Issuu on Google+


PRESENTACIÓN La misión fundamental y primaria de la educación es educar de manera tal que garantice en la persona su desarrollo integral que le lleve a su realización individual y social. En el proceso de Enseñanza aprendizaje el docente fomenta en los educandos espacios de aprendizaje que propicien su creatividad y la producción teniendo como referente el contexto en que se desenvuelve, de tal manera que lo que aprenda sea significativa en su actuar cotidiano. La práctica de valores humanos es imprescindible en nuestra sociedad puesto que permite reconocer la grandeza del hombre y su trascendencia en el mundo. Por lo expuesto presentamos un conjunto de relatos cortos elaborados por los educandos del nivel secundario de la Institución Educativa “Nuestra Señora de Fátima” en la que se evidencia el esfuerzo en la tarea, la puesta en práctica de un valor concreto y el compromiso asumido bajo el lema “CLARIFICANDO NUESTROS VALORES”. LOS AUTORES


5TO C GUZMÁN LÁZARO, Gisela FARROÑÁN MENDOZA, Karina HUERTAS DOMINGUEZ, Inés NÚÑEZ MARTÍNEZ, Ambar MONDRAGÓN ESPINOZA Sheyla VELASCO REYES, Ángela


NO MIREIS POR DEBAJO DE TU HOMBRO Esta es la historia de una joven humilde llamada Sara, con anhelos de superación y

la historia dice así: Tía, mamá, mamá, me quiero ir a la capital. Quiero estudiar, ser otra, salir adelante, yo puedo. Déjenme partir. Pero Sarita, estás segura de lo que quieres hacer. Ese es otro mundo, acá nosotras tenemos una vida ya, cuidar la tierra, los animales. ¡Sos feliz hija!, que te hace falta. Además que va a ser de mi y de tu tea, quien nos va a acompañar a ver la chacra, los animalitos.

Por favor, entiéndanme, yo quiero estudiar, ser profesional. Pero acá puedes trabajar, tener tu dinero. No, no,… yo quiero superarme. Está bien hija mía, pero yo iré contigo, eres lo único que tengo en la vida y no te voy a dejar. Anda hermana, por mi no se preocupen que voy a estar bien; además, alguien tiene que cuidar de la chacra. Yo te voy a ayudar con ello. Así, Sara y su madre partieron llenas de ilusión a la capital. Al llegar allá no dejaban de sorprenderse de todo lo novedoso que significaba para ellas las casas, tiendas, hoteles, centros de recreación, en fin. Sara se inscribió en la universidad para estudiar educación, alquiló un cuartito cerca de ella y con mucha ilusión esperó el primer día de clase. Este al fin llegó, pero su sorpresa fue grande cuando el docente de aula la presentó a las compañeras: Hola, yo soy Sara, vengo de Inkahuasi, tengo dieciocho años y espero ser amiga de todas. Su lenguaje y timbre de voz hizo que en el aula se escuchara una gran carcajada. Alejandra, una compañera dijo: esta naca mal vestida pretende estar al nivel de nosotras. Ja ja ja dijo Tatiana, no me hagas reír. Pero Pamela, les increpó: chicas ,por que se comportan así.


Sara regresó muy decepcionada a su casa, fu recibida con mucho cariño por su madre pero el aliento de saber que su sueño se iba a ser realidad fue más fuerte que los obstáculos que tenía al frente. En la clase siguiente, nadie quiso hacer grupo con ella, pero el docente la incorporó justo en el grupo de las tres señoritas que habían criticado su forma de ser. Se les mandó analizar la carta del apóstol Santiago, así que cada una empezó su trabajo. Pamela encontró un pasaje de texto en la que dice que todos somos iguales y que hay que tratarnos por igual, ricos y pobres. Así que reflexionó y lo llevó a sus amigas para que cambiaran de actitud con Sarita. Estando ya en el aula, se acercaron a ella y con una delicadeza que antes no habían tenido para con ella, le pidieron disculpas y que por favor olvidara los malos momentos que la habían hecho sentir mal. Sara, que no sabía de rencores ni de diferencias, les abrazó fuerte y les pidió fueran sus amigas. Desde allí, fueron amigas incondicionales que llegaron a ser muchas proyecciones sociales a la zona de Inkahuasi a la que siempre les gustaba viajar en vacaciones. ENSEÑANZA: Todos somos iguales ante los ojos de Dios y ante los demás. Cada uno es original e irrepetible y ha sido creado en serio, ocupa un lugar especial en el cosmos que nadie puede sustituir. Somos importante porque cumplimos roles diferentes, con costumbres propias que nos llenan de orgullo y que nadie puede no debe menosprecia.


Relatos3