Page 24

TECNOL OGIA DE LOS SCADA CLÁSICOS A LOS MODERNOS SISTEMAS DE AYUDA

Monitorización de la red eléctrica en tiempo real Nuestro colectivo de Ingeniería de Telecomunicación tiene en el sector eléctrico un ámbito de notable actividad donde desarrollar sus conocimientos y actividad profesional. Para contribuir a este acercamiento, empezaremos por divulgar un aspecto en el que el sector eléctrico ha sido pionero: la implantación de los sistemas SCADA (Supervisión, Control y Adquisición de Datos), de control centralizado para la gestión de la red. n los años 70, todas las empresas eléctricas disponían de sistemas SCADA (Supervisión, Control y Adquisición de Datos), de control centralizado de la red de AT(1). La tecnología disponible y las comunicaciones de la época no permitían expandir el control a niveles más bajos de tensión, mientras que la presencia de personal en la totalidad de los centros de producción eléctrica tampoco hacía necesario el envío masivo de información a los centros de control.

E

El valor patrimonial y estratégico de los activos constituidos por subestaciones, transformadores AT/AT y AT/MT(2) y líneas de AT, justificaban plenamente el desarrollo organizativo y tecnológico para atender la monitorización en tiempo real de estas infraestructuras, las cua-

les, y por los mismos motivos, disponían de sofisticados sistemas de protección que eran capaces de proporcionar valiosa información para la correcta explotación de los elementos eléctricos, limitar riesgos y orientar la localización de las faltas. Los centros de control actuales son los herederos de esta cultura, que se ha ido desarrollando mediante la extensión de la monitorización en tiempo real a redes de niveles de tensión inferior y la incorporación tanto de sistemas de protección cada vez más sofisticados como de cálculo que, allí donde no alcanzan los sistemas de medida, permiten al menos estimarlas. De hecho, el desarrollo de las comunicaciones y las tecnologías de la información han extendido el concepto de centro de control a otros ámbitos no solo energéticos sino también a carreteras, túneles,

ferrocarril, etc. Y es que el sistema de monitorización y telecontrol da respuesta a las necesidades de los centros de control para la gestión de los trabajos programados, de incidencias imprevistas, y la vigilancia y acción preventiva de la red. Dos aspectos clave

Cabe identificar dos aspectos clave que contradicen los apriorismos generalmente extendidos sobre el sector eléctrico. En primer lugar, está altamente tecnificado y avanzado, aún cuando a veces se le identifica como anclado en el pasado. Y en segundo lugar, cuenta con una notable presencia de las TIC y de los conocimientos propios de la Ingeniería de Telecomunicación que han tenido, tienen y tendrán aún más, un campo importante de aplicación. Para apreciar la complejidad en la explotación de un Sistema Eléctrico de Transporte-Distribución basta con observar la dimensión y la diversidad de los elementos que lo componen, sin perjuicio de considerar que los millones de elementos están dispersos en una amplia geografía y generalmente situados en campo abierto y sometidos a duras condiciones meteorológicas. La red eléctrica de transporte y especialmente de distribución de energía eléctrica es la infraestructura más extraordinaria que jamás el hombre ha construido sobre el planeta. La naturaleza imperceptible de la electricidad es una característica que exige que los procedimientos de acercamiento

24

R Centro de control de Endesa en Cataluña.

Revista Telecos 63  

Publicació de l'Associació Catalana d'Enginyers de Telecomunicació

Revista Telecos 63  

Publicació de l'Associació Catalana d'Enginyers de Telecomunicació

Advertisement