Issuu on Google+


www.facebook.com/enlacerevista

www.issuu.com/enlace.comercial

DAR VIDA A NUESTROS JÓVENES Era sábado y tras pasar una semana de duro trabajo, decidimos darnos un respiro y pasear por el centro de nuestra ciudad. El sol estaba escondiéndose a lo lejos y la brisa del levante hacía su presencia cuando me asomé por la ventana, así que decidimos aprovechar esos días de tregua y bajar hasta la rambla dando un agradable paseo. El recorrido estaba en mi cabeza, bajaríamos por san Blas y llegaríamos hasta la estación de tren. Desde allí bajaríamos al puerto y disfrutaríamos del bullicio propio de la explanada en estos días de verano. Llegamos sobre las ocho, y aunque pensamos no entretenernos demasiado para poder coger el autobús de vuelta, lo cierto es que el tiempo pareció volar mientras comíamos un delicioso helado y cuando nos quisimos dar cuenta, fuimos corriendo hacia la parada pero fue demasiado tarde, el autobús ya había hecho su último recorrido. En ese momento, miramos el reloj, nos miramos a los ojos y supimos que nuestra única opción era volver de nuevo caminando. A pesar de ser verano, a pesar de ser las 22:30 de la noche, a pesar de ser una ciudad turística, a pesar de todos los pesares, no hay transporte de vuelta. Así es Alicante, una ciudad que carece de medios que faciliten la movilidad nocturna de sus ciudadanos. A diferencia de otras ciudades, donde autobuses nocturnos recorren sus calles, en Alicante nos vemos abocados a coger nuestros vehículos y colapsarla, cuando sería más sencillo que un autobús recorriese la Gran Vía, al menos los fines de semana, que nos ayudase a los jóvenes a tener más vida. Al retornar a nuestros hogares nos encontramos con unas amigas que iban a pasar una noche de botellón y nos invitaron a acompañarlas, cuando las preguntamos cómo volveríamos y a que hora, nos contestaron, que de madrugada y que nos llevaría a casa Tomás, como lo conocíamos y sabíamos que él solía beber mucho, rechazamos su invitación, entonces me pregunte por que las autoridades locales no se dan cuenta de este problema y piensan en esta reseña “DAR VIDA A NUESTROS JOVENES”. Miguel y Esther

20



REVISTA ENLACE COMERCIAL OCTUBRE 2012