones libres

Padrenuestro

AveMaría

G l o r i a Oración Señor, abre mis ojos, en la jornada de camino de hoy, y durante toda mi vida, para que pueda observar tu huella que se refleja en todo lo creado. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

Cae en la cuenta de cómo usas tus ojos, tu mirada. Luego, mientras pasan las horas, fíjate en cómo lo haces, cómo miras, qué miras... Cae en la cuenta que puedes ver muchas cosas, personas, situaciones..., pero no mirarlas auténticamente. Junto a miradas de cariño y compasión, puedes sorprenderte con otras de desprecio, dominio o indiferencia.

Por la tarde å Recuerda cómo te han dejado tus miradas: ¿Te quedas en paz y contento/a? ¿Te atraen las cosas y las personas? ¿Te fijas, de verdad, en lo que miras? ¿Tu modo de mirar te deja tranquilo/a, o más bien inquieto/a o preocupado/a? Mira a ver por qué.

Amén

camino

En grupo å Comparte el trabajo de la mañana y las cosas que más te han sorprendido a lo largo del camino. ¿Qué es lo que has descubierto? ¿Qué te ha llamado la atención? ¿Qué te ha sorprendido? ¿Has descubierto a Dios en algo que has visto? ¿Has sido capaz de encontrar su huella a lo largo del camino?

pistas para el

11


oración de la noche Himno Quédate con nosotros, la tarde está cayendo. ¿Cómo te encontraremos al declinar el día, si tu camino no es nuestro camino? Detente con nosotros; la mesa está servida, caliente el pan y envejecido el vino. ¿Cómo sabremos que eres un hombre entre los hombres, si no compartes nuestra mesa humilde? Repártenos tu cuerpo, y el gozo irá alejando la oscuridad que pesa sobre el hombre. Vimos romper el día sobre tu hermoso rostro, y al sol abrirse paso por tu frente. Que el viento de la noche no apague el fuego vivo que nos dejó tu paso en la mañana. Arroja en nuestras manos, tendidas en tu busca, las ascuas encendidas del Espíritu; y limpia, en lo más hondo del corazón del hombre, tu imagen empañada por la culpa.

12

Salmo 1

Dichoso el hombre que no sigue el consejo de los impíos, ni entra por la senda de los pecadores, ni se sienta en la reunión de los necios; sino que su gozo es la ley del Señor, meditándola día y noche. Es como un árbol plantado junto al río: da fruto a su tiempo y no se marchitan sus hojas; todo lo que hace le sale bien. No sucede así con los malvados, pues son como paja que se lleva el viento. No prevalecerán en el juicio los malvados Ni los pecadores en la asamblea de los justos, porque el Señor protege el camino de los justos, pero el camino de los impíos lleva a la perdición.

Lectura 1 Ts 3, 12-13

“Que el Señor os colme y os haga rebosar de amor mutuo y de amor a todos, lo mismo que nosotros os amamos. Y que así os fortalezca internamente, para que, cuando Jesús, nuestro Señor, vuelva acompañado de todos sus santos, os presentéis santos e irreprensibles ante Dios, nuestro Padre” ¢


La forma de presentarse ante Dios, nuestro Padre, es aprender a amar y educarnos para amar. En el atardecer de la vida nos examinarán de amor. Es esta la asignatura más difícil que tenemos que aprender en nuestra existencia, porque, si esto hacemos, seremos capaces de entrar en la felicidad más absoluta. Porque Dios es amor y estar con Él es ser feliz.

Padrenuestro

Oración final

Gracias por todos los peregrinos con los que comparto este camino, parte Ant. Sálvanos, Señor, despiertos, de nuestra vida, albergue, alguna protégenos mientras dormimos que otra palabra y hasta la comida. para que velemos con Cristo y Por todas las personas que nos descansemos en paz. Amén. encontramos, que nos acogen, que nos desean buen camino, por todos los gestos de fraternidad que ha Cántico de Simeón (Lc 2, 29-32) vivido. Ahora, Señor, según tu promesa Te pido que lo que estoy aprendiendo puedes dejar a tu siervo irse en paz. en el camino (compartir sin esperar Porque mis ojos han visto a tu Salvador, vuelta, dar sin pedir interés, ayudar a quien has presentado ante todos los sin exigir recompensa, desear lo pueblos: Luz para alumbrar a las mejor para el camino, ver amigos en naciones, y gloria de tu pueblo Israel. cada peregrino, sea cual sea su Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu lengua o ideología) transforme mi forma de ver las cosas y pueda seguir Santo. viviendo “en el Camino” aún en medios de la rutina y el trabajo diario. Que este camino de Santiago espacio privilegiado para la búsqueda y el encuentro para sentirte acogido, amado de Dios y transformado me ayude a relativizar todas mis diferencias con el resto del mundo, a sentir que todo hombre, de todas las culturas, ha sido llamado a caminar por la misma senda, para que juntos construyamos tu Reino.

13


Capilla de San Benito en Porri単o


orar con el oído ¡No es lo mismo oír que escuchar! Oír, es más superficial. Escuchar, requiere estar muy atento. Señor, escucha mis palabras, atiende a mis gemidos, haz caso a mis gritos de auxilios, rey mío y Dios mío. A ti te suplico, Señor; por la mañana escucharás, mi voz, por la mañana te expongo mi causa, y me quedo aguardando. Tú no eres un Dios que ame la maldad, ni el malvado es tu huésped, ni el arrogante se mantiene en tu presencia. Detestas a los malhechores, destruyes a los mentirosos; al hombre sanguinario y traicionero lo aborrece el Señor. Pero yo, por tu gran bondad, entraré en tu casa, me postraré ante tu templo Santo con toda reverencia. Señor, guíame con tu justicia, porque tengo enemigos; alláname tu camino. En su boca no hay sinceridad, su corazón es perverso; su garganta es un sepulcro abierto, mientras halagan con la lengua. Que se alegren los que se acogen a ti, con júbilo eterno; protégelos, pera que se llenen de gozo los que aman tu nombre. Porque tu, Señor, bendices al justo, y como un escudo lo rodea tu favor.

Lectura Mc 7,31-37 “En aquel tiempo, dejó Jesús el territorio de Tiro, pasó por Sidón, camino del lago de Galilea, atravesando la Decápolis. Y le presentaron un sordo que, además, apenas podía hablar; y le piden que le imponga las manos. Él, apartándolo de la gente a un lado, le metió los dedos en los oídos y con la saliva le tocó la lengua. Y, mirando al cielo, suspiró y le dijo: "Effetá", esto es "Ábrete". Y al momento se le abrieron los oídos, se le soltó la traba de la 16


lengua y hablaba sin dificultad. Él les mandó que no lo dijeran a nadie; pero, cuanto más se lo mandaba, con más insistencia lo proclamaban ellos. Y en el colmo del asombro decían: "Todo lo ha hecho bien; hace oír a los sordos y hablar a los mudos."¢

Peticiones libres

Padrenuestro

AveMaría

G l o r i a Oración Señor, abre mis oídos, para que en la jornada de camino de hoy, y durante toda mi vida, pueda escuchar tu cálida voz en cada sonido que percibo. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

En la mañana y durante el día å Cae en la cuenta de la infinidad de cosas que oyes. Desde los ruidos más externos (el agua de la ducha, tus compañeros, las cosas que nos rodean, el lugar, el murmullo de las personas...), hasta los más cercanos, (mientras hablas con alguna persona, familiar o amigo, o el móvil...).

Por la tarde å Recuerda cómo te ha dejado todo lo que has oído durante el día. ¿Te produce nerviosismo, o te ha dejado en paz? ¿Has podido distinguir entre oír –ruidos que te vienen de fuera- y escuchar o estar atento a algo o a alguien que te ha resultado beneficioso? ¿Has relacionado alguna vez tu fe, tu experiencia de Dios, con la capacidad de escucha? ¿A qué te suena ese dicho de San Pablo, tan breve como sugerente, de... la fe entra por el oído; de que la fe es escuchar, entre la multitud de palabras que nos envuelven cada día, una Palabra especial: la Palabra de Dios?

Amén En grupo å Comenta qué es los que más te ha llamado la atención a lo largo del día. ¿Has sido capaz de escuchar a Dios en algo o en alguien? ¿Qué te ha sugerido?

17


oración de la noche repentina, y encontrarás a punto la luz de nuestra lámpara. La noche no interrumpe tu historia con el La noche es tiempo de salvación. Amén. hombre.

Himno

La noche es tiempo de salvación. De noche descendía tu escala misteriosa hasta la misma piedra donde Jacob dormía. La noche es tiempo de salvación. De noche celebrabas la Pascua con tu pueblo, mientras en las tinieblas volaba el exterminio. La noche es tiempo de salvación. Abrahán contaba tribus de estrellas cada noche; de noche prolongabas la voz de la promesa. La noche es tiempo de salvación. De noche, por tres veces, oyó Samuel su nombre; de noche eran los sueños tu lengua más profunda. La noche es tiempo de salvación. De noche, en un pesebre, nacía tu palabra; de noche lo anunciaron el ángel y la estrella. La noche es tiempo de salvación. La noche fue testigo de Cristo en el sepulcro; la noche vio la gloria de su resurrección. La noche es tiempo de salvación. De noche esperaremos tu vuelta

18

Salmo 23 (según Pierre Stutz) Tú, oh Dios, eres el fundamento de mi esperanza. Tú vives como misterio profundo en mí. Aunque lleguen días de duda, de incertidumbre, en que muchas cosas parezcan una gran mentira, intentaré ir al fondo con confianza. Porque mediante esa incertidumbre me conducirás a la fuente de la vida para que la debilidad y la impotencia puedan vivir en mí. Así ya no me faltará nada, y yo hallaré nueva seguridad en ti.

Lectura 2 Ts 2,13-14 “Debemos dar continuas gracias a Dios por vosotros, hermanos amados por el Señor, porque Dios os escogió como primicias para salvaros, consagrándoos con el Espíritu y dándoos fe en la verdad.


Por eso os llamó por medio del Evangelio que predicamos, para que sea vuestra la gloria de nuestro Señor Jesucristo” ¢ Hemos sido elegidos para gozar de las primicias de la salvación y trasmitirla a otros. Misteriosamente el hombre desde que es hombre, vive empeñado en salvarse. ¿De qué? De su limitación, de los obstáculos que le impiden ser feliz de forma completa; de una cultura por el mismo creada que le conduce inexorablemente al egoísmo y al desamor; de la muerte que llega inapelablemente, impidiéndonos alcanzar esa felicidad que buscamos. Jesús nos ha mostrado el amor, como único camino para ser felices y ha vencido a la muerte como fin definitivo del hombre. Como él ha resucitado, nosotros también lo haremos. Tras la muerte alcanzaremos lo que hayamos buscado y procurado en nuestra vida. Tu Camino debe ser un reconocimiento constante de lo que Jesús ha hecho por ti, y comunicar el tesoro que has conseguido a los demás.

Padrenuestro Antífona y cántico en página 13

Oración final Señor, tuyo es el hoy y el mañana, el pasado y el futuro. Gracias por la vista y el amor, por las flores, el aire y el sol, por la alegría y el dolor, por cuanto fue posible y por lo que no pudo ser. Te ofrezco cuanto pasó por mis manos, el trabajo que pude realizar y todo lo que pude construir. Te presento a las personas que amé, las amistades nuevas, los más cercanos y los más lejanos, los que me dieron su mano y aquellos a los que pude ayudar, con los que compartí el camino, la vida, el trabajo, el dolor y la alegría. Pero también hoy quiero pedirte perdón: perdón por el tiempo perdido, por el dinero malgastado, por la palabra inútil y el amor desperdiciado. Perdón por las obras vacías y por el trabajo mal hecho, y perdón por vivir sin entusiasmo. También por la oración que poco a poco fui aplazando y que ahora vengo a presentarte. Hoy te pido la paz y la alegría, la fuerza y la prudencia, la claridad y la sabiduría. Quiero vivir cada día con optimismo y con bondad llevando a todas partes un corazón lleno de comprensión y paz. Cierra tú mis oídos a toda falsedad y mis labios a palabras mentirosas, egoístas, mordaces o hirientes Abre en cambio mi ser a todo lo que es bueno. Que mi espíritu se llene no sólo de bendiciones y las derrame a mi paso.

19


orar con el gusto Gustar es sinónimo de paladear, saborear... Y a las personas las solemos clasificar entre las que tienen “buen gusto” o “mal gusto”. ¡Tal vez este sentido sea más importante de lo que parece a primera vista!

Canto inicial

Seguimos caminando con el buen sabor de Dios en nuestra boca.

Lectura Mc. 10,17-23 Mientras estaban comiendo, tomó Jesús pan y lo bendijo, lo partió y, dándoselo a sus discípulos, dijo: “Tomad, comed, éste es mi cuerpo”. Tomó luego una copa y, dadas las gracias, se la dio diciendo: “Bebed de ella todos, porque esta es mi sangre de la Alianza, que es derramada por muchos para el perdón de los pecados. Y os digo que desde ahora no beberé de este producto de la vid hasta el día aquel en que lo beba con vosotros, nuevo, en el Reino de Dios.”¢

Bendigo al Señor en todo momento, su alabanza está siempre en mi boca; mi alma se gloría en el Señor: que los humildes lo escuchen y se alegren. Proclamad conmigo la misericordia del Señor, ensalcemos juntos su nombre. Yo consulté al Señor y me respondió, me libró de todas mis ansias. Contempladlo y quedaréis radiantes, vuestro rostro no se avergonzará. Si el afligido invoca al Señor, él lo escucha y lo salva de sus angustias. Peticiones libres El ángel del Señor acampa en torno a sus fieles y los protege. Gustad y ved qué bueno es el Señor, dichoso el que 22 se acoge a él.


Padrenuestro

AveMaría

G l o r i a Oración Señor, abre mi boca, a lo largo de la jornada de hoy, y durante toda mi vida, para saborear tu infinita bondad en todo lo que acontece en mi. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo.

Por la tarde å revive los sentimientos que ha provocado en ti el haber estado pendiente del sentido del gusto. ¿Te ha dejado alguna huella positiva? ¿Has empezado a valorarlo un poco más? ¿Merecerá la pena el seguir ejercitándolo más conscientemente?

camino

Amén

En la mañana y durante el día å Cae en la cuenta de todo aquello que haces y que tenga que ver con el gusto (la comida, la bebida, el modo de vestir...), si es algo que haces mecánicamente o realmente “paladeas” o “saboreas”, dejándote sorprender y admirar por lo bien que te saben las cosas, las personas... Cae en la cuenta, también, si conoces personas que tienen “buen gusto” y en qué se diferencian de las que no lo tienen y qué irradian unas y otras. Y qué te sugiere esa invitación que alude precisamente al gusto: “Gustad y ved qué bueno es el Señor, dichoso el que se acoge a Él”.

pistas para el

En grupo å Comenta y comparte lo que más te haya llamado la atención en este día. ¿Has podido gustar a Dios en algún momento? ¿Has saboreado su presencia?

23


oración de la noche Himno Día y noche siempre Tú, Señor, estás conmigo, día y noche siento que Tú estás en mí. Si anochece en el camino siempre Tú, Señor, estás conmigo; aunque duren las tinieblas siento que Tú estás en mí. En las pruebas de la vida, siempre Tú, Señor, estás conmigo; al luchar confío en Ti, siento que Tú estás en mí. A través de mis hermanos, siempre Tú, Señor, estás conmigo; al servirles cada día siento que Tú estás en mí. Al unirme en comunión siempre Tú, Señor, estás conmigo; al sentir tu paz y amor siento que Tú estás en mí. Cuando tengo que sufrir, siempre Tú, Señor, estás conmigo; al llevar la cruz contigo siento que Tú estás en mí. Salmo 121

Alzo mis ojos a los montes: ¿de dónde vendrá mi auxilio? Mi auxilio me viene del Señor, que hizo el cielo y la tierra.

24

No permitirá que resbale tu pie, tu guardián no duerme No, no duerme ni reposa el guardián de Israel. El Señor es tu guardián, tu sombra protectora, está a tu derecha. De día el sol no te hará daño, ni la luna de noche. El Señor te guarda de todo mal, Él guarda tu alma; El Señor guarda tus salidas y entradas, desde ahora y por siempre.

Lectura Ef 4,26-27 “No lleguéis a pecar; que la puesta del sol no os sorprenda en vuestro enojo. No dejéis resquicio al diablo” ¢


Pecar es optar por el “desamor”, comportarse de forma egoísta, dar la espalda a Dios y al hermano. El Apóstol Pablo nos pide que, antes de la puesta del Sol, depongamos y olvidemos nuestro enojo y nos reconciliemos con Dios y el hermano. Esto significa no dejar resquicio al diablo. El amor es la clave de la vida y la felicidad; antes de dormir hemos de abrir nuestro corazón al amor.

Padrenuestro Ant. Sálvanos, Señor, despiertos, protégenos mientras dormimos para que velemos con Cristo y descansemos en paz. Amén.

Cántico de Simeón (Lc 2, 29-32) Ahora, Señor, según tu promesa puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: Luz para alumbrar a las naciones, y gloria de tu pueblo Israel. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

Oración final Que Dios esté delante de ti para mostrarte el camino recto. Que Dios esté junto a ti para abrazarte y protegerte de peligros a izquierda y derecha. Que Dios esté detrás de ti para preservarte de la asechanza de los malvados. Que Dios esté debajo de ti para recogerte cuando caigas y librarte de la trampa. Que Dios esté en ti, para consolarte cuando estés triste. Que Dios esté junto a ti, para defenderte cuando otros se abalancen sobre ti. Que Dios esté sobre ti para bendecirte. Así te bendiga el Dios de bondad. Amén

25


orar con el olfato ¿El “hermano pobre” de los cinco sentidos? ¿Al que menos atendemos? ¿No nos estaremos privando de una fuente de bienestar?

Canto inicial

Desde tu morada riegas los montes, y la tierra se sacia de tu acción fecunda; haces brotar hierba para los ganados, y forraje para los que sirven al hombre. El saca pan de los campos, y vino que le alegra el corazón; y aceite que da brillo a su rostro, y alimento que le da fuerzas. Se llenan de savia los árboles del Señor, los cedros del Líbano que El plantó: allí anidan los pájaros, en su cima pone casa la cigüeña. Los riscos son para las cabras, las peñas son madriguera de erizos. Hiciste la luna con sus fases, el sol conoce su ocaso. Pones las tinieblas y viene la noche, y rondan las fieras de la selva; los cachorros rugen por

28

la presa, reclamando a Dios su comida. Cuando brilla el sol, se retiran, y se tumban en sus guaridas; el hombre sale a sus faenas, a su labranza hasta el atardecer.

Lectura Mc 14,1-7 “Faltaban dos días para la fiesta de la Pascua y de los Ázimos. Los sumos sacerdotes y los letrados buscaban apoderarse de él con una estratagema y darle muerte. Pero decían que no debía ser durante las fiestas, para que no se amotinase el pueblo. Estando él en Betania, invitado en casa de Simón el Leproso, llegó una mujer con un frasco de perfume de nardo puro muy costoso. Quebró el frasco y se lo derramó en la cabeza .Algunos comentaban indignados: ¿A qué viene este derroche de perfume? Se podía haberlo vendido por trescientos denarios para dárselos a los pobres.


Y la reprendían. Pero Jesús dijo: --Dejadla, ¿por qué la molestáis? Ha hecho una obra buena conmigo. A los pobres los tendréis siempre entre vosotros y podréis socorrerlos cuando queráis; pero a mí no siempre me tendréis”¢

Peticiones libres

Padrenuestro

AveMaría

G l o r i a Oración Señor, abre mi olfato, a lo largo del camino y en mi vida, para sentir tu fragancia exquisita y pura en cada ser humano. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo. Amén

En la mañana y durante el día å Estáte atento para captar toda la variedad de olores que te brinda el camino, procurando identificarlos (agradables-desagradables; finosintensos...), y qué cosas, personas o circunstancias los producen. Para ello, tal vez te ayude el detenerte en alguno... Precisamente en aquél o aquéllos que normalmente te pasan más desapercibidos (la fragancia de tu colonia, el de algunos alimentos y bebidas favoritas, o los que captas en camino...). Y no sólo las cosas, sino también las personas, nos hacemos atractivas por el buen olor que desprendemos. Y a los cristianos, se nos pide que irradiemos “el buen olor de Cristo”..

Por la tarde å No dejes de recordar el efecto que ha producido en ti este ejercicio, concéntrate y piensa. ¿Te ha producido alguna sorpresa agradable? ¿Crees que merece la pena prestarle más atención? En grupo å A lo largo de este ejercicio, ¿Qué es lo que más te ha llamado la atención? ¿Has percibido el suave olor de Dios en algo o en alguien? ¿Qué fragancia crees que identificaría a Dios? ¿Con cuál lo relacionarías?

29


oración de la noche Himno Moveremos las montañas. Se ha puesto el sol y en la noche caminamos, venimos del dolor pero sonreímos. Somos la semilla del día que comienza y forjamos, con Dios, nuestro destino. Volveremos a nacer de las cenizas, plantaremos la flor donde no hay nada, hablaremos de amor donde haya odio y, algún día, moveremos las montañas. Porque somos partidarios de la vida y llevamos en el pecho la esperanza, porque somos caminantes en la noche de los tiempos, y en la noche previvimos la mañana. Construiremos la paz sobre la guerra, llenaremos las casas de alegría, llamaremos hermano a cada hombre y será entonces que los hombres serán una familia.

30

Salmo 18

El cielo proclama la gloria de Dios, el firmamento pregona la obra de sus manos: el día al día le pasa el mensaje, la noche a la noche se lo susurra. Sin que hablen, sin que pronuncien, sin que resuene su voz, a toda la tierra alcanza su pregón y hasta los límites del orbe su lenguaje. Allí le ha puesto su tienda al sol: Él sale como el esposo de su alcoba, contento como un héroe, a recorrer su camino. Asoma por un extremo del cielo, y su órbita llega al otro extremo: nada se libra de su calor.

Lectura Ap 22,4-5 “Verán al Señor cara a cara y llevarán su nombre en la frente. Ya no habrá más noche, ni necesitarán luz de lámpara o del sol, porque el Señor Dios irradiará luz sobre ellos, y reinarán por los siglos de los siglos” ¢


El Apocalipsis, en su lenguaje simbólico y, muchas veces, críptico, nos anuncia que en la plenitud del Reino de Dios reinará la luz. Dios es la luz. Cuando Jesús se mostró a nuestro Apóstol, junto a su hermano y a Pedro, el evangelista nos dice que su figura se volvió como la luz, es la forma de hacernos ver plásticamente la realidad de Dios. Las tinieblas y la noche suelen ser el espacio preferido de los que no quieren que se sepa lo que hacen. Que el caminar a la Tumba de Santiago nos enseñe a ser siempre claros y diáfanos en nuestra vida y conducta.

Padrenuestro Ant. Sálvanos, Señor, despiertos, protégenos mientras dormimos para que velemos con Cristo y descansemos en paz. Amén.

Cántico de Simeón (Lc 2, 29-32)

Oración final Pongo mi vida en tus manos. Te la doy, Dios mío, con todo el amor de mi corazón, porque te amo y porque mi amor me pide darme, ponerme en tus manos sin medida. Me pongo en tus manos con infinita confianza, porque tú eres mi Padre”

Ahora, Señor, según tu promesa puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: Luz para alumbrar a las naciones, y gloria de tu pueblo Israel. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

31


16,9km hasta

Padr贸n

y 38,2km hasta

Santiago


orar con el tacto ¡Cuántas cosas haces con tus manos! ¡Y qué olvidadas las tienes! Ellas también necesitan tu atención, para que descubras sus maravillas y les estés eternamente agradecido/a.

Canto inicial

Cuántas son tus obras, Señor, y todas las hiciste con sabiduría; la tierra está llena de tus criaturas. Ahí está el mar: ancho y dilatado, en él bullen, sin número, animales pequeños y grandes; lo surcan las naves, y el leviatán que modelaste para que retoce. Todos ellos aguardan a que les eches comida a su tiempo: se la echas, y la atrapan; abres tu mano, y se sacian de bienes; escondes tu rostro, y se espantan; les retiras el aliento, y expiran y vuelven a ser polvo; envías tu aliento, y los creas, y repueblas la faz de la tierra.

34

Gloria a Dios para siempre, goce el Señor con sus obras, cuando El mira la tierra, ella tiembla; cuando toca los montes, humean. Cantaré al Señor, tocaré para mi Dios mientras exista: que le sea agradable mi poema, y yo me alegraré con el Señor. Que se acaben los pecadores en la tierra, que los malvados no existan más. ¡Bendice, alma mía, al Señor!

Lectura Mc 14,1-7 Cuando bajó del monte, fue siguiéndole una gran muchedumbre. En esto, un leproso se acercó y se postró ante él, diciendo: «Señor, si quieres puedes limpiarme.» El extendió la mano, le tocó y dijo: «Quiero, queda limpio.» Y al instante quedó limpio de su lepra. Y Jesús le dice: «Mira, no se los digas a nadie,


sino vete, muéstrate al sacerdote y presenta la ofrenda que prescribió Moisés, para que les sirva de testimonio.¢

Peticiones libres

Padrenuestro

AveMaría

G l o r i a Oración Señor, abre mis manos, a lo largo del camino y durante toda mi vida, para palpar tu presencia en cada persona que se acerca a mí. Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo. Amén

En la mañana y durante el día å Fíjate en tus manos, admíralas, contémplalas. Cae en la cuenta de la infinidad de cosas buenas que haces y consigues a través de ellas... Selecciona alguna y detente durante unos segundos. Tal vez brote en ti un sentimiento de agradecimiento por todo lo bueno que te permiten hacer. También son un instrumento para hacer el mal... ¡Pero ellas no son culpables! ¡Hacen lo que tú las ordenas!Imagínate, por un momento, que no tuvieras manos y cómo sería tu vida sin ellas... Te darás cuenta que son un auténtico tesoro. ¡Guárdalo y agradécelo! Tal vez te ayude el recordar que Dios te creó y moldeó con sus manos: “Tus manos me han hecho y han formado” (Sal 119,73) y que todas las cosas que Él hizo con ellas son maravillosas, como lo canta también el salmista: “¡Qué grandes son tus obras, Señor!” (Sal 8).

Por la tarde å Recoge los sentimientos más importantes que has vivido, puedes hacer el gesto de la señal de la cruz, pidiendo a Dios que te proteja con su bendición. En grupo å Comparte todo lo que has sentido.

35


oración de la noche día, mientras todo el día me repiten: "¿Dónde esta tu Dios?". Me lleno de nostalgia al recordar cómo Si vienes conmigo y alientas mi fe marchaba a la cabeza del grupo hacia la si estas a mi lado a quien temeré. casa de Dios, entre cantos de júbilo y A nada tengo miedo, alabanza, en el bullicio de la fiesta. a nadie he de temer, Señor, si me protegen tu amor ¿Por qué estoy abatido?, ¿porqué me y tu poder. Me llevas de la mano, siento turbado? Esperaré en Dios, y me ofreces todo bien. Señor, Tú volveré a darle gracias, pues Él es mi me levantas si vuelvo a caer. salvador y mi Dios. Qué largo mi camino Estoy profundamente abatido, por eso te qué hondo mi dolor: recuerdo desde el Jordán y el Hermón y el ni un árbol me da sombra Monte Miraz. ni escucho una canción. Una sima grita a otra sima con voz de ¿Será que a nadie puedo cascadas: tus torrentes y tus olas me han mirar ni sonreír? arrollado. Señor, tú sólo quedas tú sólo junto a mí. De día el Señor me brinda su amor, de En cosas que se mueren yo puse el noche mi canto y mi oración son para el corazón fue tierra mi tesoro, Dios de mi vida. fue vana mi ilusión. Diré a Dios: “Roca mía, ¿por qué me En cosas que se mueren olvidas? ¿Por qué voy andando, sombrío, me voy muriendo yo, hostigado por mi enemigo?". tú sólo vives siempre tú sólo mi Señor. Se me rompen los huesos por las burlas del adversario; todo el día me preguntan: Salmo 42 "¿Dónde esta tu Dios?". ¿Por qué estoy abatido?, ¿por qué me Como busca la cierva corrientes de agua, siento turbado? Esperaré en Dios, y así todo mi ser te busca a ti, Dios mío. volveré a darle gracias, pues Él es mi Tengo sed de Dios, del Dios vivo: ¿Cuándo salvador y mi Dios. entraré a ver el rostro de Dios? Las lágrimas son mi pan noche y 36

Himno


Lectura 1Ts 5,9-10 “Dios nos ha destinado a obtener Oración final la salvación por medio de nuestro Sólo desde el amor la libertad Señor Jesucristo; Él murió por germina, sólo desde la fe va nosotros, para que, despiertos o creciéndole alas. dormidos, vivamos con Él” ¢ Desde el cimiento mismo del

Padrenuestro

corazón despierto, desde la fuente clara de las verdades últimas. Ver al hombre y al mundo con la mirada limpia y el corazón cercano, desde el solar del alma. Tarea y aventura: entregarme del todo, ofrecer lo que llevo, gozo y misericordia. Aceite derramado para que el carro ruede sin quejas egoístas, chirriando desajustes. Soñar, amar, servir, y esperar que me llames, tú, Señor, que me miras, tú que sabes mi nombre. Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo. Amén.

37


orar con la memoria Durante estos días has estado recordando, los sentimientos, luces, dificultades que se han ido produciendo en ti a lo largo de cada jornada. Ello te ha sido posible gracias a la memoria, facultad extraordinaria donde las haya. Y ella te irá acompañando a lo largo de toda tu vida. Por eso, merece la pena que te detengas un buen tiempo a valorar su importancia. En la mañana y durante el día... Procura centrar tu atención en tu memoria, en tu capacidad de recordar y revivir cosas, acontecimientos, personas... En un primer momento, intenta reconocer la maravilla de esta facultad, gracias a la cual puedes actualizar, en un instante, tantas y tantas cosas de tu pasado. Cae en la cuenta, también, de cómo la usas normalmente. ¿Sueles recordar cosas positivas, que dan un tono de ilusión a tu vida o cosas negativas que más bien no quisieras ni recordar? ¿Cómo y para qué la usas, de hecho, en tu vida concreta? Haz memoria, sobre todo, de si tu capacidad de recordar te hace una persona agradecida al caer en la cuenta de tantas y tantas gracias y dones que te vienen a través de todo lo que te rodea, y del mismo Dios. ¿Las has agradecido? Recuerda también las cosas que has hecho mal o las cosas buenas que podías haber hecho y no has hecho, por las que podías pedir perdón. Y recuerda todas las cosas buenas que aún puedes hacer y te queda por hacer.

40


para pedir perdón a Dios Antes de confesar nuestros pecados, examinamos nuestra conciencia. En silencio, delante de Dios, pensamos si hemos hecho siempre lo que Dios quiere.

Dolor de los pecados Al examinar nuestro corazón nos damos cuenta de los fallos que hemos tenido en nuestro amor a Dios y a los demás y sentimos pena por nuestros pecados.

Propósito de enmienda Una vez que hemos reconocido nuestros pecados y que nos hemos arrepentido de ellos, prometemos a Dios que, con su ayuda no nos volveremos a apartar de Él.

Decir los pecados al confesor Después de arrepentirnos ante Dios, confesamos al sacerdote nuestros pecados; y mientras impone su mano sobre nuestra cabeza, nos da la absolución con el perdón de los pecados. En nombre de Cristo y la Iglesia, nos da la gracia del Espíritu Santo que nos perdona.

Cumplir la penitencia Después de confesarnos, oramos y damos gracias al Padre porque nos ha dado un corazón nuevo y alegre, y hacemos como penitencia, lo que el sacerdote nos haya mandado hacer.

41


oración de la noche Himno Como una ofrenda de la tarde, elevamos nuestra oración; con el alzar de nuestras manos, levantamos el corazón. Al declinar la luz del día, que recibimos como don, con las alas de la plegaria, levantamos el corazón. Haz que la senda de la vida la recorramos con amor y, a cada paso del camino, levantemos el corazón. Cuando sembramos de esperanza, cuando regamos con dolor, con las gavillas en las manos, levantemos el corazón. Gloria a Dios Padre, que nos hizo, gloria a Dios Hijo Salvador, gloria al Espíritu divino: tres Personas y un solo Dios. Amén.

42

Lleno de confianza y gratitud por todo lo que hoy se hizo posible en encuentros y acciones que han favorecido la vida, me asombro con este agradecimiento al final del día y balbuceo en voz baja: ¿Qué es el ser humano para que TÚ te ocupes de él, el hijo del hombre para que Tú te fijes en él? Misterio de mi humanación, vengo siguiendo el rastro de una respuesta. Lectura 1P 5,8-9 “Sed sobrios, estad alerta, que vuestro enemigo, el diablo, como león rugiente, ronda buscando a quien devorar; resistidle firmes en la fe” ¢


Cántico de Simeón (Lc 2, 29-32) Ant. Sálvanos, Señor, despiertos, protégenos mientras dormimos para que velemos con Cristo y descansemos en paz. Amén.

Ahora, Señor, según tu promesa puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: Luz para alumbrar a las naciones, y gloria de tu pueblo Israel. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.

43


PEJ 2010 ¿Qué es la PEJ? En el marco del Año Santo Compostelano, D. Julián Barrio Barrio, Arzobispo de Santiago de Compostela, convoca a todos los jóvenes a peregrinar a la tumba del Apóstol Santiago para encontrarse con el Señor y recibir las gracias jubilares.

¿Qué es el Año Santo? Un tiempo de Gracia muy especial que la Iglesia nos ofrece para una renovación y conversión interior de nuestra vida. Se celebra este año porque el 25 de julio, Fiesta de Santiago coincide en Domingo. El primer Año Santo tuvo lugar en 1122 bajo el pontificado de Calixto II.

Encuentro PEJ 2004

46


Bueno y... ¿qué vamos a hacer? Cuando lleguemos a Santiago nos esperan multitud de actividades, vigilias, catequesis, cadenas de oración, conciertos, teatros, etc. preparados especialmente para jóvenes. Recuerda: ¡Abre bien tus sentidos!

¿Y eso de la Cruz...? Santiago acoge estos días la Cruz del Papa y el icono de María. Son anunciantes ya de la próxima Jornada Mundial de la Juventud que tendrá lugar el próximo año en Madrid. Existe toda una serie de actividades previstas en torno a la Cruz en las que estaremos presentes.

Encuentro PEJ 1999

47


CANCIONERO


1. Dios está aquí Dios está aquí tan cierto como el aire que respiro, tan cierto como la mañana se levanta tan cierto como que este canto lo puedes oír. Lo puedes mirar moviéndose entre las montañas. Lo puedes oír con quién camina junto a ti. Lo puedes oler en el camino donde vayas. Lo puedes sentir, muy dentro de tu corazón. 2. Jesús es Señor Jesús es, Jesús es Señor. (x3) Aleluya, Aleluya. (x3) Gloria a Dios, Gloria, Gloria a Dios. (x3) 3. En su mesa hay amor (Kairoi) El Señor nos ha reunido junto a Él, El Señor nos ha invitado a estar con Él. En su mesa hay amor, la promesa del perdón, y en el vino y pan, su corazón. Cuando, Señor, tu voz, llega en silencio a mí y mis hermanos me hablan de Ti, sé que a mi lado estás, te sientas junto a mí, acoges mi vida y mi oración.

4. Jesús está entre nosotros Jesús está / entre nosotros, / Él vive hoy y su Espíritu a todos da. / Jesús, razón de nuestra vida, / es el Señor / nos reúne en pueblo de amor. Cambia nuestras vidas con tu fuerza. Guárdanos por siempre en tu presencia. Tú eres verdad, Tú eres la paz. Rompe las cadenas que nos atan, llénanos de gracia en tu palabra. Gracias Señor, Gracias Salvador. Nuestras existencias hoy te alaban, nuestros corazones te dan gracias. Tú eres amor, eres canción. 5. Ven a celebrar (Alborada) Ven a celebrar el amor de Dios se derramará como agua limpia empapando nuestras vidas con su presencia. (bis) Os aseguro que yo estaré donde dos o más por mí os reunáis. Es la mejor forma de crecer en nuestra amistad, en nuestra amistad. Nos has traído al desierto hoy para hablarnos al corazón y transformar nuestras vidas con tus palabras de amor.

49


6. Vine a alabar a Dios Vine a alabar a Dios. Vine a alabar a Dios. Vine a alabar su nombre. Vine a alabar a Dios. Él vino a mi vida en un día muy especial; cambió mi corazón por un nuevo corazón Y esta es la razón por la que digo que vine a alabar a Dios.

camino, sirviendo siempre la verdad, fruto daréis en abundancia, mi amor se manifestará. Como el Padre me amó... No veréis amor tan grande como aquél que os mostré. Yo doy la vida pro vosotros. Amad como yo os amé. Si hacéis lo que os mando y os queréis de corazón, compartiréis mi pleno gozo de amar como Él me amó.

7. Yo celebraré Yo celebraré 9. El Señor Dios nos amó delante del Señor, El Señor Dios nos amó cantaré un canto nuevo. como nadie amó jamás. Yo le alabaré Él nos guía como estrella porque ha hecho cuando no existe la luz. grandes cosas. (bis) Él nos da todo su amor 8. Como el Padre me amó mientras la fracción del pan. Como el Padre me amó Es el pan de la amistad, yo os he amado; el pan de Dios. permaneced en mi amor, Es mi cuerpo, tomad y permaneced en mi amor. comed. Si guardáis mis palabras Esta es mi sangre, tomad y como hermanos os amáis y bebed, compartiréis con alegría pues yo soy la vida, yo soy el amor. el don de la fraternidad. Oh Señor, condúcenos Si os ponéis en

50

hasta tu amor. El Señor Dios nos amó como nadie amó jamás. Sus paisanos le creían hijo de un trabajador. Como todos Él también ganó el pan son su sudor y conoce la fatiga y el dolor. 10. Pescador de hombres Tú has venido a la orilla, no has buscado ni a sabios ni a ricos, / tan sólo quieres que yo te siga. Señor, me has mirado a los ojos, / sonriendo has dicho mi nombre. / En la arena he dejado mi barca,/ junto a Ti buscaré otro mar. Tú sabes bien lo que tengo, en mi barca no hay oro ni espadas, / tan sólo redes y mi trabajo. Tú necesitas mis manos, mi cansancio que otros descanse, / amor que quiera seguir amando. Tú, pescador de otros lagos, / ansia eterna de almas que esperan, amigo bueno que sí me llamas.


11. Vaso nuevo Gracias quiero darte por amarme. / Gracias quiero darte yo a ti, Señor. Hoy soy feliz porque te conocí / Gracias por amarme a mí también. Yo quiero ser, Señor, amado / como el barro / en manos del alfarero. Toma mi vida, hazla de / nuevo. / Yo quiero ser un vaso nuevo. Te conocí y te amé. / Te pedí perdón y me escuchaste. Si te ofendí, perdóname, Señor. / Pues te amo y nunca te olvidaré. 12. Jesús, líder de la vida (Brotes de Olivo) Buscas en tu vida un líder que la llene de sentido, no puedo hacer escombros de lo que ha de ser camino. En quienes pones los ojos tarde o temprano te fallan, igual que tú a los demás, de los fallos nadie escapa. Siempre, desde siempre alguien mira a tu vida intensamente.

Es el líder de tu vida que ni falla ni te miente; tal te busca y se te entrega que por ti murió en la cruz, es amigo, amigo, amigo y su nombre es Jesús... Jesús Está unido a los humildes, del que sufre vive cerca. castiga al que se enaltece, al egoísta condena. Mas lo grande de Jesús es que no guarda rencor, revoluciona las vidas viviendo siempre el amor.

pobres, la gracia de su salvación. Con la fuerza de su amor y de la Resurrección anunciamos: llega ya la salvación, que ni el miedo ni el temor, ni la duda o la opresión borrarán la paz de nuestro corazón.

14. Caminando Caminando entre la gente vi a Jesús, / vacilé, no obstante, me postré hacia Él. / Se acercó hasta mí y le oí decir, / lo que tantas veces escuché. Dijiste: 13. Bendigamos al Señor Id y enseñad por todo el mundo / que en el Bendigamos al Señor, evangelio / se me dio el Dios de toda creación, poder. / Bautizad en mi por habernos regalado su nombre, / no alimentad amor. reproches, id y enseñad Su verdad y su perdón lo que enseñé, / porque: y su gran fidelidad Dios alumbra mi camino, y el que me siga / en por los siglos de los siglos tinieblas no andará durarán. tendrá luz de vida / en la El Espíritu de Dios eternidad, / y junto a mí hoy está sobre mí, vivirá. Él es quien me ha ungido a proclamar la buena nueva a los más

51


15. Conmigo puedes contar Somos ciudadanos de un mundo / que necesita el vuelo de una paloma / que necesita corazones abiertos / y está sediento de un agua nueva. Por eso estamos aquí, conmigo puedes contar, / y dejaré mi equipaje a un lado / para tener bien abiertas las manos / y el corazón lleno de amor. Somos ciudadanos de un mundo / que clama día y noche por su libertad / que permanece en la oscura tiniebla / del hambre, del odio y la guerra. Somos ciudadanos de un mundo / que fue creado como casa de todos, / como el hogar de una gran familia / donde todos vivamos en paz. 16. Al calor de la Palabra (Brotes de Olivo) Cerca del hogar / que calienta mi alma / quiero yo saber lo que en comunidad tú quieres de mí. Sintiendo el calor / que me da tu Palabra / quiero responder a lo que me pides sin que a 52

nada yo pueda temer. cantar, / gritar en cielo y A nada, a nada / nunca he tierra / que siento en mi de temer; / yendo junto a pobreza / una gran fuerza. Ti / con tus ojos de fe / nunca he de temer. 18. Gloria a Dios Sólo he de beber de tu No sé cómo alabarte, fuente de agua / sé que ni qué decir, Señor, sólo ella será la que sacie confío en tu mirada, mi hambre y mi sed. que me abre el corazón. Tú eres el Señor que Toma mi pobre vida, alimenta mi alma / y si hago que es sencilla ante Ti; una opción por seguirte a ti quiere ser alabanza nunca jamás yo temeré. por lo que haces en mí. Gloria, gloria a Dios 17. Envíame (B. de Olivo) Gloria, gloria a Dios Qué bello es anunciar Siento en mí tu presencia. sobre los montes tu Soy como Tú me ves; palabra, / gritar entre las bajas a mi miseria, gentes / que es posible tu me llenas de tu paz. evangelio, / ser carta de Indigno de tus dones, Dios que escriba cada día mas por tu gran amor, que todos hemos de ser tu tu Espíritu me llena. gran familia. Gracias te doy Señor. Envíame, envíame tu paz y tu alegría. 19. Enséñanos a orar Envíame, Envíame Señor, enséñanos a orar, a tu impulso y tu hablar con nuestro Padre esperanza. Que siembre tu semilla Dios. /Señor, enséñanos a orar, / a abrir las manos en medio del dolor y la ante Ti. violencia que deshace las Orar con limpio corazón / sonrisas. que sólo cante para Ti, / Hoy siento que mi amor / no ha de quedarse solo en con la mirada puesta en Ti, mí, / siento que de no darlo / dejando que hable, Señor. Orar buscando la verdad./ / se pudriría en mis Cerrar los ojos para ver. entrañas. / Hoy quiero


Dejarnos seducir, Señor, andar por tus huellas de paz. Orar hablándote de Ti, / de tu silencio y de tu voz, / de tu presencia que es calor. / Dejarnos descubrir por Ti. Orar también en sequedad. / Las manos en tu hombro, Señor. / Mirarte con sinceridad. / Aquí nos tienes, ¡oh, Señor! 20. No adoréis a nadie No adoréis a nadie a nadie más que a Él. / No adoréis a nadie a nadie más que a Él. / No adoréis a nadie, a nadie más, / no adoréis a nadie, a nadie más. / No adoréis a nadie a nadie más que a Él. No esperéis a nadie... No sigáis a nadie... No busquéis a nadie... No fijéis los ojos en nadie más... Porque sólo Él os puede sostener... 21. Bienaventuranzas Felices somos en la pobreza, / si en nuestras manos hay amor de Dios, /

si nos abrimos a la esperanza, / si trabajamos en hacer el bien. Felices somos en la humildad, / si como niños sabemos vivir, / será nuestra heredad, / la tierra, la tierra. Si el grano de trigo / no muere en la tierra / es imposible que nazca fruto. Aquel que da / su vida para los demás / tendrá siempre al Señor. Felices somos si compartimos, / si nuestro tiempo es para los demás, / para quien vive en la tristeza, / y para quien camina en soledad. Felices somos si damos amor, / si en nuestras manos hay sinceridad, podremos siempre mirar / y ver a Dios, y ver a Dios. Felices somos si ofrecemos paz / y nuestra voz denuncia la opresión, / si desterramos odio y rencores, / será más limpio nuestro corazón. Felices somos en la adversidad, / si nos persiguen cuando no hay razón.

La vida entonces tendrá sentidos en Dios, sentido en Dios. 22. Qué te puedo dar Qué te puedo dar, que no me hayas dado Tú. Qué te puedo decir, que no me hayas dicho Tú. Qué puedo hacer por Ti, si yo no puedo hacer nada. Si no puedo hacer nada si no es por Ti, mi Dios. Todo lo que sé, todo lo que soy todo lo que tengo es tuyo. 23. Tuyo soy Yo no soy nada y del polvo nací, / pero tú me amas y moriste por mí. Ante la cruz sólo puedo exclamar: / Tuyo soy, tuyo soy. Toma mis manos, te pido toma mis labios, te amo toma mi vida, ¡oh Padre! tuyo soy, tuyo soy. Cuando de rodillas te miro, Jesús, / veo tu grandeza y mi pequeñez. Qué puedo darte yo: sólo mi ser. / Tuyo soy, tuyo soy.

53


24. Santo (carismático) Santo, Santo, Santo, los cielos te proclaman. Santo, Santo, Santo es nuestro rey Yaveh. Santo, Santo, Santo es el que nos redime. Porque mi Dios es Santo la tierra llena de su gloria es. Cielo y tierra pasarán, mas tus palabras no pasarán, cielo y tierra pasarán, más tus palabras no pasarán, no, no, no pasarán, no... no pasarán. Bendito el que viene en nombre del Señor. Da gloria a Jesucristo el hijo de David. Hosanna en las alturas a nuestro salvador. Bendito el que viene en el nombre del Señor.

en el nombre, el que viene en el nombre del Señor, del Señor. 26. Paz en la tierra Paz en la tierra, paz en las alturas que el gozo eterno reine en nuestro corazón. Da la paz, hermano da la paz. Constrúyela en tu corazón y con un gesto afirmarás que quieres la paz. Que tu paz, hermano, sea don, es el mejor signo de amor que tú nos puedes ofrecer, abrazo de paz

27. Paz Señor Paz Señor en el cielo y la Tierra. / Paz Señor en las olas del mar. / Paz Señor en las flores que mueren sin saberlo la brisa al pasar. Tú que has hecho las 25. Santo es el Señor cosas tan bellas / y les das (The Beatles) una vida fugaz. Santo, santo, santo, Pon Señor tu mirada sobre santo, santo es el Señor. ellas /y devuelve a los hombres la paz. Llenos están el cielo y tierra de su amor. (Santo es el Señor, llenos 28. Ubi Caritas están el cielo y tierra de Ubi caritas et amor. su amor) Ubi caritas Deus ibi est. Bendito el que viene

54

29. Me has seducido Señor Señor, no soy nada, ¿por qué me has llamado? Has pasado por mi puerta y bien sabes que soy pobre y soy débil. ¿Por qué te has fijado en mí? Me has seducido, Señor, con tu mirada. Me has hablado al corazón y me has querido. Es imposible conocerte y no amarte; es imposible amarte y no seguirte: Me has seducido, Señor. Señor, yo te sigo, y quiero darte lo que pides aunque hay veces que me cuesta darlo todo; Tú lo sabes. Yo soy tuyo. Camina, Señor, junto a mí. Señor, hoy tu nombre, es más que palabras, es tu voz, que resuena en mi interior, y me habla en el silencio. ¿Qué quieres que haga por ti?


30. Pon tu mano Pon tu mano en la mano de aquél que te da la mano. Pon tu mano en la mano de aquél que te dice ven. Él será tu amigo para la eternidad. Pon tu mano en la mano de aquél que te dice ven. Pon tus ojos en los ojos de aquel que te está mirando... Pon tus pasos en los pasos de aquél que va caminando...

por abrir tu corazón, porque nos congregas, y nos das tu amor.

Muchas cosas en nosotros son el fruto de tu amor. La plegaria más sencilla cantaré.

32. María, la Madre buena 33. Quiero decir que sí Tantas cosas en la vida, nos ofrecen plenitud, Quiero decir que sí, y no son más que mentiras como Tú, María, que desgastan la inquietud. como Tú, un día, como Tú, María. Tú has llenado mi existencia Quiero decir que sí, al quererme de verdad, quiero decir que si, yo quisiera Madre Buena quiero decir que si, amarte más. quiero decir que si. En silencio escuchabas Quiero entregarme a Él... la palabra de Jesús, Quiero negarme a mí... y la hacías pan de vida 31. Junto a ti María meditando en tu interior. Junto a Ti, María, 34. Magnificat II La semilla que ha caído como un niño quiero estar, ya germina, ya está en flor, Magníficat, magníficat, tómame en tus brazos, con el corazón abierto magníficat ánima mea guíame en mi caminar. cantaré. Dóminum. Quiero que me eduques, Ave María, Ave María. Magníficat, magníficat. que me enseñes a rezar, Desde que yo era muy niño Magníficat, ánima mea! hazme transparente, has estado junto a mí lléname de paz. y guiado de tu mano Madre, Madre,... aprendí a decir sí. Madre, Madre,... Al calor de la esperanza Madre, Madre,... nunca se enfrió mi fe, y en la noche más oscura Madre, Madre,... fuiste luz. Gracias, Madre mía, por llevarnos a Jesús, No me dejes, madre mía, haznos más humildes, ven conmigo al caminar. más sencillos, como Tú. Quiero compartir mi vida Gracias, Madre mía, y crear fraternidad.

55


Cancionero Orden alfabético Pág. 52 Al calor de la Palabra 51 Bendigamos al Señor 53 Bienaventurados 52 Caminando 50 Como el Padre me amó 52 Conmigo puedes contar 49 Dios está aquí 50 El Señor Dios nos amó 49 En su mesa hay amor 52 Enséñanos a orar 52 Envíame 52 Gloria a Dios 49 Jesús es Señor 49 Jesús está entre nosotros 51 Jesús, líder de la vida 55 Junto a ti María 55 Magnificat II

56

María, la Madre buena Me has seducido Señor No adoréis a nadie Paz en la tierra Paz Señor Pescador de hombres Pon tu mano Qué te puedo dar Quiero decir que sí Santo (carismático) Santo es el Señor Tuyo soy Ubi caritas Vaso nuevo Ven a celebrar Vine a alabar a Dios Yo celebraré

55 54 53 54 54 50 55 53 55 54 54 53 54 51 49 50 50


gente que me encontrĂŠ en mi Camino...


Índice Buscando pistas para conectar . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Horario . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Recomendaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Orar con los cinco sentidos (Jornada en bus) . . . . . . . . . . Jornadas de camino (oración de la mañana y noche) Tui . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Porriño . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Redondela . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Pontevedra . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Caldas de Reis . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Padrón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . PEJ 2010 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Cancionero . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Índice de canciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Notas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . Contactos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

62

3 4 5 7 8 14 20 26 32 38 46 48 56 57 60


Sigue tu camino en Internet Archidiócesis de Sevilla www.pastoraljuvenilsevilla.org Diócesis de Cádiz y Ceuta www.enredadios.com Diócesis de Córdoba www.delejuventudcordoba.es Diócesis de Huelva www.pjvhuelva.org Diócesis de Asidonia-Jerez www.diocesisdejerez.org/pastoraljuvenil Archidiócesis de Granada www.delejugranada.es Diócesis de Cartagena www.delejucartagena.es Diócesis de Guadix-Baza secretariadodejuventud.wordpress.com Diócesis de Málaga www.pjmalaga.es Diócesis de Jaén www.descubre.es


Caminando Juntos a Santiago  

Camino de Santiago. Guía del peregrino.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you