Page 1

LA SABIDURÍA DEL ÁGUILA El águila es el ave con mayor longevidad de esas especies. Llega a vivir 70 años, pero para llegar a esa edad, a los 40, debe tomar una seria y difícil decisión. A los 40 años, sus uñas están apretadas y flexibles y no consigue tomar a sus presas de las cuales se alimenta. Su pico largo y puntiagudo, se curva, apuntando contra el pecho. Sus alas están envejecidas y pesadas y sus plumas gruesas. ¡Volar se hace ya tan difícil...! Entonces, el águila tiene solamente dos alternativas: morir o enfrentar un dolorido proceso de renovación que durará 150 días. Ese proceso consiste en volar hacia lo alto de una montaña y quedarse ahí, en un nido cercano a un paredón, en donde no tenga la necesidad de volar. Después de encontrar ese lugar, el águila comienza a golpear su pico en la pared hasta conseguir arrancarlo. Luego debe esperar el crecimiento de uno nuevo con el que desprenderá una a una sus uñas. Cuando las nuevas uñas comienzan a nacer, comenzará a desplumar sus plumas viejas. Después de cinco meses, sale para su vuelo de renovación y a vivir 30 años más. En nuestras vidas, muchas veces tenemos que resguardarnos por algún tiempo y comenzar un proceso de renovación para continuar un vuelo de victoria. Debemos desprendernos de costumbres, tradiciones y recuerdos que nos causaron dolor. Solamente libres del peso del pasado podremos aprovechar el resultado valioso que una renovación siempre trae.


LA SABIDURÍA DE LOS GANSOS Es bien sabido que al llegar el otoño, los gansos emprenden un largo viaje hacia el sur en donde pasaran el invierno para protegerse de las bajas temperaturas. Al viajar, vuelven en grupo, en una formación que asemeja una "V", la ciencia ha descubierto que: Hecho: Al aletear cada ave crea una corriente de aire ascendente que beneficia al compañero que le precede. Al volar en una forma en "V", la parvada tiene por lo menos un 71% de mayor rango de velocidad que si cada ave volara de manera individual. Realidad y lección. Las personas que comparten una misma idea y tienen un sentido de comunidad, llegaran a su destino más rápida y fácilmente, ya que avanzan con el apoyo del empuje del equipo. Hecho: Cuando un ganso se sale de formación, siente de repente la fuerza de la resistencia del aire y se siente desprotegido al tratar de volar solo. Rápidamente regresa a la formación para aprovechar la corriente de aire que produce el ave de adelante. Realidad y lección: Si tuviéramos el sentido común de un ganso, nos mantendríamos dentro de la formación, en conjunto con aquellos que se dirigen al mismo lugar que nosotros, aceptando su ayuda y brindando la nuestra a otros. Es más fácil hacer las cosas en equipo que solos. Juntos podemos más. Hecho: Cuando se cansa el ganso que va hasta adelante de la formación, ocupa otro el lugar dentro de la misma, cediendo con este movimiento la posición de la punta a alguno de sus compañeros.


Realidad y lección: Lo más sensato es que los miembros de un equipo se turnen las responsabilidades más difíciles y demandantes y, al hacerlo, compartan su liderazgo. De la misma forma en que lo hacen los gansos, las personas somos dependientes de las habilidades, capacidades, talentos y recursos de los demás. Hecho: Los gansos dentro de la formación graznan para alentar a los de adelante para que mantengan su velocidad. Realidad y lección: Debemos cerciorarnos de que nuestros "graznidos" sean alentadores y estimulantes para los demás miembros de nuestro equipo. Los grupos en los que existe este tipo de motivación alcanzan con mayor seguridad sus metas. Este es el poder de motivación que se requiere. Hecho: Cuando un ganso se enferma o es herido, dos de sus compañeros se saldrán de la formación para ayudarlo y protegerlo. Permanecerán con su compañero caído hasta que se restablezcan o bien, en el peor de los casos, muera. Solo entonces, emprenderán nuevamente el vuelo para integrarse nuevamente a alguna formación. Realidad y lección: Como los gansos deberían de apoyar a nuestros compañeros en las buenas y en las ¡¡malas!! A graznar compañeros Espero que les guste, ¡a mí me gustó mucho esta reflexión!


Vivimos tiempos difĂ­ciles y solo apoyĂĄndonos los unos a los otros vamos a salir adelante ÂĄaprendamos de los gansos!

La sabiduría del águila