Issuu on Google+

El correo electrónico vs. las redes sociales Por Marco Bartra Bazán Antiguamente, para que la gente pudiera comunicarse a distancia, tenía que recurrir a la escritura de cartas, las cuales demoraban en la llegada a su destinatario o, simplemente, muchas veces no llegaban. Sin embargo, la costumbre epistolar se mantuvo, y las personas siguieron recurriendo a las misivas para mantenerse en contacto. No obstante, con el desarrollo de los medios de comunicación en el siglo pasado, las correspondencias adquirieron una sofisticación y eficiencia que no tenían en las centurias precedentes. De esta manera, y con la llegada de las computadoras y la Internet, surgió el correo electrónico o e-mail. Cartas virtuales Este nuevo medio de comunicación facilitó la vida de muchas personas: ya no se tenía que ir hasta una oficina postal para enviar una carta, ahora sólo bastaba con tener una cuenta de correo electrónico y conexión a Internet, pues, una vez finalizada la redacción, se ponía “Enviar” y, al mismo tiempo, el destinatario recibía el e-mail, así se encontrara al otro lado del mundo. Esta ventaja se tradujo en un incremento de la popularidad de los servicios de correo electrónico. Así mismo, las empresas también recurrieron a esta nueva adaptación comunicativa para mejorar la interacción entre trabajadores. Sin embargo, parece que cerca de dos décadas de e-mails están siendo disminuidas en popularidad debido al incremento cada vez más grande de las redes sociales. Así pues, se prevé que tan sólo le quedarían diez años de vida al correo electrónico, aunque esto no quiere decir que ya no se vaya a usar más (como tampoco ha pasado con el correo postal), pero sí que se habrá convertido en una herramienta obsoleta. La realidad en cifras Se percibe que el e-mail es un recurso más propio de la vieja escuela digital: lo utilizan el 98% de los mayores de 65 años; el 96%, entre 45 y 64; el 87%, entre 25 y 44 y el 86%, entre 15 y 24. En cambio, por debajo de los 15 años, lo emplea el 51% de los jóvenes internautas. Según explica Mark Schmid, Director de Comunicación de TalkTalk, “la gente cada vez opta más por mandar mensajes rápidos y cortos, que lleguen instantáneamente a muchas personas, y para hacer eso hay mejores medios que el e-mail”. El tiempo utilizado en redes sociales y blogs corresponde a aproximadamente el 10% del usado en Internet, más que el destinado a revisar el correo electrónico. En un estudio realizado por la compañía de medición de audiencias Nielsen Online, en el que analiza la evolución de los sectores y actividades más populares de Internet (búsquedas, portales, software para PC y correo electrónico), las estadísticas sugieren que el 65,1% de los usuarios web


utilizan el correo electrónico, pero un 66,8% se están pasando a los sitios de redes sociales, como Facebook o MySpace. “Las redes sociales se han convertido en una parte fundamental de la experiencia global en línea”, señaló John Burbank, presidente de Nielsen Online en un comunicado. Uno de cada 11 minutos que una persona está en línea, lo pasa en uno de estos sitio que Nielsen contabiliza en su categoría denominada “member communities” (comunidades de miembros), que incluye tanto blogs como redes sociales. Así mismo, las redes sociales adelantan al correo electrónico en cuanto a número de usuarios. La categoría más utilizada sigue siendo las búsquedas (85,9% de los internautas), por delante de los portales (85,2%) y el software para PC (73,4%). El e-mail, mientras tanto, queda ahora en quinta posición, con una tasa de uso del 65%. Los nuevos medios de comunicación De acuerdo con los últimos sondeos, la popular red social Facebook ha conseguido situarse a la cabeza de los medios de comunicación entre internautas por encima del correo electrónico, con un 24%. Este último, por su parte, se ha quedado sólo con un 11,1% y a muy poco de ser alcanzado por Twitter con 10%. Otros servicios que pronto parecen que llevarán al correo electrónico a su jubilación son las herramientas Yahoo! Buzz, Bookmarks, Delicious y Yahoo! Messenger, los cuales suman un total del 14,4% de los datos de transferencia de información entre internautas. Actualmente, las personas están optando por usar cada vez más las redes sociales, ya que éstas les dan la ventaja de poder entrar en contacto con amigos y familiares de una manera inmediata (al igual que el correo electrónico), pero con la gran diferencia de que lo hacen de forma más interactiva. “Antes, solías enviar contenido por correo electrónico y tenías que seleccionar a quienes querías enviarle el mensaje y no sabías ni siquiera si tus amigos querían leerlo o no”, comenta Ari Steinberg, Gerente de Ingeniería de Facebook. “Ahora, pasivamente, puedes colocar algo y dejar que la gente responda”. La simplicidad y la ubicuidad de estos servicios hacen que muchos usuarios los utilicen para reemplazar las funciones que antes cumplía el e-mail. No obstante, aún falta mucho para prescindir del correo electrónico. El problema con la actual oferta de servicios de las redes sociales es que son interoperables en grados variables: mientras que el e-mail permite a las personas enviar y recibir mensajes, incluso si están conectados a diferentes servicios como Hotmail o Gmail, lo mismo no sucede, en todos los casos, en lo relativo a actualizaciones de estatus o de actividad en las redes sociales. Pero todo depende, a fin de cuentas, de cómo prefiera la gente comunicarse e interactuar con los demás.


El correo electrónico vs. las redes sociales